Papa Francisco: “Mañana viajaré a Chile y Perú. Les pido que me acompañen con la oración”

enero 14, 2018

.

Papa Francisco: “Mañana viajaré a Chile y Perú. Les pido que me acompañen con la oración”

.

Papa Francisco: “Mañana viajaré a Chile y Perú. Les pido que me acompañen con la oración”

En el Ángelus el Papa recuerda a los migrantes y refugiados

.

Después de rezar la antífona mariana del Ángelus en vísperas de su viaje apostólico a Chile y Perú, el Santo Padre pidió a los fieles que lo acompañen con su oración. Y en la Jornada Mundial del Migrante reafirmó que nuestra respuesta común debe articularse en torno a cuatro verbos fundados en los principios de la doctrina de la Iglesia: “acoger, proteger, promover e integrar”.

A la hora del Ángelus del segundo domingo del tiempo ordinario, y en vísperas de su viaje apostólico a Chile y Perú, el Santo Padre dio su cordial bienvenida a los numerosos fieles y peregrinos que se dieron cita en la Plaza de San Pedro, deseosos de escuchar su comentario al Evangelio, rezar por sus intenciones de pastor de la Iglesia universal y recibir su bendición apostólica.

Al igual que en la Epifanía y en el Bautismo de Jesús –comenzó explicando el Papa– también el Evangelio de hoy propone el tema de la manifestación del Señor al referir que Juan Bautista lo indica a sus discípulos como “el Cordero de Dios”, invitándolos a que lo sigan.

De la misma manera es para nosotros –dijo Francisco– puesto que Aquel al que hemos contemplado en el misterio de la Navidad, ahora estamos llamados a seguirlo en la vida cotidiana.

Y tras recordar que el tiempo litúrgico sirve para animar y verificar el camino de los creyentes en una dinámica que se mueve entre epifanía y seguimiento, y entre manifestación y vocación, el Papa Bergoglio afirmó que el relato evangélico de este domingo indica las características esenciales del itinerario de fe de los discípulos de todos los tiempos.

Sí –porque como explicó el Santo Padre– esto nace de la pregunta que Jesús dirigió a los dos que, impulsados por Juan, comienzan a seguirlo. Y la pregunta es: “¿Qué buscan?”. La misma que se vuelve a presentar la mañana de Pascua, y que el Resucitado dirigirá a María  Magdalena.

Por esta razón el Sucesor de Pedro agregó que “cada uno de nosotros, en cuanto seres humanos, estamos en la búsqueda: en busca de la felicidad, del amor, o de la vida buena y plena. Y Dios Padre nos ha dado todo esto en su Hijo Jesús.

Antes de rezar la antífona mariana el Papa afirmó que podremos realizar tantas experiencias en nuestra vida, y muchas cosas, así como establecer relaciones con tantas personas, pero sólo la cita con Jesús, en la hora que Dios conoce, puede dar sentido pleno a la vida haciendo fecundos los propios proyectos e iniciativas.

De ahí que haya recordado la necesidad de superar una religiosidad rutinaria y prevista, reavivando el encuentro con Jesús en la oración, la meditación de la Palabra de Dios y asistencia frecuente a los Sacramentos, para estar con Él y dar frutos gracias a Él, a su ayuda y a su gracia.

Propósito por el que pidió a la Virgen María, a fin de adherirse a Él, que quita el pecado del mundo, para volver a encontrar, en Él, la esperanza y el impulso espiritual.

Francisco recordó la celebración de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado

Después de rezar la antífona mariana, Francisco recordó la celebración de la Jornada Mundial del Migrante y del Refugiado. Y destacó que asistió a la celebración de la Santa Misa –que presidió esta mañana– un buen grupo de emigrantes y refugiados residentes en la diócesis de Roma.

Por esta razón dijo que en su mensaje para esta ocasión subraya que las migraciones hoy son un signo de los tiempos. Puesto que “cada forastero que llama a nuestra puerta es una ocasión de encuentro con Jesucristo, que se identifica con el extranjero acogido o rechazado en cualquier época de la historia”.

A la vez que reafirmó que nuestra respuesta común debería articularse en torno a cuatro verbos fundados en los principios de la  doctrina de la Iglesia, a saber: “acoger, proteger, promover e integrar”.

Al mismo tiempo, Francisco señaló que de ahora en adelante y por motivos pastorales, la Jornada Mundial del Emigrante y del Refugiado se celebrará cada segundo domingo de septiembre, con lo cual la del año próximo será, precisamente, el 8 de septiembre de 2019.

El Papa recordó que mañana viajará a Chile y Perú

También añadió: “Mañana viajaré a Chile y Perú. Les pido que me acompañen con la oración en este viaje apostólico”.

Al saludar a los numerosos fieles y peregrinos –familias, grupos parroquiales y asociaciones–  Francisco dirigió un pensamiento especial a la comunidad latinoamericana de Santa Lucía en Roma, que celebra 25 años de su fundación.

Y lo hizo con las siguientes palabras: “En este feliz aniversario, le pido al Señor que los colme de bendiciones para que puedan seguir dando testimonio de su fe en medio de las dificultades, alegrías, sacrificios y esperanzas de su experiencia migratoria”.

El Santo Padre se despidió de los fieles con un hasta pronto, no sin antes desear a todos feliz domingo y con su habitual recomendación de no olvidarse de rezar por él.

Anuncios

Francisco exige a Donald Trump “respetar el status quo” de Jerusalén

diciembre 6, 2017

.

“EL FUTURO DE ASIA SE CONSTRUIRÁ NO CON LAS ARMAS, SINO CON LA FRATERNIDAD”, RECUERDA EL PAPA FRANCISCO

.

Francisco exige a Donald Trump “respetar el status quo” de Jerusalén

Pide “perdón por nuestro silencio ante la minoría rohingyá” y anima a “proteger a todos los grupos perseguidos “

Por Jesús Bastante

Ante la sacudida que Donald Trump quiere dar a Tierra Santa declarando Jerusalén como capital de Israel, el Papa Francisco ha alzado la voz para exigir “respetar el status quo de la ciudad, en conformidad con las pertinentes resoluciones de Naciones Unidas”.

En su saludo en italiano tras la Audiencia de los miércoles, el Pontífice pidió que esta identidad “sea reservada y reforzada”, y que prevalezca “la prudencia para evitar nuevos elementos de tensión en un panorama mundial ya convulso y surcado por tantos crueles conflictos”.

Toda una bofetada al presidente de Estados Unidos, que con su decisión de trasladar la embajada de su país a la Ciudad Santa puede hacer estallar el polvorín de Tierra Santa. El Papa, que habló ayer con el presidente de la Autoridad Nacional Palestina, Mahmoud Abbas, confesó que “mi pensamiento hoy está en Jerusalén”.

“No puedo dejar de mostrar mi preocupación por la situación creada en los últimos días”, denunció Francisco, quien no citó expresamente a Trump, aunque sí apeló a que “sea empeño de todos respetar el status quo” de la ciudad.

“Jerusalén es una ciudad única, sagrada para judíos, cristianos y musulmanes, con una vocación especial para la paz. Rezo para que tal identidad sea preservada y reforzada, para beneficio de Tierra Santa, Oriente Medio y el mundo entero”, clamó Bergoglio.

Atrapado ante una maraña de abrazos.

La llegada del Papa Francisco al Aula Pablo VI, donde hoy se celebró la audiencia de los miércoles, estuvo cargada de efusividad. Manotazos, besos, abrazos de los que no sueltan… Domenico Gianni tuvo que hacer gala de toda su diplomacia para ‘separar’ a Bergoglio de varias personas que no querían soltarlo. El Papa sonrió, tendió la mano, repartió besos… aunque no pudo evitar cierto agobio.

Una audiencia muy musical, con canciones evocadoras a la naturaleza o el poder del pueblo. ‘Viva la gente’ o ‘De qué color es la piel de Dios’ sonaban mientras Francisco recorría los pasillos del aula hacia el estrado principal, en el que reflexionó sobre el pasaje de San Mateo en el que Jesús habla de sus discípulos como “la luz del mundo”.

Las primeras filas, como siempre, reservadas a los enfermos y discapacitados, la luz de este mundo y de este pontificado. Al lado, el belén y el árbol de Navidad, que ya se muestran en la sala.

Francisco quiso dedicar su catequesis a repasar el reciente viaje a Myanmar y Bangladesh. Unos jóvenes de este país jalearon el discurso, mostrando banderas del país y un gran cartel con un “¡Gracias!”, que el Papa cumplimentó con una sonrisa y un saludo.

Bergoglio quiso agradecer “a las autoridades y obispos de los dos países, por todo el trabajo de preparación y acogida”. También, a los fieles de ambos estados, “que me han demostrado tanto afecto y cariño”.

“Un sucesor de Pedro visitaba por primera vez Myanmar”, recordó Francisco, quien destacó “la cercanía de Cristo y de la Iglesia a un pueblo que ha sufrido a causa de la violencia y la represión, y que ahora está caminando, lentamente, hacia un futuro de paz”.

El Papa reconoció la fuerza de la religión budista en el país, y apuntó cómo “los cristianos son una pequeña grey del rebaño del pueblo de Dios. Una iglesia, viva y fervorosa”, que ha sufrido “la persecución a causa de la fe en Jesús”.

El futuro de Asia se construirá no con las armas, sino con la fraternidad”, recalcó Francisco, quien recordó que “nadie debe ser excluido en la tarea de cooperar en el proceso de reconciliación, con el respeto preciso a todos”.

El Papa también recordó su encuentro con el Supremo Consejo de monjes budistas, y apuntó que “cristianos y budistas pueden ayudar a las personas a amar a Dios y al prójimo, rechazando toda violencia y cambiando el mal por bien”.

Tras el repaso a sus días en Myamar, Bergoglio habló de su llegada a Bangladesh, un país de mayoría musulmana, y donde vivió “un paso en favor del respeto y el diálogo entre el Cristianismo y el Islam”. En este sentido, recordó cómo “la Santa Sede ha sostenido la voluntad del pueblo bengalí de constituirse como nación independiente”, donde siempre “sea tutelada la libertad religiosa”.

En particular, el Papa quiso agradecer a Bangladesh “su solidaridad en el empeño de socorrer a los prófugos rohingyá, que llegan en masa a su territorio, la densidad de población es la más alta del mundo”.

Bergoglio vivió estos días como “un fuerte momento de diálogo interreligioso”, que permitirá “abrir los corazones como base de la cultura del encuentro”, y recordó especialmente la visita a la casa Madre Teresa, donde la santa se alojaba cuando iba a la ciudad, “y que acoge a muchos huérfanos y personas con discapacidad”.

“Recuerdo de las monjas su sonrisa -improvisó el Papa-. Son hermanas que oran tanto, que trabajan por los que más sufren, y siempre con una sonrisa. Son un gran testimonio, que les agradezco”.

“El último evento fue con los jóvenes bengalíes… ¡Cómo bailan de bien estos bengalíes! Una fiesta que ha manifestado la alegría del Evangelio, una alegría fecundada por el sacrificio de tantos misioneros y catequistas, culminó el Papa, quien recordó cómo en el encuentro “había jóvenes musulmanes, y de otras religiones, lo que supone un signo de esperanza para Bangladesh, para Asia y para el mundo entero“.

En su saludo en árabe, el Papa volvió a recordar expresamente a los rohingyá, pidiendo “perdón por nuestro silencio ante la minoría rohingya“, animando a “proteger a todos los grupos perseguidos en el mundo”.

Saludo en castellano:

Queridos hermanos y hermanas: Hoy quiero compartir con ustedes y dar gracias a Dios por el viaje apostólico que he realizado a Myanmar y Bangladesh.

Mi visita a Myanmar ha sido la primera de un Papa a aquel país; una nación que a pesar de haber sufrido mucho, se encamina hacia una nueva realidad de paz y libertad. Allí la comunidad cristiana es un pequeño fermento del Reino de Dios, que ha sabido dar testimonio de la fe y que cuenta con una juventud llena de esperanza y de alegría. Al encontrarme con el Consejo Supremo de los monjes budistas, he querido manifestar mi deseo de que trabajemos unidos para ayudar a las personas a amar a Dios y al prójimo, rechazando todo tipo de violencia.

Después he realizado mi visita a Bangladesh, siguiendo las huellas del beato Pablo VI y de san Juan Pablo II. Ha sido un paso más en favor del respeto y del diálogo entre el islam y el cristianismo. Allí he querido expresar también mi solidaridad con Bangladesh en su compromiso por socorrer a los prófugos Rohingya.

Dos momentos de particular alegría han sido: la ordenación de 16 sacerdotes y el encuentro con los jóvenes, quienes con sus cantos y danzas manifestaron la alegría del Evangelio. Fue muy significativo que estuvieran también presentes jóvenes musulmanes y de otras religiones, siendo un signo éste de esperanza para Bangladesh, para Asia y para el mundo entero.
********************
Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España y Latinoamérica.

En este tiempo de Adviento los animo a fortalecer su vida cristiana con la oración, la escucha de la Palabra de Dios y las obras de caridad, y, siguiendo el ejemplo de la Inmaculada Virgen María, cuya solemnidad celebraremos pasado mañana, preparen su corazón para recibir al Señor que ya viene. Muchas gracias.

Texto completo de la catequesis del Papa Francisco

Queridos hermanos y hermanas, ¡buenos días! Hoy quisiera hablar del Viaje Apostólico que he realizado en los días pasados a Myanmar y Bangladés. Ha sido un gran de Dios, y por eso le agradezco a Él por cada cosa, especialmente por los encuentros que he podido tener. Renuevo la expresión de mi gratitud a las Autoridades de los dos Países y a los respectivos Obispos, por todo el trabajo de preparación y por la acogida reservada a mí y a mis colaboradores. Un “gracias” sincero quiero dirigir a la gente birmana y aquella bangladesí, que me han demostrado tanta fe y tanto afecto: ¡gracias!

Por primera vez un sucesor de Pedro visitaba Myanmar, y esto ha sucedido poco después que se han establecido las relaciones diplomáticas entre este País y la Santa Sede. He querido, también en este caso, expresar la cercanía de Cristo y de la Iglesia a un pueblo que ha sufrido a causa de conflictos y represiones, y que ahora está lentamente caminando hacia una nueva condición de libertad y de paz. Un pueblo en el que la religión budista está fuertemente enraizada, con sus principios espirituales y éticos, y donde los cristianos están presentes como una pequeña grey y levadura del Reino de Dios.

A esta Iglesia, viva y fervorosa, he tenido la alegría de confirmar en la fe y en la comunión, en el encuentro con los Obispos de los países y en las dos celebraciones eucarísticas. La primera ha sido en la gran área deportiva en el centro de Rangún, y el Evangelio de ese día ha recordado que las persecuciones a causa de la fe en Jesús son normales para sus discípulos, como ocasión de testimonio, pero “ni siquiera un cabello se les caerá” (Cfr. Lc 21,12-19).

La segunda Misa, último acto de la visita a Myanmar, estuvo dedicada a los jóvenes: un signo de esperanza y un regalo especial de la Virgen María, en la catedral que lleva su nombre. En los rostros de esos jóvenes, llenos de alegría, he visto el futuro de Asia: un futuro que será no de quien construye armas, sino de quien siembra fraternidad. Y siempre en el signo de esperanza he bendecido las primeras piedras de dieciséis iglesias, del seminario y de la nunciatura, dieciocho.

Además de la Comunidad católica, he podido encontrar a las Autoridades de Myanmar, animando los esfuerzos de pacificación del País y deseando que todos los diversos componentes de la nación, ninguna excluida, puedan cooperar en este proceso en el respeto recíproco. En este espíritu, he querido encontrar a los representantes de las diversas comunidades religiosas presentes en el País. En particular, al Supremo Consejo de monjes budistas he manifestado la estima de la Iglesia por su antigua tradición espiritual, y la confianza que cristianos y budistas puedan juntos ayudar a las personas a amar a Dios y al prójimo, rechazando toda violencia y oponiéndose al mal con el bien.

Dejando Myanmar, me he dirigido a Bangladés, donde en primer lugar he rendido homenaje a los mártires de la lucha por la independencia y al “Padre de la Nación”. La población de Bangladés es en grandísima parte de religión musulmana, y por ello mi visita -siguiendo las huellas del Beato Pablo VI y de San Juan Pablo II- ha marcado un paso más en favor del respeto y del diálogo entre cristianismo e islam.

A las Autoridades del País he recordado que la Santa Sede ha sostenido desde el inicio la voluntad del pueblo bangladesí de constituirse como nación independiente, como también la exigencia que en ella sea siempre tutelada la libertad religiosa. En particular, he querido expresar solidaridad a Bangladés en su empeño de socorrer a los prófugos Rohingya llegados en masa a su territorio, donde la densidad de población está ya entre las más altas del mundo.

La Misa celebrada en un histórico parque de Daca fue enriquecida por la Ordenación de dieciséis sacerdotes, y esto ha sido uno de los eventos más significativos y gozosos del viaje. De hecho, sea en Bangladés como en Myanmar y en los otros países del sureste asiático, gracias a Dios las vocaciones no faltan, signo de comunidades vivas, donde resuena la voz del Señor que llama a seguirlo.

He compartido esta alegría con los Obispos de Bangladés, y los he animado en su generoso trabajo por las familias, por los pobres, por la educación, por el diálogo y la paz social. Y he compartido esta alegría con tantos sacerdotes, consagradas y consagrados del país, como también con los seminaristas, las novicias y novicios, en quienes he visto los brotes de la Iglesia en aquella tierra.

En Daca hemos vivido un momento fuerte de diálogo interreligioso y ecuménico, que me ha dado la ocasión de subrayar la apertura del corazón como base de la cultura del encuentro, de la armonía y de la paz.

Además he visitado la “Casa Madre Teresa”, donde la santa se hospedaba cuando se encontraba en esta ciudad, y que acoge a muchísimos huérfanos y personas con discapacidad. Allí, según su carisma, las religiosas viven cada día la oración de adoración y el servicio a Cristo pobre y sufriente. Y jamás -jamás- se pierde de sus labios la sonrisa: religiosas que oran tanto, que sirven a los que sufren continuamente con la sonrisa. Es un bonito testimonio. Agradezco mucho a estas religiosas.

El último evento ha sido con los jóvenes bangladesí, rico de testimonios, cantos y danzas. ¿Y qué bien danzaban, estos bangladesí? ¡Saben danzar bien! Una fiesta que ha manifestado la alegría del Evangelio acogido por esta cultura; una alegría fecundada por los sacrificios de tantos misioneros, de tantos catequistas y padres cristianos. En el encuentro estaban presentes también jóvenes musulmanes y de otras religiones: un signo de esperanza para Bangladés, para Asia y para el mundo entero. Gracias.

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2017/12/06/religion-iglesia-vaticano-papa-francisco-donald-trump-jerusalen-capital-israel-palestina-tierra-santa-rohingya-bangladesh-myanmar.shtml


Cardenal Sebastián: «El nacionalismo es victimista porque es egoísta, se cree más que los demás»

noviembre 6, 2017

.

El cardenal Sebastián con el Papa Francisco. Él ha hablado claramente sobre la situación que se vive en Cataluña

.

No pretendo hablar desde posiciones políticas, casi ni eclesiales, me basta con hablar humanamente, cívicamente, sinceramente.

Termino diciendo a mis amigos catalanes, a todos los catalanes: os quiero, os llevo en mi corazón, sois parte de mi vida. Rezo por vosotros. Quedaos en casa, estaréis mejor. Estaremos todos mejor.

.

El nacionalismo “es egoísta e insolidario. Pretende estar solo para vivir mejor”. Esta contundente afirmación la afirma sin tapujos el cardenal Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona.

En un certero analísis publicado en la revista Vida Nueva titulado Cataluña querida, el purpurado habla del proceso separatista catalán y de las causas que han llevado con él. Y lo hace con gran claridad y contundencia. Recuerda que vivió muchos años en Cataluña y también alerta de las consecuencias que entraña el nacionalismo. A continuación, el artículo íntegro del cardenal Sebastián:

Cataluña querida

Soy aragonés, pero he vivido quince años en Cataluña. Vic, Solsona, Valls. Es decir, Barcelona, Lérida y Tarragona. Conozco un poco Cataluña y a los catalanes. Tengo familiares y amigos en Cataluña. Leo literatura catalana. A mis 19 años, hice mi tesis de Filosofía sobre la antropología de Ramón Llull (tema apasionante, ¿no?).

Quiero decir que mis palabras son fruto del amor, del buen deseo y, también, del dolor. No pretendo hablar desde posiciones políticas, casi ni eclesiales, me basta con hablar humanamente, cívicamente, sinceramente.

Entiendo que la crisis actual es, en un primer plano, política, y debe ser tratada políticamente. Nos encontramos ante una verdadera insurrección institucional, dirigida desde el poder político, acompañada y potenciada desde abajo por un fuerte sentimiento popular muy difundido, previamente cultivado.

Muchos catalanes, jóvenes y adultos, están convencidos de que les conviene separarse de España. Piensan que les estamos maltratando y esta discriminación negativa les da derecho a la secesión. Ellos lo viven como un derecho a la defensa propia. Se lo han enseñado así durante treinta años.

No es verdad que el independentismo haya comenzado ahora como consecuencia de una cierta frustración democrática. El nacionalismo independentista comenzó a finales del siglo XIX, durante la Primera República, con Almirall, Guimerá, la Lliga Regionalista y las Bases de Manresa. Con el apoyo de algunos ilustres eclesiásticos. Eran los tiempos de la industrialización y de la Renaixença cultural.

Los nacionalismos, todos los nacionalismos, tienen un fondo de protesta, es como el hijo mayor que se va de casa dando un portazo. Se van porque se ven maltratados, no se sienten queridos. Pero a veces no se ven queridos porque antes han sido egoístas, porque han creído que tienen más derechos que los demás, porque no están conformes con lo que reciben en casa, aunque estén recibiendo lo mismo, y a veces más que los demás. 

El nacionalismo es siempre victimista, pero es victimista porque antes, y más profundamente, es egoísta, se cree más que los demás y quiere más que los demás. Es egoísta e insolidario. Pretende estar solo para vivir mejor.

El nacionalismo es ruptura. Se quiera o no, desgarra el tejido social, enfrenta a las personas, divide las familias. Por eso, solo es legítimo y moralmente aceptable cuando resulta ser el único remedio contra graves injusticias colectivas, de dominación o discriminación.

Aquí se habla de 500 años de convivencia. Pero son más. Cataluña formó parte no del Reino de Aragón, pero sí de la Corona de Aragón, con el rey Ramiro de Aragón y el conde Ramón Berenguer, desde el siglo XII.

La gente iba y venía, compraba y vendía, se casaban y se ayudaban en lo que podían. Luego vino la unidad de los Reyes Católicos. A Fernando le gustaba mucho estar en Barcelona. Y, en la época moderna, las relaciones de todas clases se han intensificado hasta borrar las fronteras étnicas y las diferencias idealistas. Los catalanes están y negocian por todas partes. Y en Cataluña hay españoles de todos los lugares de España.

Poco a poco hemos ido construyendo una sociedad común, con una identidad común, también con diferencias, pero con un gran patrimonio común, favorecida por las capas más profundas de nuestra cultura. Territorio, romanización, cristianismo, reconquista cristiana, unificación política, defensa contra las ambiciones napoleónicas, lucha contra las revoluciones y dominios marxistas.

Venir ahora a hablarnos del derecho de autodeterminación es vivir en otro mundo. O no querer enterarse de lo que uno tiene a su alrededor. Tenemos que vivir en la realidad, no en la burbuja de nuestras fantasías.

Durante el período democrático, con el Estado de las Autonomías, el nacionalismo catalán ha aprovechado las competencias recibidas para construir la “estructura nacional”, como decía Jordi Pujol ya en 1980. Y han intentado construirlo con tenacidad.

Aprovechando con habilidad la debilidad de los gobiernos centrales. Poco a poco, ladrillo a ladrillo, han ido reuniendo los materiales que necesitaban. Y los gobiernos del Estado no tenían más remedio que ceder y pactar para poder gobernar. Habría que revisar muchas cosas. La raíz política del mal está en nuestra misma legislación.

Pero, ahora, el problema no es únicamente político. A lo largo de estos años de vida democrática se ha convertido en un problema social y cultural. Esta ampliación cultural del independentismo ha venido por dos cauces: la educación y los medios de comunicación, dirigidos y manipulados desde el poder autonómico.

Y algo tiene que ver también en todo esto la descristianización galopante que está sufriendo Cataluña en estos años. El independentismo descristianiza y la descristianización favorece el independentismo. No valen las argumentaciones ideológicas. Hay que atenerse a la realidad.

Curar también el espíritu. Si esto es verdad -yo así lo creo-, la crisis actual no se podrá resolver solo desde las instancias políticas: hará falta una cura espiritual, cultural.

Serán necesarios bastantes años de buenas relaciones y de buen gobierno, con claridad y paciencia, para convencer a los catalanes separatistas de que les queremos, de que pueden estar bien en España, de que no les robamos ni despreciamos su lengua, que es también nuestra, ni sus tradiciones, ni sus innegables valores.

En el resto de España también habrá que cambiar ciertas actitudes centralistas, demasiado elementales, que confunden lo español con lo castellano o con lo que se hace “en toda tierra de garbanzos”. Cataluña es España y España es también Cataluña.

Pero ahora, hay demasiada gente que no lo ve ni lo siente así. Modificar un sentimiento socializado cuesta una generación, yendo las cosas bien.

Entiendo que ahora, durante un tiempo, Cataluña necesitaría un período de tranquilidad, en el que se multipliquen los contactos, los encuentros, las explicaciones, todas las atenciones posibles que sean justas y razonables, que vayan sanando la mentalidad social y cultural de los catalanes en lo referente a sus relaciones con el resto de España.

Para lo cual se requiere un cambio profundo en varios puntos:

– catalanes y no catalanes tenemos que convencernos de que nadie es ni más ni menos que los demás ciudadanos españoles;
– en Cataluña tendrán que ver que están recibiendo un trato justo, normal, sin discriminaciones, pero también sin privilegios;
– y esto tiene que ir entrando en la sociedad catalana desde una enseñanza objetiva, imparcial, no manipulada, y con unos medios de comunicación igualmente objetivos, no sectarios, ni subvencionados ni teledirigidos.

Si no se hace esto, o algo parecido, se haga ahora lo que se haga, dentro de pocos años volveremos a estar en las mismas. Los catalanes son tenaces y muy amantes de sus cosas. Y tienen todo el derecho del mundo.

Me asustan un poco los melindres democráticos de algunos políticos que quieren una intervención reducida y cortita. Habrá que hacer lo que sea necesario. ¿O no? Esta crisis es una gran oportunidad histórica. No podemos perderla.

Cómo se puede y se debe hacer algo de todo esto es ya una cuestión práctica, política, en la que prefiero no entrar.

Termino diciendo a mis amigos catalanes, a todos los catalanes: os quiero, os llevo en mi corazón, sois parte de mi vida. Rezo por vosotros. Quedaos en casa, estaréis mejor. Estaremos todos mejor.

Publicado originariamente en Vida Nueva, nº 3.056 (octubre-noviembre 2017)

https://www.religionenlibertad.com/cardenal-sebastian-nacionalismo-victimista-porque-egoista-cree-60346.htm


El referéndum del 1-O fractura a la Iglesia catalana

septiembre 30, 2017

.

250 fieles, convocados por la ANC, rezan por el referéndum en un templo de Barcelona

.

El referéndum del 1-O fractura a la Iglesia catalana

La carta al Papa de los 400 curas, la postura de la Tarraconense, el desafío de Novell

Por Jesús Bastante

.

El referéndum del 1-O también ha llegado a la Iglesia catalana. Independientemente de lo que ocurra a partir del domingo, el conflicto ya ha sembrado una profunda división en el clero. El escenario se fractura entre las claras apuestas por el referéndum y aquellos que optan por el silencio.

Las peticiones de participación en el 1-O constituyen una buena parte de los pronunciamientos de la Iglesia catalana. En contra, se sitúa la Conferencia Episcopal Tarraconense, que aglutina a los obispos de las diez diócesis catalanas. La organización emitió un comunicado la semana pasada en el que llamaba a la “sensatez” y a la “comunión”, reclamando a los fieles una “ayuda” para que la sociedad “sea un espacio de fraternidad, de libertad y de paz”.

Un comunicado, aprobado por unanimidad, que sin embargo fue dinamitado este jueves por el obispo de Solsona, Xabier Novell, quien anunció que sí acudirá a votar este domingo.

Aquellos que han optado por el silencio mantienen una postura de “esperar y ver” para no echar más leña al fuego. Entre ellos, el actual arzobispo de Barcelona, Juan José Omella, que ha instado a que “favorezcamos el diálogo, evitemos la confrontación y evitemos el enfrentamiento de unos contra otros por el bien común”.

La carta de los 400 curas

Aún es tangible el impacto generado por la declaración ratificada por más de 400 sacerdotes y diáconos catalanes, que representan al 20% del clero en ese territorio, apoyando explícitamente la celebración del referéndum del 1-O y que se constituye como un respaldo a los independentistas. “Solicitamos a la Iglesia católica, por su implantación cultural y territorial, que dé a conocer a sus fieles la Doctrina Social de la Iglesia sobre el derecho de autodeterminación”, aseguraban en el pronunciamiento.

Entre los firmantes también había algunos clérigos con responsabilidades en las curias diocesanas como vicarios generales, vicarios episcopales, delegados diocesanos y arciprestes de varios obispados o profesores de los centros docentes de teología. No obstante, la mayor parte de los firmantes son cargos eméritos, conocedores de que sus obispos podrían tomar represalias contra un pronunciamiento que, en opinión de algunos prelados catalanes, podría “romper la comunión”.

Las declaraciones que más revuelo han generado se realizaron en la Amazonía brasileña. Allí, uno de los referentes de la Iglesia catalana considerado como uno de los “obispos de concilio”, Pedro Casaldáliga, declaraba en RD que “preferiría que no hubiese independencia”. “Hay personas sensatas que van a enfocar la cosa de forma diferente. No es un proceso natural. No tiene sentido”, continuaba.

Teniendo en cuenta la entidad del entrevistado, estas palabras cayeron como un jarro de agua fría entre el clero catalanista más comprometido con lo social.

Protesta ante el Vaticano

Esta argumentación contrasta con la declaración ratificada por los 400 clérigos que consideraban “legítima y necesaria la realización de este referéndum”, valorando “todas las circunstancias que han llevado a la convocatoria por parte del Gobierno de la Generalitat de un referéndum de autodeterminación el próximo 1 de octubre y ante la imposibilidad de pactar las condiciones para llevarlo a cabo de forma acordada”, reseñaban.

Su publicación provocó una rápida reacción del Ejecutivo español, que a través de su nuevo embajador en Roma, Gerardo Bugallo, entregó el pasado viernes una “nota verbal” de protesta al cardenal secretario de Estado del Vaticano, Pietro Parolin. En ella solicitaba un pronunciamiento de la Santa Sede en contra de estas declaraciones y defendiendo la unidad de España. Sin embargo, esta respuesta no se producirá.

Los curas independentistas subieron el tono de su crítica, pidiendo así al papa Francisco que medie ante el Gobierno de Rajoy para que “recapacite su visceral oposición” al referéndum, “cese sus acciones represivas” y “permita realizar con garantías” la consulta.

Previamente a que se publicase el texto a favor del referéndum, dos de los baluartes de la Iglesia catalana, los monasterios de Poblet y Montserrat, emitieron una declaración conjunta en la que reclamaban a Rajoy y a Puigdemont “un ejercicio de máxima prudencia y responsabilidad para un diálogo constructivo”. El monje Sergi D’Assis llegó a denunciar la “represión del Estado español” contra Cataluña, en la homilía del pasado domingo en Montserrat .

Otras instituciones como la Unió de Superiores Generales de Catalunya o la Fundació Escola Cristiana se pronunciaban del mismo modo. Sin embargo, Cristianisme i Justicia, el principal foro de cristianismo progresista catalán, evitaba posicionarse aunque sí apostaba por “la resolución política y negociada del conflicto entre los gobiernos catalán y español”.

Su principal valedor, el teólogo jesuita José Ignacio González Faus ofrecía una alternativa: exigir a Rajoy y Puigdemont que “dimitan y convoquen unas elecciones, generales y autonómicas”, a las que ninguno se presente como candidato.

Oración por la independencia

El penúltimo capítulo de esta fractura se vivió anoche en la cripta de la iglesia de Pompeya, en el centro de Barcelona, donde 250 fieles, convocados por ‘Cristians per la indepedència’ (vinculada a la ANC), celebraron una oración por el referéndum, en la que se ‘ofrecieron’ la estelada o una papeleta, y se pidió por el Estado opresor español. “Es una de las contribuciones que los cristianos podemos hacer en el país“, ha manifestado la entidad, al mismo tiempo que ha asegurado que la oración “nos devuelve la fuerza y el coraje para participar en la creación de nuevas realidades”.

“Hacemos que la oración nos ayude a acertar nuestra decisión e ilumine nuestro compromiso. Rogamos para afrontar con sabiduría, coraje y generosidad la defensa de nuestros derechos como pueblo y los principios democráticos que hoy están en peligro“, defiende la sectorial Cristianos por la Independencia.

Durante la oración ‘Símbolos de nuestro compromiso’, la organización ha ofrecido una senyera, un triángulo azul, una estrella y una hoja de calendario. “La senyera; símbolo del amor y compromiso con la patria; el triángulo azul, símbolo del compromiso con la humanidad; la estrella blanca, símbolo de la libertad; el boleto de votación, símbolo del compromiso con el derecho a la autodeterminación”, ha explicado.

También han agradecido el “convencimiento y la serenidad con la que nuestro pueblo vive estos momentos trascendentales”. “Te pedimos consuelo y coraje para todas las personas que son víctimas de la intolerancia del Estado español para defender los derechos de nuestro pueblo y los valores democráticos. Danos tu fuerza para restar a tu lado, y ayúdanos a mantenernos en la unidad y hacer crecer la generosidad en todos nosotros”, ha concluido la oración.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2017/09/29/el-referendum-del-1-o-fractura-a-la-iglesia-catalana-religion-iglesia-espana-cataluna-independencia.shtml#.Wc5p00lkD3Q.facebook


El obispo catalán Casaldáliga, contra la independencia de Cataluña: «No es un proceso natural, no tiene sentido»

septiembre 27, 2017

.

El obispo misionero Casaldáliga al recibir el Premio Internacional Cataluña en 2006, de la Generalitat

.

El obispo catalán Casaldáliga, contra la independencia de Cataluña: «No es un proceso natural, no tiene sentido»

.

Pedro Casaldáliga, misionero claretiano catalán en Brasil, obispo emérito de São Felix do Araguaia, ha declarado en una entrevista en ReligionDigital.com que preferiría que no hubiera independencia en Cataluña porque “no es un proceso natural, no tiene sentido”. 

José Manuel Vida, director de ReligionDigital, pregunta al anciano obispo, que tiene ya 89 años: “Como catalán y Premio de Cataluña, ¿qué opina del procés?”

Y Casaldáliga responde: “Vamos a ver qué pasa con la independencia. Preferiría que no la hubiese. Hay personas sensatas que van a enfocar la cosa de forma diferente. No es un proceso natural. No tiene sentido“.

Una personalidad famosa en Cataluña

Casaldáliga en 2006 fue el primer catalán distinguido con el Premio Internacional Catalunya, que entrega la Generalitat catalana, por su “meritoria tarea entre los más desvalidos, especialmente los indígenas y campesinos sin tierra, con los que ha colaborado en la transformación socioeconómica del Mato Grosso brasileño”.

En Cataluña es muy popular como representante de una corriente de la Teología de la Liberación. TV3 le dedicó en 2013 una miniserie dramatizada titulada “Descalzo sobre la tierra roja (aquí en TV3basada en el libro del mismo nombre del periodista Francesc Escribano, que cuenta su trabajo e ideales.

También escribe poesía. Explica a ReligionDigital que sus poetas preferidos son “Antonio Machado, San Juan De la Cruz (su Cántico espiritual va por delante), Espriu, Neruda y Maragall”.

Del seminario de Vic a las misiones de Brasil

Casaldáliga nació en una familia tradicional de la Cataluña interior y estudió en el seminario de Vic. Fue ordenado sacerdote en 1952 en Barcelona y se unió a los claretianos. Ejerció el ministerio en Sabadell, Barcelona, Barbastro y Madrid, y en 1968 llegó como misionero a Brasil, donde fundó la misión claretiana de Mato Grosso. Allí fue consagrado obispo en 1971 y no fue relevado hasta 2005.

En su ancianidad y enfermedad, explica al entrevistador: “En la Iglesia, lo esencial es dar la vida por los demás y la dedicación evangélica a las Bienaventuranzas“.

http://www.religionenlibertad.com/obispo-catalan-casaldaliga-contra-independencia-proceso-59631.htm


Carta Pastoral de la Conferencia Episcopal Peruana por la Visita del Papa Francisco al Perú

agosto 19, 2017

.

Visita del Papa Francisco al Perú – Enero 2018

.

C A R T A   P A S T O R A L de la CEP – VISITA PAPAL

 Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia…

Lo que ates en la tierra, quedará atado en los cielos

y lo que desates en la tierra quedará desatado en los cielos (Mt 16, 18-20).

.

A todos los fieles y personas de buena voluntad

Queridos hermanos: Paz en el Señor.

Les escribimos esta carta con ocasión de la próxima visita apostólica que va a realizar el Papa Francisco al Perú los días 18 al 21 de enero del próximo año 2018. Y lo hacemos con el propósito de orientar a todos sobre su sentido y el espíritu con que debemos prepararnos para recibir al Santo Padre y acoger el testimonio de fe y esperanza que nos trae en nombre del Señor Jesús.

El anuncio de la visita nos llena de alegría al pueblo cristiano y es motivo de esperanza para todo el Perú. El gozo que sentimos nos compromete a prepararnos adecuadamente para que esos días sean de gracia y bendición y ocasión de siembra generosa, llamada a dar frutos de renovación en nuestra vida cristiana y de fortalecimiento de los valores de convivencia cívicos, de los que estamos tan urgidos en el momento presente.

  1. “Vayan y hagan discípulos a todas las gentes… y enséñenles a guardar todo lo que yo les he mandado (Mt 28, 19-20)

¿Por qué viene el Papa al Perú? ¿A qué obedece esta decisión suya?

La visita del Papa Francisco la entendemos a la luz del testamento de Jesús a los apóstoles. Este mandato misionero es un imperativo siempre actual y debe estar permanentemente presente en la vida de la Iglesia. “Evangelizar constituye la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar”, en feliz expresión del beato Pablo VI (En 14). Así ha sido a lo largo de los siglos y lo es en la actualidad. En esta clave hemos de entender toda la actividad de la Iglesia y la de cada uno de nosotros.

La responsabilidad del anuncio del evangelio compete en primer lugar a todos los obispos unidos al Papa. Este, como sucesor de Pedro y piedra sobre la que Cristo edifica su Iglesia, cumple su deber de muchas maneras; una de ellas son las visitas apostólicas que realiza a los diversos países. En estas procura que el encuentro con los distintos grupos de personas favorezca el encuentro de los creyentes con Jesucristo vivo y la transmisión de la fe a cuantos no lo conocen o se han alejado de Él.

Con las visitas el Papa siempre busca la cercanía con los fieles y personas de buena voluntad, para llevarlos al encuentro con Jesucristo vivo y hacer posible la transmisión de la fe a cuantos no lo conocen o se han alejado de Él. Igualmente promueve la unión de todos los cristianos, el respeto entre todos los grupos de creyentes, la convivencia entre los pueblos y el cuidado responsable de la creación. Con su cercanía, su anuncio gozoso de Jesús Salvador, su humilde servicio de evangelizador y el aroma evangélico que desprende su persona atrae a todos al encuentro con Jesús.

  1. “Confirma a tus hermanos” (Lc 22, 32)

¿Para qué viene el Papa?

Sabiendo Jesús que el apóstol Pedro le negaría por tres veces, le dice: “Yo he rogado por ti, para que tu fe no flaquee, y tú, una vez convertido, confirma a tus hermanos en la fe” (Lc 22, 32). A esto viene el Papa al Perú. El Pedro de hoy viene a confirmarnos en la fe en Cristo para que seamos testimonio de unidad y coherencia.

La fe de los creyentes siempre necesita ser fortalecida, porque el pecado presente en la sociedad y en la vida de los cristianos, incluidos aquellos de quienes debiera esperarse siempre un testimonio más claro de coherencia, pone en peligro la fe de los más débiles.

Tenemos la firme esperanza de que la presencia del Papa, su mensaje claro y estimulante de puro sabor evangélico, su testimonio de vida, su cercanía, especialmente con los últimos de la sociedad, su lenguaje franco y directo… contribuirán a que la fe de nuestro pueblo sea sacudida por el viento fuerte del Espíritu Santo, de suerte que a todos nos impulse a una renovada y más rica vivencia de la misma.

  1. ¡Ay de mí, si no anuncio el evangelio! (1 Cor 9, 16) 

La urgencia evangelizadora que experimentó el apóstol Pablo nos empuja a una renovada vivencia de fe, que nos anime a hacer el camino de cada día en la humilde escucha y fiel seguimiento de la Palabra del Señor, en unión de todos los hermanos. Esta actitud nos tiene que impulsar a hacer llegar la Palabra de salvación a todas las personas, ambientes, grupos humanos… a los que todavía no ha llegado o adonde ha dejado de ser escuchada.

Hoy ya no es suficiente un cristianismo recibido principalmente por tradición o herencia. Nadie nace cristiano, nos hacemos cristianos por una decisión personal. El que ha optado por seguir a Jesús ha de tener muy presente que “la evangelización es tarea de la Iglesia”, y que todo el pueblo cristiano es sujeto de evangelización (Cf Eg 111). De ahí deriva la necesidad de ser testigos del Señor Jesús, que se ha hecho hombre y ha muerto y resucitado para que en Él tengamos vida, ahora y en la eternidad.

Conclusión

Una vez recibido con gran alegría el anuncio de la llegada del Papa, la Iglesia en el Perú hemos comenzado a orar por los frutos espirituales y la renovada convivencia entre todo nuestro pueblo. Encomendamos a la intercesión de la Virgen María, Estrella de la evangelización, a los beatos mártires de Chimbote y a nuestros santos: Toribio, Rosa, Martín, Francisco Solano, Juan Macías… los frutos espirituales de esta visita apostólica del Papa Francisco a nuestra querida Patria, el Perú.

Con nuestro afecto y bendición.

Agosto 2017.

Los Obispos del Perú

 


3 expertos en comunicación analizan los desafíos del periodismo católico

junio 2, 2017

.

Perioristas entrevistando a un sacerdote

.

Expertos en comunicación analizan los desafíos del periodismo católico

Por María Ximena Rondón

.

ROMA, 01 Jun. 17 / 10:06 pm (ACI).- El 31 de mayo se realizó el conversatorio virtual “La información religiosa” donde tres expertos en comunicación analizaron los desafíos del periodismo religioso en la actualidad.

En este diálogo participaron Alejandro Bermúdez, director del Grupo ACI; José Beltrán, director de la revista española Vida Nueva; y Silvina Pérez, jefa de la edición semanal en español de L’Osservatore Romano, el diario del Vaticano.

En su intervención, Bermúdez señaló que la información no solo es católica por dar cobertura a la Iglesia sino porque “proporciona una perspectiva católica a los principales eventos noticiosos”.

El director del Grupo ACI Afirmó que “el hecho de que nos expresemos como una organización de información católica proporciona al lector un grado de conciencia sobre la perspectiva que ofrece el medio de comunicación que normalmente muchos medios seculares no ofrecen”.

Añadió que la información católica “es un contenido que debe adaptarse a los formatos de comunicación existentes como las páginas web, las redes sociales más antiguas como Facebook y Twitter y a las emergentes como Snapchat o Instagram; y las que van a aparecer, como los formatos de realidad aumentada y realidad virtual”.

Señaló que la información católica tiene un lugar en la nueva evangelización porque  también “permite transmitir testimonios vivos que animan e inspiran”.

Por su parte, José Beltrán, director de la revista española Vida Nueva, contó que su medio nació en medio de la dictadura española, hace unos 60 años, y que en medio de ese contexto informaban sobre el pontificado de Pablo VI.

“Todo el anuncio y denuncia que se ha hecho a través de Vida Nueva, de ese hacer periodismo en búsqueda de la verdad, siempre se ha hecho desde una mirada inclusiva y desde la comunión”, indicó.

También destacó que son la única revista en España que vive gracias a sus 15 mil suscriptores y que esperan subir esa cifra. Esta experiencia “es significativa porque muestra cómo la Iglesia puede seguir teniendo voz en medio de la sociedad y que los propios católicos, laicos, sacerdotes, están demandando esta información, una información especializada de calidad”.

Respecto al manejo de la información ante el incremento del uso de las redes sociales y de las nuevas tecnologías, Beltrán indicó que “la Iglesia no se puede quedar atrás, tiene mucho que decir”.

Por otro lado, Silvina Pérez, directora de la edición en español de L´Osservatore Romano, el diario del Vaticano, afirmó que en la actualidad las actividades del Papa y la Santa Sede “son seguidas de una manera que en el pasado no existía”.

Pérez indicó que el Papa Francisco “tiene una repercusión él mismo, sus mensajes. Una repercusión mediática que creo que es importante e inusitada”.

“Creo que la coherencia y la autenticidad del Papa son dos elementos que a nosotros nos han hecho cambiar el tipo de comunicación”, expresó.

Asimismo destacó la importancia del impulso de los latinos y el idioma español en este pontificado, ya que esta es la lengua materna del Santo Padre y porque hay una gran cantidad de fieles provenientes de países de habla hispana.

“Nosotros tratamos de traducir la idea central del pontificado que es la relación entre las personas, más allá de los aspectos eclesiales, los aspectos pastorales”.

Se necesita un periodismo especializado

Por otro lado, los tres expositores manifestaron en común la necesidad de un periodismo especializado en temas religiosos.

Bermúdez destacó que los medios seculares cubren pobremente la información religiosa, “la mayoría de las veces no por mala intención sino por incapacidad”.

En ese sentido Silvina Pérez destacó que “se intenta interpretar las palabras del Papa Francisco, contextualizarlas, desplegarlas, matizarlas o redondearlas; en esto hay algún tipo de dificultad. Es cierto que no existe un periodismo religioso en las redacciones de los medios seculares. Pero es cierto que el Papa existe y está presente”.

Por su parte, el director de la revista española Vida Nueva afirmó que este periodismo especializado se debe conseguir con “la formación de profesionales y ganándonos respeto y credibilidad”.

Puede ver el conversatorio completo AQUÍ.