15.000 jóvenes cristianos inician el encuentro europeo de la comunidad de Taizé

diciembre 29, 2018

.

15.000 jóvenes cristianos inician el encuentro europeo de la comunidad de Taizé. Cerca de 15.000 viajeros se distribuyen en alojamientos ofrecidos por 170 parroquias y miles de parroquianos.

.

15.000 jóvenes cristianos inician el encuentro europeo de la comunidad de Taizé

Cerca de 15.000 viajeros, según los organizadores, se distribuyen en alojamientos ofrecidos por 170 parroquias y miles de parroquianos

Por Juan G. Bedoya

.

El encuentro europeo de jóvenes organizado por la comunidad de Taizé arrancó ayer en Madrid con la complicada distribución de varios miles de viajeros (cerca de 15.000, según los organizadores) en alojamientos ofrecidos por 170 parroquias y miles de parroquianos.

Mil voluntarios han preparado una intendencia que contaba ya con cifras de inscripción de unos 3.500 jóvenes polacos, 1.300 croatas, 1.100 franceses y 750 alemanes. Nutrida es también la presencia de jóvenes de Noruega, Suecia, Finlandia, Dinamarca, Portugal, Italia y Malta.

Este es el 41 encuentro ecuménico organizado por la comunidad Taizé, fundada en 1940 por el teólogo suizo Roger Schutz, conocido como Hermano Roger, en la localidad francesa de Taizé.

Reconocido mundialmente como un foco de ecumenismo, en su monasterio conviven hermanos católicos, protestantes y ortodoxos de treinta nacionalidades unidos por un compromiso de vida monástica “en señal de reconciliación entre cristianos divididos y entre pueblos separados”.

Su prestigio es tal que desde su fundación las principales ciudades europeas compiten por ser la sede de su encuentro anual, este año en Madrid. Los dos últimos se desarrollaron en Basilea (2017) y Riga (2016). Barcelona acogió el evento en 1979, 1985 y 2000; Lisboa en 2004, y Valencia hace tres años.

La atracción de Taizé como símbolo de encuentro de religiones es creciente como demuestran las visitas a ese monasterio de líderes tan destacados como el papa Juan-Pablo II, el patriarca Bartolomé de Constantinopla, varios metropolitas ortodoxos, cuatro arzobispos de Canterbury y numerosos obispos, sacerdotes y pastores católicos, ortodoxos y protestantes del mundo entero.

El hermano Roger murió en agosto de 2005, con 90 años, asesinado durante la oración de la noche. El hermano Alois Loeser, de origen alemán, es desde la muerte de Roger el prior de la comunidad.

“La hospitalidad nos acerca, más allá de las diferencias e incluso de las divisiones que existen, entre cristianos, entre religiones, entre creyentes y no creyentes, entre pueblos, entre opciones de vida u opiniones políticas.

Por supuesto, la hospitalidad no borra estas divisiones, pero nos hace verlas bajo otra luz: nos hace capaces de escucha y de diálogo”, dijo anoche Alois al completar una jornada que se cerró con una multitudinaria cena y oración en el pabellón 4 de la Feria de Madrid (IFEMA).

El acto central este sábado es un llamado taller que el prior Alois dará a las tres de la tarde en la catedral de la Almudena junto al cardenal arzobispo Carlos Osoro. Los jóvenes permanecerán en la capital hasta la tarde del primer día de 2019.

La comunidad Taizé inició estos encuentros hace 40 años con la idea de reunirse para rezar juntos pese a confesar diferentes creencias, integrarse unos días en una Iglesia local y profundizar en temas como la fraternidad entre los pueblos, la paz, la comprensión de la fe y el compromiso social.

En Madrid, las oraciones comunes, hoy y el lunes a la una de la tarde, tendrán lugar simultáneamente en diez iglesias del centro de Madrid, entre otras en la catedral de la Almudena. Los coloquios y oraciones de la noche se desarrollan todos los días a partir de las siete y media en IFEMA.

El 31 por la noche, la Nochevieja, los jóvenes se reunirán en sus parroquias de acogida para una vigilia por la paz que empezará a las 23:00 horas. Después, una fiesta los reunirá en la misma parroquia con las personas que les han dado alojamiento, hasta las dos de la mañana.

Un equipo internacional y ecuménico ha trabajado desde septiembre pasado para preparar el encuentro. Uno de los mayores retos logísticos ha sido la acogida de los miles de jóvenes en la ciudad, en su mayoría alojados por familias. El resto pernocta en escuelas y gimnasios. Los participantes disponen de un billete único para los transportes públicos.

Los jóvenes han llegado en su mayoría en autobuses y unos 2.400 por avión. Durante el encuentro, recibirán el almuerzo y la cena a cargo de la organización, pero también se les suministrará chocolate caliente en diferentes puntos del centro de la ciudad para combatir el frío.

La organización estima las siguientes cifras: 45.000 raciones de comida caliente; 7,5 toneladas de pan en porciones de 60 y 120g; 39.000 naranjas y 95.000 mandarinas; 48.000 yogures y 109.000 bizcochos.

https://elpais.com/ccaa/2018/12/28/madrid/1546027866_487892.html?id_externo_rsoc=whatsapp

 

Anuncios

El Papa pide a los focolares llevar la “espiritualidad del Nosotros” a toda la Iglesia

diciembre 16, 2018

.

El Papa Francisco desea que Loppiano sea centro de la construcción de una cultura de la unidad superando la uniformidad.  

.

El Papa pide a los focolares llevar la “espiritualidad del Nosotros” a toda la Iglesia

“Que Loppiano sea centro de construcción de una cultura de la unidad, no de la uniformidad”

“No olvidéis que María era laica. La primera discípula de Jesús, su madre, era laica”

Por Jesús Bastante.

.

Los focolares son una ‘tribu’ singular dentro de los nuevos movimientos de la Iglesia. Una comunidad que, lejos de buscar una identidad propia, lo que pretende es regresar a ese deseo de Cristo ‘Que todos sean uno, para que el mundo crea’.

Un mismo corazón, una misma alma, la de los seguidores de Jesús. Tiene algo de focolar este Papa, abogado defensor del “Nosotros”, de la sinodalidad, del diálogo y la escucha.

Loppiano es un rincón mágico, en mitad del bosque, un lugar de paz y de convivencia, desde el que surgen centenares de iniciativas en todo el mundo, para trabajar por la paz, la unidad y el diálogo interreligioso, con la misma alegría que demostraron en la acogida al Papa Francisco, y que demostró María Voce, sustituta de Chiara Lubich en la dirección de este movimiento.

“Artesanos de paz, apóstoles del diálogo, insertos en la sociedad para transformarla desde dentro”, animó Maria Voce en su saludo a Francisco. Tras la presidenta, fueron algunas familias que presentaron sus experiencias delante del Papa, al que le plantearon algunas preguntas. “Ya las conocía”, rió Francisco al enseñar los folios escritos. Aunque, como siempre, improvisó más que leyó.

“Gracias por todo lo que habéis hecho. Gracias por vuestra fe en Jesús. El milagro es la fe, y la fe hace que Jesús obre“, comenzó Francisco, quien pidió a los focolares “reclamar la memoria”, clave para la vida. “Cuando, no digo un cristiano, cualquier hombre o mujer, cierra la llave de la memoria, comienza a morir. Por favor, memoria”.

“Con la memoria se puede vivir, respirar, caminar hacia adelante, y dar frutos… pero si no tiene memoria… Los frutos son posibles porque han estado enraizados. Memoria”, repitió el Pontífice, quien habló, recordando la Carta a los Hebreos, de dos palabras. La primera, parresía, el “estilo de vida de los discípulos de Jesús”: “Coraje, sinceridad, confianza en Dios y su misericordia. La oración debe ser en parresía, con coraje de ‘luchar’ con Dios, como Abraham o Moisés. Luchar con Dios en la oración, en la vida y en la acción”.

Porque ese coraje muestra la intención de “volver el corazón a Dios, creer en su amor. En su amor descansa frente a todo falso temor, la tentación de esconderse, la sutil hipocresía. Todo lo que nos roba el ánimo”. Así debe ser en las relaciones dentro de la comunidad, “hay que ser siempre sinceros, abiertos, francos, no temerosos ni hipócritas”.

No sembrar cizaña, murmurar… Esforzarse en vivir con coraje en caridad y verdad”, pidió el Papa, quien volvió a lamentar cómo las murmuraciones “destruyen la Iglesia, la comunidad, también a ti. Los que van siempre murmurando… son terroristas. Hablan de alguien para destruirlo, van con la bomba, destruyen y se van tranquilos… No, sed constructores, con valentía, en la caridad”.

La segunda expresión hace referencia a la capacidad de “soportar las situaciones que la vida nos presenta. Constancia  y firmeza para llevar el mensaje de Dios“, pese a las dificultades, “sabiendo que la constancia y la paciencia construyen la esperanza, y la esperanza no acaba jamás”. Fe, esperanza “y un poco de sentido del humor. Que Dios nos dé el don del sentido del humor, es la característica humana que más se parece a la gracia de Dios“.

Recordando a Chiara Lubich, el Papa recordó que, más allá de los templos, “Dios está al centro de la vida”, y reivindicó el carisma focolar como “una forma nueva y moderna, en consonancia con el Concilio Vaticano II, un concepto de ciudad nueva, según el espíritu del Evangelio, donde se refleja la belleza del pueblo de Dios, sus miembros, las diversas vocaciones, en diálogo y al servicio de todos”.

“Una ciudad que tiene su corazón en la Eucaristía, inclusiva y abierta (…), una ciudad en la que todos se reconozcan hijos e hijas del mismo Dios”, apuntó Bergoglio, quien recordó cómo “el Evangelio ha de ser la pasta de la sociedad, sobre todo entre los más débiles, donde la alegría del Evangelio debe ser invocada, en la pobreza, el sufrimiento, las dudas…”.

Ante esto, “el carisma de la unidad es un estímulo providencial, para vivir el ‘nosotros’, caminar juntos en la historia del hombre, con un solo corazón y una sola alma. Amándose en concreto, como miembros los unos de los otros. Por eso Jesús ha orado al Padre para que todos seamos uno”, subrayó, destacando la vitalidad de “la espiritualidad del nosotros”.

Seguid adelante con esta espiritualidad, que salva de todos los intereses egoístas“.

“Jesús ha redimido no solo al individuo, sino también las relaciones sociales”, recordó Francisco, quien animó a seguir “la experiencia de caminar juntos, con un camino sinodal, de escucha recíproca”. “Que Loppiano sea una ciudad abierta, ciudad en salida, ciudad de la periferia”.

“Para mí es clave la proximidad. No se puede ser cristiano sin ser próximo, porque la proximidad es lo que hizo Dios”, añadió, reclamando, especialmente en el ámbito educativo, los tres lenguajes: el de la cabeza, el del corazón y el de las manos.

Son importantes los tres lenguajes: hemos heredado de la Ilustración esta idea insana, de que la educación es introducir conceptos en la cabeza, cuanto más sabes serás mejor. No: la educación debe tocar la cabeza, el corazón y las manos. Educar a pensar bien, no sólo a saber conceptos; educar a sentir bien; educar a hacer el bien. Estos tres lenguajes están interconectados. En una unidad, esto es educar”.

“Es importante que Loppiano sea un centro universitario que se ponga como objetivo la construcción de una cultura de la unidad. No de la uniformidad, ¿eh? La uniformidad es lo contrario de la unidad“, clamó Francisco, quien culminó pidiendo “humildad, apertura, sinergias y capacidad de arriesgarse” en este “cambio de época que estamos viviendo”.

“Hay que empeñarse en el encuentro de personas, culturas y pueblos, una alianza, para construir una cultura del encuentro, una civilización global de la alianza. Este es el camino“. “Necesitamos hombres y mujeres, jóvenes, familias… capaces de encontrar salidas nuevas. El Evangelio siempre es nuevo, pero hay que caminar hacia adelante con creatividad, siendo fieles a la inspiración original, y abiertos a los signos del Espíritu Santo”.

Sentir con Dios el grito del pueblo, escuchar al pueblo y respirar la voluntad a la que Dios nos llama“, siendo “contemplativos de la Palabra y del Pueblo de Dios. Estamos llamados todos a ser artesanos del discernimiento comunitario, con fidelidad creativa”.

Terminó el Papa con un especial recuerdo a María (el nombre oficial de los focolares es ‘Obra de María). “No olvidéis que María era laica. Era una laica. La primera discípula de Jesús, su madre, era laica. Ahí hay una gran inspiración”.

https://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2018/05/10/el-papa-pide-a-los-focolares-llevar-la-espiritualidad-del-nosotros-a-toda-la-iglesia-que-loppiano-sea-centro-de-construccion-de-una-cultura-de-la-unidad-no-de-la-uniformidad-vaticano-francisco-focolares.shtml


Esta pintura de Jesús sobrevivió a terremotos y hoy la veneran millones de católicos

octubre 19, 2018

.

Pintura original del Señor de los Milagros

.

Esta pintura de Jesús sobrevivió a terremotos y hoy la veneran millones de católicos

Por María Ximena Rondón, Aciprensa. 

.

Sobre un muro de adobe en Lima, Perú, existe una pintura de Jesús que sobrevivió el paso de varios terremotos, siendo una de las razones por las que es considerada milagrosa y hasta hoy es venerada por millones de católicos.

Esta es su historia

Alrededor del año 1650, un esclavo de origen angoleño, que según la tradición se llamaba Benito, pintó una imagen de Jesús crucificado en la pared de una casa en el pueblo de Pachacamilla, en las afueras de Lima.

La gente comenzó a venerar la imagen y las autoridades civiles y religiosas decidieron prohibir su culto, ordenando borrar la pintura por temor a que se realizaran actos paganos.

Según la tradición, la primera persona que intentó borrarla huyó porque sintió escalofríos al tratar de hacerlo. A la segunda se le paralizó el brazo cuando iba a realizar el trabajo y la tercera, que era un soldado, desistió porque cuando se acercó a la imagen vio que esta se tornaba más bella y la corona de espinas del Cristo adquiría un color verde.

En 1661 un hombre llamado Antonio de León mandó reforzar el muro donde estaba la imagen como un gesto de agradecimiento hacia Cristo, tras sanarse de un tumor maligno.

El virrey Pedro Antonio Fernández de Castro llegó a un acuerdo con las autoridades eclesiásticas para que se venerase la pintura en su lugar original y se levantara una ermita provisional.

Cuando fue terminada, el 14 de septiembre de 1671 se celebró la primera Misa en la que participaron autoridades civiles y religiosas y un gran número de fieles. Desde entonces cientos de personas empezaron a visitar el lugar para rezar y comenzaron a llamar a la imagen “Santo Cristo de los Milagros”.

El 20 de octubre de 1687 se produjo en Lima un segundo terremoto, esta vez de 8 grados, que según cuentan los cronistas de la época duró 15 minutos. Al día siguiente, 21 de octubre, ocurrió otro terremoto de 8.4 grados que provocó un maremoto que arrasó el puerto del Callao y dejó unos 500 muertos.

Los sismos derribaron la ermita, pero el muro donde estaba la pintura quedó intacto. Entonces un hombre llamado Sebastián Antuñano organizó la primera procesión con una réplica de la pintura para pedir a Dios que proteja a la ciudad. Este recorrido llegó hasta la Plaza Mayor.

La Arquidiócesis de Lima afirmó que “se tiene la seguridad de que aquella réplica es la misma que hoy en día nos sigue acompañando en los meses de octubre en su recorrido por la gran Lima”. Este lienzo fue restaurado en 1991 por un grupo de especialistas del Museo Pedro de Osma.

El 21 de septiembre de 1715 el Cabildo de Lima declaró al Señor de los Milagros como el “Patrono Jurado por la Ciudad de los Reyes contra los temblores que azotan la tierra”.

El Arzobispado de Lima indicó que en 1720 el rey Felipe V autorizó la construcción del Monasterio de las Nazarenas, al lado de la capilla que mandó edificar Sebastián Antuñano sobre la imagen original, y siete años después el Papa Benedicto XIII emitió una bula en la que se aprobaba el proyecto.

El 28 de octubre de 1746 un sismo de 8.6 grados sacudió la ciudad de Lima y destruyó el puerto del Callao. La imagen del Señor de los Milagros volvió a quedar intacta, y en 1771 se inauguró el nuevo templo que permanece en pie hasta la actualidad y que se ha ido restaurando.

La devoción al Señor de los Milagros permanece hasta la actualidad y su fiesta se celebra el 28 de octubre. Durante todo ese mes, reconocido popularmente como “morado”, se realizan procesiones en Lima y en varios países del mundo.

En el año 2001 San Juan Pablo II envió una carta al Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima, por los 350 años de la venerada imagen.

En enero de 2018, el Papa Francisco se reunió con 550 religiosas contemplativas de todo el Perú en el Santuario de las Nazarenas. Además, para la Misa final de la visita papal presidida por el Pontífice en la Base Aérea Las Palmas, la imagen original del Señor de los Milagros fue entronizada en el altar principal.

Si desea conocer más sobre esta devoción haga clic AQUÍ.

https://www.aciprensa.com/noticias/esta-pintura-de-jesus-sobrevivio-a-terremotos-y-hoy-la-veneran-millones-de-catolicos-35869


Diez pasos que cada parroquia debería considerar ya… o puede que desaparezca en diez o veinte años

enero 16, 2018

.

¿Qué quedará de la Parroquia cuando este bebé tenga 20 años?  

.

Diez pasos que cada parroquia debería considerar ya… o puede que desaparezca en diez o veinte años

Por P. J. Ginés/ReL

.

Karl Vaters es un pastor evangélico de California con una obsesión: equipar a las parroquias pequeñas (las que no son “mega-iglesias”) para ser capaces de crear equipos, dar frutos de evangelización, madurar y llegar a más gente.

Investiga sobre eso sin cesar y escribe todo lo que encuentra en su blog NewSmallChurch.com. El concepto “equipar” o “capacitar” se toma de Efesios 4,12: Equipar [o capacitar] a los santos [es decir, a los cristianos] para la obra del ministerio [es decir, para servir], para edificar el cuerpo de Cristo [es decir, la Iglesia].

Después de años trabajando estos temas, Vaters cree que en los próximos 10 ó 20 años las parroquias van a cambiar mucho… o simplemente van a desaparecer.

Eso lo vaticina para las parroquias evangélicas norteamericanas, pero se puede aplicar en parte a las parroquias católicas españolas (y a las de otras latitudes): cada vez hay menos clero y más envejecido, y también está más envejecida la feligresía.

Solo un 8% de los jóvenes de 15 a 24 años se declara “católico practicante” (a lo que hay que sumar otro 14% que se declara “católico no muy practicante”), según la reciente encuesta de la Fundación Santa María. Y nunca en España había habido tan pocas bodas católicas: las bodas civiles superan a las católicas en todas las provincias, excepto quizá en Jaén. Y solo un 7% de jóvenes españoles piensa casarse sin cohabitar antes con su pareja.

Visto desde EEUU, pero pensando en todo Occidente, Karl Vaters escribe: “La cultura a nuestro alrededor está experimentando un giro de los de una vez por milenio, ahora mismo. Es una recalibración de la forma de pensar en todo: desde la moral, la sexualidad, nuestra identidad y nuestra teología”.

Él propone en ChristianityToday dos ideales para enfrentar esta situación desde las parroquias:

1- Mantener con fuerza los principios de Dios que nunca cambian (la teología y la moral perenne)

2- Adaptar los métodos parroquiales a un mundo de cambios rápidos

Para ello, propone plantear 10 principios, y afirma que las iglesias o parroquias que no los trabajen desaparecerán en los próximos 10 ó 20 años.

1. Firmeza en los temas bíblicos esenciales

Las iglesias que mantienen los “temas bíblicos esenciales” (es decir, las que son conservadoras en temas de fe, familia, vida, lucha contra el pecado, necesidad de oración, confianza en la Biblia, etc…) se mantendrán mejor. Hay numerosas estadísticas que lo demuestran.

Las iglesias protestantes “liberales”, que no defienden la vida, el matrimonio, lo sobrenatural, etc… se vacían. “Una iglesia que abandone los principios bíblicos no solo no logrará sobrevivir, es que no merece sobrevivir”, escribe Vaters. (El padre Longenecker explicaba aquí por qué no sobrevivirán).

2. Enfatizar el discipulado y el entrenamiento de líderes

Efesios 4,11-12 pide “capacitar a los santos para el servicio”. Los pastores -y párrocos- que hacían de todo (y no conseguían gran cosa) lograrán frutos si entrenan a otros miembros de la parroquia como responsables de muchas funciones importantes. Los métodos que formen discípulos y maestros de discípulos (2 Timoteo 2,2: “enseña a otros capaces de enseñar”) darán fruto. (Sobre esto se habla mucho aquí en los Encuentros de Nueva Evangelización).

3. Reducir gastos

En Estados Unidos las colectas y los donativos cada vez son menores, y no parece que vayan a crecer. En ambientes católicos europeos, la acumulación de templos, estructuras, etc… puede ahogar recursos que deberían servir para evangelizar. Karl Vaters avisa de que cada vez habrá menos personal pagado en las parroquias.

En España, donde casi no hay, se debería hacer lo contrario: profesionalizar al menos algunos laicos eficaces en evangelización. Así, Cursos Alpha (con sede en Londres) o Life Teen (con sede en Atlanta) cuentan con equipos profesionales mínimos en España, de uno o dos laicos asalariados, dedicados a formar evangelizadores. La reducción de gastos pasaría por edificios más pequeños, voluntariado más eficaz, etc…

4. Replantearse el edificio: optimizar los espacios

En Estados Unidos, cuanto más grande era tu edificio eclesial, más prestigio daba y más personas podía atraer. Esto ya no es así. También en el mundo empresarial recomiendan aplazar todo lo que puedas antes de comprar un edificio o alquilar un despacho: lo que puedas hacer desde tu ordenador de casa o taller del garaje, hazlo.

También en lo eclesial las parroquias deben mantenerse austeras en sus instalaciones. Es importante encontrar las formas de sacar el máximo rendimiento a los espacios parroquiales que ya se tienen, adaptando horarios, actividades, etc…

5. Buscar socios estratégicos

En muchos lugares hay iglesias pequeñas, incluso de denominaciones distintas, que se unen para trabajar en temas concretos comunes, quizá de servicio a los pobres o de evangelización. Hay grupos capaces de formar líderes y equipos de servicio en nuestra parroquia y que lo harán gratis o casi gratis.

En ambientes católicos, esto podría implicar que parroquias vecinas o amigas colaboraran. O recurrir a los distintos movimientos y realidades eclesiales, que pueden dar mucha vida y frutos en una parroquia si se les ofrece espacios y acompañamiento.

Los scouts (si son de buena doctrina) o LifeTeen (para adolescentes), Cursos Alpha, Cursillos de Cristiandad, Encuentros Emaús, movimientos matrimoniales o marianos, etc… pueden ser esos “socios estratégicos” que forman católicos adultos y activos en las parroquias.

6. Implicarse en el barrio o pueblo

“Deberían dejar de conocer a tu iglesia como ‘el edificio que está en tal calle’ y referirse a ella como ‘la gente que trabaja con los chicos y los pobres’, o cualquier otro colectivo o servicio”. La gente ha de saber que en la parroquia hay pasión por ofrecer ese servicio a la gente: a los pobres, o las madres solas, o los ancianos, o los inmigrantes, o los chicos de la calle…

7. Enfatizar a Jesús y la Palabra de Dios

Muchas cosas distraen de lo esencial y otras cosas que antes funcionaban y nos gustaban ahora ya no lo hacen. Por eso, párrocos y evangelizadores deben plantearse esta pregunta: “¿Estoy dispuesto a dejar tal o cual método o actividad [piense aquí usted en sus actividades preferidas] si con eso logro llegar a más personas para acercarlas a Jesús?”

¿Hemos hecho ídolos de técnicas o tradiciones populares o parroquiales que ya no dan fruto? Al final, siempre hay que enfatizar a Jesús y la Palabra de Dios.

8. Reestructurar lo que haya que reestructurar

“Deja de luchar por mantener tu método, servicio o tradición preferida viva. Si no es parte de la solución, es parte del problema”. (O, como se decía en este encuentro, “si no sirve para evangelizar tíralo a la basura”).

9. Hacer discípulos, no solo conversos

“Los conversos se suman a un club: los discípulos empiezan un movimiento. Los conversos siguen costumbres: los discípulos siguen a Jesús. Los conversos cambian de mentalidad: los discípulos cambian su vida… y las vidas de otros”. (Lea aquí: 12 características de ser discípulo).

10. Responder a esto: ¿por qué debería sobrevivir tu parroquia?

En ambientes católicos, las parroquias se mantienen porque lo decide así el obispo. Pero los clérigos y laicos que se esfuerzan en evangelizar y servir en la Iglesia con su tiempo y recursos pueden hacerse esta pregunta respecto a muchas de sus tareas.

“Si tu iglesia (o parroquia, grupo o servicio) desapareciera mañana, ¿qué es lo que de verdad se perdería? Sí, es una pregunta dura. Quizá parece incluso cruel, irrespetuosa. Pero no lo es: es esencial. Cualquier congregación que no pueda responder rápidamente por qué debería sobrevivir, no lo conseguirá hacer”.

Empezar hoy

“Se dice que el mejor momento para plantar un árbol fue hace 20 años, y que el segundo mejor momento es hoy. Lo mismo pasa con estos principios. Si ya los están aplicando, fortalécelos. Si no, empieza ahora. Sé incansable con ellos. No este año, sino cada año. La supervivencia de tu iglesia local depende de ello”, insiste Karl Vaters.

Lea también, sobre esto: El padre Mallon da la clave para renovar las parroquias: expulsar okupas y crear expectativas altas (aquí)

Lea también, sobre liderazgo ineficaz: ¿Por qué hay obispos timoratos, irrelevantes e inoperantes? Responde un psicólogo militar clásico (aquí)

https://religionenlibertad.com/pasos-que-cada-parroquia-deberia-considerar-puede-que-61776.htm


El maná de cada día, 1.11.17

octubre 31, 2017

Solemnidad de Todos los Santos

.

tutti-i-santi

Todos hemos sido llamados a la plenitud del amor



Antífona de entrada

Alegrémonos todos en el Señor al celebrar este día de fiesta en honor de todos los Santos. Los ángeles se alegran de esta solemnidad y alaban a una al Hijo de Dios.


Oración colecta

Dios todopoderoso y eterno, que nos has otorgado celebrar en una misma fiesta los méritos de todos los Santos, concédenos, por esta multitud de intercesores, la deseada abundancia de tu misericordia y tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Apocalipsis 7,2-4. 9-14

Yo, Juan, vi a otro ángel que subía del oriente llevando el sello del Dios vivo. Gritó con voz potente a los cuatro ángeles encargados de dañar a la tierra y al mar, diciéndoles: «No dañéis a la tierra ni al mar ni a los árboles hasta que marquemos en la frente a los siervos de nuestro Dios.»

Oí también el número de los marcados, ciento cuarenta y cuatro mil, de todas las tribus de Israel.

Después de esto apareció en la visión una muchedumbre inmensa, que nadie podría contar, de toda nación, raza, pueblo y lengua, de pie delante del trono y del Cordero, vestidos con vestiduras blancas y con palmas en sus manos. Y gritaban con voz potente: «¡La victoria es de nuestro Dios, que está sentado en el trono, y del Cordero!»

Y todos los ángeles que estaban alrededor del trono y de los ancianos y de los cuatro vivientes cayeron rostro a tierra ante el trono, y rindieron homenaje a Dios, diciendo: «Amén. La alabanza y la gloria y la sabiduría y la acción de gracias y el honor y el poder y la fuerza son de nuestro Dios, por los siglos de los siglos. Amén.»

Y uno de los ancianos me dijo: «Ésos que están vestidos con vestiduras blancas ¿quiénes son y de dónde han venido?»

Yo le respondí: «Señor mío, tú lo sabrás.»

Él me respondió. «Éstos son los que vienen de la gran tribulación: han lavado y blanqueado sus vestiduras en la sangre del Cordero.»


SALMO 23, 1-2. 3-4ab. 5-6

Este es el grupo que viene a tu presencia, Señor. 

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes: él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos.

¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos.

Ése recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación. Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia, Dios de Jacob.


SEGUNDA LECTURA: 1 Juan 3, 1-3

Queridos hermanos:

Mirad qué amor nos ha tenido el Padre para llamarnos hijos de Dios, pues ¡lo somos!

El mundo no nos conoce porque no le conoció a él.

Queridos, ahora somos hijos de Dios y aún no se ha manifestado lo que seremos. Sabemos que, cuando él se manifieste, seremos semejantes a él, porque lo veremos tal cual es.

Todo el que tiene esperanza en él se purifica a sí mismo, como él es puro.


ALELUYA: Mt 11, 28

Venid a mí todos los que estáis cansados y agobiados, y yo os aliviaré, dice el Señor.


EVANGELIO: Mateo 5, 1-12

Viendo la muchedumbre, subió al monte, se sentó, y sus discípulos se le acercaron. Y tomando la palabra, les enseñaba diciendo:

«Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados los mansos, porque ellos poseerán en herencia la tierra.

Bienaventurados los que lloran, porque ellos serán consolados.

Bienaventurados los que tienen hambre y sed de justicia, porque ellos serán saciados.

Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.

Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios.

Bienaventurados los que trabajan por la paz, porque ellos serán llamados hijos de Dios.

Bienaventurados los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el Reino de los Cielos.

Bienaventurados seréis cuando os injurien, y os persigan y digan con mentira toda clase de mal contra vosotros por mi causa. Alegraos y regocijaos, porque vuestra recompensa será grande en los cielos; pues de la misma manera persiguieron a los profetas anteriores a vosotros.»


Antífona de comunión: Mt 5, 8-10

Dichosos los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios. Dichosos los que trabajan por la paz, porque se llamarán los hijos de Dios. Dichosos los perseguidos por causa de la justicia, porque de ellos es el reino de los cielos.

(Nota: Los subrayados son míos)
.

GOZO Y ESPERANZA
.
Entonces, en el cielo, tendrá lugar el regocijo grande y perfecto; entonces el gozo será pleno, cuando no sea la esperanza la que nos amamante, sino la realidad misma la que nos nutra.
No obstante, también ahora, en la tierra, antes que la realidad misma llegue a nosotros, antes que nosotros nos acerquemos a ella, alegrémonos en el Señor, pues no es pequeño el gozo que produce la esperanza de lo que luego será realidad.

San Agustín (Sermón 21, 1).

.

Apresurémonos hacia los hermanos que nos esperan

De los sermones de san Bernardo, abad

¿De qué sirven a los santos nuestras alabanzas, nuestra glorificación, esta misma solemnidad que celebramos? ¿De qué les sirven los honores terrenos, si reciben del Padre celestial los honores que les había prometido verazmente el Hijo? ¿De qué les sirven nuestros elogios? Los santos no necesitan de nuestros honores, ni les añade nada nuestra devoción. Es que la veneración de su memoria redunda en provecho nuestro, no suyo. Por lo que a mí respecta, confieso que, al pensar en ellos, se enciende en mí un fuerte deseo.

El primer deseo que promueve o aumenta en nosotros el recuerdo de los santos es el de gozar de su compañía, tan deseable, y de llegar a ser conciudadanos y compañeros de los espíritus bienaventurados, de convivir con la asamblea de los patriarcas, con el grupo de los profetas, con el senado de los apóstoles, con el ejército incontable de los mártires, con la asociación de los confesores con el coro de las vírgenes, para resumir, el de asociarnos y alegrarnos juntos en la comunión de todos los santos.

Nos espera la Iglesia de los primogénitos, y nosotros permanecemos indiferentes; desean los santos nuestra compañía, y nosotros no hacemos caso; nos esperan los justos, y nosotros no prestamos atención.

Despertémonos, por fin, hermanos; resucitemos con Cristo, busquemos los bienes de arriba, pongamos nuestro corazón en los bienes del cielo. Deseemos a los que nos desean, apresurémonos hacia los que nos esperan, entremos a su presencia con el deseo de nuestra alma. Hemos de desear no sólo la compañía, sino también la felicidad de que gozan los santos, ambicionando ansiosamente la gloria que poseen aquellos cuya presencia deseamos. Y esta ambición no es mala, ni incluye peli­gro alguno el anhelo de compartir su gloria.

El segundo deseo que enciende en nosotros la conmemoración de los santos es que, como a ellos, también a nosotros se nos manifieste Cristo, que es nuestra vida, y que nos manifestemos también nosotros con él, revestidos de gloria. Entretanto, aquel que es nuestra cabeza se nos representa no tal como es, sino tal como se hizo por nosotros, no coronado de gloria, sino rodeado de las espinas de nuestros pecados. Teniendo a aquel que es nuestra cabeza coronado de espinas, nosotros, miembros suyos, debemos avergonzarnos de nuestros refinamientos y de buscar cualquier púrpura que sea de honor y no de irrisión.

Llegará un día en que vendrá Cristo, y entonces ya no se anunciará su muerte, para recordar­os que también nosotros estamos muertos y nuestra vida está oculta con él. Se manifestará la cabeza gloriosa y, junto con él, brillarán glorificados sus miembros, cuand­o transfigurará nuestro pobre cuerpo en un cuerpo glorioso semejante a la cabeza, que es él.

Deseemos, pues, esta gloria con un afán seguro y total. Mas, para que nos sea permitido esperar esta gloria y aspirar a tan gran felicidad, debemos desear también, en gran manera, la intercesión de los santos, para que ella nos obtenga lo que supera nuestras fuerzas.

(Nota: Los subrayados son míos)

.

Oración

Dios todopoderoso y eterno, que nos has otorgado celebrar en una misma fiesta los méritos de todos los santos, concédenos, por esta multitud de intercesores, la deseada abundancia de tu misericordia y tu perdón. Por nuestro Señor Jesucristo.

Con la confianza que inspira en nuestro corazón el Espíritu Santo, nos alegramos de que el Padre Celestial, de manera particular hoy, se goce al ver que la Sala del Festín de las Bodas de su Hijo está casi completamente llena de invitados. Mereció la pena disponerlo todo, desde la eternidad y con gran ilusión, para que sus hijos se gocen con su Amor y Plenitud.

El Espíritu nos permite también gozarnos con el Hijo que hoy está viendo una multitud de Hermanos que, gracias a su Sangre, tienen vida en abundancia y alaban pletóricos de alegría y felicidad al Padre, de quien toma nombre toda familia en el cielo y en la tierra. Mereció la pena ser obediente y fiel hasta la muerte y muerte de Cruz. Mi alegría está en vosotros. Y mi alegría está también en el Padre.

Me siento feliz al retomar mi condición de ser el Primogénito de muchos hermanos y hermanas para gloria de Dios Padre, que es digno de toda bendición. Así mi alegría llega a plenitud, pues con vosotros no he guardado secretos. Os dije todo lo que había oído a mi Padre. Venid, benditos de mi Padre. Amén, para siempre.

En el Espíritu nos congratulamos por esta mutua felicitación del Padre y del Hijo, por esa mutua complementariedad y solidaridad, en sí mismos, y en su relación con los hombres. Todo está cumplido, se ha cumplido lo dispuesto por el Padre, lo realizado por el Hijo. En el Espíritu abrazamos al Padre y al Hijo para formar la familia de Dios.

Experimentamos qué bueno es vivir los hermanos unidos. El Espíritu abraza al Padre y al Hijo. Él es la comunión en persona. Él prolonga la comunión del Padre y del Hijo en la comunidad eclesial fundada en la comunión de los Hermanos en un mismo Espíritu.

El Espíritu prolonga la familia trinitaria en la familia de los Hijos de Dios. Ven, Señor Jesús. Ven, Espíritu divino, y haz nuevas todas las cosas. Amén.

Gloria al Padre, gloria al Hijo, gloria al Espíritu Santo, como era en el principio, ahora y siempre, por los siglos de los siglos. Amén. Dios sea bendito en sus Ángeles y en sus Santos. Amén. Aleluya.

(P. Ismael)

.

Solemnidad de Todos los Santos

1º de noviembre del 2012

Por el R. P. José Jiménez, oar.

Dios no ha hecho la muerte, ni se complace destruyendo a los vivos (Sb 1, 13)

Dios creó al hombre incorruptible y lo hizo a imagen de su propio ser, mas por envidia del diablo entró la muerte en el mundo y la experimentan los de su bando (Sb 2, 23-24)

Triunfadores

Bienaventurados, felices, dichosos… son algunos de los términos que usan los traductores de la Biblia de los sujetos de las bienaventuranzas con las que el evangelista Mateo inicia el llamado Sermón del Monte. Se trata de la proclamación de la ley de Cristo, que no anula la de Moisés, sino que le da plenitud en Cristo, quien es la verdadera y mejor bienaventuranza.

¿Quiénes son los bienaventurados?

Leer el libro del Apocalipsis es introducirnos en un mundo de símbolos entre los cuales los números ocupan un lugar importante. Los ciento cuarenta y cuatro mil triunfadores de las tribus de Israel (Cf. Ap. 7, 4) proyectan en su simbolismo los miles y millones de triunfadores en Cristo Jesús. Es lo que celebramos hoy en esta fiesta: no nos referimos sólo a los santos reconocidos por el Pueblo de Dios, sino también a los miles y millones de hombres y mujeres, de toda edad, raza y condición que han triunfado con Cristo Jesús.

¡Bendito sea Dios, Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha abierto a la esperanza para que seamos triunfadores! ¡Bendito sea Dios y glorificado en sus santos!

Todos los difuntos

Unida íntimamente a la fiesta de Todos los Santos está la Conmemoración de todos los Fieles Difuntos, que la hacemos mañana, dos de noviembre. Recordamos a nuestros familiares y amigos difuntos, y a todos los que han salido ya de esta vida. Es la fecha del agradecimiento para los que han estado unidos a nosotros en la vida y hoy lo hacemos oración. Al Dios de los vivos encomendamos a nuestros difuntos para que tengan la vida, la vida que es el cielo.

Es Cristo Jesús quien salva radicalmente a los que por medio de Él se acercaron a Dios (Heb. 7, 25). En un abrazo común nos unimos todos y la oración que nosotros hacemos por ellos y ellos por nosotros es la mejor comunión.

Eso nos lleva a la esperanza: somos caminantes hacia la bienaventuranza eterna.


Vigilia de Pentecostés con el Papa: 50 años de Renovación carismática católica

junio 5, 2017

.

Explanada del Circo Máximo de Rona ocupado por carismáticos de todo el mundo: Más de cien mil personas

.

(ZENIT – Roma, 3 Jun. 2017).- La vigilia de Pentecostés realizada este sábado en Roma, con ocasión del Jubileo de Oro del Movimiento Carismático Católico contó con la presencia del papa Francisco. El evento concluye mañana domingo, con la misa que el Santo Padre presidirá en la Plaza de San Pedro, en el Vaticano.

La vigilia, realizada en la amplia explanada del Circo Máximo, ubicada entre dos de las siete colinas de Roma, el Aventino y el Palatino, contaba con la presencia de más de unas cien mil personas, y tenía un palco central con la frase ‘Jesús es el Señor’, traducida en diversos idiomas.

En el palco, junto al Santo Padre, se encontraban los líderes de la Renovación Carismática, representantes de las iglesias evangélicas, pentecostales y de otras confesiones religiosas.

El encuentro fue precedido por cantos, lecturas y testimonios, e introducido por las meditaciones del sacerdote capuchino, Raniero Cantalamessa, que indicó: “Hemos venido de todas las naciones que están bajo el cielo y estamos aquí para proclamar las grandes obras de Dios”. “No podemos quemar las etapas en la doctrina, aseguró, porque estas existen. Podemos sí, quemar etapas en la caridad”, aseguró. Recordando que “es más lo que nos une que lo que nos divide”.

A continuación habló el pastor Giovanni Traettino, de la Iglesia evangélica de la reconciliación que saludó al ‘amado y querido papa Francisco’.  Señaló la importancia de lugar del encuentro, “el Circo Máximo bañado por la sangre de los cristianos, que nos une”.  Habló también del deseo de Dios de extender su amor, su comunión en el corazón del hombre.

.

El Papa Francisco se dirige a los carismático en el Circo Máximo de Roma

.

El Papa en la Vigilia de Pentecostés: el modo de rezar de los carismáticos «está en las Escrituras»

“Hermanos y hermanas, gracias por el testimonio que hoy dan aquí, nos hace bien a todos, también a mí”.

Con estas palabras el papa Francisco se dirigió a las aproximadamente cien mil personas que participaban en la vigilia de Pentecostés, reunidas en el antiguo Circo Máximo de Roma, informa la agencia de noticias Zenit.

Tras leer una frase de los Hechos de los Apóstoles, “Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados por el Espíritu Santo”, el Santo Padre recordó que en el Cenáculo todos fueron llenos del Espíritu Santo. “Hoy estamos aquí como en un cenáculo a cielo abierto”, dijo, porque “no tenemos miedo” y “porque profesamos que Jesús es el Señor”.

Estamos para llevar la buena noticia a todo el mundo, dijo el sucesor de Pedro, para decir que la paz es posible, “no es fácil, pero en nombre de Jesús podemos dar testimonio de que la paz es posible”. Entretanto precisó que esto será posible “solamente si estamos en paz entre nosotros”. Si no, “no es posible”.

Reconoció que tenemos diferencias, pero deseamos ser “una diversidad reconciliada” y precisó que “esta frase no es mía, es de un hermano luterano”. Añadió que “hemos venido a pedir que el Espíritu Santo venga sobre nosotros” para “predicarlo en las calles del mundo”.

Indicó que hace 50 años nació “¿una a institución? ¿Una organización?”. “No, nació una corriente de gracia, de la Renovación carismática católica. Una obra que nació ecuménica”, aseguró.

Donde los cristianos eran martirizados

Recordó que allí en el Circo Máximo, “fueron martirizados tantos cristianos, como diversión”. Y que nos une el ecumenismo de la sangre, “nos une el testimonio de nuestros mártires de hoy”, recordando que los hay más que en los tiempos pasados.

Señaló además que “el Espíritu nos quiere en camino”, que Renovación “es una corriente de gracia, sin estatutos ni fundadores”, que comprende muchas obras humanas inspirada por el Espíritu Santo, y aseguró que “no se puede cerrar al Espíritu Santo en una jaula”.

Ahora, “los 50 años son un momento de reflexión”, dijo, y deseó que la Renovación carismática católica sea un “lugar privilegiado” para ir hacia la unidad, y precisó que “nadie es el patrón, todos somos siervos de esta corriente de gracia”.

Un modo de rezar que “está en las Escrituras”

Puede ser que a alguien no le guste este modo de rezar, pero está en las escrituras”, dijo.

Y recordó tres cosas: “Bautismo en el Espíritu Santo, alabanza y ayuda a los necesitados”.

Les agradeció también porque los servicios de caridad de las diversas corrientes empiezan a unificarse, “como les había pedido hace dos años atrás”.

“Gracias por lo que le dieron a la Iglesia en estos 50 años, la Iglesia cuenta con ustedes”, dijo. Y concluyó: “Servir a los más pobres, esto la Iglesia y el Papa lo esperan del movimiento carismático católico y de todos, todos, todos, los que entraron en esta corriente de gracia”.

Vigilia de oración por Pentecostés con el Papa Francisco, el sábado 3 de junio por la tarde en el Circo Máximo (3 horas 50 minutos)

http://www.religionenlibertad.com/papa-vigilia-pentecostes-modo-rezar-57227.htm

 


Papa Francisco a los carismáticos: “La Renovación es una gracia para la Iglesia. El fundamento de la Renovación es adorar a Dios”

mayo 7, 2017

.

Todos los presentes en el estadio rezaron extendiendo sus manos por el Papa Francisco que permaneció arrodillado durante toda la oración

.

Papa Francisco con 50.000 carismáticos en Roma: “La Renovación es una gracia para la Iglesia. El fundamento de la Renovación es adorar a Dios”

.

“¿Qué espera el Papa de vosotros? La conversión al amor de Jesús, que cambia la vida. Compartid con todos la gracia del bautismo. Espero de vosotros una evangelización con la Palabra de Dios, anunciando que Jesús está vivo. Que deis testimonio del ecumenismo espiritual. Que permanezcáis unidos en el amor, en la oración al Espíritu.

Recordad que la Renovación se alegra de lo que el Espíritu realiza en otras iglesias. Acercaos a los pobres y a los necesitados, para tocar, en su carne, la carne herida de Jesús. Buscad la unidad de la Renovación, porque viene del Espíritu. Las divisiones vienen del demonio. Huid de las luchas internas. Que no las haya entre vosotros”

de junio de 2014.- (Radio Vaticano Camino Católico)  En una tarde de domingo primaveral, el 1 de junio de 2014, Solemnidad de la Ascensión del Señor, el Papa Francisco llegó al Estadio Olímpico de Roma, repleto y lleno de entusiasmo. Allí más de 50 mil personas llegadas desde 52 países le recibieron cantando, aplaudiendo y agitando pañuelos, al son de “Hosanna en el Cielo…”.

Es la primera vez en la historia que un Pontífice ha visitado este lugar y lo ha hecho para encontrarse con los miembros del movimiento Renovación Carismática Católica, que realiza su 37ª Asamblea Nacional. Este ha sido el momento más importante del congreso que realizan hoy domingo 1 y este lunes 2 de junio, y que lleva por lema “¡Convertíos! ¡Creed! ¡Recibid el Espíritu Santo!”

“Un encuentro que concluyó con un llamamiento del Santo Padre: Hermanos y hermanas -dijo el Papa Francisco antes de dar la bendición apostólica- acuérdense:

Adoren a Dios nuestro Señor, es este el fundamento, busquen la santidad en la nueva vida del Espíritu Santo. Eviten la excesiva organización, salgan a evangelizar por las calles, acuérdense que la Iglesia nació en salida esa mañana de Pentecostés. Acérquense a los pobres y toquen en ellos la carne herida de Jesús. Por favor no enjaulen al Espíritu Santo”. 

Apenas el Santo Padre entró en el principal estadio deportivo de Roma, Salvatore Martínez, presidente de la RCC en Italia, propuso cambiar los ‘¡Viva Francisco!’, -que al Papa no le gustan- por ¡viva Jesús el Señor! Canto que el Papa se animó también a entonar.

“Aquí no están ni los seguidores de la Lazio, ni de la Roma, ni  del San Lorenzo, aquí somos todos seguidores de Jesús. Y nuestro entrenador es usted”, añadió Martínez.

El presidente italiano de la RCC recordó que “el año pasado cuando le anuncié que íbamos al Estadio Olímpico, usted me dijo ‘yo voy’ y ha cumplido su palabra”. Por otro lado ha señalado que “nacimos con Pablo VI, crecimos con Juan Pablo II y ahora nos encontramos con usted aquí”.

Finalmente agradeció al Papa su presencia:  “La Renovación está unida en torno a usted, Santo Padre. Estamos aquí para rezar con usted. Este es un cenáculo a cielo abierto. Rece por nosotros, sobre nosotros y nosotros rezaremos por usted. Invoquemos al Espíritu Santo”

Y comenzó un momento de intercesión, el Santo Padre por el pueblo y el pueblo por el Santo Padre. Recogidos en profunda oración, hubo unos instantes de oración en lenguas, don característico de este movimiento.

Testimonio de un Sacerdote

Luego se proclamó la lectura de los Hechos de los Apóstoles del día de Pentecostés. Y empezaron los testimonios con el de un sacerdote. “Soy uno de los 1.000 sacerdotes que estamos aquí. En la renovación he descubierto la comunidad. Queremos ser el rostro joven y misericordioso de la Esposa de Cristo”.

El Papa habla a los sacerdotes

“Os pido una sola cosa: cercanía. Cercanía a Cristo en la oración y en la adoración. Y cercanía a la gente, al pueblo de Dios que os está confiado. Amad a vuestra gente. Sed cercanos a la gente”.

Testimonio de un joven

“El Espíritu Santo nos ha cambiado la vida. Nuestra vida ha cambiado. Somos felices con Jesús. Te pedimos que nos confirmes en la fe, para que seamos fieles al Señor”.

Palabras del Papa a los jóvenes

“Sería triste que un joven guardase su juventud en una caja fuerte. No serviría para nada. La juventud es para arriesgarla bien y con esperanza. La juventud es para darla. Para que los demás conozcan al señor. Seguid adelante”.

Testimonio de una familia

“Estamos aquí, con nuestros hijos. La Renovación ha sido, para nosotros, el redescubrimiento de la belleza de la familia. Para educar cristianamente a nuestros hijos. Una fuerza que nos sostiene y nos ayuda a superar el mal”

Palabras del Papa a las familias

“Las familias son la Iglesia doméstica, en las que Jesús crece en amor. Por eso, el demonio ataca tanto a la familia e intenta destruirla. Los esposos son pecadores como todos, pero siguen adelante en la fe. Que el Señor bendiga a la familia y la haga fuerte en esta crisis en la que el diablo quiere destruirla”.

Testimonio de una discapacitada

“Soy una ciega pero me gustaría decir a todos que mi luz es Jesús, que camina conmigo. Esta gran familia me hace experimentar a Jesús todos los días. ¡Qué gran fuerza es la fraternidad cuando se vive.”

Palabras del Papa a los que sufren

“A los que sufren, son únicos en el sufrimiento de Cristo. Imitan a Jesús en el momento difícil de la cruz. Llevan el sufrimiento por toda la Iglesia. Muchas gracias, hermanos y hermanas. Gracias por aceptar estar unidos en el sufrimiento. Gracias por la esperanza que testimoniáis, por la esperanza que os lleva adelante, buscando la caricia de Jesús”.

Faltan los abuelos, los ancianos, que son la seguridad de nuestra fe. Cuando María y José llevaron a Jesús al templo, el Evangelio dice que fueron conducidos por el Espíritu Santo. Los jóvenes deben cumplir la ley. Los ancianos, como el buen vino, tienen la libertad del Espíritu Santo”.

“Y así, Simeón, el valiente, alababa a Dios, impulsado por el Espíritu. Los ancianos son nuestra sabiduría, son la sabiduría de la Iglesia. Aquella anciana, Ana, hizo una cosa extraordinaria: canonizó las murmuraciones. Iba por ahí diciendo: Esto es lo que nos salvará. Son nuestra fuerza y nuestra salvación. Que el señor nos dé siempre ancianos sabios, la memoria de nuestro pueblo, la memoria de la Iglesia y el sentido de la alegría”.

El Papa reza por todos los presentes en el estadio

El presidente de la RCC, Salvatore Martinez dice: “Nos ponemos de rodillas. Rece por nosotros”. Y todo el estadio se pone de rodillas.

La oración del Papa

“Señor, mira a tu pueblo que espera el Espíritu Santo, mira a los jóvenes, a las familias, a los niños, a los enfermos, a los sacerdotes, a los consagrados, a nosotros los obispos, mira a todos. Concédenos la santa ebriedad del Espíritu, la que hace hablar todos los idiomas, de la caridad, siempre cerca de los hermanos y hermanas que tienen necesidad de nosotros.

Enséñanos a no luchar entre nosotros para tener un poco más de poder, a amar más a la Iglesia que es nuestro partido, enséñanos a tener el corazón abierto para recibir el Espíritu. Envía tu espíritu sobre nosotros. Amén”

Y cantan el Aleluya, amén.

.

Discurso final del Papa

Os doy las gracias por vuestra acogida. Me gusta mucho el canto “Vive Jesús, el Señor”. Cuando celebraba en Buenos Aires con la Renovación, cantábamos ese canto, que hoy ha sonado también. Me he sentido en casa.

Gracias a la Renovación Carismática por propiciar este encuentro con vosotros. Sois una corriente de gracia en la Iglesia y para la Iglesia. Habéis recibido el gran don de la diversidad de carismas al servicio de la Iglesia.

Cuando pienso en vosotros, pienso en una gran orquesta, en la que todos los instrumentos son necesarios para la armonía de la pieza musical. Nadie en la Renovación puede pensar que es más importante ni más grande que los demás. Cuando alguno de vosotros se cree más importante o más grande que los demás comienza la peste.

Nadie puede decir: Yo soy el jefe’. Tenéis un solo jefe: el Señor Jesús. Repetid conmigo: ¿Quién es el jefe de la Renovación? El Señor Jesús.

En los primeros años no me gustaban mucho los carismáticos. Decía de vosotros: parecen una escuela de samba. No compartía sus nuevas formas de rezar… Después comencé a conoceros y comprendí que la Renovación es una gracia para la Iglesia.

Pocos meses antes de participar en el cónclave, fui nombrado por la conferencia episcopal asistente espiritual de la Renovación carismática en Argentina.

La Renovación es una gran fuerza al servicio del Evangelio. ¿Lleváis todavía hoy con vosotros el Nuevo Testamento? Llevad siempre en el bolsillo la Palabra de Dios. No perdáis la libertad que el Espíritu os ha dado.

El peligro para la Renovación, como dice el padre Raniero, es el de la excesiva organización. No perdáis la gracia de dejar que Dios sea Dios. Que Él nos guíe, nos impulse y nos aliente…

Otro peligro es el convertirnos en controladores de la gracia de Dios. Sois dispensadores de la gracia de Dios, no controladores. No seáis aduana del Espíritu Santo.

Evangelización, ecumenismo espiritual, los pobres y acogida de los marginados, y todo esto sobre la base de la adoración. El fundamento de la Renovación es adorar a Dios.

¿Qué espera el Papa de vosotros? La conversión al amor de Jesús, que cambia la vida. Compartid con todos la gracia del bautismo. Espero de vosotros una evangelización con la Palabra de Dios, anunciando que Jesús está vivo. Que deis testimonio del ecumenismo espiritual. Que permanezcáis unidos en el amor, en la oración al Espíritu.

Recordad que la Renovación se alegra de lo que el Espíritu realiza en otras iglesias. Acercaos a los pobres y a los necesitados, para tocar, en su carne, la carne herida de Jesús. Buscad la unidad de la Renovación, porque viene del Espíritu. Las divisiones vienen del demonio. Huid de las luchas internas. Que no las haya entre vosotros.

Recordad: adorar a Dios el Señor. Este es el fundamento. Buscad la santidad. Sed dispensadores de la gracia de Dios. Salid a las calles a evangelizar. La Iglesia nació en salida en Pentecostés. Acercaros a los pobres y tocad la carne herida de Jesús. Dejaos guiar por el Espíritu Santo. Buscad la unidad, que viene de la Trinidad. Gracias.

Papa Francisco

.

Finalmente, el Papa Francisco agradeció también a quienes están organizando el gran jubileo del 2017, e indicó, adelantando: “Espero celebrarlo en la plaza de san Pedro”.

Al concluir sus palabras, toda la asamblea ha rezado por el Santo Padre, quien de rodillas ha recibido esta intercesión por él. Todo el estadio en pie y con los brazos extendidos hacia Francisco ha orado pidiendo su bendición. Además, le han entregado como regalo una Virgen de las manos alzadas, hecha por detenidos en las cárceles que se están reinsertando.

Para finalizar, se ha bailado un flash mob. Guiados por un grupo de jóvenes desde el palco, todo el Estadio ha bailado ¡Jesús es el Señor, Aleluya!

http://www.caminocatolico.org/home/papa-francisco/12390-live-ahora-en-directo-el-papa-francisco-con-la-renovacion-carismatica-en-el-estadio-olimpico-de-roma

 

 


A %d blogueros les gusta esto: