Respuestas desde el Vaticano a nuevas acusaciones de Viganò contra el Papa Francisco

septiembre 14, 2018

.

El Señor nos dé la gracia de discernir cuándo tenemos que hablar y cuándo debemos callar. Y esto en toda la vida […]. Así seremos imitadores de Jesús”.

.

Respuestas desde el Vaticano a nuevas acusaciones de Viganò contra el Papa Francisco

En medio de una tormenta mediática de intrigas, el Pontífice respondió a su modo al escándalo que busca sólo la “división”, asimismo dos colaboradores vaticanos replican una segunda carta del ex nuncio en Washington que esta vez involucra a Kim Davis

.

“La verdad es humilde, la verdad es silenciosa”, “con las personas que buscan sólo el escándalo, que buscan sólo la división”, el único camino que se debe recorrer es el del “silencio” y la “oración”, dijo el papa Francisco este lunes 3 de septiembre de 2018 en la pequeña capilla de Santa Marta, en la residencia donde vive en el Vaticano. 

El Señor nos dé la gracia de discernir cuándo tenemos que hablar y cuándo debemos callar. Y esto en toda la vida […]. Así seremos imitadores de Jesús”, agregó el Pontífice en su homilía matutina, mientras se cumplen 2000 días del inicio del pontificado (13 de marzo de 2013).

Así, el Papa retomó las celebraciones de la Misa en Santa Marta interrumpidas durante el verano y reflexionó sobre el evangelio del día en el que Jesús, vuelto a Nazaret, es acogido con sospecha.

Por tanto, fue ocasión para “reflexionar sobre cómo actuar en la vida cotidiana, cuando hay malentendidos” y comprender “cómo el padre de la mentira, el acusador, el diablo, actúa para destruir la unidad de una familia, de un pueblo”, sostuvo.

El Papa había dicho en su viaje de retorno de Irlanda a la prensa sobre las acusaciones de Viganò : “No diré una palabra” y, cuando sea el momento, “hablaré” (26.08.2018). 

A su modo pastoral, la predicación del Papa respondió de alguna manera al ataque frontal del arzobispo Carlo Maria Viganò, ex nuncio en Washington (2011-2016), autor de dos cartas, la primera para pedir la renuncia del Sucesor de Pedro tras acusarlo de encubrimiento de abuso sexual del cardenal Thodore McCarrick, suspendido por el propio Francisco quitándole la púrpura cardenalicia debido a una investigación de la Iglesia de Estados Unidos.

Asimismo, en la segunda misiva Viganò continúa desprestigiando al equipo más intimo del pontífice desde la Secretaría de Estado hasta su aparato de comunicación con motivo de una polémica durante su visita apostólica a EE.UU.

La historia se complica además porque involucra a un personaje tóxico en la guerra cultural interna en ese país: la señora Kim Davis, activista anti homosexualidad.

Y las fuentes se enfrentan entre otros datos por la razón que tuvo Francisco de enfurecerse con el entonces Nuncio Apostólico por facilitar la reunión con Davis sin tener en cuenta las consecuencias, y motivo por el cual el nuncio fue convocado ‘urgentemente’ a venir a Roma para dar explicaciones.

Así delante está la primera respuesta de fuentes vaticanas a la segunda carta del arzobispo Viganó y que se ha dado a conocer este domingo 2 de septiembre de 2018.  Viganò asegura que escribió un memorándum para el papa Francisco explicando la situación de Davis y la importancia del encuentro. 

El ex director de la Oficina de Prensa, padre Federico Lombardi y su auxiliar para el idioma inglés, Thomas Rosica, que colaboraron durante el viaje apostólico del Papa a los Estados Unidos (23-28 de septiembre), emitieron un comunicado conjunto para responder a las afirmaciones de monseñor Viganó.

Lombardi y Rosica refirieron su versión de los hechos de cómo se realizó el encuentro del Papa con la activista anti gay Kim Davis en septiembre de 2015, viaje apostólico a EE.UU., que tuvo un balance muy positivo por parte de los fieles, el público en general, los medios de comunicación y que, por poco, peligró de ser ofuscado debido a la polémica levantada por ese encuentro facilitado por el ex Nuncio en el país. 

El asunto Davis vuelve a la crónica, luego de que Juan Carlos Cruz, ex víctima chilena de los abusos del sacerdote Fernando Karadima, en sus recientes declaraciones al New York Times, comentó la posición xenófoba de Viganó e indicó que éste fue el motivo por el cual Francisco no le hubiera confirmado a Viganò en su cargo diplomático, se acabara su carrera y sucesivo ascenso en la cúpula vaticana hasta llegar a cardenal.

Cruz cita el encuentro entre el Papa y Kim Davis. Las declaraciones de Cruz echaron gasolina al fuego encendido por Viganó y las mismas nunca fueron confirmadas por fuentes vaticanas por tratarse de un encuentro privado al final de abril en Santa Marta entre Francisco y una víctima de abusos, también declaradamente homosexual, abusado y denigrado por la opinión publica y la jerarquía eclesial, en medio del escándalo y los abusos prolongados por más de tres décadas en Chile.

Volviendo al caso, Kim Davis, recordamos que se trata de una empleada del registro civil que se había negado unos meses antes de la visita del Papa a conceder el matrimonio a parejas del mismo sexo en Rowan, Kentucky.  Al mismo tiempo, la crónica había puesto en paralelo ese encuentro del Papa en la nunciatura con una audiencia privada en la que Francisco saludó a un antiguo alumno suyo, un hombre homosexual y su pareja. 

La noticia en ese momento causó clamor porque Davis, aplicó la objeción de conciencia y esto le valió unos días en la cárcel.  

El ex director de la Oficina de Prensa de la Santa Sede, Lombardi y su colaborador, Rosica, negaron que Davis y el Papa tuvieran una audiencia privada, sino un encuentro junto con más personas que venían a saludar al Sucesor de Pedro a la Nunciatura y mucho menos que se tratara de un respaldo a las posiciones de la empleada estatal.

Se considera la reunión del 24 de septiembre de 2015 y la consiguiente polémica como una prueba de la batalla que Viganó lanzó contra el Papa el pasado 26 de agosto

Viganó volvió a hablar a través de un comunicado posterior el 30 de agosto que Francisco sabía quién era Davis y que la jerarquía del Vaticano aprobó el encuentro de antemano. Expresó que, no obstante, lo convocaron de urgencia a Roma cuando se filtró la noticia de la reunión, pero que Francisco solo tuvo elogios para él por la manera como organizó el viaje cuando se reunieron el 9 de octubre de 2015.

En la declaración conjunta de Rosica y Lombardi, se transcribieron los apuntes manuscritos de una reunión que ellos tuvieron con Viganó. En esas notas, según Rosica, Viganó les dijo que el papa Francisco lo había regañado por “engañarlo” con el encuentro con Davis y por haber ocultado el hecho de que Davis se había casado cuatro veces y el fondo que había detrás de su historia de rebelión civil.

Por su parte, Lombardi manifestó que Viganó tomó la iniciativa para el encuentro con Davis, que debería haber sabido que provocaría un gran rechazo y que si bien funcionarios del Vaticano lo aprobaron, no estaban bien informados sobre la repercusión que tendría dicho encuentro.

Rosica expresó también que ningún jerarca del Vaticano participó de la redacción de su declaración con Lombardi, pero que se la dio a conocer al secretario de estado. 

Las polémicas no se aplacan, especialmente en Estados Unidos, luego de que el arzobispo Viganó provocara una ‘tormenta perfecta’  publicando la primera carta (de 11 páginas) casi al final del viaje apostólico del Papa a Irlanda para acusar al líder de la Iglesia Católica de encubrimiento y sostener que funcionarios del Vaticano sabían desde 2000 que existían denuncias de abusos sexuales contra McCarrick, abiertamente homosexual, pero que las desconocieron.

Todo en medio de la noticia de que un jurado en Pensilvania denunciara recientemente que 300 sacerdotes abusaron de más de 1000 niños en una línea de tiempo de 70 años y que involucra a seis diócesis. 

En Irlanda el papa Francisco pidió perdón por los abusos y daños causados por los miembros del clero, especialmente a niños y mujeres.

Y días antes había escrito una carta al Pueblo de Dios comprometiéndose una vez más en buscar justicia y reparación para las víctimas de abuso y evitar nuevos crímenes y para ello exhortó a todos los fieles del mundo a ser parte activa de este proceso denunciando a la justicia civil y eclesial cualquier tipo de abuso (sexual, conciencia o de poder), siempre respetando la base jurídica de inocencia hasta prueba contraria, así como ocurrió con un grupo de sacerdotes en Granada, España, que luego de un linchamiento mediático fueron absueltos por las leyes españolas, como mencionó en el viaje de regreso de Irlanda. 

En este contexto, Viganò lanzó la bomba mediática asegurando que Francisco sabía que Benedicto XVI había suspendido privadamente (no oficialmente) al cardenal McCarrick, a quien se le demostró recientemente el abuso de un menor y que enfrenta otros cargos, igualmente se suma el testimonio de un hombre que entonces tenía 11 años y que fue víctima de abuso por parte del entonces sacerdote norteamericano. Entretanto, ex seminaristas acusan de abusos al ex cardenal.

Sin embargo, fotos demuestran que McCarrick durante el pontificado de Benedicto XVI se movía libremente por el Vaticano y en misiones diplomáticas.

Viganó dijo haber informado a Francisco sobre los abusos de McCarrick el 23 de junio de 2013, pero sostiene que el líder de la Iglesia, lo rehabilitó de las sanciones que supuestamente había impuesto el papa Benedicto XVI en 2009 ó 2010. Por lo pronto, no existen pruebas de que se hubieran aplicado esas sanciones, ya que en esos años McCarrick realizaba su oficio de manera pública.

Viganó dijo que Francisco debería renunciar por su presunta complicidad en el encubrimiento de los abusos de McCarrick, que se prolongó durante dos décadas.

Por el momento, en medio del apoyo de varias conferencias episcopales y cardenales, movimientos y fieles de todo el mundo, Francisco sigue manteniendo silencio.

Y en este contexto, hoy afirmó que “el silencio que vence” pasa a través “de la Cruz. El silencio de Jesús”. Subrayando que las discusiones “destruyen”, y es “en estas discusiones en las que se ve que el diablo está allí y quiere destruir… Silencio. Dice la suya y después calla. Porque la verdad es mansa, la verdad es silenciosa, la verdad no es ruidosa. No es fácil lo que ha hecho Jesús, pero está la dignidad del cristiano que está anclada en la fuerza de Dios”.

Respuestas desde el Vaticano a nuevas acusaciones de Viganò contra el Papa Francisco 

Anuncios

Alfa y Omega y Ecclesia dejan en evidencia las “intoxicaciones e infidelidades” de los medios rigoristas anti-Francisco

septiembre 7, 2018

.

Con intoxicaciones e infidelidades, no se combaten los pecados de la Iglesia. Al contrario: se incrementan. Solo se combaten todos unidos junto al Papa.

.

Alfa y Omega y Ecclesia dejan en evidencia las “intoxicaciones e infidelidades” de los medios rigoristas anti-Francisco

“Las andanadas y campañas contra él, sólo han de merecernos el desprecio y la indignación”.  

“Una pequeña pero influyente minoría, ahora hipócritamente reagrupada bajo la bandera de los abusos”

Por Jesús Bastante

.

Han tardado, pero al fin, los medios de la Iglesia católica española se han colocado en la proa de la defensa del Papa Francisco frente a los rigoristas. Un barco que Religión Digital pilota desde el comienzo.

Tanto Alfa y Omega (editado por el Arzobispado de madrid) como Ecclesia (órgano oficial de la Conferencia Episcopal), han lanzado sendos editoriales en los que dejan en evidencia las “intoxicaciones e infidelidades” de las acusaciones del ex nuncio Viganò, reproducidas con todo detalle por los medios más ultra conservadores.

Así, Alfa y Omega subraya, en un artículo titulado ‘Nuestras víctimas’, cómo “nadie podía imaginar la jugarreta que le tenían preparada sus críticos internos con la publicación orquestada en varios países de una carta acusatoria del exnuncio en Washington”.

“La respuesta frente a esta pequeña pero influyente minoría, ahora hipócritamente reagrupada bajo la bandera de los abusos, no debe ser entrar en polémicas cainitas”, afirma el texto, que aboga por “implantar una cultura de transparencia y rendición de cuentas” y, sobre todo, “no quedarnos indiferentes ante el grito de dolor de las víctimas” que “son nuestras víctimas”.

Más incisivo es el texto de la revista Ecclesia, que, bajo el título ‘Los abusos y los pecados de la Iglesia solo se combaten todos unidos junto al Papa’, sostiene que Francisco “ha tomado sobre sus espaldas la inmensa y pesada cruz de guiar a la comunidad eclesial desde las tinieblas de este horrendo pecado y crimen a la necesaria reparación, sanación y extirpación”.

Por ello, añade la publicación, “es necesario que todos los miembros de la Iglesia expresemos y reiteremos en este contexto concreto y en la ardua y dolorosa travesía descritas nuestro apoyo incondicional hacia el Papa”, especialmente ante “las andanadas y campañas que contra él se han urdido en las últimas semanas” que “solo han de merecernos el desprecio y la indignación”.

“Más aún si proceden de altos eclesiásticos, quienes precisamente en virtud de la ordenación recibida y del ministerio confiado, deberían ser todavía más fieles a quien en la Iglesia es el único garante y quicio de la unidad, la comunión y la misión: el Papa”, añade Ecclesia, que culmina su editorial de forma fulminante: “Con intoxicaciones e infidelidades como las aludidas, no se combaten los pecados de la Iglesia. Al contrario: se incrementan. Solo se combaten todos unidos junto al Papa”.

Editoral de Alfa y Omega

Nuestras víctimas

Ni las mejores prácticas impedirán algún caso de abusos. Lo inadmisible sería que se perpetuara el encubrimiento.

Lo decisivo no es el daño a la reputación a la Iglesia ni que estos escándalos eclipsen la labor de multitud de cristianos comprometidos. «Si un miembro sufre, todos sufren con él». Con esta frase de san Pablo a los corintios explicaba el Papa en su Carta al Pueblo de Dios por qué no podemos no llorar con las víctimas del «abuso sexual, de poder y de conciencia» en ámbitos eclesiales. Si existía la tentación de responder que el informe del gran jurado de Pensilvania se refiere básicamente a hechos ya conocidos (la novedad es el relato de los sobrevivientes), Francisco ha respondido que hay heridas que «nunca desaparecen».

No pocas Iglesias locales han actuado con decisión y han logrado una disminución drástica en el número de casos. El jesuita Hans Zollner, puntal vaticano en la materia, ha dicho a Servimedia que España haría bien en tomar nota de esos ejemplos. Pero ni las mejores prácticas impedirán que siga produciéndose alguna agresión. Lo inadmisible sería que se perpetuara el encubrimiento. Por eso la carta del Papa apunta al clericalismo, que «genera una escisión en el cuerpo eclesial» y crea espacios de impunidad.

En plena tormenta, Francisco viajaba a Irlanda, el país hasta ahora más azotado por estos escándalos, dispuesto a coger el toro por los cuernos aunque ello le obligara a salirse de la agenda prevista para el Encuentro Mundial de las Familias. Lo que nadie podía imaginar es la jugarreta que le tenían preparada sus críticos internos con la publicación orquestada en varios países de una carta acusatoria del exnuncio en Washington.

La respuesta frente a esta pequeña pero influyente minoría, ahora hipócritamente reagrupada bajo la bandera de los abusos, no debe ser entrar en polémicas cainitas. Más eficaz es continuar en la línea de las reformas para seguir mejorando la formación afectivo-sexual en los seminarios y fomentando una mayor presencia en los órganos de decisión de la Iglesia de los laicos (en particular, de mujeres). Implantar una cultura de transparencia y rendición de cuentas es por supuesto esencial. Pero lo más acuciante es poner en el centro de la vida de la Iglesia la ley suprema de la caridad. Una ley que no nos permite quedarnos indiferentes ante el grito de dolor de las víctimas, sobre todo cuando son nuestras víctimas.

Editorial Ecclesia

Los abusos y los pecados de la Iglesia solo se combaten todos unidos junto al Papa

Es una pesadilla. Es un horror. Cuando pensábamos que lo peor ya había pasado, que bastante teníamos con los escándalos de abusos en Australia, Irlanda, Boston o Chile, la magnitud y la gravedad horripilantes de lo acontecido en Pensilvania, en el reciente pasado, nos ha de estremecer, avergonzar y poner en situación de conversión individual y colectiva, más allá que de las responsabilidades sean siempre solo individuales.

Porque, como ha escrito el Papa Francisco en su dolorida, conmovedora e interpeladora carta al pueblo de Dios, del pasado 20 de agosto (ver páginas 40 y 41), conjuntamente con todo tipo de esfuerzos para sanar, reparar y prevenir estos tan abyectos crímenes, “es necesario que cada uno de los bautizados se sienta involucrado en la transformación eclesial y social que tanto necesitamos”. Una transformación -añade- que reclama “la conversión personal y comunitaria”.

Dicho con otras palabras, también de Francisco, y sin quitar un ápice de responsabilidad a los autores por acción u omisión de estos delitos de abusos varios, bueno será que cada uno de los miembros de la Iglesia nos formulemos, por pequeña que puede ser nuestra contribución, la pregunta “¿qué puedo hacer yo para descubrir los abusos ocultos y para ayudar a las víctimas para que sigan adelante?”.

Es evidente que, sobre todo, tras los escándalos de los abusos en la Costa Este de Estados Unidos, conocidos en los primeros años de este siglo, la Iglesia ha reaccionado con decisión ante esta lacra. Ya Juan Pablo II endureció la legislación canónica al respecto y se redactaron los primeros protocolos de actuación y de prevención. Años después, ya con Benedicto XVI, se extremaron las medidas, que Francisco no solo está llevando a rajatabla, sino que incluso de endurecido, consciente, como escribió el 20 de agosto, de que “las heridas nunca desaparecen y nos obligan a condenar con fuerza estas atrocidades, así como a unir esfuerzos para erradicar esta cultura de muerte”, que deja “heridas que nunca prescriben”.

Pero es también evidente que todavía se ha de poder -se ha de deber- hacer más. Así, es imprescindible que se vaya a la raíz de esta carcoma y corrupción espiritual tan grave, tan dañina, tan devastadora. Y una de las raíces de esta inadmisible y pecaminosa lacra es, señala asimismo Francisco, “una manera anómala de entender la autoridad en la Iglesia -tan común en muchas comunidades en las que se han dado las conductas de abuso sexual, de poder y de conciencia- como es el clericalismo”.

Una manera de entender la autoridad que ha hecho del silencio y del encubrimiento la respuesta, tantas veces habitual, a estas atrocidades, que contradicen gravemente el Evangelio y lastran y pulverizan la misión evangelizadora de la Iglesia.

Así, pues, preciso será recordar y poner en la práctica que “todo lo que se realice para erradicar la cultura del abuso de nuestras comunidades, sin una participación activa de todos los miembros de la Iglesia, no logrará generar las dinámicas necesarias para una sana y realista transformación”.

¿Y cómo llevarlo a cabo? Toda la Iglesia unida en torno a su pastor supremo, todos unidos junto al Papa. Unidos, pues, a Francisco que, de modo tan admirable, tan valiente y tan aleccionador, ha tomado sobre sus espaldas la inmensa y pesada cruz de guiar a la comunidad eclesial desde las tinieblas de este horrendo pecado y crimen a la necesaria reparación, sanación y extirpación.

Por todo ello y por tantos otros motivos, es necesario que todos los miembros de la Iglesia expresemos y reiteramos en este contexto concreto y en la ardua y dolorosa travesía descritas nuestro apoyo incondicional hacia el Papa, hacia el Vicario de Cristo en la tierra, hacia Pedro, hacia, ahora, Francisco.

Y las andanadas y campañas que contra él se han urdido en las últimas semanas, solo han de merecernos el desprecio y la indignación. Más aún si proceden de altos eclesiásticos, quienes precisamente en virtud de la ordenación recibida y del ministerio confiado, deberían ser todavía más fieles a quien en la Iglesia es el único garante y quicio de la unidad, la comunión y la misión: el Papa.

Con intoxicaciones e infidelidades como las aludidas, no se combaten los pecados de la Iglesia. Al contrario: se incrementan. Solo se combaten todos unidos junto al Papa.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2018/09/07/alfa-y-omega-y-ecclesia-dejan-en-evidencia-las-intoxicaciones-e-infidelidades-de-los-medios-rigoristas-anti-francisco-religion-iglesia-ataques-papa-vaticano.shtml

 


Credibilidad a prueba, Papa Francisco

septiembre 5, 2018

.

Espiritu Santo, Vitral Del Altar De La Cátedra De San Pedro, En El Vaticano (Foto ZENIT Cc)

.

Credibilidad a prueba

“Oremos al Espíritu Santo, para que conceda al Papa discernimiento y fortaleza”

+ Felipe Arizmendi Esquivel
Obispo Emérito de San Cristóbal de Las Casas

VER

Lo que faltaba: “¡Fuego amigo!”. Un arzobispo italiano, ya jubilado, ex-Nuncio en los Estados Unidos, violando gravemente su obligación, por respeto a las personas, de mantener informaciones en secreto, sugiere que el Papa Francisco debería renunciar, por haber tolerado las graves fallas de un ex-cardenal norteamericano. Esto va a ser usado por descreídos y por desconfiados hacia el Papa, para ahondar motivos de perderle credibilidad a él y a la Iglesia.

No tengo bases para afirmar que el denunciante miente; pero estoy plenamente seguro de que el Papa Francisco no exculpó al acusado, sino que quiso tener más seguridad, más datos perentorios, más testimonios contra el delincuente. Cuando los tuvo, lo suspendió de toda actividad ministerial y le quitó el cardenalato. Es de justicia proceder de esta manera.

Recuerdo un caso que debí atender. Me llegaban rumores de que un sacerdote estaba faltando gravemente al celibato, conviviendo con una mujer, pero no tenía pruebas seguras. No era un caso de pederastia. Le llamé en dos o tres ocasiones, para hacerle ver las denuncias que había en su contra. Siempre negaba lo que le achacaban. Yo no podía proceder en su contra, mientras no tuviera pruebas fehacientes, pues podría cometerle una injusticia, ya que se podría tratar de calumnia.

Llegó el día en que tuve pruebas, irrefutables y comprobables, y le suspendí de inmediato. Aún así, me amenazó con hacerme un juicio eclesiástico, alegando razones improcedentes. Yo quería destruir las pruebas, que eran vergonzosas; pero las conservamos por lo que se pudiera necesitar. Algunos me criticaron por esta decisión, pues no conocían las pruebas, y por respeto a él yo no debía mostrarlas a todo público. Es muy complicado proceder con justicia y con verdad, cuando está en juego una persona, cuyos derechos hay que cuidar y respetar.

En los motivos que tuvo el ex–Nuncio para hacer esta denuncia, se puede percibir la oposición que ha encontrado el Papa Francisco en algunos ambientes clericales, incluso de altos rangos, que no aceptan la reforma integral que él está proponiendo. No quieren dejar la vida principesca que han llevado; no aceptan la vida sencilla y austera del Papa; no toleran que hable tanto de la opción por los pobres y que la viva, ni que defienda tanto a los migrantes y a las mujeres. Le achacan errores doctrinales e imprudencias pastorales, porque su estilo les choca, les parece populista y casi comunista.

Hay ambientes, sobre todo en Europa y Estados Unidos, que no toleran el nuevo modo de ser Iglesia que alienta, más cercana al pueblo, más comprometida y misericordiosa con los pobres, más preocupada por la ecología y por el ecumenismo; todo ello en base a una fidelidad profunda al Evangelio de Jesucristo. Ya quisieran que se terminara este papado y que llegara otro más acorde a lo que el Papa Francisco ha calificado como “un cierto estilo católico propio del pasado” (EG 94).

PENSAR

Las denuncias reiteradas que el Papa Francisco acaba de hacer en Dublín, Irlanda, con ocasión del Encuentro Mundial de la Familia, nos demuestran que está dispuesto a proceder con “tolerancia cero” ante los abusos clericales. Entre otras cosas, dijo:

“No puedo dejar de reconocer el grave escándalo causado en Irlanda por los abusos a menores por parte de miembros de la Iglesia encargados de protegerlos y educarlos. El fracaso de las autoridades eclesiásticas —obispos, superiores religiosos, sacerdotes y otros— al afrontar adecuadamente estos crímenes repugnantes ha suscitado justamente indignación y permanece como causa de sufrimiento y vergüenza para la comunidad católica. Yo mismo comparto estos sentimientos. Mi predecesor, el Papa Benedicto, no escatimó palabras para reconocer la gravedad de la situación y solicitar que fueran tomadas medidas «verdaderamente evangélicas, justas y eficaces» en respuesta a esta traición de confianza. Su intervención franca y decidida sirve todavía hoy de incentivo a los esfuerzos de las autoridades eclesiales para remediar los errores pasados y adoptar normas severas, para asegurarse de que no vuelvan a suceder. Más recientemente en una Carta al Pueblo de Dios he renovado el compromiso, más aún, un mayor compromiso para eliminar este flagelo en la Iglesia” (25-VIII-2018).

Este es su compromiso y estoy seguro de que ha procurado ser fiel y coherente. Lo ha remarcado en la audiencia general de la semana pasada:

“Mi visita a Irlanda tenía que hacerse cargo del dolor y la amargura por los sufrimientos causados en el país por los varios tipos de abuso, también por parte de miembros de la Iglesia, y por el hecho de que las autoridades eclesiásticas del pasado no hayan sabido afrontar de manera adecuada estos crímenes. El encuentro con los sobrevivientes ha dejado un signo profundo, y en varias ocasiones he pedido perdón al Señor por estos pecados, por el escándalo y el sentido de traición causados. He pedido a la Virgen que interceda por la curación de las víctimas y nos dé la fuerza de proseguir con firmeza la verdad y la justicia” (29-VIII-2018).

ACTUAR

Oremos al Espíritu Santo, para que conceda al Papa discernimiento y fortaleza para afrontar el momento que estamos viviendo. No nos dejemos apabullar por comentarios que insistan en debilitar la credibilidad hacia la Iglesia y el Papa. Mantengamos nuestra confianza en que Dios lo puso precisamente para enderezar muchas cosas que deben vivirse con más fidelidad al Evangelio. ¡Cuenta con nuestro apoyo y nuestra confianza!

https://es.zenit.org/articles/credibilidad-a-prueba/

El maná de cada día, 2.9.18

septiembre 1, 2018

Domingo XXII del Tiempo Ordinario, Ciclo B

.

Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro

Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro

.
Antífona de entrada Sal 85, 3. 5

Piedad de mí, Señor; que a ti te estoy llamando todo el día, porque tú, Señor, eres bueno y clemente, rico en misericordia con los que te invocan.


Oración colecta

Dios todopoderoso, de quien procede todo bien, siembra en nuestros corazones el amor de tu nombre, para que haciendo más religiosa nuestra vida, acrecientes el bien en nosotros y con solicitud amorosa lo conserves. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Deuteronomio 4, 1-2.6-8

Moisés habló al pueblo, diciendo: «Ahora, Israel, escucha los mandatos y decretos que yo os mando cumplir. Así viviréis y entraréis a tomar posesión de la tierra que el Señor, Dios de vuestros padres, os va a dar.

No añadáis nada a lo que os mando ni suprimáis nada; así cumpliréis los preceptos del Señor, vuestro Dios, que yo os mando hoy.

Ponedlos por obra, que ellos son vuestra sabiduría y vuestra inteligencia a los ojos de los pueblos que, cuando tengan noticia de todos ellos, dirán: “Cierto que esta gran nación es un pueblo sabio e inteligente.”

Y, en efecto, ¿hay alguna nación tan grande que tenga los dioses tan cerca como lo está el Señor Dios de nosotros, siempre que lo invocamos? Y, ¿cuál es la gran nación, cuyos mandatos y decretos sean tan justos como toda esta ley que hoy os doy?»


SALMO 14, 2-3a.3bc-4ab.5

Señor, ¿quién puede hospedarse en tu tienda?

El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua.

El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al impío y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará.


SEGUNDA LECTURA: Santiago 1, 17-18.21b-22.27

Todo beneficio y todo don perfecto viene de arriba, del Padre de los astros, en el cual no hay fases ni períodos de sombra. Por propia iniciativa, con la palabra de la verdad, nos engendró, para que seamos como la primicia de sus criaturas.

Aceptad dócilmente la palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros. Llevadla a la práctica y no os limitéis a escucharla, engañándoos a vosotros mismos. La religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es ésta: visitar huérfanos y viudas en sus tribulaciones y no mancharse las manos con este mundo.


ALELUYA: St 1, 18

El Padre, por propia iniciativa, con la palabra de la verdad, nos engendró, para que seamos como la primicia de sus criaturas.


EVANGELIO: Marcos 7, 1-8.14-15.21-23

En aquel tiempo, se acercó a Jesús un grupo de fariseos con algunos escribas de Jerusalén, y vieron que algunos discípulos comían con manos impuras, es decir, sin lavarse las manos. (Los fariseos, como los demás judíos, no comen sin lavarse antes las manos restregando bien, aferrándose a la tradición de sus mayores, y, al volver de la plaza, no comen sin lavarse antes, y se aferran a otras muchas tradiciones, de lavar vasos, jarras y ollas).

Según eso, los fariseos y los escribas preguntaron a Jesús: «¿Por qué comen tus discípulos con manos impuras y no siguen la tradición de los mayores?»

Él les contestó: «Bien profetizó Isaías de vosotros, hipócritas, como está escrito: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. El culto que me dan está vacío, porque la doctrina que enseñan son preceptos humanos.” Dejáis a un lado el mandamiento de Dios para aferraros a la tradición de los hombres.»

Entonces llamó de nuevo a la gente y les dijo: «Escuchad y entended todos: Nada que entre de fuera puede hacer al hombre impuro; lo que sale de dentro es lo que hace impuro al hombre. Porque de dentro, del corazón del hombre, salen los malos propósitos, las fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, codicias, injusticias, fraudes, desenfreno, envidia, difamación, orgullo, frivolidad. Todas esas maldades salen de dentro y hacen al hombre impuro.»


Antífona de la comunión Sal 30, 20

Qué bondad tan grande, Señor, reservas para tus fieles.

.

SE PREGUNTA POR LO QUE ERES ANTE DIOS,
NO POR LO QUE APARECES ANTE LOS HOMBRES

San Agustín, Comentario al salmo 125,7-8

Hemos escuchado en el evangelio que sólo contamina al hombre lo que sale de su boca. Si en esta frase nos referimos a la boca en sentido físico nos hallaremos ante un absurdo y una gran necedad. De hecho deberíamos concluir que el hombre no se contamina comiendo, y sí vomitando, dado que el Señor dice: No contamina lo que entra en la boca, sino lo que sale de ella (Mt 15, 19-20).

En consecuencia, ¿no te harías impuro al comer y sí al vomitar? ¿No te harías impuro al beber y sí al escupir? De hecho, cuando escupes sale algo de tu boca, mientras que, cuando bebes entra algo. ¿Qué quiso decir el Señor con estas palabras: No contamina lo que entra en la boca, sino lo que sale de ella?

Otro evangelista narra, en idéntico contexto, cuáles son las cosas que salen de la boca, para que entiendas que él no se refería a la boca del cuerpo, sino a la del corazón. Dice, en efecto: Pues del corazón salen los malos pensamientos, las fornicaciones, los homicidios, las blasfemias. Éstas son las cosas que manchan al hombre: el comer con las manos sin lavar no mancha al hombre (Mt 15, 1-20; Mc 7, 5-23).

¿En qué sentido, hermanos míos, salen esas cosas de la boca, sino es en cuanto salen del corazón, como dice el Señor mismo? Esas cosas no nos manchan cuando las hablamos. Pues, ¿qué acontece si uno no habla, pero piensa el mal? ¿Será puro porque ninguna palabra salió de su boca? Dios, en cambio, ya oyó lo que salió de su corazón.

Fijaos, pues, hermanos; prestad atención a lo que os digo. Nombro el hurto; acabo de mencionar la palabra hurto; ¿acaso me ha contaminado el hurto, por haber pronunciado la palabra? Ved que salió de mi boca, pero no me hizo inmundo. Sin embargo, el ladrón sale en la noche, no pronuncia palabra y con sus obras se hace inmundo. Y no sólo no habla, sino que oculta el crimen en el máximo silencio; hasta tal punto teme que se oiga su voz, que evita hasta el ruido de sus pasos.

¿Acaso es puro por el hecho de que calla de esa manera? Aún diré más, hermanos míos. Imaginaos que aún está acostado en su cama, que aún no se ha levantado para cometer el hurto; está despierto esperando que los hombres cojan el sueño: ya grita a Dios, ya es ladrón, ya es inmundo, ya salió el crimen de su boca interior.

¿Cuándo sale el crimen de la boca? Cuando la voluntad se determina a obrar. Decidiste hacerlo: ya lo has dicho, ya lo has hecho. Si no llevas a cabo la acción en el exterior, quizá la víctima no merecía perder lo que tú estabas dispuesto a quitarle; él nada perdió, pero tú serás condenado por ladrón. Decidiste dar muerte a un hombre: lo dijiste en tu corazón, sonó el homicidio procedente de tu boca interior; el hombre vive aún, pero tú ya eres castigado como homicida. Se pregunta por lo que eres ante Dios, no por lo que apareces ante los hombres.

En verdad sabemos y debemos conocer y retener que el corazón tiene boca y lengua. La misma boca se llena de gozo; en esa misma boca oramos interiormente a Dios, cuando, aunque tengamos cerrados los labios, está abierta nuestra conciencia. Hay silencio, pero grita el corazón. ¿A qué oídos? No a los del hombre, sino a los de Dios. Vive tranquilo; oye aquel que se compadece.

Por el contrario, no te quedes tranquilo cuando salen de tu boca cosas malas, aunque no las oiga hombre alguno: las oye quien condena. A Susana no la oían los jueces inicuos; callaba, pero oraba. Los hombres no oían su voz, pero su corazón gritaba a Dios (Dn 13, 35ss). ¿Acaso no mereció ser escuchada, por el hecho de que su voz no salió por la boca del cuerpo? Fue escuchada, aunque ningún hombre supo cuándo oró.

Por tanto, hermanos, considerad qué tenemos en la boca interior. Examinad vuestro interior para no decir nada malo allí dentro, y así no hacer nada malo fuera. En efecto, el hombre no puede hacer exteriormente, sino lo que ha dicho en su interior. Guarda la boca del corazón del mal y serás inocente; será inocente tu lengua corporal, serán inocentes tus manos; serán también inocentes tus pies, tus ojos, tus oídos. Todos tus miembros servirán a la justicia, si posee tu corazón el emperador justo.

.

HIPOCRESÍA: El cáncer de la Religión

ROMA, viernes 31 agosto 2012 (ZENIT.org).- Ofrecemos el comentario al evangelio del domingo, realizado por el padre Jesús Álvarez, paulino.

*****

Jesús Álvarez García, ssp

Algunos fariseos y maestros de la ley preguntaron a Jesús: «¿Por qué tus discípulos no observan la tradición de los mayores, sino que comen con las manos impuras?» Él les contestó:«Hipócritas, Isaías profetizó muy bien acerca de ustedes, según está escrito: ‘Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí. En vano me rinden culto enseñando doctrinas que son preceptos humanos’. Ustedes dejan el mandamiento de Dios y se aferran a la tradición de los hombres». Llamó de nuevo a la gente y les dijo:«Óiganme todos y entiendan bien: Nada que entra de fuera puede manchar al hombre; lo que sale de dentro es lo que puede manchar al hombre, porque del corazón proceden los malos pensamientos, fornicaciones, robos, homicidios, adulterios, avaricia, maldad, engaño, desenfreno, envidia, blasfemia, soberbia y estupidez. Todas esas cosas malas salen de dentro y hacen impuro al hombre» (Mc. 7, 1-8.14-15.21-23).

Jesús, más que reprochar a los fariseos y maestros de la Ley por lavarse las manos, los reprueba por suplantar con leyes y tradiciones humanas la Ley divina del amor a Dios y al prójimo, hasta el punto de sentirse con derecho a abandonar a sus padres ancianos y enfermos, si daban al templo el dinero con que deberían socorrerlos.

También hoy las exigencias del amor a Dios y al prójimo son fácilmente suplantadas por ritos externos, normas y leyes fáciles, costumbres cómodas, etc., que siguen envenenando la religión con la idolatría, y pervirtiendo las relaciones familiares, humanas y sociales con el egoísmo.

El mero cumplimiento del culto externo merece la dura descalificación de Isaías repetida por Jesús: “Este pueblo me honra con los labios, pero su corazón está lejos de mí”. El culto, si no sale del corazón, del amor, se hace hipocresía.

A Dios solo le agrada el culto vivido en el amor efectivo a Él y al prójimo, pues en eso consiste la verdadera religión, que es la fuente de la auténtica felicidad, de la santidad y de la salvación.

Les ruego, hermanos, por la gran ternura de Dios, que le ofrezcan su propia persona como sacrificio vivo y santo, capaz de agradarle; éste es el culto razonable” (Rm. 12, 1); “La religión verdadera consiste en socorrer a los huérfanos y a las viudas en sus tribulaciones” (Sant. 1, 27).

La intención profunda, que brota del corazón, es la que hace grandes o perversas nuestras obras, palabras, culto, alegrías, penas y nuestra misma persona. Todo lo que Dios ha creado es bueno. Nuestro corazón, con sus intenciones, puede consagrar la bondad de las cosas en función del amor a Dios y al prójimo; o pervertirlas con el egoísmo, la hipocresía, la idolatría, que brotan del corazón y expulsan de la vida al Dios del amor, de la libertad, de la alegría, de la salvación.

Jesús nos invita hoy a una revisión profunda y sincera de nuestro modo de rezar, celebrar y vivir el culto en el templo y de proyectarlo en la existencia cotidiana, desde nuestro corazón, donde acogemos o rechazamos a Dios y al prójimo, donde consagramos o profanamos las cosas, las obras y la vida con que Dios nos bendijo y bendice.

La religión, la oración, la Eucaristía y la Biblia como encuentros amorosos con Dios, son causa de nuestra alegría, paz, felicidad en este mundo y nos llevan a la felicidad eterna, que todos anhelamos desde lo más profundo de nuestra persona.

.


Contigo, Venezuela

agosto 27, 2018

.

El pueblo venezolano sufre las consecuencias de una tiranía que lo deja morir por falta de alimentos y medicinas. Miles cruzan la frontera en busca de una vida mejor. (Foto: Archivo)

.

Contigo, Venezuela , por Diana Seminario

Lo de Vladimir Cerrón y su candidato limeño es mucho más que una campaña xenófoba e ignorante. Existe una profunda motivación política para desacreditar a los migrantes venezolanos.
.

El pueblo venezolano sufre las consecuencias de una tiranía que lo deja morir por falta de alimentos y medicinas. Miles cruzan la frontera en busca de una vida mejor. Nadie es feliz viéndose forzado a dejar a su familia, sus costumbres, sus tradiciones y sus amores. La única manera de sobrevivir es salir.

Ellos son las víctimas de un sistema podrido encabezado por Nicolás Maduro. Ayer, el editorial de este Diario revelaba cifras dramáticas. Según la encuesta sobre las condiciones de vida en Venezuela, 9 de cada 10 venezolanos no pueden costear su alimentación diaria, alrededor de 8,1 millones de ciudadanos ingieren dos o menos comidas al día y un 64,3% de la población perdió 11 kilos en el último año.

Por eso resulta inaudito que uno de los candidatos a la Alcaldía de Lima apele al discurso barato de decir que los venezolanos son delincuentes: “¿No les has visto la cara?”. Y miente sin rubor alguno al decir que un millón de venezolanos votarán en las elecciones del 2021.

Pero este no es un simple discurso efectista, esconde mucho más. Este candidato, que pretende ser otra vez alcalde de Lima, postula por el partido Perú Libre que encabeza el ex presidente regional de Junín Vladimir Cerrón.

Mediante un comunicado, Perú Libre, además de apoyar a su candidato limeño, repitió la mentira del “millón de votos”, y reveló la razón de fondo de esta campaña anti-inmigrantes venezolanos.

“El partido se solidariza con el pueblo venezolano radicado en su país, quienes sin abandonar su patria resisten la crisis económica fomentada por factores internos y externos y seguro sabrán salir adelante bajo los postulados de su derecho a la autodeterminación”, dice el panfleto partidario.

¿Crisis por factores externos? Está claro que para Cerrón y sus secuaces, Maduro no tiene responsabilidad alguna en la tragedia humanitaria que viven los venezolanos en su país.

Pero dicen más: “La izquierda peruana sabe además que los inmigrados no vienen a hacer una campaña pro izquierda en nuestro país ni en el resto de Latinoamérica, sino, por el contrario, son agentes mayoritariamente indirectos de la contrarrevolución latinoamericana”.

“Agentes de la contrarrevolución”. Esos son los venezolanos que dejan su patria para Cerrón. El mismo discurso de Diosdado Cabello, líder de la cúpula que gobierna Venezuela. Para este sujeto, la salida de venezolanos es una campaña en contra de Maduro.

Y ya que Perú Libre alude a la izquierda les preguntamos: ¿Algo que decir respecto a la sistemática violación de los derechos fundamentales en Venezuela? ¿Dónde están las organizaciones de derechos humanos de nuestro país siempre tan pendientes del bienestar de las personas? ¿O será que solo defienden los derechos de sus amigos?

Ante la tragedia venezolana, son alentadoras las declaraciones del canciller Néstor Popolizio: “El Perú va a seguir manteniendo su postura de país de acogida”.

Lo de Cerrón y su candidato limeño es mucho más que una campaña xenófoba e ignorante. Existe una profunda motivación política para desacreditar a los migrantes venezolanos. Lo único que busca este discurso es justificar al dictador Maduro y cuestionar a las víctimas de su tiranía. No seamos ingenuos.

https://elcomercio.pe/politica/venezuela-diana-seminario-noticia-550934


¿Por qué la adicción a la pornografía se ha disparado y es devastadora? Dos expertos lo explican

agosto 22, 2018

.

España ocupa el puesto número 12 en el ránking mundial de consumo de pornografía: el 80% de los varones lo hace, y el 40% de las mujeres; iniciando a los 11 años.

.

Graves consecuencias físicas, familiares y sociales

¿Por qué la adicción a la pornografía se ha disparado y es devastadora? Dos expertos lo explican

España ocupa el puesto número 12 en el ránking mundial de consumo de pornografía, habiendo subido un puesto en este pasado 2017. Según las estadísticas, el 80% de los varones consume pornografía, porcentaje que se queda en el 40% en el caso de las mujeres. Y la edad media del inicio del consumo se sitúa en los once años.

Estos son los datos que ofrece Alejandro Villena, psicólogo y coordinador de la Unidad de Sexología Clínica de la consulta de Carlos Chiclana, que confirma que “nos encontramos con un gran consumo de pornografía en España”.

Un tema “tabú” a día de hoy

“Hay un problema muy real de adicción a la pornografía”, añade el neuropsicólogo Nacho Calderón, director del Instituto de Neuropsicológica y Psicopedagogía Aplicadas (INPA), que, sin embargo, considera que “es un tema realmente tabú”.

Religión en Libertad ha preguntado a estos dos expertos sobre un problema de dimensiones todavía desconocidas pero donde se están empezando a ver las primeras consecuencias de una ‘epidemia’ de adicción. Esta además genera graves secuelas personales, familiares y también sociales, pues la pornografía está pervirtiendo la concepción de la sexualidad llevándola incluso a extremos donde se normaliza la violencia.

Más casos pero todavía mucho silencio

El consumo es generalizado pero no se habla demasiado de ello. Nacho Calderón afirma que se mantiene un “silencio” pese a que la sociedad se tilda de moderna y sin prejuicios donde “cada uno pueda hacer lo que quiera, pero la realidad es que el hecho de que la esposa, la hija, la suegra o la madre sepa que está consumiendo pornografía de manera habitual no se considera como un uso legítimo de la libertad y por eso muchos permanecen en silencio”.

Pero esta realidad silenciosa está estallando. Alejandro Villena tiene en su consulta cada vez más casos relacionados con el consumo de pornografía y en la Asociación Dale una Vuelta, especializada en esta adicción, donde actúa como experto asesor, responde cada vez más peticiones de ayuda de personas que se ponen en contacto para intentar vencer este problema.

“Vemos un perfil de personas que cumplen los criterios de una adicción comportamental, tanto en la tolerancia, donde cada vez necesita una mayor cantidad de pornografía, la sofistican más o cada vez necesitan una pornografía más agresiva”, relata Villena.

Explica casos donde se da el síndrome de abstinencia, y muchos casos en los que hay patologías psiquiátricas de base como trastornos de ansiedad, depresión, etc.

“No podía dejarlo”

Pero otros muchos, agrega el neuropsicólogo Calderón, han llegado a esta adicción tras empezar “por puro cotilleo, por saciar una curiosidad, ver qué es esto. Como la imagen produce una satisfacción inmediata, esa curiosidad ha dado muchísimo placer, lo que va haciendo es aumentar el consumo a base del uso repetido y de la satisfacción repetida”.

Como ocurre con otras adicciones como al alcohol, las drogas o al juego, con la pornografía se dan patrones similares. “Va aumentando el umbral que se necesita para el placer”, agrega este neuropsicólogo, que explica dos puntos: “por un lado, los adictos necesitan diferentes imágenes, lo que hoy les excita mañana no les es suficiente y tienen que buscar algo distinto, ampliando a contenidos cada vez más raros. Y por otro lado, lo que al principio satisfacía con 10 minutos de pornografía puede pasar a estar 4, 5 o incluso seis horas consumiendo pues no pueden parar”.

La frase que ha escuchado en numerosas ocasiones es: “no podía dejarlo”. Esta confesión es para Calderón “una adicción en toda regla donde la persona deja de ser dueña de sus actos y se convierte en un monigote de la adicción y hace aquello que la adicción le exige”.

La pendiente resbaladiza 

Sobre esta evolución del consumo pornográfico, Alejandro Villena habla de algo “progresivo”. Algunos de sus pacientes, cuenta, “empezaron con un vídeo de una relación más ‘soft’, y cada vez necesitaban más,  algo más ‘hard’, más agresivo, para que les produjera una excitación mayor, y a veces esto significa también disminuir la edad. He visto a personas que simplemente decían: ‘para excitarme más necesito a personas más jóvenes’. Lo decían como algo natural, como el siguiente paso a dar, y el próximo fuera o subir en agresividad o bajar en edad. Y esto es algo peligroso”.

Precisamente, este consumo masivo de pornografía puede provocar un cambio en las conductas sexuales y en la percepción de cómo debe ser la sexualidad, queriendo llevar a la práctica lo que se ve en la pantalla. Y la realidad es que en la pornografía hay violencia, coerción, cosificación, despersonalización y prácticas que no se ajustan a la realidad. Esto está haciendo ya mella en la sociedad.

El asesor clínico de Dale una Vuelta considera que el discurso de que todo vale, y de que en la sexualidad todo vale está “normalizando y banalizando la agresión contra la mujer y en la pornografía hay categorías específicas de degradación, humillación y violación, categorías que además tienen muchísimas visitas”.

La relación entre violencia y pornografía

Uno de los temas que investigan los expertos es la relación que pueda existir entre el consumo de la pornografía y los casos de violencia, acoso, etc. “Cuánta de la violencia sexual que se exhibe en la pornografía es llevada a la vida diaria es un gran misterio. Qué conductas aberrantes se les pide a las mujeres, sí. Que llegue a la violencia estoy seguro, pero no podemos decir a día de hoy en qué grado”, explica Nacho Calderón.

Aunque sí cree que existe “una correlación entre el uso y el abuso de la pornografía y la exigencia de que nuestras conductas sexuales reflejen eso”.

Alejandro Villena cree que no existe una causa-efecto entre pornografía y ejercer violencia sexual, y que existen también otras variables a tener en cuenta. Pero también añade que “si todo el día estoy leyendo novelas de historia, aprenderé historia. Si todo el día estoy viendo vídeos pornográficos agresivos, eso en cierta medida deja un poso en mí por lo que inevitablemente me influye en la manera en la que entiendo la sexualidad y la relación personal”.

Este psicólogo habla de posibles factores biológicos, genéticos, de personalidad, el ambiente en el que uno ha crecido, si ha sido abusado de niño… Y destaca uno particular, el apego, “la manera en la que aprendo a vincularme con las personas desde pequeño” utilizando la base de una figura de referencia, que suelen ser los padres. Asegura que muchos estudios muestran que las personas que tienen un “apego inseguro” tienen más problemas de adicción a la pornografía.

La cosificación y despersonalización que provoca la pornografía

Si a todas estas variables, agrega Villena, se añade que muchas personas han aprendido sobre la sexualidad a través de la pornografía con contenido altamente agresivo y humillante, “ahí está el pack completo”.

Los adictos, pero también las personas que consumen pornografía habitualmente, añade Calderón, “no ven a la mujer como otra cosa que un mero objeto sexual”. Es lo que se llama cosificación, pero que él prefiere denominar “despersonalización”, pues para el que consume pornografía “la mujer ya no es una persona, le ha quitado la esencia”.

Las mentiras de la “liberalización sexual”

El director de INPA recuerda que desde Freud se ha asegurado que la represión sexual era la causa de las patologías sexuales y que esto acabaría con la libertad sexual. Lo cierto es que ahora, en el que todo vale mientras haya consentimiento, no sólo no se han eliminado las patologías sexuales sino que se han disparado porque “es terriblemente adictiva”.

Las consecuencias pueden ser nefastas también en la persona y en la familia. Nacho Calderón cuenta que al adicto “le va costando poco a poco encontrar satisfacción fuera de la pornografía por lo que su esposa deja de tener sentido”, va “rechazándola, pues cada vez la necesita menos” y esto acaba hundiendo el matrimonio.

Villena asegura que tiene personas en consulta que “no pueden excitarse con sus parejas porque creen que la sexualidad es lo que han aprendido en la pornografía y cuando van a tener una relación sexual con una persona real no pueden, no se excitan”.

Un problema más grave aún entre los adolescentes

El problema de la pornografía es especialmente grave entre los niños y adolescentes puesto que su consumo es masivo en estas edades y es la referencia que tienen en muchos casos sobre la sexualidad.

“La pornografía es su primera introducción a la sexualidad y creen que es lo habitual. Como es lo que ven debe ser posible de manera cotidiana y es lo que esperan de sus parejas sexuales. Esperan replicar en la vida real lo que han visto en la pantalla. Entonces, tienen unos altos niveles de exigencia sexual y además unas conductas sexuales que muchas veces no son adecuadas ni posibles”, añade este neuropsicólogo.

La expansión de internet y la posesión por parte de los niños y adolescentes de dispositivos móviles es “un arma con una bala en la recámara”. “Es dar las llaves de un coche a un menor de edad para que vaya a donde quiera. Aún no tiene juicio suficiente para viajar por sí solo. Realmente dar un dispositivo con acceso libre a internet es darles un arma cargada”, agrega Nacho Calderón.

Reportaje publicado originariamente en Religión en Libertad el 19 de abril de 2018

https://www.religionenlibertad.com/vida_familia/890625285/APor-que-la-adiccion-a-la-pornografia-se-ha-disparado-y-es-devastadora-Dos-expertos-lo-explican.html


Un cura tuitero explica la causa de los abusos desde la formación en el seminario

agosto 22, 2018

.

 

Creo que la raíz está en la soberbia desde una etapa temprana en la vida cristiana, y sobretodo en la formación en el seminario.

.

Un cura tuitero explica la causa de los abusos desde la formación en el seminario

 | El Padre Declan Huerta, sacerdote de la diócesis de Cuenca, muy conocido en Twitter, ha explicado en un “hilo” su opinión de cómo la falta de sinceridad en la dirección espiritual lleva a situaciones en las que la vida se desdobla.

“Ahora que estamos en la quietud de la noche, os contaré mi opinión personal sobre los sangrantes casos de pederastia entre el clero”.

.

A continuación, el resto del hilo:

Insisto que es personal, basado en varias facetas de mi trabajo como sacerdote: dirección espiritual, docencia en el Seminario, experiencia previa en la vida religiosa e instructor ocasional de causas de secularizacion de sacerdotes, así como la labor de confesionario.

Creo que la raíz es lejana, y aparentemente inocua. Como dato previo, ayer me decían dos psicólogas que los actos de pederastia no requieren necesariamente de una inclinación pedófila. Y creo que ese dato va a reforzar mi punto de vista.

Creo que la raíz está en la soberbia desde una etapa temprana en la vida cristiana, y sobretodo en la formación en el seminario, y me explico: el no aceptar que otros conozcan tus carencias. Y no sólo en el orden afectivo/sexual.

Para entender esto, hay que conocer el sistema formativo en un seminario, que no es más que el reflejo de lo que debe ser parte de una sana vida espiritual dentro de la Iglesia: un sistema de doble fuero, interno y externo.

El fuero interno es lo que afecta a la conciencia y la intimidad de las personas, para entendernos. Y el fuero externo afectaría a la disciplina dentro de una comunidad, la obediencia a una jerarquía en un proceso de formación.

Dentro de un seminario hay responsables de ese proceso de formación en el fuero interno, y responsables de formación en el fuero externo, que nunca deben coincidir en la misma persona.

El responsable de la formación en el fuero interno es el director espiritual, que en principio es el que nombra el obispo para el seminario, a no ser que se cuente con permiso para dirigirse espiritualmente con alguien fuera del Seminario. No es confesor por norma general.

El responsable de formación en el fuero externo es el rector del seminario, y los sacerdotes que le ayudan en esa labor que reciben el nombre genérico de formadores. Conviven estrechamente con los seminaristas, y les van preparando para su ministerio en el día de mañana.

La soberbia de no reconocer las carencias y debilidades puede llevar a no vivir el proceso formativo con lo que se conoce en la literatura espiritual clásica como “llaneza de conciencia”.

En el fuero interno, la llaneza de conciencia es hablar con el director espiritual de los obstáculos interiores que uno va experimentando: la lucha contra el pecado, las malas tendencias, la doma del carácter, la formación de un espíritu recio. Llegar a ser “amigo fuerte de Dios”

La responsabilidad del obispo en esta etapa es que el sacerdote que sea director espiritual sirva para ello, y no sea un “perro mudo”. El director debe estimular la confianza del dirigido, y debe trabajar con él su disponibilidad a la conversión permanente.

Y el dirigido debe ser franco. Debe evitar la tentación de querer dar buena impresión, de reservarse las cosas, de no contar deslices ocasionales por el qué dirán. La llaneza de conciencia es ser capaz de mostrarse como uno es.

Me atrevo a decir que si se falla en este cometido, el joven sacerdote estará solo para afrontar sus problemas. Su soberbia le hará presentar una fachada de que todo va bien, mientras por dentro se irá corrompiendo en una doblez de vida.

El director espiritual, por la naturaleza de su trabajo, no puede revelar nada de lo que se habla en dirección espiritual, ni siquiera al rector o al obispo. Por eso es muy importante la labor en el fuero externo que hacen el rector y los formadores.

El rector tiene mucho peso en la decisión de si un seminarista es un candidato adecuado para el sacerdocio. Debe conocerle. Debe recibir de él un feedback de la formación recibida. Debe interesarse porque haga actos de virtud concretos, y que esos actos devengan en hábitos.

Si el rector y los formadores se dedican solo al compadreo, se dejan llevar por respetos humanos, o simplemente quieren caer bien y no complicarse la vida exigiendo rectitud en los seminaristas, fallan estrepitosamente en su misión.

Y por desgracia puede venir por aquí un coladero. Gente que no está preparada, que ha desperdiciado el tiempo del Seminario, que accede a las órdenes. Gente sin virtud recia, sin disciplina, sin amor por las almas que se ordenan. Gente que, incluso con buenos deseos, no es apta

Y todo esto suponiendo una buena formación académica. Si encima la formación es mediocre, o incluso con veleidades semiheréticas, entonces tenemos al enemigo en casa.

Podemos encontrarnos con un hombre que asume unos compromisos, entre ellos el celibato, y que se ha acostumbrado al ocultamiento de sus problemas, a vivir de la apariencia, y flácido y autocomplaciente en todo lo que pueda significar trabajar por la virtud.

Sumemos diez años de fracasos en las primeras tareas apostólicas, de frustración porque no era lo que pensaba. De mediocridad e incapacidad de mantener un esfuerzo sostenido por cambiar algo. Entonces viene la pendiente resbaladiza.

Adicciones, ya sea alcohol, pornografia, juego, comida, como refugios, primero ocasionales, luego habituales. Mecanismos de doble vida que van aflorando.

Ensoñaciones, fantasías, relaciones ambiguas con gente cercana. Miedo a la soledad. Abandono de la oración. Celibato como carga, no como motor apostólico. Quejas, amargura. Quejas cada vez más continuas.

Si hay alguna debilidad en el carácter, estas afloran cada vez más. El celibato es duro, no hay compensaciones. No encaja ya con la rutina o el desencanto. Frustración, ira, falta de empatía cada vez más creciente. E incapaz de abrirse con llaneza a otro, de pedir ayuda.

Entonces, en algunos casos, esa pendiente resbaladiza entra en un cieno espantoso de justificaciones, autocompadecimiento, autojustificacion. Y barra libre a la maldad, ya sin caretas. Y ahí, a mi juicio, esa pendiente resbaladiza llega a los mayores errores y los peores horrores

Si el Evangelio es verdadero, si Cristo nos une a su lucha contra el pecado y la muerte, no se me ocurre un peor instrumento en manos de los enemigos del alma que un ministro caído. Que un sacerdote revolcado en su cieno. Si yo fuera el enemigo, no pararía hasta hacerlo mi pelele

Y ahí están, como diría san Ignacio, “todos los vicios y pecados”. Y entre ellos el abusar sórdidamente de los más inocentes, de los más débiles. Ahí, entre todos ellos, están también los pederastas.

https://infovaticana.com/2018/08/22/un-cura-tuitero-explica-la-causa-de-los-abusos-desde-la-formacion-en-el-seminario/


A %d blogueros les gusta esto: