El maná de cada día, 13.10.17

octubre 13, 2017

Viernes de la 27ª semana del Tiempo Ordinario

.

El que no recoge conmigo desparrama


PRIMERA LECTURA: Joel 1, 13-15;2, 1-2

Vestíos de luto y haced duelo, sacerdotes; llorad, ministros del altar; venid a dormir en esteras, ministros de Dios, porque faltan en el templo del Señor ofrenda y libación.

Proclamad el ayuno, congregad la asamblea, reunid a los ancianos, a todos los habitantes de la tierra, en el templo del Señor, nuestro Dios, y clamad al Señor.

¡Ay de este día! Que está cerca el día del Señor, vendrá como azote del Dios de las montañas. Tocad la trompeta en Sión, gritad en mi monte santo, tiemblen los habitantes del país, que viene, ya está cerca, el día del Señor.

Día de oscuridad y tinieblas, día de nube y nubarrón; como negrura extendida sobre los montes, una horda numerosa y espesa; como ella no la hubo jamás, después de ella no se repetirá, por muchas generaciones.


SALMO 9, 2-3.6.16.8-9

El Señor juzgará el orbe con justicia.

Te doy gracias, Señor, de todo corazón, proclamando todas tus maravillas; me alegro y exulto contigo y toco en honor de tu nombre, oh Altísimo.

Reprendiste a los pueblos, destruiste al impío y borraste para siempre su apellido. Los pueblos se han hundido en la fosa que hicieron, su pie quedó prendido en la red que escondieron.

Dios está sentado por siempre en el trono que ha colocado para juzgar. Él juzgará el orbe con justicia y regirá las naciones con rectitud.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 12, 31b-32

Ahora el Príncipe de este mundo va a ser echado fuera -dice el Señor-. Y cuando yo sea elevado sobre la tierra atraeré a todos hacia mí.


EVANGELIO: Lucas 11, 15-26

En aquel tiempo, habiendo echado Jesús un demonio, algunos de entre la multitud dijeron: «Si echa los demonios es por arte de Belzebú, el príncipe de los demonios.»

Otros, para ponerlo a prueba, le pedían un signo en el cielo.

Él, leyendo sus pensamientos, les dijo: «Todo reino en guerra civil va a la ruina y se derrumba casa tras casa. Si también Satanás está en guerra civil, ¿cómo mantendrá su reino? Vosotros decís que yo echo los demonios con el poder de Belzebú; y, si yo echo los demonios con el poder de Belzebú, vuestros hijos, ¿por arte de quién los echan? Por eso, ellos mismos serán vuestros jueces.

Pero, si yo echo los demonios con el dedo de Dios, entonces es que el reino de Dios ha llegado a vosotros. Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros. Pero, si otro más fuerte lo asalta y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte el botín. El que no está conmigo está contra mí; el que no recoge conmigo desparrama.

Cuando un espíritu inmundo sale de un hombre, da vueltas por el desierto, buscando un sitio para descansar; pero, como no lo encuentra, dice: “Volveré a la casa de donde salí”. Al volver, se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va a coger otros siete espíritus peores que él, y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio.»

.

CÓMO SE VENCE AL DEMONIO
Papa Francisco en Casa Santa Marta
Viernes 11 de octubre de 2013

«Por favor, no hagamos tratos con el demonio» y tomemos en serio los peligros que se derivan de su presencia en el mundo. Lo recomendó el Papa Francisco el viernes 11 de octubre por la mañana, en su homilía en la misa en Santa Marta.

«La presencia del demonio —recordó— está en la primera página de la Biblia y la Biblia acaba también con la presencia del demonio, con la victoria de Dios sobre el demonio». Pero éste —advirtió— vuelve siempre con sus tentaciones. Nos corresponde a nosotros «no ser ingenuos».

El Pontífice comentó el episodio en el que Lucas (11, 15-26) cuenta de Jesús que expulsa a los demonios. El evangelista refiere también los comentarios de cuantos asisten perplejos y acusan a Jesús de magia o, como mucho, le reconocen que es sólo un sanador de personas afectadas por epilepsia.

También hoy —observó el Papa— «hay sacerdotes que cuando leen este pasaje y otros pasajes del Evangelio, dicen: Jesús curó a una persona de una enfermedad psíquica». Ciertamente «es verdad que en aquel tiempo se podía confundir la epilepsia con la posesión del demonio —reconoció—, pero también es verdad que estaba el demonio. Y nosotros no tenemos derecho a hacer el asunto tan sencillo», liquidándolo como si se tratara de enfermos psíquicos y no de endemoniados.

Volviendo al Evangelio, el Papa observó que Jesús nos ofrece algunos criterios para entender esta presencia y reaccionar. «¿Cómo ir por nuestro camino cristiano cuando existen las tentaciones? ¿Cuándo entra el diablo para turbarnos?», se preguntó.

El primero de los criterios sugeridos por el pasaje evangélico «es que no se puede obtener la victoria de Jesús sobre el mal, sobre el diablo, a medias». Para explicarlo, el Santo Padre citó las palabras de Jesús referidas por Lucas: «El que no está conmigo, está contra mí; el que no recoge conmigo, desparrama».

Y refiriéndose a la acción de Jesús respecto a los poseídos por el diablo, dijo que se trata sólo de una pequeña parte «de lo que vino a hacer por toda la humanidad»: destruir la obra del diablo para liberarnos de su esclavitud.

No se puede seguir creyendo que sea una exageración: «O estás con Jesús o estás contra Jesús. Y sobre este punto no hay matices. Hay una lucha, una lucha en la que está en juego la salvación eterna de todos nosotros». Y no hay alternativas, aunque a veces oigamos «algunas propuestas pastorales» que parecen más acomodadoras. «¡No! O estás con Jesús —repitió el Obispo de Roma— o estás en contra. Esto es así. Y éste es uno de los criterios».

Último criterio es el de la vigilancia. «Debemos siempre velar, velar contra el engaño, contra la seducción del maligno», exhortó el Pontífice. Y volvió a citar el Evangelio: «Cuando un hombre fuerte y bien armado guarda su palacio, sus bienes están seguros.

Y nosotros podemos hacernos la pregunta: ¿yo vigilo sobre mí? ¿Sobre mi corazón? ¿Sobre mis sentimientos? ¿Sobre mis pensamientos? ¿Custodio el tesoro de la gracia? ¿Custodio la presencia del Espíritu Santo en mí?». Si no se custodia —añadió, cintando otra vez el Evangelio—, «llega otro que es más fuerte y lo vence, le quita las armas de que se fiaba y reparte su botín».

Son estos, por lo tanto, los criterios para responder a los desafíos planteados por la presencia del diablo en el mundo: la certeza de que «Jesús lucha contra el diablo»; «quien no está con Jesús está contra Jesús»; y «la vigilancia».

Hay que tener presente —dijo también el Papa— que «el demonio es astuto: jamás es expulsado para siempre, sólo lo será el último día». Porque cuando «el espíritu inmundo sale del hombre —recordó, citando el Evangelio—, da vueltas por lugares áridos, buscando un sitio para descansar, y al no encontrarlo dice: volveré a mi casa de donde salí. Al volver se la encuentra barrida y arreglada. Entonces va y toma otros siete espíritus peores que él y se mete a vivir allí. Y el final de aquel hombre resulta peor que el principio».

He aquí por qué es necesario velar. «Su estrategia es ésta —advirtió el Papa Francisco—: tú te has hecho cristiano, vas adelante con tu fe, y yo te dejo, te dejo tranquilo. Pero después, cuando te has acostumbrado y no estás muy alerta y te sientes seguro, yo vuelvo. El Evangelio de hoy comienza con el demonio expulsado y acaba con el demonio que vuelve. San Pedro lo decía: es como un león feroz que ronda a nuestro alrededor». Y esto no son mentiras: «es la Palabra del Señor».

«Pidamos al Señor —fue su oración conclusiva— la gracia de tomar en serio estas cosas. Él ha venido a luchar por nuestra salvación, Él ha vencido al demonio».

http://www.vatican.va

.

HOMILÍA DEL PAPA FRANCISCO EN SANTA MARTA, 9 de octubre de 2015

(RV).- Interpretar mal a quien hace el bien, calumniar por envidia, tender trampas para hacer caer, todo esto no viene de Dios sino del diablo.

El Papa Francisco comentó el Evangelio del día al celebrar la Misa matutina en la capilla de la Casa de Santa Marta exhortando al discernimiento y a la vigilancia.

Rigideces doctrinales

Refiriéndose al Evangelio del día, en el que Jesús echa a un demonio, hace el bien, está entre la gente que lo escucha y reconoce su autoridad, pero está quien lo acusa.

El Santo Padre subrayó: “Había otro grupo de personas que no lo amaba y siempre trataba de interpretar las palabras de Jesús y también las actitudes de Jesús de modo diverso, contra Jesús.

Algunos por envidia, otros por rigideces doctrinales, otros porque tenían miedo de que fueran los romanos e hicieran una matanza; por tantos motivos trataban de alejar del pueblo la autoridad de Jesús, incluso con la calumnia, como en este caso.

‘Él echa a los demonios por medio de Belcebú. Él es un endemoniado. Él hace magias, es un brujo. Y continuamente lo ponían a prueba, le ponían delante una trampa, para ver si caía”.

Discernimiento y vigilancia

El Papa Bergoglio invitó al discernimiento y a la vigilancia. “Saber discernir las situaciones”: lo que viene de Dios y lo que viene del maligno que “siempre trata de engañar”, “de hacernos elegir un camino equivocado”.

“El cristiano no puede estar tranquilo, pensar que todo va bien, debe discernir las cosas y mirar bien de dónde vienen, cuál es su raíz”.

El diablo anestesia la conciencia

Y después está la vigilancia, porque en un camino de fe “las tentaciones vuelven siempre, el mal espíritu jamás se cansa”. Si “ha sido expulsado” tiene “paciencia, y espera para volver”, y si se lo deja entrar se cae en una situación peor.

En efecto, antes se sabía que era “el demonio el que atormentaba”. Después, “el maligno está escondido, viene con sus amigos muy educados, llama a la puerta, pide permiso, entra y convive con aquel hombre, su vida cotidiana y, gota a gota, da las instrucciones”.

Con “esta modalidad educada” el diablo convence a “hacer las cosas con relativismo”, tranquilizando la conciencia: “Tranquilizar la conciencia. Anestesiar la conciencia. Y esto es un gran mal.

Cuando el mal espíritu logra anestesiar la conciencia se puede hablar de una verdadera victoria suya, se convierte en el dueño de aquella conciencia: ‘¡Y esto sucede por doquier!

Sí, pero todos, todos tenemos problemas, todos somos pecadores, todos…’. Y en el ‘todos’ está el ‘ninguno. ‘Todos, pero yo no’. Y así se vive esta mundanidad que es hija del mal espíritu”.

Hacer siempre un examen de conciencia

Al final de su homilía el Papa Francisco reafirmó las dos palabras iniciales, vigilancia y discernimiento:

“Vigilancia. La Iglesia nos aconseja siempre el ejercicio del examen de conciencia: ¿qué ha sucedido hoy en mi corazón, hoy, por esto? ¿Ha venido a mí este demonio educado con sus amigos?

Discernimiento. De dónde vienen los comentarios, las palabras, las enseñanzas, ¿quién dice esto?

Discernir y vigilancia, para no dejar entrar a aquel que engaña, que seduce, que fascina. Pidamos al Señor esta gracia, la gracia del discernimiento y la gracia de la vigilancia”.

(María Fernanda Bernasconi – RV).

(from Vatican Radio)

Anuncios

El cristiano no es vengativo porque en él triunfa siempre la misericordia, dice el Papa

octubre 10, 2017

.

Jonás era un “testarudo” aunque más que eso, “era un rígido”, porque estaba “enfermo de rigidez” y tenía “el alma almidonada”

.

El cristiano no es vengativo porque en él triunfa siempre la misericordia, dice el Papa

Por Álvaro de Juana

.

VATICANO, 10 Oct. 17 / 05:16 am (ACI).- El Profeta Jonás fue el protagonista de la homilía del Papa Francisco en Santa Marta, donde el Pontífice aprovechó para denunciar a los rígidos de corazón y a los que se vengan cuando alguien les ha hecho mal.

Francisco recordó cómo Dios le pide convertir la ciudad de Nínive, pero la primera vez lo rechaza y la segunda acepta, aunque permanece “indignado”, “enfadado” por el perdón que Dios concede al pueblo.

Jonás era un “testarudo” aunque más que eso, “era un rígido”, porque estaba “enfermo de rigidez” y tenía “el alma almidonada”.

“Los testarudos del alma, los rígidos, no entienden lo que es la misericordia de Dios. Son como Jonás: ‘debemos predicar esto, que estos sean castigados porque han hecho mal y tienen que ir al infierno’. Los rígidos no saben alargar el corazón como el Señor”, señaló.

“Los rígidos son pusilánimes, con el pequeño corazón cerrado, apegados a la justicia desnuda. Y olvidan que la justicia de Dios se ha hecho carne en su Hijo, se ha hecho misericordia, se ha hecho perdón; que el corazón de Dios siempre está abierto al perdón”.

Y lo que olvidan los testarudos es que “la omnipotencia de Dios se hace ver, se manifiesta sobre todo en su misericordia y en el perdón”.

“No es fácil entender la misericordia de Dios, no es fácil. Se necesita mucha oración para entenderla porque es una gracia. Estamos acostumbrados al ‘me has hecho esto, yo te lo devuelvo’; a esa justicia de ‘lo has hecho, lo pagas’. Pero Jesús ha pagado por nosotros y continúa pagando”.

El Papa hizo notar que Dios había podido dejar a Jonás en su testarudez y su rigidez, sin embargo le habló y lo convenció. “Es el Dios de la paciencia, el Dios que da caricias, que sabe alargar los corazones”.

“Este es el mensaje de este libro profético”, aseguró. Es “un diálogo entre la profecía, la penitencia, la misericordia y la pusilanimidad o la testarudez”. Pero “siempre triunfa la misericordia de Dios, porque es su omnipotencia que se manifiesta justo en la misericordia”.

“Me permito aconsejarles que tomen la Biblia y lean este Libro de Jonás –es muy pequeño, son tres páginas– y miren cómo actúa el Señor, cómo es su misericordia, cómo el Señor transforma nuestros corazones”.

Lectura comentada por el Papa:

Primera lectura

Jonás 3:1-10
1 Por segunda vez fue dirigida la palabra de Yahveh a Jonás en estos términos:
2 «Levántate, vete a Nínive, la gran ciudad y proclama el mensaje que yo te diga.»
3 Jonás se levantó y fue a Nínive conforme a la palabra de Yahveh. Nínive era una ciudad grandísima, de un recorrido de tres días.
4 Jonás comenzó a adentrarse en la ciudad, e hizo un día de camino proclamando: «Dentro de cuarenta días Nínive será destruida.»
5 Los ninivitas creyeron en Dios: ordenaron un ayuno y se vistieron de sayal desde el mayor al menor.
6 La palabra llegó hasta el rey de Nínive, que se levantó de su trono, se quitó su manto, se cubrió de sayal y se sentó en la ceniza.
7 Luego mandó pregonar y decir en Nínive: «Por mandato del rey y de sus grandes, que hombres y bestias, ganado mayor y menor, no prueben bocado ni pasten ni beban agua.
8 Que se cubran de sayal y clamen a Dios con fuerza; que cada uno se convierta de su mala conducta y de la violencia que hay en sus manos.
9 ¡Quién sabe! Quizás vuelva Dios y se arrepienta, se vuelva del ardor de su cólera, y no perezcamos.»
10 Vio Dios lo que hacían, cómo se convirtieron de su mala conducta, y se arrepintió Dios del mal que había determinado hacerles, y no lo hizo.

 


El maná de cada día, 9.10.17

octubre 9, 2017

Lunes de la 27ª semana de Tiempo Ordinario

.

El samaritano le vendó las heridas, lo llevó a una posada y lo cuidó

El samaritano le vendó las heridas, lo llevó a una posada y lo cuidó



PRIMERA LECTURA: Jonás 1, 1–2,1.11

Jonás, hijo de Amitai, recibió la palabra del Señor: «Levántate y vete a Nínive, la gran ciudad, y proclama en ella: “Su maldad ha llegado hasta mí.”»

Se levantó Jonás para huir a Tarsis, lejos del Señor; bajó a Jafa y encontró un barco que zarpaba para Tarsis; pagó el precio y embarcó para navegar con ellos a Tarsis, lejos del Señor.

Pero el Señor envió un viento impetuoso sobre el mar, y se alzó una gran tormenta en el mar, y la nave estaba a punto de naufragar. Temieron los marineros, e invocaba cada cual a su dios. Arrojaron los pertrechos al mar, para aligerar la nave, mientras Jonás, que había bajado a lo hondo de la nave, dormía profundamente.

El capitán se le acercó y le dijo: «¿Por qué duermes? Levántate e invoca a tu Dios; quizá se compadezca ese Dios de nosotros, para que no perezcamos.»

Y decían unos a otros: «Echemos suertes para ver por culpa de quién nos viene esta calamidad.»

Echaron suertes, y la suerte cayó sobre Jonás. Le interrogaron: «Dinos, ¿por qué nos sobreviene esta calamidad? ¿Cuál es tu oficio? ¿De dónde vienes? ¿Cuál es tu país? ¿De qué pueblo eres?»

Él les contestó: «Soy un hebreo; adoro al Señor, Dios del cielo, que hizo el mar y la tierra firme.»

Temieron grandemente aquellos hombres y le dijeron: «¿Qué has hecho?» Pues comprendieron que huía del Señor, por lo que él había declarado.

Entonces le preguntaron: «¿Qué haremos contigo para que se nos aplaque el mar?» Porque el mar seguía embraveciéndose.

Él contestó: «Levantadme y arrojadme al mar, y el mar se aplacará; pues sé que por mi culpa os sobrevino esta terrible tormenta.»

Pero ellos remaban para alcanzar tierra firme, y no podían, porque el mar seguía embraveciéndose. Entonces invocaron al Señor, diciendo: «¡Ah, Señor, que no perezcamos por culpa de este hombre, no nos hagas responsables de una sangre inocente! Tú eres el Señor que obras como quieres.»

Levantaron, pues, a Jonás y lo arrojaron al mar; y el mar calmó su cólera. Y temieron mucho al Señor aquellos hombres. Ofrecieron un sacrificio al Señor y le hicieron votos. El Señor envió un gran pez a que se comiera a Jonás, y estuvo Jonás en el vientre del pez tres días y tres noches seguidas. El Señor dio orden al pez, y vomitó a Jonás en tierra firme.


SALMO: Jon 2, 3.4.5.8

Sacaste mi vida de la fosa, Señor.

En mi aflicción clamé al Señor y me atendió; desde el vientre del abismo pedí auxilio, y escuchó mi clamor.

Me arrojaste a lo profundo en alta mar, me rodeaban las olas, tus corrientes y tu oleaje pasaban sobre mí.

Yo dije: «Me has arrojado de tu presencia; quién pudiera ver de nuevo tu santo templo.»

Cuando se me acababan las fuerzas me acordé del Señor; llegó hasta ti mi oración, hasta tu santo templo.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 13, 34

Os doy un mandamiento nuevo -dice el Señor-: que os améis unos a otros, como yo os he amado.


EVANGELIO: Lucas 10, 25-37

En aquel tiempo, se presentó un maestro de la Ley y le preguntó a Jesús para ponerlo a prueba: «Maestro, ¿qué tengo que hacer para heredar la vida eterna?»

Él le dijo: «¿Qué está escrito en la Ley? ¿Qué lees en ella?»

Él contestó: «Amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma y con todas tus fuerzas y con todo tu ser. Y al prójimo como a ti mismo.»

Él le dijo: «Bien dicho. Haz esto y tendrás la vida.»

Pero el maestro de la Ley, queriendo justificarse, preguntó a Jesús: «¿Y quién es mi prójimo?»

Jesús dijo: «Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó, cayó en manos de unos bandidos, que lo desnudaron, lo molieron a palos y se marcharon, dejándolo medio muerto. Por casualidad, un sacerdote bajaba por aquel camino y, al verlo, dio un rodeo y pasó de largo. Y lo mismo hizo un levita que llegó a aquel sitio: al verlo dio un rodeo y pasó de largo.

Pero un samaritano que iba de viaje, llegó a donde estaba él y, al verlo, le dio lástima, se le acercó, le vendó las heridas, echándoles aceite y vino, y, montándolo en su propia cabalgadura, lo llevó a una posada y lo cuidó. Al día siguiente, sacó dos denarios y, dándoselos al posadero, le dijo: “Cuida de él, y lo que gastes de más yo te lo pagaré a la vuelta.” ¿Cuál de estos tres te parece que se portó como prójimo del que cayó en manos de los bandidos?»

Él contestó: «El que practicó la misericordia con él.»

Díjole Jesús: «Anda, haz tú lo mismo.»


.

EN FUGA DE DIOS
Papa Francisco en Casa Santa Marta
Lunes 7 de octubre de 2013

Para oír la voz de Dios en la propia vida hay que tener un corazón abierto a las sorpresas. De otro modo el riesgo es ponerse «en fuga de Dios», alegando tal vez hasta una buena excusa. Y así puede ocurrir que precisamente los cristianos tengan la tentación de huir de Dios y las personas «lejanas» consigan en cambio escucharle. Lo dijo el Papa Francisco, quien, al celebrar la misa el lunes 7 de octubre, por la mañana, en Santa Marta, sugirió un camino seguro: dejemos escribir nuestra historia por Dios.

El Obispo de Roma, en la homilía, tomó como paradigma la historia de Jonás, comentando la primera lectura (1, 1 – 2, 1.11): él «tenía toda su vida bien organizada: servía al Señor, tal vez oraba mucho. Era un profeta, era bueno, hacía el bien». Como «no quería que se le molestara, con el método de vida que había elegido, en el momento en que oyó la palabra de Dios empezó a huir. Y huía de Dios». Así, cuando «el Señor le envía a Nínive, él toma la nave rumbo a España. Huía del Señor».

A fin de cuentas —explicó el Pontífice—, Jonás se había escrito la propia historia: «Yo quiero ser así, así, así, según los mandamientos». No quería ser molestado. He aquí la razón de su «fuga de Dios». Una fuga que, como alertó el Papa, puede vernos como protagonistas también a nosotros hoy. «Se puede huir de Dios —afirmó— siendo cristiano, siendo católico», incluso «siendo sacerdote, obispo, Papa. Todos podemos huir de Dios. Es una tentación cotidiana: no escuchar a Dios, no escuchar su voz, no oír en el corazón su propuesta, su invitación».

Y si «se puede huir directamente» —prosiguió— «hay otras maneras de huir de Dios un poco más educadas, un poco más sofisticadas». La referencia es al pasaje evangélico de Lucas (10, 25-37) que cuenta de «este hombre, medio muerto, arrojado en el suelo de la vía. Por casualidad un sacerdote bajaba por la misma calle. Un digno sacerdote, con sotana: bien, buenísimo. Vio y miró: Llego tarde a misa, y continuó su camino. No había oído la voz de Dios, ahí». Se trata —explicó el Papa— de «una manera distinta de huir: no como Jonás, que huía claramente. Después pasó un levita, vio y tal vez pensó: Pero si yo lo tomo o si me acerco, tal vez está muerto, y mañana tendré que ir al juez y dar testimonio. Y siguió su camino. Huía de esta voz de Dios en aquel hombre».

En cambio es «curioso» que quien tiene «la capacidad de entender la voz de Dios» sea «sólo» un hombre «que habitualmente huía de Dios, un pecador». En efecto —precisó el Pontífice—, «quien oye la voz de Dios y se acerca» al hombre necesitado de ayuda «es un samaritano, un pecador» lejano de Dios. Un hombre —recalcó— que «no estaba acostumbrado a las prácticas religiosas, a la vida moral». Estaba teológicamente en el error «porque los samaritanos creían que a Dios se le debía adorar en otro sitio» y no en Jerusalén.

Pero justamente esta persona «entendió que Dios le llamaba; y no huyó». Se «hizo cercano» al hombre abandonado, vendándole «las heridas y derramándole aceite y vino. Después le cargó en la cabalgadura. Pero cuánto tiempo perdido: le llevó a una posada y se ocupó de él. Perdió toda la tarde». Entretanto —observó el Obispo de Roma— «el sacerdote llegó a tiempo para la santa misa, y todos los fieles contentos. El levita tuvo el día después una jornada tranquila, según lo que él había pensado hacer», porque no tuvo que ir al juez.

«¿Y por qué —se preguntó el Papa— Jonás huyó de Dios? ¿Por qué el sacerdote huyó de Dios? ¿Por qué el levita huyó de Dios?». Porque —respondió— «tenían el corazón cerrado. Cuando tienes el corazón cerrado no puedes oír la voz de Dios. En cambio un samaritano, que estaba de viaje, vio» a aquel hombre herido y «tuvo compasión. Tenía el corazón abierto, era humano». Y su humanidad le permitió acercarse a él.

«Jonás —explicó— tenía un proyecto de su vida: él quería escribir su historia, bien, según Dios. Pero él la escribía, el sacerdote lo mismo, el levita lo mismo. Un proyecto de trabajo. Este otro pecador», en cambio, «se dejó escribir la vida por Dios. Cambió todo aquella tarde», porque el Señor le puso delante «a este pobre hombre, herido, tirado en la calle».

Yo me pregunto —continuó el Pontífice— «y os pregunto también a vosotros: ¿nos dejamos escribir nuestra vida por Dios o queremos escribirla nosotros? Y esto nos habla de la docilidad: ¿somos dóciles a la Palabra de Dios? Sí, yo quiero ser dócil. ¿Pero tienes tú capacidad de escucharla, de oírla? ¿Tienes capacidad de hallar la Palabra de Dios en la historia de cada día o tus ideas son las que te rigen y no dejas que la sorpresa del Señor te hable?» .

«Estoy seguro —concluyó el Papa Francisco— de que todos nosotros hoy, en este momento, decimos: pero este Jonás se la ha buscado y estos dos, el sacerdote y el levita, son egoístas. Es verdad: el samaritano, el pecador, ¡no huyó de Dios!». De aquí el deseo de que «el Señor nos conceda oír su voz que nos dice: Ve y haz tú lo mismo».

http://www.vatican.va


El Papa mostró ante el embajador español la posición del Vaticano contra la secesión de Cataluña

octubre 5, 2017

.

El nuevo embajador español presentó este lunes sus credenciales al Papa

.

El Papa mostró ante el embajador español la posición del Vaticano contra la secesión de Cataluña

.
El pasado lunes presentó sus credenciales al Papa Francisco el nuevo embajador español ante la Santa Sede, Gerardo Bugallo, precisamente un día después de que se celebrase el referéndum ilegal en Cataluña.

Durante el encuentro que tuvieron, que se alargó durante más de 20 minutos, se trató el desafío separatista catalán. Según informa Antonio Pelayo, corresponsal de Vida Nueva en Roma y además consejero eclesiástico de la Embajada española ante la Santa Sede, el Papa se mostró muy claro sobre este asunto.

Respeto a la legalidad constituida

En la biblioteca privada del Papa, el diplomático español trasladó a Francisco los saludos del rey Felipe VI y del Gobierno y hablaron de la actualidad. Sobre Cataluña, el Santo Padre reiteró al embajador la postura de la Santa Sede, contraria a toda autodeterminación que no esté justificada por un proceso de descolonización, y manifestó el rechazo de la Iglesia a toda actitud que no esté basada en el respeto a la legalidad constituida.

Puesto que anteriormente había sido embajador en Ucrania, la conversación con el Papa derivó en la situación de aquel país.

En la misma línea que en el pasado

Tras su recepción con Francisco, el embajador Bugallo se reunió otra media hora con el secretario de Estado, el cardenal Pietro Parolin, que mostró su conocimiento de la situación catalana y mostró una actitud similar a la del Papa.

Este posicionamiento del Papa no es nuevo y en una entrevista concedida a La Vanguardia en 2014 defendía este mismo argumento:

“Las independencias de pueblos por secesión es un desmembramiento, a veces es muy obvio. Pensemos en la antigua Yugoslavia. Obviamente, hay pueblos con culturas tan diversas que ni con cola se podrían pegar. El caso yugoslavo es muy claro, pero yo me pregunto si es tan claro en otros casos, en otros pueblos que hasta ahora han estado juntos. Hay que estudiar caso por caso. Escocia, la Padania, Catalunya. Habrán casos que serán justos y casos que no serán justos, pero la secesión de una nación sin un antecedente de unidad forzosa hay que tomarla con muchas pinzas y analizarla caso por caso”.

https://www.religionenlibertad.com/papa-mostro-ante-embajador-espanol-posicion-del-vaticano-59768.htm

Una persona que ha olvidado sus propias raíces está enferma, dice el Papa

octubre 5, 2017

.

Debemos pensar en esta enfermedad del auto exilio psicológico: hay mucho mal. Nos quita las raíces, elimina la pertenencia

.

Una persona que ha olvidado sus propias raíces está enferma, dice el Papa

Por Álvaro de Juana

.

VATICANO, 05 Oct. 17 / 06:22 am (ACI).- En la Misa que celebró en Santa Marta, el Papa Francisco invitó a que cada uno encuentre sus raíces ya que si no es una persona enferma que puede auto exiliarse.

El Pontífice animó a reencontrar la propia pertenencia. Para ello comentó la primera lectura del día que habla del exilio en Babilonia del pueblo de Israel y el deseo de volver.

Francisco pensó también en la “nostalgia de los inmigrantes”, aquellos que “están alejados de su patria y quieren volver”.

En la lectura, Nehemías quería regresar junto a su pueblo, a Jerusalén, pero se trataba de “un viaje difícil” ya que “tenía que convencer a mucha gente”. “Era un viaje para reencontrar las raíces del pueblo”.

Después de tantos años de esclavitud, las raíces “se habían debilitado” pero no habían desaparecido. “Sin raíces no se puede vivir: un pueblo sin raíces o que las deja perder es un pueblo enfermo”, manifestó.

Al mismo tiempo, “una persona sin raíces, que ha olvidado sus propias raíces, está enferma. Reencontrar, redescubrir las propias raíces y tomar la fuerza de ir adelante, la fuerza de dar fruto”.

Pero no es un camino fácil porque hay “resistencias”: “son las de aquellos que prefieren el exilio psicológico: el auto exilio de la comunidad, de la sociedad, aquellos que prefieren ser un pueblo desarraigado, sin raíces. Debemos pensar en esta enfermedad del auto exilio psicológico: hay mucho mal. Nos quita las raíces, elimina la pertenencia”.

“El hombre y la mujer que encuentran las propias raíces, que son fieles a la propia pertenencia, son un hombre y mujer de alegría, y esta alegría es su fuerza”.

Francisco terminó advirtiendo de que quien tiene “miedo de llorar” también tendrá “miedo de reír” y animó a pedir la gracia de ponerse en camino para encontrar las propias raíces.

Lectura comentada por el Papa:

Primera lectura

Nehemías 8:1-12
1 todo el pueblo se congregó como un solo hombre en la plaza que está delante de la puerta del Agua. Dijeron al escriba Esdras que trajera el libro de la Ley de Moisés que Yahveh había prescrito a Israel.
2 Trajo el sacerdote Esdras la Ley ante la asamblea, integrada por hombres, mujeres y todos los que tenían uso de razón. Era el día uno del mes séptimo.
3 Leyó una parte en la plaza que está delante de la puerta del Agua, desde el alba hasta el mediodía, en presencia de los hombres, las mujeres y todos los que tenían uso de razón; y los oídos del pueblo estaban atentos al libro de la Ley.
4 El escriba Esdras estaba de pie sobre un estrado de madera levantado para esta ocasión; junto a él estaban: a su derecha, Matitías, Semá, Anaías, Urías, Jilquías y Maaseías, y a su izquierda, Pedaías, Misael, Malkías, Jasum, Jasbaddaná, Zacarías y Mesullam.
5 Esdras abrió el libro a los ojos de todo el pueblo – pues estaba más alto que todo el pueblo – y al abrirlo, el pueblo entero se puso en pie.
6 Esdras bendijo a Yahveh, el Dios grande; y todo el pueblo, alzando las manos, respondió: «¡Amén! ¡Amén!»; e inclinándose se postraron ante Yahveh, rostro en tierra.
7 (Josué, Baní, Serebías, Yamín, Aqcub, Sabtay, Hodiyías, Maaseías, Quelitá, Azarías, Yozabad, Janán, Pelaías, que eran levitas, explicaban la Ley al pueblo que seguía en pie.)
8 Y Esdras leyó en el libro de la Ley de Dios, aclarando e interpretando el sentido, para que comprendieran la lectura.
9 Entonces (Nehemías – el gobernador – y) Esdras, el sacerdote escriba (y los levitas que explicaban al pueblo) dijeron a todo el pueblo: «Este día está consagrado a Yahveh vuestro Dios; no estéis tristes ni lloréis»; pues todo el pueblo lloraba al oír las palabras de la Ley.
10 Díjoles también: «Id y comed manjares grasos, bebed bebidas dulces y mandad su ración a quien no tiene nada preparado. Porque este día está consagrado a nuestro Señor. No estéis tristes: la alegría de Yahveh es vuestra fortaleza.»
11 También los levitas tranquilizaban al pueblo diciéndole: «Callad: este día es santo. No estéis tristes.»
12 Y el pueblo entero se fue a comer y beber, a repartir raciones y hacer gran festejo, porque habían comprendido las palabras que les habían enseñado.

 


Papa Francisco: Ideología de género busca borrar diferencias entre hombre y mujer

octubre 5, 2017

.

El Papa Francisco durante el encuentro en el Vaticano con la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia por la Vida

.

Papa Francisco: Ideología de género busca borrar diferencias entre hombre y mujer

Por Álvaro de Juana

.

VATICANO, 05 Oct. 17 / 09:37 am (ACI).- El Papa criticó la llamada ideología de género al denunciar que se ha reabierto “el camino por la dignidad de la persona neutralizando radicalmente la diferencia sexual y, por tanto, la comprensión del hombre y de la mujer, no es justa”.

“En lugar de contrastar las interpretaciones negativas de la diferencia sexual, que mortifican su valor irreducible para la dignidad humana, se quiere eliminar de hecho tales diferencias, proponiendo técnicas y prácticas que las hacen irrelevantes para el desarrollo de la persona y para las relaciones humanas”.

En un encuentro en el Vaticano con la Asamblea Plenaria de la Pontificia Academia por la Vida que preside Mons. Vincenzo Paglia, el Papa hizo una entusiasta defensa de la vida y alertó contra movimientos que intentan cambiar su realidad.

Francisco criticó que la “utopía de lo ‘neutro’” desde hace un tiempo está borrando “tanto la dignidad humana de la constitución sexualmente diferente como en la calidad personal de la transmisión generativa de la vida”.

“La manipulación biológica y psíquica de la diferencia sexual, que la tecnología biomédica deja entrever como completamente disponible a la elección de la libertad –¡mientras no lo es!–, arriesga a que se desmantele la fuente de energía que alimenta la alianza del hombre y de la mujer y la hace creativa y fecunda”.

El Obispo de Roma dejó también claro que cuando se recibe la vida como un don, esta “nos regenera” porque “nos enriquece” y advirtió de que si se rechaza esta realidad “nuestra historia no será renovada”.

También pidió cuidar las diversas etapas de la vida, en especial los niños y los ancianos. “Una sociedad en la que esto solo puede ser comprado o vendido, burocráticamente regulado y técnicamente predispuesto, es una sociedad que ya ha perdido el sentido de la vida”.

Y en su opinión, por eso “se edifican ciudades cada vez más hostiles a los niños, y comunidades más inhóspitas para los ancianos, con muros sin puertas y ventanas” que en lugar de “proteger, en realidad sofocan”.

Fractura generacional

Por otro lado, el Obispo de Roma reflexionó sobre las nuevas tecnologías y su relación con la vida, y habló de la “potencia” de las biotecnologías, “que ya ahora consiente manipulaciones de la vida que hasta hoy eran impensables”.

“Es urgente intensificar el estudio y comparar los efectos de tal evolución de la sociedad en sentido tecnológico para articular una síntesis antropológica que esté a la altura de ese desafío epocal”.

“La inspiración de conductas coherentes con la dignidad de la persona humana tiene relación con la teoría y la práctica de la ciencia y de la técnica en su enfoque general de la vida, el significado y el valor”.

Francisco denunció que el hombre parece encontrarse “en el rápido difundir de una cultura obsesivamente centrada en la soberanía del hombre respecto a la realidad”.

A su vez denunció la “egolatría”, es decir, “el verdadero culto al yo”. “Esta perspectiva no es inicua, sino que se plasma en un sujeto que se mira continuamente al espejo” y le hace ser “incapaz de dirigir los ojos hacia los otros y el mundo”.

También denunció el “materialismo tecnocrático” del que son víctimas hombres, mujeres y niños de todo el mundo y reafirmó la idea de que “un auténtico progreso científico y tecnológico debería inspirar políticas más humanas”.

Ante esta situación, “el mundo necesita creyentes que, con seriedad y alegría, sea creativos y propositivos, humildes y valientes, determinados a recomponer la fractura entre las generaciones”.

“La condición adulta es una vida capaz de responsabilidad y amor, sea hacia la generación futura, sea hacia la pasada. La vida de los padres y de las madres en edad avanzada espera ser honrada por aquello que generosamente ha dado, no ser descartada por aquello que no tiene más”.

Teologia de la creación

Francisco subrayó la importancia de una teología de la creación y de la redención que “sepa traducir en palabras y gestos el amor por cada vida y para toda la vida”.

Para ello recordó que el relato bíblico de la creación debe ser “releído de nuevo” para así “apreciar toda la amplitud y profundidad del gesto del amor de Dios que confía en la alianza del hombre y de la mujer en la creación”.

“Esta alianza es ciertamente sellada por la unión de amor, personal y fecunda, que marca el camino de la transmisión de la vida a través del matrimonio y la familia”.

El Papa también afirmó que “el hombre y la mujer no están llamados solo a hablarse de amor, sino a hablarse, con amor, de aquello que deben hacer para que la convivencia humana se realice a la luz del amor de Dios por cada criatura”.

“Juntos han sido creados, en su diferencia bendecida; juntos han pecado, por su presunción de sustituir a Dios; juntos, con la gracia de Cristo, vuelven a la presencia de Dios, para honrar el cuidado del mundo y de la historia que Él ha confiado”.

También te puede interesar: 

Cada vez más personas se arrepienten del cambio de sexo pero censuran estudios http://bit.ly/2fLB11A


Parolin reclama “sensatez” a los firmantes del manifiesto ‘anti Bergoglio’

octubre 1, 2017

.

El Secretario de Estado del Vaticano, cardenal Pietro Parolin

Parolin reclama “sensatez” a los firmantes del manifiesto ‘anti Bergoglio’

“En esos asuntos uno debe razonar y encontrar formas de entendernos mutuamente”

Bruño Forte: “Es una operación contra el Papa y contra la Iglesia”

Por Cameron Doody

.

“Es importante el diálogo, incluso dentro de la Iglesia”. Con estas palabras, el cardenal Secretario de Estado de la Santa Sede, Pietro Parolin, ha llamado a la sensatez en el debate sobre la exhortación apostólica Amoris laetitia, que este fin de semana llegó a un punto álgido tras la publicación de la llamada “corrección filial” al Papa Francisco.

De acuerdo con lo relatado por la agencia ANSA, este jueves el “número dos” del Vaticano se convirtió en la primera figura de la jerarquía en referirse a esta “corrección filial” firmada por medio centenar de teólogos y académicos. A través de una carta, estos ultraconservadores acusaron al pontífice de propagar en su escrito, y en sus “actos, palabras y omisiones” subsiguientes, siete posturas heréticas sobre el matrimonio, la moral y la recepción de los sacramentos.

Hablando en Roma al margen de una conferencia sobre la persecución que sufren los cristianos iraquíes, el cardenal Parolin afirmó que quienes no estén de acuerdo con el Papa son libres de expresarse, “pero en esos asuntos uno debe razonar y encontrar formas de entendernos mutuamente”.

Aunque ninguno de los firmantes de la “corrección filial” sea ni cardenal ni más ‘obispo’ que el líder del grupo tradicionalista de la Hermandad Sacerdotal San Pío X, o “lefebvrianos”, Bernard Fellay, la publicación de dicho escrito este fin de semana ha desatado una oleada de titulares que auguran un “cisma” potencial en la Iglesia.

La “corrección filial” también ha reavivado el debate sobre los ‘dubia’ de los cuatro cardenales acerca de Amoris laetitia presentados al Papa el año pasado, aunque los responsables de la nueva “corrección filial” han decidido, en esta ocasión, que sea “una iniciativa independiente” no impulsada -al menos directamente- por el cardenal Raymond Burke, ‘líder de la oposición’ a Francisco en la Curia.

Por su parte, y en declaraciones al Avvenire, el teólogo y secretario especial del Sínodo de la Familia, Bruno Forte, se refirió al documento ‘anti Bergolio’ como “una operación contra el Papa y contra la Iglesia”.

En opinión de Forte, la ‘Amoris Laetitia’ “responde a una pregunta pastoral -si los divorciados vueltos a casar pueden comulgar- perfectamente legítima y evangélica, basada en la caridad”. Por ello, considera tanto los ‘dubia’ como la ‘corrección’ como un “ataque grave e instrumentalizado”.

Asimismo, el prelado indica que se trata de “la expresión de un grupo absolutamente minoritario que no ha captado el mensaje de fondo de ‘Amoris laetitia'”. Y que cierran la puerta al “espíritu del Concilio Vaticano II que Francisco está encarnando”.

Y aunque el cardenal Parolin llame al diálogo sobre la apertura a los sacramentos que propone Amoris laetitia a los católicos divorciados y vueltos a casar, cabe recordar que este mismo jueves La Civiltà Cattolica publicó las más extensas reflexiones del Papa Francisco sobre el debate de las que se ha tenido constancia hasta la fecha.

“Escucho muchos comentarios -respetables porque los dicen hijos de Dios, pero equivocados- sobre la Exhortación apostólica postsinodal”, admitió el Papa a un grupo de jesuitas con que se reunió durante su reciente visita a Colombia. Pero “para entender Amoris Laetitia hay que leerla de principio a fin. Empezar con el primer capítulo, continuar por el segundo… y así siguiendo… y reflexionar”, continuó.

“Una segunda cosa”, prosiguió Francisco en este encuentro en Cartagena de Indias: “Algunos sostienen que la moral que está a la base de Amoris Laetitiano es una moral católica o, al menos, que no es una moral segura. Ante esto quiero reafirmar con claridad que la moral de Amoris laetitia es tomista, la del gran Tomás. Pueden hablar de esto con un gran teólogo, entre los mejores de hoy y entre los más maduros, el cardenal Schönborn”.

“Esto lo quiero decir”, zanjó el pontífice, “para que ayuden a la gente que cree que la moral es pura casuística. Ayúdenlos a darse cuenta de que el gran Tomás tiene una riqueza muy grande, capaz también hoy de inspirarnos. Pero de rodillas, siempre de rodillas…”

http://www.periodistadigital.com/religion/vaticano/2017/09/29/religion-iglesia-vaticano-cardenal-pietro-parolin-insta-al-dialogo-en-medio-de-la-polemica-sobre-amoris-laetitia-suscitada-por-los-ultras-papa-francisco-correccion-filial.shtml#.Wc5qyFVm0s0.facebook