¿Masonería promueve leyes de aborto, matrimonio gay y eutanasia? Ex masón responde.

febrero 19, 2020

.

Serge Abad Gallardo / Crédito: National Catholic Register

.

¿Masonería promueve leyes de aborto, matrimonio gay y eutanasia? Ex masón responde

Redacción ACI Prensa

.

Un ex alto funcionario del gobierno de Francia que perteneció a la masonería durante 24 años y llegó a ocupar un alto rango, decidió revelar no solo las raíces espirituales e ideológicas anticristianas de la masonería, sino su impacto en la vida política a través de la promoción de leyes en favor del aborto, eutanasia o el “matrimonio” entre personas del mismo sexo.

El National Catholic Register realizó una entrevista para conversar sobre el tema con el arquitecto Serge Abad Gallardo, de 66 años, que durante su juventud se unió a la masonería con la convicción de contribuir a hacer del mundo un lugar mejor.

Sin embargo, 24 años después, regresó a la Iglesia Católica convencido de que había estado sirviendo a la causa equivocada y, sobre todo, al maestro equivocado.

Abad ha sido un “venerable maestro” y miembro de los altos rangos de la orden masónica global Le Droit Humain, que dejó en 2012 después de experimentar una conversión repentina en el Santuario de Nuestra Señora de Lourdes.

Desde entonces, ha dedicado su tiempo a compartir su larga experiencia en la masonería, informando en toda Francia sobre los mecanismos y peligros potenciales de dicha institución.

Cuando se le preguntó si los masones realmente se encuentran en el origen de leyes sociales como las de aborto, eutanasia o “matrimonio” entre personas del mismo sexo, lo aceptó.

“No es absolutamente ninguna teoría de conspiración decir que la masonería tiene un fuerte poder político sobre la sociedad. Hay pruebas sólidas. En Francia, por ejemplo, la ley que permite la píldora anticonceptiva (1967) fue iniciada por Lucien Neuwirth, que era masón. Además, la ley francesa sobre el aborto (1975) fue promovida por Simone Veil. No sé si ella misma era masón, pero al menos abiertamente estaba muy cerca de los ideales masónicos ya que recibió vibrantes tributos de las más grandes logias masónicas francesas a su muerte en 2017”, relató Abad.

Además, Abad dijo que “el primer político que intentó introducir la legalización de la eutanasia en Francia fue el masón y senador francés Henri Caillavet en 1978”.

“Del mismo modo, la ley del “matrimonio” entre personas del mismo sexo (2013) fue promovida por la política francesa Christiane Taubira, a quien conocí en Guyana, donde trabajé durante algunos años, y que es francmasona”, agregó.

Abad afirma que en su último libro publicado en 2019, “Secret maçonnique ou verité catholique” (Secreto masónico o verdad católica), da cifras de la cantidad de masones que integran el Senado y la Asamblea Nacional de Francia.

“Los masones representan alrededor del 0.03% de la población francesa y, sin embargo, el 35% de los diputados y senadores de Francia son masones. Es 120 veces más probable que un masón se convierta en diputado o senador que alguien que no lo es”, explicó.

También contó sobre la existencia de la llamada “Fraternelle parlementaire”, una organización informal que reúne a funcionarios electos en los niveles políticos más altos.

“Son de todas las ramas masónicas, incluidas algunas que no son necesariamente aliadas. La Fraternelle está presidida sucesivamente por personas de izquierda y derecha. No es casualidad que los ciudadanos franceses ya no sepan a quién votar”, comentó Abad.

Luego, recordó que el expresidente de esta asociación, Bernard Saugey, senador de los republicanos –partido político de centroderecha y al que calificó de “francmasón”–, dijo una vez: “Si desempeño bien mi papel, los parlamentarios de izquierda y derecha votarán juntos sobre problemas sociales”.

Abad, comentó al respecto: “Y ahora tenemos una nueva prueba de eso, con la ley sobre reproducción médicamente asistida (recientemente aprobada por el Senado, aunque predominantemente conservadora)”.

“Una solución a esta grave amenaza para la democracia sería abolir el secreto y obligar a los políticos a decir públicamente que son masones. Al menos los ciudadanos sabrían claramente a quién votan”, aconseja el exmasón.

En otro momento de la entrevista, cuando se le preguntó por qué el catolicismo es incompatible con la masonería, Abad respondió que no se puede pensar “en un Dios que se hizo carne” y “murió en la cruz para salvarnos”, y por otro lado “considerar, como creen los masones, que Dios es algo abstracto, una fuerza indefinida llamada El Gran Arquitecto del Universo, que es similar a una fuerza cósmica, a una especie de naturalismo”.

“Esas dos cosas son doctrinalmente demasiado diferentes para ser compatibles. Algunos masones creen en el Dios cristiano y piensan que es compatible con su actividad masónica, pero es un error teológico profundo”, señaló.

También indicó que existe una segunda incompatibilidad fundamental: “No se puede buscar la verdad a través del esoterismo, recurriendo a rituales y procesos ‘mágicos’, a algunos elementos cósmicos que no son necesariamente divinos, y al mismo tiempo recurriendo al poder de Dios para caminar hacia la Verdad”.

“Estos son dos caminos muy incompatibles y opuestos. Tal conflicto es cierto para la masonería mundial, incluida la que se encuentra en América o Europa”, acotó.

Más adelante, comentó la relación que existe entre el demonio y las organizaciones masónicas.

“Un día, cuando era oficial en la logia de Le Droit Humain, escuché un ritual de primer grado que nunca antes había escuchado y que rinde homenaje a Lucifer. También es parte del rito escocés antiguo y aceptado. Escuché al venerable maestro decir: ‘Debemos agradecer a Lucifer por traer luz a los hombres’, etc. Me sorprendió bastante”, contó.

Abad explica que aquel ritual, y la masonería en general, “consideran que las religiones, y el catolicismo en particular, ocultan la verdad a los creyentes y se la guardan para sí mismos, mientras que la masonería proporciona claves a los seres humanos para que puedan liberarse por completo”.

“Además, en mis dos últimos libros, cité extractos de un documento que es accesible solo para miembros de alto grado, por lo que las llamadas ‘logias azules’ [que reúnen a los nuevos miembros] no tienen acceso a él. Está tomado de Paroles Plurielles, una publicación emitida por mi orden masónica, en la que se compilan los mejores textos escritos sobre temas sociales o rituales masónicos y que se exhiben en las logias. En este documento de tres o cuatro páginas, hay un texto que alaba la transgresión, y el que lo permitió: Lucifer. Vale la pena señalar que los masones generalmente mencionan a Lucifer en lugar de Satanás”, añadió el exmasón.

Además de su libro más reciente, publicado en 2019, Abad ha ayudado a difundir su mensaje sobre la masonería con otros dos libros, entre los que se incluyen Je servais Lucifer sans le savoir (Estaba sirviendo a Lucifer sin saberlo, del 2016) y La Franc-maçonnerie démasquée (Exponiendo la masonería, de 2017).

Su último trabajo, Secret maçonnique ou verité catholique, aborda el secreto en la masonería, especialmente sus consecuencias en las sociedades y la democracia.

El Código de Derecho Canónico de 1983 advierte en su canon 1374 que “quien se inscribe en una asociación que maquina contra la Iglesia debe ser castigado con una pena justa; quien promueve o dirige esa asociación ha de ser castigado con entredicho”.

https://www.aciprensa.com/noticias/masoneria-promueve-leyes-de-aborto-matrimonio-gay-y-eutanasia-ex-mason-responde-76199?fbclid=IwAR2LmAtkLCjCTh0m5hreK5U1uZpjAP6byzNHOvbmWBCVVDMvomBAln14KbU


El maná de cada día, 6.2.20

febrero 6, 2020

Jueves de la 4ª semana del Tiempo Ordinario

.
San Pablo Miki y compañeros mártires
.

Tú eres Señor del universo.

Tú eres Señor del universo.



PRIMERA LECTURA: 1 Reyes 2, 1-4.10-12

Estando ya próximo a morir, David hizo estas recomendaciones a su hijo Salomón:

«Yo emprendo el viaje de todos. ¡Ánimo, sé un hombre! Guarda las consignas del Señor, tu Dios, caminando por sus sendas, guardando sus preceptos, mandatos, decretos y normas, como están escritos en la ley de Moisés, para que tengas éxito en todas tus empresas, dondequiera que vayas; para que el Señor cumpla la promesa que me hizo: “Si tus hijos saben comportarse, caminando sinceramente en mi presencia, con todo el corazón y con toda el alma, no te faltará un descendiente en el trono de Israel.”»

David fue a reunirse con sus antepasados y lo enterraron en la Ciudad de David. Reinó en Israel cuarenta años: siete en Hebrón y treinta y tres en Jerusalén. Salomón le sucedió en el trono, y su reino se consolidó.


SALMO 1 Cro 29,10.11ab.11d-12a.12bcd

Tú eres Señor del universo.

Bendito eres, Señor, Dios de nuestro padre Israel, por los siglos de los siglos.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, el esplendor, la majestad, porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra.

Tú eres rey y soberano de todo. De ti viene la riqueza y la gloria.

Tú eres Señor del universo, en tu mano está el poder y la fuerza, tú engrandeces y confortas a todos.


Aclamación antes del Evangelio: Mc 1, 15

Está cerca el reino de Dios -dice el Señor- : convertíos y creed en el Evangelio.


EVANGELIO: Marcos 6, 7-13

En aquel tiempo, llamó Jesús a los Doce y los fue enviando de dos en dos, dándoles autoridad sobre los espíritus inmundos. Les encargó que llevaran para el camino un bastón y nada más, pero ni pan, ni alforja, ni dinero suelto en la faja; que llevasen sandalias, pero no una túnica de repuesto.

Y añadió: «Quedaos en la casa donde entréis, hasta que os vayáis de aquel sitio. Y si un lugar no os recibe ni os escucha, al marcharos sacudíos el polvo de los pies, para probar su culpa.»

Ellos salieron a predicar la conversión, echaban muchos demonios, ungían con aceite a muchos enfermos y los curaban.


.

LO QUE DEJAMOS A LOS DEMÁS

Papa Francisco en Casa Santa Marta
Jueves 6 de febrero de 2014

Vivir durante toda la vida en el seno de la Iglesia, como pecadores pero no como traidores corruptos, con una actitud de esperanza que nos lleva a dejar una herencia, hecha no de riqueza material, sino de testimonio de santidad.

Son las «grandes gracias» que el Papa Francisco indicó durante la misa celebrada el jueves 6 de febrero, por la mañana, en la capilla de la Casa Santa Marta.

El obispo de Roma centró su reflexión en el misterio de la muerte, partiendo de la primera lectura —tomada del primer libro de los Reyes (2, 1-4.10-12)— en la que, dijo, «hemos escuchado el relato de la muerte de David».

Y «recordamos el inicio de su vida, cuando fue elegido por el Señor, ungido por el Señor». Era un «jovencito»; y «después de algunos años comenzó a reinar», pero era siempre «un muchacho, tenía veintidós o veintitrés años».

Por lo tanto, toda la vida de David es «un recorrido, un camino al servicio de su pueblo». Y «así como comenzó, así terminó». Sucede lo mismo en nuestra vida, señaló el Papa, que «comienza, camina, sigue adelante y termina».

El relato de la muerte de David sugirió al Pontífice tres reflexiones surgidas «del corazón».

En primer lugar puso en evidencia que «David muere en el seno de la Iglesia, en el seno de su pueblo. Su muerte no lo encuentra fuera de su pueblo» sino «dentro». Y así vive «su pertenencia al pueblo de Dios».

Sin embargo David «había pecado: él mismo se llama pecador». Pero «jamás se apartó del pueblo de Dios: pecador sí, traidor no».

Ésta, dijo el Papa, «es una gracia»: la gracia de «permanecer hasta el final en el pueblo de Dios» y «morir en el seno de la Iglesia, precisamente en el seno del pueblo de Dios».

Al subrayar dicho aspecto, el Papa invitó «a pedir la gracia de morir en casa: morir en casa, en la Iglesia». Y remarcó que «ésta es una gracia» y «no se compra», porque «es un regalo de Dios».

Nosotros «debemos pedirlo: Señor, dame el regalo de morir en casa, en la Iglesia». Aunque fuésemos «todos pecadores», no debemos ser ni «traidores» ni «corruptos».

La Iglesia, precisó el Pontífice, es «madre y nos quiere también así», quizás incluso «muchas veces sucios». Porque es ella quien «nos limpia: es madre, sabe cómo hacerlo». Pero está «en nosotros pedir esta gracia: morir en casa».

El Papa Francisco propuso luego una segunda reflexión sobre la muerte de David. «En este relato —apuntó— se ve que David está tranquilo, en paz, sereno». Hasta el punto que «llama a su hijo y le dice: yo emprendo el camino de todo hombre sobre la tierra». En otras palabras David reconoce: «¡Ahora me toca a mí!».

Y después, se lee en la Escritura, «David se durmió con sus padres». He aquí, explicó el Pontífice, el rey que «acepta su muerte con esperanza, con paz». Y «ésta es otra gracia: la gracia de morir con esperanza», con la «consciencia de que esto es un paso» y que «del otro lado nos esperan».

Incluso después de la muerte, en efecto, «continúa la casa, continúa la familia: no estaré solo». Se trata de una gracia que hay que pedir sobre todo «en los últimos momentos de la vida: nosotros sabemos que la vida es una lucha y el espíritu del mal quiere el botín».

El obispo de Roma recordó también el testimonio de santa Teresita del Niño Jesús, quien «decía que, en sus últimos momentos, había en su alma una lucha y cuando pensaba en el futuro, a lo que le esperaba después de la muerte, en el cielo, sentía como una voz que le decía: pero no, no seas tonta, te espera la oscuridad, te espera sólo la oscuridad de la nada».

Ese, precisó el Papa, «era el demonio que no quería que se confiara a Dios». De aquí la importancia de «pedir la gracia de morir con esperanza y morir confiándose a Dios».

Pero el «confiarse a Dios —afirmó el Pontífice— comienza ahora, en las pequeñas cosas de la vida y también en los grandes problemas: confiarse siempre al Señor.

De esta manera uno coge este hábito de confiarse al Señor y crece la esperanza». Por lo tanto, explicó, «morir en casa, morir con esperanza» son «dos cosas que nos enseña la muerte de David».

La tercera idea sugerida por el Papa fue «el problema de la herencia».

Al respecto «la Biblia —precisó— no nos dice que cuando murió David vinieron todos los nietos y bisnietos a pedir la herencia». A menudo existen «muchos escándalos sobre la herencia, muchos escándalos que dividen en las familias».

Pero no es la riqueza la herencia que deja David. Se lee, de hecho, en la Escritura: «Y el reino quedó establecido sólidamente». David, más bien, «deja la herencia de cuarenta años de gobierno por su pueblo y el pueblo consolidado, fuerte».

Al respecto el Pontífice recordó «un dicho popular» según el cual «cada hombre debe dejar en la vida un hijo, debe plantar un árbol y debe escribir un libro: y ésta es la mejor herencia».

El Papa invitó a cada uno a preguntarse: «¿Qué herencia dejo yo a los que vienen detrás de mí? ¿Una herencia de vida? ¿He hecho tanto bien que la gente me quiere como padre o como madre?». Tal vez no «planté un árbol» o «escribí un libro», «pero ¿he dado vida, sabiduría?».

La auténtica «herencia es la que David» revela, dirigiéndose ya a las puertas de la muerte, a su hijo Salomón con estas palabras: «Ten valor y sé hombre. Guarda lo que el Señor tu Dios manda guardar siguiendo sus caminos, observando sus preceptos».

Así las palabras de David ayudan a entender que la verdadera «herencia es nuestro testimonio de cristianos que dejamos a los demás».

Existen, en efecto, algunas personas que «dejan una gran herencia: pensemos en los santos que vivieron el Evangelio con tanta fuerza» y precisamente por esto «nos dejan un camino de vida, un modo de vivir como herencia».

Al concluir, el Papa resumió los tres puntos de su reflexión transformándolos en una oración a san David, a fin de que «nos conceda a todos estas tres gracias: pedir la gracia de morir en casa, morir en la Iglesia; pedir la gracia de morir en esperanza, con esperanza; y pedir la gracia de dejar una hermosa herencia, una herencia humana, una herencia hecha con el testimonio de nuestra vida cristiana».

http://www.vatican.va

.

6 de febrero
San Pablo Miki y compañeros mártires

Pablo nació en Japón entre los años 1564 y 1566. Ingresó la Compañía de Jesús y predicó con mucho fruto el Evan­gelio entre sus conciudadanos. Al arreciar la persecución con­tra los católicos, fue encarcelado junto con otros veinticinco, entre ellos san Pedro Bautista, franciscano español, con cinco hermanos de hábito. Después de soportar graves ultrajes, fueron crucificados en Nagasaki el 5 de febrero de 1597.

SERÉIS MIS TESTIGOS

De la Historia del martirio de san Pablo Miki y compañeros, escrita por un contemporáneo.

Clavados en la cruz, era admirable ver la constancia de todos, a la que les exhortaban el padre Pasio y el padre Rodríguez. El Padre Comisario estaba casi rígido, los ojos fijos en el cielo. El hermano Martín daba gracias a la bondad divina entonando algunos salmos y añadiendo el verso: A tus manos, Señor.

También el hermano Francisco Blanco daba gracias a Dios con voz clara. El hermano Gonzalo recitaba también en alta voz la oración dominical y la salutación angélica.

Pablo Miki, nuestro hermano, al verse en el púlpito más honorable de los que hasta entonces había ocupado, declaró en primer lugar a los circunstantes que era japonés y jesuita, y que moría por anunciar el Evangelio, dando gracias a Dios por haberle hecho beneficio tan inestimable. Después añadió estas palabras:

«Al llegar este momento no creerá ninguno de vosotros que me voy a apartar de la verdad. Pues bien, os aseguro que no hay más camino de salvación que el de los cristianos. Y como quiera que el cristianismo me enseña a perdonar a mis enemigos y a cuantos me han ofendido, perdono sinceramente al rey y a los causantes de mi muerte, y les pido que reciban el bautismo».

Y, volviendo la mirada a los compañeros, comenzó a animarles para el trance supremo. Los rostros de todos tenían un aspecto alegre, pero el de Luis era singular. Un cristiano le gritó que estaría en seguida en el paraíso. Luis hizo un gesto con sus dedos y con todo su cuerpo, atrayendo las miradas de todos.

Antonio, que estaba al lado de Luis, fijos los ojos en el cielo, y después de invocar los nombres de Jesús y María, entonó el salmo: Alabad, siervos del Señor, que había aprendido en la catequesis de Nagasaki, pues en ella se les hace aprender a los niños ciertos salmos.

Otros repetían: «¡Jesús! ¡María!», con rostro sereno. Algunos exhortaban a los circunstantes a llevar una vida digna de cristianos. Con estas y semejantes acciones mos­traban su prontitud para morir.

Entonces los verdugos desenvainaron cuatro lanzas como las que se usan en Japón. Al verlas, los fieles excla­maron: «¡Jesús! ¡María!», y se echaron a llorar con gemi­dos que llegaban al cielo. Los verdugos remataron en pocos instantes a cada uno de los mártires.

Oración

Oh Dios, fortaleza de todos los santos, que has llamado a san Pablo Miki y a sus compañeros a la vida eterna por medio de la cruz; concédenos, por su intercesión, mante­ner con vigor, hasta la muerte, la fe que profesamos. Por nuestro Señor Jesucristo.


El castrismo redobla los ataques contra los creyentes

febrero 4, 2020

.

«Informe del Instituto Patmos sobre la Situación de las Libertades Religiosas en Cuba en 2019», que ABC revela en exclusiva.

 

.

El castrismo redobla los ataques contra los creyentes

ABC revela las conclusiones del Informe Patmos sobre Libertad Religiosa de 2019: se intensifica el acoso de baja intensidad, pero constante, a los fieles de todas las confesiones que, sin embargo, se reafirman cada vez más en sus convicciones

Por José María Ballesteres

.

La mayor parte de las confesiones con presencia en Cuba apelaron a votar en contra o a no acudir a las urnas en el simulacro de referéndum –no fue posible hacer campaña para el no- que el régimen organizó el 24 de febrero de 2019 para aprobar la nueva Constitución del país.

Entre los motivos alegados figuraba, obviamente, la ausencia de cualquier pluralismo político pero también la presencia de una disposición que les afectaba directamente: el texto contempla la separación de la libertad religiosa de la libertad de conciencia.

El precio de esta oposición ha sido una intensificación del acoso hacia las confesiones y una diversificación de las modalidades represivas.

Así se deprende del «Informe del Instituto Patmos sobre la Situación de las Libertades Religiosas en Cuba en 2019», que ABC revela en exclusiva. Una precisión: desde Patmos advierten que el Informe no es exhaustivo, debido a la «limitada capacidad para monitorear e identificar» las violaciones a la libertad religiosa o por el deseo de ciertas víctimas de permanecer en silencio.

Aun con estas limitaciones, el contenido -todos los datos están verificados- es una clara muestra de las dificultades que conlleva practicar su fe en una dictadura que no tiene la más mínima intención de facilitar la vida a los creyentes más allá del ejercicio básico del culto, siempre que se respete a sus lugares.

No fue el caso de dos iglesias católicas. En la noche del sábado 8 al domingo 9 de junio de 2019 -día de Pentecostés-, la parroquia «La Cruz de Mayo», ubicada en Camajuaní (provincia de Villa Clara) padeció un sacrilegio plasmado en el robo de un campanario de bronce, del vino de comunión, de un cáliz y de varios copones de plata. A modo de crueldad, una sotana apareció desgarrada a pocos metros el templo.

Una situación similar vivió dos meses más tarde Nuestra Señora de La Guardia, del barrio habanero de Luyanó. Según el informe, los profanadores forzaron las tablas del portón, dañado a consecuencia del tornado del 27 de enero, y se llevaron otra serie de objetos de culto.

Varios meses después, los párrocos de ambos templos siguen sin tener noticias acerca de la autoría y motivación de las profanaciones. Lo achacan a la desidia de la Policía, pese a las denuncias presentadas.

Preso de conciencia

El informe también resalta el hostigamiento al que son sometidos los fieles católicos y da fe del refinamiento represivo del régimen, como se pudo comprobar el 8 de septiembre, festividad de la Virgen del Cobre, patrona de Cuba.

La tradición establece honrar a la Virgen con girasoles. Pues bien, pocos días antes, esa planta dejó de venderse en los mercados. Este episodio se sumó a otros en los que se usaron métodos más clásicos, como las trabas que se pusieron a varios fieles para que no asistieran a las exequias del cardenal Jaime Ortega -que no era, ni mucho menos, el principal opositor del régimen-, o, cuatro días después, la cancelación en el último minuto de actos públicos relacionados con la Jornada Nacional de la Juventud Católica.

Respecto a las personas, es necesario subrayar la situación del intelectual católico Roberto Quiñones, reconocido como preso de conciencia por Amnistía Internacional, encarcelado desde el 11 de septiembre en Guantánamo y cuya salud se ha deteriorado en los últimos días.

Quiñones es preso católico de larga duración, si bien no hay que olvidar a sus correligionarios que padecen arrestos cortos, pero constantes: el informe recuerda que cada domingo de 2019, un promedio de treinta ciudadanos afirmó haber sufrido arrestos en su domicilio antes de iniciar el trayecto para asistir a misa, o durante el mismo.

La práctica habitual consiste en llevarles a unidades militares, donde se les amenaza, se les multa y suelen ser retenidos durante un día, a veces más.

Unas técnicas de acoso que se hacen extensivas a fieles de otras confesiones; de modo especial a las protestantes, la mayor parte de las cuales están adscritas al Consejo de Iglesias de Cuba (Cic). Al igual que las católicas, no se libran de las profanaciones, mezquindad incluida, como bien pudieron comprobar, el pasado 2 de noviembre, los feligreses de la Iglesia Episcopal de Los Arabos, en Matanzas.

Además de las profanaciones clásicas, les robaron parte del aparato hidráulico que suministra agua potable en una zona donde ésta es a menudo de pésima calidad. El aparato en cuestión fue donado por iglesias protestantes estadounidenses.

El detalle no es baladí, pues una de las novedades del informe es el acoso al que la Seguridad del Estado somete a los religiosos extranjeros que viajan a Cuba para tareas de ayuda y de formación, ya sea negando visados religiosos o vigilando estrechamente y amenazando con la expulsión a los que lograron entrar en la isla con un visado turístico.

Sin ir más lejos, el pastor nicuaragüense-americano Edgar Santana tuvo que enfrentarse a un interrogatorio policial al día siguiente de su llegada a Cuba, estando «acompañado» durante el resto de su estancia. El sistema de limitación de movimientos de clérigos y demás agentes religiosos funciona también en dirección contraria con proverbial y sádica eficacia:

a mediados de julio, el régimen canceló de golpe el viaje a Estados Unidos de una decena de pastores que habían sido invitados a la Segunda Conferencia Ministerial para el Avance de las Libertades Religiosas.

A algunos les impidieron abandonar su domicilio; a otros, les informaron de la imposibilidad de viajar en el mismísimo aeropuerto de La Habana, al que algunos de los afectados habían llegado tras recorrer cientos de kilómetros desde sus respectivas provincias.

La dictadura comunista extiende asimismo sus tentáculos en dirección de otras confesiones no cristianas, con los que ponen en práctica otros métodos de acoso. Dairón Pérez Hernández, hijo de un matrimonio de activistas yorubas -creencia derivada de la santería- se declaró, fiel a sus principios, objetor de conciencia de cara al servicio militar, que sigue siendo obligatorio en Cuba.

En este caso, el régimen ha optado por ejercer presiones constantes sobre el joven para lograr su alistamiento. Tal y como advierte el Informe, el alistamiento de Dairón podría significar «colocar su vida a disposición de un Estado totalitario (…) que no desaprovechará la oportunidad para maltratarlo».

Maltrato, aunque esta vez de tipo colectivo, es lo que el castrismo inflige a la comunidad judía Bnei Anusim, a través de la temida Oficina de Atención a los Asuntos Religiosos del Comité Central del Partido Comunista. El informe denuncia que esta entidad se arroga el derecho de determinar quién es o no judío.

«Es un medio de presión hacia la diezmada comunidad de judíos ortodoxos, muy radicada en La Habana, para que no brinden su apoyo a las comunidades de los Bnei Anusim». Dicho de otra forma, se les permite su existencia, pero no coordinarse entre ellos aunque profesen la misma fe.

Así las cosas, el panorama de la libertad religiosa que describe esta nueva edición del Informe Patmos es preocupante, pese a los esfuerzos de la dictadura para proyectar otra imagen de Cuba, incluso en el ámbito religioso: baste recordar el regocijo de Raúl Castro hace cuatro años al ejercer de anfitrión durante el histórico encuentro, celebrado hace cuatro años, entre el Papa Francisco y el Patriarca Ortodoxo Kiril.

La realidad que exhibe el informe es muy distinta. Y sin embargo, hay un halo de esperanza. Como señala a ABC uno de los impulsores del informe, el pastor bautista Mario Félix Lleonart, «la esperanza nace, por un lado, de la evidente desesperación del Sistema al reprimir: es una señal de que el sistema hace aguas y se hunde; solo sistemas en decadencia, que ven aproximarse su final, actúan con tal nerviosismo».

Por otro lado, «nace también de que pese a la represión los creyentes cubanos crecen no solo en cuanto a número de fieles, sino en cuanto a firmeza y madurez en sus principios, que en buena medida moldea precisamente esa represión del sistema».

https://www.abc.es/internacional/abci-castrismo-redobla-ataques-contra-creyentes-202002041611_noticia.html


El maná de cada día, 31.1.20

enero 31, 2020

Viernes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

.

La semilla germina y va creciendo

La semilla germina y va creciendo



PRIMERA LECTURA: 2 Samuel 11, 1-4a.5-10a.13-17

Al año siguiente, en la época en que los reyes van a la guerra, David envió a Joab con sus oficiales y todo Israel, a devastar la región de los amonitas y sitiar a Rabá.

David, mientras tanto, se quedó en Jerusalén; y un día, a eso del atardecer, se levantó de la cama y se puso a pasear por la azotea del palacio, y desde la azotea vio a una mujer bañándose, una mujer muy bella.

David mandó preguntar por la mujer, y le dijeron: «Es Betsabé, hija de Alián, esposa de Urías, el hitita.»

David mandó a unos para que se la trajesen. Después Betsabé volvió a su casa, quedó encinta y mandó este aviso a David: «Estoy encinta.»

Entonces David mandó esta orden a Joab: «Mándame a Urías, el hitita.»

Joab se lo mandó. Cuando llegó Urías, David le preguntó por Joab, el ejército y la guerra.

Luego le dijo: «Anda a casa a lavarte los pies.»

Urías salió del palacio, y detrás de él le llevaron un regalo del rey. Pero Urías durmió a la puerta del palacio, con los guardias de su señor; no fue a su casa.

Avisaron a David que Urías no había ido a su casa. Al día siguiente, David lo convidó a un banquete y lo emborrachó. Al atardecer, Urías salió para acostarse con los guardias de su señor, y no fue a su casa.

A la mañana siguiente, David escribió una carta a Joab y se la mandó por medio de Urías. El texto de la carta era: «Pon a Urías en primera línea, donde sea más recia la lucha, y retiraos dejándolo solo, para que lo hieran y muera.»

Joab, que tenía cercada la ciudad, puso a Urías donde sabía que estaban los defensores más aguerridos. Los de la ciudad hicieron una salida, trabaron combate con Joab, y hubo bajas en el ejército entre los oficiales de David; murió también Urías, el hitita.


SALMO 50, 3-4.5-6a.6bc-7.10-11

Misericordia, Señor: hemos pecado.

Misericordia, Dios mío, por tu bondad, por tu inmensa compasión borra mi culpa; lava del todo mi delito, limpia mi pecado.

Pues yo reconozco mi culpa, tengo siempre presente mi pecado: contra ti, contra ti solo pequé, cometí la maldad que aborreces.

En la sentencia tendrás razón, en el juicio resultarás inocente. Mira, en la culpa nací, pecador me concibió mi madre.

Hazme oír el gozo y la alegría, que se alegren los huesos quebrantados. Aparta de mi pecado tu vista, borra en mí toda culpa.


Aclamación antes del Evangelio: Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.


EVANGELIO: Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»

Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»

Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

.

LOS MÁRTIRES DE NUESTROS PECADOS

Papa Francisco en Casa Santa Marta
Viernes 31 de enero de 2014

Liberarse del peligro de ser cristianos «demasiado seguros», de perder el «sentido del pecado», seducidos por «una visión antropológica superpotente» y mundana capaz de impulsar al hombre a considerar que puede hacer todo por sí mismo. Esta es la exhortación que el Papa Francisco hizo durante la misa del viernes 31 de enero, refiriéndose al episodio bíblico de la tentación de David, quien, enamorado de Betsabé, esposa de su fiel soldado Urías, la tomó consigo y mandó a su marido a combatir, provocándole la muerte.

La pérdida del sentido del pecado, dijo el Pontífice, es signo de cómo disminuye el significado del reino de Dios. Hace olvidar que la salvación viene de él «y no de la astucia» de los hombres.

Partiendo de la liturgia del día, el Papa centró su homilía en el reino de Dios. El pasaje de Marcos (4, 26-34), dijo el Pontífice, «nos habla del reino de Dios», de cómo crece. En realidad, se lee en el Evangelio, «ni siquiera el sembrador sabe» cómo sucede esto. Pero en otro pasaje, explicó, Jesús dice que es precisamente Dios quien hace crecer su reino en nosotros. «Y este crecimiento —precisó— es un don de Dios que debemos pedir». Y lo pedimos cada día cuando rezamos «el Padrenuestro: venga tu reino». Es una invocación, observó, que «quiere decir: que crezca tu reino dentro de nosotros, en la sociedad. Que crezca el reino de Dios».

Pero «así como el reino de Dios crece —advirtió—, así también puede disminuir». Y «de esto nos habla la primera lectura», tomada del segundo libro de Samuel (11, 1-4a. 5-10a. 13-17), que narra la tentación de David.

Para explicar el pasaje, el Papa Francisco se remitió a las lecturas del día anterior, en particular a la «hermosa oración de David al Señor: la oración por su pueblo». «El rey reza por su pueblo, es la oración de un santo».

Pero al año siguiente, destacó, «sucedió lo que acabamos de escuchar» en el segundo libro de Samuel: precisamente la tentación de David. Y esto fue lo que alteró a un reino que, a fin de cuentas, era tranquilo a pesar de pequeñas guerras por el control de los confines. También «David estaba tranquilo», llevaba «una vida normal». Pero un día, «después del almuerzo, durmió la siesta, se levantó, dio un paseo y se le presentó una tentación. Y David cayó en tentación» al ver a Betsabé, la esposa de Urías.

«A todos nosotros —comentó el Papa— nos puede suceder lo mismo», porque «todos somos pecadores y todos somos tentados. Y la tentación es el pan nuestro de cada día». Hasta tal punto que, observó, «si alguno de nosotros dijera: jamás he tenido tentaciones», la respuesta justa sería: «o eres un ángel o eres un tonto». En efecto, «es normal la lucha en la vida: el diablo no está tranquilo, y quiere su victoria».

En realidad, «el problema más grave de este pasaje —precisó— no es tanto la tentación o el pecado contra el noveno mandamiento, sino más bien cómo actuó David». En efecto, en aquella circunstancia perdió la conciencia del pecado y habló sencillamente de «un problema» por resolver. Y su actitud «era un signo», porque «cuando el reino de Dios disminuye, uno de los signos es la pérdida del sentido del pecado».

David, explicó el Papa, cometió «un grave pecado» y, sin embargo, «no lo sintió» como tal. Para él era sólo un «problema». Por eso, «no pensó en pedir perdón». Solo se preocupó por resolver un problema —después de su relación con Betsabé, la mujer quedó embarazada—, y se preguntó: «¿Cómo hago para cubrir el adulterio?».

Así, elaboró una estrategia y la aplicó de modo tal que indujo a Urías a pensar que el hijo que esperaba su mujer era efectivamente suyo. Urías, explicó el Pontífice, «era un buen israelita, pensaba en sus compañeros y no quería festejar mientras el ejército de Israel luchaba».

Pero David, tras inútilmente intentar convencerlo «con un banquete, con vino», como «hombre resuelto, hombre de gobierno, tomó una decisión»: escribió una carta a Joab, el capitán del ejército, ordenándole que mandara a Urías al lugar más reñido de la batalla, para que muriera. «Y así sucedió. Urías pereció. Y pereció porque lo pusieron precisamente allí para que muriera»: se trató de «un homicidio».

Sin embargo, «cuando el rey David supo cómo había terminado la historia, permaneció tranquilo y continuó su vida». ¿La razón? David «había perdido el sentido del pecado, y en aquel momento el reino de Dios comenzaba a disminuir» en su horizonte. Lo demuestra el hecho de que David no «hizo referencia a Dios», no dijo: «Señor, mira qué hice: ¿cómo hacemos?». En él, en cambio, predominó «esta visión antropológica superpotente: ¡yo puedo hacer todo!». Es la actitud de la «mundanidad».

El Pontífice dijo que lo mismo «puede sucedernos a nosotros cuando perdemos el sentido del reino de Dios y, en consecuencia, el sentido del pecado». Al respecto, recordó las palabras de Pío XII: «en la pérdida del sentido del pecado consiste el mal de esta civilización: se puede todo, resolvemos todo. La potencia del hombre en lugar de la gloria de Dios».

Este modo de pensar, afirmó el Papa, «es el pan de cada día». De ahí nuestra «oración de todos los días a Dios: venga tu reino, crezca tu reino». Porque «la salvación no vendrá de nuestra habilidad, de nuestra astucia, de nuestra inteligencia en hacer negocios». No, «la salvación vendrá por la gracia de Dios y del ejercicio diario que hacemos de esta gracia», es decir, «la vida cristiana».

El Papa Francisco enumeró luego «los numerosos personajes» nombrados en el pasaje bíblico: David, Betsabé, Joab, pero también a «los cortesanos», que estaban alrededor de David y «sabían todo: un verdadero escándalo, pero no se escandalizaban», porque también ellos habían «perdido el sentido del pecado». Y estaba «el pobre Urías, quien pagó la cuenta del banquete».

Precisamente la figura de Urías suscitó la reflexión conclusiva del Santo Padre: «Os confieso que cuando veo estas injusticias, esta soberbia humana», o «cuando advierto el peligro, que yo mismo» puedo correr «de perder el sentido del pecado —admitió—, creo que hace bien pensar en los numerosos Urías de la historia, en los numerosos Urías que también hoy sufren nuestra mediocridad cristiana». Una mediocridad cristiana que predomina cuando «perdemos el sentido del pecado y dejamos que el reino de Dios caiga».

Las personas como Urías, dijo, «son los mártires no reconocidos de nuestros pecados». Así, añadió el Papa, «nos hará bien hoy rezar por nosotros, para que el Señor nos dé siempre la gracia de no perder el sentido del pecado y para que el reino no disminuya en nosotros». Y concluyó invitando «también a llevar una flor espiritual a la tumba de esos Urías contemporáneos que pagan la cuenta del banquete de los seguros, de los cristianos que se sienten seguros y que, sin querer o queriendo, matan al prójimo».

http://www.vatican.va

‘Pecadores sí, corruptos nunca’

Papa Francisco en Casa Santa Marta, viernes 29 de enero de 2016

El Santo Padre advierte sobre el momento en el que el pecado deja de “ser pecado” y se convierte en “corrupción”

El papa Francisco ha invitado a rezar a Dios para que la debilidad que nos lleva a pecar no se transforme nunca en corrupción. Este ha sido el tema que ha abordado esta mañana durante su homilía en la misa celebrada en Santa Marta.

De este modo, reflexionando sobre la lectura del día que cuenta la historia de David y Betsabé, ha subrayado cómo el demonio induce a los corruptos a no sentir, a diferencia de otros pecadores, la necesidad del perdón de Dios.

En esta línea, el Pontífice ha explicado que se puede pecar de muchas maneras y por todo se puede pedir sinceramente perdón a Dios y sin ninguna duda saber que ese perdón será obtenido. El problema nace con los corruptos. La cosa pésima de un corrupto es que no necesita pedir perdón porque le basta el poder sobre el que apoya su corrupción, ha advertido.

Y este es el comportamiento que el rey David asume cuando se enamora de Betsabé, mujer de un oficial suyo, Urías, que está combatiendo lejos. Así, el Papa ha relatado que después de seducir a la mujer y saber que estaba embarazada, David crea un plan para cubrir el adulterio.

Llama del frente a Urías y le ofrece volver a casa a descansar. Urías, hombre leal, no se siente capaz de volver con su mujer y que sus hombres mueran mientras en la batalla.  Entonces David intenta emborracharle, pero ni siquiera esta “idea” le funciona.

Y tal como ha explicado Francisco, finalmente David escribe una carta para que pongan a Urías como capitán en el frente de la batalla más dura y que después se retiren para que así sea golpeado y muera. “La condena a muerte. Este hombre, fiel, fiel a la ley, fiel a su pueblo, fiel a su rey, lleva consigo la condena a muerte”, ha advertido.

De esta manera, el Pontífice ha precisado que David es un santo pero también un pecador. Cae en la lujuria y aun así Dios le quería mucho. Incluso “el grande, el noble David” se siente tan “seguro porque el reino era fuerte” que después de haber cometido el adulterio mueve todas las herramientas a su disposición para arreglarlo, aunque sea mintiendo, hasta ordenar el asesinato de un hombre leal, haciéndolo pasar todo como una desgracia de guerra.

“Este es un momento en la vida de David que nos hace ver una situación por la cual todos nosotros podemos pasar en nuestra vida: es el paso del pecado a la corrupción. Aquí David comienza, da el primer paso hacia la corrupción. Tiene el poder, tiene la fuerza, sea poder eclesiástico, como religioso, económico, político… Porque el diablo nos hace sentirnos seguros: ‘Yo puedo’”, ha subrayado el Papa.

A propósito, el Santo Padre ha explicado que la corrupción –de la que después por gracia de Dios David saldrá– ha tocado el corazón de ese ‘chico valiente’ que había enfrentado al filisteo con la honda y cinco piedras.

Así, ha precisado que hay “un momento donde la costumbre del pecado o un momento donde nuestra situación es tan segura y estamos bien vistos y tenemos tanto poder” que el pecado deja de “ser pecado” y se convierte en “corrupción”.

Finalmente, ha recordado que el Señor siempre perdona “pero una de las cosas más feas que tiene la corrupción es que el corrupto no necesita pedir perdón, no siente la necesidad”. Por ello, el Santo Padre ha invitado a hacer una oración por la Iglesia, comenzando por nosotros, por el Papa, por los obispos, por los sacerdotes, por los consagrados, por los fieles, por los laicos: ‘Señor, sálvanos, sálvanos de la corrupción. ¡Pecadores sí. Señor, todos lo somos, pero corruptos nunca!’

El Papa en Sta. Marta: ‘Pecadores sí, corruptos nunca’

 


Un informe denuncia que cuatro de cada diez religiosas han sufrido abusos sexuales a manos de curas y obispos

enero 24, 2020

.

Las religiosas están rompiendo el silencio para confesar que han sido víctimas de malas conductas y diversos abusos por parte del clero. 

.

Un informe denuncia que cuatro de cada diez religiosas han sufrido abusos sexuales a manos de curas y obispos

Teólogas Españolas: “Abusar de otro, una mujer, a través del ejercicio del poder, es inaceptable y antievangélico”

Doris Wagner, Alemania, y Rocío Figueroa, Perú, líderes del #MeToo de estas mujeres en la Iglesia católica.

Por Jesús Bastante. 

.

Doris (Wagner) Reisinger es una joven alemana que, siendo religiosa, sufrió abusos por parte de varios sacerdotes.

Hoy, junto con Rocío Figueroa, es una de las mujeres que están dando voz a religiosas y ex religiosas que denuncian la violencia ejercida por parte de curas y obispos. Una violencia que esta semana ha sido reconocida por el mismísimo Papa Francisco.

A través de Voices of Faith, Wagner y Figueroa abanderan el particular #MeToo de las religiosas contra los abusos de poder, físicos y sexuales, en la Iglesia católica. Un movimiento al que se han sumado, entre otras, la Asociación de Teólogas Españolas.

En conversación con RD, Doris lamenta que el reconocimiento de los abusos por parte de Francisco «haya llegado muy tarde».

Sin embargo, cree que a partir de este momento «muchas más religiosas que han sufrido abusos sexuales se den cuenta de que no están solas y se atreven a hablar», y confía en que, después de reconocer el problema, «el Papa también tome las medidas apropiadas» para un escándalo de proporciones brutales.

«Ha habido casos en los que los sacerdotes dejaron embarazadas a las monjas y luego las obligaron a abortar», denuncia Doris, que aporta datos de un informe de 1998, que apunta que «el 40% de las religiosas han sufrido abuso sexual, el 10% antes de unirse a la vida religiosa y el 30% después».

Doris empezó a sufrir abusos, primero espirituales, y desde 2008 sexuales. «Mi superior entró en mi habitación y me desnudó; y, a pesar de que le dije que no tenía permiso para hacer esto, me tocó y finalmente me penetró. Esta experiencia me destruyó completamente».

Doris tardó dos años en denunciarlo, «y mis superiores decidieron no actuar». En 2011 abandonó la congregación.

Como activista por los derechos de la mujer en la Iglesia, Wagner defiende que las mujeres «deben ser reconocidas como iguales a los hombres».

Especialmente en la vida religiosa: «mientras las monjas se vean obligadas a vivir de acuerdo con un ideal de perfecta abnegación y sumisión, y estén viviendo en completa dependencia espiritual y financiera, su vulnerabilidad debe ser reconocida», concluye.

Rocío Figueroa sufrió durante años abusos por parte del vicario del Sodalicio, Germán Doig, mientras era consagrada de la Fraternidad Mariana de la Reconciliación, de la que llegó a ser superiora.

Hoy, esta teóloga peruana abandera, desde Voices of Faith, la lucha por la igualdad de las mujeres, religiosas y laicas, en la Iglesia.

En su opinión, «las mujeres en la Iglesia no tienen presencia institucional. La Iglesia católica está respirando solo con un pulmón y por eso se está ahogando (…). Este no es el verdadero rostro del pueblo de Dios».

Sobre las religiosas, lamenta que «siguen siendo consideradas por el clero como ciudadanas de segunda clase. Y no sólo eso, han sido explotadas y usadas para perpetuar el clericalismo».

«¿Cómo puede ser que en el siglo XXI tengamos congregaciones dedicadas a ser sirvientas de los sacerdotes? Las religiosas deben tener un rol fundamental en la renovación eclesial, ser líderes y participar de la toma de decisiones. Tienen que alzar su voz, como muchas lo están haciendo ya, contra un clericalismo que está aniquilando la belleza de nuestras comunidades eclesiales», denuncia.

«Las mujeres católicas estamos cansadas. ¡Basta ya de una Iglesia patriarcal, basta ya de una Iglesia que parece un club exclusivo de hombres donde las mujeres no cuentan», señala Rocío, que ve al Papa Francisco como «una oportunidad», un hombre que quiere «escuchar no sólo la voz de las mujeres sino la voz de las víctimas, que para mí son una voz profética para el futuro de la Iglesia».

Por su parte, la Asociación de Teólogas Españolas ha emitido un comunicado en el que quiere «mostrar su apoyo a todas aquellas mujeres que están en situaciones de violencia, animándolas a que denuncien y que no guarden silencio, para que sea posible que, con su voz, se produzca un esclarecimiento de su situación y una mejora de las condiciones de muchas religiosas en distintas instituciones eclesiales».

«Rogamos que aquellas personas que saben de estos abusos y violaciones los denuncien y acompañen a las víctimas para que no vivan su sufrimiento en soledad», apuntan las teólogas, que animan «al papa Francisco a que acoja esta terrible realidad como una cuestión prioritaria que atender y combatir, ya que es de justicia atender con misericordia a la que no se puede defender».

«Creemos en una Iglesia capaz de trabajar y mejorar sus imperfecciones, reconocer sus debilidades y extralimitaciones, algunas tan terribles como estas. Como teólogas seguimos defendiendo el empoderamiento de las mujeres en la Iglesia, pero esto solo es posible si se respeta su dignidad y su cuerpo. Abusar de otro, una mujer, a través del ejercicio del poder, es inaceptable y antievangélico», concluye la Asociación de Teólogas Españolas.

https://www.periodistadigital.com/cultura/religion/20190208/informe-denuncia-cuatro-diez-religiosas-han-sufrido-abusos-sexuales-manos-curas-obispos-noticia-689400348369/


Cuba, la mayor cárcel del mundo

enero 15, 2020

.

En la actualidad habría 90.000 personas presas en Cuba – © Flickr / Creative Commons

.

Cuba, la mayor cárcel del mundo

La ONG europea Cuban Prisoners Defenders ha hecho público hoy un informe con las cifras reales y actualizadas del número de presos que hay en la isla, más de 90.000, de los que 11.000 sufren condenas pre-delictivas

Por Susana Gaviña

.

Esta mañana se ha presentado en Madrid un informe que recoge los datos penales «más significativos» de Cuba actualizados «y hasta ahora inéditos».

Elaborado por la ONG europea Cuban Prisoners Defenders, recoge el número total de presos del sistema penitenciario, número de presos por causas, así como el número de presos por su conducta (condenas pre-delictivas), y que afecta principalmente a aquellas personas que van en contra «con la moral socialista», esto es, disidentes, opositores y emprendedores.

Según el documento, en la actualidad habría alrededor de 90.000 presos en las cárceles cubanas, lo que convertiría a Cuba en el país con mayor población reclusa del mundo, con 794 reclusos por cada 100.000 habitantes (el segundo lugar lo ocupa EE.UU.).

Un dato que desmiente las cifras que el régimen cubano ofreció, a través del periódico «Granma», su órgano de propaganda, en 2012, cuando indicó que la población reclusa era de 57.336, lo que rebajaba a 510 el número de presos por cada 100.000 (y situaba a Cuba en el sexto puesto a escala mundial).

Estos datos son los únicos que estaban todavía vigentes, a falta de una actualización oficial, según la información publicada por el Institute for Criminal Policy Research (ICPR) en su página web, donde se mantienen los de 2012.

El informe indica que al año se inician en Cuba más de 32.000 causas penales, que se traducen en que entre 35.000 y 40.000 personas son acusadas anualmente en sede judicial, y entre el 92 y el 93% declaradas culpables. Esto es, entre 32.000 y 37.000 personas.

De los declarados culpables reciben sanciones de privación de libertad el 69% a nivel nacional, es decir, entre 22.000 y 25.500 personas obtendrán sanciones de prisión o de trabajo correccional en establecimiento penitenciario.

Estos datos, inéditos hasta ahora, han podido ser elaborados por la ONG Prisoners Defenders gracias «a documentación interna del régimen que he remitido a enlaces diplomáticos y está contrastada e indubitada», explica a ABC Javier Larrondo, presidente de la ONG.

El informe, presentado hoy en la sede de la Fundación Transición Española, hace hincapié en los expedientes de pre-delictiva, «presos sin delito, datos que hemos obtenido de estudios de prisiones, fichas de expedientes y datos macro obtenidos de filtraciones de aparatos del Estado. Sabemos desde hace casi un año que son del orden de 11.000 casos, 8.400 directamente entre rejas como ahora conocemos con exactitud, y que confirman los documentos internos contrastados con la documentación oficial».

Una documentación a la que ha tenido acceso este periódico y ha podido consultar.

Larrondo denuncia vehementemente, este tipo de condenas, que reflejan «la represión de derechos de opinión y la arbitrariedad que se destila con los 11.000 presos por pre-delictiva, es decir, por prejuicios y sin delito, es algo tristísimo. Son 11.000 familias afectadas cada año, con familiares con penas de 1 a 4 años, sin que hayan cometido delito alguno, donde la pena media es de más de 2 años de prisión».

Prisiones y campos de trabajo forzado

Sobre la divergencia de cifras, entre las que admitió el régimen en 2012 a través de «Granma», frente a las recogidas ahora, Larrondo subraya la veracidad de estas últimas. «Yo tengo documentación oficial contrastada que he podido enseñarles, y “Granma” es un mero diario propagandístico que no es siquiera oficialmente del gobierno. La cifra que da Prisoners Defenders, por desgracia, es cierta y exacta. Son 90.300 los presos convictos, y 37.500 los condenados que están en otras situaciones de tipo penal no carcelaria, a cierre del primer semestre de 2019».

Según el informe, habría en la actualidad un total de 127.800 personas que están cumpliendo tipos penales en Cuba, «y la mayoría internados en prisiones y campos de trabajo forzado. Es una barbaridad».

Estos datos sitúan a Cuba como la mayor cárcel del mundo «sin duda alguna, y lleva siendo así desde hace decenas de años. El problema es que sólo ahora hemos podido demostrarlo con documentos oficiales indubitados», subraya el presidente de PD en referencia a la opacidad del régimen cubano.

El informe se detiene también en los indultos masivos y excarcelaciones que viene realizando el Gobierno cubano desde hace años, para controlar el gasto penitenciario y hacer sitio en las cárceles hacinadas para nuevos condenados, especialmente los condenados por conducta antisocial (que afecta a disidentes, opositores y emprendedores).

«Los presos comunes son liberados o pasados a otros regímenes para abaratar los costes del sistema carcelario, y esta política es constante desde 2015. El porcentaje de presos políticos, sobre el total, aumenta cada año que se hacen políticas de liberación y drenaje carcelario de presos, porque no afecta a los políticos ni los desafectos con el sistema. Ni los indultados presidencialmente cada año para abaratar los costes de prisión (drenaje carcelario), entre 2.000 y 3.000 anuales, ni los que obtienen medidas diferentes a las de encarcelación, afectan en igual grado a los presos políticos o a los desafectos con la “revolución” que a los presos comunes», señala Larrondo.

Según los datos recogidos en el informe, 21.600 reclusos comunes obtienen al año beneficios de excarcelación anticipada en Cuba.

Tras tener estos datos en la mano, el presidente de PD, ONG que ha denunciado al régimen cubano, ante la ONU y la CPI de La Haya, por la explotación de los médicos cubanos en las misiones internacionales, y que ha hecho campaña pidiendo la liberación del opositor encarcelado José Daniel Ferrer, asegura que lo más grave que ha podido contrastar es la represión que sufre la población cubana.

«Una población no delictiva, tranquila. En Cuba no hay clanes, mafias ni conflictos raciales, religiosos o de otro tipo. En Cuba la población es buena, sencilla, de buen corazón. Su único delito es tratar de sobrevivir. El sistema no puede castigar ese intento de supervivencia cuando es incapaz de darle al cubano los mecanismos para ella, porque se ha enfrentado con todo el mundo, y porque su política de derechos económicos, amén de otros derechos, no le permite por Ley al cubano ni importar, ni recibir inversión para un negocio, ni tener suministro alternativo de insumos cuando los del Estado no son suficientes.».

Acostumbrado a desmentidos y a la manipulación de los hechos por parte del régimen, Larrondo no cree que en este caso el Gobierno de Cuba niegue estas cifras:

«No lo tengo del todo claro, porque no conocen los documentos, muchos, oficiales, del más alto nivel, contrastados, y que ya fuentes diplomáticas tienen. Sería un precio de descrédito muy fuerte tanto externo, como interno con sus dirigentes, que saben que las cifras que damos son ciertas. El Dr. Edel González mismo [que ha estado en esta mañana en la presentación del informe, y al que ABC ha podido entrevistar] nos ha confesado, tras verlo cuando llegó a Madrid y dejarle estudiar los documentos, copias fidedignas, analizadas y contrastadas por expertos, que lo que hemos obtenido en Prisoners Defenders y Civil Rights Defenders es tristemente irrefutable».

https://www.abc.es/internacional/abci-cuba-mayor-carcel-mundo-202001131157_noticia.html


¡Viva la reacción! Amando de Miguel

diciembre 30, 2019

.

El progresismo que hoy domina solo podrá ser vencido mediante una activísima reacción moral de las fuerzas sociales y políticas.

.

.

¡Viva la reacción!

Por Amando de Miguel

.

Tiene tanto predicamento el progresismo imperante en España que oponerse a él aparece como una maniobra indigna, condenable, en definitiva, facha. El progresismo es el resultado de una auténtica y decidida revolución, o involución, en las costumbres y en las leyes.

Se muestra como la culminación de un secular movimiento que prima el hedonismo, el rechazo de principios morales y religiosos, el triunfo de lo mediocre y vulgar, la indigencia intelectual.

En definitiva, el progresismo es una de las fuerzas más dañinas de nuestro tiempo. Solo que sabe disfrazarse con piel de cordero para parecer solidario o benéfico. Es la caricatura del progreso.

Es tal la hegemonía progresista en España que logra contagiar también a las fuerzas que podrían pasar por tradicionales, conservadoras o de derechas. Por ejemplo, un partido tan oligárquico y retrógrado como el Partido Nacionalista Vasco se muestra muy satisfecho de aliarse con la izquierda progresista.

El Partido Popular y Ciudadanos podrán considerarse a sí mismos como de centro-derecha, pero tragan con la ideología de género, se entiende el femenino, el feminismo exaltado, la legalización del aborto, la infausta ley de memoria histórica y tantas otras posiciones ideológicas del progresismo imperante.

En resumidas cuentas, el sedicente centro-derecha vive acomplejado.

El progresismo que hoy domina solo podrá ser vencido mediante una activísima reacción moral de las fuerzas sociales y políticas. Tiene mala prensa eso de la reacción, lo que demuestra precisamente el predominio de la izquierda progresista.

Es lástima que en la esfera de la actividad pública no se haya sabido sacar partido de los sentidos positivos que dan las distintas ciencias a la voz reacción.

Véanse estas definiciones: “Acción o cambio producido en un ser vivo como respuesta a un estímulo”; “alteración producida en el organismo por un medicamento o vacuna”; “recuperación de la vitalidad normal después de una bajada”; “acción recíproca de dos o más sustancias químicas que dan lugar a transformaciones en ella”.

En la política española la única fuerza con capacidad de reacción, sin complejos, es la minoritaria Vox. Por ejemplo, es la única capaz de enfrentarse al discurso dominante sobre la violencia de género, se entiende, la que se ejerce contra las mujeres y con prescindencia de las otras formas de fuerza ilegítima.
.
Ese confuso sintagma no es más que una tapadera para conceder subvenciones y preeminencia a los grupúsculos feministas. De tal forma que oficialmente se consigue el oscurecimiento de la violencia que puedan ejercer las mujeres contra los varones, los niños, los ancianos.
.
Por eso Vox reivindica el planteamiento más generoso de la violencia intrafamiliar, aunque sería mejor llamarla violencia doméstica.
.
No siempre llega al extremo del homicidio; basta con que unos estorben sistemáticamente la vida de los otros dentro de la esfera doméstica, incluyendo la venganza contra los exes, las personas divorciadas. Es una situación muy corriente, aunque de ella no se tenga constancia estadística.

En el rincón de la intelectualidad en lengua española, tan exiguo, destaca la suprema lucidez del colombiano Nicolás Gómez Dávila, Colacho, todo un clásico.

Así plantea la cuestión sin pelos en la lengua: “El hombre inteligente llega pronto a conclusiones reaccionarias. Hoy, sin embargo, el consenso universal de los tontos le acobarda. Cuando le interroga el público, niega ser galileo”.

Y así define al reaccionario, que buena falta nos haría en España: “El reaccionario no es un señor nostálgico, sino un insobornable juez”. Sigue con la metáfora de la judicatura, tan cara a la cultura hispánica: “Los reaccionarios resultamos tediosos adelantando ante un tribunal de indiferentes la rehabilitación de los asesinados”.

Por ejemplo, en España, las víctimas de Paracuellos al comienzo de la guerra civil. No se trata de que los reaccionarios sean el envés de la izquierda, porque, sigue Colacho, “la izquierda y la derecha tienen firmado, contra el reaccionario, un pacto secreto de agresión perpetua”.

Asombra que un pensamiento tan lúcido no haya influido más en España. No puede hacerlo, pues la hegemonía progresista resulta apabullante, descorazonadora.


A %d blogueros les gusta esto: