Año de la Santidad para OAR

febrero 2, 2017

.

Logo

Año de la Santidad en la Orden Agustinos Recoletos, 2017

.

Año de Santidad en la Orden Agustinos Recoletos

.

Con fecha de 2 de febrero de 2017, el Prior General de la Orden de Agustinos Recoletos, ha remitido a todos los religiosos una carta en la que proclama este año 2017 como el Año de la Santidad para toda la Orden, siguiendo las directrices que se marcaron en la reunión del Consejo General el pasado 13 de enero.

Este Año de la Santidad se extenderá desde el próximo 5 de marzo, primer domingo de Cuaresma, hasta el 13 de noviembre de 2017, fiesta de Todos los Santos de la Orden.

Bajo el lema “Llamados a ser santos” y debido a que este año coinciden varias efemérides que recuerdan la santidad de los hermanos y hermanas, agustinos recoletos, esta iniciativa de dedicar un año a la santidad podrá impulsar la revitalización de la Orden y “ayudar a descubrir el carisma agustino recoleto como un camino cierto y seguro para ser santos”, destaca Miguel Miró, prior general.

Las principales efemérides que se pueden destacar son las siguientes:

  • 150 años de la beatificación de Francisco de Jesús y Vicente de San Antonio, junto con los tres religiosos hermanos, catequistas suyos japoneses, todos mártires del Japón.
  • 75 años de la muerte del Siervo de Dios monseñor Ignacio Martínez, administrador apostólico de Lábrea.
  • 50 años de la muerte de la beata María de San José, fundadora de las Agustinas Recoletas del Corazón de Jesús.
  • 30 años de la canonización de santa Magdalena de Nagasaki, terciaria agustina recoleta.
  • 25 años de la canonización de san Ezequiel Moreno, obispo de Pasto.
  • Además, en este año 2017, se presentará a la Congregación de las Causas de los Santos la “positio” del Siervo de Dios fray Jenaro Fernández Echeverría. También esperamos que a lo largo del año la Comisión de teólogos que nombre la Congregación, apruebe las virtudes heroicas de la Madre Mariana de San José, fundadora de las agustinas recoletas.

El prior general, añade que esta invitación es, sobre todo, “una llamada a perseverar en el camino de santidad a través de las dificultades materiales y espirituales que marcan la vida cotidiana”, y resalta que la vida fraterna de cada comunidad es “una escuela para el que desea ser de verdad santo, ya que es allí donde debe entregarse y caminar con los hermanos que el Señor pone a su lado”.

En esta carta profundiza sobre la santidad en diferentes ámbitos o aspectos de la vida de la Orden: ”Llamados a la santidad”, como cualquier cristiano, en “la vida cotidiana” que tiene cada religioso de la Orden y “la santidad en la formación y en la pastoral”.

Fechas destacadas del Año de la Santidad

La celebración de este Año de la Santidad tendrá fechas destacadas a lo largo de todo el 2017.

Domingo 5 de marzo, Primer Domingo de Cuaresma: Apertura del año de la Santidad en todas las comunidades y ministerios de la Orden.

Lunes 20 de marzo, San José, Protector de la Orden.

Domingo 7 de mayo, IV Domingo de Pascua: Jornada mundial de oración por las Vocaciones.

Lunes 22 de mayo, Santa Rita de Casia.

Domingo 4 de junio, Solemnidad de Pentecostés.

Domingo 11 de junio, Solemnidad de la Santísima Trinidad.

Jueves 17 de agosto, Santa Clara de la Cruz de Montefalco.

Sábado 19 de agosto, San Ezequiel Moreno: 25 años de su canonización.

Domingo 27 de agosto, Santa Mónica.

Lunes 28 de agosto, San Agustín.

Lunes 4 de septiembre, Nuestra Señora, Madre de la Consolación.

Domingo 10 de septiembre, San Nicolás de Tolentino.

Jueves 28 de septiembre, Beatos mártires del Japón: 150 años de su beatificación.

Martes 10 de octubre, Santo Tomás de Villanueva.

Viernes 20 de octubre, Santa Magdalena de Nagasaki: 30 años de su canonización.

Domingo 12 de noviembre, Todos los Santos de la Orden: Clausura del año de la santidad.

Oración para el Año de la santidad

Padre Santo, toda nuestra esperanza está en tu gran misericordia. Te damos gracias y bendecimos tu nombre.

Que tu Espíritu abra nuestro corazón a la conversión;
una conversión que nos una a Jesús,
que transforme nuestro modo de pensar y de vivir.

Concédenos la gracia de ser creadores de comunión,
que seamos transmisores de tu paz en la Iglesia y en el mundo.

Haznos sensibles a las necesidades de los que viven sin fe, que estemos cerca de los que sufren y de los pobres.

Danos humildad y disponibilidad para seguir a Jesús. Que él llene nuestra vida de esperanza, que nos llene de amor a ti. Infúndenos, Padre, tu Espíritu para responder con alegría a tu llamada a la santidad. Amén.


Abren nuevo centro de escucha para superar la depresión y el duelo en España

febrero 24, 2016

.

Nuevas formas de vida religiosa

Nuevas formas de vida religiosa

.

Abren nuevo centro de escucha para superar la depresión y el duelo en España

.

MADRID, 23 Feb. 16 / 10:45 am (ACI).- La Orden de San Camilo y la Compañía de Jesús se han unido para abrir en Valencia (España) un centro de escucha, un lugar para ayudar a personas afectadas por crisis familiares, hechos traumáticos, depresión o duelo.

Se trata de una iniciativa en la que, según explica el sacerdote jesuíta director del centro, el P. Ignacio Dinnbier, “cada vez más personas de toda edad y condición sufren por distintas causas y necesitan sentirse escuchadas por personas capacitadas”.

“Esta situación se repite en centros sanitarios, sociales y asistenciales donde los profesionales, más allá de su trabajo, se encuentran con personas que solicitan acompañamiento, escucha y asesoramiento en situaciones vivenciales que escapan a su labor y para las que no tienen por qué estar capacitados ni cuentan con tiempo suficiente para ello”, precisa.

En este centro, que se inaugurará el próximo 1 de marzo, según apuntan desde la organización, la escucha es la herramienta terapéutica clave y que está vinculado al Centro de Humanización de la Salud de Tres Cantos en Madrid (España) que quiere dar una ayuda complementaria a la ofrecida desde los servicios de salud, así como los asistenciales y sociales.

En el Centro de Escucha se acompaña a las personas para afrontar sus dificultades desde una perspectiva humanista e integral y en el que se tiene en cuenta su dimensión física, racional, emocional, social y espiritual.

Desde la orden de los Camilos, el religioso Luis Armando de Jesús Leite dos Santos, destaca que “la característica del acompañamiento es que utiliza la escucha como herramienta terapéutica”.

“Escuchar es centrarse en la persona que sufre y no en su problema. Permitir a la persona hablar y ser escuchada realmente le supone una disminución de su angustia, de ahí la expresión común de ‘desahogarse’, ya que muchas veces cuando sufrimos tenemos esa sensación de ahogo”.

“De esta forma se da espacio al escuchado para que se comunique con confianza y libertad, se explore, se comprenda y sea él mismo quien aborde su situación y quien tome la dirección de su vida, atravesando el sufrimiento y encajándolo sanamente en su biografía personal”, insiste Leite dos Santos.

El servicio será gratuito y se trabajará por medio de una atención individualizada de encuentros realizados por personas formadas en relación de ayuda y “counselling”.

La Orden de San Camilo, cuya misión se centra especialmente en cuidar y enseñar a cuidar, tiene una amplia experiencia en este campo de escucha y ayuda, y cuenta actualmente con más de 30 centros de escucha que trabajan en red en España y Latinoamérica.

La Compañía de Jesús aporta su larga tradición de escucha a través de los Ejercicios Espirituales de San Ignacio y del servicio de acompañantes espirituales.


Y la Recolección nació en torno a una hoguera

diciembre 11, 2015

.

Felipe II

El Emperador Felipe II, promotor de la Recolección Agustiniana

.

La Recolección Agustiniana nació en un encuentro en torno a “la lumbre” de una celda fría 
.
05-12-2015 España
.
El 5 de diciembre de 1588, hace 427 años, un Capítulo Provincial de la provincia de Castilla de la Orden de San Agustín marcó el inicio de la Recolección Agustiniana. La espiritualidad recoleta ha sido una rama fecunda dentro del estilo agustiniano de vida hasta hoy.

Desde el año 1556, el reinado de Felipe II significó la exploración global y la expansión territorial a través de los océanos Atlántico y Pacífico, llevando a la monarquía hispánica a ser la primera potencia de Europa ya que, por primera vez en la historia, un imperio integraba territorios de todos los continentes habitados del planeta. La Recolección agustiniana vivió los últimos diez años muy apoyada por este reinado, que acabó con la muerte del monarca en 1598.

A pocos kilómetros de Madrid, recorriendo hacia el norte 58 kilómetros, se puede hoy visitar el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, cuyas obras habían acabado en 1584 y que es uno de los escenarios del nacimiento de la Recolección. Hoy, curiosamente, está habitado por los Agustinos, y los Agustinos Recoletos marcan presencia en el majestuoso edificio al haber sido una de las sedes del Centro Teológico San Agustín, donde religiosos de varias provincias recoletas estudian la Teología.

En cuanto a la Iglesia, en 1585 el papa Sixto V sucede al fallecido Gregorio XIII. Este último había tenido un papado de 13 años centrado en la renovación moral. Ya en su primer consistorio comunicó a los cardenales su intención de hacer cumplir estrictamente el Concilio de Trento. Después incentivó los colegios y seminarios para los sacerdotes y en 1584 había fundado la Pontificia Universidad Gregoriana, lugar donde también muchos recoletos han estudiado a lo largo de la historia. A él se debe, a su vez, el llamado Calendario Gregoriano, que hoy sigue el mundo occidental.

Su sucesor, Sixto V, en cuyo papado nace propiamente la Recolección, era franciscano, italiano de familia de origen serbio, y tan solo estuvo en la cabeza de la Iglesia cinco años, hasta 1590. Le dio tiempo a finalizar la cúpula de San Pedro en el Vaticano. En el mismo año del nacimiento de la Recolección, en 1588, bendijo la salida de la Armada Invencible de Felipe II contra Inglaterra.

En 1588, el mismo año que la Recolección, nacieron el filósofo inglés Thomas Hobbes, el matemático francés Étienne Pascal o el mexicano estado de Zacatecas.

CUANDO LA RECOLECCIÓN ERA UN “TRENDING TOPIC”

Eran tiempos en los que la reforma católica estaba en alza. Los franciscanos y los carmelitas habían iniciado sus reformas unos años antes. En San Millán de la Cogolla, hoy también casa de Agustinos Recoletos, dos benedictinos se retiran en 1585 para “cumplir la Regla de San Benito en toda su pureza” y son llamados “recoletos”.

Era un trending topic en esos finales del siglo XVI y comienzos del siglo XVII en el que se vieron involucrados mercedarios, trinitarios, dominicos, carmelitas, bernardas, concepcionistas, jerónimas, trinitarias, clarisas, dominicas, carmelitas calzadas, brígidas…

El asunto “suena” en la Familia Agustiniana desde 1540, cuando algunos misioneros mexicanos agustinos ven cómo sus usos empapados de espíritu recoleto son aprobados en el capítulo de su Provincia de Castilla. En 1581 el Capítulo General autoriza a las Provincias a promulgar estatutos más rigurosos para los religiosos que “quisieran y pudieran”.

Lo cierto es que la Provincia de Castilla estaba en ese momento entre inquieta y dividida. Por un lado, los que tenían una vida llamada entonces “relajada” y llena de exenciones a las normas, que incluso habían entrado habitualmente en negocios de censos y rentas; por otro, quienes pedían una reforma para mantener una vida más espiritual y pobre.

Sixto V había nombrado general de la Orden de San Agustín a Gregorio Petrocchini, al que también concedió ser visitador y comisario apostólico de la Orden. Antes de dirigirse al Capítulo, visitó al monarca en El Escorial y recibió instrucciones de favorecer la presencia de casas de recoletos, así de frailes como de monjas, porque en este artículo ha sido muchos días ha su Majestad advertido que lo desean muchos religiosos, y así gustaría que el generalísimo lo tratase con hombres de religión y consejo y prudencia y, si pareciese, se pusiese en ejecución”.

Luis de León y Pedro de Rojas habían pedido a Felipe II su intervención. Eran tiempos que religión y gobierno estaban unidos, y el monarca era cercano a los movimientos de reforma, consciente del importante papel de las congregaciones religiosas en aquella sociedad.

Petrocchini llama a diez religiosos de especial peso dentro de la Provincia y decide adelantar el Capítulo de la Provincia de Castilla de la primavera de 1589 al 30 de noviembre de 1588. Deciden que se celebre en Toledo por ser el lugar “más accesible” a la mayoría de los vocales, situado en el centro geográfico de la península Ibérica. Tras visitar las comunidades más importantes de la Provincia, llega a Toledo el 28 de noviembre de 1588, donde ya estaban recién llegados los vocales del Capítulo.

EL CAPÍTULO DE TOLEDO

El encuentro de los 68 vocales para la celebración del Capítulo de la Provincia de Castilla comenzó con un ambiente tenso y dividido. El 2 de diciembre les llegan dos mensajes de Felipe II a través del Corregidor de la ciudad y de Andrés Fernández. Se recuerda a los Capitulares la necesidad de establecer casas recoletas.

El 3 de diciembre se dan a la tarea de escoger al nuevo provincial. Los votos indican la división: 31 votan a Pedro de Rojas, prior del convento de Madrid y partidario de la reforma; el resto de votos se dispersan entre Gaspar de Saona (26), Gabriel de Goldáraz (6), Gaspar de Melo (3), Luis de León (1) y Martín de Perea (1). Rojas no logrará la mayoría tampoco en segunda votación (33), así que el prior general hace uso de su facultad para nombrarle prior provincial electo para que cesase el alboroto y la discusión no siguiera hasta el infinito”.

Por fin, el 5 de diciembre, el definitorio pleno, constituido por nueve religiosos, promulga las 18 actas o determinaciones surgidas en el Capítulo. La quinta será el acta fundacional de la Recolección Agustiniana:

“Porque hay entre nosotros o, al menos, puede haber, algunos tan amantes de la perfección monástica que desean seguir un plan de vida más austero, cuyo legítimo deseo debemos favorecer para no poner obstáculos al Espíritu Santo, consultado previamente nuestro reverendísimo padre general e implorada su venia, determinamos que en esta nuestra provincia se señalen o se levanten de nueva planta tres o más monasterios de varones y otros tantos de mujeres, en los que se practique una forma de vida más austera, la que, tras madura reflexión, prescriba el padre provincial con su definitorio”.

Algunas otras decisiones del Capítulo parecen casi contrarias al acta quinta. La séptima legitima el uso privado de dinero por los religiosos; la octava aprueba juegos de cartas y representaciones; la decimotercera defiende los títulos honoríficos

Todo parece indicar que la quinta fue fruto de un limitado grupo de religiosos que aprovechan el favor del rey que, por cierto, el mismo día 5 fue informado de la aprobación de las casas de recoletos y del nuevo provincial, proclive a la reforma.

EL ENCUENTRO EN UNA CELDA FRÍA DEL CONVENTO

Lo cierto es que podemos poner nombre a los principales impulsores de la reforma en la provincia de Castilla. Poco antes de comenzar el Capítulo se reunieron, los tres, para preparar la defensa de sus argumentos ante el resto de los reunidos. Se trata de Jerónimo de Guevara (1554-1589), Luis de León (1528-1591) y Pedro de Rojas (†1602).

Contamos con un documento de gran valor para nuestra Recolección de hoy; se trata de las memorias de Juan Quijano, que en 1588 tenía 16 años, estaba recién profeso (dos días antes de aquella reunión) y que estuvo en aquella habitación donde se producía la reunión. Y lo contó así:

Séame permitido decir lo que me aconteció cuando estando una noche en la celda del padre fray Pedro de Rojas, entonces prior de San Felipe, y el padre maestro Fray Luis de León y nuestro padre Fray Jerónimo de Guevara a la lumbre. Yo era recién profeso, había dos días. […] Hacíanme todos tres mucha merced, aunque era bien niño, pero por diferentes respetos […] hiciéronme sentar a los pies del uno para que me calentase.

Empezaron a tratar de cómo y de qué manera habían de fundar el monasterio, cuán pobre, cuán apartado de bullicio, qué constituciones y modo habría de tener en hábito y en todo. Al fin, allí se decía una como idea del primer monasterio, cierto bien trazado y observante, al fin, como de tan grandes ingenios como eran los tres.

Yo, aunque criatura, estábamelos mirando u oyendo con mucha atención, y acuérdome que leía yo y pasaba la vida de la santa madre Teresa de Jesús, que ella había escrito: lo que le acaeció también cuando era niña y hacía ermitas y querían ser ella y su hermano ermitaños.

Levantóme con la mano el padre maestro fray Luis de León la cabeza, como que le mirase, y díjome:
— “Fray Juan, ¿y vos queréis ir con nosotros a ese monasterio?”.
— Díjele: “sí, por cierto, pero vuestra paternidad no ha de ir allá”.
— “Pues, ¿cómo lo veis?”, me dijo.
— “Porque no; no me parece que vuestra paternidad ha de ir, ni es para tan áspera vida. Déjela para el padre fray Jerónimo”.

Hoguera de leña

Y el chico tuvo razón. Luis de León favoreció, apoyó y dotó a la Recolección de sus primeras normas de vida. En 1589 se le encomendó la fundación de una casa recoleta en Salamanca; en 1590 asistió a la instalación del nuevo convento recoleto de Portillo (Valladolid); presentó diversas instancias de ausencia avaladas por Felipe II a la Universidad de Salamanca, donde dictaba lecciones, para poder dedicarse al nacimiento de la Recolección Agustiniana.

Pero la muerte le sorprendió el 23 de agosto de 1591 en Madrigal de las Altas Torres (Ávila) cuando preparaba una biografía de santa Teresa de Jesús, cuyos escritos había revisado para la publicación. Tras su muerte sus restos fueron llevados a Salamanca, en cuya universidad descansan.

http://www.agustinosrecoletos.org/noticia.php?id_noticia=15378&id_seccion=5&idioma=1


¿Están mal los conventos porque no tienen vocaciones, o porque los conventos están mal no tienen vocaciones?

diciembre 21, 2014

.

Dos jóvenes religiosos

Dos jóvenes religiosos

.

Renovarse en el corazón para renovar la vida religiosa

Reflexión de un religioso que me parece interesante compartir:

La renovación de la vida religiosa atañe fundamentalmente al corazón de cada religioso, en cuanto que se decida a serlo con profundidad y con radicalidad. Sin embargo, las circunstancias externas (el envoltorio, diríamos) también tienen su importancia.

Vivimos tiempos de crisis. Muchos conventos y casas religiosas ven peligrar su futuro por falta de vocaciones y una comprensible intranquilidad y desasosiego lastran la vida de muchas comunidades. Durante mucho tiempo se ha achacado esta situación a la creciente secularización de nuestra sociedad, o a la falta de compromiso y de valor en los jóvenes de hoy.

Pero, ¿es esta la entera verdad? ¿Están mal los conventos porque no tienen vocaciones, o no será más bien al revés, porque los conventos están mal no tienen vocaciones?

Los jóvenes de hoy, como los de todas las épocas, sólo comprometen su vida por ideales bellos, sublimes, capaces de seducir a la persona o dotarla de un plan de vida a la altura de dichas inspiraciones. Tal vez el contraste con una realidad mediocre, cuando no simplemente fea o criticable, echa atrás a muchas personas en el camino de su vocación.

La palabra “secularismo”, por mucho que la hayamos utilizado, tal vez no sea la más adecuada para describir esta situación. Creo que sería más conveniente hablar de ateísmo.

Sí, en nuestra sociedad se difunde un agresivo ateísmo, que ya no utiliza armas violentas sino la seducción de una vida cada vez más cómoda, más placentera y más despreocupada. Lo peor de todo es que este ateísmo puede también haberse infiltrado en los claustros.

Siempre que desaparece la centralidad de Dios en las comunidades, y lo sustituimos por otras cosas más asumibles por nuestro entorno, desertamos de nuestro compromiso y rebajamos la calidad de nuestra vivencia consagrada.

Criterios ajenos a la tradición de vida religiosa, nuevas vías que nada tienen que ver con la fe cristiana, puerilidades políticamente muy correctas, o simplificaciones que tienden a extirpar la belleza de un ideal hieren con harta frecuencia las comunidades.

Estos conceptos tan abstractos tienen su traducción práctica en absurdos tan lamentables como retiros espirituales con el baile del tango como argumento, el silencio y la meditación cristiana en clave zen, liturgias plagadas de cancioncillas tan sentimentales como ñoñas, oficios divinos en los que se sustituyen las lecturas de los Padres por lecturillas espirituales a la moda, el eneagrama como culmen del conocimiento psico-cristiano del alma, etc.

Sin entrar en detalles hirientes, no pueden dejar de sorprender cursos como aquel de espiritualidad de San Juan de la Cruz desde una perspectiva zen; u otros de orientación tan psicológica como escasamente cristiana.

Tampoco faltan ejemplos de comunidades religiosas tan ricas, tan acomodadas a unos bienes históricos y patrimoniales, que para nada necesitan trabajar, pues una pequeña comunidad de religiosos es servida por un ejército de trabajadores.

Y, cuando el entusiasmo por sacar adelante honradamente una vida con el esfuerzo de las propias manos es sustituido por una riqueza adquirida y no ganada, se puede dar por normal una vida religiosa hecha de sucesivas veladas en torno a un café con pastas.

Evidentemente, ejemplos morales y estéticos tan mediocres son incapaces de atraer a nadie que no busque otra cosa que la seguridad en un futuro humanamente resuelto con ciertos atisbos de piedad.

Por ejemplo, la oración común en el oratorio, si es que se hace, no es simplemente un acto comunitario. La oración común expresa la dimensión eclesial de la comunidad religiosa que, unida a Jesucristo, alaba la gloria de la Trinidad Santa e intercede por las necesidades de todos los hombres.

El canto, el cuidado por el lugar sagrado donde se desarrolla la celebración litúrgica, la ordenación del ceremonial y la belleza de los ornamentos, solo son signos visibles que intentan hacer tangible el Misterio que evocan.

Pero también en nuestros días muchas comunidades religiosas obligadas al rezo coral (como Órdenes monásticas y mendicantes) han sucumbido a la tentación de prescindir de estos elementos simbólicos, considerándolos como una estética ajena a la sensibilidad actual y que distancia del común sentir del Pueblo de Dios, buscando una pretendida simplificación que, sencillamente, ha conducido a una fealdad que, carente de cualquier sentido simbólico, es incapaz de alcanzar los grados de sublimidad atesorados en la tradición litúrgica.

La estética cristiana implica una objetividad y exige una disciplina. La objetividad se refiere a que dicha estética se fundamente en un lenguaje objetivo, transmitido de generación en generación, que no depende de la voluntad de cada comunidad religiosa y que, por lo mismo, es susceptible de ser comprendida en todo tiempo y lugar.

La disciplina alude al esfuerzo necesario para crear belleza recreando, en fidelidad a la tradición, el lenguaje recibido de la tradición.

El arte tiende a no ser sencillo; de hecho, se fundamenta en el artificio, es decir, en la elaboración de los elementos simples y naturales, para construir realidades más complejas a través de las cuales se expresa la inefable riqueza del misterio cristiano.

Por eso mismo, la liturgia conventual debiera reformarse en fidelidad a la objetividad y a la disciplina, por más que estos conceptos sean rechazados por la estética contemporánea, o creamos que nos alejan de la comprensión y sensibilidad del común de la gente.

Por el contrario, el pueblo fiel suele ser movido más intensamente por la captación de la belleza que remite a un misterio inexpresable, que por la comprensión intelectual de unos contenidos que necesariamente han de ser simplificados y que son incapaces de expresar el misterio sin destruirlo.

Por último, con frecuencia solemos pensar en estructuras, actividades apostólicas y formas de gobierno cuando nos referimos a la renovación de la vida religiosa, y nos olvidamos que ésta sólo puede venir de la renovación de la vida que debemos realizar en nuestro propio corazón, y que con tanta facilidad se acomoda a situaciones fáciles y agradables.

¿Qué criterios deben guiar en esta reforma? Ante todo, aquellos que nos conducen a una mayor intimidad de vida con Jesucristo, y a una mayor decisión de entregar nuestra existencia terrena para poder así compartir la eternidad de amor de la Trinidad, hasta el derramamiento de nuestra sangre si fuera preciso.

El “acomodarse” expresa muy bien los peligros que, tal vez después de muchos años de vida religiosa, corren los religiosos: buscar la comodidad, evitar lo arduo y refugiarse en una mediocridad dorada. Esto no es sino tibieza del corazón. En el Apocalipsis, el Señor amenaza con escupir de su boca a los tibios, que ni son fríos ni calientes.

Renovarse implica entonces volver a recuperar el ardor del ideal por el que el religioso lo dejó todo, y eso solo se consigue recuperando la intensa unión del alma con Jesucristo.

Sin duda que muchas de nuestras Órdenes y Congregaciones necesitan hoy de reforma y renovación, y que son ejemplares las nuevas realidades de vida religiosa con las que el Espíritu Santo mantiene vivo el ardor de la vida consagrada; pero más que envidiar estas obras admirables en sí mismas, podemos comenzar por reformarnos y renovarnos a nosotros mismos, insistiendo en la oración, en el regreso a las sanas tradiciones, la auténtica vida fraterna y la pobreza real en nuestro modo de vida.

http://divinavocacion.blogspot.com.es/2013/12/renovarse-en-el-corazon-para-renovar-la.html

Publicado por Seráficos


Vaticano presenta informe final sobre religiosas en Estados Unidos

diciembre 20, 2014

.

Informe sobre visita a religiosas USA

La rueda de prensa de la presentación del informe sobre las religiosas en Estados Unidos

.

VATICANO, 16 Dic. 14 / 12:01 pm (ACI/EWTN Noticias).- La Santa Sede ha presentado este martes el informe final de la Visita Apostólica a los Institutos Religiosos Femeninos de Estados Unidos en el que se abordan diversos temas como la escasez de vocaciones y la edad avanzada promedio de sus miembros (70 años).

Aunque en la presentación se han comentado estos y otros problemas, el texto alienta a las mujeres a centrar su vida en Cristo.

La Visita, que comenzó a principio de 2009, no ha estado exenta de polémica en estos años porque diferentes congregaciones e institutos religiosos se rebelaron negándose a colaborar con el Vaticano.

Estos Institutos y Congregaciones están siendo estudiados por la Congregación para la Doctrina de la Fe, que publicará otro documento con el resultado final de la investigación. No se sabe aún la fecha de publicación ya que los trabajos están todavía en marcha.

Precisamente, la investigación de la Santa Sede dio inicio para examinar la “calidad de vida” de unas 50.000 religiosas en los Estados Unidos ante la preocupación de algunas carencias en la vida religiosa en el país. Existe preocupación sobre todo por cierta mentalidad secularista que se ha propagado entre ellas.

La investigación ha estudiado 405 entidades religiosas, de las que 341 son congregaciones. Se extendió durante cuatro fases y terminó en 2012.

La presentación del informe hoy ha sido realizada por el Prefecto de la Congregación para los Institutos de Vida Religiosa, el Cardenal brasileño Joao Braz de Aviz, y por el Secretario, el Arzobispo español José Rodríguez Carballo. Han estado presentes algunas religiosas. Entre ellas Mary Clare Millea, Superiora General  de Apóstoles del Sagrado Corazón de Jesús y directora de la Visita Apostólica.

La rueda de prensa ha contado también con Sharon Hollan, Presidente de Hermanas, Siervas del Inmaculado Corazón de María y Presidente de la Conferencia de Líderes de Mujeres Religiosas (LCWR). En esta última institución se encuentran algunas de las congregaciones e institutos que no han querido colaborar con la Santa Sede.

May Clare Millea ha reconocido que encontró reticencia y “sospecha” ante la investigación, lo que provocó que algunos “no colaboraran totalmente en el proceso”. Tanto la religiosa como el Cardenal Aviz expresaron su dolor y decepción por este hecho.

Por su parte, Mons. Carballo se mostró convencido de que “los que no han querido la visita tomarán la Relación Final” ya que la Visita se ha realizado con “comunión, respeto, escucha profunda y en modo pastoral”.

El Arzobispo español también aseguró que el documento final “está en sintonía con el apoyo del Papa Francisco”.

El texto será enviado a todas las congregaciones e instituciones que han participado, incluso a aquellas que no han querido colaborar.

El informe está dividido en una introducción y 11 puntos en los que se tratan temas como el carisma y la identidad, la promoción vocacional, la formación, la espiritualidad, la administración, la economía, la autoridad y la vida comunitaria.

El texto pone de manifiesto que la media de edad de las religiosas es de 70 años y que tienen gran aprecio por el carisma de sus fundadores y por la historia de sus institutos y congregaciones.

Según el estudio, la vida religiosa femenina en Estados Unidos sufre una importante crisis vocacional, presente en la mayoría de las congregaciones.

A este respecto, el informe subraya la necesidad de la implicación de toda la Iglesia para promover nuevas vocaciones aunque reconoce que algunas congregaciones han suspendido sus esfuerzos para lograr nuevas novicias precisamente por la diferencia de edad entre la mayoría de las religiosas y las que podrían incorporarse.

Otro de los puntos importantes hace referencia a la relación con los obispos. Es por esto que el Cardenal Aviz ha anunciado la petición del Papa Francisco de actualizar el documento Mutuae Relationes que trata este tema.

En la rueda de prensa se ha querido subrayar la intención de la Iglesia de dialogar y limar asperezas precisamente en este Año de la Vida Consagrada que se celebra desde hace apenas dos semanas, algo que ha coincidido con la presentación del informe.

Para leer el informe final presentado hoy por el Vaticano en inglés, ingrese a: http://press.vatican.va/content/salastampa/es/bollettino/pubblico/2014/12/16/0963/02078.html

 


Os conviene que yo me vaya: Dar paso a la profecía

junio 10, 2014

.

Rvdo. P. Cristo Rey Paredes, ofm

.

“OS CONVIENE QUE YO ME VAYA”: o ¿resistencia anti-Pentecostés?

.

Escrito por José Cristo Rey G. Paredes.

.

Celebrar Pentecostés puede y debe ser más revolucionario de lo que pensamos. No es solo una fiesta litúrgica. Abrir las puertas al Espíritu es muy desestabilizador.

En Pentecostés siempre ocurre algo para quienes son sensibles a los movimientos del Espíritu Santo.

Pentecostés es terremoto, viento fuerte, llamaradas de fuego, sonido ensordecedor. No es un ritual de bendición del “statu quo”.

Pentecostés se anticipó cuando Benedicto XVI reconoció humildemente “os conviene que yo me vaya” y dejó espacio para una nueva actuación del Espíritu Santo.

Pentecostés se anticipa cuando en unas elecciones europeas se hace más evidente la lucha entre quienes dicen: ”os conviene que sigamos gobernando” o las alternativas políticas que luchan por una Europa de las no-exclusiones, de la comunión de los diferentes.

Tanto en el ámbito político, como eclesial, como religioso, vemos personas que se mantienen en sus cargos de poder -estirando al máximo las normas del derecho- y bloquean la venida del Espíritu renovador.

Son los siniestros personajes del anti-Pentecostés, aunque probablemente ”no sepan lo que hacen”, aunque estén haciendo muy dura la vida en este planeta, en esta nación, en esta iglesia, o en esta congregación.

El humilde Jesús

Jesús no dijo “os conviene que yo me quede”, ni tampoco “me conviene irme”. El humilde Jesús dejó su “ego” de lado. Era consciente de haber cumplido su servicio y que había llegado el momento de crear espacio para el siguiente, es decir, para el Espíritu Santo.

Jesús no dijo “os conviene que yo me vaya para que venga mi vicario, Pedro”, o “… para que mi Iglesia continúe mi misión”.

Jesús presenta el futuro inmediato como el futuro del Espíritu Santo. De la misión del Espíritu surgirá la Iglesia y cada uno de sus carismas y ministerios.

Por otra parte, Jesús no dijo las palabras “conviene que yo me vaya” para evitar problemas, para recluirse en un pacífico retiro; su último servicio consistió en entregar su Cuerpo y su Sangre por todos.

La última fase de su misión no consistió en esperar para recibir “medallas”, actos de reconocimiento y agradecimiento por la obra realizada, sino que ”fue crucificado entre dos ladrones”.

Cuando Jesús nos entregó su Espíritu, éste penetró en el corazón y el cuerpo de quienes esperaban en oración el cumplimiento de la Promesa. Jesús sabía que su misión no necesitaba reconocimientos, sino penetrar profundamente en el mundo y en el corazón de la gente.

Y esto sería posible si su Espíritu se derramaba sobre mujeres y hombres, ancianos y jóvenes, sobre toda carne.

“Os conviene que siga por más tiempo”

La Iglesia necesita más movilidad interior, más alternativas, más libertad de pensamiento.

Hemos de acabar con las teologías que justifican la permanencia excesiva en puestos de mando o poder, que justifican repetir con un cierto fundamentalismo el pasado para responder a las nuevas preguntas del presente y, por tanto, mantienen a quienes esto enseñan y evitan el cambio de paradigma que el Espíritu nos pide.

Hay quienes se muestran muy humildes cuando reciben un cargo e incluso se confiesan “indignos”, pero cuando llega el momento de retirarse retuercen su humildad diciendo “os conviene que yo siga todavía más tiempo… asumiré esta cruz hasta el final”.

Sin darse cuenta, tal vez, cierran las puertas al Espíritu para que pueda elegir a otra persona “indigna” como ocurrió con ellos o ellas para continuar con nuevo impulso su renovación del mundo.

El Papa Francisco acaba de hablar de que así como hay tantos obispos eméritos, pueda también haber “papas eméritos”. Lo mismo se dirá de “párrocos eméritos”, de “superiores/as generales eméritos”.

El Espíritu Santo no se somete a la dictadura de las fechas. Aunque nuestras normas digan que un cargo ha de durar seis años y pueda ser prolongado por otros seis, eso no quiere decir que haya que recompensar a quien lo ha hecho bien en los primeros seis años con otros seis, ni siquiera que haya que cumplir, por lo menos seis años.

Apenas habían pasado tres años y Jesús ya dijo “os conviene que yo me vaya” y, además, el evangelista nos dice que la tristeza se apoderó de los discípulos. Jesús confiaba totalmente en el Abbá y en la misión del Espíritu Santo.

Cuando los poderes se perpetúan en las manos de determinadas personas y de sus clanes de amigos o amigas, cuando se crean lobbies de poder para dominar a “los otros”, la corrupción emerge, los malos espíritus rigen a los grupos.

Ya sabemos que los malos espíritus siempre aparecen como “ángeles de luz” y es muy difícil discernir que lo son. Mucha gente los confunde. Cuando llegan los verdaderos ángeles, entonces reconocen el error.

Hacer posibles nuevos Pentecostés

No habrá Pentecostés en las Iglesias locales, en los movimientos eclesiales, en los institutos religiosos o de vida consagrada, si se le impide al Espíritu venir, aparecer, soplar como quiera, donde quiera y por el tiempo que quiera.

Necesitamos todos entrar en serios procesos de discernimiento de espíritus, discernimientos comunitarios, que nos lleven a descubrir “la verdad del otro”, a adorar en el otro, el diferente, “el Dios que me falta a mí”.

Hay personas que se han vuelto sordas a la voz de Dios que nos habla en los diferentes, ciegas ante la luz que el Espíritu desprende a través de quienes no son como yo. Sin discernimiento de espíritus y del Espíritu bloqueamos todos los caminos de futuro.

El Papa Francisco nos dice frecuentemente que pidamos y oremos mucho por él. Yo creo que llega el momento en que “hemos de dar muchas gracias por él”. Está siendo dócil al Espíritu y, por eso, los dóciles a otros espíritus se encuentran tan descolocados.

También hemos de dar gracias por quienes en la sociedad luchan contra las castas que de una u otra forma se imponen a las comunidades humanas y las esclavizan, por quienes confían en que puede cambiar la realidad social y política.

Y hemos de dar gracias por esas personas ejemplares dentro de la Iglesia que se atienen a los plazos del Espíritu y después se diluyen como la buena sal, como la luz. Esas personas sí que son “sal de la tierra” y “luz del mundo”.

Llega Pentecostés y de seguro que algo ocurrirá. El Espíritu Santo es mucho más poderoso de lo que imaginamos. La cuestión es, ¿dónde y para quiénes esto acontecerá?

Con María y la comunidad del cenáculo oremos y dejémonos sorprender.

.

http://www.vidareligiosa.es/index.php?option=com_content&view=article&id=765%3Aos-conviene-que-yo-me-vaya-o-iresistencia-anti-pentecostes&catid=2%3Aarticulos&Itemid=3

 


Legionarios de Cristo: Conclusiones del Capítulo General

febrero 6, 2014

.

Sacerdotes legionarios de Cristo

Sacerdotes legionarios de Cristo

.

Los Legionarios de Cristo, en la declaración final del capítulo general, se desmarcan de Marcial Maciel y piden perdón

Revista Ecclesia. Posted 6 febrero, 2014 by Editor in Internacional

Los Legionarios de Cristo, en la declaración final del capítulo general, se desmarcan de Marcial Maciel y piden perdón por sus comportamientos gravísimos y objetivamente inmorales

El Capítulo General es la más alta autoridad interna de la Legión de Cristo; representa a toda la congregación, y ha emitido un comunicado en el que ha querido pronunciarse, en continuidad con las disposiciones de la Santa Sede, para “definir de manera conclusiva” la postura de la congregación sobre los comportamientos “gravísimos y objetivamente inmorales” del P. Marcial Maciel, que reprueban firmemente, y sobre su papel de fundador.

La declaración reconoce que “nuestra congregación religiosa habría podido desaparecer”, y que “la ayuda de la Santa Sede fue imprescindible para descubrir cómo la personalidad y el modo de actuar del P. Maciel estaban afectando a nuestra congregación religiosa”.

El comunicado, que consta de 10 puntos, también ofrece unas reflexiones iniciales sobre los pasos que se han dado en el proceso de renovación en relación con los aspectos que había detectado y recomendado la visita apostólica: revisión del carisma, el ejercicio de la autoridad y la formación.

“Sabemos que éste es el inicio de un camino y que nos queda mucho por hacer”, afirman. “Todo esto exige no sólo un cambio de textos legislativos, sino una conversión continua de mente y corazón”, reconocen. “Estamos comprometidos en continuar con humildad este proceso de renovación y conversión”, aseguran.

“Hemos considerado los comportamientos gravísimos y objetivamente inmorales del P. Maciel que merecieron las sanciones que en su momento la Congregación para la Doctrina de la Fe justamente le impuso.

Nuestro fundador falleció en 2008 y suplicamos para él la misericordia de Dios. Al mismo tiempo queremos expresar nuestro hondo pesar por el abuso de seminaristas menores de edad, los actos inmorales con hombres y mujeres adultos, el uso arbitrario de su autoridad y de bienes, el consumo desmesurado de medicamentos adictivos y el haber presentado como propios escritos publicados por terceros.

Nos resulta incomprensible la incoherencia de seguirse presentando durante décadas como sacerdote y testigo de la fe mientras ocultaba estas conductas inmorales. Todo esto lo reprobamos firmemente.

Nos apena que muchas víctimas y personas afectadas hayan esperado en vano una petición de perdón y de reconciliación por parte del P. Maciel y hoy queremos hacerla nosotros, expresando nuestra solidaridad con todas ellas”, afirma la declaración.

“Reconocemos con tristeza la incapacidad inicial de creer los testimonios de las personas que habían sido víctimas del P. Maciel, el largo silencio institucional y, más adelante, los titubeos y errores de juicio a la hora de informar a los miembros de la congregación y a las demás personas.

Pedimos perdón por estas deficiencias que han aumentado el dolor y desconcierto de muchos”, reconoce la Legión.

La Legión confirma que “no puede proponer al P. Maciel como modelo ni sus escritos personales como guía de vida espiritual. Reconocemos su condición de fundador.

Sin embargo, una congregación religiosa y sus rasgos esenciales no tienen origen en la persona del fundador; son un don de Dios que la Iglesia acoge y aprueba y que después vive en el instituto y en sus miembros”, explica.

La Legión reconoce también que “una comprensión inadecuada del concepto de fundador, la exaltación excesiva y la visión acrítica de la persona del P. Maciel nos llevó muchas veces a dar un valor universal a sus indicaciones y a aferrarnos demasiado a ellas.

Por esto, en la revisión de las actuales constituciones, una de las tareas principales ha sido separar lo que realmente expresa el patrimonio carismático de nuestra congregación de otros elementos accidentales. Además hemos asegurado la conformidad de todo nuestro derecho propio con las normas universales de la Iglesia.

Los tres años del proceso de revisión han sido semejantes a un prolongado examen de conciencia comunitario para descubrir y purificar lo que en nuestro comportamiento personal e institucional no era propio de la vida religiosa.

Constatamos algunas tendencias que han ofuscado la comprensión de nuestro carisma, entre otras cosas, la falta de una mayor inserción en la Iglesia local y una insistencia desmedida en el propio esfuerzo, la eficacia humana, el prestigio externo y el cumplimiento de normas minuciosas”.

En la declaración se reitera en varias ocasiones la petición de perdón a todas las víctimas y personas afectadas por el fundador, así como a todas las personas cuyo “dolor y desconcierto” aumentó por las deficiencias en el proceso, y a quienes han dejado la congregación “si no los hemos escuchado y acompañado evangélicamente”.

Recoge un balance de la Comisión de acercamiento, que atendió los doce casos que se le presentaron, y que ha concluido su trabajo. La congregación “le  pide al nuevo Gobierno que mantenga este compromiso de seguir buscando la reconciliación”.

El comunicado recoge además las conclusiones del informe realizado por la Comisión para el estudio y revisión de la situación económica de la Congregación de los Legionarios, presentado por Mons. Mario Marchesi, que subraya que en las auditorias internas y externas “no se han encontrado malversaciones de dinero u otras irregularidades en los ejercicios fiscales revisados”.

Los legionarios de Cristo expresan en el punto 10 de la declaración un agradecimiento profundo a quienes han hecho posible este proceso de renovación, especialmente a la Iglesia y al Papa, al Cardenal Velasio De Paolis y sus consejeros, a todos los legionarios de Cristo, “especialmente a aquellos sacerdotes mayores que durante tantos años nos han ofrecido un ejemplo de autenticidad y de entrega a la misión”, a los miembros de Regnum Christi y a todas las personas “que nos han acompañado estos años con su oración y caridad”, dicen.

“Los sucesos de estos años marcarán la identidad y la vida de nuestra congregación”, asegura la declaración, que afirma: “A la luz de la Providencia divina podemos acogerlos, afrontarlos y transformarlos en eslabón para una nueva etapa de nuestra historia”.

http://www.revistaecclesia.com/los-legionarios-de-cristo-en-la-declaracion-final-del-capitulo-general-se-desmarcan-de-marcial-maciel-y-piden-perdon/