España: El voto católico esta muy repartido

junio 16, 2016

.

tercer

Personas adultas mayores interesadas en discernir su voto electoral

.

España: El voto católico esta muy repartido

¿Se tienen en cuenta las convicciones religiosas a la hora de votar?

Por Álvaro Real

.

¿Hay un partido político en España que represente el mundo católico? ¿A quién votan los católicos en España? Cuando llegan las elecciones en España son muchas las preguntas que el católico se hace a la hora de otorgar su voto. Es difícil discernir sobre a quién votar y muchos son los que, si bien no se ven representados, finalmente optan por uno u otro candidato como un “mal menor”.

La revista Vida Nueva acaba de publicar una encuesta sobre intención de voto de los católicos y según los datos el voto estaría muy repartido. No existe un partido representativo.

Según la encuesta realizada por NC Report para la revista Vida Nueva sobre intención de voto entre los católicos, el 39,8% respaldaría al partido de Mariano Rajoy el próximo 26 de junio; el 23,8% se decantaría por los socialistas; el 15,5% por el partido de Albert Rivera; y solo un 14% por la coalición Unidos Podemos. 

“Lejos de identificar al cristiano con un partido único, la fe se reparte en las urnas: 9 de cada 10 electores del PP (91,2%) se consideran católicos; 8 de cada 10 en el caso del PSOE (80,1%); y en torno a 7 de cada 10 en el caso de Ciudadanos (74,6). Esta cifra se reduce a 5 de cada 10 (45,8%) en el caso de quienes apoyan a la formación de Pablo Iglesias”, afirma la Revista Vida Nueva.

El voto católico es un voto muy fragmentado e incluso las preocupaciones de los creyentes en España son muy variables. Un 70,5% de los creyentes españoles considera determinantes las medidas relacionadas con el crecimiento económico. El 50,3% piensa que lo más importante son las políticas sociales. Sorprendentemente, asuntos como la defensa de la familia y la vida quedan en tercer lugar, con el 49,8%.

Finalmente más de la mitad de los católicos consideran que las creencias y los principios morales no condicionan su voto.

Vamos a llevarnos bien

También el semanario Alfa y Omega aborda esta semana el tema de las elecciones en España y destaca la necesidad de acuerdos y de pactos: “Vamos a llevarnos bien” dice, citando palabras del actual presidente de los obispos españoles, cardenal Ricardo Blázquez: Nos encontramos ante “una encrucijada de nuestra historia”, en la que “las coordenadas que han regido nuestra convivencia” corren serio riesgo de fractura, si no se actúa “con sensatez y buscando que nos guíen, no nuestros proyectos muchas veces muy ideologizados, sino la búsqueda del bien común y el servicio a los ciudadanos”.

En sus páginas ofrece la palabra a representantes de los cuatro grandes partidos (PP, PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos) y hace un recorrido por el programa electoral en los temas que pueden influir a los católicos en su voto. La enseñanza, la familia, los recortes, las relaciones Iglesia-Estado, la presencia del hecho religioso en la esfera pública o el modelo de sociedad de cada cual son los grandes temas. Un análisis que recomendamos a los indecisos.

Anuncios

Soledad, mala compañera II. Eutanasia; algunos datos en Holanda

mayo 25, 2016

.

Soledad

La soledad y el suicidio asistido -eutanasia- en Holanda, algunos datos.

Soledad, mala compañera II

Por Edwin Heredia Rojas

.

La autosuficiencia del hombre moderno que parece no necesitar de nada ni de nadie; la desintegración familiar; el abandono de los hijos; la vida que va tan rápido que casi impide pensar; las ensimismantes tecnologías de comunicación; etc., parecen explicar la moderna enfermedad llamada soledad o aislamiento social.

Millones de mujeres y hombres la padecen. Muchas veces es el interés ganado, que les proporcionan hijos y nietos por la inversión en ellos. Y la soledad genera -lógicamente- problemas psicológicos y psiquiátricos.

Esta tragedia se agudizó con la aparición de la peste eutanásica, que tiene su capital geográfica en Holanda. Su ley de Terminación de la vida a petición propia y el suicidio asistido, hizo de este país el primero en hacer legal este desprecio de la vida.

Una investigación, con datos entre 2011 y 2014, ha revelado que la mayoría de las muertes por eutanasia en Holanda están vinculadas a la soledad. De una muestra de 66 personas a las que se aplicó el suicidio asistido, 36 (55%) tuvieron en la soledad -y consecuente depresión- una motivación decisiva. El grupo restante manifestaba trastornos psicóticos, neurocognitivos, de autismo, etc.

La eutanasia en Holanda está ya fuera de control. Al inicio, la ley la permitía para personas con un dolor insoportable. Después, incorporó a los que padecían dolores psíquicos. Se amplió luego a los que temían por su salud en el futuro (?!) y a quienes -increíble- estaban cansados de vivir.

Con la ley más laxa, la eutanasia también ha aumentado. En 2014, se registraron 5.306 muertes. Para 2015, se espera que la cifra haya pasado de 6.000.

Un elocuente testimonio lo ofrece el Dr. T. Boer, que durante 9 años trabajó en la Comisión de Control de la eutanasia. Estoy terriblemente mal por haber pensado que la eutanasia regulada funcionaría. (…) Cada vez más personas optan por el suicidio asistido solo porque son viejos. (…) A menudo, la eutanasia solo se requiere (se busca, se exige) por la presión ejercida por los familiares de las víctimas.

La ministra holandesa de Salud ha pedido reglas más estrictas. Ningún resultado. Ni siquiera el gobierno puede ya con la presión de los holandeses para terminar con sus vidas.

Pero ahora hay un nuevo atractivo para la eutanasia: el deseo de donar órganos para otros. Esto también ya está legalizado. Los impulsores de este motivo altruista, se inspiraron en una mujer que -junto con su familia- luchó por su eutanasia para donar riñones, pulmones, hígado y páncreas, teniendo ella esclerosis múltiple. Los medios alabaron la generosidad de Dicky Ringeling: Mujer muere mientras salva cinco vidas.

Entonces, ya no hablamos solo de una muerte digna; también de una muerte ejemplar. Pero no todo sería heroísmo. El frágil consentimiento de una persona, necesario para la eutanasia, puede convenir a beneficiarios de su muerte. Así, algunos valdrán más muertos que vivos. El dolor de cabeza es ahora cómo normar para que esto no suceda. Será más de lo mismo.

¿Qué vendrá después?

Edwin Heredia Rojas

Arequipa, 28 de abril de 2016

http://perucatolico.com/soledad-mala-companera-ii/

.

 


El maná de cada día, 21.5.16

mayo 21, 2016

Sábado de la 7ª semana del Tiempo Ordinario


Dejad que los niños se acerquen a mí

Dejad que los niños se acerquen a mí



PRIMERA LECTURA: Santiago 5, 13-20

Queridos hermanos:

¿Está sufriendo alguno de vosotros? Rece. ¿Está contento? Cante. ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que recen por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo y el Señor lo restablecerá; y si hubiera cometido algún pecado, le será perdonado.

Por tanto, confesaos mutuamente los pecados y rezad unos por otros para que os curéis: mucho puede la oración insistente del justo.

Elías era semejante a nosotros en el sufrimiento, y rezó insistentemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Volvió a rezar, y el cielo dio la lluvia y la tierra produjo su fruto.

Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro lo convierte, sepa que quien convierte a un pecador de su extravío se salvará de la muerte y sepultará un sinfín de pecados.



SALMO 140, 1b-2. 3 y 8

Suba, Señor, mi oración como incienso en tu presencia.

Señor, te estoy llamando, ven deprisa, escucha mi voz cuando te llamo. Suba mi oración como incienso en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde.

Coloca, Señor, una guardia en mi boca, un centinela a la puerta de mis labios. Señor Dios, mis ojos están vueltos a ti, en ti me refugio, no me dejes indefenso.


ALELUYA: Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del reino a los pequeños.


EVANGELIO: Mc 10, 13-16

En aquel tiempo, le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.


El maná de cada día, 28.9.15

septiembre 28, 2015

Lunes de la 26ª semana del Tiempo Ordinario

.

El más pequeño de vosotros es el más importante

El más pequeño de vosotros es el más importante



PRIMERA LECTURA: Zacarías 8, 1-8

En aquellos días, vino la palabra del Señor de los ejércitos: «Así dice el Señor de los ejércitos: Siento gran celo por Sión, gran cólera en favor de ella.

Así dice el Señor: Volveré a Sión y habitaré en medio de Jerusalén.

Jerusalén se llamará Ciudad Fiel, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo.

Así dice el Señor de los ejércitos: De nuevo se sentarán en las calles de Jerusalén ancianos y ancianas, hombres que, de viejos, se apoyan en bastones.

Las calles de Jerusalén se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en la calle. Así dice el Señor de los ejércitos: Si el resto del pueblo lo encuentra imposible aquel día, ¿será también imposible a mis ojos? –oráculo del Señor de los ejércitos–.

Así dice el Señor de los ejércitos: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y del país de occidente, y los traeré para que habiten en medio de Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios con verdad y con justicia.»


SALMO 101, 16-18.19-21.29.22-23

El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. Cuando el Señor reconstruya Sión, y aparezca en su gloria, y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones.

Quede esto escrito para la generación futura, y el pueblo que será creado alabará al Señor. Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra, para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte.

Los hijos de tus siervos vivirán seguros, su linaje durará en tu presencia, para anunciar en Sión el nombre del Señor, y su alabanza en Jerusalén, cuando se reúnan unánimes los pueblos y los reyes para dar culto al Señor.


Aclamación antes del Evangelio: Mc 10, 45

El Hijo del hombre ha venido para servir y a dar su vida en rescate por todos.


EVANGELIO: Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.

Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.»

Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»

Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»
.

EL AIRE DE LA IGLESIA
Papa Francisco en Casa Santa Marta
Lunes 30 de septiembre de 2013

Paz y alegría: «éste es el aire de la Iglesia». Comentando las lecturas de la misa celebrada en la mañana del lunes 30 de septiembre, el Papa Francisco se detuvo en la atmósfera que se respira cuando la Iglesia sabe percibir la presencia constante del Señor. Una atmósfera de paz, precisamente, donde reina la alegría del Señor.

Los episodios de referencia proceden del libro de Zacarías (8, 1-8) —con la profecía de las calles de Jerusalén que se llenarán de ancianos apoyados en el bastón, para manifestar el valor de su longevidad, junto a jóvenes que juegan felices, para mostrar la alegría del pueblo de Dios— y del pasaje del Evangelio de Lucas (9, 46-50) que narra la disputa surgida entre los apóstoles sobre quién era el más grande entre ellos.

En los dos pasajes el Pontífice ve una especie de discusión, o mejor, un intercambio de opiniones sobre la organización de la Iglesia. Pero —recordó — «al Señor le gusta sorprender» y así «desplaza el centro de la discusión»: toma a un niño a su lado y dice: «El que acoge a este niño en mi nombre, me acoge a mí. El más pequeño de vosotros es el más importante». Y los discípulos no entendían.

«En la primera lectura —especificó el Papa— hemos oído la promesa de Dios a su pueblo: Voy a volver a Sión, habitaré en Jerusalén. Llamarán a Jerusalén Ciudad fiel. El Señor volverá». Pero «¿cuáles son los signos de que el Señor ha vuelto? ¿Una bonita organización? ¿Un gobierno que va adelante limpio y perfecto? », se preguntó. Para responder el Santo Padre volvió a proponer la imagen de la calle de Jerusalén llena de ancianos, de niños.

Así que «los que dejamos aparte cuando pensamos en un programa de organización —comentó— serán el signo de la presencia de Dios: los ancianos y los niños. Los ancianos porque llevan consigo su sabiduría, la sabiduría de su vida, la sabiduría de la tradición, la sabiduría de la historia, la sabiduría de la ley de Dios; y los niños porque son también la fuerza, el futuro, los que llevarán adelante con su fuerza y con su vida el futuro».

El futuro de un pueblo —recalcó el Papa Francisco— «está precisamente ahí y ahí, en los ancianos y en los niños. Y un pueblo que no se ocupa de sus ancianos y de sus niños no tiene futuro, porque no tendrá memoria ni tendrá promesa. Los ancianos y los niños son el futuro de un pueblo».

Lamentablemente es una triste costumbre —añadió— dejar de lado a los niños «con un caramelo o con un juego». Igual que lo es no dejar hablar a los ancianos y «prescindir de sus consejos». Sin embargo, Jesús recomienda prestar máxima atención a los niños, no escandalizarles; igual que recuerda que «el único mandamiento que lleva consigo una bendición es precisamente el cuarto, el de los padres, los ancianos: honrar».

Los discípulos querían naturalmente «que la Iglesia fuera adelante sin problemas. Pero esto —advirtió el Pontífice— puede convertirse en una tentación para la Iglesia: la Iglesia del funcionalismo, la Iglesia de la buena organización. Todo en su lugar». Pero no es así, porque sería una Iglesia «sin memoria y sin promesa», y esto ciertamente «no puede funcionar».

«El profeta —prosiguió el Santo Padre — nos habla de la vitalidad de la Iglesia. No nos dice en cambio: yo estaré con vosotros y todas las semanas tendréis un documento para pensar; cada mes haremos una reunión para planificar». Todo ello, como añadió el Papa, es necesario, pero no es el signo de la presencia de Dios. Cuál es este signo, lo dice el Señor: «De nuevo se sentarán ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, todos con su bastón, pues su vida será muy larga. Y sus calles estarán llenas de niños y niñas jugando».

«El juego —concluyó el Obispo de Roma— nos hace pensar en la alegría. Es la alegría del Señor. Y estos ancianos sentados con el bastón en su mano nos hacen pensar en la paz. Paz y alegría. Este es el aire de la Iglesia».

http://www.vatican.va


El maná de cada día, 11.2.15

febrero 11, 2015

Miércoles de la 5ª semana de Tiempo Ordinario

Nuestra Señora de Lourdes

Jornada Mundial del enfermo
.

Nuestra Señora de Lourdes

Nuestra Señora de Lourdes



Antífona de entrada: Judit 13, 23. 25

El Señor Dios te ha bendecido, Virgen María, más que a todas las mujeres de la tierra; ha glorificado de tal modo, que tu alabanza está siempre en la boca de todos.


Oración colecta

Dios de misericordia, remedia con el amparo del cielo nuestro desvalimiento, para que, cuantos celebramos la memoria de la inmaculada Virgen María, Madre de Dios, podamos, por su intercesión, vernos libres de nuestros pecados. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Génesis 2, 4b-9. 15-17

Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la tierra, ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre que cultivase el campo. Sólo un manantial salta del suelo y regaba la superficie del campo.

Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo.

El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado.

El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal.

El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara y lo cultivara.

El Señor Dios dio este mandato al hombre: “Puedes comer de todos los árboles del jardín; pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comas; porque el día en que comas de él, tendrás que morir.”


SALMO 103, 1-2a. 27-28. 29be-30

Bendice, alma mía, al Señor.

Bendice, alma mía, al Señor, ¡Dios mío, qué grande eres! Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto.

Todos ellos aguardan a que les eches comida a su tiempo: se la echas, y la atrapan; abres tu mano, y se sacian de bienes.

Les retiras el aliento, y expiran, y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 17, 17b.a

Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad.


EVANGELIO: Marcos 7, 14-23

En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. El que tenga oídos para oír, que oiga.»

Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola.

Él les dijo: «¿Tan torpes sois también vosotros? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón, sino en el vientre, y se echa en la letrina.»

Con esto declaraba puros todos los alimentos.

Y siguió: «Lo que sale de dentro, eso sí mancha al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»


Antífona de la comunión: Lc 1, 48

Me felicitarán todas las generaciones, porque Dios ha mirado la humillación de su esclava.

.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
CON OCASIÓN DE LA XXIII JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO
11 de febrero de 2015

Sapientia cordis.
«Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies»
(Jb 29, 15)

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la XXIII Jornada Mundial de Enfermo, instituida por san Juan Pablo II, me dirijo a vosotros que lleváis el peso de la enfermedad y de diferentes modos estáis unidos a la carne de Cristo sufriente; así como también a vosotros, profesionales y voluntarios en el ámbito sanitario.

El tema de este año nos invita a meditar una expresión del Libro de Job: «Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies» (29,15). Quisiera hacerlo en la perspectiva de la sapientia cordis, la sabiduría del corazón.

1. Esta sabiduría no es un conocimiento teórico, abstracto, fruto de razonamientos. Antes bien, como la describe Santiago en su Carta, es «pura, además pacífica, complaciente, dócil, llena de compasión y buenos frutos, imparcial, sin hipocresía» (3,17).

Por tanto, es una actitud infundida por el Espíritu Santo en la mente y en el corazón de quien sabe abrirse al sufrimiento de los hermanos y reconoce en ellos la imagen de Dios. De manera que, hagamos nuestra la invocación del Salmo: «¡A contar nuestros días enséñanos / para que entre la sabiduría en nuestro corazón!» (Sal 90,12). En esta sapientia cordis, que es don de Dios, podemos resumir los frutos de la Jornada Mundial del Enfermo.

2. Sabiduría del corazón es servir al hermano. En el discurso de Job que contiene las palabras «Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies», se pone en evidencia la dimensión de servicio a los necesitados de parte de este hombre justo, que goza de cierta autoridad y tiene un puesto de relieve entre los ancianos de la ciudad. Su talla moral se manifiesta en el servicio al pobre que pide ayuda, así como también en el ocuparse del huérfano y de la viuda (vv.12-13).

Cuántos cristianos dan testimonio también hoy, no con las palabras, sino con su vida radicada en una fe genuina, y son «ojos del ciego» y «del cojo los pies». Personas que están junto a los enfermos  que tienen necesidad de una asistencia continuada, de una ayuda para lavarse, para vestirse, para alimentarse. Este servicio, especialmente cuando se prolonga en el tiempo, se puede volver fatigoso y pesado.

Es relativamente fácil servir por algunos días, pero es difícil cuidar de una persona durante meses o incluso durante años, incluso cuando ella ya no es capaz de agradecer. Y, sin embargo, ¡qué gran camino de santificación es éste! En esos momentos se puede contar de modo particular con la cercanía del Señor, y se es también un apoyo especial para la misión de la Iglesia.

3. Sabiduría del corazón es estar con el hermano. El tiempo que se pasa junto al enfermo es un tiempo santo. Es alabanza a Dios, que nos conforma a la imagen de su Hijo, el cual «no ha venido para ser servido, sino para servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mt 20,28). Jesús mismo ha dicho: «Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve» (Lc 22,27).

Pidamos con fe viva al Espíritu Santo que nos otorgue la gracia de comprender el valor del acompañamiento, con frecuencia silencioso, que nos lleva a dedicar tiempo a estas hermanas y a estos hermanos que, gracias a nuestra cercanía y a nuestro afecto, se sienten más amados y consolados. En cambio, qué gran mentira se esconde tras ciertas expresiones que insisten mucho en la «calidad de vida», para inducir a creer que las vidas gravemente afligidas por enfermedades no serían dignas de ser vividas.

4. Sabiduría del corazón es salir de sí hacia el hermano. A veces nuestro mundo olvida el valor especial del tiempo empleado junto a la cama del enfermo, porque estamos apremiados por la prisa, por el frenesí del hacer, del producir, y nos olvidamos de la dimensión de la gratuidad, del ocuparse, del hacerse cargo del otro. En el fondo, detrás de esta actitud hay frecuencia una fe tibia, que ha olvidado aquella palabra del Señor, que dice: «A mí me lo hicisteis» (Mt 25,40).

Por esto, quisiera recordar una vez más «la absoluta prioridad de la “salida de sí hacia el otro” como uno de los mandamientos principales que fundan toda norma moral y como el signo más claro para discernir acerca del camino de crecimiento espiritual como respuesta a la donación absolutamente gratuita de Dios» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 179). De la misma naturaleza misionera de la Iglesia brotan «la caridad efectiva con el prójimo, la compasión que comprende, asiste y promueve» (ibíd.).

5. Sabiduría del corazón es ser solidarios con el hermano sin juzgarlo. La caridad tiene necesidad de tiempo. Tiempo para curar a los enfermos y tiempo para visitarles. Tiempo para estar junto a ellos, como hicieron los amigos de Job: «Luego se sentaron en el suelo junto a él, durante siete días y siete noches. Y ninguno le dijo una palabra, porque veían que el dolor era muy grande» (Jb 2,13).

Pero los amigos de Job escondían dentro de sí un juicio negativo sobre él: pensaban que su desventura era el castigo de Dios por una culpa suya. La caridad verdadera, en cambio, es participación que no juzga, que no pretende convertir al otro; es libre de aquella falsa humildad que en el fondo busca la aprobación y se complace del bien hecho.

La experiencia de Job encuentra su respuesta auténtica sólo en la Cruz de Jesús, acto supremo de solidaridad de Dios con nosotros, totalmente gratuito, totalmente misericordioso. Y esta respuesta de amor al drama del dolor humano, especialmente del dolor inocente, permanece para siempre impregnada en el cuerpo de Cristo resucitado, en sus llagas gloriosas, que son escándalo para la fe pero también son verificación de la fe (Cf. Homilía con ocasión de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, 27 de abril de 2014).

También cuando la enfermedad, la soledad y la incapacidad predominan sobre nuestra vida de donación, la experiencia del dolor puede ser lugar privilegiado de la transmisión de la gracia y fuente para lograr y reforzar la sapientia cordis. Se comprende así cómo Job, al final de su experiencia, dirigiéndose a Dios puede afirmar: «Yo te conocía sólo de oídas, mas ahora te han visto mis ojos» (42,5).

De igual modo, las personas sumidas en el misterio del sufrimiento y del dolor, acogido en la fe, pueden volverse testigos vivientes de una fe que permite habitar el mismo sufrimiento, aunque con su inteligencia el hombre no sea capaz de comprenderlo hasta el fondo.

6. Confío esta Jornada Mundial del Enfermo a la protección materna de María, que ha acogido en su seno y ha generado la Sabiduría encarnada, Jesucristo, nuestro Señor.

Oh María, Sede de la Sabiduría, intercede, como Madre nuestra por todos los enfermos y los que se ocupan de ellos. Haz que en el servicio al prójimo que sufre y a través de la misma experiencia del dolor, podamos acoger y hacer crecer en nosotros la verdadera sabiduría del corazón.

Acompaño esta súplica por todos vosotros con la Bendición Apostólica.

Vaticano, 30 de diciembre de 2014

Memorial de San Francisco Javier

FRANCISCUS

http://www.vatican.va


El Papa recuerda a los ancianos que la vejez es un tiempo de gracia

octubre 3, 2014

.
El Papa: no hay futuro para un pueblo sin el encuentro entre generaciones
.

Encuentro del Papa con los ancianos

Cuarenta mil ancianos acudieron a la Plaza de san Pedro para compartir con el papa Francisco y el papa emérito “la bendición de la más larga vida”


CIUDAD DEL VATICANO, 28 de septiembre de 2014 (Zenit.org) – La plaza de san Pedro ha sido protagonista una vez más del abrazo entre el papa emérito y el papa Francisco.

La ocasión ha sido la Jornada de la tercera edad. Ancianos y abuelos procedentes de más de 20 países han compartido la mañana de este domingo, dando testimonio de una vida plena, feliz y al servicio de los demás.

En esta Jornada llamada «La bendición de la larga vida» y organizada por Pontificio Consejo de la Familia ha sido una oportunidad para escuchar los testimonios de abuelos que han encontrado en el “ser abuelos” una verdadera vocación. Dejando de lado el miedo por hacerse mayor o sentirse inútil, estos ancianos han proclamado la alegría de ser mayor.

La música y las canciones para animar esta fiesta, como no podía ser de otra manera, ha estado a cargo de cantantes con cabellos grisáceos. El encargado de entonar la primer canción, ha sido el conocido italiano Andrea Bocelli, con su conocido tema “Con te partirò”.

Después de escuchar los varios testimonios de abuelos y ancianos de distintas partes del mundo, el Santo Padre ha dedicado unas palabras a los presentes, dando las gracias a todos por venir y por la acogida y un gracias especial a Benedicto XVI:

“Yo he dicho muchas veces que me gusta mucho que él viva aquí en el Vaticano, porque era como tener el abuelo sabio en casa”, ha afirmado Francisco.

A continuación, el Pontífice ha destacado uno de los testimonios que se ha escuchado esta mañana en la plaza, la del matrimonio venido de Irak, de una ciudad cercana a Mosul:

“A ellos, todos juntos decimos un gracias especial. Es muy bonito que hayáis venido aquí hoy y un don para la Iglesia, y nosotros os ofrecemos nuestra cercanía, nuestra oración y la ayuda concreta”, ha precisado Francisco.

Además, ha añadido que “la violencia a los ancianos es deshumana, como a los niños. Pero Dios no os abandona. Está con vosotros. Con su ayuda sois y continuaréis siendo memoria para vuestro pueblo. Y también para nosotros, para la gran familia de la Iglesia. Gracias”.

Estos hermanos -ha proseguido el Papa- nos testimonian que también en las pruebas más difíciles, los ancianos que tienen fe son como árboles que continúan dando fruto. Y esto vale también en las situaciones más comunes, donde puede haber otras tentaciones, y otras formas de discriminación.

El Santo Padre ha indicado que la “vejez, de forma particular, es un tiempo de gracia en el que el Señor nos renueva su llamada, nos llama a custodiar y transmitir la fe. Nos llama a rezar, nos llama a interceder, nos llama a ser cercano a quien lo necesita”.

Y es que, ha precisado el Papa, “los abuelos tienen una capacidad para entender las situaciones más difíciles, una gran capacidad. ¡Y cuando rezan por estas situaciones, su oración es fuerte, es poderosa!”.

De este modo, ha proseguido recordando que “los abuelos, que han recibido la bendición de ver los hijos de los hijos, les es concedida una tarea grande: transmitir la experiencia de la vida, la historia de una familia, de una comunidad, de un pueblo; compartir con sencillez una sabiduría y la misma fe: ¡la herencia más preciosa!”

A propósito, el Papa ha mencionado los países donde la persecución religiosa ha sido cruel, donde “han sido los abuelos quienes han llevado a bautizar a los niños a escondidas, a darles su fe”. Ellos, “han salvado la fe en esos países”, ha afirmado.

Pero el anciano no siempre tiene una familia que lo acoge. Por esta razón, el Santo Padre ha pedido que las casas para los ancianos sean “verdaderamente casa y no prisiones”. Así como deben ser “para los ancianos y no para los intereses de otros”. Francisco ha advertido que no “debe haber institutos donde los ancianos viven olvidados, como escondidos, descuidados”.

Asimismo, ha precisado que las residencias de ancianos deberían ser “pulmones” de humanidad en un país, en un barrio, en una parroquia; “deberían ser santuarios de humanidad donde quien es viejo y débil es cuidado y custodiado como un hermano o una hermana mayor”.

Otro aspecto sobre el que el Santo Padre ha reflexionado en su discurso, ha sido sobre el abandono de los ancianos. Por eso ha advertido sobre las veces que se “descarta a los ancianos con actitudes de abandono que son una verdadera y propia eutanasia escondida”.

Esto, ha explicado, “es el efecto de esa cultura del descarte que hace mucho mal al mundo”. Así, “todos estamos llamados a contrarrestar esta venenosa cultura del descarte”.

Como cristianos -ha concluido el Papa- estamos llamados a imaginar, con fantasía y sabiduría, los caminos para afrontar este desafío. “Un pueblo que no custodia a los abuelos y no les trata bien es un pueblo que no tiene futuro”, ha subrayado Francisco.

Pero, también ha exhortado a los ancianos: “tenéis la responsabilidad de mantener vivas estas raíces en vosotros mismos. Con la oración, la lectura del Evangelio, las obras de misericordia”. Así -ha añadido- permanecemos como árboles vivos, que en la vejez no paran de dar fruto.

Finalmente, el Obispo de Roma ha afirmado que “una de las cosas más bellas de la vida de familia, de nuestra vida humana de familia, es acariciar a un niño y dejarse acariciar por un abuelo o una abuela”.

Para culminar la celebración, el Papa ha celebrado la Santa Misa y el rezo mariano del Ángelus.

.

Encuentro del Papa Frco... con Bendicto

Encuentro del papa Francisco con el papa emérito Benedicto en el Encuentro de Ancianos

.

A continuación la homilía del Santo Padre en la santa misa por los ancianos y abuelos en el encuentro “La bendición de la más larga vida”. Han concelebrado con el Santo Padre cientos de sacerdotes ancianos procedentes de distintas partes del mundo

El Evangelio que acabamos de escuchar, lo acogemos hoy como el Evangelio del encuentro entre los jóvenes y los ancianos: un encuentro lleno de gozo, de fe y de esperanza.

María es joven, muy joven. Isabel es anciana, pero en ella se ha manifestado la misericordia de Dios, y, junto a con su esposo Zacarías, está en espera de un hijo desde hace seis meses.

También en esta ocasión, María nos muestra el camino: ir a visitar a la anciana pariente, para estar con ella, ciertamente para ayudarla, pero también y sobre todo para aprender de ella, que ya es mayor, una sabiduría de vida.

La Primera Lectura recuerda de varios modos el cuarto mandamiento: «Honra a tu padre y a tu madre: así se prolongarán tus días en la tierra, que el Señor, tu Dios, te va a dar» (Ex 20, 12).

No hay futuro para un pueblo sin este encuentro entre generaciones, sin que los niños reciban con gratitud el testigo de la vida por parte de los padres. Y, en esta gratitud a quien te ha transmitido la vida, hay también un agradecimiento al Padre que está en los cielos.

Hay a veces generaciones de jóvenes que, por complejas razones históricas y culturales, viven más intensamente la necesidad de independizarse de sus padres, casi de «liberarse» del legado de la generación anterior. Es como un momento de adolescencia rebelde.

Pero, si después no se recupera el encuentro, si no se logra un nuevo equilibrio fecundo entre las generaciones, se llega a un grave empobrecimiento del pueblo, y la libertad que prevalece en la sociedad es una falsa libertad, que casi siempre se convierte en autoritarismo.

El mismo mensaje nos llega de la exhortación del apóstol Pablo dirigida a Timoteo y, a través de él, a la comunidad cristiana. Jesús no abolió la ley de la familia y la transición entre las generaciones, sino que la llevó a su plenitud.

El Señor ha formado una nueva familia, en la que, por encima de los lazos de sangre, prevalece la relación con él y el cumplir la voluntad de Dios Padre. Pero el amor por Jesús y por el Padre eleva el amor a los padres, hermanos y abuelos, renueva las relaciones familiares con la savia del Evangelio y del Espíritu Santo.

Y así, san Pablo recomienda a Timoteo, que es Pastor, y por tanto padre de la comunidad, que se respete a los ancianos y a los familiares, y exhorta a que se haga con actitud filial: al anciano «como a un padre», a las ancianas «como a madres» (cf. 1 Tm 5, 1).

El jefe de la comunidad no está exento de esta voluntad de Dios, sino que, por el contrario, la caridad de Cristo le insta a hacerlo con un amor más grande. Como la Virgen María, que aun habiéndose convertido en la Madre del Mesías, se siente impulsada por el amor de Dios, que en ella se está encarnando, a ir de prisa hacia su anciana pariente.

Volvamos, pues, a este «icono» lleno de alegría y de esperanza, lleno de fe, lleno de caridad. Podemos pensar que la Virgen María, estando en la casa de Isabel, habrá oído rezar a ella y a su esposo Zacarías con las palabras del salmo responsorial de hoy:

«Tú, Dios mío, fuiste mi esperanza y mi confianza, Señor, desde mi juventud… No me rechaces ahora en la vejez, me van faltando las fuerzas, no me abandones… Ahora, en la vejez y en las canas, no me abandones, Dios mío, hasta que describa tu poder, tus hazañas a la nueva generación» (Sal 70, 9.5.18).

La joven María escuchaba, y lo guardaba todo en su corazón. La sabiduría de Isabel y Zacarías ha enriquecido su ánimo joven; no eran expertos en maternidad y paternidad, porque también para ellos era el primer embarazo, pero eran expertos de la fe, expertos en Dios, expertos en esa esperanza que de él proviene: esto es lo que necesita el mundo en todos los tiempos.

María supo escuchar a aquellos padres ancianos y llenos de asombro, hizo acopio de su sabiduría, y ésta fue de gran valor para ella en su camino como mujer, esposa y madre.

Así, la Virgen María nos muestra el camino: el camino del encuentro entre jóvenes y ancianos. El futuro de un pueblo supone necesariamente este encuentro: los jóvenes dan la fuerza para hacer avanzar al pueblo, y los ancianos robustecen esta fuerza con la memoria y la sabiduría popular.

 


Ejercicios para mejorar la memoria

septiembre 12, 2014

.

Recordar lo leído

Recordar lo leído: Practicar sistemáticamente el recuerdo de lo aprendido

.

Actividades que mejoran tu memoria de forma casi milagrosa

carlota fominayacarlotafominaya / madrid

.

El catedrático de Psicobiología Ignacio Morgado nos da las claves para incrementar nuestro potencial en su libro «Aprender, recordar y olvidar» (Ariel)

Existen una serie de procedimientos al alcance de cualquiera que son grandes facilitadores a la hora de mejorar nuestra memoria.

Uno de los más importantes es el sueño, «un determinante biológico de primer magnitud capaz de potenciar la formación de la memoria y la integración del material aprendido», asegura Ignacio Morgado, catedrático de Psicobiología en el Instituto de Neurociencia de la Universidad Autónoma de Barcelona.

Pero hay otros que también nos ayudan mucho en esta tarea, prosigue el autor del libro «Aprender, recordar y olvidar» (Ariel), tan insospechados como practicar deporte, o ser conscientes de cuál es nuestro mejor tiempo del día para aprender.

Estas son —según explica Morgado en esta práctica obra— algunas de las actividades que nos ayudan en esta tarea más de lo que creemos:

1. Practicar deporte y actividades físicas diversas

De todos los factores que promueven el aprendizaje y la memoria, al igual que otras muchas facultades mentales, el ejercicio físico es el que podríamos considerar más milagroso, asevera este catedrático.

«Y tiene una explicación fisiológica. Son muchos los efectos de la actividad y el ejercicio físico sobre el cerebro y sus neuronas.

En primer lugar, esa actividad promueve y aumenta la cantidad de sustancias neurotróficas, como el BDNF, que incrementan la plasticidad sináptica, la neurogénesis y la vascularización del cerebro. Es decir, actúa como un desengrasante del cerebro», explica.

2. El mejor tiempo del día para aprender

Conocer el mejor tiempo del día para aprender. No todos los momentos del día son igualmente buenos para aprender, y cada persona tiene el suyo.

«En algunos momentos nos sentimos más despiertos, con más capacidad de atención y más actividad, y en otro con menos. Todos tenemos una idea más o menos clara de las horas del día en que nos sentimos más capaces para realizar estudios o actividades complejas.

Y suelen ser siempre las mismas horas para cada persona. Me refiero a los ritmos circadianos» (fenómenos psicobiológicos que suelen suceder alrededor de la misma hora, diariamente, cada día), indica Morgado.

3. Entrenar la «memoria de trabajo»

Es conveniente entrenar la «memoria de trabajo». La «memoria de trabajo», explica este catedrático, «es una función cerebral muy importante para aprender y adquirir nuevos conocimientos y habilidades y está muy relacionada con la inteligencia fluida, la capacidad de razonar y resolver problemas nuevos con independencia del conocimiento previamente adquirido».

Se trabaja con secuencias de objetos en distintos intervalos de tiempo.

4. Guiar el aprendizaje con preguntas

Este es un método de generar memoria a largo plazo mucho mejor que la que resulta del tipo de estudio consistente en repasar una y otra vez apuntes de la materia, muchas veces inconscientemente.

Tal y como indica este experto a lo largo de las páginas de su libro «Aprender, recordar y olvidar», de Ariel, «su potencia para aumentar la comprensión de lo estudiado y generar memorias duraderas puede, además, multiplicarse si se le pide al alumno que mientras estudia vaya redactando una memoria de lo aprendido».

5. Practicar sistemáticamente el recuerdo de lo aprendido

Conviene practicar sistemáticamente el recuerdo de lo aprendido. El recuerdo, señala este psicobiólogo, es un proceso activo que no solo sirve para evaluar lo aprendido, sino también para seguir aprendiendo.

Más aún, recalca Morgado: «el recuerdo sistemático puede ser una forma de aprendizaje superior incluso a la del aprendizaje original».

6. Un poco de estrés no es malo

Según explica Morgado en su obra «Aprender, recordar y olvidar» (de Ariel), en la vida cotidiana estamos sometidos a situaciones emocionales y estresantes que activan el sistema nervioso y el endocrino.

«La experiencia común y los resultados de muchos experimentos muestran que, cuando esa activación es moderada y no rebasa ciertos límites, puede contribuir a la facilitación del aprendizaje y la formación de la memoria».

Las hormonas, continúa, «como la adrenalina, la noradrelina y los glucocorticoides, liberadas en la sangre de las personas en situaciones emocionales o de estrés moderado pueden contribuir también a la facilitación tanto de memorias implícitas como explícitas», apunta este experto.

No obstante, matiza, «el estrés crónico y la elevada y persistente concentración de glucocorticoides en la sangre, al provocar muerte neuronal y pérdida de espinas dentríticas en las neuronas de la corteza cerebral, dificultan considerablemente el aprendizaje y la memoria de animales y humanos».

7. Potenciar el error de la predicción

Para Morgado, una manera de potenciar el error de la predicción y facilitar con ello el aprendizaje consiste en asociar lo que se quiere recodar a un estímulo emocional.

8. Homenaje a la lectura

Homenaje a la lectura. De todas las actividades intelectuales potenciadoras de capacidades mentales, la más asequible y la que proporciona un mejor balance costo/beneficio es, sin duda, la lectura, recalca Morgado.

«Leer es uno de los mejores ejercicios posibles para mantener en forma el cerebro. Es así porque la actividad de leer requiere poner en juego un importante número de procesos mentales, entre los que destacan la percepción, la memoria y el razonamiento.

El libro es un gimnasio asequible y barato para la mente y debería incluirse por ello en la educación desde la más temprana infancia y mantenerse durante toda la vida.

Los niños deben ser estimulados a leer con lecturas motivadoras y adecuadas a su edad y los mayores deben procurarse todo el auxilio que requieran sus facultades visuales para poder seguir leyendo y manteniendo en forma su cerebro cuando envejecen», apunta.

9. La actividad intelectual a lo largo de la vida

La actividad intelectual a lo largo de la vida puede aumentar la memoria de la vejez.

Hay estudios de la Academia Americana de Neurología que señalan que la lectura, la escritura y la participación en cualquier actividad que estimule el cerebro, a cualquier edad y durante toda la vida, pueden preservar la memoria en la vejez.

«Vemos pues que no hay que esperar a ser mayor para emprender actividades intelectuales como remedio para disminuir las consecuencias negativas del envejecimiento. Cuanto antes empecemos, ¡mejor!», señala Morgado.

10. Inmersión temprana en múltiples lenguas

La inmersión temprana en múltiples lenguas, otro ejercicio beneficioso. La sorprendente capacidad del cerebro humano para aprender muchas lenguas en la temprana infancia le confiere importantes ventajas a la hora de aprender y formar memorias consistentes.

Está demostrado que los individuos que adquieren múltiples lenguas en su infancia y las practican a lo largo de su vida tienen una mayor capacidad de cognición ejecutiva, es decir, de ejecución mental, estando también más protegidos contra la neurodegeneración en la vejez.

http://www.abc.es/familia-vida-sana/20140909/abci-cerebro-claves-memoria-201407291325.html