Oración de la Comunidad de Viudas Santa Rita

septiembre 9, 2016

.

santa-rita-1

.

Santa Rita. Semblanza biográfica

Nació en Roccaporrena, Casia, Italia, hacia el año 1380. Según la tradición, era hija única y desde su niñez deseó consagrarse a Dios. Sus padres eran muy religiosos y la convencieron para que se casara con un joven bueno pero de carácter violento. Tuvieron dos hijos varones.

Tras 18 años de matrimonio, su marido fue asesinado. Rita perdonó a los criminales. Pero sus hijos prometieron vengar la muerte de su padre. Entonces Rita los ofreció a Dios: Prefería que se los llevara al cielo antes que cometieran tal crimen. Los dos hijos murieron poco después.

Entonces Rita, viuda y sin hijos, pensó consagrarse a Dios tal como había soñado en su adolescencia. Una vez lograda la pacificación de las familias enemistadas y resueltos otros problemas, pidió ingresar al monasterio agustino de Santa María Magdalena de Casia.

Tras superar ciertas dificultades, fue admitida en el convento. En él vivió durante 40 años dedicada a las prácticas de la vida monástica. Los últimos 15 años soportó en la frente el estigma de una espina de la corona del Salvador en su pasión.

Murió en la noche del 22 de mayo de 1456 con fama de santidad. Rita pasó por los diferentes estados de la vida dando pruebas de fe en Dios y de amor a Cristo en su pasión y muerte. Fue mensajera de paz y reconciliación.

Su cuerpo se venera en el santuario de Casia, adonde siguen acudiendo sus devotos procedentes de todo el mundo.

 

Oración de las Viudas Santa Rita

Padre y Señor nuestro, somos madres cristianas viudas. Creemos que tú eres Padre de los pobres, defensor de viudas y protector de huérfanos. Por eso, con toda confianza, recurrimos a ti buscando consuelo y fortaleza, pues con frecuencia nos sentimos tristes y abandonadas.

Creemos que tú eres el único que nos puede comprender plenamente. Por ello te damos gracias, y en especial te agradecemos el esposo que nos diste por tantos años.

Queremos aceptar con resignación cristiana y alegría que ya descanse en ti. Tú sabrás recompensarle la entrega de su vida. A tus manos lo confiamos. De ti lo recibimos, a ti lo devolvemos y en ti esperamos encontrarlo para siempre en el cielo.

Ahora reconocemos agradecidas que nuestros esposos fueron un don tuyo y la prueba más evidente de tu amor por nosotras y los hijos. Te pedimos perdón porque no siempre supimos verlos y tratarlos según tus designios de amor.

Aunque nos falta ahora la presencia física de nuestros maridos, sentimos cada día más que ellos nos acompañan espiritualmente en todas nuestras preocupaciones.

Te bendecimos porque tú, Señor y Padre nuestro, todo lo dispones para nuestro bien. Deseamos cumplir tu voluntad plenamente, y queremos darte gracias siempre, y por todo cuanto permitas nos suceda.

Finalmente, te damos gracias porque en nuestro desvalimiento nos ofreces el ejemplo maravilloso de santa Rita, que se entregó incondicionalmente a su esposo y a sus hijos llevándolos a ti, y alcanzando así su plenitud como esposa y como madre.

Al amparo de tan admirable intercesora, te presentamos nuestras necesidades y súplicas repitiendo esta plegaria.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que, como santa Rita ya viuda, saquemos fuerza de la debilidad y seamos padre y madre de nuestros hijos en todas sus necesidades, sobre todo espirituales.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que sintamos la compañía de nuestros esposos que nos contemplan desde el cielo y ruegan por nosotras, y así podamos perseverar en nuestra vocación hasta que tú nos recojas en tu paz.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que sepamos perdonar y olvidar las ingratitudes y ofensas que nos causaron nuestros maridos ya difuntos.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que, si brotara en alguno de nuestros hijos o nietos el germen de una consagración religiosa o sacerdotal, seamos generosas colaboradoras de esa vocación.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que seamos respetuosas con nuestros hijos y nietos en sus asuntos personales y familiares, sin renunciar a nuestra colaboración generosa para que puedan construir verdaderos hogares cristianos.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que, en nuestra condición de viudez, Dios sea nuestro consuelo y fortaleza, y nos permita experimentar ahora una felicidad tal que sea continuación y aun superación de la dicha que gozamos con nuestros maridos.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que, como viudas cristianas, cultivemos con más ahínco la vida espiritual y el compromiso en las tareas apostólicas de la parroquia y de la Iglesia.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que busquemos, con verdadero celo apostólico, a las madres y mujeres viudas como nosotras, que se sienten solas o deprimidas, y logremos acercarlas a Dios.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Para que, en el trato con otras madres viudas, nos interesemos por sus necesidades, las acompañemos con prudencia y solicitud hasta despertar en ellas su vocación cristiana, y logremos integrarlas a la vida de la Iglesia.

¡Ayúdanos, Padre y Señor nuestro!

Oración conclusiva

Te adoramos y te alabamos, Padre bueno, pues en tu Hijo Jesús nos has mostrado tu santidad. Te damos gracias porque tu Espíritu hizo a Rita esposa de Cristo.

Humildemente te suplicamos, Padre santo, que, por medio de tu Hijo y por intercesión de santa Rita, derrames sobre nosotras la unción del Espíritu que nos permita imitarla en su amor a ti y al prójimo, en la adhesión a tu santa voluntad, y en la devoción a Cristo en su pasión y muerte de cruz.

Gloriosa santa Rita, abogada de imposibles, ayúdanos a recibir y agradecer las bendiciones divinas con fe, amor y alegría. Amén

Miraflores, agosto de 2016

(Esta oración la rezan las integrantes de la “Comunidad Viudas de Santa Rita”)

REUNIÓN: Todos los miércoles, de 5.00 a 6.00 pm.

Comunidad de Viudas Santa Rita. Parroquia Santa Rita de Casia; C/ Amelio Placencia 135; Miraflores, Lima, T. 445 31 39; www.parroquiasantarita.org.pe; parroquia@parroquiasantarita.org.pe; F/parroquiasantarita.miraflores;  www.agustinosrecoletos.com