El maná de cada día, 16.7.19

julio 16, 2019

Martes de la 15ª semana de Tiempo Ordinario

.
16 de julio
Nuestra Señora del Carmen
.

1195705883_f

Se puso a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido



PRIMERA LECTURA: Éxodo 2, 1-15a

En aquellos días, un hombre de la tribu de Leví se casó con una mujer de la misma tribu; ella concibió y dio a luz un niño.

Viendo qué hermoso era, lo tuvo escondido tres meses. No pudiendo tenerlo escondido por más tiempo, tomó una cesta de mimbre, la embadurnó e barro y pez, colocó en ella a la criatura, y la depositó entre los juncos, junto a la orilla del Nilo.

Una hermana del niño observaba a distancia para ver en qué paraba. La hija del Faraón bajó a bañarse en el Nilo, mientras sus criadas la seguían por la orilla. Al descubrir la cesta entre los juncos, mandó la criada a recogerla.

La abrió, miró dentro, y encontró un niño llorando. Conmovida, comentó: «Es un niño de los hebreos.»

Entonces, la hermana del niño dijo a la hija del Faraón: «¿Quieres que vaya a buscarle una nodriza hebrea que críe al niño?»

Respondió la hija del Faraón: «Anda.»

La muchacha fue y llamó a la madre del niño. La hija del Faraón le dijo: «Llévate al niño y críamelo, y yo te pagaré.» La mujer tomó al niño y lo crió.

Cuando creció el muchacho, se lo llevó a la hija del Faraón, que lo adoptó como hijo y lo llamó Moisés, diciendo: «Lo he sacado del agua.»

Pasaron los años, Moisés creció, fue adonde estaban sus hermanos, y los encontró transportando cargas. Y vio cómo un egipcio maltrataba a un hebreo, uno de sus hermanos.

Miró a un lado y a otro, y, viendo que no había nadie, mató al egipcio y lo enterró en la arena. Al día siguiente, salió y encontró a dos hebreos riñendo, y dijo al culpable: «¿Por qué golpeas a tu compañero?»

Él le contestó: «¿Quién te ha nombrado jefe y juez nuestro? ¿Es que pretendes matarme como mataste al egipcio?» Moisés se asustó pensando: «La cosa se ha sabido.»

Cuando el Faraón se enteró del hecho, buscó a Moisés para darle muerte; pero Moisés huyó del Faraón y se refugió en el país de Madián.


SALMO 68, 3. 14. 30-31. 33-34

Humildes, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón.

Me estoy hundiendo en un cieno profundo y no puedo hacer pie;he entrado en la hondura del agua, me arrastra la corriente.

Pero mi oración se dirige a ti, Dios mío, el día de tu favor; que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude.

Yo soy un pobre malherido; Dios mío, tu salvación me levante. Alabaré el nombre de Dios con cantos, proclamaré su grandeza con acción de gracias.

Miradlo los humildes, y alegraos, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón. Que el Señor escucha a sus pobres, no desprecia a sus cautivos.


Aclamación antes del Evangelio: Sal 94, 8ab

No endurezcáis hoy vuestro corazón; escuchad la voz del Señor.


EVANGELIO: Mateo 10, 20-24

En aquel tiempo, se puso Jesús a recriminar a las ciudades donde había hecho casi todos sus milagros, porque no se habían convertido:

«¡Ay de ti, Corozaín, ay de ti, Betsaida! Si en Tiro y en Sidón se hubieran hecho los milagros que en vosotras, hace tiempo que se habrían convertido, cubiertas de sayal y ceniza.

Os digo que el día del juicio les será más llevadero a Tiro y a Sidón que a vosotras. Y tú, Cafarnaún, ¿piensas escalar el cielo? Bajarás al infierno. Porque si en Sodoma se hubieran hecho los milagros que en ti, habría durado hasta hoy.

Os digo que el día del juicio le será más llevadero a Sodoma que a ti.»

.

.

LA MISIÓN DE CRISTO

S.S. Juan Pablo II. Audiencia general del 8 de junio de 1988

1. Leemos en la Constitución Lumen gentium del Concilio Vaticano II respecto a la misión terrena de Jesucristo: “Vino, por tanto, el Hijo enviado por el Padre, quien nos eligió en El antes de la creación del mundo y nos predestinó a ser hijos adoptivos, porque se complació en restaurar en El todas las cosas (cf. Ef 1, 4-5 y 10). Así, pues, Cristo, en cumplimiento de la voluntad del Padre inauguró en la tierra el reino de los cielos, nos reveló su misterio y con su obediencia realizó la redención” (Lumen gentium, 3).

Este texto nos permite considerar de modo sintético todo lo que hemos hablado en las últimas catequesis. En ellas, hemos tratado de poner de relieve los aspectos esenciales de la misión mesiánica de Cristo. Ahora el texto conciliar nos propone de nuevo la verdad sobre la estrecha y profunda conexión que existe entre esta misión y el mismo Enviado: Cristo que, en su cumplimiento, manifiesta sus disposiciones y dotes personales. Se pueden subrayar ciertamente en toda la conducta de Jesús algunas características fundamentales, que tienen también expresión en su predicación y sirven para dar una plena credibilidad a su misión mesiánica.

2. Jesús en su predicación y en su conducta muestra ante todo su profunda unión con el Padre en el pensamiento y en las palabras. Lo que quiere transmitir a sus oyentes (y a toda la humanidad) proviene del Padre, que lo ha “enviado al mundo” (Jn 10, 36). “Porque yo no he hablado por mi cuenta, sino que el Padre que me ha enviado, me ha mandado lo que tengo que decir y hablar, y yo sé que su mandato es vida eterna. Por eso, lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho a mí” (Jn 12, 49-50). “Lo que el Padre me ha enseñado eso es lo que hablo” (Jn 8, 28).

Así leemos en el Evangelio de Juan. Pero también en los Sinópticos se transmite una expresión análoga pronunciada por Jesús: “Todo me ha sido entregado por mi Padre” (Mt 11, 27). Y con este “todo” Jesús se refiere expresamente al contenido de la Revelación traída por El a los hombres (cf. Mt 11, 25-27; análogamente Lc 10, 21-22). En estas palabras de Jesús encontramos la manifestación del Espíritu con el cual realiza su predicación. Él es y permanece como “el testigo fiel” (Ap 1, 5). En este testimonio se incluye y resalta esa especial “obediencia” del Hijo al Padre que en el momento culminante se demostrará como “obediencia hasta la muerte” (cf. Flp 2, 8).

3. En la predicación, Jesús demuestra que su fidelidad absoluta al Padre, como fuente primera y última de “todo” lo que debe revelarse, es el fundamento esencial de su veracidad y credibilidad. “Mi doctrina no es mía, sino del que me ha enviado”, dice Jesús, y añade: “El que habla por su cuenta busca su propia gloria, pero el que busca la gloria del que le ha enviado ése es veraz y no hay impostura en él” (Jn 7, 16. 18).

En la boca del Hijo de Dios pueden sorprender estas palabras. Las pronuncia el que es “de la misma naturaleza que el Padre”. Pero no podemos olvidar que El habla también como hombre. Tiene que lograr que sus oyentes no tengan duda alguna sobre un punto fundamental, esto es: que la verdad que El transmite es divina y procede de Dios. Tiene que lograr que los hombres, al escucharle, encuentren en su palabra el acceso a la misma fuente divina de la verdad revelada. Que no se detengan en quien la enseña sino que se dejen fascinar por la “originalidad” y por el “carácter extraordinario” de lo que en esta doctrina procede del mismo Maestro. El Maestro “no busca su propia gloria”. Busca sólo y exclusivamente “la gloria del que le ha enviado”. No habla “en nombre propio”, sino en nombre del Padre.

También es éste un aspecto del “despojo” (kénosis), que según San Pablo (cf. Flp 2, 7), alcanzará su culminación en el misterio de la cruz.

4. Cristo es el “testigo fiel”. Esta fidelidad —en la búsqueda exclusiva de la gloria del Padre, no de la propia— brota del amor que pretende probar: “Ha de saber el mundo que amo al Padre” (Jn 14, 31). Pero su revelación del amor al Padre incluye también su amor a los hombres. Él “pasa haciendo el bien” (cf. Act 10, 38). Toda su misión terrena está colmada de actos de amor hacia los hombres, especialmente hacia los más pequeños y necesitados. “Venid a mí todos los que estáis fatigados y sobrecargados y yo os daré descanso” (Mt 11, 28). “Venid”: es una invitación que supera el circulo de los coetáneos que Jesús podía encontrar en los días de su vida y de su sufrimiento sobre la tierra; es una llamada para los pobres de todos los tiempos, siempre actual, también hoy, siempre volviendo a brotar en los labios y en el corazón de la Iglesia.

5. Paralela a esta exhortación hay otra: “Aprended de mí que soy manso y humilde de corazón y hallaréis descanso para vuestras almas” (Mt 11, 29). La mansedumbre y humildad de Jesús llegan a ser atractivas para quien es llamado a acceder a su escuela: “Aprended de mí”. Jesús es “el testigo fiel” del amor que Dios nutre para con el hombre. En su testimonio están asociados la verdad divina y el amor divino. Por eso entre la palabra y la acción, entre lo que Él hace y lo que Él enseña hay una profunda cohesión, se diría que casi una homogeneidad. Jesús no sólo enseña el amor como el mandamiento supremo, sino que Él mismo lo cumple del modo más perfecto. No sólo proclama las bienaventuranzas en el sermón de la montaña, sino que ofrece en Sí mismo la encarnación de este sermón durante toda su vida. No sólo plantea la exigencia de amar a los enemigos, sino que Él mismo la cumple, sobre todo en el momento de la crucifixión: “Padre, perdónales, porque no saben lo que hacen” (Lc 23, 34).

6. Pero esta “mansedumbre y humildad de corazón” en modo alguno significa debilidad. Al contrario, Jesús es exigente. Su Evangelio es exigente. ¿No ha sido Él quien ha advertido: “El que no toma su cruz y me sigue detrás no es digno de mí?. Y poco después: “El que encuentre su vida la perderá y el que pierda su vida por mí la encontrará” (Mt 10, 38-39). Es una especie de radicalismo no sólo en el lenguaje evangélico, sino en las exigencias reales del seguimiento de Cristo, de las que no duda en reafirmar con frecuencia toda su amplitud: “No penséis que he venido a traer paz a la tierra. No he venido a traer paz, sino espada” (Mt 10, 34). Es un modo fuerte de decir que el Evangelio es también una fuente de “inquietud” para el hombre.

Jesús quiere hacernos comprender que el Evangelio es exigente y que exigir quiere decir también agitar las conciencias, no permitir que se recuesten en una falsa “paz”, en la cual se hacen cada vez más insensibles y obtusas, en la medida en que en ellas se vacían de valor las realidades espirituales, perdiendo toda resonancia.

Jesús dirá ante Pilato: “Para esto he venido al mundo: para dar testimonio de la verdad” (Jn 18, 37). Estas palabras conciernen también a la luz que El proyecta sobre el campo entero de las acciones humanas, borrando la oscuridad de los pensamientos y especialmente de las conciencias para hacer triunfar la verdad en todo hombre. Se trata, pues, de ponerse del lado de la verdad. “Todo el que es de la verdad escucha mi voz” dirá Jesús (Jn 18, 37). Por ello, Jesús es exigente. No duro o inexorablemente severo: pero fuerte y sin equívocos cuando llama a alguien a vivir en la verdad.

7. De este modo las exigencias del Evangelio de Cristo penetran en el campo de la ley y de la moral. Aquel que es el “testigo fiel” (Ap 1, 5) de la verdad divina, de la verdad del Padre, dice desde el comienzo del sermón de la montaña: “Por tanto, el que traspase uno de estos mandamientos más pequeños y así lo enseñe a los hombres, será el más pequeño en el reino de los cielos” (Mt 5, 19). Al exhortar a la conversión, no duda en reprobar a las mismas ciudades donde la gente rechaza creerle: “¡Ay de ti, Corozain! ¡Ay de ti, Betsaida!” (Lc 10, 13). Mientras amonesta a todos y cada uno: “…si no os convertís, todos pereceréis” (Lc 13, 3).

8. Así, el Evangelio de la mansedumbre y de la humildad va al mismo paso que el Evangelio de las exigencias morales y hasta de las severas amenazas a quienes no quieren convertirse. No hay contradicción entre el uno y el otro. Jesús vive de la verdad que anuncia y del amor que revela y es éste un amor exigente como la verdad de la que deriva. Por lo demás, el amor ha planteado las mayores exigencias a Jesús mismo en la hora de Getsemaní, en la hora del Calvario, en la hora de la cruz. Jesús ha aceptado y secundado estas exigencias hasta el fondo, porque, como nos advierte el Evangelista, Él “amó hasta el extremo” (Jn 13, 1). Se trata de un amor fiel, por lo cual, el día antes de su muerte, podía decir al Padre: “Las palabras que tú me diste se las he dado a ellos” (Jn 17, 8).

9. Como “testigo fiel” Jesús ha cumplido la misión recibida del Padre en la profundidad del misterio trinitario. Era una misión eterna, incluida en el pensamiento del Padre que lo engendraba y predestinaba a cumplirla “en la plenitud de los tiempos” para la salvación del hombre —de todo hombre— y para el bien perfecto de toda la creación. Jesús tenía conciencia de esta misión suya en el centro del plan creador y redentor del Padre; y, por ello, con todo el realismo de la verdad y del amor traídos al mundo, podía decir: “Cuando sea levantado de la tierra, atraeré a todos hacia mí” (Jn 12, 32).

http://www.vatican.va
.




Virgen del Carmen.

16 de julio
Nuestra Señora del Carmen

Las sagradas Escrituras celebran la belleza del Carmelo, donde el profeta Elías defendió la pureza de la fe de Israel en el Dios vivo. En el siglo XII, algunos eremitas se retiraron a aquel monte, constituyendo más tarde una Orden dedicada a la vida contemplativa, bajo el patrocinio de la Virgen María.

María, antes de concebir corporalmente, concibió en su espíritu
De los sermones de San León Magno, papa

Dios elige a una virgen de la descendencia real de David; y esta virgen, destinada a llevar en su seno el fruto de una sagrada fecundación, antes de concebir corporalmente a su prole, divina y humana a la vez, la concibió en su espíritu. Y, para que no se espantara, ignorando los designios divinos, al observar en su cuerpo unos cambios inesperados, conoce, por la conversación con el ángel, lo que el Espíritu Santo ha de operar en ella. Y la que ha de ser Madre de Dios confía en que su virginidad ha de permanecer sin detrimento.

¿Por qué había de dudar de este nuevo género de concepción, si se le promete que el Altísimo pondrá en juego su poder? Su fe y su confianza quedan, además, confirmadas cuando el ángel le da una prueba de la eficacia maravillosa de este poder divino, haciéndole saber que Isabel ha obtenido también una inesperada fecundidad: el que es capaz de hacer concebir a una mujer estéril puede hacer lo mismo con una mujer virgen.

Así, pues, el Verbo de Dios, que es Dios, el Hijo de Dios, que en el principio estaba junto a Dios, por medio del cual se hizo todo, y sin el cual no se hizo nada, se hace hombre para librar al hombre de la muerte eterna; se abaja hasta asumir nuestra pequeñez, sin menguar por ello su majestad, de tal modo que, permaneciendo lo que era y asumiendo lo que no era, une la auténtica condición de esclavo a su condición divina, por la que es igual al Padre; la unión que establece entre ambas naturalezas es tan admirable, que ni la gloria de la divinidad absorbe la humanidad, ni la humanidad disminuye en nada la divinidad.

Quedando, pues, a salvo el carácter propio de cada una de las naturalezas, y unidas ambas en una sola persona, la majestad asume la humildad, el poder la debilidad, la eternidad la mortalidad; y, para saldar la deuda contraída por nuestra condición pecadora, la naturaleza invulnerable se une a la naturaleza pasible, Dios verdadero y hombre verdadero se conjugan armoniosamente en la única persona del Señor; de este modo, tal como convenía para nuestro remedio, el único y mismo mediador entre Dios y los hombres pudo a la vez morir y resucitar, por la conjunción en él de esta doble condición.

Con razón, pues, este nacimiento salvador había de dejar intacta la virginidad de la madre, ya que fue a la vez salvaguarda del pudor y alumbramiento de la verdad.

Tal era, amadísimos, la clase de nacimiento que convenía a Cristo, fuerza y sabiduría de Dios; con él se mostró igual a nosotros por su humanidad, superior a nosotros por su divinidad. Si no hubiera sido Dios verdadero, si no hubiera podido remediar nuestra situación; si no hubiera sido hombre verdadero, no hubiera podido darnos ejemplo.

Por eso, al nacer el Señor, los ángeles cantan llenos de gozo: Gloria a Dios en el cielo, y proclaman: y en la tierra paz a los hombres que ama el Señor. Ellos ven, en efecto, que la Jerusalén celestial se va edificando por medio de todas las naciones del orbe. ¿Cómo, pues, no habría de alegrarse la pequeñez humana ante esta obra inenarrable de la misericordia divina, cuando incluso los coros sublimes de los ángeles encontraban en ella un gozo tan intenso?


Bruce Lee y Lennon, símbolos de la revuelta de Hong Kong

julio 15, 2019

.

Un ‘muro de Lennon’, composiciones de fotografías, pegatinas y dibujos donde los protestantes cuelgan mensajes con el ideario de la revuelta popular hongkonés. REUTERS

.

Bruce Lee y Lennon, símbolos de la revuelta de Hong Kong

Decenas de miles de personas vuelven a marchar en la ex colonia británica, que asiste a la aparición de un incipiente nacionalismo que se aleja de Pekín.

Por Javier Espinosa, enviado especial. El Mundo.

.

La suerte del que fuera el último domicilio de Bruce Lee en el barrio de Kowloon Tong podría parecer un mero asunto inmobiliario pero para algunos residentes de Hong Kong posee una significación especial.

No sólo por el hecho de que la figura del popular maestro de artes marciales se haya convertido en un distintivo de la identidad de la metrópoli sino por el hecho de que sus propietarios piensan derruir el habitáculo para convertirlo en una escuela de chino mandarín, el idioma rival del cantonés que utilizan los locales.

De lo que fue conocido como el “Nido de la grulla” -donde el famoso actor y deportista vivió con su familia los dos últimos años de su vida hasta que falleció en 1973-, ya sólo quedan una estructura parcialmente derruida, rodeada de andamios.

Su suerte acumula también un cierto paralelismo con la pugna casi imposible de los opositores hongkoneses que se resisten a ser absorbidos por Pekín en 2047.

Cuando los dueños del chalet intentaron venderlo en 2008, los seguidores del fallecido artista consiguieron paralizar la iniciativa. Esta vez no lo han logrado.

“Bruce Lee encarnó el espíritu de Hong Kong. Es una pena que nuestra ciudad no conserve su antigua residencia”, afirmó Wong Yiu-Keung, presidente del club de seguidores de Bruce Lee, que llevaba años intentando transformar el habitáculo en un museo dedicado a la memoria de su ídolo.

“Para nosotros esa casa tenía mucho significado. No debían destruirla”, le secundó Edward, un chaval de 16 años, asiduo de las movilizaciones que sacuden a la ciudad china desde principios de junio.

La reivindicación de la figura de Bruce Lee constituye un elemento más de la creciente reafirmación de un nacionalismo hongkonés -“localismo”, lo llaman aquí- que pretende marcar una clara diferencia con los territorios directamente administrados por Pekín.

Esta ideología recibió un notable impulso al socaire de la Revuelta de los Paraguas de 2014 y ahora durante la algarada que sacude a la metrópoli, que hoy asistió a una nueva marcha de protesta que reunió a decenas de miles de personas.

La concentración se realizó a escasa distancia del Museo del Patrimonio de Hong Kong, que dedica una amplia exhibición a la persona de Bruce Lee, al que la ciudad considera su “hijo número uno”.

¿Un colegio de mandarín? No sé si es una coincidencia, pero China (el territorio continental) no cesa de avanzar paso a paso para destruir la identidad de Hong Kong, la autonomía política y nuestra cultura”, aseguró Luo (así se identificó), presente en la protesta.

Las protestas de este fin de semana se trasladaron precisamente a los distritos más cercanos a la línea divisoria con el territorio que controla directamente la administración de Pekín, donde se reproducen desde hace años los altercados entre hongkoneses y transeúntes de las ciudades chinas vecinas.

Según datos oficiales, más de 23,6 millones de ciudadanos de la china continental visitaron Hong Kong en los primeros cinco meses del presente año, un incremento del 17,5% respecto al 2018 y una cifra que supone tres veces la población del pequeño enclave, que no cesa de quejarse de los inconvenientes que genera este aluvión de viajeros.

“Es que nosotros no somos chinos, somos hongkoneses. Hay muchas diferencias culturales, sociales y políticas. No quiero que mis hijos vivan bajo la dictadura del partido comunista”, argumentó Quentin, de 27 años, un joven que hacía ondear la bandera de la era colonial británica, otro de los signos que han elegido los “localistas” que reniegan de sus raíces, durante la manifestación dominical.

La aparición entre el sector más joven de la población hongkonesa de estos chavales que abogan por la autodeterminación de la plaza financiera constituye un ingente desafío y una auténtica línea roja para el gobierno del presidente Xi Jinping.

Los localistas se han distinguido además por participar en numerosos altercados con las fuerzas de seguridad locales, incluidos los violentos enfrentamientos que se registraron en el barrio de Mong Kok en 2016.

Dos de sus dirigentes –Ray Wong y Alan Li, fundadores del partido independentista “Indígenas”-, se exiliaron en Alemania el pasado mes de mayo antes de ser juzgados precisamente por su participación en esos incidentes.

“Si Pekín no cambia su política este problema seguirá creciendo. La mayoría de los hongkoneses siguen siendo pragmáticos, no creen que un Hong Kong independiente sea viable, pero los jóvenes ya no se siente chinos. Están absolutamente desencantados”, aseveró el legislador del grupo democrático, Lam Cheuk-ting.

El desapego hacia los referentes de la china comunista y la falta de un liderazgo claro, ha propiciado que el movimiento nacionalista decida aferrarse a símbolos propios. Bruce Lee es uno de ellos.

De hecho, los chavales más activos han elegido una de sus frases preferidas –“sé como el agua”, solía decir- como lema y táctica de sus sucesivas acciones de acoso a la policía.

Los “mártires” –personas que se suicidaron aludiendo a las reivindicaciones políticas de los opositores- y el cantante John Lennon también forman parte de esta iconografía.

Desde hace días, los denominados “muros de Lennon” que recogen los mensajes y el ideario de esta revuelta popular se han multiplicado en toda la ciudad.

En algunas estaciones de metro como la de Tai Po estas composiciones de fotografías, pegatinas y dibujos se extienden durante decenas de metros.

Algunas de las frases adosadas a los muros no esconden el ideario de los autores: “Hong Kong no es china”, afirma una de ellas. “Libertad para Hong Kong”, añade otra cercana. “Donde hay represión, hay resistencia”, se lee en una tercera pegatina.

https://www.elmundo.es/internacional/2019/07/14/5d2b199321efa0ac218b46c6.html


“¿De extrema derecha? No, somos de extrema necesidad”

diciembre 9, 2018

.

Representantes de Vox, agrupación fundada a fines del 2013, en Sevilla. Han sorprendido los resultados cosechados en Andalucía el último fin de semana.

.

¿De extrema derecha? No, somos de extrema necesidad”

Entrevista a Mazaly Aguilar, vicepresidenta de Vox. 

La representante de Vox defiende la irrupción de la ultra derecha en las elecciones andaluzas y fustiga la inmigración musulmana.

Por YOLANDA VACCARO

.En el local central de Vox, en Madrid, sus integrantes dicen que no se dan abasto para atender a los simpatizantes que quieren afiliarse y ser voluntarios de este partido. En los comicios del domingo pasado, en la región de An-dalucía, Vox obtuvo 395.978 votos (11% del total), lo que le otorga 12 escaños en el Parlamento regional.

Las portadas de los medios y los debates en España están hoy monopolizados por la irrupción de esta agrupación de extrema derecha –por primera vez desde la muerte de Francisco Franco, un partido de esta línea llega a un Congreso regional– que amenaza desestabilizar el panorama político del país. 
.
Mazaly Aguilar, vicepresidenta de Relaciones Institucionales de Vox, nos dio unos minutos para hablar de este fenómeno.
.
—¿Cuál es su postura en torno a la inmigración?
.
No estamos en contra de la inmigración en general, sino de la inmigración ilegal, y principalmente, de esa inmigración que viene en pos de las ayudas sociales que da este país. No es lo mismo un inmigrante musulmán, que no tiene nuestra cultura ni nuestro idioma, que un inmigrante hispanoamericano que viene con la misma educación, la misma lengua, las mismas costumbres, y que no viene a pedir sino a dar.
.
Todos somos hispanoamericanos, esta es nuestra patria común. Conozco a muchos hispanoamericanos que trabajan duro para sacar a sus familias adelante y pagan sus impuestos porque entienden que lo que les da su Madre Patria hay que devolverlo. Y cuando ven que vienen de países musulmanes a querer imponernos su cultura y modo de vida, pues no lo entienden, y nosotros tampoco.
.
Por eso diferenciamos entrinmigración legal hispana e inmigración ilegal que proviene, fundamentalmente, de países musulmanes.
.
—¿Cuál es el caballo de batalla de Vox? ¿Acabar con las autonomías o con la inmigración ilegal?
.
Las autonomías son el cáncer económico de España. La Constitución dice que los españoles tienen que ser iguales ante la ley y no lo son. En 1978 se cometió el error grave de dar preponderancia a circunscripciones territoriales a las que se les llamó comunidades autónomas por encima de otras. 
.
Eso ha hecho crecer 17 miniestados que cuestan un Perú –y me encanta esa frase– a la economía española. Tendría que haber descentralización administrativa, pero centralización de lo importante: sanidad, cultura, educación, justicia. No una España con regiones que se quieren desgajar solo porque se creen más que otras. El costo económico es brutal. Las autonomías tienen que desaparecer.
.
—¿Qué opinan cuando los califican de extrema derecha?
.
No, somos de extrema necesidad. En este país cuando a uno no le gusta otro, en lugar de argumentar descalifica con insultos, pero todos los insultos nos dan muchos más votos. Cuando me dicen que somos de extrema derecha les digo que se metan en la página web y lean las cien medidas de Vox y que, si están de acuerdo con un 10%, son de Vox y aún no lo saben.
.
Si ser de extrema derecha es querer la unidad de tu patria, apoyar a la familia, a los más necesitados, quitar el poder a los 17 miniestados que tenemos, apoyar a los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, una buena ley de sanidad, pues sí, lo somos.
.
—¿Cómo se sienten cuando personajes como Marine Le Pen (líder de la extrema derecha francesa) los felicitan efusivamente?
.
Con el programa de Le Pen solo tenemos dos posiciones en común: la soberanía nacional y el rechazo de la inmigración. Ellos están totalmente desbordados, llevan años con guetos en las grandes ciudades, y en España ya los empezamos a tener. Que nadie nos robe la soberanía nacional y que unos funcionarios de Bruselas no nos digan qué debemos hacer.
.
—¿Quieren que España salga de la Unión Europea (UE)?
.
España es soberana. No estamos en contra de Europa sino de que Europa nos diga, como si fuéramos indolentes, lo que tenemos que hacer. Las políticas comunitarias están bien si apoyan a todos los miembros de la UE por igual. No estamos a favor de salir de la UE, sino en contra de una UE como la que tenemos ahora, donde los funcionarios, liderados sobre todo por Alemania, marcan las directrices.
.
—¿Por qué están en contra de la ley contra la violencia de género?
.
Hablamos de violencia en el seno familiar. Santiago Abascal, nuestro presidente, tiene madre, hermanas, hijas y esposa, claro que está a favor de que nadie haga daño a las mujeres, pero él también tiene hijos y dice: ‘Yo no puedo estar de acuerdo con que a mis hijos simplemente por ser hombres se los penalice’.
.
Muchos abogados aconsejan a las mujeres denunciar falsamente a sus maridos. Hay violencia intrafamiliar, de hijos a padres, de hijos a abuelos, de esposas a esposos, no solo violencia de género.
.
—¿Cuál es la filiación de Vox en el escenario internacional?
.
Somos muy liberales en el aspecto económico y conservadores en muchos otros puntos. Si no es un eufemismo decir liberal-conservador, podríamos estar en esa definición.
..
https://es.scribd.com/document/395210595/Yolanda-Vaccaro-entrevista-Vocepresidenta-de-VOX-Mazaly-Aguilar-en-El-Comercio-8-12-18
.
Pueden ver también: https://www.larazon.es/espana/santiago-abascal-extremos-vox-esta-lleno-de-espanoles-con-sentido-comun-CN20879029

España: Los obispos recaudan más dinero, pero los fieles marcan menos que nunca la casilla de la Iglesia

marzo 20, 2018

.

Comisión económica de la Conferencia Episcopal Española

Los obispos recaudan más dinero, pero los fieles marcan menos que nunca la casilla de la Iglesia

Por Jesús Bastante

.

La Iglesia católica recauda más que nunca, pero los contribuyentes marcan cada vez menos la X en la declaración de la renta. Esta es la paradoja de los datos del IRPF que esta mañana ha presentado el gerente de la Conferencia Episcopal, Fernando Giménez Barriocanal. “Yo no estoy contento ni satisfecho con estos datos”, ha apuntado.

Los datos son tozudos: en la última declaración de la renta, la Iglesia recibió, directamente de los Presupuestos Generales del Estado, en virtud de una casilla que sólo tiene ella, 256,2 millones de euros, la cifra más alta desde que se implementó este procedimiento en 1987, y siete más que en el ejercicio pasado.

“El aumento de la cantidad se debe a la mejora de la situación económica de nuestro país. Aumenta el número total de contribuyentes que hacen la renta, como en la renta declarada”, explicó Barriocanal.

Sin embargo, por primera vez en años, desciende, y mucho, el número de declaraciones que marca la casilla. 234.768 personas dejaron de marcar la X de la Iglesia, y más de 600.000 han dejado de marcar la casilla de la Iglesia y la de Otros Fines. Curiosamente, en el mismo porcentaje de descenso, un 1,39%.

Las estimaciones de los obispos son peores, pues el año pasado aseguraban que alrededor de 9,1 millones de personas (sumando las declaraciones conjuntas) optaban por la Iglesia. Este año, apenas 8,5 millones.

¿Por qué sube el importe, aunque baja el número de contribuyentes? La conclusión es igual de tozuda que los datos: los más ricos aportan más, y los más pobres dejan de marcar la casilla. Así, entre las rentas situadas a partir de 30.000 euros brutos anuales (personas que cobran más de 2.200 euros netos al mes), ha habido 23.762 declaraciones más. Lo que quiere decir que, entre los que cobran menos, el descenso llega a las 250.000 personas. Un cuarto de millón de españoles (en su mayor parte, mileuristas), han dejado de marcar la X.

¿Por qué? Barriocanal no tiene la respuesta. “Es necesario seguir explicando las cosas a los españoles”, apuntó el gerente de la CEE, quien lamentó que “es cierto que cuando se producen las dos casillas, acontece que hay nuevos contribuyentes, otros que al incorporarse al sistema y el sistema no anima a colaborar”.

Las posturas de los obispos ante Cataluña, determinadas declaraciones en 13TV o Cope… ¿pueden ser razones para este descenso? Barriocanal no tiene la respuesta. “Estamos analizándolo. Hay componentes técnicos, pero somos conscientes de que la Iglesia tiene que renovar, permanentemente, su mensaje, y contar lo que hace. Tenemos que trabajar para enterarnos de qué estamos haciendo mal y qué estamos haciendo bien”, recalcó.

“El ejercicio de marcar o no la casilla es individual, democrático y todo el mundo tiene derecho a marcar su opinión: nuestra obligación es saber bien qué está haciendo la Iglesia”, destacó. Pero, de nuevo, los hechos hablan por sí solos: en Cataluña, este año, sólo un 20% marcaron la casilla de la Iglesia.

https://www.eldiario.es/sociedad/obispos-recaudan-dinero-casilla-Iglesia_0_752075000.html

https://www.eldiario.es/sociedad/gasta-dinero-IRPF-Iglesia_0_600540703.html


Antonio Spadaro: “Las reacciones de los resistentes no son contra Francisco, sino contra el espíritu del Concilio”

marzo 3, 2018

.

Presentación del libro “En tus ojos está mi Palabra”

.

Antonio Spadaro: “Las reacciones de los resistentes no son contra Francisco, sino contra el espíritu del Concilio”

Presentación del libro del Papa ‘En tus ojos está mi palabra’ (Claretianas)

Cardenal Osoro: “La tentación de la Iglesia española en estos momentos es ser reactiva” 

Por José M. Vidal

.

El Papa Francisco lleva cinco años empeñado en la reforma titánica de la Iglesia. ¿De qué reforma se trata? ¿Está siendo un éxito o, más bien, un fracaso, como dicen algunos? ¿Quiénes son los enemigos del Papa? ¿Por qué se oponen a sus reformas? ¿Qué argumentos utilizan?

A éstas y otras preguntas de calado respondieron a dúo un cardenal y un periodista, en la presentación del libro del Papa, titulado ‘En tus ojos está mi Palabra’ (Publicaciones Claretianas).

Mano a mano, primero el cardenal Osoro y, después, Antonio Spadaro, el director de La Civiltá Cattolica, la revista de cabecera de la Compañía de Jesús, centraron la figura del Papa, yendo a sus raíces.

Porque el libro, un grueso tomo de 1.176 páginas, que pesa 1,5 kilos, recoge más de doscientas intervenciones públicas (homilías, discursos y mensajes) del entonces arzobispo de Buenos Aires. Con un prólogo, en forma de entrevista del propio Spadaro.

No es de extrañar que el cardenal Osoro se declarase “cogido por el libro” desde el primer momento, porque “no sólo es un libro de cabecera, sino que, además, convierte”. Un libro que, a juicio del cardenal que mejor representa el espíritu de Francisco en España, “parte de una totalidad: la oración total de su vida; su vida entera puesta en su palabra”.

Por eso, sus homilías tienen “estructura de diálogo y unen los corazones del que habla con los de los que escuchan”. Y es que, según Osoro, “el Papa, en las homilías, predica con todo su ser y une manos, corazón y vida en un marco de una Iglesia madre”.

Porque el arzobispo de Madrid está convencido de que eso (madre) es lo que tiene que ser la Iglesia. Por eso, dice “no a la Iglesia que riñe o a la Iglesia que anda a la caza para coger a alguien en un renuncio”. La Iglesia debe ser, por el contrario una madre que atrae y que, al igual que los discípulos de Emaús, consigue cambiar la dirección de las vidas de las personas.

A la luz de las homilías del Papa, Osoro extrae lo que considera elementos constitutivos de una auténtica acción pastoral y de un buen pastor. El primero es “tener mansedumbre pastoral”. No maltratar al pueblo, sino tratarlo con la “mansedumbre, que implica constancia y fortaleza”.

El segundo elemento del buen pastor es, para Osoro, “el saber estar”. Un elemento que el Papa explica a través de la figura de María, la que está, la que se pasa la vida estando al lado de Jesús en la cruz, en las bodas de Caná, en el Gólgota, en el Cenáculo… “La Virgen está y consuela”.

“¿Los pastores somos consoladores?”, se preguntó el arzobispo de Madrid, del que dicen que llega tarde a las citas, porque le engancha la gente, se detiene con ella y trata de darles consuelo y esperanza ante sus heridas, problemas y desencantos.

El tercer elemento del buen pastor consiste precisamente en “entregar propuestas de justicia y amor en un mundo desencantado, con gestos y palabras que marquen rumbo y dirección”. Y eso implica ser “provocadores del cambio, en vez de ser llorones y negativos, como solemos ser en ocasiones”.

Un cambio que se concreta en “construir parroquias y familias que sean centros de amor solidarios, cálidos y participativos. Eso es lo que el Papa llama construir sobre roca y con una sabiduría que engloba tres características: Conocer más, gustar más y elegir un rumbo“.

De ahí que, según Osoro, “en este momento de la historia, para el Papa, evangelizar es construir la cultura del encuentro y ser proactivos”.

Y el cardenal de Madrid se aplicó el cuento o lo aplicó a la Iglesia española. “La tentación de la Iglesia española en estos momentos es ser reactiva. El Papa, en cambio, nos pide que seamos proactivos y que abracemos de verdad la cultura del encuentro”.

Spadaro, “uno de los más finos analistas del pontificado de Francisco”

El jesuita Antonio Spadaro, director de la Civilta Cattolica, se ha convertido no sólo en el primer periodista y en el que más veces ha entrevistado al Papa, sino también en su observador y “uno de los grandes analistas de su pontificado”, como resaltó, en su presentación, el director de Publicaciones Claretianas, Fernando Prado.

Porque no sólo le observa y le acompaña en todos sus viajes, sino porque, además, “comparte con el Papa la misma raíz ignaciana”. Los dos son jesuitas y tienen “sintonía vital”. Por eso, algunos le llaman “el oráculo” y otros, “el portavoz oficioso de Francisco”.

Desde esa sintonía y desde el privilegio del contacto estrecho y continuado con la fuente papal, el jesuita italiano dictó una conferencia magistral en el fondo y en la forma. Dice mucho y lo dice bien, incorporando, incluso, el formato del diálogo con el público durante su exposición.

Como prologuista, asegura que la importancia del libro reside en que “el período de Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires es el laboratorio de su pontificado” y, de hecho, Spadaro, al leer dos veces seguidas todos los documentos del pastor bonaerense, descubre con facilidad que “los temas que narra como Papa nacen hace muchos años”.

Es decir, se palpa la continuidad en las ideas y propuestas de Francisco, pero también su maduración. Una maduración que, a juicio de Spadaro, se debe a que “el Papa está en continuo contacto con la gente”. Por eso, el libro “es como una película cuyas fotografías estaban hechas desde hace mucho tiempo”.

-¿Querrá el Papa publicar este libro o no?, se preguntaba Spadaro, antes de acometerlo, y, como tiene acceso a la fuente, se lo preguntó directamente.

-Santidad, hace falta publicar el flujo de su inspiración pastoral. Tenemos que hacerlo.
-Veremos, contestó entonces.

Al poco tiempo le llamó y le dijo:

-Pensé lo que me dijiste. Lo puedes hacer libro.

-Entonces, tenemos que conseguir que la gente entienda el contexto.

Y de ahí nació la conversación de Spadaro con el Papa sobre su vivencia del ministerio pastoral de Bergoglio como párroco y como obispo.

Porque, nuestro pasado contiene el paso de Dios en nuestras vidas y, a través de él, podemos ver cómo Dios nos ha guiado” y “cómo se fue formando el pensamiento del Papa a la luz de los grandes desafíos de la fe y de la sociedad”.

De ahí que el libro “ayude a interpretar al Francisco pontífice y las claves para entender los grandes temas que propone”.

5 años de pontificado

En contra de los que sostienen que todos los Papas son iguales y hay una continuidad lineal entre ellos, Spadaro asegura que la Iglesia de Pablo VI era distinta de la de Juan Pablo II y la de Francisco, diferente de la de Benedicto.

¿Qué diferencia a la Iglesia de Francisco de las de épocas anteriores?

Primero, que “la Iglesia está viviendo un cambio profundo”.

Segundo, que “francisco es el primer papa que no vivió el Concilio en primera persona, pero sintió la necesidad de recuperar el espíritu del Vaticano II y ponerlo en práctica”. Porque, a su juicio, “el Vaticano II no ha sido bien digerido”.

Además, hace 50 años que se celebró y, en este tiempo, tanto la sociedad como la Iglesia han cambiado y mucho.

¿Está cambiando Francisco la Iglesia y cómo?

Según Spadaro, en profundidad. En contra de los que examinan los cambios solo desde la óptica sociológica y reducen la reforma de Francisco a la de la Curia, el jesuita se lo preguntó al Papa:

-¿Quiere hacer la reforma de la Curia?
– La reforma de la Curia sólo puede ser la expresión de una reforma más interior de la Iglesia.
-¿Quiere hacer la reforma de la Iglesia?
-No. Sólo quiero poner a Cristo en el centro de la Iglesia. Y si Él está en el centro, el Espíritu Santo reformará la Iglesia.

De hecho, si Bergoglio elige el nombre de Francisco no es sólo por la pobreza del santo de Asís, sino también por su reforma espiritual de la Iglesia. “Francisco quiere ser el albañil de la Iglesia. Quiere una reforma espiritual de la Iglesia, porque eso es lo que va al fondo”.

Para esa reforma en profundidad, Francisco “ha convertido a la Iglesia en un gran laboratorio teológico y eso, a veces, se plasma en una áspera confrontación y, otras veces, no”.

La consecuencia es que en la Iglesia actual “hay tensiones eléctricas positivas y negativas”. Y, por eso, el pontificado de Francisco, según Spadaro, “no es ni ‘light’ ni ‘nice’, sino dramático”.

Los cardenales ‘resistentes’

En medio de estas tensiones eléctricas, los cardenales están llamados a defender al Papa. Muchos lo hacen. Entre ellos, Osoro, que “todos sabemos bien que lo hace”.

Pero, añadió el jesuita, “hay otros que no lo defienden ni tienen con él una relación de confianza”. De hecho, el propio Francisco “tuvo que desmentir a varios cardenales”, que no sólo expresan opiniones personales, sino que, ademas, le hacen decir al Papa lo que él no dijo.

¿En qué se basan las críticas a Francisco?

El fondo de la cuestión es teológico y depende de la respuesta que se le dé a la pregunta de “si Dios está activo y actuando en el mundo”. Ante esta cuestión, algunos cardenales “creen que el mundo es malo y que Dios se ha retirado de él y, por lo tanto, la Iglesia también debe retirarse, para no mancharse y mantenerse pura”.

En esta óptica, “el cristianismo estaría conformado por pequeños grupos de personas puras y convencidas, que defienden la verdad”.

Pues bien, “esto es lo contrario de lo que piensa Francisco, que quiere una Iglesia “de puertas abiertas” y unos creyentes “siempre en contacto con las plazas y con las calles”.

¿Por qué?, pregunta Spadaro al público.

Hay diversas respuestas y el jesuita concluye: “Para que el Jesús que está dentro pueda salir fuera. La Iglesia debe estar en la calle”. Y para explicar qué es la Iglesia de Francisco y cómo debe actuar, utiliza dos metáforas: el faro y la antorcha.

“La Iglesia más que un faro, que da luz pero permanece estático y siempre en el mismo lugar, es una antorcha, que se mueve y acompaña a las personas”.

Conclusión: “Las resistencias a Francisco proceden de los que creen que la Iglesia debe estar quieta como un faro y no debe posicionarse en diálogo profundo con la realidad”. Por eso, Spadaro asegura que “las reacciones de los resistentes no son contra Francisco, sino contra el espíritu del Concilio”

Excepto algunos eclesiásticos ‘resistentes’ a las reformas, la verdad es que Francisco actúa sobre las personas en general como un imán.

“Francisco es un Papa eléctrico, que genera campos magnéticos de atracción y destrucción, pero sobre todo es un catalizador de energía positiva”. Un Papa que “suscita energías positivas”. Y Spadaro pone algunos ejemplos: Laudato Sii, Colombia, Cuba, Bangladesh…

¿Cuál es el programa del Papa?

“No existe la Iglesia de Francisco. El Papa es el jefe y, a la vez, el hijo de la Iglesia. La Iglesia está en salida y cambian algunas perspectivas”.

Por ejemplo, el que los cristianos están llamados a ser “levadura en la masa”. O la simplificación del centro romano, para “eliminar los elementos del imperialismo que el pontificado había heredado del emperador romano”.

Una vez más en contra de los lugares comunes, Spadaro sostiene que “el Papa no tiene un programa” y “toma las decisiones por discernimiento”, lo cual “elimina cualquier programa rígido”. Y “tampoco tiene despacho; toma sus decisiones en la capilla”.

Dicho con otro símil muy hispano: “Francisco no es el Don Quijote de la reforma de la Curia”. Más bien, la imagen que el propio Papa utilizó, para referirse a la reforma curial, fue la de limpiar una esfinge con un cepillo de dientes.

En esta tarea, “el Papa sabe que puede cometer errores, al fiarse de sus colaboradores, pero no le duelen prendas a la hora de rectificar y admitir que se ha equivocado”.

Porque, en definitiva, lo que le importa al Papa es poner en marcha procesos. Y “los procesos cuanto más profundos más lentos son, porque la lentitud es proporcional a la profundidad”.

¿Cuáles son los éxitos de este pontificado?

“El éxito no forma parte del programa del Papa”, dice Spadaro, porque “su modelo es Cristo y el gran éxito de Cristo fue morir en la cruz”. Pero sí hay cosas que está aportando a la Iglesia. Y el jesuita cita tres.

La primera es la reforma del papado, porque reinterpreta su propio papel en el seno de la Iglesia y del ecumenismo. “Antes, el papado era un obstáculo para el ecumenismo; ahora, es la motivación. Todos los líderes cristianos quieren reunirse con él y sienten que, con suma naturalidad, Francisco es un primado de la caridad y un referente para todos los cristianos”.

La segunda aportación exitosa de Francisco es “colocar la sinodalidad en el centro de la Iglesia”.

Y la tercera es “haberse convertido en el único líder moral del mundo”.

De todas formas, a juicio de Spadaro, “el pontificado de Francisco no es un pontificado de frutos, sino de semillas”, concluye el ponente, que recibe una ovación de gala. Se puede explicar el pontificado de Francisco más alto, pero no más claro.

http://www.periodistadigital.com/religion/libros/2018/02/28/antonio-spadaro-las-reacciones-de-los-resistentes-iglesia-religion-dios-jesus-papa-obispo-osoro-spadaro.shtml


Rueda de prensa del Papa Francisco en el vuelo de regreso de Chile y Perú

enero 22, 2018

.

El Papa Francisco durante la rueda de prensa en el vuelo de regreso a Roma desde Perú

.

Rueda de prensa del Papa Francisco en el vuelo de regreso de Chile y Perú

.

.

(ACI).- El Papa Francisco concedió este lunes una rueda de prensa en el avión que lo trajo de regreso a Roma, luego de realizar una visita apostólica a Chile y Perú.

Durante la conferencia, el Santo Padre respondió preguntas sobre la corrupción, las acusaciones contra el Obispo Juan Barros, el Sodalicio de Vida Cristiana, sus palabras sobre los abusos sexuales, las impresiones que tiene sobre la fe en ambos países, así como la boda que celebró durante uno de sus vuelos.

A continuación el texto completo de la rueda de prensa:

Director de la Sala de Prensa del Vaticano, Greg Burke: Gracias, gracias por el tiempo que nos da esta tarde después del largo viaje, por momentos caluroso y húmedo, pero un viaje rico, donde ha tocado el corazón de la gente, el santo pueblo fiel de Dios, con un mensaje de esperanza, pero en el que ha hecho también referencia a los desafíos de las iglesias locales y de la gente.

Papa Francisco: Buenas tardes, gracias por su trabajo, fue un viaje, no sé cómo se dice en italiano, pero en español se dice ‘pasteurizado’, como con la leche, se pasa del frío al calor, del calor al frío, nosotros hemos pasado del sur de Chile, fresco, con un paisaje hermosísimo, al desierto, a la selva de (Puerto) Maldonado, luego a Trujillo, el mar, y luego Lima. Todas las temperaturas, todos los climas. Y esto cansa.

Empezamos con las preguntas del viaje. Cuando terminemos esto, si queda algo del viaje, lo digo yo, y después las otras preguntas si hay.

Pregunta: Quería agradecerle el momento de habernos permitido acompañarlo en este viaje. Usted dijo en el vuelo de ida que no conocía bien el Perú, y en estos días ha tenido la oportunidad de recorrer tres ciudades. Quería preguntarle por este viaje en el que la gente se ha volcado a verlo, incluso ha llegado a decirle cariñosamente ‘Panchito, no te vayas’. ¿Qué se lleva del viaje el Santo Padre?, ¿qué se lleva, del viaje al Perú?

Papa Francisco: Me llevo la impresión de un pueblo creyente, un pueblo que pasa muchas dificultades y las pasó históricamente, ¿no? Pero una fe que me impresiona, no solo la fe en Trujillo, donde la piedad popular es muy rica y muy fuerte, sino la fe de las calles. ¿Ustedes vieron lo que eran las calles? Y no solo en Lima, evidentemente, sino también en Trujillo, también en Puerto Maldonado, donde yo pensaba tener el acto en un lugar como este y era una plaza llena y cuando iba de un lado para otro, también. O sea, un pueblo que salió a expresar su alegría y su fe, ¿no?

Es verdad que ustedes tienen, como dije… hoy al mediodía: ustedes son una tierra ‘ensantada’. Son el pueblo latinoamericano que tiene más santos, y santos de alto nivel, ¿no? Toribio, Rosa, Martín, Juan. De alto nivel. Creo que la fe la tienen muy calada dentro. Yo me llevo de Perú una impresión de alegría, de fe, de esperanza, de volver a andar y, sobre todo, muchos chicos. O sea, volví a ver esa imagen que vi en Filipinas y vi en Colombia: los papás y las mamás a mi paso levantando a los chicos, y eso dice ‘futuro’, eso dice ‘esperanza’, porque nadie trae hijos al mundo si no tiene esperanza.

Lo único que les pido es que cuiden la riqueza. No solo la que tienen las iglesias y los museos, que las obras de arte son geniales, no solo las de la historia de la santidad y de los sufrimientos que los han enriquecido mucho, sino esta riqueza de estos días que yo vi.

Pregunta: Su Santidad, en el Perú la clase política ha defraudado al pueblo con actos de corrupción e indultos negociados, pero también lo han hecho algunos miembros de la Iglesia, basta ver a las víctimas como del Sodalicio de Vida Cristiana esperando justicia. ¿Qué respuesta da usted a ambos casos?

Papa Francisco: Primero el problema de la corrupción. Yo no sabría responderte históricamente el progreso de la corrupción o históricamente en otros sectores del mundo, ¿no? Yo sé que en algunos países de Europa hay mucha corrupción, en algunos. Sí, en Latinoamérica hay muchos focos de corrupción. Ahora está de moda hablar de Odebrecht, por ejemplo, pero eso es un botón de muestra.

El origen de la corrupción es, yo diría es, tengo que decir que es el pecado original que te lleva … Escribí un librito una vez, muy pequeño, que se llama pecado original que te lleva… yo leí un librito una vez, muy pequeño, que se llama “Pecado y Corrupción”. Y el lema que saco de ese libro es ‘pecador sí, corrupto no’. Todos somos pecadores, pero yo sé que todos nosotros, los que estamos acá, al menos yo hago la voluntad de mi parte, y pienso que ustedes lo hacen cuando se encuentran en ‘off side’, en un pecado fuerte. ‘Bueno, esto está mal. Acá me porté mal con un amigo, o robé, o hice esto, o me drogué’, y entonces me freno y trato de no hacerlo.

Bueno, pero está el perdón de Dios sobre todo eso. Yo al pecado no le tengo miedo, le tengo miedo a la corrupción, porque la corrupción ya te va viciando el alma y el cuerpo, y un corrupto está tan seguro de sí mismo que no puede volver atrás. O sea, la corrupción es como esos pantanos chupadizos que vos pisás y querés salir, y das un paso y te vas más adentro, y más adentro y te chupó. Es una ciénaga. Sí, es la destrucción de la persona humana. Yo no sé si quieres preguntar algo más sobre la corrupción. Después paso al Sodalicio, ¿eh?

Claro, el político tiene mucho poder. También el empresario tiene mucho poder. El empresario que le paga la mitad a sus obreros es un corrupto. Y un ama de casa que está acostumbrada y cree que es lo más normal explotar a las mucamas sea con el sueldo o sea con el modo de tratar, es una corrupta, porque ya lo toma como normal.

Recuerdo una conversación que tuve con una persona, un profesional, sí, de cómo llevaba la cosa, joven, tendría 30 años, y él me decía que trataba al personal doméstico de una manera nada noble. Me decía las cosas que hacía con las personas y yo le dije: ‘pero usted no puede hacer eso, eso es pecado’. ‘Padre’, me dice, ‘no vamos a comparar a esa gente conmigo, esa gente está para eso’. Y es lo que piensa el tratante sexual, el tratante de trabajo esclavo, los corruptos.

¿Y en la Iglesia hay corrupción? ¡Sí! Hay casos de corrupción en la Iglesia, en la historia de la Iglesia siempre los hubo. Siempre los hubo y… porque hombres y mujeres de Iglesia entraron en el juego de la corrupción. Y esto me sirve de puente para lo del Sodalicio.

Lo del Sodalicio empezó con un caso de una persona que parecía muy…  de mucha virtud, murió, e investigando la vida se descubrió que tenía doble vida. Es el primer caso del Sodalicio que yo conozco, ¿eh? Pero de esto hace 20-25 años atrás. Y después una denuncia de abuso, no solo sexual, sino de abuso de manipulación de conciencia para con el fundador. El proceso del fundador entró en la Santa Sede, se le dio una condena. No se lo expulsó del Sodalicio, sino vive solo. Una persona lo atiende. Él se declara inocente de las pruebas que hubo en el juicio y apeló a la Signatura Apostólica, que es la Suprema Corte de Justicia del Vaticano.

La causa está en apelación. Por los datos que tengo saldrá en menos de un mes. Lleva un año el proceso, pero en menos de un mes saldrá. ¿Pero que sucedió ahora? Ese juicio fue gatillo para que otras víctimas de esa persona hicieran juicios civil y eclesiástico. Entonces, si la Signatura Apostólica pone fin a este juicio, primero, sea a favor o en contra, ya no tiene sentido porque este hombre, ahora sí, hay cosas mucho más graves que dirá la justicia, pero son varios casos graves e intervino la justicia civil, lo cual en estos casos de abuso siempre es conveniente, siempre es conveniente porque es un derecho y creo por lo que sé, pero no estoy muy al tanto, que la cosa es bastante desfavorable al fundador.

Por otro lado, no era una situación personal solamente, había cosas ahí no del todo claras. Hace casi dos años, yo mandé un visitador al Sodalicio, en la persona del Cardenal Tobin, Obispo de Newark. El Cardenal Tobin hace la visita, descubre cosas que no entiende o que no están claras, nombra dos veedores económicos; y este es el tercer abuso, que también rozaba el fundador: manejo económico. Y después de un estudio recomienda comisariar el Sodalicio. Llegó la carta de él hace 4 semanas, se estudió el caso y hace dos semanas se nombró un comisario.

O sea, hoy día el Sodalicio está comisariado por la Santa Sede por todo esto. Un caso parecido, diría en los procedimientos, no en las acusaciones, al de los Legionarios, que ya fue resuelto en su momento por el Papa Benedicto XVI. Que en eso estuvo muy firme y muy fuerte. Benedicto no toleraba esas cosas, y yo aprendí de él a no tolerarlas también. No sé si te respondí. El estado jurídico hoy día del Sodalicio es comisariamiento, y a la vez sigue la visita apostólica.

Pregunta: Muchas gracias por esta oportunidad de plantearle algunas preguntas sobre el viaje. Yo quería preguntarle, a propósito de su primer mensaje en Chile que fue muy duro contra los abusos… que habló de vergüenza, de comprender el dolor de las víctimas, pero el último día en las declaraciones que hizo sobre el Obispo Barros hubo también una declaración en la que finalmente también intentó de mentir o de calumniar a las víctimas. ¿Por qué cree más al testimonio del Obispo Barros que al de las víctimas? ¿No se traiciona un poco esa confianza hacia las víctimas que usted mismo planteó en Chile?

Papa Francisco: Comprendo la pregunta, perfecto. Sobre Barros hice una sola declaración. Yo hablé en Chile, y eso fue en Iquique, al final. Hablé en Chile dos veces sobre los abusos, con mucha fuerza, delante del gobierno, que era hablar delante de la patria, y en la Catedral con los sacerdotes. El discurso que dije a los sacerdotes es lo que yo siento más profundamente respecto a este caso. Ustedes saben que empezó el Papa Benedicto con tolerancia cero. Yo seguí con tolerancia cero, y después de casi 5 años de pontificado, no he firmado un pedido de gracia.

Los procesos son así: entran en la Congregación de la Doctrina de la Fe y la Congregación da la sentencia -en los casos de quite del estado clerical, es definitiva la sentencia en primera instancia-. La persona que es condenada tiene derecho a apelar, hay un tribunal de apelación de segunda instancia. El tribunal de apelación sabe que si hay pruebas claras de abuso, no hay lugar para la apelación, eso no se apela. Lo que sí puede apelarse son los procedimientos, falla de procedimientos, irregularidades… entonces ahí tiene que hacer revisión del proceso… como en todo juzgado.

Si la segunda instancia confirma la primera, solamente le queda una salida a la persona, y es apelar al Papa como gracia. Yo en cinco años habré recibido, no sé el número, 20-25 casos de gracia que se animaron a pedir, no firmé ninguno. Solamente en un caso, que no fue gracia ni nada, fue una discusión de sentencia jurídica, en mi primer año de Pontificado, y me encontré con dos sentencias: una muy seria que venía de la diócesis, y otra que dio la Doctrina de la Fe. La de Doctrina de la Fe era la más dura. La que venía de la diócesis era muy seria, con mucha cautela y muy condicionada.

O sea, con estas condiciones hay que esperar un tiempo y ver que… o sea, no cerraba el caso. Como hay que hacer en buena jurisprudencia, siempre a favor del reo. Opté por la más leve con las condiciones. A los dos años se evaluó que las condiciones no se cumplieron y entonces dejé funcionar la otra. Ha sido el único caso del que dudé pero porque eran dos sentencias y había un principio jurídico ‘in dubbio por reo’ y entonces por eso opté por eso. Esa es mi postura.

Ahora, el caso del Obispo Barros. Es un caso que lo hice estudiar, lo hice investigar, lo hice trabajar mucho y realmente no hay evidencia, uso la palabra ‘evidencia’ porque después voy a hablar sobre las pruebas. No hay evidencia de culpabilidad, más bien parece que no se van a encontrar porque hay una coherencia en otro sentido. En base a ese no haber evidencias, yo espero alguna, una evidencia para cambiar de postura, si no aplico el principio jurídico básico en todo tribunal ninguno es malo hasta que se pruebe.

Y ahí está la palabra ‘prueba’ que creo que es la que me jugó a mí la mala pasada. Yo dije, en español, por lo que recuerdo, estaba entrando, y una periodista de Iquique me pregunta: ‘nosotros en Chile tenemos el gran problema del obispo Barros, ¿qué piensa usted?’ y creo que las palabras que dije fueron estas. Primero pensé respondo o no respondo. Y dije: ‘sí’, porque Barros había sido Obispo de Iquique, y una feligresa de él me lo preguntaba y tiene derecho. Y dije. ‘el día que tenga una prueba, voy a hablar. Creo que dije ‘no tengo pruebas’. Creo, pero no me acuerdo, pero está registrado, lo puedes encontrar.

La respuesta fue dada, el día que yo tenga una prueba hablaré. La palabra ‘prueba’ es la que me ha traicionado y generó confusión. Yo hablaría de evidencias. Y claro, entonces yo sé que hay mucha gente abusada y que no puede traer una prueba, no la tiene. Y que no puede, o a veces la tiene pero tiene vergüenza, que lo tapa y sufre en silencio. El drama de los abusados es tremendo, es tremendo. A mí me tocó atender, hace dos meses, a una mujer abusada hace 40 años. Casada, con tres hijos. Esa mujer no recibía la comunión desde esa época, porque en la mano del cura veía la mano del abusador. No podía acercarse. Y era creyente, era católica. No podía. Perdón que continúe en español, pero quiero ser preciso con los chilenos.

La palabra ‘prueba’ no era la mejor para acercarme a un corazón dolorido. Yo diría ‘evidencias’. El caso de Barros se estudió, se reestudió, y no hay evidencias. Es lo que quise decir. No tengo evidencias para condenar. Y ahí si yo condenara sin evidencias o sin certeza moral, cometería yo un delito de mal juez.

Hay otra cosa más que quiero decir. Y esto lo explico en italiano. Uno de ustedes se me acercó y me dijo: ‘vio la carta que salió, y me hizo ver una carta que yo escribí hace 2 años, cuando comenzaba el problema de Barros. Esa carta la tengo que explicar, porque es incluso una carta en favor de la prudencia de cómo ha estado gestionado el problema Barros. Esa carta no es la narración de un hecho puntual, es la narración de más o menos 10-12 meses.

Cuando explotó el escándalo Karadima, un hombre… todos conocemos cuál es su escándalo, se empezó a ver cuántos sacerdotes que fueron formados por Karadima fueron abusados o fueron abusadores. Hay en Chile 4 obispos a los cuales Karadima envió al seminario. Una persona de la Conferencia Episcopal sugirió que estos obispos, tres, porque el cuarto estaba muy enfermo, y no estaba a cargo de una diócesis, pero tres estaban a cargo de una diócesis. Si quizás era mejor que estos obispos renunciaran, diesen su dimisión, se tomaran un año sabático, y después, pasada la tormenta, para evitar acusaciones, porque son buenos obispos, bravos.

Y como Barros llevaba ya 20 años de obispo, estaba por terminar el obispado militar… primero fue auxiliar de Valparaíso, después Obispo de Iquique, después Obispo militar por casi 10 años. Tiene casi 20 años de obispo. Pidamos la dimisión a él quizás, y generosamente la dio. Vino a Roma, y dije ‘no’, así no se juega porque esto es admitir culpabilidad previa. Y en cada caso, si son culpables, se investiga. Y yo lo freno.

Cuando fue nombrado y siguió adelante todo este movimiento de protesta, él me dio la renuncia por segunda vez, y le dije ‘no’, tú vas. He hablado largo rato con él. Otros hablaron largo rato con él. Y vas. Y vosotros sabéis lo que pasó el día de la toma de posesión y todo eso. Se continuó a investigar sobre Barros, no vienen las evidencias. Y esto es lo que quise decir: no puedo condenarlo, porque no tengo las evidencias, aunque yo estoy convencido de que es inocente.

Paso a un tercer punto, ¿qué sienten los abusados? Y con esto debo pedir disculpas, porque la palabra ‘prueba’ ha herido, ha herido a muchos abusados: ‘ah, ¿yo tengo que ir a buscar la evidencia de esto?’. No. Es una palabra de traducción del principio legal, es herida…. Y les pido perdón si les he herido sin darme cuenta. Es una herida sin quererlo. Y a mí esto me causa tanto dolor porque les recibo a ellos… en Chile, los he recibido… dos se saben, y hubo otros más escondidos. En Perú no. En cada viaje siempre hay alguna posibilidad. Han sido publicadas las de Filadelfia, y otras tres fueron publicadas. Otros casos no. Sé cuánto sufren. Sentir que el Papa les dice en la cara ‘denme una carta con la prueba’, es un ‘schiafo’.

Ahora yo me doy cuenta de que mi expresión no fue feliz, porque no pensé en eso. Y entiendo, como dice el apóstol Pedro en una de sus cartas, un incendio que se ha provocado. Y esto es lo que yo puedo decirte con sinceridad. Barros quedará ahí si yo no encuentro el modo de condenarlo. Yo no puedo condenarlo si no tengo evidencias. Y hay muchos modos de hacer llegar una evidencia.

Me dicen que después de la turbulencia de Barros y del Sodalicio tenemos una meteorológica. Yo me quedaría aquí. En el caso de Barros no hay evidencias. Empezó quizás con esa mala decisión de la renuncia y se lo empezó a acusar. Pero de abuso no hay evidencias.

Pregunta: ¿De encubrir un abuso?

Papa Francisco: Sí, sí, pero es un abuso también, ¿no? Encubrir abusos es un abuso. No, no hay evidencia. Por eso, lo mejor es que el que cree que es así, que aporten evidencias rápido. Si honestamente creen que es así. Yo en este momento no creo que sea así, porque no las hay. Pero tengo el corazón abierto a recibirlas.

Y lo otro de Chile es un cuento chino, ¿eh? Yo de Chile me vine contento, no esperaba tanta gente en la calle. Y eso, no pagamos la entrada. O sea, esa gente no fue pagada ni llevada en colectivo. La espontaneidad de la expresión chilena fue muy fuerte. Incluso en Iquique, que yo pensé que iba a ser una cosa muy poquita porque Iquique es desierto y ustedes vieron lo que fue la gente.

En el sur lo mismo. Y en Santiago las calles de Santiago hablaban por sí mismo. En eso creo que la responsabilidad del informador es ir a los hechos concretos. Acá hubo esto, hubo esto, y esto. Y lo del pueblo dividido no sé dónde sale, es la primera vez que lo oigo. Quizás este caso de Barros es lo que lo ha creado, pero ubicándolo en su realidad puede ser por eso. Pero a mí la impresión que me dio es que lo de Chile fue muy gratificante y muy fuerte. Yo después quisiera volver en uno de los momentos que más me conmovió de Chile antes de pasar a otros temas si tenemos tiempo.

Pregunta: Santidad, quería hablarle de lo que ha dicho el otro día en la Amazonía. En su discurso había un elemento se puede decir que nuevo. No solo la amenaza de los grupos económicos, sino también la perversión de algunas políticas ambientalistas que sofocan la vida de las personas. ¿Existe un ambientalismo que está contra el hombre?

Papa Francisco: Sí. Y en esa zona, no puedo en este momento describir bien. Pero por proteger la selva, para salvar a algunas tribus que quedaron fuera y la selva se acabó por explotación. Pero el caso más concreto de este caso está en las estadísticas de las zonas. Encontrarás seguramente los datos precisos. Es un fenómeno de custodiar el ambiente y después de aislar. Han quedado aislados de un progreso real. Es un fenómeno que se ha dado aquí en esta zona. En las informaciones que me enviaron para preparar el viaje yo lo he estudiado.

Pregunta: Mi pregunta es sobre la celebración del matrimonio en el avión. De ahora en adelante, ¿qué les diría a los párrocos, obispos, cuando los novios piden casarse en la playa, en los parques, en los barcos…?

Papa Francisco: Se imagina cruceros con matrimonios, esto sería… Uno de ustedes me dijo que yo estoy loco por hacer estas cosas. Pero fue sencillo. El señor, el hombre, estaba en el primer vuelo. Ella no estaba. Hablamos… luego me di cuenta que me había sondeado. Hablamos de la vida, de qué pensaba yo de la vida de la familia. En verdad, una hermosa conversación. El día después estaban ambos. Cuando nos hicimos las fotos me dijeron que estaban por casarse por la Iglesia, se casaron por civil, porque el día anterior (se ve que eran de una ciudad pequeña) la iglesia se destruyó en el terremoto. No hubo boda.

De esto hace 8 ó 10 años. ‘Que sí, que mañana lo hacemos, después la vida, llega una hija, después la otra hija… pero nosotros siempre hemos tenido esto en el corazón, pero no nos hemos casado’. Los interrogué un poco, y las respuestas eran claras: para toda la vida. ‘¿Y cómo sabéis estas cosas? ¿Tenéis buena memoria del catecismo?’. ‘No, no, no. Nosotros hemos hecho los cursos prematrimoniales’. Estaban preparados. A los párrocos les digo que estaban preparados y yo he juzgado que estaban preparados.

Me lo pidieron. Los sacramentos son para las personas, y vi que las condiciones eran claras y por qué no hacer hoy lo que se puede hacer hoy, ¿no?; para qué mandarlo a mañana, porque mañana quizás hubiesen sido 8 años más. Esta es la respuesta. Porque yo he juzgado que estaban preparados y que sabían lo que hacían. También uno de ellos se ha preparado delante del Señor con el sacramento de la penitencia, y los casé. Y cuando llegaron aquí todo estaba acabado y se han casado.

Me dijeron que le habían dicho a alguno: ‘vamos al Papa, que nos case’. No sé si era verdad o no esa intención. Así ha sido la cosa. Pero decidles a los párrocos que el Papa los interrogó bien, y después cuando me dijeron que habían hecho el curso… Pero eran conscientes de que estaban en una situación irregular.

Pregunta: Ayer el Cardenal O’Malley hizo una declaración sobre sus palabras, sobre el Obispo Barros y han dicho que palabras como esas eran dolorosas para las víctimas, que se han sentido abandonadas y desacreditadas. Usted ha dicho que se sentía mal. Imagino, me pregunto si fueron las palabras del Cardenal O’Malley las que le han dolido. Y luego una pregunta relacionada con esto: la Comisión para la Protección de Menores, del Cardenal O’Malley, acabó su mandato el mes pasado de sus primeros miembros. Hay personas que en esta caducidad se preguntan si esto es una señal de una no prioridad de la proteccion de menores.

Papa Francisco: He visto la declaración del Cardenal O’Malley. También dijo que ‘el Papa siempre ha defendido esto… tolerancia cero… Con esta manifestación no feliz me ha hecho pensar que la palabra ‘prueba’, calumnia… Uno que insiste, sin tener la evidencia, que este ha hecho aquello, es calumnia. Digo que si hay robo, sin evidencia, le estoy calumniando. Yo no he escuchado a ninguna víctima de Barros. No vinieron, no dieron las evidencias para el juicio. Es algo que no se puede tomar. Usted me dice con buena voluntad que existen las víctimas. Pero yo no las he visto, no se han presentado.

Es verdad que Barros estaba en el grupo de jóvenes allí, ha entrado en el seminario hace no sé cuánto, por hoy hace 24 años de obispo, o 23. Habrá tenido 15 de sacerdote. Hace tantos años y era jovencísimo. Él dice que no vio nada. Era del grupo, pero después siguió otro camino. En esto tenemos que ser claros. Uno que acusa sin evidencias, con insistencia, es calumnia. Pero si viene una persona y me da la evidencia yo seré el primero en escucharle. Tenemos que ser justos.

Yo he pensado en lo del Cardenal O’Malley. Agradezco al Cardenal O’Malley su declaración, porque ha sido muy justa. Ha dicho todo lo que yo he hecho y hago y que hace la Iglesia y luego habló del dolor de las víctimas, porque como he dicho al inicio, hay muchas víctimas que no son capaces, por vergüenza o por lo que sea, de llevar un documento o un testimonio de esto.

La segunda pregunta que usted me hacía era la Comisión. La Comisión, el nombramiento era por tres años creo, y ha vencido. Se estudió la nueva Comisión, y ellos, la Comisión misma, decidió renovar a una parte y nombrar nuevos. El martes antes de la salida para este viaje llegó la lista de la Comisión definitiva y ahora sigue el trámite normal de la curia. Había algunas observaciones sobre alguno que se tienen que aclarar, porque de las personas nuevas se estudian el curriculum. Había observaciones que debían aclararse. Pero sobre esto el Cardenal O’Malley ha trabajado bien, como se debe. Por favor, no pensar que… los tiempos son los tiempos normales para un nombramiento del género. Buscando gente de primera.

Pregunta: Una de las tareas de la Iglesia es luchar contra la pobreza. Chile, en 20 años ha bajado el índice de pobreza del 40% al 11%. Según usted, ¿es el resultado de una política liberal? ¿Existe el bien del liberalismo según usted? Y otra pequeña pregunta sobre el Cardenal Maradiaga, ¿qué piensa usted sobre las noticia del dinero? Gracias.

Papa Francisco: Del Cardenal Maradiaga no es del viaje pero respondo. Él hizo una declaración filmada, en video, yo digo eso que dijo él.

Lo del liberalismo, diré que tenemos que estudiar bien los casos de las políticas liberales. Hay otros países de Latinoamérica con políticas liberales que llevaron al país a una mayor pobreza. No sabré qué responder porque no soy técnico en esto: pero en general, una política liberal que no incluye a todo el pueblo, es selectiva, lleva para abajo. Pero no hay una regla general. El caso de Chile no lo conozco para responder, pero vemos en que otros países de Latinoamérica la cosa va para abajo.

Sobre el viaje querría hablar de algo que me conmovió mucho. La cárcel de mujeres. Yo tenía el corazón ahí… siempre soy muy sensible a las cárceles y los encarcelados, y siempre me pregunto por qué ellos y no yo. Y ver a estas mujeres. Ver la creatividad de estas mujeres, la capacidad de querer cambiar su vida, de reinsertarse en la sociedad con la fuerza del Evangelio…. Uno de ustedes me ha dicho: ‘he visto la alegría del Evangelio’. Quedé muy conmovido. De verdad, muy conmovido de ese encuentro. Fue una de las cosas mas hermosas del viaje.

En Puerto Maldonado, el encuentro con los aborígenes, es obvio, fue emocionante, un signo al mundo. Ese día fue la primera reunión de la comisión sinodal del Sínodo para la Amazonía que será en 2019. Pero me conmoví en el Hogar “El Principito”, de ver a estos niños, la mayoría abandonados. Esos niños y esas niñas que con la educación consiguieron salir adelante, que son profesionales. Esto me ha conmovido mucho. La obra de llevar a una persona arriba. Así como estas cosas de las que hemos hablado antes llevan a la persona arriba. Esto me ha conmovido mucho del viaje allí.

Y la gente, el calor de la gente. Era de no creer lo que vimos hoy. De no creer. El calor de la gente. Yo digo: este pueblo tiene fe. Esta fe me la contagia a mí y le doy las gracias a Dios por eso. Y a vosotros os agradezco el trabajo que les espera para hacer los artículos y las noticias que debéis hacer. Gracias por la paciencia y gracias por hacer las preguntas precisas.


En sexta visita a Latinoamérica, papa Francisco llega a Chile y Perú

enero 16, 2018

.

En sexta visita a Latinoamérica, el papa Francisco llega a Chile y Perú

.

En sexta visita a Latinoamérica, papa Francisco llega a Chile y Perú

Por Darío Menor

.

Cuando el pasado junio el Vaticano anunció que el papa Francisco visitaría Chile y Perú del 15 al 22 de enero, todo indicaba que iba a ser un viaje tranquilo, centrado en la religión, la defensa del medio ambiente y los derechos de los indígenas.

Sin embargo, los cambios y la inestabilidad política vividos en ambos países estas últimas semanas, al igual que las protestas de las víctimas de abusos sexuales cometidos por eclesiásticos han ido construyendo en cambio un ambiente totalmente diferente, con escenarios que incluso denotan abierto odio a la Iglesia.

Papa Francisco, las próximas bombas serán en tu sotana’, podía leerse en un panfleto dejado en una de las tres parroquias atacadas el viernes con artefactos explosivos en Santiago de Chile.

Estos incidentes son una expresión radical del poco apego a la figura del obispo de Roma que tiene parte de la población de Chile, la nación latinoamericana en donde menos ha prendido el ‘efecto Francisco’, según el último Latinobarómetro.

Este estudio señala que ese es el país de la región con menor porcentaje de católicos y en donde menos se confía en la Iglesia. Ante esta realidad, no extraña que el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado de la Santa Sede, reconozca las dificultades que plantea la visita.

En una entrevista con ‘Vatican News’ dijo que no iba a ser “un viaje sencillo, pero será de verdad apasionante”. Parolin aprovechó para adelantar que el pontífice hablará de “la corrupción que impide el desarrollo”.

El sumo pontífice arriba este lunes a Chile, un país que conoce bien, pues vivió allí durante sus años de estudio en el noviciado de los jesuitas. Y llega en un momento político particular, ya que lo recibirá la presidenta socialista Michelle Bachelet, con un pie fuera del Palacio de la Moneda.

A partir del 11 de marzo la sucederá el conservador Sebastián Piñera, ganador en la segunda vuelta de las elecciones celebradas el pasado diciembre.

El Papa se reunirá con Bachelet, saludará a Piñera y aprovechará para rendir un homenaje a las víctimas de la dictadura militar. Será al término de la misa campal que presidirá en Iquique, donde se verá con dos sobrevivientes de la represión del régimen militar de Augusto Pinochet.

“La Iglesia católica defendió y salvó a muchas personas perseguidas y reconoce la contribución que siguen aportando a la sociedad de hoy. Recordemos que las primeras estructuras a favor de los derechos humanos en aquellos años fueron creadas por eclesiásticos”, explica el franciscano chileno Jorge Horta, decano de la facultad de Derecho Canónico de la Pontificia Universidad Antonianum, de Roma.

Más complicada será la situación en Perú, adonde el Papa llegará el jueves, debido a la crisis política abierta luego del indulto al expresidente Alberto Fujimori, decidido por el presidente Pedro Pablo Kuczynski el día de Nochebuena.

El mandatario decidió sacar de la cárcel a Fujimori, quien cumplía desde 2009 una condena a 25 años de reclusión por crímenes de lesa humanidad, después de salvar la destitución en el Congreso gracias a la abstención de diez legisladores del partido fujimorista.

Kuczynski se jugaba el cargo al haberse visto salpicado por la trama de corrupción de la compañía brasileña Odebrecht.

El cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima y primado de Perú, trató de apaciguar las protestas de las últimas semanas apoyando el indulto a Fujimori. “No podemos quedarnos encerrados en una memoria de hace 20 años”, dijo, invitando a “perdonar entre todos”.

Escándalos sexuales

Los escándalos sexuales que sacudieron las Iglesias de Chile y Perú constituyen el otro punto espinoso de la visita. Se trata de los casos del sacerdote Fernando Karadima, condenado por abusos contra menores, pero protegido por el obispo de Osorno (Chile), y del Sodalicio de Vida Cristiana, una institución católica peruana intervenida el miércoles pasado por el Vaticano.

La decisión de Roma llegó después de que la Fiscalía acusó a su fundador, Luis Fernando Figari, de presuntos delitos de asociación para delinquir, secuestro y lesiones psicológicas graves. Además, los miembros del Sodalicio están siendo investigados por supuestos abusos sexuales.

Las víctimas de estos dos escándalos piden al pontífice argentino más dureza contra los abusadores dentro de la Iglesia y prometen nuevas protestas durante su estancia en Chile y Perú. Aunque no está previsto en la agenda del Papa, es posible que Francisco reciba en algún momento del viaje a víctimas de eclesiásticos pederastas.

El tercer gran tema del viaje será la defensa del medio ambiente y de los derechos de los indígenas. Bergoglio se reunirá el miércoles con un grupo de mapuches en Temuco, en la región meridional chilena de la Araucanía, reivindicado por este pueblo originario.

Además, el viernes visitará la localidad peruana de Puerto Maldonado, donde mantendrá un encuentro con 2.000 representantes de los pueblos de la Amazonia. Será un preludio del Sínodo de los Obispos convocado por el Papa para octubre de 2019 con el fin de debatir sobre los problemas y la conservación de esta región.

Con esta visita a Chile y Perú, será la sexta vez que Francisco viaja a Latinoamérica sin tocar, hasta ahora, su Argentina natal. “Es doloroso que pase por arriba nuestro y aterrice en otro lado”, reconoce Jorge Oesterhel, vocero del episcopado argentino.

El franciscano Horta, por su parte, apunta que “la prudencia” y el miedo a “ser utilizado políticamente por algún partido” ha llevado a Bergoglio a no querer volver a su país de origen.

Sus compatriotas acudirán en masa a verlo en Chile. Se espera que sean más de 100.000, por lo que las autoridades argentinas han tenido que crear dos consulados itinerantes, que se añaden a los cinco ya existentes en Chile.

DARÍO MENOR
Para EL TIEMPO
ROMA


A %d blogueros les gusta esto: