Primera palabra: ¡Escucha!

agosto 31, 2010

¡Escucha, Israel, El Señor nuestro Dios es el Único Señor!

.

.

MIS PALABRAS

.

SON ESPÍRITU Y SON VIDA

.

.

Del libro de la Imitación de Cristo

Yo instruí a mis profetas

Escucha, hijo mío, mis palabras, palabras suavísimas, que trascienden toda la ciencia de los filósofos y letrados de este mundo. Mis palabras son espíritu y son vida, y no se pueden ponderar partiendo del criterio humano.

No deben usarse con miras a satisfacer la vana complacencia, sino oírse en silencio, y han de recibirse con humildad y gran afecto del corazón. Y dije: Dichoso el hombre a quien tú educas, al que enseñas tu ley, dándole descanso tras los años duros, para que no viva desolado aquí en la tierra.

Yo –dice el Señor– instruí a los profetas desde antiguo, y no ceso de hablar a todos hasta hoy; pero muchos se hacen sordos a mi palabra y se endurecen en su corazón. Los más oyen de mejor grado al mundo que a Dios, y más fácilmente siguen las apetencias de la carne que el beneplácito divino.

Ofrece el mundo cosas temporales y efímeras, y, con todo, se le sirve con ardor. Yo prometo lo sumo y eterno, y los corazones de los hombres languidecen presa de la inercia. ¿Quién me sirve y obedece a mí con tanto empeño y diligencia como se sirve al mundo y a sus dueños?

Sonrójate, pues, siervo indolente y quejumbroso, de que aquéllos sean más solícitos para la perdición que tú para la vida. Más se gozan ellos en la vanidad que tú en la verdad. Y, ciertamente, a veces quedan fallidas sus esperanzas; en cambio, mi promesa a nadie engaña ni deja frustrado al que funda su confianza en mí.

Yo daré lo que tengo prometido, lo que he dicho lo cumpliré. Pero a condición de que mi siervo se mantenga fiel hasta el fin. Yo soy el remunerador de todos los buenos, así como el fuerte que somete a prueba a todos los que llevan una vida de intimidad conmigo.

Graba mis palabras en tu corazón y medítalas una y otra vez con diligencia, porque tendrás gran necesidad de ellas en el momento de la tentación. Lo que no entiendas cuando leas, lo comprenderás el día de mi visita. Porque de dos medios suelo usar para visitar a mis elegidos: la tentación y la consolación.

Y dos lecciones les doy todos los días: una consiste en reprender sus vicios, otra en exhortarles a progresar en la adquisición de las virtudes. El que me rechaza y no acepta mis palabras tiene quien lo juzgue en el último día (Libro 3, cap. 3).

.

PARA REFLEXIONAR

Después de leer estos puntos del Kempis ¿qué te parecen las valoraciones y los comportamientos de la gente respecto de los deportes, de la política, las modas, la música, la diversión? ¡Cuánta pasión por el fútbol, por las competiciones deportivas! ¡Cuántas expectivas ante las promesas electorales, y cuántas decepciones! ¿Qué te parece el culto al cuerpo y el afán de disfrutar al máximo de todo?

Mirando a tu interior, ¿qué es lo que te mueve, qué te preocupa, qué valores y objetivos persigues en la vida? ¿A quien adoras?

.

PARA EDUCAR

Podrías destinar algún tiempo a educar tus sentidos para tratar de gustar valores más nobles y permanentes, para complacerte  en actividades y comportamientos que te hagan más altruista, más generoso, más persona.

Así, te dispondrías a escuchar las divinas propuestas del Señor: las que dirige el Maestro a sus discípulos más aventajados; o las que el Padre Dios desvela a sus hijos preferidos.

.

PARA ORAR

Hijo mío, hazme caso, acepta de buena gana mi camino. Pues será hermosa diadema en tu cabeza. Hijo mío, haz caso de mi sabiduría, presta oído a mi inteligencia (Prov 23, 26; 1, 9; 5, 1).

.

Anuncios

Taizé 70 años

agosto 30, 2010

 

Hermano Roger

 

LA COMUNIDAD ECUMÉNICA DE TAIZÉ

El Papa propone el “ecumenismo de la santidad” del Hermano Roger

En el 70 aniversario de la fundación de Taizé y el 5º de la muerte de su fundador

TAIZÉ, lunes 16 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- Benedicto XVI ha auspiciado que el testimonio del fundador de Taizé, el Hermano Roger, caracterizado por “un ecumenismo de la santidad nos inspire en nuestro camino hacia la unidad”.

Lo puso de relieve en un mensaje enviado al actual prior de la comunidad de Taizé, el Hermano Alois, con motivo del doble aniversario de los 70 años de la fundación de la comunidad de Taizé y los 5 años de la muerte de su fundador, el Hermano Roger.

Unas cinco mil personas celebraron esta doble conmemoración en Taizé el pasado 14 de agosto, con el ingreso de un nuevo hermano en la comunidad, una oración y una peregrinación, informó la comunidad de Taizé.

El acto empezó a las siete y media de la tarde en un gran campo al lado del pueblo francés de Taizé, con la celebración, al aire libre, de la oración común. Un joven italiano que había entrado hace un tiempo en la comunidad tomó el hábito blanco de los hermanos de esta comunidad ecuménica.

La oración fue enriquecida con cantos, un texto bíblico leído en varios idiomas por jóvenes de diversos continentes y un momento de silencio.

A continuación, los hermanos y los miles de jóvenes de setenta países que acababan de pasar una semana en Taizé, así como algunos niños, atravesaron el pequeño pueblo de Taizé en peregrinación.

Pasaron por delante del cementerio de la pequeña iglesia románica donde descansan los restos del Hermano Roger y donde fue colocado, para la ocasión, el icono egipcio de la amistad, que era muy querido por el fundador de la comunidad. Y se dirigieron a la iglesia de la Reconciliación, donde se leyó el Evangelio de la resurrección y los asistentes encendieron miles de pequeñas velas como símbolo de la esperanza en la resurrección.

El Hermano Alois pronunció las únicas palabras del acto, una oración en la que dio gracias a Dios “por la vida entregada de nuestro hermano Roger que nos ha dejado hace ya 5 años, y que hace 70 años llegó solo a este pueblecito de Taizé”.

La oración recordó algunos aspectos del fundador de Taizé: “Buscaba vivir ardientemente de tu confianza y decir tu bondad infinita por cada ser humano. En esa confianza, tú le concediste encontrar la fuente de la alegría y de la paz: la paz del corazón, que fue lo que hizo de él un creador de paz entre los hombres”, continuó el prior.

“Como San Juan Bautista, tan solo quería preparar los caminos de Cristo y reunir a tu pueblo para decirle a todos que ‘Dios está muy cerca de vosotros’”, añadió.

Entre otras cosas, recordó que el Hermano Roger, “aunque pobre y vulnerable, usando sus propias expresiones, con todas sus fuerzas eligió amar. Amaba a tu Iglesia, que reúne a los creyentes en una única comunión más allá de todas las fronteras políticas, sociales o culturales -afirmó-. Ésta era para él el signo de esperanza de una humanidad reconciliada”.

Con motivo del aniversario, numerosas personalidades enviaron mensajes a la comunidad de Taizé, entre ellas el Papa Benedicto XVI, los patriarcas de Constantinopla y de Moscú, el arzobispo de Canterbury y los responsables luteranos y reformados.

Mensaje del Papa

En su mensaje, el Pontífice manifiesta “su cercanía espiritual y su unión en la oración con la comunidad y con todos aquellos que participan en la conmemoración del recuerdo del Hermano Roger”.

Benedicto XVI se refiere al fundador de Taizé como a un “testigo incansable del Evangelio de paz y de reconciliación” y como a “un pionero en el difícil camino hacia la unidad entre los discípulos de Cristo”.

“Hace setenta años dio inicio a una comunidad que sigue viendo cómo acuden a ella miles de jóvenes provenientes de todo el mundo, buscando dar un sentido a su vida, los acoge en la oración y les permite experimentar una relación personal con Dios”, constata el Papa en su mensaje, firmado por el secretario de Estado vaticano, el cardenal Tarcisio Bertone.

“Ahora que ha entrado en la alegría eterna, sigue hablándonos -añade-. Que su testimonio de un ecumenismo de la santidad nos inspire en nuestro camino hacia la unidad y que vuestra Comunidad siga viviendo e irradiando su carisma, especialmente entre las generaciones jóvenes.

Para la doble conmemoración que está celebrando Taizé, se ha publicado el libro Vivir para amar, dirigido especialmente a jóvenes, que contiene algunos textos esenciales del Hermano Roger. En el prefacio del librito, el Hermano Alois afirma que la herencia que ha dejado el Hermano Roger “está viva”.

“Él tenía la certeza de que Dios está unido a cada ser humano, incluso a quienes no tienen conciencia de ello”, destaca. Y añade que “a partir de esta confianza en la presencia de Dios”, el fundador de Taizé “encontraba una paz que intentaba comunicar a los demás”.

Roger Schutz llegó a Taizé en agosto de 1940 en plena Segunda Guerra Mundial, procedente de Suiza. Se estableció en este pequeño pueblo francés cercano a Cluny y empezó a acoger a refugiados, especialmente judíos.

Así empezó la comunidad de Taizé, convertida hoy en un centro de espiritualidad internacional y ecuménico que atrae a centenares de miles de personas, sobre todo jóvenes, de toda confesión religiosa y punto de referencia para el diálogo y el ecumenismo.

El Hermano Roger falleció el 16 de agosto de 2005, asesinado por una mujer desequilibrada durante la oración vespertina en la iglesia de la Reconciliación de Taizé.

 

 


Domingo XXII del Tiempo Ordinario

agosto 29, 2010

Banquete eucarístico 

 

DOMINGO XXII DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C

 

PRIMERA LECTURA
Hazte pequeño y alcanzarás el favor de Dios


Lectura del libro del Eclesiástico 3, 17-18. 20. 28-29

Hijo mío, en tus asuntos procede con humildad y te querrán más que al hombre generoso. Hazte pequeño en las grandezas humanas, y alcanzarás el favor de Dios; porque es grande la misericordia de Dios, y revela sus secretos a los humildes.

No corras a curar la herida del cínico, pues no tiene cura, es brote de mala planta. El sabio aprecia las sentencias de los sabios; el oído atento a la sabiduría se alegrará.

 

SALMO 67, 4-5ac. 6-7ab. 10-11


R. Preparaste, oh Dios, casa para los pobres.

Los justos se alegran, gozan en la presencia de Dios, rebosando de alegría. Cantad a Dios, tocad en su honor; su nombre es el Señor. R.

Padre de huérfanos, protector de viudas, Dios vive en su santa morada. Dios prepara casa a los desvalidos, libera a los cautivos y los enriquece. R.

Derramaste en tu heredad, oh Dios, una lluvia copiosa, aliviaste la tierra extenuada; y tu rebaño habitó en la tierra que tu bondad, oh Dios, preparó para los pobres. R.

 

SEGUNDA LECTURA
Os habéis acercado al monte Sión, ciudad del Dios vivo


Lectura de la carta a los Hebreos 12, 18-19. 22-24a

Hermanos: Vosotros no os habéis acercado a un monte tangible, a un fuego encendido, a densos nubarrones, a la tormenta, al sonido de la trompeta; ni habéis oído aquella voz que el pueblo, al oírla, pidió que no les siguiera hablando.

Vosotros os habéis acercado al monte de Sión, ciudad del Dios vivo, Jerusalén del cielo, a millares de ángeles en fiesta, a la asamblea de los primogénitos inscritos en el cielo, a Dios, juez de todos, a las almas de los justos que han llegado a su destino y al Mediador de la nueva alianza, Jesús.

 

EVANGELIO
El que se enaltece será humillado y el que se humilla será enaltecido


Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 1. 7-14

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando. Notando que los convidados escogían los primeros puestos, les propuso esta parábola:

– «Cuando te conviden a una boda, no te sientes en el puesto principal, no sea que hayan convidado a otro de más categoría que tú; y vendrá el que os convidó a ti y al otro y te dirá: “Cédele el puesto a éste”. Entonces, avergonzado, irás a ocupar el último puesto.

Al revés, cuando te conviden, vete a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: “Amigo, sube más arriba”. Entonces quedarás muy bien ante todos los comensales.

Porque todo el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido»

Y dijo al que lo habla invitado:

– «Cuando des una comida o una cena, no invites a tus amigos, ni a tus hermanos, ni a tus parientes, ni a los vecinos ricos; porque corresponderán invitándote, y quedarás pagado. Cuando des un banquete, invita a pobres, lisiados, cojos y ciegos; dichoso tú, porque no pueden pagarte; te pagarán cuando resuciten los justos».

 

COMENTARIO AGUSTINIANO

AL EVANGELIO DE ESTE DOMINGO

Lc 14, 1.7-14): Homilía de san Agustín  (Sermón 339,6)

 

“Acabáis de oír al Señor, que os dice y nos ha dicho a todos nosotros: Cuando des un banquete, no invites a tus amigos (Lc 14,12), –ahí nos muestra cómo ser generosos: no invites a tus padres, porque tienen para recompensarte– sino a los pobres, enfermos, cojos (Ib. 14,13), y a los necesitados, que no te pueden recompensar. ¿Acaso perderás tú? Se te recompensará cuando llegue la recompensa de los justos (Ib. 14,14). Te dice: «Tú da, yo soy el que lo recibe, tomo nota y te lo recompensaré».

Es Dios quien lo ha dicho, y nos ha exhortado a que lo hagamos y así nos lo recompensará. Y cuando nos lo recompense, ¿quién nos lo podrá quitar? Si Dios está con nosotros, ¿quién estará contra nosotros? (Rom 8, 31). ¿Si siendo pecadores nos donó la muerte de Cristo, ahora que vivimos santamente nos va a defraudar? Pues Cristo no murió por los justos, sino por los pecadores. Si donó a los pecadores la muerte de su Hijo, ¿qué no reservará para los justos? No será menos de lo que les donó a ellos. Y ¿qué es lo que les donó? No perdonó a su propio Hijo (Ib. 8, 32). ¿Qué es lo que les reserva? A su propio Hijo, pero no en cuanto hombre, para morir, sino en cuanto Dios, para gozar eternamente con Él.

A esto es a lo que nos llama Dios. Pero así como te fijas en el destino, has de mirar el camino, y también el modo. Pero cuando ya hayas llegado… ¿acaso se te leerá este capítulo: Cuando des un banquete, invita a los pobres, enfermos, cojos, ciegos, necesitados y sin recursos (Lc 14,12-13)? Allí no habrá ya nadie carente de recursos, ni habrá nadie cojo, ni ciego, ni enfermo, ni peregrino, ni desnudo: todos estarán sanos, robustos, todos estarán en la abundancia y todos revestidos de la luz eterna”.

 (Trad. de Javier Ruiz Pascual, oar)

 

COMENTARIO AL EVANGELIO DEL DOMINGO

JESUS, OBSERVADOR DE APARIENCIAS

Por monseñor Jesús Sanz Montes, ofm.

 

OVIEDO, viernes, 27 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- Publicamos el comentario al Evangelio del próximo domingo, 29 de agosto, XXII del tiempo ordinario (Lucas 14, 1.7-14), redactado por monseñor Jesús Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, administrador apostólico de Huesca y de Jaca.

No sólo se fijaba en los lirios del campo, en los pájaros del cielo, sino que también Jesús era un profundo observador de la conducta humana: los niños sencillos y sin doblez, las viudas que dan todo lo que tienen, los pecadores que en el fondo tienen un corazón abierto al perdón y al arrepentimiento… y también se fijará el Señor en los aparentes, en los que van por la vida de reclamo y de etiqueta.
Estaba invitado en casa de uno de los fariseos un sábado. Tanto él como los demás, todos se observaban mutuamente en aquel convite. ¿Qué vio Jesús? Que la gente se apuntaba a los primeros puestos, para salir en la foto de sociedad del lugar, para estar en la boca de los otros y sentirse en la pasarela del influjo y del renombre.

Jesús hablará siempre de la verdad, y por la verdad morirá, y de la verdad se autodefinirá. Jamás de la apariencia. Porque la apariencia es siempre una mentira, más o menos camuflada, más o menos fomentada y querida. Ser lo que en el fondo no se es, dar el pego y el camelo, aparecer tras el truco y la careta, jugar al eterno carnaval. Una persona así, que vive la existencia desde su disfraz particular (importa poco que tal disfraz sea ideológico, cultural, económico… o incluso religioso), es una persona vendida a sí misma, a sus pretensiones; una persona esclava de sus propias cadenas, y por eso inhábil para la libertad y para la sencillez.

«Cuando te inviten a una boda -decía el Maestro-, no busques el primer puesto» (Lc 14,8). No sólo por el soponcio que puede suponer después el que el acomodador te saque de tu podium, y te devuelva a tu cruda realidad, sino porque quien tiene pretensiones indebidas, quien va de “trepa” y de capta-portadas, es difícil que comprenda su dignidad, y la de los demás, cuando tan ocupado anda en su apariencia.

San Francisco lo dirá con su proverbial sencillez: «Somos lo que somos ante Dios, y nada más» (Admonición 19). Sólo quien ha experimentado la libertad de ser y de querer ser lo que somos ante los ojos de Dios, sólo ése puede entender a Jesús. Son los ojos del Señor los que nos guían en la senda verdadera, los que nos mueven a reemprender el camino siempre que nos cansamos de andar, los que nos desvían cuando se tuercen nuestros pasos, los que se hacen luz y gracia para caminar. Los ojos de los demás tantas veces ven poco, o ven mal, turbiamente quizás. Los ojos de Dios, no engañan nunca, no humillan nunca, alumbran sin deslumbrar.

Feliz el que vive así, sencillamente, porque experimentará lo que es vivir en la paz, en la libertad, sin ansias devoradoras, sin poses hipócritas, sin trucos ficticios… siendo ante uno mismo y ante los otros, lo que somos ante Dios.


Fiesta de san Agustín

agosto 28, 2010

 

DESDE SALAMANCA, ESPAÑA

Felicidades por la fiesta de san Agustín a todos los que se sienten hijos espirituales o discípulos del Santo.

En Salamanca, estamos celebrando la Solemnidad de nuestro Padre con los religiosos de la comunidad, con sus familiares, los profesores del colegio y personas allegadas y bienhechoras. En la tarde noche concluiremos el tríduo al Santo con la celebración eucarística unidos a las hermanas Monjas Agustinas Recoletas del convento de La Purísima.

Dentro de la Orden nos sentimos unidos especialmente a las dos vicarías de la Provincia, de Perú y de Venezuela, y a los reunidos en San Millán de la Cogolla y en Madrid.

Felicidades a los religiosos y a sus familiares, a  las monjas y a las religiosas, a las fraternidades seglares,  a las juventudes agustino-recoletas, a las “madres mónicas”  y, en fin, a todos cuantos se sienten cercanos a nuestras comunidades y que participan en el carisma oar.

Felicidades a todos. Dios los bendiga y nos haga dignos de la vocación recibida.

 

 

San Agustín y la Trinidad

El Papa vuelve a hablar de Agustín,

su santo preferido

 

“No encontró la Verdad,

sino que fue encontrado por ella”

 

CASTEL GANDOLFO, miércoles 25 de agosto de 2010 (ZENIT.org).- A pocos días de la fecha en que la Iglesia católica celebra la memoria de san Agustín y su madre, santa Mónica, el Papa Benedicto XVI volvió a dedicarle una catequesis, durante la audiencia general celebrada hoy en el palacio de Castel Gandolfo.

El Papa reconoció ante los peregrinos, muchos de los cuales no pudieron acceder al patio interior por falta de espacio, su predilección por el santo obispo de Hipona, junto con san José y san Benito, de quienes lleva el nombre.

“San Agustín, a quien tuve el gran don de conocer, por así decirlo, de cerca a través del estudio y la oración”, afirmó, “se ha convertido en un buen ‘compañero de viaje’ en mi vida y en mi ministerio”.

Este santo “fue un hombre que nunca vivió con superficialidad”, una lección de vida “actual también en nuestra época, en la que parece que el relativismo sea, paradójicamente, la ‘verdad’ que debe guiar el pensamiento, las decisiones, los comportamientos”.

“En nuestro tiempo se tiene una especie de miedo al silencio, miedo del recogimiento, de pensar en los propios actos, en el sentido profundo de la propia vida, a menudo se prefiere vivir solo el momento fugaz, esperando que traiga felicidad duradera; se prefiere vivir, porque parece más fácil, con superficialidad, sin pensar; se tiene miedo de buscar la Verdad, o quizás se tiene miedo de que la Verdad nos encuentre, nos aferre y nos cambie la vida, como le sucedió a san Agustín”.

El camino vital de Agustín, recordó el Papa, “no fue fácil: creyó encontrar la Verdad en el prestigio, en la carrera, en la posesión de las cosas, en las voces que le prometían la felicidad inmediata”.

Agustín “cometió errores, atravesó tristezas, afrontó fracasos, pero nunca se detuvo, nunca se contentó con lo que le daba solamente un indicio de luz; supo mirar en lo íntimo de sí mismo y se dio cuenta, como escribe en sus Confesiones, de que esa Verdad, ese Dios que buscaba con sus fuerzas era más íntimo a él que él mismo”.

Benedicto XVI recordó su propio comentario durante la presentación, el año pasado, de un reciente film sobre la vida de san Agustín: éste “comprendió, en su inquieta búsqueda, que no era él quien había encontrado la Verdad, sino que la propia Verdad, que es Dios, le persiguió y le encontró”.

En compañía de los santos

Siguiendo la estela de san Agustín, el Papa invitó a todos, “también a quien está en un momento de dificultad en su camino de fe, a quien participa poco en la vida de la Iglesia o a quien vive como si Dios no existiese, que no tengan miedo de la Verdad, que no interrumpan nunca el camino hacia ella, que no cesen nunca de buscar la verdad profunda sobre sí mismos y sobre las cosas con los ojos internos del corazón”.

“Dios no dejará de dar Luz para hacer ver y Calor para hacer sentir al corazón que nos ama y que desea ser amado”, añadió.

Por otro lado, de la misma forma que san Agustín le ha acompañado en su vida personal, el Papa propuso a los presentes que encuentren a su “santo compañero” en el viaje de la vida.

“Cada uno debería tener algún santo que le fuese familiar, para sentirle cercano con la oración y la intercesión, pero también para imitarlo”, sugirió.

“Quisiera invitaros, por tanto, a conocer más a los santos, empezando por aquel cuyo nombre lleváis, leyendo su vida, sus escritos. Estad seguros de que se convertirán en buenos guías para amar cada vez más al Señor y ayudas válidas para vuestro crecimiento humano y cristiano”.

Al saludar a los peregrinos españoles, volvió a insistir en su invitación a familiarizarse “con la vida y los escritos de los Santos, pues os ayudarán a amar cada vez más al Señor y a crecer como personas y como cristianos”.

 

 


Novena a santa Mónica (y 9)

agosto 26, 2010

.

.

NOVENA A SANTA MÓNICA


Modelo de esposa y madre cristiana

.


Con textos bíblicos para la misa

.

Rito de entrada

V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre…

1. Oración preparatoria

Padre y Señor nuestro, misericordia de cuantos en ti esperan, tú concediste a tu sierva santa Mónica el don inapreciable de saber reconciliar las almas entre sí y contigo; danos a nosotros el ser mensajeros de unión y de paz en nuestros ambientes, sobre todo en el hogar, y el poder llevar a ti los corazones de nuestros hermanos con el ejemplo de nuestra vida.

Tú que hiciste a Mónica modelo y ejemplo de esposas, de madres y de viudas, concede por su intercesión la paz y mutuo amor a los casados; el celo y la solicitud en la educación de los hijos, a las madres; obediencia y docilidad, a los hijos; la santidad de vida, a las viudas; y a todos, el fiel seguimiento de Cristo, nuestro único y verdadero maestro. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

2. Textos bíblicos y agustinianos para el noveno día

El éxtasis de Ostia Tiberina de Mónica y Agustín

1.- Textos bíblicos para la misa

• Romanos, 8, 26-39.
• Salmo 83, 2-6.11. Dichosos los que viven en tu casa. M. Ag. pág. 79.
• San Juan, 17, 1-8.21-24.

2.- Textos agustinianos

“Estando ya cercano el día de su partida de esta vida, aconteció, por tus disposiciones misteriosas, según creo, (Dios mío), que ella y yo nos hallábamos asomados a una ventana que daba al jardín de la casa donde nos hospedábamos. Era en las cercanías de Ostia Tiberina. Allí, apartados de la gente, tras las fatigas de un viaje pesado, reponíamos fuerzas para la navegación.

Conversábamos, pues, solos los dos, con gran dulzura. Olvidándonos de lo pasado y proyectándonos hasta las realidades que teníamos delante, buscábamos juntos, en presencia de la verdad que eres tú, cuál sería la vida eterna de los santos, que ni el ojo vio, ni el oído oyó ni llegó al corazón del hombre.

Abríamos con avidez la boca del corazón al elevado chorro de tu fuente, de la fuente de la vida que hay en ti, para que, rociados por ella según nuestra capacidad, pudiéramos en cierto modo imaginarnos una realidad tan maravillosa.

Y cuando nuestra reflexión llegó a la conclusión de que, frente al gozo de aquella vida, el placer de los sentidos carnales, por grande que sea y aunque esté revestido del máximo brillo corporal, no tiene punto de comparación y ni siquiera es digno de que se le mencione, tras elevarnos con afecto amoroso, más ardiente hacia él mismo, recorrimos gradualmente todas las realidades corporales, incluyendo el cielo desde donde el sol, la luna y las estrellas mandan sus destellos sobre la tierra.

Tú sabes, Señor, que aquel día, mientras hablábamos de estas cosas y, mientras al filo de nuestra conversación sobre estos temas, nos parecía más vil este mundo con todos sus atractivos, ella añadió: Hijo, por lo que a mi respecta, nada en esta vida tiene ya atractivo para mí. No sé qué hago aquí ni por qué estoy aquí, agotadas ya mis expectativas en este mundo. Una sola razón y deseo me retenían un poco en esta vida, y era verte cristiano católico antes de morir. Dios me lo ha dado con creces, puesto que, tras decir adiós a la felicidad terrena, te veo siervo suyo. ¿Qué hago aquí?” (Confesiones 9, 10).

3. Oración de los fieles

Dios, Nuestro Señor, concedió a santa Mónica la conversión de su esposo Patricio y de su hijo Agustín. Pidamos por intercesión de ella un espíritu de verdadera conversión y una verdadera comprensión y amor a los demás.

Después de cada invocación: Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los cónyuges cristianos que tienen dificultades en su vida familiar, para que sepan ofrecerse mutuamente consuelo y ayuda. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todas las madres cristianas del mundo, para que sepan conducir a sus hijos hacia ti. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por cuantos sufren soledad y abandono en la sociedad o sufren por las debilidades morales de sus seres queridos. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los que buscan la verdad y trabajan por ser fieles a tus preceptos y enseñanzas. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por el florecimiento de vocaciones a la vida agustino-recoleta seglar y religiosa, y por la perseverancia y fidelidad de cuantos se han comprometido a seguir a Cristo imitando a san Agustín. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por las vocaciones a la vida contemplativa, sobre todo entre las monjas agustinas recoletoas, y por la fidelidad de cuantas viven este santo propósito por amor a Dios. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

Se pide la gracia que se desea alcanzar (pausa).

4. Oración final

Escucha, Padre de bondad, nuestras oraciones, y tú que concediste a santa Mónica que con su vida, sus oraciones y sus lágrimas ganara para ti a su marido Patricio y a su hijo Agustín, concédenos, por su intercesión, que hagamos de nuestras vidas una ofrenda perenne en tu honor y al servicio de los hermanos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Rito de despedida

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Amén.

V. Bienaventurada santa Mónica
R. Ruega por nosotros.
V. Glorioso padre san Agustín
R. Ruega por nosotros.

.


Novena a santa Mónica (8)

agosto 25, 2010

.

.

NOVENA A SANTA MÓNICA


Modelo de esposa y madre cristiana

.


Con textos bíblicos para la misa

.

Rito de entrada

V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre…

1. Oración preparatoria

Padre y Señor nuestro, misericordia de cuantos en ti esperan, tú concediste a tu sierva santa Mónica el don inapreciable de saber reconciliar las almas entre sí y contigo; danos a nosotros el ser mensajeros de unión y de paz en nuestros ambientes, sobre todo en la familia, y el poder llevar a ti los corazones de nuestros hermanos con el ejemplo de nuestra vida.

Tú que hiciste a Mónica modelo y ejemplo de esposas, de madres y de viudas, concede por su intercesión la paz y mutuo amor a los casados; el celo y la solicitud en la educación de los hijos, a las madres; obediencia y docilidad, a los hijos; la santidad de vida, a las viudas; y a todos, el fiel seguimiento de Cristo, nuestro único y verdadero maestro. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

2. Textos bíblicos y agustinianos para el octavo día.

Santa Mónica en Casiciaco, con Agustín y sus compañeros

1.- Textos bíblicos para la misa

• Romanos, 12, 9-16b. M. Ag. p. 72.
• Salmo 72, 25-28. Para mí lo bueno es estar junto a Dios. M. Ag. pág. 61.
• San Juan, 15, 1-14.

2.- Textos agustinianos

“Estábamos en aquel silvestre apartamiento en compañía de mi madre, que se había asociado a nosotros con atuendo femenino, fe varonil, seguridad de anciana, amor de madre y piedad cristiana” (Confesiones 9, 4).

Uno de los días, mientras se discute al estilo de los filósofos, llega Mónica, y Agustín quiere se tome nota de su entrada en escena. Ella se opone. Sin embargo, Agustín, entre otras cosas, le dice: “En estos escritos míos te expondría, pues, al ridículo si tú no amaras la sabiduría; no te despreciarías si la amases solamente un poco, y mucho menos, si la amases como yo mismo.

Pero tú la amas mucho más de lo que me amas a mí, y bien sé cuánto me amas, y has progresado tanto en ella que no te dejas asustar por el temor de una posible desgracia e incluso de la muerte. Esta tal disposición fue difícil de encontrar incluso en filósofos eminentes, y es, por unánime acuerdo de todos, la cumbre del amor de la sabiduría. Y yo, ¿no debería ser discípulo?

A este punto, con expresión dulce y caritativa, me respondió que jamás había dicho yo tantas mentiras” (Del orden 2, 33).

“Dios escucha largamente a quien vive bien. Oremos, pues, no para que nos dé riquezas, honores o bienes semejantes caducos e inciertos, a pesar de cualquier esfuerzo, sino aquellos bienes que nos hacen buenos y felices.

A ti, sobre todo, madre mía, confiamos el cometido de que nuestros deseos se cumplan en la fe. Yo creo sin duda ninguna y afirmo que por tus oraciones Dios me ha concedido la intención de no proponer, no querer, no pensar, no amar otra cosa que la con-secución de la verdad.

Y continúo creyendo que por tus peticiones conseguiremos un bien tan grande, al que hemos aspirado por tus méritos” (Del Orden, 2, 20, 53).


3. Oración de los fieles

Dios, Nuestro Señor, concedió a santa Mónica la conversión de su esposo Patricio y de su hijo Agustín. Pidamos por intercesión de ella un espíritu de verdadera conversión y una verdadera comprensión y amor a los demás.

Después de cada invocación: Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los cónyuges cristianos que tienen dificultades en su vida familiar, para que sepan ofrecerse mutuamente consuelo y ayuda. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todas las madres cristianas del mundo, para que sepan conducir a sus hijos hacia ti. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por cuantos sufren soledad y abandono en la sociedad o sufren por las debilidades morales de sus seres queridos. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los que buscan la verdad y trabajan por ser fieles a tus preceptos y enseñanzas. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por el florecimiento de vocaciones a la vida agustino-recoleta seglar y religiosa, y por la perseverancia y fidelidad de cuantos se han comprometido a seguir a Cristo imitando a san Agustín. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por los profesores y los hombres de ciencia, para que siempre se dejen guiar en sus enseñanzas e investigaciones por la luz del Evangelio. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

Se pide la gracia que se desea alcanzar (pausa)

4. Oración final

Escucha, Padre de bondad, nuestras oraciones, y tú que concediste a santa Mónica que con su vida, sus oraciones y sus lágrimas ganara para ti a su marido Patricio y a su hijo Agustín, concédenos, por su intercesión, que hagamos de nuestras vidas una ofrenda perenne en tu honor y al servicio de los hermanos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Rito de despedida

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Amén.

V. Bienaventurada santa Mónica
R. Ruega por nosotros.
V. Glorioso padre san Agustín
R. Ruega por nosotros.

.


Novena a santa Mónica (7)

agosto 24, 2010

.

.

NOVENA A SANTA MÓNICA


Modelo de esposa y madre cristiana

.


Con textos bíblicos para la misa

.

Rito de entrada

V. Dios mío, ven en mi auxilio.
R. Señor, date prisa en socorrerme.
Gloria al Padre…

1. Oración preparatoria

Padre y Señor nuestro, misericordia de cuantos en ti esperan, tú concediste a tu sierva santa Mónica el don inapreciable de saber reconciliar las almas entre sí y contigo; danos a nosotros el ser mensajeros de unión y de paz en nuestros ambientes, sobre todo en la familia, y el poder llevar a ti los corazones de nuestros hermanos con el ejemplo de nuestra vida.

Tú que hiciste a Mónica modelo y ejemplo de esposas, de madres y de viudas, concede por su intercesión la paz y mutuo amor a los casados; el celo y la solicitud en la educación de los hijos, a las madres; obediencia y docilidad, a los hijos; la santidad de vida, a las viudas; y a todos, el fiel seguimiento de Cristo, nuestro único y verdadero maestro. Te lo pedimos por el mismo Jesucristo Nuestro Señor. Amén.

2. Textos bíblicos y agustinianos para el séptimo día.

Santa Mónica oye de labios de Agustín su conversión a Dios

1.- Textos bíblicos para la misa

• 1ª Corintios, 1, 18-25. Destruiré la sabiduría de los sabios. M. Ag. pág. 60
• Salmo 96 (95) 1-2a.2b-3.7-8a-10. Cantad al Señor… M. Ag. pág. 67. O bien, Salmo 125. Al ir, iba llorando… al volver, vuelve cantando… M. Ag. p. 107.
• Mateo, 11, 25-30.

2.- Textos agustinianos

Agustín se rinde a la gracia en el huerto, al leer las palabras de san Pablo: Nada de comilonas ni borracheras; nada de lujurias y desenfrenos; nada de rivalidades y envidias. Revestíos, más bien, del Señor Jesucristo, y no os preocupéis de la carne para satisfacer sus concupiscencias.

“Acto seguido nos dirigimos los dos (Alipio y yo) hacia mi madre. Se lo contamos todo. Se llena de alegría. Le contamos cómo ha ocurrido todo: salta de gozo, celebra el triunfo, bendiciéndote a ti, (Dios mío), que eres poderoso para hacer más de lo que pedimos y comprendemos.

Estaba viendo con sus propios ojos que le habías concedido más de lo que ella solía pedirte con sollozos y lágrimas piadosas.

Me convertiste a ti de tal modo que ya no me preocupaba de buscar esposa, ni me retenía esperanza alguna de este mundo.

Por fin, ya estaba situado en aquella regla de fe en que, hacía tantos años, le habías revelado que yo estaría.

Cambiaste su luto en gozo, en un gozo mucho más pleno de lo que ella había deseado, en un gozo mucho más íntimo y casto que el que ella esperaba de los nietos de mi carne” (Confesiones 8, 12).

3. Oración de los fieles

Dios, Nuestro Señor, concedió a santa Mónica la conversión de su esposo Patricio y de su hijo Agustín. Pidamos por intercesión de ella un espíritu de verdadera conversión y una verdadera comprensión y amor a los demás.

Después de cada invocación: Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los cónyuges cristianos que tienen dificultades en su vida familiar, para que sepan ofrecerse mutuamente consuelo y ayuda. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todas las madres cristianas del mundo, para que sepan conducir a sus hijos hacia ti. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por cuantos sufren soledad y abandono en la sociedad o sufren por las debilidades morales de sus seres queridos. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los que buscan la verdad y trabajan por ser fieles a tus preceptos y enseñanzas. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por el florecimiento de vocaciones a la vida agustino-recoleta seglar y religiosa, y por la perseverancia y fidelidad de cuantos se han comprometido a seguir a Cristo imitando a san Agustín. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

– Por todos los que tienen hambre y sed de justicia, por los pacíficos y los limpios de corazón, para que todos consigamos el Reino de Dios con alegría de corazón. Oremos.
R. Señor, que tu gracia nos santifique.

Se pide la gracia que se desea alcanzar (pausa).

4. Oración final

Escucha, Padre de bondad, nuestras oraciones, y tú que concediste a santa Mónica que con su vida, sus oraciones y sus lágrimas ganara para ti a su marido Patricio y a su hijo Agustín, concédenos, por su intercesión, que hagamos de nuestras vidas una ofrenda perenne en tu honor y al servicio de los hermanos.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo, que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo y es Dios por los siglos de los siglos. Amén.

Rito de despedida

El Señor nos bendiga, nos guarde de todo mal y nos lleve a la vida eterna.
Amén.

V. Bienaventurada santa Mónica
R. Ruega por nosotros.
V. Glorioso padre san Agustín
R. Ruega por nosotros.

.