Las «engañosas» cifras del coronavirus en China que hacen temer una catástrofe mayor en Europa

marzo 22, 2020

.

Representación del coronavirus Covid-19. (iStock)

.

Las «engañosas» cifras del coronavirus en China que hacen temer una catástrofe mayor en Europa

Al margen de la fiabilidad de los datos de Pekín, Italia ha superado en fallecidos a China porque la epidemia en este país está acotada a la provincia de Hubei, que tiene 60 millones de habitantes y registra la mayoría de los 81.000 contagiados y 3.255 fallecidos, sobre todo en su capital, Wuhan.
CORRESPONSAL EN SHANGHÁI Actualizado: 

.

Al brutal estallido del coronavirus en Europa se suma la conmoción después de que Italia haya superado a China en número de víctimas mortales: más de 3.400 frente a 3.255.

Lo peor de todo es que las cifras italianas seguirán subiendo mucho más mientras las chinas lo harán levemente porque la epidemia ya está controlada. Al menos a tenor de los datos oficiales, que muchos cuestionan porque el autoritario régimen de Pekín intentó ocultar la enfermedad al principio, cuando silenció a los primeros médicos que alertaron de su aparición en diciembre.

Durante la epidemia, otros doctores también han denunciado que muchos pacientes morían de neumonía sin que se les hubiera hecho la prueba del coronavirus, por lo que no figuran en el recuento de las autoridades.

Aun así, ni el propio director de Protección Civil de Italia, Angelo Borrelli, pudo contener su «shock» cuando tuvo que anunciar que el número de fallecidos superaba a los de China, «un país que es 24 veces mayor», según informaba en ABC Ángel Gómez Fuentes.

Muchos se preguntan cómo es posible que en Italia, con 60 millones de habitantes, haya más muertos que en China, el país más poblado del mundo con 1.400 millones.

Al margen de la fiabilidad de los datos que ofrece Pekín, la explicación es porque la epidemia quedó acotada desde el 23 de enero a su epicentro en Wuhan y al resto de la provincia de Hubei, que tiene casi 60 millones de habitantes y ocupa una superficie algo menor a la mitad de España.

Debido a ese cierre a cal y canto de Hubei y a la paralización total de China, con prácticamente toda la población encerrada en sus casas y cuarentenas masivas en ciudades y pueblos, la epidemia no se extendió por el resto del país.

De los 81.385 contagiados y 3.255 fallecidos contabilizados hasta el jueves, 67.800 casos y 3.133 víctimas mortales se concentran en Hubei. Y, de esos, su capital, Wuhan, copa la mayoría con 50.005 infectados y 2.499 defunciones.

La diferencia con la segunda ciudad más afectada de la provincia, Xiaogan, es enorme: 3.518 contagiados y 128 fallecidos.

Gracias a las medidas draconianas de las autoridades, la incidencia de la enfermedad ha sido muy pequeña en megalópolis como Pekín, que sufrió 491 infectados y ocho fallecidos, o Shanghái, con 371 casos y solo tres muertos. Fuera de Hubei, la ciudad más afectada fue Cantón (Guangzhou), con 1.395 contagiados y ocho víctimas mortales.

Unas cifras muy alejadas del infierno que el coronavirus desató en la ciudad de Wuhan, que tiene unos once millones de habitantes y donde sus hospitales quedaron totalmente colapsados por la avalancha de enfermos.

Lo mismo está ocurriendo ahora en Italia y España, donde ciudades como Bérgamo o Madrid podrían sufrir una catástrofe incluso peor.

Debido a sus casi 60 millones de habitantes, el escenario de Hubei es fácilmente repetible en los países grandes de Europa, donde cualquier capital con la epidemia disparada es un Wuhan en potencia. Por ese motivo, las cifras chinas son tan peligrosamente «engañosas», ya que no se refieren a todo al país sino, principalmente, a dicha ciudad.

Muchos expertos dudan de ellas por la habitual opacidad de Pekín, que intenta ocultar o minimizar cualquier información sensible que socave la imagen del Partido Comunista y del presidente Xi Jinping. 

Según denuncia un médico de Wuhan a la agencia de noticias japonesa Kyodo, las cifras se manipularon durante su visita el día 10 para celebrarla como una victoria ante la epidemia. Además de dar de alta a enfermos no recuperados, se dejaron de hacer pruebas y ese día no se detectaron contagios nuevos por primera vez desde el estallido de la epidemia.

«No se puede confiar en el recuento del Gobierno», asegura a Kyodo el doctor, que trabaja en un centro de cuarentena y oculta su identidad por seguridad.

De igual modo, y según informa «Financial Times», Taiwán critica a la Organización Mundial de la Salud (OMS) por no tener en cuenta su aviso de diciembre sobre los contagios entre humanos que ya había en Wuhan, que al parecer sus médicos habían sabido por sus colegas en dicha ciudad.

Como Taiwán no pertenece a la OMS por las presiones de Pekín, que reclama su soberanía y veta su presencia en foros internacionales, su advertencia fue desoída.

Hasta el 20 de enero China no reconoció las transmisiones de la enfermedad entre personas, perdiéndose así un mes para actuar que podría haber impedido la pandemia que ahora azota a todo el planeta.

https://www.abc.es/sociedad/abci-enganosas-cifras-coronavirus-china-hacen-temer-catastrofe-mayor-europa-202003210138_noticia.html#utm_source=organico&utm_campaign=mod-taboola-p1&utm_content=internacional&utm_medium=abc


Isabel Sola: «Este coronavirus es muy escurridizo, la transmisión se nos está escapando»

marzo 1, 2020

.

Isabel Sola, en un despacho del Centro Nacional de Biotecnología – Guillermo Navarro

.

Isabel Sola: «Este coronavirus es muy escurridizo, la transmisión se nos está escapando»

Esta científica tiene una misión: «domesticar» al Covid-19 y desarrollar una vacuna contra un ser microscópico con el que tiembla el mundo. Isabel Sola alerta de un virus que se comporta como el mago Houdini, el gran escapista

Por Nuria Ramírez de Castro

En el mundo hay una sensación de urgencia global, pero en el laboratorio del Centro Nacional de Biotecnología de Madrid, donde mejor se conoce a los coronavirus, se asiste a la nueva amenaza de salud con la preocupación justa. El estilo de vida de la docena de investigadores que trabajan en el campus de la Universidad Autónoma no ha cambiado mucho desde que empezó a propagarse el nuevo patógeno.

Las mascarillas se reservan para el laboratorio. No las utilizan cuando viajan en transporte público ni han dejado de viajar en avión. «Solo nos lavamos con más frecuencia las manos, una recomendación que nos sirve para evitar catarros o cualquier infección respiratoria», cuenta la viróloga Isabel Sola.

Su equipo, el que codirige con el investigador Luis Enjuanes, lleva más de dos décadas dedicado a una familia de virus inquietantes, capaces de causar trastornos tan banales como un catarro o letales como la epidemia de SARS de 2002. Entonces también un coronavirus muy similar al actual saltó de una fuente animal a los humanos.

En este laboratorio de Madrid se inventó la técnica que permitió por primera vez manipular genéticamente coronavirus y se ensayó con éxito una vacuna. No llegó a hacer falta porque la epidemia se contuvo en menos de un año. Ahora ese trabajo previo se ha convertido en una oportunidad de oro en la carrera para lograr una vacuna contra el Covid-19, «un virus del que aún sabemos muy poco», advierte Sola.

Hay una decena de vacunas en desarrollo. ¿Ustedes llevan ventaja frente a otros laboratorios?

Todos los grupos de investigación que trabajamos en coronavirus tenemos ventajas. En nuestro caso, conocemos bien la metodología de genética reversa para manipular el virus. Desde 2002 hemos mejorado la estrategia para desarrollar la vacuna.

Los virus tienen el superpoder de cambiar y hemos aprendido a generar virus atenuados que no pueden salir de una célula para infectar a otra. También contamos con modelos animales, ratones que se infectan con estos virus y reproducen fielmente la enfermedad en humanos. Creemos que son el modelo ideal para probar una vacuna candidata.

¿Esperan que mute el nuevo coronavirus?

Esperábamos que ocurriera al comienzo de la epidemia. Son virus zoonóticos, que tienen origen en animales y se transmiten al ser humano. Los cambios en la secuencia se ven al principio, cuando el virus debe adaptarse a un huésped nuevo como es el ser humano y se ve forzado a cambiar para crecer lo más feliz posible. Una vez que se ha adaptado los cambios son pequeños.

Estos virus tienen una particularidad: poseen una maquinaria especial que no tienen otros para corregir errores. Los virus mutan, lo hacen porque se multiplican millones y millones de veces y al copiar su genoma introducen errores como el que se puede cometer al escribir rápido en un teclado, si me permite un ejemplo.

Cuando escribes mucho, tienes más posibilidades de introducir un error, de cambiar una letra por otra. Su maquinaria permite que los cambios que se acumulan en el genoma sean menores.

¿Eso es una ventaja para el virus o para nosotros?

Para ellos porque su maquinaria les permite corregir errores y que sus genomas sean viables y puedan replicarse eficientemente.

¿Qué otras particularidades tiene el nuevo coronavirus?

Es muy parecido al SARS del 2002, sin embargo, por lo que estamos conociendo de él, no es idéntico. Tiene particularidades que necesitamos aprender y descubrir. Es menos mortal pero se transmite con eficacia y esto es un problema mayor porque tiene más facilidad de escaparse a nuestro control.

Desde un punto de vista científico, es muy interesante. Nos interesa cualquier habilidad nueva que ha adquirido un virus, cuál es el gen que lo determina, cómo interacciona con el hospedador, qué efectos causa en el pulmón de los afectados… Y lo que sabemos todavía es relativamente poco.

Esos rasgos que hacen al virus tan interesantes para un científico, ¿cómo se traducen en salud pública?, ¿lo hacen más peligroso?, ¿escurridizo?

El concepto de peligro es relativo. ¿Es más peligroso porque es más mortal o porque se transmite con facilidad? Las dos cosas tienen su riesgo. Este virus desde un punto de vista de salud pública es escurridizo y se transmite muy bien. Hay personas con síntomas muy leves o asintomáticas con capacidad de contagiar, lo que hace muy complicada la situación porque la transmisión se escapa a lo que vemos.

Otra particularidad es que se están describiendo casos en China y Japón de personas que aparentemente habían dado negativo; se habían recuperado y han vuelto a dar positivo. No conozco muy bien los detalles -cómo les hicieron las pruebas, les tomaron las muestras, si hubo doble prueba…-, pero todo esto es extraño y difícil de explicar.

¿Podría ocurrir que una paciente infectada vuelva a contagiarse, que no genere inmunidad?

Eso es muy extraño, pero insisto necesitamos más información. Este virus como cualquier elemento extraño que entra en nuestro organismo genera una respuesta defensiva si se tiene un sistema inmune competente. Y esta respuesta te protege frente a una nueva infección en un periodo de tiempo corto y medio plazo.

En el caso de esta persona de Japón podría ocurrir que no haya tenido una respuesta inmune completa. O que los test realizados hayan dado negativos y no lo fueran…

¿Qué es lo que más le inquieta de este virus cuando lo compara con otros?

Lo más preocupante es su capacidad de diseminación y para transmitirse en personas que están asintomáticas o con síntomas muy leves. Todo tiene que ver con el «escapismo» de este virus, el no hacerse evidente es lo más preocupante desde el punto de vista de la salud pública.

¿Y lo que más le tranquiliza?

Que solo el 20 por ciento de infectados sufre una enfermedad más severa y esto es relativamente tranquilizador.

¿Se puede hablar ya de grupos de riesgo?

Con la estadística disponible, podemos afirmar que la población de mayor riesgo son los mayores porque suelen tener asociadas otras enfermedades y un sistema inmune menos eficiente. En Europa casi el 20 por ciento de la población tiene más de 65 años, por lo que el número de personas vulnerables es mayor que en el continente africano.

¿Hay una razón científica para explicar por qué algunas personas sanas que no son mayores desarrollan neumonía?

En virología hay un campo nuevo de investigación: el conocer si existe una predisposición genética a infecciones virales. Eso significaría que entre dos personas que han sufrido la misma exposición, una sufra un problema grave y la otra no, y no hablo solo de coronavirus.

Pero antes de pensar en factores genéticos que predisponen, podríamos valorar muchas variables. En una persona joven que no tiene patologías graves y desarrolla una infección más grave, habría que saber si cuando se infectó lo hizo con una dosis de virus más alta que otra en condiciones similares no desarrolló la infección.

Esa es la razón por la que el personal sanitario es también un grupo de alto riesgo. La cantidad de virus a la que está expuesta el personal sanitario es mayor.

Algunos expertos para lanzar mensajes de tranquilidad afirman que el nuevo coronavirus es como una gripe, que incluso esta mata más y no se cuenta en los medios de comunicación. ¿Coincide con ellos?

No del todo. Es cierto que se parece a una gripe porque es una infección respiratoria y se transmite por el aire. Pero son virus diferentes, de familias diferentes. La gripe la conocemos bien y de este nuevo virus sabemos aún muy poco.

Tampoco las cifras de mortalidad de la gripe estacional son tan altas como lo son las provisionales de este coronavirus. Una cosa es la gripe estacional, la que circula todos los años y esa tiene una mortalidad más baja que el 2-3 por ciento de este nuevo virus. Con las gripes pandémicas la mortalidad es más alta.

¿Debemos prepararnos para los primeros muertos en España?

Podría haberlos. Cuantos más casos haya, más probabilidades hay de que personas en situación de riesgo con patologías previas se infecten y puedan fallecer.

Los miembros de este laboratorio, ¿han cambiado estilos de vida, han dejado de ir a zonas con aglomeración de gente o van con mascarilla?

No, no vamos con mascarilla pero la recomendación de lavarte con frecuencia las manos sí la estamos cumpliendo. Yo no suelo ir en transporte público, pero mi hija mayor sí que va y le pido que extreme la higiene de manos.

Es un consejo común para esta infección y para la gripe o los catarros: lavarse las manos muy bien, mantener cierta distancia con personas que tosan, taparse con el codo al toser o con un pañuelo desechable…

El precio de los viajes a Venecia se ha desplomado, ¿con lo que usted sabe, se iría sin dudar?

Si fuera yo sola, con estas medidas de precaución, iría sin miedo. Aunque no viajaría con mi madre, una persona más mayor y asmática. Ella sí es un grupo de riesgo.

¿Cree que tardará mucho la OMS en declarar la pandemia?

Eso depende del número de países afectados y del número de casos que haya en cada país. Entiendo que además de las cifras y de las consideraciones científicas entrará en juego todo lo que implica la declaración de pandemia, como es dejar una mayor libertad de países para interrumpir viajes.

https://www.abc.es/sociedad/abci-isabel-sola-este-coronavirus-escurridizo-transmision-esta-escapando-202003010223_noticia.html


España: El voto católico esta muy repartido

junio 16, 2016

.

tercer

Personas adultas mayores interesadas en discernir su voto electoral

.

España: El voto católico esta muy repartido

¿Se tienen en cuenta las convicciones religiosas a la hora de votar?

Por Álvaro Real

.

¿Hay un partido político en España que represente el mundo católico? ¿A quién votan los católicos en España? Cuando llegan las elecciones en España son muchas las preguntas que el católico se hace a la hora de otorgar su voto. Es difícil discernir sobre a quién votar y muchos son los que, si bien no se ven representados, finalmente optan por uno u otro candidato como un “mal menor”.

La revista Vida Nueva acaba de publicar una encuesta sobre intención de voto de los católicos y según los datos el voto estaría muy repartido. No existe un partido representativo.

Según la encuesta realizada por NC Report para la revista Vida Nueva sobre intención de voto entre los católicos, el 39,8% respaldaría al partido de Mariano Rajoy el próximo 26 de junio; el 23,8% se decantaría por los socialistas; el 15,5% por el partido de Albert Rivera; y solo un 14% por la coalición Unidos Podemos. 

“Lejos de identificar al cristiano con un partido único, la fe se reparte en las urnas: 9 de cada 10 electores del PP (91,2%) se consideran católicos; 8 de cada 10 en el caso del PSOE (80,1%); y en torno a 7 de cada 10 en el caso de Ciudadanos (74,6). Esta cifra se reduce a 5 de cada 10 (45,8%) en el caso de quienes apoyan a la formación de Pablo Iglesias”, afirma la Revista Vida Nueva.

El voto católico es un voto muy fragmentado e incluso las preocupaciones de los creyentes en España son muy variables. Un 70,5% de los creyentes españoles considera determinantes las medidas relacionadas con el crecimiento económico. El 50,3% piensa que lo más importante son las políticas sociales. Sorprendentemente, asuntos como la defensa de la familia y la vida quedan en tercer lugar, con el 49,8%.

Finalmente más de la mitad de los católicos consideran que las creencias y los principios morales no condicionan su voto.

Vamos a llevarnos bien

También el semanario Alfa y Omega aborda esta semana el tema de las elecciones en España y destaca la necesidad de acuerdos y de pactos: “Vamos a llevarnos bien” dice, citando palabras del actual presidente de los obispos españoles, cardenal Ricardo Blázquez: Nos encontramos ante “una encrucijada de nuestra historia”, en la que “las coordenadas que han regido nuestra convivencia” corren serio riesgo de fractura, si no se actúa “con sensatez y buscando que nos guíen, no nuestros proyectos muchas veces muy ideologizados, sino la búsqueda del bien común y el servicio a los ciudadanos”.

En sus páginas ofrece la palabra a representantes de los cuatro grandes partidos (PP, PSOE, Unidos-Podemos y Ciudadanos) y hace un recorrido por el programa electoral en los temas que pueden influir a los católicos en su voto. La enseñanza, la familia, los recortes, las relaciones Iglesia-Estado, la presencia del hecho religioso en la esfera pública o el modelo de sociedad de cada cual son los grandes temas. Un análisis que recomendamos a los indecisos.


Soledad, mala compañera II. Eutanasia; algunos datos en Holanda

mayo 25, 2016

.

Soledad

La soledad y el suicidio asistido -eutanasia- en Holanda, algunos datos.

Soledad, mala compañera II

Por Edwin Heredia Rojas

.

La autosuficiencia del hombre moderno que parece no necesitar de nada ni de nadie; la desintegración familiar; el abandono de los hijos; la vida que va tan rápido que casi impide pensar; las ensimismantes tecnologías de comunicación; etc., parecen explicar la moderna enfermedad llamada soledad o aislamiento social.

Millones de mujeres y hombres la padecen. Muchas veces es el interés ganado, que les proporcionan hijos y nietos por la inversión en ellos. Y la soledad genera -lógicamente- problemas psicológicos y psiquiátricos.

Esta tragedia se agudizó con la aparición de la peste eutanásica, que tiene su capital geográfica en Holanda. Su ley de Terminación de la vida a petición propia y el suicidio asistido, hizo de este país el primero en hacer legal este desprecio de la vida.

Una investigación, con datos entre 2011 y 2014, ha revelado que la mayoría de las muertes por eutanasia en Holanda están vinculadas a la soledad. De una muestra de 66 personas a las que se aplicó el suicidio asistido, 36 (55%) tuvieron en la soledad -y consecuente depresión- una motivación decisiva. El grupo restante manifestaba trastornos psicóticos, neurocognitivos, de autismo, etc.

La eutanasia en Holanda está ya fuera de control. Al inicio, la ley la permitía para personas con un dolor insoportable. Después, incorporó a los que padecían dolores psíquicos. Se amplió luego a los que temían por su salud en el futuro (?!) y a quienes -increíble- estaban cansados de vivir.

Con la ley más laxa, la eutanasia también ha aumentado. En 2014, se registraron 5.306 muertes. Para 2015, se espera que la cifra haya pasado de 6.000.

Un elocuente testimonio lo ofrece el Dr. T. Boer, que durante 9 años trabajó en la Comisión de Control de la eutanasia. Estoy terriblemente mal por haber pensado que la eutanasia regulada funcionaría. (…) Cada vez más personas optan por el suicidio asistido solo porque son viejos. (…) A menudo, la eutanasia solo se requiere (se busca, se exige) por la presión ejercida por los familiares de las víctimas.

La ministra holandesa de Salud ha pedido reglas más estrictas. Ningún resultado. Ni siquiera el gobierno puede ya con la presión de los holandeses para terminar con sus vidas.

Pero ahora hay un nuevo atractivo para la eutanasia: el deseo de donar órganos para otros. Esto también ya está legalizado. Los impulsores de este motivo altruista, se inspiraron en una mujer que -junto con su familia- luchó por su eutanasia para donar riñones, pulmones, hígado y páncreas, teniendo ella esclerosis múltiple. Los medios alabaron la generosidad de Dicky Ringeling: Mujer muere mientras salva cinco vidas.

Entonces, ya no hablamos solo de una muerte digna; también de una muerte ejemplar. Pero no todo sería heroísmo. El frágil consentimiento de una persona, necesario para la eutanasia, puede convenir a beneficiarios de su muerte. Así, algunos valdrán más muertos que vivos. El dolor de cabeza es ahora cómo normar para que esto no suceda. Será más de lo mismo.

¿Qué vendrá después?

Edwin Heredia Rojas

Arequipa, 28 de abril de 2016

http://perucatolico.com/soledad-mala-companera-ii/

.

 


El maná de cada día, 21.5.16

mayo 21, 2016

Sábado de la 7ª semana del Tiempo Ordinario


Dejad que los niños se acerquen a mí

Dejad que los niños se acerquen a mí



PRIMERA LECTURA: Santiago 5, 13-20

Queridos hermanos:

¿Está sufriendo alguno de vosotros? Rece. ¿Está contento? Cante. ¿Está enfermo alguno de vosotros? Llame a los presbíteros de la Iglesia, que recen por él y lo unjan con óleo en el nombre del Señor. La oración hecha con fe salvará al enfermo y el Señor lo restablecerá; y si hubiera cometido algún pecado, le será perdonado.

Por tanto, confesaos mutuamente los pecados y rezad unos por otros para que os curéis: mucho puede la oración insistente del justo.

Elías era semejante a nosotros en el sufrimiento, y rezó insistentemente para que no lloviera, y no llovió sobre la tierra durante tres años y seis meses. Volvió a rezar, y el cielo dio la lluvia y la tierra produjo su fruto.

Hermanos míos, si alguno de vosotros se desvía de la verdad y otro lo convierte, sepa que quien convierte a un pecador de su extravío se salvará de la muerte y sepultará un sinfín de pecados.



SALMO 140, 1b-2. 3 y 8

Suba, Señor, mi oración como incienso en tu presencia.

Señor, te estoy llamando, ven deprisa, escucha mi voz cuando te llamo. Suba mi oración como incienso en tu presencia, el alzar de mis manos como ofrenda de la tarde.

Coloca, Señor, una guardia en mi boca, un centinela a la puerta de mis labios. Señor Dios, mis ojos están vueltos a ti, en ti me refugio, no me dejes indefenso.


ALELUYA: Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor del cielo y de la tierra, porque has revelado los misterios del reino a los pequeños.


EVANGELIO: Mc 10, 13-16

En aquel tiempo, le acercaban a Jesús niños para que los tocara, pero los discípulos los regañaban.

Al verlo, Jesús se enfadó y les dijo: «Dejad que los niños se acerquen a mí: no se lo impidáis, pues de los que son como ellos es el reino de Dios. En verdad os digo que quien no reciba el reino de Dios como un niño, no entrará en él».

Y tomándolos en brazos los bendecía imponiéndoles las manos.


El maná de cada día, 28.9.15

septiembre 28, 2015

Lunes de la 26ª semana del Tiempo Ordinario

.

El más pequeño de vosotros es el más importante

El más pequeño de vosotros es el más importante



PRIMERA LECTURA: Zacarías 8, 1-8

En aquellos días, vino la palabra del Señor de los ejércitos: «Así dice el Señor de los ejércitos: Siento gran celo por Sión, gran cólera en favor de ella.

Así dice el Señor: Volveré a Sión y habitaré en medio de Jerusalén.

Jerusalén se llamará Ciudad Fiel, y el monte del Señor de los ejércitos, Monte Santo.

Así dice el Señor de los ejércitos: De nuevo se sentarán en las calles de Jerusalén ancianos y ancianas, hombres que, de viejos, se apoyan en bastones.

Las calles de Jerusalén se llenarán de muchachos y muchachas que jugarán en la calle. Así dice el Señor de los ejércitos: Si el resto del pueblo lo encuentra imposible aquel día, ¿será también imposible a mis ojos? –oráculo del Señor de los ejércitos–.

Así dice el Señor de los ejércitos: Yo libertaré a mi pueblo del país de oriente y del país de occidente, y los traeré para que habiten en medio de Jerusalén. Ellos serán mi pueblo, y yo seré su Dios con verdad y con justicia.»


SALMO 101, 16-18.19-21.29.22-23

El Señor reconstruyó Sión, y apareció en su gloria.

Los gentiles temerán tu nombre, los reyes del mundo, tu gloria. Cuando el Señor reconstruya Sión, y aparezca en su gloria, y se vuelva a las súplicas de los indefensos, y no desprecie sus peticiones.

Quede esto escrito para la generación futura, y el pueblo que será creado alabará al Señor. Que el Señor ha mirado desde su excelso santuario, desde el cielo se ha fijado en la tierra, para escuchar los gemidos de los cautivos y librar a los condenados a muerte.

Los hijos de tus siervos vivirán seguros, su linaje durará en tu presencia, para anunciar en Sión el nombre del Señor, y su alabanza en Jerusalén, cuando se reúnan unánimes los pueblos y los reyes para dar culto al Señor.


Aclamación antes del Evangelio: Mc 10, 45

El Hijo del hombre ha venido para servir y a dar su vida en rescate por todos.


EVANGELIO: Lucas 9, 46-50

En aquel tiempo, los discípulos se pusieron a discutir quién era el más importante.

Jesús, adivinando lo que pensaban, cogió de la mano a un niño, lo puso a su lado y les dijo: «El que acoge a este niño en mi nombre me acoge a mí; y el que me acoge a mí acoge al que me ha enviado. El más pequeño de vosotros es el más importante.»

Juan tomó la palabra y dijo: «Maestro, hemos visto a uno que echaba demonios en tu nombre y, como no es de los nuestros, se lo hemos querido impedir.»

Jesús le respondió: «No se lo impidáis; el que no está contra vosotros está a favor vuestro.»
.

EL AIRE DE LA IGLESIA
Papa Francisco en Casa Santa Marta
Lunes 30 de septiembre de 2013

Paz y alegría: «éste es el aire de la Iglesia». Comentando las lecturas de la misa celebrada en la mañana del lunes 30 de septiembre, el Papa Francisco se detuvo en la atmósfera que se respira cuando la Iglesia sabe percibir la presencia constante del Señor. Una atmósfera de paz, precisamente, donde reina la alegría del Señor.

Los episodios de referencia proceden del libro de Zacarías (8, 1-8) —con la profecía de las calles de Jerusalén que se llenarán de ancianos apoyados en el bastón, para manifestar el valor de su longevidad, junto a jóvenes que juegan felices, para mostrar la alegría del pueblo de Dios— y del pasaje del Evangelio de Lucas (9, 46-50) que narra la disputa surgida entre los apóstoles sobre quién era el más grande entre ellos.

En los dos pasajes el Pontífice ve una especie de discusión, o mejor, un intercambio de opiniones sobre la organización de la Iglesia. Pero —recordó — «al Señor le gusta sorprender» y así «desplaza el centro de la discusión»: toma a un niño a su lado y dice: «El que acoge a este niño en mi nombre, me acoge a mí. El más pequeño de vosotros es el más importante». Y los discípulos no entendían.

«En la primera lectura —especificó el Papa— hemos oído la promesa de Dios a su pueblo: Voy a volver a Sión, habitaré en Jerusalén. Llamarán a Jerusalén Ciudad fiel. El Señor volverá». Pero «¿cuáles son los signos de que el Señor ha vuelto? ¿Una bonita organización? ¿Un gobierno que va adelante limpio y perfecto? », se preguntó. Para responder el Santo Padre volvió a proponer la imagen de la calle de Jerusalén llena de ancianos, de niños.

Así que «los que dejamos aparte cuando pensamos en un programa de organización —comentó— serán el signo de la presencia de Dios: los ancianos y los niños. Los ancianos porque llevan consigo su sabiduría, la sabiduría de su vida, la sabiduría de la tradición, la sabiduría de la historia, la sabiduría de la ley de Dios; y los niños porque son también la fuerza, el futuro, los que llevarán adelante con su fuerza y con su vida el futuro».

El futuro de un pueblo —recalcó el Papa Francisco— «está precisamente ahí y ahí, en los ancianos y en los niños. Y un pueblo que no se ocupa de sus ancianos y de sus niños no tiene futuro, porque no tendrá memoria ni tendrá promesa. Los ancianos y los niños son el futuro de un pueblo».

Lamentablemente es una triste costumbre —añadió— dejar de lado a los niños «con un caramelo o con un juego». Igual que lo es no dejar hablar a los ancianos y «prescindir de sus consejos». Sin embargo, Jesús recomienda prestar máxima atención a los niños, no escandalizarles; igual que recuerda que «el único mandamiento que lleva consigo una bendición es precisamente el cuarto, el de los padres, los ancianos: honrar».

Los discípulos querían naturalmente «que la Iglesia fuera adelante sin problemas. Pero esto —advirtió el Pontífice— puede convertirse en una tentación para la Iglesia: la Iglesia del funcionalismo, la Iglesia de la buena organización. Todo en su lugar». Pero no es así, porque sería una Iglesia «sin memoria y sin promesa», y esto ciertamente «no puede funcionar».

«El profeta —prosiguió el Santo Padre — nos habla de la vitalidad de la Iglesia. No nos dice en cambio: yo estaré con vosotros y todas las semanas tendréis un documento para pensar; cada mes haremos una reunión para planificar». Todo ello, como añadió el Papa, es necesario, pero no es el signo de la presencia de Dios. Cuál es este signo, lo dice el Señor: «De nuevo se sentarán ancianos y ancianas en las calles de Jerusalén, todos con su bastón, pues su vida será muy larga. Y sus calles estarán llenas de niños y niñas jugando».

«El juego —concluyó el Obispo de Roma— nos hace pensar en la alegría. Es la alegría del Señor. Y estos ancianos sentados con el bastón en su mano nos hacen pensar en la paz. Paz y alegría. Este es el aire de la Iglesia».

http://www.vatican.va


El maná de cada día, 11.2.15

febrero 11, 2015

Miércoles de la 5ª semana de Tiempo Ordinario

Nuestra Señora de Lourdes

Jornada Mundial del enfermo
.

Nuestra Señora de Lourdes

Nuestra Señora de Lourdes



Antífona de entrada: Judit 13, 23. 25

El Señor Dios te ha bendecido, Virgen María, más que a todas las mujeres de la tierra; ha glorificado de tal modo, que tu alabanza está siempre en la boca de todos.


Oración colecta

Dios de misericordia, remedia con el amparo del cielo nuestro desvalimiento, para que, cuantos celebramos la memoria de la inmaculada Virgen María, Madre de Dios, podamos, por su intercesión, vernos libres de nuestros pecados. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Génesis 2, 4b-9. 15-17

Cuando el Señor Dios hizo tierra y cielo, no había aún matorrales en la tierra, ni brotaba hierba en el campo, porque el Señor Dios no había enviado lluvia sobre la tierra, ni había hombre que cultivase el campo. Sólo un manantial salta del suelo y regaba la superficie del campo.

Entonces el Señor Dios modeló al hombre de arcilla del suelo, sopló en su nariz un aliento de vida, y el hombre se convirtió en ser vivo.

El Señor Dios plantó un jardín en Edén, hacia oriente, y colocó en él al hombre que había modelado.

El Señor Dios hizo brotar del suelo toda clase de árboles hermosos de ver y buenos de comer; además, el árbol de la vida, en mitad del jardín, y el árbol del conocimiento del bien y el mal.

El Señor Dios tomó al hombre y lo colocó en el jardín de Edén, para que lo guardara y lo cultivara.

El Señor Dios dio este mandato al hombre: “Puedes comer de todos los árboles del jardín; pero del árbol del conocimiento del bien y el mal no comas; porque el día en que comas de él, tendrás que morir.”


SALMO 103, 1-2a. 27-28. 29be-30

Bendice, alma mía, al Señor.

Bendice, alma mía, al Señor, ¡Dios mío, qué grande eres! Te vistes de belleza y majestad, la luz te envuelve como un manto.

Todos ellos aguardan a que les eches comida a su tiempo: se la echas, y la atrapan; abres tu mano, y se sacian de bienes.

Les retiras el aliento, y expiran, y vuelven a ser polvo; envías tu aliento, y los creas, y repueblas la faz de la tierra.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 17, 17b.a

Tu palabra, Señor, es verdad; conságranos en la verdad.


EVANGELIO: Marcos 7, 14-23

En aquel tiempo, llamó Jesús de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. El que tenga oídos para oír, que oiga.»

Cuando dejó a la gente y entró en casa, le pidieron sus discípulos que les explicara la parábola.

Él les dijo: «¿Tan torpes sois también vosotros? ¿No comprendéis? Nada que entre de fuera puede hacer impuro al hombre, porque no entra en el corazón, sino en el vientre, y se echa en la letrina.»

Con esto declaraba puros todos los alimentos.

Y siguió: «Lo que sale de dentro, eso sí mancha al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»


Antífona de la comunión: Lc 1, 48

Me felicitarán todas las generaciones, porque Dios ha mirado la humillación de su esclava.

.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
CON OCASIÓN DE LA XXIII JORNADA MUNDIAL DEL ENFERMO
11 de febrero de 2015

Sapientia cordis.
«Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies»
(Jb 29, 15)

Queridos hermanos y hermanas:

Con ocasión de la XXIII Jornada Mundial de Enfermo, instituida por san Juan Pablo II, me dirijo a vosotros que lleváis el peso de la enfermedad y de diferentes modos estáis unidos a la carne de Cristo sufriente; así como también a vosotros, profesionales y voluntarios en el ámbito sanitario.

El tema de este año nos invita a meditar una expresión del Libro de Job: «Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies» (29,15). Quisiera hacerlo en la perspectiva de la sapientia cordis, la sabiduría del corazón.

1. Esta sabiduría no es un conocimiento teórico, abstracto, fruto de razonamientos. Antes bien, como la describe Santiago en su Carta, es «pura, además pacífica, complaciente, dócil, llena de compasión y buenos frutos, imparcial, sin hipocresía» (3,17).

Por tanto, es una actitud infundida por el Espíritu Santo en la mente y en el corazón de quien sabe abrirse al sufrimiento de los hermanos y reconoce en ellos la imagen de Dios. De manera que, hagamos nuestra la invocación del Salmo: «¡A contar nuestros días enséñanos / para que entre la sabiduría en nuestro corazón!» (Sal 90,12). En esta sapientia cordis, que es don de Dios, podemos resumir los frutos de la Jornada Mundial del Enfermo.

2. Sabiduría del corazón es servir al hermano. En el discurso de Job que contiene las palabras «Era yo los ojos del ciego y del cojo los pies», se pone en evidencia la dimensión de servicio a los necesitados de parte de este hombre justo, que goza de cierta autoridad y tiene un puesto de relieve entre los ancianos de la ciudad. Su talla moral se manifiesta en el servicio al pobre que pide ayuda, así como también en el ocuparse del huérfano y de la viuda (vv.12-13).

Cuántos cristianos dan testimonio también hoy, no con las palabras, sino con su vida radicada en una fe genuina, y son «ojos del ciego» y «del cojo los pies». Personas que están junto a los enfermos  que tienen necesidad de una asistencia continuada, de una ayuda para lavarse, para vestirse, para alimentarse. Este servicio, especialmente cuando se prolonga en el tiempo, se puede volver fatigoso y pesado.

Es relativamente fácil servir por algunos días, pero es difícil cuidar de una persona durante meses o incluso durante años, incluso cuando ella ya no es capaz de agradecer. Y, sin embargo, ¡qué gran camino de santificación es éste! En esos momentos se puede contar de modo particular con la cercanía del Señor, y se es también un apoyo especial para la misión de la Iglesia.

3. Sabiduría del corazón es estar con el hermano. El tiempo que se pasa junto al enfermo es un tiempo santo. Es alabanza a Dios, que nos conforma a la imagen de su Hijo, el cual «no ha venido para ser servido, sino para servir y a dar su vida como rescate por muchos» (Mt 20,28). Jesús mismo ha dicho: «Yo estoy en medio de vosotros como el que sirve» (Lc 22,27).

Pidamos con fe viva al Espíritu Santo que nos otorgue la gracia de comprender el valor del acompañamiento, con frecuencia silencioso, que nos lleva a dedicar tiempo a estas hermanas y a estos hermanos que, gracias a nuestra cercanía y a nuestro afecto, se sienten más amados y consolados. En cambio, qué gran mentira se esconde tras ciertas expresiones que insisten mucho en la «calidad de vida», para inducir a creer que las vidas gravemente afligidas por enfermedades no serían dignas de ser vividas.

4. Sabiduría del corazón es salir de sí hacia el hermano. A veces nuestro mundo olvida el valor especial del tiempo empleado junto a la cama del enfermo, porque estamos apremiados por la prisa, por el frenesí del hacer, del producir, y nos olvidamos de la dimensión de la gratuidad, del ocuparse, del hacerse cargo del otro. En el fondo, detrás de esta actitud hay frecuencia una fe tibia, que ha olvidado aquella palabra del Señor, que dice: «A mí me lo hicisteis» (Mt 25,40).

Por esto, quisiera recordar una vez más «la absoluta prioridad de la “salida de sí hacia el otro” como uno de los mandamientos principales que fundan toda norma moral y como el signo más claro para discernir acerca del camino de crecimiento espiritual como respuesta a la donación absolutamente gratuita de Dios» (Exhort. ap. Evangelii gaudium, 179). De la misma naturaleza misionera de la Iglesia brotan «la caridad efectiva con el prójimo, la compasión que comprende, asiste y promueve» (ibíd.).

5. Sabiduría del corazón es ser solidarios con el hermano sin juzgarlo. La caridad tiene necesidad de tiempo. Tiempo para curar a los enfermos y tiempo para visitarles. Tiempo para estar junto a ellos, como hicieron los amigos de Job: «Luego se sentaron en el suelo junto a él, durante siete días y siete noches. Y ninguno le dijo una palabra, porque veían que el dolor era muy grande» (Jb 2,13).

Pero los amigos de Job escondían dentro de sí un juicio negativo sobre él: pensaban que su desventura era el castigo de Dios por una culpa suya. La caridad verdadera, en cambio, es participación que no juzga, que no pretende convertir al otro; es libre de aquella falsa humildad que en el fondo busca la aprobación y se complace del bien hecho.

La experiencia de Job encuentra su respuesta auténtica sólo en la Cruz de Jesús, acto supremo de solidaridad de Dios con nosotros, totalmente gratuito, totalmente misericordioso. Y esta respuesta de amor al drama del dolor humano, especialmente del dolor inocente, permanece para siempre impregnada en el cuerpo de Cristo resucitado, en sus llagas gloriosas, que son escándalo para la fe pero también son verificación de la fe (Cf. Homilía con ocasión de la canonización de Juan XXIII y Juan Pablo II, 27 de abril de 2014).

También cuando la enfermedad, la soledad y la incapacidad predominan sobre nuestra vida de donación, la experiencia del dolor puede ser lugar privilegiado de la transmisión de la gracia y fuente para lograr y reforzar la sapientia cordis. Se comprende así cómo Job, al final de su experiencia, dirigiéndose a Dios puede afirmar: «Yo te conocía sólo de oídas, mas ahora te han visto mis ojos» (42,5).

De igual modo, las personas sumidas en el misterio del sufrimiento y del dolor, acogido en la fe, pueden volverse testigos vivientes de una fe que permite habitar el mismo sufrimiento, aunque con su inteligencia el hombre no sea capaz de comprenderlo hasta el fondo.

6. Confío esta Jornada Mundial del Enfermo a la protección materna de María, que ha acogido en su seno y ha generado la Sabiduría encarnada, Jesucristo, nuestro Señor.

Oh María, Sede de la Sabiduría, intercede, como Madre nuestra por todos los enfermos y los que se ocupan de ellos. Haz que en el servicio al prójimo que sufre y a través de la misma experiencia del dolor, podamos acoger y hacer crecer en nosotros la verdadera sabiduría del corazón.

Acompaño esta súplica por todos vosotros con la Bendición Apostólica.

Vaticano, 30 de diciembre de 2014

Memorial de San Francisco Javier

FRANCISCUS

http://www.vatican.va


A %d blogueros les gusta esto: