Las cuestiones internacionales más importantes de 2018 para Papa Francisco

enero 8, 2018

.

Las cuestiones internacionales más importantes de 2018 para el Papa Francisco

.

Las cuestiones internacionales más importantes de 2018 para Papa Francisco

En su discurso al Cuerpo Diplomático marca las claves de este año. Estos fueron los temas

Por Álvaro Real

.

Papa Francisco celebró su tradicional encuentro de comienzo de año con el Cuerpo Diplomático: “me da la oportunidad de expresaros personalmente los mejores deseos para el año que acaba de comenzar y manifestar mi cercanía y mi afecto a los pueblos que representáis”.

En un largo discurso el Papa Francisco agradeció las “relaciones fructíferas y constantes que mantenéis con la Secretaría de Estado y con los demás Dicasterios de la Curia Romana, como muestra del interés de la Comunidad Internacional por la misión de la Santa Sede y por el compromiso de la Iglesia Católica en vuestros respectivos países”.

Estos fueron los temas más importantes abordados por el Pontífice:

Viajes del Papa en 2017

Papa Francisco comenzó su discurso recordando los viajes apostólicos a Egipto, Portugal, Colombia, Myanmar y Bangladesh.

“A Portugal fui como peregrino, cuando se cumplía el centenario de las apariciones de la Virgen en Fátima, para celebrar la canonización de los pastorcitos Jacinta y Francisco Marto. Allí pude constatar la fe llena de entusiasmo y alegría que la Virgen María suscitó en muchos de los peregrinos venidos para dicha ocasión”.

“También en Egipto, Myanmar y Bangladesh pude reunirme con las comunidades cristianas locales que, aunque numéricamente escasas, son dignas de aprecio por su contribución al desarrollo y a la convivencia civil de sus respectivos países. No faltaron los encuentros con los representantes de otras religiones, demostrando cómo las particularidades de cada una no son un obstáculo para el diálogo, sino la savia que lo alimenta con el deseo común de conocer la verdad y practicar la justicia”

“En Colombia deseé bendecir los esfuerzos y la valentía de ese amado pueblo, marcado por un vivo anhelo de paz tras más de medio siglo de conflicto interno”.

Centenario del Final de la Primera Guerra Mundial

Papa Francisco recordó la Gran Guerra y explicó que se pueden sacar dos advertencias: “La primera advertencia es que ganar no significa nunca humillar al rival derrotado. La paz no se construye como la afirmación del poder del vencedor sobre el vencido. Lo que disuade de futuras agresiones no es la ley del temor, sino la fuerza de la serena sensatez que estimula el diálogo y la comprensión mutua para sanar las diferencias”.

“De aquí se deriva la segunda advertencia: la paz se consolida cuando las naciones se confrontan en un clima de igualdad. Lo intuyó hace un siglo —un día como hoy— el Presidente estadounidense Thomas Woodrow Wilson, cuando propuso la creación de una Asociación general de las naciones destinada a promover para todos los Estados indistintamente, grandes y pequeños, mutuas garantías de independencia e integridad territorial. Así se pusieron las bases de la diplomacia multilateral, que a lo largo de los años ha ido adquiriendo un papel y una influencia cada vez mayor en toda la comunidad internacional”.

Naciones Unidas

“Para la Santa Sede hablar de derechos humanos significa, ante todo, proponer la centralidad de la dignidad de la persona, en cuanto que ha sido querida y creada por Dios a su imagen y semejanza. El mismo Señor Jesús, curando al leproso, devolviendo la vista al ciego, deteniéndose con el publicano, perdonando la vida a la adúltera e invitando a preocuparse del caminante herido, nos ha hecho comprender que todo ser humano, independientemente de su condición física, espiritual o social, merece respeto y consideración. Desde una perspectiva cristiana hay una significativa relación entre el mensaje evangélico y el reconocimiento de los derechos humanos, según el espíritu de los redactores de la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Los Nuevos Derechos

“Sin embargo, conviene constatar que, a lo largo de los años, sobre todo a raíz de las agitaciones sociales del «sesenta y ocho», la interpretación de algunos derechos ha ido progresivamente cambiando, incluyendo una multiplicidad de «nuevos derechos», no pocas veces en contraposición entre ellos”.

“Está también el peligro —en cierto sentido paradójico— de que, en nombre de los mismos derechos humanos, se vengan a instaurar formas modernas de colonización ideológica de los más fuertes y los más ricos en detrimento de los más pobres y los más débiles. Al mismo tiempo, es bueno tener presente que las tradiciones de cada pueblo no pueden ser invocadas como un pretexto para dejar de respetar los derechos fundamentales enunciados por la Declaración Universal de los Derechos Humanos”.

Derecho a la Vida

“Después de setenta años, duele constatar cómo muchos derechos fundamentales están siendo todavía hoy pisoteados. El primero entre todos el derecho a la vida, a la libertad y a la inviolabilidad de toda persona humana[9]. No son menoscabados sólo por la guerra o la violencia. En nuestro tiempo, hay formas más sutiles: pienso sobre todo en los niños inocentes, descartados antes de nacer; no deseados, a veces sólo porque están enfermos o con malformaciones o por el egoísmo de los adultos. Pienso en los ancianos, también ellos tantas veces descartados, sobre todo si están enfermos, porque se les considera un peso. Pienso en las mujeres, que a menudo sufren violencias y vejaciones también en el seno de las propias familias. Pienso también en los que son víctimas de la trata de personas, que viola la prohibición de cualquier forma de esclavitud. ¿Cuántas personas, que huyen especialmente de la pobreza y de la guerra, son objeto de este comercio perpetrado por sujetos sin escrúpulos?”

Derecho a la salud de la persona y sus familias

“Es importante unir los esfuerzos para que se adopten políticas que garanticen, a precios accesibles, el suministro de medicamentos esenciales para la supervivencia de las personas más necesitadas, sin descuidar la investigación y el desarrollo de tratamientos que, aunque no sean económicamente relevantes para el mercado, son determinantes para salvar vidas humanas”.

La paz y el desarme

“El desarme completo y el desarrollo integral están estrechamente relacionados entre sí. Por otra parte, la búsqueda de la paz como condición previa para el desarrollo implica combatir la injusticia y erradicar, de manera no violenta, la causa de las discordias que conducen a las guerras. La proliferación de armas agrava ciertamente las situaciones de conflicto y supone grandes costes en términos materiales y de vidas humanas que socavan el desarrollo y la búsqueda de una paz duradera”.

“La Santa Sede reitera la profunda «convicción de que las diferencias que eventualmente surjan entre los pueblos deben resolverse no con las armas, sino por medio de negociaciones». Por otra parte, precisamente la continua producción de armas cada vez más sofisticadas y «perfeccionadas», y la persistencia de numerosos focos de conflicto —que en varias ocasiones he calificado como la «tercera guerra mundial a trozos»— nos lleva a repetir con fuerza las palabras de mi santo predecesor: «En nuestra época, que se jacta de poseer la energía atómica, resulta un absurdo sostener que la guerra es un medio apto para resarcir el derecho violado. […] Cabe esperar que los pueblos, por medio de relaciones y contactos institucionalizados, lleguen a conocer mejor los vínculos sociales con que la naturaleza humana los une entre sí y a comprender con claridad creciente que entre los principales deberes de la común naturaleza humana hay que colocar el de las relaciones individuales e internacionales que obedezcan al amor y no al temor, porque ante todo es propio del amor llevar a los hombres a una sincera y múltiple colaboración material y espiritual, de la que tantos bienes pueden derivarse para ellos».

Corea

“En esta perspectiva, es primordial que se pueda sostener todo esfuerzo de diálogo en la península coreana, con el fin de encontrar nuevas vías para que se superen las actuales confrontaciones, aumente la confianza mutua y se asegure un futuro de paz al pueblo coreano y al mundo entero”.

Siria

“También es importante que continúen las distintas iniciativas de paz a favor de Siria en un clima propositivo de creciente confianza entre las partes, para que se logre poner fin, de una vez para siempre, al largo conflicto que ha afectado a todo el país y que ha causado enormes sufrimientos. El deseo de todos es que, después de tanta destrucción, llegue el tiempo de la reconstrucción. Pero más que construir edificios es necesario reconstruir los corazones, volver a tejer la tela de la confianza mutua, premisa imprescindible para el crecimiento de cualquier sociedad”.

Irak, Yemen, Afganistán

“La voluntad de diálogo es necesaria también en el amado Irak, para que los distintos elementos étnicos y religiosos vuelvan a encontrar el camino de la reconciliación, la convivencia y la colaboración pacífica, así también en el Yemen y en otras partes de la región, igual que en Afganistán”.

Israel y Palestina

“La Santa Sede expresa su dolor por los que han perdido la vida en los recientes enfrentamientos y renueva su llamamiento a ponderar toda iniciativa para que se evite exacerbar las contradicciones, e invita a un compromiso por parte de todos para que se respete, en conformidad con las resoluciones pertinentes de las Naciones Unidas, el status quo de Jerusalén, ciudad sagrada para cristianos, judíos y musulmanes. Setenta años de enfrentamientos obliga a que se encuentre una solución política que permita la presencia en la región de dos Estados independientes dentro de las fronteras internacionalmente reconocidas. A pesar de las dificultades, la voluntad de dialogar y de reanudar las negociaciones sigue siendo la vía maestra para llegar finalmente a una coexistencia pacífica de los dos pueblos”.

Venezuela

“También dentro de contextos nacionales, la apertura y la disponibilidad del encuentro son esenciales. Pienso especialmente en la querida Venezuela, que está atravesando una crisis política y humanitaria cada vez más dramática y sin precedentes. La Santa Sede, mientras que exhorta a responder sin demora a las necesidades primarias de la población, desea que se creen las condiciones para que las elecciones previstas durante el año en curso logren dar inicio a la solución de los conflictos existentes, y se pueda mirar al futuro con renovada serenidad”.

Africa

“Que la Comunidad internacional no olvide tampoco el sufrimiento en tantas partes del Continente africano, especialmente en Sudán del Sur, en la República Democrática del Congo, en Somalia, en Nigeria y en la República Centroafricana, en las que el derecho a la vida está amenazado por el abuso indiscriminado de los recursos, por el terrorismo, la proliferación de grupos armados y por los conflictos que perduran. No basta con indignarse ante tanta violencia. Es necesario más bien que cada uno en su ámbito propio se esfuerce activamente por remover las causas de la miseria y construir puentes de fraternidad, premisa fundamental para un auténtico desarrollo humano”.

Ucrania

“También en Ucrania es urgente que haya un compromiso común para reconstruir puentes. El año apenas terminado ha cosechado nuevas víctimas en el conflicto que aflige al país, y sigue produciendo gran sufrimiento a la población, en particular a las familias que habitan en las zonas afectadas por la guerra y que han perdido a sus seres queridos, con frecuencia ancianos y niños”.

El derecho a formar una familia

“Quisiera dedicar un recuerdo especial precisamente a las familias. El derecho a formar una familia, en cuanto «elemento natural y fundamental de la sociedad y [que] tiene derecho a la protección de la sociedad y del Estado»[15], está reconocido efectivamente por la misma Declaración de 1948. Por desgracia, se sabe que la familia, especialmente en Occidente, está considerada como una institución superada. Frente a la estabilidad de un proyecto definitivo, hoy se prefieren vínculos fugaces. Pero una casa construida sobre la arena de los vínculos frágiles e inconstantes no se mantiene en pie. Se necesita más bien la roca, sobre la que se establecen cimientos sólidos. Y la roca es precisamente esa comunión de amor, fiel e indisoluble, que une al hombre y a la mujer, una comunión que tiene una belleza austera y sencilla, un carácter sagrado e inviolable y una función natural en el orden social”.

“Considero por eso urgente que se lleven a cabo políticas concretas que ayuden a las familias, de las que por otra parte depende el futuro y el desarrollo de los Estados. Sin ellas, de hecho, no se pueden construir sociedades que sean capaces de hacer frente a los desafíos del futuro. El desinterés por las familias trae además otra dramática consecuencia —especialmente actual en algunas regiones— como es la caída de la natalidad. Estamos ante un verdadero invierno demográfico. Esto es un signo de sociedades que tienen dificultad para afrontar los desafíos del presente y que, volviéndose cada vez más temerosas con respecto al futuro, terminan por encerrarse en sí mismas”.

Migraciones y Refugiados

“Hoy se habla mucho de migrantes y migraciones, en ocasiones sólo para suscitar miedos ancestrales. No hay que olvidar que las migraciones han existido siempre. En la tradición judeo-cristiana, la historia de la salvación es esencialmente una historia de migraciones. Tampoco hay que olvidar que la libertad de movimiento, como la de dejar el propio país y de volver a él, pertenece a los derechos humanos fundamentales[17]. Es necesario por tanto salir de una extendida retórica sobre el tema y partir de la consideración esencial de que ante nosotros se encuentran sobre todo personas”.

“El ejercicio de la virtud de la prudencia es necesaria para que los gobernantes sepan acoger, promover, proteger e integrar, estableciendo medidas prácticas que, “respetando el recto orden de los valores, ofrezcan al ciudadano la prosperidad material y al mismo tiempo los bienes del espíritu” (Pacem in terris, 57). Tienen una responsabilidad concreta con respecto a sus comunidades, a las que deben garantizar los derechos que les corresponden en justicia y un desarrollo armónico, para no ser como el constructor necio que hizo mal sus cálculos y no consiguió terminar la torre que había comenzado a construir (cf. Lc 14, 28-30)»[18].

Derecho a la libertad de pensamiento, conciencia y religión

“Se sabe por desgracia que el derecho a la libertad religiosa, a menudo, no se respeta y la religión con frecuencia se convierte en un motivo para justificar ideológicamente nuevas formas de extremismo o un pretexto para la exclusión social, e incluso para la persecución en diversas formas de los creyentes. La condición para construir sociedades inclusivas está en una comprensión integral de la persona humana, que se siente verdaderamente acogida cuando se le reconocen y aceptan todas las dimensiones que conforman su identidad, incluida la religiosa”.

Derecho al trabajo

“No hay paz ni desarrollo si el hombre se ve privado de la posibilidad de contribuir personalmente, a través de su trabajo, en la construcción del bien común. En cambio, es triste ver cómo el trabajo en muchas partes del mundo es un bien escaso. Hay pocas oportunidades para encontrar trabajo, especialmente para los jóvenes. Con frecuencia resulta fácil perderlo, no sólo por las consecuencias de la alternancia de los ciclos económicos, sino también por el recurso progresivo a tecnologías y maquinarias cada vez más perfectas y precisas que reemplazan al hombre. Y aunque, por un lado, hay una distribución desigual de las oportunidades de trabajo, por el otro, existe una tendencia a exigir a los trabajadores ritmos cada vez más estresantes. Las exigencias del beneficio, dictadas por la globalización, han llevado a una reducción progresiva de los tiempos y días de descanso, perdiéndose así una dimensión fundamental de la vida —el descanso—, que sirve para regenerar a la persona tanto física como espiritualmente. Dios mismo reposó el séptimo día: lo bendijo y lo consagró, «porque en él descansó de toda la obra que Dios había hecho cuando creó» (Gn 2,3). En el sucederse de fatiga y sosiego, el hombre participa en la «santificación del tiempo» realizada por Dios y ennoblece su trabajo, liberándolo de la dinámica repetitiva de una vida cotidiana árida que no conoce descanso”.

Cuidado de la Tierra

“Entre los deberes particularmente urgentes en la actualidad se encuentra el cuidado de nuestra Tierra. Sabemos que la naturaleza puede ser cruenta, incluso cuando no es responsabilidad del hombre. Lo hemos visto el año pasado con los terremotos que han golpeado en distintos lugares de la tierra, especialmente en los últimos meses en México e Irán, provocando numerosas víctimas, así como con la fuerza de los huracanes que han afectado a varios países del Caribe alcanzando las costas estadounidenses, y que, aún más recientemente, han golpeado Filipinas. Sin embargo, no debemos olvidar que hay también una responsabilidad primaria del hombre en la interacción con la naturaleza. El cambio climático, con el aumento global de las temperaturas y los efectos devastadores que conlleva, es también una consecuencia de la acción del hombre. Por lo tanto, es necesario afrontar, con un esfuerzo colectivo, la responsabilidad de dejar a las generaciones siguientes una Tierra más bella y habitable, trabajando a la luz de los compromisos acordados en París en 2015, para reducir las emisiones a la atmósfera de gases nocivos y perjudiciales para la salud humana”.

Las cuestiones internacionales más importantes de 2018 para Papa Francisco

Anuncios

Los 10 acontecimientos más importantes del año 2017

diciembre 29, 2017

.

Los diez acontecimientos más importantes del año 2017 que termina

.

Esto fue lo que ocurrió este año que termina

Por Salvador Aragonés

.

1.- El 20 de enero de 2017, el multimillonario republicano Donald Trump, de 70 años, inició su presidencia en Estados Unidos, tras ganar las elecciones con el lema “Estados Unidos primero”, pero las acusaciones de connivencia con Rusia ensombrecen su primer año de mandato y siguen causándole dolores de cabeza. Su equipo se ha visto removido en varios de sus principales exponentes.

Trump ha emprendido la tarea de deshacer algunas reformas de su predecesor, Barack Obama, abandonando o amenazando con abandonar varios acuerdos internacionales (libre comercio, cambio climático, inmigración, salud, desnuclearización de Irán…).

A golpe de mensajes en Twitter y enfrentándose a los medios de comunicación, Trump gobierna el país más rico y poderoso del mundo.

2.- El cambio geoestratégico del Oriente Medio. El presidente de Rusia, Vladimir Putin, y el de Siria, Bashar al Assad, han anunciado el fin de la guerra en Siria, que llevaba ya seis años, con millones de refugiados dispersos por Europa y países musulmanes.

También fue anunciado el fin del poder territorial del Estado Islámico, que mantenía el terrorismo vivo a nivel mundial, aunque sigue teniendo bolsas de poder en el mundo. Según ha informado el Kremlin, Putin aseguró ante Asad que la operación militar contra “el terrorismo” en Siria acaba y es el momento de empezar a hablar de “procesos políticos”.

Donald Trump viajó a Arabia Saudí donde estrechó más los lazos que les unen y prometió ayuda militar norteamericana. Por otro lado, Riad y sus aliados rompieron sus relaciones con Catar, acusando al país de apoyar a grupos de islamistas radicales y de estar políticamente demasiado cerca de su enemigo regional, Irán. Arabia Saudita e Irán mantienen su propio enfrentamiento en territorio del Yemen.

3.- Reconocimiento de Jerusalén como capital de Israel por parte de Estados Unidos. La noticia, anunciada el mes de diciembre, generó una ola de protestas en los países musulmanes, en la ONU, en la Unión Europea. Trump perdió varias votaciones, entre ellas la del Consejo de Seguridad de la ONU.

Tanto Europa (UE) como Rusia, China y el Vaticano, además de los países árabes, quieren que Jerusalén sea una ciudad internacional y no debe ser gobernada por ninguna de las tres religiones monoteístas (israelitas, musulmanes y cristianos).

4.- Corea del Norte.- El 3 de septiembre, Corea del Norte efectuó un nuevo ensayo nuclear, el más potente hasta la fecha. A finales de noviembre, el dirigente Kim Jong-Un declaró que su país alcanzó la meta de convertirse en una potencia nuclear tras haber probado con éxito un nuevo tipo de misil capaz de golpear en cualquier lugar de Estados Unidos.

Donald Trump amenazó con “destruir totalmente” Corea del Norte en caso de ataque. Japón se está armando ante el peligro norcoreano.

5.- Elecciones en Europa (Francia, España, Holanda y Alemania). Las elecciones en varios países europeos han alejado el fantasma del populismo de extrema derecha, por el momento, y en España el de extrema izquierda, aunque en este país se ha mantenido estable el nacionalismo en regiones periféricas, como Cataluña y País Vasco.

La sorpresa europea fue la gran victoria electoral de un recién llegado a la política en Francia, Emmanuel Macron, muy partidario de más unión y cohesión europeas. Al terminar el año Alemania todavía no había conseguido formar gobierno después de casi cuatro meses de la celebración de los comicios.

6.- Elecciones en América Latina (Chile, Venezuela, Honduras, Ecuador).- Los resultados electorales han sido dispares. En Honduras, aunque por una diferencia muy pequeña (51.000 votos), fue reelegido presidente Juan Orlando Hernández, del Partido Nacional.

En Ecuador salió elegido el delfín del presidente Rafael Correa, Lenin Moreno, y en Chile ha sido elegido de nuevo Sebastián Piñera, que sucede a la socialista, Michelle Bachelet. Se observa un giro a la derecha en el cono sur, pues en Argentina y Chile gobiernan los partidos de derecha.

7.- Viaje del Papa Francisco a Myanmar, y Bangla Des. El papa Francisco ha seguido visitando países “periféricos” donde la religión cristiana es minoritaria, y donde la paz y los derechos humanos han sido o son conculcados. Al mismo tiempo que ha mantenido conversaciones con las religiones asiáticas no cristianas, como el budismo.

El viaje ha supuesto un empuje grande a las iglesias católicas de aquellos países. Este es el caso de su viaje a Birmania y Bangla Des, donde abordó las relaciones con los budistas (religión muy mayoritaria en Birmania) y la fuerte defensa de una minoría que se encuentra excluida del mundo: los rohinyas, un pueblo musulmán que carece de nacionalidad y que malvive al sur de las fronteras entre Birmania y Bangla Des.

8.- Venezuela.- La crisis política, económica y social que azota al país caribeño siguió con toda crudeza el año 2017. El presidente Nicolás Maduro convocó un referéndum para una Asamblea Constituyente con todos los poderes, pero no ha tenido el respaldo de la mayoría de las cancillerías del mundo, ni de la oposición de su país.

La lucha sin cuartel entre gobierno y oposición democrática siguen sin que los esfuerzos, tanto de los otros países americanos y del mismo papa Francisco, tuvieran resultado. Las espadas siguen en alto. Varias agencias de calificación han declarado la quiebra parcial de Venezuela.

9.- Terrorismo.- Durante el año 2017 tuvieron lugar centenares de atentados terroristas básicamente en las zonas árabes del Oriente Medio, pero también afectaron a Estados Unidos, España, Gran Bretaña, Francia, en África Central y en Australia.

El número de muertos aproximado es de 7.169. El atentado más mortífero fue en Somalia (África Oriental) con 512 muertos. Los autores de tantos atentados son en su gran mayoría organizaciones armadas islamistas muy radicalizadas.

10.- El acoso sexual. La condena al acoso sexual, muy fuerte en Estados Unidos, es social, no tanto judicial. Ha afectado como acosadores a actores, directores y productores de cine y de espectáculos, cocineros, periodistas de televisión, senadores, políticos y ejecutivos de empresas

“Solo el sí, quiere decir sí”, dijo el primer ministro de Suecia. Incluso hay ex presidentes de los Estados Unidos implicados: Bill Clinton, George W. Bush y el actual Donald Trump. En el ámbito judicial también han sido notables los juicios por acoso. Ha sido la portada del semanario Time como noticia del año.

Los 10 acontecimientos más importantes del año 2017


Papa Francisco: «Con los rohingya he llorado, y ellos también»

diciembre 3, 2017

.

En el encuentro con los periodistas durante el vuelo de regreso de Dacca a Roma, el Papa Francisco ha confesado que «con los rohingya he llorado, y ellos también».

.

En la reunión a puerta cerrada con el general birmano, «mi mensaje le ha llegado»

.

En el encuentro con los periodistas durante el vuelo de regreso de Dacca a Roma, el Papa Francisco ha confesado que «con los rohingya he llorado, y ellos también». Al término de un viaje a Birmania y Bangladés que tenía entre sus grandes objetivos ayudar a «la minoría religiosa más perseguida del mundo», el Santo Padre estaba seguro de que habrá resultados.

Francisco ha revelado que los 16 refugiados (12 hombres, dos mujeres y dos niñas) venidos de Cox’s Bazar, al principio «tenían miedo», porque no sabían lo que iba a pasar. Eran miembros de tres familias que probablemente seguirán llevando el miedo en el cuerpo durante mucho tiempo después de ver cómo el ejército birmano asesinaba a sus parientes y vecinos y a tantas personas desarmadas el pasado mes de agosto.

El Papa ha confesado que le hubiera gustado «ir a los campos de refugiados, pero no era posible», y optó por llamar a algunos de los que estaban en Cox’s Bazar, seleccionados por el gobierno y organizaciones humanitarias.

La reunión tuvo lugar el viernes, en el marco de un encuentro interreligioso que Francisco concluyó con una oración improvisada en la que pedía perdón a los rohingya -que tenía a su lado- por el mal que les había hecho el ejército birmano y «por la indiferencia del mundo».

El Papa ha revelado que, cuando terminaron de hablar con él, «les querían hacer bajar rápido del escenario. Ahí me enojé y dije muchas veces ‘respeto, basta’, y ellos se quedaron ahí. Y después de escucharles, sentí cosas adentro, y pensé ‘yo no puedo dejarles irse sin decir algo’. Pedí el micrófono y empecé a hablar. No recuerdo qué dije, creo que pedí perdón. En un momento yo lloraba, pero intentaba que no se viera. Y ellos también lloraban».

En todo caso, el encuentro le supo a poco pues «me hubiese gustado ir a los campos, pero no era posible» por falta de tiempo y dificultades logísticas en Cox’s Bazar.

El Papa está al corriente de las críticas a la consejera de Estado de Birmania, Aung San Suu Kyi por su aparente indiferencia ante el abuso de los militares -que ella no controla- contra los rohingya, pero advierte que «en Myanmar es difícil evaluar una crítica sin preguntarse si algo es posible, o de qué modo es posible».

Hay que tener en cuenta que la premio Nobel de la Paz se mueve en un terreno muy difícil bajo la amenaza continua de los militares, y que Birmania «se encuentra en una transición política, y las cosas se deben valorar en ese contexto».

«Siempre es bueno dialogar»

Francisco ha revelado que el encuentro privado con el general Min Aung Hlaing, comandante en jefe del ejército, el lunes nada más llegar a Rangún, tuvo lugar a petición del «hombre fuerte» que ha ordenado las matanzas y expulsiones.

Aunque algunos le aconsejaron que no lo recibiera, el Santo Padre opina que «siempre es bueno dialogar». Sin entrar en detalles del encuentro, ha revelado que «ha sido una buena conversación, y el mensaje ha llegado a su destino».

Después de haber utilizado en público la palabra «rohingya» en los últimos tres años, y denunciar enérgicamente su persecución, prefirió no hacerlo en el discurso oficial en Birmania «porque hubiera sido como dar con la puerta en las narices» a los militares y buena parte de la población birmana, perjudicando las posibilidades de interceder por los refugiados. Naturalmente, volvió a utilizar la palabra «rohingya» en Bangladés, justo en el encuentro con los refugiados.

Al cabo de una semana de viaje a Birmania y Bangladés, el Papa regresaba a Roma contento y esperanzado, pero sabiendo también que en terrenos tan complicados como este «es difícil dar pasos adelante», pero también «también es difícil dar pasos atrás, por la conciencia de la humanidad».

http://www.abc.es/sociedad/abci-papa-francisco-rohingya-llorado-y-ellos-tambien-201712031140_noticia.html

 


Irma termina su existencia dejando muerte, destrucción y enseñanza

septiembre 13, 2017

.

La fuerza de la naturaleza no distingue entre ricos y pobres

.

Irma termina su existencia dejando muerte, destrucción y enseñanza

La fuerza de la naturaleza no distingue entre ricos y pobres

Por Jaime Septién

.

Entre hoy miércoles y mañana jueves terminará su vida uno de los huracanes del Atlántico más peligrosos de la historia –al menos el más peligroso de la historia reciente— y que, a su paso por El Caribe y el sureste de Estados Unidos, dejó más de cincuenta personas muertas (quizá sean muchas más, pero no se sabrá nunca), daños por miles de millones de dólares y una enseñanza: que la fuerza de la naturaleza no distingue entre ricos y pobres y que si el mundo quiere enfrentar este tipo de catástrofes (muchos científicos apuntan al sobre calentamiento de las aguas del Atlántico como “combustible” de un ciclón tan violento como Irma o como Harvey), lo tendrá que hacer ya, y de forma conjunta.

Irma, rebajada a tormenta tropical pero con muchísima agua, se adentra en Estados Unidos, provocando inundaciones, además de en el norte de Florida, en los estados de Georgia, Alabama, Misisipi, Tennessee y Kentucky, de acuerdo con la última previsión del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos.

La mirada de este centro –y de millones de seres humanos—está ahora puesta en José, quien avanza hacia el este, y se mueve lento, a 7 kilómetros por hora, y produce vientos de 120 kilómetros por hora. Puede que se pierda en el Atlántico. O puede que no. Lo cierto es que no seguirá la trayectoria de Irma, según han dicho los científicos.

Uno de los países que tocó fuertemente –aún en categoría 4 de la escala Saffir-Simpson— fue Cuba, golpeado por Irma el domingo pasado. El Estado Mayor Nacional de la Defensa Civil de Cuba informó el lunes que al menos 10 personas habían muerto en las provincias de La Habana, Matanzas y Ciego de Ávila por el derrumbamiento de sus viviendas, inundaciones o la caída del tendido eléctrico, personas que se sumarían a los 35 muertos que dejó en Antigua, Barbuda y Puerto Rico, así como a la destrucción de islas y paraísos turísticos como San Martín o la zona de los cayos, en la Florida.

De nuevo, ricos y pobres: si en Barbuda se cargó al 90 por ciento de la infraestructura, en Estados Unidos, “la devastación que ha dejado el huracán Irma es mucho mayor, al menos en algunos lugares, de lo que nadie pensó”, escribió ayer martes el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en su cuenta de Twitter.

Entre los datos significativos que dejó el paso de Irma por las Antillas fue el hecho de que muchos europeos supieran que sus países (Francia, Holanda, Inglaterra, principalmente) tienen posesiones por ahí. Emmanuel Macron, presidente de Francia, llegó el martes a los territorios del Caribe francés azotados por el huracán y pudo comprobar los daños del meteoro.

“He visto la guerra y he visto desastres naturales, pero nunca nada como esto”, dijo por su parte el rey Guillermo de Holanda en su visita a San Martín. De acuerdo con un informe de la Organización Mundial de la Salud, cerca de 17.000 personas en el Caribe necesitan refugio inmediato.

Además, “las islas que sufrieron los mayores daños necesitan urgentemente nuevo personal médico para reemplazar a los que trabajan 24 horas al día desde el paso de Irma”, dice el informe.

La ciudad de Miami –que ordenó la mayor evacuación de su historia: casi 700.000 personas— vuelve poco a poco a la normalidad, aunque 5.5 millones de hogares en el Estado de Florida, principalmente en la costa oeste de la entidad, Fort Myers, Naples y Tampa, siguen sin luz eléctrica y en la zona de los cayos unas 10.000 personas que no pudieron ser evacuadas a tiempo, se están quedando sin alimentos ni gasolina para trasladarse.

Miami salió de la tragedia total porque Irma giró en su tránsito de Cuba hacia el noroeste, de lo contrario, los 100.000 millones de dólares que costaría, según firmas de seguros y de evaluación de daños, la reconstrucción de las áreas afectadas por Irma en Estados Unidos, serían el doble.

Por lo demás, los principales aeropuertos de Florida han reanudado el tráfico aéreo ayer martes después de tener que cerrar operaciones desde el viernes de la semana pasada, cancelando 12,500 vuelos. Tanto así que los residentes de Miami evacuados por el huracán Irma podrán regresar a sus hogares hoy miércoles a las ocho de la mañana, hora local, según informó un medio local (WLRN Public Media) en su cuenta de Twitter.

Las rutas y los puentes serán reabiertos y funcionará el tranvía de Miami Beach. Así mismo, el aeropuerto internacional José Martí de La Habana volvió ayer martes a normalizar sus operaciones después de permanecer tres días cerrado.

Según informa El País, Cáritas en el Caribe ha puesto en marcha una campaña intensa de solidaridad y ayuda a los damnificados por Irma. “En el caso de Cuba, La Española (Haití y República Dominicana) y Puerto Rico, la respuesta por parte de Cáritas de esos países comenzó a ponerse en marcha a principios de la semana pasada cuando, ante la inminente llegada del huracán Irma, se activaron, en estrecha coordinación con las autoridades de cada país, los dispositivos de prevención de daños y evacuación de la población civil de las zonas más expuestas”, dice el rotativo español.

Y agrega: “Los responsables de la red Cáritas en la región han señalado que las pérdidas de vida y los daños personales han sido mucho menores de lo previsto debido al buen funcionamiento de los planes de prevención”.

Nadie podría echar las campanas a vuelo. Todavía faltan dos meses para que concluya esta temporada de huracanes 2017. José merodea el Atlántico. Y vendrán varios más que podrían agravar las dificultades que pasan pueblos muy necesitados como los de Haití o los de las provincias de Camagüey y Ciego de Ávila, en el norte de Cuba.

Lo mismo que poblaciones tan ricas como la que se asienta en el condado de Miami-Dade, en Florida. Necesaria reflexión al final de la vida de Irma: todos necesitamos de todos. Y no hay muros que puedan dividir a los ricos de los pobres en una huracán como este.


Rueda de prensa del Papa Francisco en el avión regresando de su visita apostólica a Colombia

septiembre 11, 2017

.

El Papa Francisco en Rueda de prensa al regreso de su visita apostólica a Colombia

.

Francisco pidió la mediación de Naciones Unidas para Venezuela

“Si Donald Trump es ‘pro life’, debe defender la unidad de las familias”

“Se ven los efectos del cambio climático, y todos nosotros tenemos una responsabilidad”
Por Jesús Bastante, 11 de septiembre de 2017 Periodista Digital 
.

(Jesús Bastante).- El Papa Francisco ya se encuentra en Roma, tras un histórico e intenso viaje a Colombia. Pocos minutos antes de la una de la tarde, el vuelo de Avianca llegaba al aeropuerto de Ciampino. De ahí, el Pontífice se dirigió a Santa María la Mayor, como es habitual. Durante el vuelo, el Papa respondió a las preguntas de los corresponsales durante 38 minutos.

Venezuela, refugiados, Corea del Norte, el cambio climático o la polémica ley de Donald Trump contra los ‘dreamers’ fueron algunos de los temas abordados. También, el famoso “golpe” de Francisco contra la luna del papamóvil.

Creo que la Santa Sede ha hablado fuerte y claramente. Lo que dice el Presidente Maduro, que lo explique él. Yo no sé qué tiene en su mente, pero la Santa Sede ha hecho mucho enviando allí al grupo de trabajo de cuatro expresidentes. Ha enviado a un nuncio de primer nivel. Después ha hablado con personas, ha hablado públicamente“, expresó el Papa sobre sus palabras en el Angelus pidiendo el fin de la violencia en Venezuela.

“Parece que la cosa es muy difícil, y lo más doloroso es el problema humanitario, tanta gente que escapa o sufre. Debemos ayudar a resolverlo de todas maneras. Yo creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar“, concluyó.

Ésta es la transcripción de la entrevista papal:

Greg Burke, Director de la Oficina de Prensa del Vaticano: Gracias, Santo Padre, por el tiempo que nos dedica hoy después de un viaje intenso, cansado, muy cansado para algunos, pero también un viaje fructífero. En varias ocasiones usted ha dado las gracias a la gente por lo que le han enseñado. También nosotros aprendemos muchas cosas en esta cultura del encuentro y le damos las gracias por ello.

Colombia en particular, con su pasado reciente, y no solo reciente, nos ha ofrecido algunos testimonios fuertes, algunos testimonios emocionantes de perdón y de reconciliación. Pero también nos ha ofrecido una lección continua de alegría y de esperanza, dos palabras que usted ha usado mucho en este viaje. Ahora quizás usted quiera decir algo y después vamos con las preguntas. Gracias

Papa Francisco: Buenas tardes y muchas gracias por vuestro trabajo. Estoy conmovido de la alegría, de la ternura, de la juventud, de la nobleza del pueblo colombiano. Un pueblo noble que no tiene miedo a expresarse como siente, no tiene miedo a escuchar y a hacer ver lo que siente. Así lo percibo yo.

Esta es la tercera vez que yo recuerde (que he estado en Colombia), pero hay un obispo que me ha dicho: ‘no, usted ha estado una cuarta vez”, pero solo para pequeñas reuniones. Una vez en la Ceja y las otras dos en Bogotá, o tres, pero, no conocía la Colombia profunda, la que se ve en las calles.

Bien, yo agradezco el testimonio de alegría, de esperanza, de paciencia en el sufrimiento de este pueblo. Me ha hecho mucho bien. Gracias.

Greg Burke: Bien, Santo Padre. Primera pregunta de César Moreno de Radio Caracol.

César Moreno: Gracias, Su Santidad. Muy buenas noches. Primero que todo, quisiera agradecerle por parte de todos los medios colombianos que nos acompañan aquí en este viaje, y de todos los compañeros y amigos por haber usted ido a nuestra patria, por habernos dado tantos mensajes tan lindos, tan profundos, por tanto cariño, por tanta cercanía que usted le demostró al pueblo colombiano, Su Santidad. Muchas gracias.

Usted llegó, Santo Padre, a un país dividido. Dividido por cuenta de un proceso de paz. Entre los que aceptan y no aceptan ese proceso. ¿Qué hacer concretamente, qué pasos dar, para acercar a las partes divididas, para que nuestros dirigentes dejen ese odio, dejen ese rencor? Si Su Santidad volviera, pudiera volver, a nuestro país en unos años, ¿cómo cree, cómo le gustaría ver a Colombia? Gracias.

Papa Francisco: A mí me gustaría que el lema al menos fuese: “Demos el segundo paso”. Que al menos fuera ese. Yo pensaba que eran más. Calculaba por los 60, pero me dijeron 54 años de guerrilla, más o menos. Y ahí se acumula mucho, mucho. Mucho odio, mucho rencor, mucha alma enferma. Y la enfermedad no es culpable. Viene. Te la arrastra un sarampión y te agarra ¡Ah, perdona!, hablo italiano. La enfermedad no es algo culpable, viene.

Con estas guerrillas que de verdad había hecho, sea la guerrilla, sean los paramilitares, sean aquellos del aire, y también la corrupción tantas veces en el país, han cometido pecados malos que han provocado esta enfermedad del odio, de… Pero se han dado pasos que dan esperanza, pasos en la negociación, pero ha sido el último. Se ha dado el cese del fuego del ELN, y lo agradezco mucho, lo agradezco mucho eso. Pero hay algo más que yo he percibido. El querer de ir adelante en este proceso va más allá de las negociaciones que se están haciendo o se deben hacer.

Es una querencia espontánea, y allí está la fuerza del pueblo. Yo tengo esperanza en esto. El pueblo quiere respirar, pero debemos ayudarlo con la cercanía, la oración, y sobre todo con la comprensión de cuánto dolor hay dentro de tanta gente.

Greg Burke: Ahora, Santo Padre, José Mojica, de El Tiempo.

José MojicaSanto Padre, un honor estar aquí, un honor estar aquí con usted. Mi nombre es José Mojica, soy periodista de El Tiempo, Casa editorial de Colombia, y le saludo en nombre también de mis colegas colombianos y de todos los medios de comunicación de mi país.

Colombia ha sufrido muchas décadas de violencia por cuenta de la guerra, por el conflicto armado, y también por el narcotráfico.

Sin embargo, los estragos de la corrupción en la política han sido tan perjudiciales como la misma guerra, y aunque no es nueva la corrupción, siempre hemos sabido que existe, ahora es más visible porque ya no tenemos las noticias de la guerra, del conflicto armado. ¿Qué hacer ante este flagelo, hasta dónde llevar a los corruptos, cómo castigarlos? Y, por último, ¿habría que excomulgar a los corruptos?

Papa Francisco: Me hace una pregunta que yo me la he planteado muchas veces. Yo me la he planteado de esta manera: ¿El corrupto tiene perdón? Yo me la planteé así. Y me la planteé cuando hubo un acto de… en la provincia de Catamarca, en la Argentina, un acto de maltrato, abuso, de violación de una chica. Y había gente metida ahí, muy ligada a los poderes políticos y económicos de esa provincia.

Yo escribí un pequeño libro que se llama “Pecado y corrupción”. Siempre. Todos somos pecadores y sabemos que el Señor está cerca nuestro. Que Él no se cansa de perdonar, pero la diferencia: ‘Dios nunca se cansa de perdonar’. Pero, el pecador, a veces se anima y pide perdón. El problema es que el corrupto se cansa de pedir perdón y olvida de cómo se pide perdón.

Esto es un problema grande. Es un estado de insensibilidad ante los valores, ante la destrucción, ante la explotación de las personas. No es capaz de pedir perdón. Es como una condena aquí, es muy difícil ayudar a un corrupto, muy difícil, pero Dios puede hacerlo. Yo rezo por ello.

Greg Burke: Santo Padre, ahora Hernán Reyes, de Telam.

Hernán Reyes: Santidad, del grupo de periodistas de lengua española. Usted ha hablado de este primer paso que ha dado Colombia. Hoy en la Misa ha dicho que no ha habido suficiente diálogo entre dos partes pero que ha sido necesario incorporar más actores. ¿Usted piensa que es posible replicar este modelo colombiano en otros conflictos en el mundo?

Papa Francisco: Integrar otras personas -que hoy en la homilía he hablado de esto hablando de la parte del Evangelio- integrar a las personas no es la primera vez. En muchos conflictos han estado integradas otras personas. Un modo de ir adelante, un modo sapiencial de política.

Existe la sabiduría de pedir ayuda, pero creo que hoy he querido ponerlo en la homilía, que era un mensaje en la homilía, creo que estos recursos técnicos, digamos así, políticos, ayudan y piden a veces la intervención de las Naciones Unidas para salir de la crisis, pero solo un proceso de paz irá adelante si lo toma en mano el pueblo. Si un pueblo no lo toma en mano. Sí, podrá ir adelante un poco, se llegará a un compromiso.

Es lo que he querido que se escuche en esta visita. El protagonista de la pacificación o es el pueblo, o se llegará a un cierto punto. Pero cuando toma la iniciativa el pueblo es capaz de hacerlo bien. Yo veo que ese es el camino superior.

Elena Pinaris: Buenas tardes, Santidad. Ante todo, queríamos preguntarle qué tal está. Hemos visto todos que se ha golpeado la cabeza. ¿Cómo está? ¿Se ha hecho daño?

Papa Francisco: Estoy bien. Me agaché para saludar a un niño, no vi el cristal y ¡pum!

Pregunta: La pregunta es esta: mientras estamos en el vuelo, pasamos cerca del huracán Irma, que después de haber causado daños enormes y decenas de muertos en las islas del Caribe y Cuba, se teme que zonas de Florida puedan terminar bajo el agua. Seis millones de personas han debido dejar sus casas.

Después del huracán Harvey, han estado casi a la misma vez tres huracanes en la misma zona. Expertos aseguran que el calentamiento del océano es un factor que contribuye a hacer las tempestades y los huracanes estacionales más intensos. ¿Existe una responsabilidad moral de los líderes políticos, que desechan colaborar con las otras naciones para controlar las emisiones de gas de efecto invernadero porque niegan que el cambio climático sea obra del hombre?

Papa Francisco: Gracias. La última parte, para no olvidarla: quien niega esto debe ir a los científicos y preguntarles a ellos. Ellos hablan muy claro. Los científicos son precisos. El otro día, cuando ha salido la noticia de ese barco ruso que ha ido de Noruega al Japón o el Polo Norte sin hielo, se deshiela, en la fotografía se veían trozos de hielo. Al Polo norte ahora se puede ir. Está muy claro, muy claro. Cuando ha salido esa noticia de una universidad, no me acuerdo de dónde, ha salido otra que decía: ‘tenemos solo tres años para volver atrás, de lo contrario las consecuencias serán terribles’. Yo no sé si es verdad que son tres años o no, pero que si no volvemos atrás vamos para abajo, es verdad.

Se ven los efectos del cambio climático, y los científicos dicen claramente el camino a seguir, y todos nosotros tenemos una responsabilidad. Todos, cada uno tiene una pequeña, o una grande. Una responsabilidad moral. No aceptar las opiniones o tomar decisiones. Tenemos que tomarlo en serio. Creo que es algo para no bromear.

Usted me preguntaba cuál era la responsabilidad moral. Cada uno tiene la suya.

Elena Pinaris: ¿Los políticos?

Papa Francisco: Los políticos tienen la suya. Cada uno la suya. Según la respuesta que dé.

Yo diría que cada uno tiene su propia responsabilidad moral, primero. Segundo, si uno está dudoso y piensa que esto no sea verdad, que pregunte a los científicos. Ellos son clarísimos. No son opiniones al aire. Son clarísimos, y luego que decida, y la historia juzgará las decisiones. Gracias.

Enzo Romeo: Buenas tardes, Santo Padre. Yo me uno a la pregunta que ha hecho antes la compañera. Porque usted muchas veces, en los discursos que ha hecho en Colombia, ha vuelto a llamar, de alguna manera, a la necesidad de hacer las paces con la creación. Respetar el medio ambiente como condición necesaria para que se pueda crear una paz social estable.

Los efectos del cambio climático, aquí en Italia -no sé si está informado- ha causado muchos muertos en Livorno. Muchos daños en Roma. Estamos todos preocupados por esta situación. ¿Por qué se tarda en que se tome conciencia, sobre todo por parte de los gobiernos, que sin embargo parecen solícitos quizás en otros sectores, por ejemplo, en el armamentístico? Estamos viendo la crisis de Corea, también sobre esto me gustaría tener una opinión suya.

Papa Francisco: ¿Por qué? Me viene una frase del Antiguo Testamento, creo que de un salmo: ‘El hombre es un estúpido’, es un testarudo que no ve. El único animal creado que mete la pata sobre el mismo lugar es el hombre. El caballo etc. no. La soberbia, la suficiencia, de no, es así; y luego está el Dios bolsillo. No solo lo creado. Tantas cosas, tantas decisiones, tantas contradicciones dependen del dinero.

Hoy, Cartagena. Yo he comenzado por una parte, llamémosla pobre, de Cartagena, la otra parte, la parte turística: lujo, el lujo sin medida moral digamos, pero aquellos que van, ¿no se acuerdan de esto? Los analistas, sociopolíticos, no se acuerdan. El hombre es un estúpido, dice la Biblia. Es así, cuando no se ve, no se ve. Se mira solo una parte.

de Corea del Norte, te digo la verdad, no lo entiendo. De verdad, no entiendo el mundo de la geopolítica. Es muy fuerte para mí. Creo que, con lo que veo, hay una lucha de intereses que, se me escapa, no lo puedo explicar, de verdad. Pero lo otro importante: no se toma conciencia. Pienso en Cartagena hoy: ¿Esto es justo? ¿Se puede tomar conciencia?

Papa Francisco: La decana (Valentina). Me pusieron un ojo en compota

Valentina Alazraki: Lo siento. Santidad, Usted cada vez que se encuentra con los jóvenes en cualquier parte del mundo les dice siempre: ‘No se dejen robar la esperanza, no se dejen robar el futuro’. Por desgracia, en los Estados Unidos se ha abolido la ley de los “dreamers”, de los “soñadores”. Hablan de unos 800 mil chicos: tantos mexicanos, colombianos, de muchos países.

Usted no cree que con la abolición de esta ley los chicos pierden la alegría, la esperanza, el futuro. Y después, abusando de su gentileza y la de los colegas, si pudiera hacer una pequeña oración, un pequeño pensamiento para todas las víctimas del terremoto en México y del huracán Irma. Gracias.

Papa Francisco: Yo he escuchado de esta ley, no he podido leer los artículos, cómo se toma la decisión. No la conozco bien. Alejar a los jóvenes de la familia no es algo que dé un buen fruto. Todo joven tiene su familia. Pienso que esta ley que creo que viene no del parlamento, sino del ejecutivo, si es así, no estoy seguro, tengo la esperanza de que se repiense un poco, porque he escuchado hablar al Presidente de los Estados Unidos que se presenta como un hombre “pro life” (pro vida). Si es un buen hombre “pro life” entiende que la familia es la cuna de la vida y se debe defender la unidad. Me viene esto. Por eso tengo interés en estudiar bien la ley.

Verdaderamente, cuando los jóvenes se sienten, en general, sea este caso u otro caso, explotados, al final se sienten sin esperanza. ¿Y quien la roba?: la droga, otras dependencias, el suicidio, el suicidio juvenil es muy fuerte y viene, cuando vienen sacados de la raíz.

Es muy importante la relación de un joven con las raíces. Los jóvenes desarraigados hoy, piden ayuda, quieren reencontrar la raíz, por eso yo insisto tanto en el diálogo entre ancianos y jóvenes. Que dialoguen con los padres, pero los ancianos. Porque allí están las raíces, un poco lejanas, para evitar los conflictos que puede haber con las raíces más próximas, la de los padres. Pero los jóvenes hoy tienen necesidad de reencontrar las raíces. Cualquier cosa que vaya contra la raíz les roba la esperanza.

De verdad, sobre esa ley no quiero expresarme porque no la he leído y no me gusta hablar de aquello que no he estudiado bien.

Y después, Valentina es mexicana, y México ha sufrido tanto. Yo pido a todos por solidaridad con la decana (Valentina), una oración por la patria, gracias.

Antonio Gasparoni, de ANSA: Santidad, en nombre del grupo italiano quiero hacerle una pregunta sobre la cuestión de los inmigrantes. En particular, sobre que recientemente la Iglesia italiana ha expresado, digamos así, una especie de comprensión sobre la nueva política del gobierno de restringir la salida de Libia en barcos.

Se ha escrito también que sobre esto tuvo usted un encuentro con el Presidente del Consejo, Gentiloni. Querríamos saber si efectivamente en este encuentro se ha hablado de este tema, y sobre todo qué piensa usted de esta política de cerrar las salidas, considerando también el hecho de que después los inmigrantes que se quedan en Libia, como ha sido también documentado por investigaciones, viven en condiciones deshumanas, en condiciones muy, muy precarias. Gracias.

Papa Francisco: El encuentro con el ministro Gentiloni ha sido un encuentro personal y no sobre este argumento, fue antes de este problema, que salió fuera después, algunas semanas después. Casi un mes después. Primero de este problema. Segundo, yo siento el deber y gratitud por Italia y Grecia porque han abierto el corazón a los inmigrantes.

Pero no basta con abrir el corazón, el problema del inmigrante es: primero un corazón abierto siempre, también es un mandamiento de Dios, ¿no?: “Recibe, porque tú has sido esclavo en Egipto”. Pero un gobierno debe gestionar ese problema con la virtud propia del gobernador: la prudencia. ¿Qué significa? Primero: ¿Cuantos puestos tengo?

Segundo: No solo recibir, integrar, integrar. Yo he visto ejemplos, aquí en Italia, de integraciones preciosas. He ido a la universidad Roma Tre y me hicieron preguntas cuatro estudiantes. Una era la última. Yo la miraba y decía: ‘esta cara la conozco’. Era una que, menos de un año antes, ha venido de Lesbos conmigo en el avión, ha aprendido la lengua, estudia biología, le han convalidado las materias y ha continuado. Ha aprendido la lengua. Esto se llama integrar, en otro vuelo, creo cuando volvíamos de Suecia, he hablado de la política de integración de Suecia como un modelo. Pero también Suecia ha dicho con prudencia: este número yo no puedo. Porque existe el peligro de la no integración.

Tercero: es un problema humanitario, lo que usted decía. La humanidad rinde consciencia de las condiciones, de las que usted hablaba, el desierto. Yo he visto las fotografías. Primero de los explotadores. Usted hablaba del gobierno italiano, me da la impresión de que está haciendo de todo, en labor humanitaria, para resolver el problema que no puede asumir. Corazón siempre abierto, prudencia, integración y cercanía humanitaria.

Y hay una última cosa que quiero decir, sobre todo para África. Hay en el inconsciente nuestro un otro, un principio: África debe ser explotada. Hoy en Cartagena hemos visto un ejemplo de la explotación humana en cualquier caso. Un jefe de gobierno ha dicho una verdad sobre esto: los que huyen de la guerra son otro problema, pero hay muchos que huyen del hambre. Invirtamos allí para que crezcan, pero en el inconsciente colectivo está la cuestión de que cuando los países desarrollados van a África es para explotarla.

África es amiga y debe ser ayudada a crecer. Hoy otros problemas de guerra van por otro lado. No sé si con esto he clarificado.

I Media: Santidad, hoy usted ha hablado de Venezuela después del ángelus. Usted ha pedido que se rechace todo tipo de violencia en la vida política. El jueves, después de la Misa en Bogotá, usted ha saludado a cinco obispos venezolanos.

Lo sabemos todos, la Santa Sede está y ha estado muy comprometida por un diálogo con ese país. Desde hace meses usted pide el fin de toda violencia. Pero el Presidente Maduro, por un lado, tiene palabras muy violentas contra los obispos, de otro lado dice que está con el Papa Francisco. ¿No sería posible tener palabras más fuertes y quizás más claras? Gracias, Santidad

Papa Francisco: Creo que la Santa Sede ha hablado fuerte y claramente. Lo que dice el Presidente Maduro, que lo explique él. Yo no sé qué tiene en su mente, pero la Santa Sede ha hecho mucho enviando allí al grupo de trabajo de cuatro expresidentes. Ha enviado a un nuncio de primer nivel. Después ha hablado con personas, ha hablado públicamente.

Yo muchas veces en el Ángelus he hablado de la situación buscando siempre una salida, ayudando, ofreciendo ayuda para salir. Parece que la cosa es muy difícil, y lo más doloroso es el problema humanitario, tanta gente que escapa o sufre. Debemos ayudar a resolverlo de todas maneras. Yo creo que la ONU debe hacerse sentir también allí para ayudar.

Greg Burke: Gracias, Santidad, creo que debemos irnos.

Papa Francisco: ¿Por las turbulencias? Dicen que hay alguna turbulencia y tenemos que irnos. Muchas gracias por vuestro trabajo. Y una vez más quisiera agradecer el ejemplo del pueblo colombiano. Y querría terminar con una imagen. Lo que más me ha llegado de los colombianos en las cuatro ciudades ha sido la gente en las calles, saludándome.

Lo que más me ha llegado es que el papá, la mamá, alzaban a sus niños para hacérselos ver al Papa para que el Papa los bendijera. Como diciendo: este es mi tesoro, esta es mi esperanza. Este es mi futuro. Yo te creo. Esto me ha llegado. La ternura, los ojos de esos padres, de esas madres. Precioso, precioso. Esto es un símbolo. Símbolo de esperanza, de futuro. Un pueblo que es capaz de hacer hijos y después los muestra, los hace ver así, como diciendo: este es mi tesoro, es un pueblo que tiene esperanza y tiene futuro. Muchas gracias.

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2017/09/11/francisco-pidio-la-mediacion-de-naciones-unidas-para-venezuela-religion-iglesia-vaticano-vuelo-roma-colombia-cambio-climatico-corea.shtml?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter


«Ten menos hijos si quieres luchar contra el cambio climático»: ¿Qué hay tras el titular de El País?

julio 13, 2017

.

España es un país donde los ancianos cada vez representan una mayor parte de la población, lo que podría multiplicarse si triunfaran tesis como las que publica El País

.

«Ten menos hijos si quieres luchar contra el cambio climático»: ¿Qué hay tras el titular de El País?

Por Julián Lozano, ReL, http://www.religionenlibertad.com/contactar.asp?idarticulo=58015

.

“Hazte vegetariano, deja el coche y ten menos hijos si quieres luchar contra el cambio climático”. Este es el titular que ofrece este miércoles El País. Cabe recordar que este diario se edita en España, que tiene una tasa de fecundidad de 1,33 hijos por mujer, una de las más bajas del mundo, donde ya se está perdiendo población debido a que hay más fallecimientos que nacimientos. La pirámide poblacional ya no existe como tal.

El reportaje se convierte en propaganda pura y dura del cambio climático hecho ideología, cuyas raíces se hunden en su tradicional imposición del control poblacional y su desprecio al ser humano, convirtiendo en dogma preceptos que se han demostrado fallidos durante las últimas décadas pero que siguen siendo aceptados como válidos por el establishment. No tienen intención de cuidar la creación sino de convertirse en los dueños de lo que se debe o no crear.

El texto asegura que “los ciudadanos podrían hacer mucho contra el cambio climático” aunque ello exija “grandes cambios en el estilo de vida occidental”. Y cita el pasar a tener una dieta vegetariana, prescindir del coche y tener un hijo menos. Tal cual.

¿Quién disfrutará el mundo si no hay quien lo habite?

Si a las cifras que ya de por sí no cubren el relevo generacional en Occidente se le quita un hijo, Occidente irremediablemente moriría porque no habría hijos. Se pasaría en España, por ejemplo, a 0,33 hijos por mujer. No implicaría un cambio en el estilo de vida sino el fin de esta forma de vida.

Seth Wynes, investigador de la Universidad de Columbia Británica (Canadá) y coautor del autor del estudio en el que se basa la información de El País, asegura que “hay cuatro acciones que podrían rebajar de forma sustancial la huella de carbono de cada individuo: ‘comer una dieta basada en los vegetales, evitar los vuelos de avión, vivir sin coche y tener familias más pequeñas”.

“Proteger a los niños no teniéndolos”

Además, insiste en que el tener menos hijos aún hay que hacerlo ya porque es la opción más útil y responsabiliza a la persona de que no hacerlo es atentar contra la humanidad. “El efecto de dejar de tener un hijo casi se sale de la gráfica, reduciendo las emisiones casi 60 tCO2. Es la estimación más original y arriesgada ya que se basa en las emisiones futuras que habría provocado ese hijo, así como las de sus hijos y los hijos de estos”.

Los ‘apóstoles’ del cambio climático encuentran gran financiación y un enorme eco mediático para vender sus tesis.  Hace escasos meses en NPR, la radio pública de Estados Unidos, el investigador de la Universidad Johns Hopkins, defendía estas mismas tesis asegurando que debido al cambio climático “tal vez debamos proteger a los niños no teniéndolos”.

Antes del calentamiento global era la glaciación

Desde los orígenes de esta ideología, que ha ido cambiando de nombre paulatinamente para encubrir sus errores, siempre ha habido una unión con el aborto, la anticoncepción y el feminismo radical. Han ido dados de la mano en este camino y el objetivo común siempre ha sido luchar contra la vida.

A finales de los 60 y primero de los 70, estos expertos, algunos de los cuales siguen hoy en primera línea, vaticinaban una glaciación de la Tierra de manera inminente. Igualmente, aseguraban el agotamiento del petróleo. De ahí pasaron al calentamiento global y a la capa de ozono y como tampoco se iban cumpliendo las expectativas del nombre al que habían puesto llegaron al concepto de cambio actual, y que es el utilizado en este momento.

La gran mentira de la “bomba de población”

Pero en medio de todo aquel proceso, tomó gran fuerza también la teoría de la “bomba de población” por la cual la cantidad ingente de seres humanos acabaría con los recursos naturales.

Uno de los padres de esta teoría es Paul Ehrlich, que prologó la novela de Make Room! Make Room! (Hagan sitio, hagan sitio) escrita por Harry Harrison en 1966 y que se llevó posteriormente al cine bajo el título de Cuando el futuro nos alcance.

Aunque era una novela, el autor confesó su intención adoctrinadora contra la familia y la fertilidad presentando un apocalipsis provocado por el hombre debido a la superpoblación.  Según sus predicciones el mundo colapsaría en 1999 debido a la gran cantidad de población. Presenta un mundo sin electricidad, con racionamiento de comida, sin petróleo, ni árboles ni animales. “Cuantas más personas hay, más difícil resulta abastecerlas, cuanto más lejos hay que traer las algas, más caras”, aseguraba.

Evidentemente, todas y cada una de sus predicciones fallaron. Eso sí, dejaba claro un aspecto que permite entender la situación actual. Los enemigos que se debían batir eran los católicos y sus muchos hijos, causantes de que el mundo colapse y desaparezca. En la novela se llegaba a decir que “los católicos han impuesto sus creencias al resto de nosotros y ahora pagamos las consecuencias”.

Neomalthusianos y extrema izquierda política

La ideología del cambio climático surge, por tanto, en este contexto de la década de los 60 e inicios de los 70 como un coctel de movimientos elitistas antihumanistas con grupos de extrema izquierda política en el que la Iglesia es además un enemigo que debe ser eliminado.

Uno de los grandes apoyos de esta corriente ha sido el movimiento neomalthusiano, que gracias a millonarios como los Rockefeller o Bill Gates han defendido el “control de población”. Por ello no es de extrañar que muchos de estos supuestos filántropos dediquen muchos millones de dólares a expandir la anticoncepción y el aborto por el mundo, especialmente en los países pobres.

Otro de los cimientos de la corriente del cambio climático proviene de la extrema izquierda europea, que viendo su paulatino fracaso en política vieron aquí una oportunidad para tener más visibilidad e imponer sus políticas marxistas-leninistas. Este es el origen de los llamados “partidos verdes” que han tenido bastante influencia en muchos gobiernos europeos.


Los siete signos de nuestro tiempo, según Hadjadj: debemos recordar «las evidencias primeras»

julio 2, 2017

.

Fabrice Hadjadj es uno de los pensadores católicos más lúcidos y sugerentes.

.

Los siete signos de nuestro tiempo, según Hadjadj: debemos recordar «las evidencias primeras»

Vienen recogidos en su libro “La suerte de haber nacido en nuestro tiempo”

Por Enrique García Romero


.

“Nuestro mundo es cada vez más el de la desencarnación. Nos hallamos en la época del in vitro veritas, sea el cristal de las pantallas o el vidrio de las probetas”, afirma Fabrice Hadjadj (Nanterre, Francia, 1971), filósofo y escritor de ascendencia judía y católico converso desde 1998.

Hadjadj, que dirige el Instituto Europeo de Estudios Antropológicos Philanthropos de Friburgo, considera que, en la actualidad, “la misión más espiritual es volver a descubrir la carne, desarrollar –como decía Juan Pablo II– una verdadera teología del sexo y, sobre todo, una teología de la mujer y de la maternidad”.

El pensador francés señala que “los apóstoles ya no deben limitarse a hacer milagros, sino que deben recordar las evidencias primeras: que la mujer es mujer y el hombre es hombre; que el matrimonio es entre un hombre y una mujer; que las vacas no son carnívoras; que lo natural no es una construcción convencional; que el ser no es la nada”.

Siete signos de nuestro tiempo

Hadjadj identifica siete signos presentes en nuestro tiempo:

1. Fin del progreso, comienzo de la esperanza. “Las grandes utopías políticas de los siglos XIX y XX han muerto: una afirmación que vale tanto para el comunismo como para el capitalismo”.

Cuando se destruyen las “esperanzas mundanas, la esperanza teologal puede reabrir un futuro”, pues está “afianzada en la fe en el Porvenir eterno, en Aquel cuyo nombre es”.

2. De la globalización a la catolicidad: la ecología integral. Según el pensador francés, la cuestión ecológica se ha convertido en un lugar decisivo de evangelización. “Al margen de su urgencia, la ecología conlleva la contemplación de un orden natural dado; y por lo tanto, y en última instancia, la elevación hacia un Creador de ese orden”.

El Papa Francisco, con su encíclica Laudato si y su magisterio, también pone énfasis en la importancia del cuidado de la naturaleza.

3. La era de la tecnología y la exigencia de la austeridad. El autor afirma que estamos en la época de la tecnología, y considera que para evangelizar, “los medios temporales pobres y sencillos son superiores a los medios temporales complejos y sofisticados”.

Piensa que el “verdadero amor al prójimo no se aprende sino acercándose a él. La esperanza en el cara a cara con Dios sólo se transmite a través del cara a cara con el otro”.

Abrirse a la amplitud de la razón
4. Frente al culto al sentimiento, la amplitud de la razón
. Hadjadj afirma que frente al pensamiento de que “lo real es lo que siento y lo que construyo”, la misión debe tener la “valentía para abrirse a la amplitud de la razón”.

Esta razón amplia “permite escapar del doble culto al capricho y al cálculo”. Para lograr esa salida, “hay que reconocer el papel auxiliar pero necesario de la filosofía y la labor conceptual pero contemplativa de la teología”.

5. Frente al desmaterialismo, el Verbo se hizo carpintero. El filósofo francés considera que “hemos pasado del paradigma de la cultura al paradigma de la ingeniería”. Ante la pérdida del sentido de la materia, Hadjadj señala que “el Verbo se hizo carne y carpintero. No es algo anecdótico. Quiso trabajar con sus manos la madera”, y “no es casualidad que recurriera con frecuencia a imágenes de los campos, de la viña, de la mostaza”.

6. Frente al dividualismo, las comunidades pequeñas. “Desde el momento en que el individuo pretende construirse solo, lo único que hace es desligarse de su origen social, reducirse él mismo a un conjunto de piezas sueltas”. Frente a ello, “nuestra época necesita más testigos que maestros”. Pero “el testimonio no debe ser sólo individual. Debe ser el testimonio de una comunidad viva, acogedora, radiante, con un atrio abierto a la calle”.

7. Frente a “Dios” como “fórmula mágica”. El escritor converso explica que “el espiritualismo es perfectamente compatible con todas las manipulaciones de los seres vivos”. El tecnologismo “muestra una inclinación a la exaltación del espíritu y el desprecio de la carne”.

En este contexto, Dios es visto no como Padre, sino como “Referencia”. “El islamismo nos ofrece un buen ejemplo de ello”, pues reivindica a un “Dios que desprecia la cultura, la historia, las patrias…”.

Hadjadj expuso estos signos de los tiempos en una conferencia que pronunció en la inauguración del III Congreso Mundial de los Movimientos Eclesiales y las Nuevas Comunidades, celebrada en Roma el 20 de noviembre de 2014.

Su intervención ha sido publicada por Ediciones Rialp en 2016 con el título La suerte de haber nacido en nuestro tiempo. Hadjadj ha obtenido varios premios de literatura en su país.

http://www.religionenlibertad.com/los-siete-signos-nuestro-tiempo-segun-hadjadj-debemos-recordar-las-57684.htm