El Papa Francisco envía videomensaje a familias del mundo por Semana Santa y coronavirus

abril 4, 2020

.

El Papa Francisco acoge y saluda afectuosamente a una familia en la Plaza San Pedro de Roma.

.

El Papa Francisco envía videomensaje a familias del mundo por Semana Santa y coronavirus

Redacción ACI Prensa. 3 de abril de 2020

La fe de que Cristo resucitado venció a la muerte alimenta nuestra esperanza, afirmó el Papa Francisco en un video mensaje dirigido a las familias para esta Semana Santa marcada por la pandemia del coronavirus COVID-19.

“En Jesús resucitado, la vida ha vencido a la muerte. Esta fe pascual alimenta nuestra esperanza. Me gustaría compartirla con vosotros esta noche. Es la esperanza de un tiempo mejor, en el que también nosotros podamos ser mejores, finalmente liberados del mal y de esta pandemia. Es una esperanza: la esperanza no defrauda; no es una ilusión, es una esperanza”, afirma el Pontífice en su video mensaje difundido este viernes 3 por la Santa Sede.

A continuación, el texto completo de las palabras del Papa Francisco:

Queridos amigos, buenas noches,

Esta noche tengo la oportunidad de entrar en vuestras casas de una manera diferente a la habitual. Si me lo permitís, me gustaría hablar con vosotros unos momentos en este período de dificultad y de sufrimientos. Os imagino en medio de vuestras familias, mientras vivís una vida inusual para evitar el contagio.

Pienso en la vivacidad de los niños y los jóvenes, que no pueden salir, ir a la escuela, hacer su vida. Llevo en mi corazón a todas las familias, especialmente a las que tienen algún ser querido enfermo o a las que desgraciadamente están de luto por el coronavirus u otras causas.

En estos días pienso a menudo en las personas solas para las que es más difícil afrontar estos momentos. Sobre todo pienso en los ancianos, a los que quiero tanto.

No puedo olvidar a los que están enfermos a causa del coronavirus, a las personas ingresadas en los hospitales. Tengo presente la generosidad de los que se exponen al peligro para curar esta pandemia o para garantizar los servicios esenciales a la sociedad. ¡Cuántos héroes, de todos los días, a todas las horas!

También recuerdo a los que pasan apuros económicos y están preocupados por el trabajo y el futuro. Pienso además en los presos en las cárceles, a cuyo dolor se suma el miedo a la epidemia, por ellos y por sus seres queridos; pienso en los que carecen de domicilio, que no tienen un hogar que los proteja.

Es un momento difícil para todos. Para muchos, muy difícil. El Papa lo sabe y, con estas palabras, quiere expresar a todos su cercanía y su afecto.

Intentemos, si podemos, aprovechar este tiempo lo mejor posible: seamos generosos; ayudemos a quien lo necesita en nuestro entorno; busquemos, a lo mejor por teléfono o en las redes sociales, a las personas que están más solas; recemos al Señor por los que pasan por esta prueba en Italia y en el mundo.

Aunque estemos aislados, el pensamiento y el espíritu pueden llegar lejos con la creatividad del amor. Es lo que hace falta hoy: la creatividad del amor.

Celebramos la Semana Santa de una manera verdaderamente inusual, que manifiesta y resume el mensaje del Evangelio, el del amor ilimitado de Dios. Y en el silencio de nuestras ciudades, resonará el Evangelio de Pascua. Dice el apóstol Pablo: “Y murió por todos, para que ya no vivan para sí los que viven, sino para aquel que murió y resucitó por ellos” (2 Cor 5, 15).

En Jesús resucitado, la vida ha vencido a la muerte. Esta fe pascual alimenta nuestra esperanza. Me gustaría compartirla con vosotros esta noche.

Es la esperanza de un tiempo mejor, en el que también nosotros podamos ser mejores, finalmente liberados del mal y de esta pandemia. Es una esperanza: la esperanza no defrauda; no es una ilusión, es una esperanza.

Los unos al lado de los otros, en el amor y la paciencia, podemos preparar en estos días un tiempo mejor. Gracias por dejarme entrar en vuestras casas. Tened un gesto de ternura con los que sufren, con los niños, con los ancianos.

Decidles que el Papa está cerca y reza para que el Señor nos libre pronto del mal a todos. Y vosotros, rezad por mí ¡Buena cena , hasta pronto!

https://www.aciprensa.com/noticias/semana-santa-papa-envia-a-familias-mensaje-de-esperanza-en-medio-del-coronavirus-23572


El Papa pide que las familias que “no pueden salir de casa” creen “relaciones de amor” y “venzan las angustias”

marzo 21, 2020

.

El Papa, después de adorar al Santísimo unos diez minutos, bendice con la custodia

.

El Papa pide que las familias que “no pueden salir de casa” creen “relaciones de amor” y “venzan las angustias”

“Rezar con el alma desnuda, sin travestirse con la propia virtud. Rezar así con el corazón desnudo, sin taparlo”

“Cuando vamos al Señor un poco seguros de nosotros mismos, ponemos la seguridad en otra parte. Éste no es el camino. El camino es el abajamiento, la realidad”

“Justificarse a uno mismo es soberbia y orgullo, es exaltarse a uno mismo, es travestirse de lo que no soy. Y las miserias permanecen dentro”

.

Antes de comenzar la eucaristía diaria del Papa Francisco en Santa Marta, la cámara de la televisión vaticana se detiene en el Cristo que preside la capilla. Al instante sale el Papa. Apenas unas cuantas personas.

En la oración inicial, el Papa pide por las familias encerradas en sus casas, para que, durante el confinamiento, se comuniquen bien, construyan relaciones de amor y “sepan vencer las angustias de este tiempo juntos”.

“Quiero recordar a las familias que no pueden salir de casa. El único horizonte que tienen es el balcón y, dentro, la familia con los padres y los niños. Para que sepan encontrar la forma de comunicarse bien, de construir relaciones de amor en la familia. Que sepan vencer las angustias de este tiempo juntos en la familia. Pidamos por la paz de la familia hoy en esta crisis y por la creatividad”

Lectura del profeta Oseas, leída por una religiosa: “Aprendamos a conocer al Señor. Su venida es segura como la aurora”. En el salmo, un armonio y un cantor intenta poner algo de música en la celebración.

El maestro-capilla lee el pasaje del evangelio de Lucas en la parábola del fariseo y del publicano: “El que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado”.

Homilía del Papa

“La palabra del Señor vuelve y vuelve a invitar a casa: ‘Venid, regresemos al Señor’. Y con esta esperanza, el pueblo comienza el camino de regresar al Señor”

“Una forma de encontrar al Señor es la oración. Recemos al Señor. En el Evangelio, Jesús nos enseña cómo rezar”

“Dos hombres, uno presuntuoso, que va a rezar, pero para decir que es un valiente. Así se dirige a Dios. La presunción. Hacía todo lo que decía la ley. Esto me recuerda a otros dos hombres: el hijo mayor de la parábola del Hijo pródigo: A éste desgraciado le haces fiesta. Presuntuoso. El otro es la historia del rico, incapaz de tener un nombre. Un rico, que no le importaba la miseria de los demás. Los que ponen la seguridad en el dinero, en el poder”

“Está el otro, el publicano, que se queda a distancia. Me hace recordar al hijo pródigo: la humillación. Y me hace recordar a Lázaro a la puerta del rico. Siempre estas duplas en el Evangelio”

“En cualquier caso, el Señor nos enseña cómo acercarnos a él: con humildad. Una bella imagen en el himno de San Juan Bautista: El pueblo se acercaba con el alma desnuda. Rezar con el alma desnuda, sin travestirse con la propia virtud. Rezar así con el corazón desnudo, sin taparlo, sin fiarse ni siquiera en aquello que aprendí de la forma de rezar. Rezar tú y yo, cara a cara, con el alma desnuda”

“Cuando vamos al Señor un poco seguros de nosotros mismos, ponemos la seguridad en otra parte. Éste no es el camino. El camino es el abajamiento, la realidad. El único que captó la realidad fue el publicano: Tú eres Dios y yo, pecador. Y digo que soy pecador no solo de palabra.

“Justificarse a uno mismo es soberbia y orgullo, es exaltarse a uno mismo, es travestirse de lo que no soy. Y las miserias permanecen dentro. El fariseo se justificaba. Confesar los propios pecados, sin justificarlos. Con el alma desnuda. Que el Señor nos enseñe a entender esta actitud, para comenzar la oración. Oración con nuestras seguridades no es oración, es hablar con el espejo”

“Comenzar la oración con la realidad: soy pecador. Que Jesús nos enseñe esto”

Y Francisco concluye la eucaristía con la oración de la comunión espiritual de San Alfonso María de Ligorio:

Fórmula de San Alfonso María de Ligorio

Creo, Jesús mío, que estáis realmente presente en el Santísimo Sacramento del Altar.
Os amo sobre todas las cosas y deseo recibiros en mi alma.
Pero como ahora no puedo recibiros sacramentado,
venid a lo menos espiritualmente a mi corazón.

(Pausa en silencio para adoración)

Como si ya os hubiese recibido, os abrazo y me uno todo a Vos.
No permitáis, Señor, que jamás me separe de Vos. Amén.

Y tras unos diez minutos de oración ante el Santísimo expuesto, el Papa bendice a los presentes con la custodia.


Conoce el grupo de oración de madres que se reúne para orar por sus hijos.

febrero 24, 2020

.

Mother’s Prayers es una iniciativa extendida por todo el mundo y cuyo objetivo es simplemente el de rezar específicamente por los hijos de cada una de las mujeres que integran este grupo que es interconfesional. Está presente en 126 países.

.

Conoce el grupo de oración de madres que se reúne para orar por sus hijos

Redacción ACI Prensa

Mavi Allende es la responsable en España del grupo de oración Mother’s Prayers, (Oración de las madres); según contó a ACI Prensa, ella conoció esta iniciativa gracias a una amiga francesa que la invitó en Madrid a una charla de la fundadora Verónica Williams.

“Yo fui con una amiga y nos encantó; al día siguiente comenzamos a hacer la oración de madres y así estuvimos dos años y medio. Después volvió Verónica a España y yo organicé una reunión con ella en mi casa. Allí preguntó si alguien quería hacerse cargo de esta iniciativa en España, y como nadie respondió, yo dije que sí”, explicó a ACI Prensa.

Mother’s Prayers es una iniciativa extendida por todo el mundo y cuyo objetivo es simplemente el de rezar específicamente por los hijos de cada una de las mujeres que integran el grupo. Aunque también se reza por los maridos y los nietos y, además, cada integrante “adopta” a un sacerdote para sostenerlo con la oración.

Según explicó Mavi, esta iniciativa nació en 1995 de la mano de Verónica Williams en Inglaterra, que estaba muy preocupada por sus hijos.

“Durante un mes rezó con una amiga meditando especialmente en el misterio de la Encarnación, pidiendo al Espíritu Santo que le hiciera ver qué podía hacer por ellos. Después se unieron dos o tres madres más y tras unos días de oración, Verónica sintió la necesidad de escribir, así que tomó la Biblia pidiendo ayuda al Señor, y la abrió, y salió una oración de Jeremías que dice: ‘Deja de llorar, enjúgate las lágrimas, todo lo que has hecho por tus hijos te será recompensado, volverán de la tierra del enemigo; hay esperanza en tu porvenir, tus hijos volverán al hogar, te lo digo yo que soy el Señor’”, precisó Mavi.

Verónica escribió una serie de oraciones que ahora constituyen un librito que utilizan en las reuniones del grupo Oración de las Madres.

Según explicó Mavi Allende, este grupo de oración se forma con un mínimo de dos madres y un máximo de ocho. “Los grupos nos reunimos en casa, capillas o parroquias, ahora hay muchos párrocos que nos piden ir a sus parroquias. Es impresionante ver cómo ha crecido la obra del Señor”, aseguró.

En estas oraciones, que realizan una vez a la semana, hay algunos elementos que deben estar visibles, como son la cruz, “para recordar a Nuestro Señor Redentor”, una vela “porque el Señor es la luz del mundo”, una Biblia porque “es la Palabra viva”, y un cestito que simboliza “las manos de Dios” y donde depositan las madres asistentes unos papelitos redondos donde cada madre escribe el nombre de sus hijos para rezar por ellos, también si están casados escriben el nombre del cónyuge y de sus nietos si es que los tienen.

Esos papelitos son redondos y simbolizan “que el amor de una madre no tiene ni principio ni fin”.

En ese momento de oración se rezan nueve oraciones en las que se invoca al Espíritu Santo, se le pide protección a Dios, se pide perdón, y se realiza una lectura de la biblia, entre otras.

Después, en un momento determinado, cada madre, de pie o de rodillas, reza ante el Señor por cada uno de sus hijos en voz alta o de manera personal “como ella prefiera”. Además cada madre del grupo reza por su esposo, “adopta a un sacerdote para rezar por él” y si alguna ha perdido un hijo “también pone un papelito con el nombre que le habría dado y reza por él. Esto es algo que les consuela mucho”.

Tan sólo hay dos reglas obligatorias: “La primera es no dar consejos, porque es el Señor el que tiene que hablar a cada una y nosotras solo estamos para apoyar con la oración; y la segunda es la total confidencialidad de la oración que se realice allí, para que cada madre se sienta libre, si quiere, de hacer la oración en voz alta por sus hijos”.

En España Mother’s Prayers está presente en casi todas las provincias del país incluyendo Baleares y Canarias. “Sólo nos falta por estar en Palencia, Zamora, Teruel, Cuenca y Albacete. En todas las demás ciudades tenemos grupos de madres”, asegura.

Este grupo de oración está abierto a todas las madres cristianas que lo deseen, de cualquier confesión. Según explicó Mavi, “cuando en los inicios en Inglaterra, madres de otras confesiones cristianas quisieron unirse para rezar, Verónica lo llevó a la oración y sintió que el Señor le decía que este grupo era para cualquier mujer cristiana con corazón de madre. Quizás el Señor quiere que a través de la oración de las madres se produzca la unidad de los cristianos”.

Actualmente Mother’s Prayers, o la oración de las madres, está presente en 126 países en el mundo. Más información sobre Mother’s Prayers,

La oración de las Madres AQUÍ.https://www.mothersprayers.org/ 

https://www.aciprensa.com/noticias/conoce-el-grupo-de-oracion-de-madres-que-se-reune-para-orar-por-sus-hijos-65065?fbclid=IwAR2WIcuVCHNwhx2l4Blt1T31BotZbRJZGqgWzG3hEon1FP1X35NGgnIn_Ts


El maná de cada día, 23.2.20

febrero 22, 2020

Domingo VII del Tiempo Ordinario, Ciclo A

.

Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen
Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen


Antífona de entrada

Confío, Señor, en tu misericordia; alegra mi corazón con tu auxilio. Cantaré al Señor por el bien que me ha hecho.

Oración colecta

Concédenos, Señor, ser dóciles a las inspiraciones de tu Espíritu para que realicemos siempre en nuestra vida tu santa voluntad. Por nuestro Señor Jesucristo.

PRIMERA LECTURA: Levítico 19, 1-2. 17-18

El Señor habló a Moisés: «Habla a la asamblea de los hijos de Israel y diles: “Seréis santos, porque yo, el Señor, vuestro Dios, soy santo.

No odiarás de corazón a tu hermano. Reprenderás a tu pariente, para que no cargues tú con su pecado.

No te vengarás ni guardarás rencor a tus parientes, sino que amarás a tu prójimo como a ti mismo.

Yo soy el Señor”»


SALMO 102

El Señor es compasivo y misericordioso.

Bendice, alma mía, al Señor, y todo mi ser a su santo nombre. Bendice, alma mía, al Señor, y no olvides sus beneficios.

Él perdona todas tus culpas y cura todas tus enfermedades; él rescata tu vida de la fosa y te colma de gracia y de ternura.

El Señor es compasivo y misericordioso, lento a la ira y rico en clemencia; no nos trata como merecen nuestros pecados ni nos paga según nuestras culpas.

Como dista el oriente del ocaso, así aleja de nosotros nuestros delitos. Como un padre siente ternura por sus hijos, siente el Señor ternura por sus fieles.


SEGUNDA LECTURA: 1 Corintios 3, 16-23

Hermanos:

¿No sabéis que sois templo de Dios y que el Espíritu de Dios habita en vosotros?

Si alguno destruye el templo de Dios, Dios lo destruirá a él; porque el templo de Dios es santo: ese templo sois vosotros.

Que nadie se engañe. Si alguno de vosotros se cree sabio en este mundo, que se haga necio para llegar a ser sabio.

Porque la sabiduría de este mundo es necedad ante Dios, como está escrito: “Él caza a los sabios en su astucia” Y también: “El Señor penetra los pensamientos de los sabios y conoce que son vanos”

Así, pues, que nadie se gloríe en los hombres, pues todo es vuestro: Pablo, Apolo, Cefas, el mundo, la vida, la muerte, lo presente, lo futuro. Todo es vuestro, vosotros de Cristo, y Cristo de Dios.

Aclamación antes del Evangelio: 1 Jn 2, 5

Quien guarda la palabra de Cristo, ciertamente el amor de Dios ha llegado en él a su plenitud.

EVANGELIO: Mateo 5, 38-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “Ojo por ojo, diente por diente”. Yo, en cambio, os digo: No hagáis frente al que os agravia.

Al contrario, si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también la capa; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos; a quien te pide, dale, y al que te pide prestado, no lo rehuyas.

Habéis oído que se dijo: “Amarás a tu prójimo y aborrecerás a tu enemigo”. Yo, en cambio, os digo: Amad a vuestros enemigos, y rezad por los que os persiguen. Así seréis hijos de vuestro Padre que está en el cielo, que hace salir el sol sobre malos y buenos, y manda la lluvia a justos e injustos.

Porque, si amáis a los que os aman, ¿qué premio tendréis? ¿No hacen lo mismo también los publicanos? Y, si saludáis sólo a vuestros hermanos, ¿qué hacéis de extraordinario? ¿No hacen lo mismo también los gentiles? Por tanto, sed perfectos, como vuestro Padre celestial es perfecto.»

Antífona de comunión: Jn 11, 27

Señor, yo creo que tú eres el Mesías, el Hijo de Dios, el que tenía que venir al mundo.

.

SIN LA CARIDAD, TODO ES VANIDAD DE VANIDADES

De los Capítulos de san Máximo Confesor, abad, sobre la caridad

La caridad es aquella buena disposición del ánimo que nada antepone al conocimiento de Dios. Nadie que esté subyugado por las cosas terrenas podrá nunca alcanzar esta virtud del amor a Dios.

El que ama a Dios antepone su conocimiento a todas las cosas por él creadas, y todo su deseo y amor tienden continuamente hacia él.

Como sea que todo lo que existe ha sido creado por Dios y para Dios, y Dios es inmensamente superior a sus criaturas, el que dejando de lado a Dios, incomparable­mente mejor, se adhiere a las cosas inferiores demuestra con ello que tiene en menos a Dios que a las cosas por él creadas.

El que me ama –dice el Señor– guardará mis mandamientos. Éste es mi mandamiento: que os améis unos a otros. Por tanto, el que no ama al prójimo no guarda su mandamiento. Y el que no guarda su mandamiento no puede amar a Dios.

Dichoso el hombre que es capaz de amar a todos los hombres por igual.

El que ama a Dios ama también inevitablemente al prójimo; y el que tiene este amor verdadero no puede guardar para sí su dinero, sino que lo reparte según Dios a todos los necesitados.

El que da limosna no hace, a imitación de Dios, discri­minación alguna, en lo que atañe a las necesidades corpo­rales, entre buenos y malos, justos e injustos, sino que reparte a todos por igual, a proporción de las necesidades de cada uno, aunque su buena voluntad le inclina a pre­ferir a los que se esfuerzan en practicar la virtud, más bien que a los malos.

La caridad no se demuestra solamente con la limosna, sino, sobre todo, con el hecho de comunicar a los demás las enseñanzas divinas y prodigarles cuidados corporales.

El que, renunciando sinceramente y de corazón a las cosas de este mundo, se entrega sin fingimiento a la prác­tica de la caridad con el prójimo pronto se ve liberado de toda pasión y vicio, y se hace partícipe del amor y del conocimiento divinos.

El que ha llegado a alcanzar en sí la caridad divina no se cansa ni decae en el seguimiento del Señor, su Dios, según dice el profeta Jeremías, sino que soporta con for­taleza de ánimo todas las fatigas, oprobios e injusticias, sin desear mal a nadie.

No digáis –advierte el profeta Jeremías–: «Somos tem­plo del Señor». Tú no digas tampoco: «La sola y escueta fe en nuestro Señor Jesucristo puede darme la salvación» Ello no es posible si no te esfuerzas en adquirir también la caridad para con Cristo, por medio de tus obras. Por lo que respecta a la fe sola, dice la Escritura: También los demonios creen y tiemblan.

El fruto de la caridad consiste en la beneficencia since­ra y de corazón para con el prójimo, en la liberalidad y la paciencia; y también en el recto uso de las cosas (Centuria 1, cap. 1,4-5.16-17.23-24.26-28.30-40).

.


«Mi hijo se ha alejado de Dios». 11 cosas que todo padre necesita entender

enero 17, 2020

.

 El hijo, antes de volver, recuerda con cariño la experiencia de su vida como hijo amado. El amor de familia, el recuerdo del hogar son la verdadera herencia del Padre Misericordioso.

.

«Mi hijo se ha alejado de Dios». 11 cosas que todo padre necesita entender

Por Andrés D´Angelo

«Niños pequeños, problemas pequeños.
Niños grandes, problemas grandes».
— Refrán popular.

.

Cuando te enteras de que tu esposa está embarazada, o cuando te enteras de que te darán un niño en adopción, te cambia la vida para siempre. ¡Tú y tu cónyuge van a ser padres! ¡Y de pronto te vuelves loco de amor!

Te prometes que vas a hacer por esa pequeña personita, que Dios puso en tu camino, todos los sacrificios posibles, todos los esfuerzos imaginables y que siempre vas a ser un padre y una madre presente, paciente, amoroso y genial.

1. Luego los niños comienzan a crecer

Y te das cuenta de que… las cosas no son tan sencillas. Los niños tienen una extraordinaria capacidad de trabajar la paciencia de la gente mayor casi desde el primer día. Por eso, Dios, en su infinita sabiduría, puso un papá y una mamá, para que tomen turnos cuidando al pequeñajo.

Las mamás lo hacen instintivamente, y los papás… no tanto, pero ¡podemos aprender! Cuando logramos hacer un gran equipo, los niños se desarrollan plenos y felices.

2. Y entonces llega la temida adolescencia

No podemos creer que ese pequeño, que era el sol de nuestras vidas, que tantas alegrías nos dio, de pronto se convierta en un ser huraño, protestón, aburrido, peleón y muchas veces tan tonto, que parece que no hay instrumentos para medirlo.

Nos busca, y generalmente nos encuentra, y esos encontronazos no son siempre lindos. La relación se desgasta, nos peleamos, nos amargamos y pensamos: «qué lindo será todo después de la adolescencia, cuando mi hijo o mi hija se comporten como adultos serios y responsables». Pero entonces… ¡Tampoco sucede!

Nos preguntamos: ¿Por qué esta serie de desencuentros entre el hijo ideal que siempre nos imaginamos y la realidad tan dura?

3. ¡Nuestros hijos son libres!

Así es, ¡Porque nuestros hijos son seres libres! Dios no solo los creó libres: ¡los quiere libres! ¿Y por qué Dios querría ese disparate? ¿Por qué no los hizo obedientes, buenos, sencillos, manejables y dulces como siempre los imaginamos?

Porque Dios quiere hijos, y no esclavos. El amor es una decisión libre, y por eso, la libertad es tan importante para Dios. El problema es que nuestros hijos los «tenemos» nosotros, y su libertad muchas veces choca contra nuestra idealización del hijo. Contra nuestras normas de convivencia, y a veces ¡Contra el mismo Dios!

¿Cómo puede ser que ese chiquitín o esa chiquitina que participó en su primera comunión con tanto fervor, de pronto no quiera ir más a Misa? Muchas veces esa revisión de «qué pasó», puede desembocar en una acusación implícita o explícita a nosotros mismos, a nuestra misión como padres.

¿Qué hice, o qué hicimos mal para que este pequeño, que era tan dócil, de pronto se convierta en un rebelde sin causa, que se revuelva contra la autoridad de papá y mamá y quiera «hacer su vida» o que «lo dejemos tranquilo»?

4. ¡No pasó nada, ni hicimos nada mal!

Nuestros hijos están «haciendo» su camino, y para ello deberán dejarnos, por más que muchas veces les duela a ellos y nos duela más a nosotros. Ellos necesitan resolver sus problemas por sí mismos, porque es una herramienta que necesitan para enfrentar la vida por sus propios medios.

Saben instintivamente que no vamos a estar durante toda su vida, y necesitan enfrentar los problemas que generan sus propias conductas en libertad.

Podemos pensar en ellos como en pequeñas plantas que hemos mantenido en un invernadero, y que debemos sacar a las condiciones naturales para que se templen, y desarrollen su propias raíces y follajes.

El invernadero estuvo muy bien mientras fueron frágiles, ahora es tiempo de que prueben (y especialmente que se prueben a sí mismos) en «condiciones reales». De ese modo, cuando vengan las tormentas de la vida, ya tendrán herramientas para enfrentarlas, porque dejamos que desplieguen sus alas y vuelen.

5. ¿Cómo comportarnos ante ese hijo desafiante?

Pero mientras tanto, mientras todavía chocamos, mientras nos desesperan con sus actitudes y desafíos, tendremos que saber cómo comportarnos.

Qué cosas les ayudan en esta exploración, qué cosas podemos hacer para otorgarles confianza, tal vez para hacer más corto este «recorrido divergente» y este crecimiento, y en última instancia, para no perder la paciencia y perjudicarnos mutuamente en esta etapa de su desarrollo.

Para ello me gusta mucho fijarme en la parábola del Hijo Pródigo (o como le gusta llamarla al papa Francisco, la parábola del «Padre Misericordioso»). Viendo la actitud del padre, podremos ver algunas pistas para saber qué hacer en estas circunstancias.

6. Tus hijos te van a «pedir la herencia»

Como vimos, tarde o temprano, tus hijos van a pedirte «que no te metas más en sus vidas», que te hagas a un lado y te apartes, que ellos necesitan «que los dejes en paz». Te lo garantizo, la primera vez que te pase, se te va a partir el corazón en pedazos.

No es fácil, no es lindo y es casi seguro que va a suceder, más temprano que tarde. La tendencia natural sería de decirles «mientras dependas de nosotros, cumplirás nuestras reglas».

Pero el Padre Misericordioso no hace eso. Al contrario, accede al pedido de su hijo y lo deja ir con «su parte de la herencia» y probablemente con los pedazos de su corazón destrozado.

Como te dije en la introducción: ellos necesitan abrirse camino por sus propios medios, necesitan equivocarse y golpearse para poder crecer. Puedes ofrecerle a Dios esos pedazos de tu corazón, para que esa «ruptura» sea fructífera y no tan dolorosa.

7. Tus hijos se van a ir a tierras extrañas

Cuando se vayan de casa, cuando se vayan a estudiar lejos, o cuando comiencen su vida, habrá tiempos en los que no querrán hablar con ustedes, y sentirás que el corazón se te cae de nuevo a pedazos.

¿Cómo puede ser que no nos quieran llamar, que no quieran pasar su cumpleaños con nosotros, que quieran alejarse voluntariamente de la casa que los vio crecer?

Precisamente, porque necesitan ampliar sus horizontes. Conocer gente nueva, experimentar otras formas de ver el mundo, hablar de otros temas, crecer y conocer nuevas experiencias, tal vez algunas que nosotros no nos animamos a su edad… Y también harán algunas cosas que van en contra de nuestras convicciones y creencias.

Van a buscarse en tierras extrañas, con la ilusión de descubrirse y encontrarse, pero también… con el riesgo de perderse. ¿Qué hace el Padre Misericordioso?, ¿va a buscarlo?, ¿va a pedirle que vuelva y que no haga lo que está haciendo? ¡No! El padre se mantiene a una respetuosa distancia.

Respeta la decisión de su hijo, a pesar de que probablemente haya tenido el corazón hecho trizas. Se mantiene apartado, deja que su hijo busque lo que quiera buscar, incluso con riesgo de que se pierda.

8. Puede ser que se equivoquen. Y mucho. Y muy feo

El Hijo Pródigo malgasta su herencia en una vida libertina. Nuestros hijos puede ser, que en esa búsqueda de sí mismos, en esa exploración, se equivoquen. Y esas equivocaciones hasta pueden tener consecuencias graves. La herencia del padre se perdió… aparentemente.

El hijo, a raíz de sus decisiones equivocadas, termina alimentando a cerdos, y deseando comer las bellotas que comen estos animales. Muchas veces, como consecuencia de sus decisiones erróneas, nuestros hijos la van a pasar realmente mal. Nuestra tentación como padres puede ir en dos direcciones, y (en mi opinión) ambas son decisiones equivocadas.

En una primera dirección, podremos resolverles el problema, diciendo: «mi hijo no va a comer bellotas de los cerdos», e intervenir con nuestro dinero, recursos o «poder», para que nuestro hijo «no sufra». La otra decisión equivocada sería enfrentarlo y recriminarle por sus errores. «Te lo advertí», «Te lo mereces».

La actitud correcta es la del padre. Y ya veremos cuál es.

9. Puede ser que pierdan la fe

En el sentido simbólico de la parábola, el derroche de la herencia y la vida con los cerdos significan la pérdida de la fe. En esa búsqueda, puede ser que nuestros hijos también la pierdan, y que dejen de practicar la oración diaria, la misa dominical, la confesión.

¡Nos desesperamos cuando pasa eso! ¿Por qué, si nosotros les enseñamos bien?, ¿por qué si nosotros rezamos constantemente por ellos?, ¿qué hicimos mal?, ¿qué podemos hacer?

Mi querida amiga Silvana Ramos escribió un artículo precioso al respecto, que puedes leer aquí.

Pero te lo resumo rápido: la fe es un don de Dios, y nosotros podremos pedirla para ellos, pero nunca podremos reemplazarla forzándolos a hacer prácticas piadosas, por más que a nosotros nos parezca que es lo que tenemos que hacer. Dios quiere hijos, no esclavos.

Y tal vez, si los forzamos a hacer cosas contra su voluntad, empeoremos la situación. Paz, y ciencia. Es decir: paciencia. Tengamos paz, sepamos que esto puede suceder y recemos al Buen Dios por la fe de nuestros hijos, que Él nunca deja caer una lágrima de madre o padre en vano.

10. El hijo recuerda cómo vivía en la casa de su padre

Una de las claves de la parábola es que el hijo, antes de volver, recuerda con cariño la experiencia de su vida como hijo amado. Ahí es donde tenemos que concentrar nuestras energías. El amor de familia, el recuerdo del hogar son la verdadera herencia del Padre Misericordioso.

Y eso se forja antes, mucho antes de que nuestros hijos decidan seguir su rumbo. Por eso es tan importante que durante su infancia y adolescencia nos enfoquemos en que su experiencia filial sea lo más benéfica posible.

Que sepamos que el amor que les damos durante su infancia y adolescencia va a moldear su carácter, su modo de ver la vida y su modo particular de amar en el futuro a su esposa e hijos, o a sus hijos espirituales en el caso de que Dios suscite la vocación religiosa o sacerdotal en tu hijo.

El amor de los padres es reflejo del amor de Dios, y como tal también moldea la fe de tus hijos. No solo el amor que los padres tienen a los hijos, sino el amor que los padres tienen entre sí. Así que ¡A cuidar a tu cónyuge, para beneficio de tus hijos!

11. El hijo que vuelve

Y un día, el hijo que se rebeló, el que se fue a estudiar lejos, el que no quería saber nada con nosotros, el que incluso nos despreció, vuelve. Me corrijo: no vuelve ese hijo, vuelve una persona renovada, un nuevo hijo. Y generalmente, ese hijo templado por las tormentas de su vida, va a ser extraordinariamente mejor que el que se fue.

Y tenemos que hacer como el Padre Misericordioso: devolverle inmediatamente y sin preguntar nada, la dignidad de hijo. Nuestro hijo sigue siendo nuestro hijo, pero con una ventaja: ya es un adulto probado por la vida, y va a poder acercarse y comprendernos mucho mejor a nosotros como padres.

Ya vamos a poder hablar de igual a igual, de adulto a adulto, de persona fogueada a persona fogueada. Nuestro amor de padres se va a ver engrandecido por lo que nuestro hijo logró por sus propios medios.

«Mi hijo se ha alejado de Dios». 11 cosas que todo padre necesita entender


Tus hijos volverán

enero 14, 2020

.

Prólogo de Carmen Castiella

.

Tus hijos volverán

por Carmen Castiella

.

El padre agustino Manuel Morales acaba de publicar “Tus hijos volverán”, un libro precioso que enciende la esperanza de madres y familias enteras. No es un manual de educación ni de autoayuda.

No hay recetas, sino maternidades vividas en circunstancias muy distintas, acompañadas por la crónica del viaje que recorrieron San Agustín y Santa Mónica.

El autor me pidió un prólogo y me salió solo después de leer el libro. Me contagió su pasión por Santa Mónica, la mujer de la mirada alta, que acompañó a su hijo sin impacientarse, respetando sus tiempos, pero firme en la oración y confiada en que “es imposible que se pierda el hijo de tantas lágrimas”.

Fue una mujer paciente pero no resignada, con profunda vida interior pero también intrépida, valiente y activa.

Sus hijos, como los nuestros, crecieron en un mundo hostil para la fe, en una cultura tóxica, en  plena caída del imperio romano y degradación de las costumbres.

Además, Mónica no contaba con un matrimonio sólido en el que apoyarse sino con un marido iracundo e infiel, al que se fue ganando y suavizando poco a poco.

El título está extraído de la Escritura. Jeremías 31, 16-17: “Deja de llorar y enjúgate las lágrimas. Todo lo que has hecho por tus hijos te será recompensado.

Volverán de la tierra del enemigo. Hay esperanza en su porvenir. Tus hijos volverán al hogar. Lo digo Yo, el Señor”.

Aquí transcribo el prólogo, para quien tenga tiempo y ganas:

En la educación de nuestros hijos, hay un momento en el que tomamos conciencia de nuestros límites y asumimos que no podemos abarcar el universo de un hijo, ni conocer su alma en toda su complejidad y profundidad.

Nuestra acción es muy limitada. No solo no podemos controlarlo todo, sino que dudamos de si podemos controlar algo. Así, vamos descubriendo que no se trata tanto de controlar y dirigir como de acoger y acompañar. Los hijos no nos pertenecen y, aunque los queremos con locura, no siempre acertamos con ellos.

Las teorías educativas y la psicología pueden ser útiles pero lo que caracteriza el amor de una madre no es la perfección, la inteligencia, la capacidad de acertar y de elegir el método educativo correcto, sino la ternura y el amor desinteresado. La mansedumbre y la paciencia, siempre dispuestas a esperar y acoger.

Es un amor que ensancha el corazón de modo que empiezan a caber en él amigos de nuestros hijos, sobrinos, ahijados, adultos heridos, etc. No es ingenuidad ni buenismo.

Somos plenamente conscientes de la enorme complejidad de las relaciones humanas, pero también del poder sanador del amor de una madre y de la realidad de esa maternidad ampliada que el autor llama “maternidad espiritual”.

El ejército de las madres orantes no solo batalla por sus propios hijos sino por cualquier niño, adolescente, joven o adulto herido en su alma de niño que el Señor quiera bendecir a través de nuestra oración de intercesión.

La oración de una madre es silenciosa, respetuosa, no es invasiva ni obsesivamente controladora, pero de una enorme eficacia. A veces inmediata y a veces lenta y fatigosa, por eso es más fácil perseverar en la oración cuando hay una comunidad que acompaña.

Es, además, el mejor modo de velar por nuestra máxima aspiración como educadoras: el Cielo.

Santa Mónica se presenta como un modelo totalmente actual para las madres de hoy. Sus hijos, como los nuestros, crecieron en un mundo hostil para la fe, en una cultura tóxica, en plena caída del imperio romano y degradación de las costumbres.

San Agustín creció y vivió su adolescencia en el ambiente pagano del África romana y luego se fue a estudiar a Cartago, “sartén de amores depravados”.

En un ambiente intelectual donde el cristianismo era ridiculizado, ella transmitió a su hijo Agustín la pasión por la verdad y la sabiduría.

Pasión que en el caso de Agustín le condujo durante años a una búsqueda intelectual desgarrada, que le llevó a sucumbir ante el esnobismo de los maniqueos, pero que desembocó finalmente en Cristo y en su Iglesia.

Fue, para Agustín y para Mónica, un proceso doloroso y dilatado en el tiempo. La madre acompañó al hijo sin impacientarse, respetando sus tiempos, pero firme en la oración y confiada en que “es imposible que se pierda el hijo de tantas lágrimas”.

Como Santa Mónica, queremos transformar nuestra preocupación en oración. Y acompañar a nuestros hijos más allá de los mares. Ella fue una mujer paciente pero no resignada, con profunda vida interior pero también intrépida, valiente y activa.

Una mujer de mirada altísima a quien le gustaba intervenir en las tertulias filosóficas que organizaba su hijo con sus amigos. Empleó todos sus recursos para “salvar” a su hijo: se embarcó rumbo a Roma, después de que Agustín la dejara en tierra mintiéndole.

Una vez en Roma, embarcó hacia Milán porque Agustín ya había partido sin esperarla. Una vez allí, va a hablar con el obispo San Ambrosio para que oriente a su hijo. No se arredra ni se viene abajo ante los desplantes y mentiras de Agustín, que la deja en tierra una y otra vez.

El libro entero es una invitación a transformar la preocupación en oración y, solo en ocasiones, en acción. A dejar a nuestros hijos al cuidado del Señor, en brazos de la Virgen, bajo su manto. A vivir la maternidad con más serenidad.

La oración de las madres no es un recurso psicológico para quitarnos presión y relajarnos. No se trata de distanciarnos de nuestros hijos y así sufrir menos, sino de gestarlos y dar a la luz de nuevo con nuestra oración. Es un modo de combatir por ellos, no de desentendernos.

El autor insiste en que son tiempos difíciles y debemos batallar “codo con codo”. Nada de “prudentes distancias” sino familia con familia y grupo con grupo. Familias que abren sus puertas, sin miedo a mostrar sus fragilidades, y se hacen prójimo de otras familias.

Igual que Santa Mónica vivió finalmente su noche de Pascua, en la que San Ambrosio bautizó a Agustín y a varios de sus amigos, nosotras viviremos nuestras particulares pascuas como madres.

Cumulatius”, “Sobreabundantemente”, “Dios me lo ha dado con creces” (Confesiones IX, 10, 26), decía Santa Mónica poco antes de morir al recordar la conversión de su hijo.

El Señor a veces se hace esperar, pero es magnánimo al dar y le dio “con creces” lo que le pidió durante toda una vida: un hijo santo con un designio altísimo del Cielo, que ella desconocía.

San Agustín tenía un espíritu tan grande y con tal capacidad de acogida como el corazón de su madre, que gestó de nuevo a aquel niño con el dolor de su corazón. Un espíritu del que se han alimentado generaciones posteriores, un modelo para todo hombre que busca la verdad.

Por algo dijo Benedicto XVI que “todos los caminos de la literatura cristiana latina llevan a Hipona”. El Señor tiene sus tiempos pero es fiel a sus promesas y magnánimo al dar. Si somos fieles a la oración por nuestros hijos, veremos cosas más grandes y bellas de las que nos atrevemos a pedir.

El libro entero rezuma esperanza. Pues eso, madres, soñemos y nos quedaremos cortas porque la victoria final es de Cristo.  En palabras de Agustín: “Si el mundo envejece, Cristo es siempre joven”. Y si estás unida a Cristo, “tu juventud se renovará como la del águila”.

Damos un paso más en la fe, que no es solo creer que Dios lo puede todo, sino saber que Dios lo hará. Nos asaltan las dudas, pero levantando la mirada al Cielo volvemos a dar el “salto” de fe: “Creo Señor, aumenta mi fe”.

https://www.religionenlibertad.com/opinion/822839321/Tus-hijos-volveran.html


El P. Manolo Morales muestra a Santa Mónica como maestra de maternidad en “Tus hijos volverán”Santa Mónica

enero 13, 2020

.

Padre Manuel Morales, osa

.

El P. Manolo Morales muestra a Santa Mónica como maestra de maternidad en “Tus hijos volverán”

El P. Manolo Morales, autor de este libro por la Editorial Ciudad Nueva, tiene una amplia experiencia en el acompañamiento a familias.

En el Espejo presentamos el libro “Tus hijos volverán. Un viaje apasionante con Mónica y Agustín”, publicado recientemente por la Editorial Ciudad Nueva.

Su autor, el agustino P. Manuel Morales, tiene una larga experiencia en el acompañamiento a familias, y en este libro deja hablar a las madres, en concreto las “madres-Mónica”, que pertenecen a comunidades de mujeres que se inspiran en la madre de san Agustín como modelo a la hora de afrontar el desafío de la educación de sus hijos.

“Santa Mónica es una maestra de maternidad. Una mujer inteligente y sensible, de quien podemos aprender mucho”, ha afirmado el P. Manolo Morales.

El autor del libro ha explicado en ‘El Espejo’ que la vida de las familias es un camino hacia la plenitud en el que los padres tienen la difícil tarea de dejar que sus hijos sean los protagonistas de sus propias vidas, aunque eso signifique en algunos casos que se alejen. En este sentido, se ha referido a la vida de Santa Mónica que fue detrás de su hijo hasta que consiguió volver a la Iglesia.

El título del libro procede de una cita del Libro  de Jeremías, que hace referencia a este viaje de ida y vuelta que hacen muchos hijos.

https://www.cope.es/programas/el-espejo/noticias/manolo-morales-muestra-santa-monica-como-maestra-maternidad-tus-hijos-volveran-20200108_588809


A %d blogueros les gusta esto: