En el mes del “orgullo gay” Facebook censura a experto en ideología de género

junio 12, 2017

.

Agustín Laje, politólogo argentino y crítico de la ideología de género

.

En el mes del “orgullo gay” Facebook censura a experto en ideología de género

Por David Ramos

.

REDACCIÓN CENTRAL, 12 Jun. 17 / 05:02 pm (ACI).- La red social Facebook bloqueó el acceso al politólogo argentino Agustín Laje, crítico de la ideología de género, por un periodo de 30 días.

La sanción se produce en medio de las celebraciones de Facebook por el “orgullo gay” y la implementación de un ícono y calcomanías especiales con distinta simbología homosexual en la popular red social.

En declaraciones a ACI Prensa, Laje explicó que la censura se dio por publicar en su cuenta de Facebook una respuesta a una serie de difamaciones como “homófobo” y “misógino” publicadas en el diario argentino de izquierda Página 12.

Página 12 fue financiado con millones de dólares durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. El director de Página 12, Horacio Verbitsky, ex miembro del violento grupo guerrillero Montoneros y luego colaborador de la dictadura argentina, difamó años atrás al Papa Francisco.

En un artículo de Página 12 titulado “El discurso del odio” del 9 de diciembre de 2016, la periodista Marta Platía calificó a Agustín Laje de “misógino”, “homófobo” e “inquisidor”. Todo esto luego de que la Bolsa de Comercio de Córdoba lo reconociera como Joven Sobresaliente del Año.

Laje respondió en su cuenta de Facebook con un extenso texto, acompañado de una foto del artículo de Página 12, recordando la relación de Verbitsky con los Montoneros, con la dictadura, y criticando las falacias.

En esa ocasión, el politólogo argentino señaló que mientras las feministas radicales “dicen que yo tengo un ‘discurso de odio’, ellas en sus movilizaciones evidencian “con sus típicas consignas y pintadas, dónde está el odio: ‘muerte al macho’, ‘matá a tu novio’, ‘machete al machote’, ‘Jesús era gay’, ‘Si la Virgen María viviera sería tortillera’, ‘La única Iglesia que ilumina es la que arde’, ‘Abortá al macho’, ‘Abortá la heterosexualidad’, ‘Muerte a la gorra’, y un inacabable etcétera”.

Este texto fue eliminado por Facebook poco después. Laje publicó luego una versión editada, retirando la mención a Verbitsky, que fue finalmente censurada hoy.

“Hoy cuando llego a Córdoba lo primero que quiero hacer es ver mi Facebook y me dice que esa publicación mía infringe las normas comunitarias”, dijo a ACI Prensa este lunes 12 de junio.

Las normas comunitarias de Facebook, recordó, implican “no publicar pornografía, no publicar actos de violencia, no instigar a la violencia, ese tipo de cosas. Esto era una réplica a una nota de Página 12 donde yo iba marcando las falacias lógicas una por una, o sea que no violentaba en verdad ninguna norma comunitaria”.

“Y como sanción me impusieron 30 días de bloqueo. Lo que significa 30 días sin poder usar mi principal red social para difundir. Lo cual significa que no puedo invitar a nadie a los próximos eventos de los  próximos 30 días”, lamentó.

La primera vez que Facebook lo bloqueó, “me censuraron una semana”, recordó. En esa ocasión, dijo, “alegaban que ese posteo había violentado las normas comunitarias porque me refería expresamente al director de Página 12, lo cual es absurdo porque uno puede hacer ese tipo de críticas y porque aparte es un dato histórico que esa persona perteneció a una organización armada terrorista aquí en Argentina”.

“Volví a publicar el mismo posteo pero sin ninguna referencia a esta persona puntual, al director del diario Página 12, para no recibir de nuevo una censura, pero para que la respuesta a la nota del diario quedara publicada en mi Facebook”, explicó.

Precisamente por esta nueva publicación, indicó, “me vienen a censurar no por una semana sino por un mes entero el Facebook”.

Laje, que volvía a Argentina de participar en un congreso de La Opción V en Perú, ha sido víctima de distintos ataques mediáticos y ha denunciado repetidamente ser víctima de amenazas de muerte.

El 7 de junio en Mendoza, durante la presentación del libro que escribió junto al también argentino Nicolás Márquez -“El Libro Negro de la Nueva Izquierda: Ideología de género o subversión cultural”-, un pequeño grupo de manifestantes feministas protagonizó una amenaza de bomba que obligó a las autoridades a desalojar el Teatro de la Compañía hasta que lograron descartar el peligro.

A pesar del bloqueo en su cuenta personal, aún se puede contactar a Agustín Laje a través de su página oficial de Facebook https://www.facebook.com/agustinlajearrigoni/ y ha creado una nueva cuenta personal https://www.facebook.com/lajeagustin.

 

Anuncios

“La corrupción es la negación de Dios”, dice Cardenal en medio de escándalos en Perú

junio 10, 2017

.

 

Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani, Arzobispo de Lima.

.

“La corrupción es la negación de Dios”, dice Cardenal en medio de escándalos en Perú

En el programa Diálogo de Fe de este 10 de junio, a través de la cadena radial RPP

.

LIMA, 10 Jun. 17 / 04:04 pm (ACI).- El Arzobispo de Lima y Primado del Perú, Cardenal Juan Luis Cipriani, advirtió que “la corrupción es la negación de Dios”, en medio de escándalos como el caso Odebrecht, la violencia y la promoción de la ideología de género en el país.

En el programa Diálogo de Fe de este 10 de junio, a través de la cadena radial RPP, el Cardenal Cipriani señaló que “la corrupción es la negación de Dios: no solamente es una ley que no se cumple, sino que es una conciencia en la que yo he botado a Dios, muchas veces he botado a mi familia”.

“¿Qué pasa con la corrupción?, ¿qué pasa con las lluvias que han destrozado el norte y no pasa nada?, ¿qué pasa con los muertos y los asaltos? ¿Dónde está la Trinidad? Yo tengo que responder con todo el respeto: es la Trinidad que no se le deja actuar, es la Trinidad que yo por soberbia me niego a aceptar que ese Dios me quiere ayudar y me está corrigiendo”.

El Primado del Perú cuestionó la labor de los organismos del Estado, en quienes recaen las labores de velar por los impuestos, hacer las leyes y “decir la verdad en los medios de comunicación”, en medio de una reciente controversia por una marca de lácteos que habría vendido como leche un producto que no era tal.

“¿Juegan para ellos mismos o juegan para el bien común del país? ¿Para quién juegan? Porque si nadie cuida al ciudadano ni a la familia ni a la vida ni a la verdad, entonces esto de la leche es la punta del iceberg”, dijo.

“Tenemos hablando del tema de Odebrecht hace semanas y no pasa nada”, criticó.

El Cardenal Cipriani lamentó que se promueva con tanto esfuerzo la agenda de la ideología de género en lugar de que se “empiecen a hacer hospitales” en las zonas recientemente golpeadas por el fenómeno de El Niño, al norte del Perú.

“¿Qué hay que esperar para que empecemos a funcionar? Yo veo que hay una especie de engaño a la población, hay mucha mentira que envenena”, dijo.

El Arzobispo subrayó además la relación de la corrupción con la promoción del crimen del aborto, pues “el que violenta la vida, que es lo más importante, en qué ética le vas a pedir que sea muy honesto con su dinero, si mata”.

Tras reflexionar sobre la Santísima Trinidad, cuya fiesta se celebra este 11 de junio, el Cardenal Cipriani lamentó que “veo una verdadera campaña, sobre todo en países muy desarrollados, para prescindir de Dios: ‘No sé si existe, pero no me interesa’”.

“Empieza a haber, por un lado, fabricar un dios a tu medida; ‘Dios es alguien que me obedece a mí, Dios es alguien que es muy duro y muy exigente, que me quita la libertad; Dios ha hecho mucho daño a la humanidad’”, señaló, y dijo que “empieza a haber una serie de críticas para desacreditar a Dios”.

“Entonces, esa campaña dice ‘no, yo quiero defender tu libertad, libérate de tus creencias religiosas’. No. Dios es la verdad, Dios es la libertad, Dios es mi todo, no me quita nada, me da todo”, aseguró.

El Cardenal Cipriani destacó que “Dios, pese a todo te busca, pese a todo te perdona, pese a todo te sigue amando”.

El Arzobispo de Lima alentó también a los padres a criar a sus hijos con un ejemplo de coherencia. “Deja su libertad, pero que él vea ‘mi papá es coherente, lo que me dice también lo hace, mi papá tiene paciencia, yo he hecho una cosa mal y ha sabido comprender’. Los chicos piensan y se dan cuenta. El ejemplo del papá y el diálogo con los hijos exige una tarea nada fácil”, dijo.

Al finalizar su mensaje, el Cardenal Cipriani denunció que “con la plata, el poder; con el poder, la mentira; abusas de todo. Yo lo veo en mi esfuerzo diario por tratar de enseñar la fe, choco con el poder”.

“La gente sencilla me cree, me quiere y se me acerca. La gente de un poco más nivel se molesta porque hablo del aborto o porque hablo del matrimonio o porque hablo de estas leyes de odio”, dijo.

“Tengamos ideas claras. Al pueblo le urge la salud, el trabajo, la comida, la vivienda. No estemos haciendo figuritas ideológicas. Hay una realidad que nos interpela”, señaló.

También te puede interesar:

Papa Francisco: El dinero que proviene de delitos está ensangrentado y hace mal http://bit.ly/2jQ9yz5 

Photo published for Papa Francisco: El dinero que proviene de delitos está ensangrentado y hace mal

3 expertos en comunicación analizan los desafíos del periodismo católico

junio 2, 2017

.

Perioristas entrevistando a un sacerdote

.

Expertos en comunicación analizan los desafíos del periodismo católico

Por María Ximena Rondón

.

ROMA, 01 Jun. 17 / 10:06 pm (ACI).- El 31 de mayo se realizó el conversatorio virtual “La información religiosa” donde tres expertos en comunicación analizaron los desafíos del periodismo religioso en la actualidad.

En este diálogo participaron Alejandro Bermúdez, director del Grupo ACI; José Beltrán, director de la revista española Vida Nueva; y Silvina Pérez, jefa de la edición semanal en español de L’Osservatore Romano, el diario del Vaticano.

En su intervención, Bermúdez señaló que la información no solo es católica por dar cobertura a la Iglesia sino porque “proporciona una perspectiva católica a los principales eventos noticiosos”.

El director del Grupo ACI Afirmó que “el hecho de que nos expresemos como una organización de información católica proporciona al lector un grado de conciencia sobre la perspectiva que ofrece el medio de comunicación que normalmente muchos medios seculares no ofrecen”.

Añadió que la información católica “es un contenido que debe adaptarse a los formatos de comunicación existentes como las páginas web, las redes sociales más antiguas como Facebook y Twitter y a las emergentes como Snapchat o Instagram; y las que van a aparecer, como los formatos de realidad aumentada y realidad virtual”.

Señaló que la información católica tiene un lugar en la nueva evangelización porque  también “permite transmitir testimonios vivos que animan e inspiran”.

Por su parte, José Beltrán, director de la revista española Vida Nueva, contó que su medio nació en medio de la dictadura española, hace unos 60 años, y que en medio de ese contexto informaban sobre el pontificado de Pablo VI.

“Todo el anuncio y denuncia que se ha hecho a través de Vida Nueva, de ese hacer periodismo en búsqueda de la verdad, siempre se ha hecho desde una mirada inclusiva y desde la comunión”, indicó.

También destacó que son la única revista en España que vive gracias a sus 15 mil suscriptores y que esperan subir esa cifra. Esta experiencia “es significativa porque muestra cómo la Iglesia puede seguir teniendo voz en medio de la sociedad y que los propios católicos, laicos, sacerdotes, están demandando esta información, una información especializada de calidad”.

Respecto al manejo de la información ante el incremento del uso de las redes sociales y de las nuevas tecnologías, Beltrán indicó que “la Iglesia no se puede quedar atrás, tiene mucho que decir”.

Por otro lado, Silvina Pérez, directora de la edición en español de L´Osservatore Romano, el diario del Vaticano, afirmó que en la actualidad las actividades del Papa y la Santa Sede “son seguidas de una manera que en el pasado no existía”.

Pérez indicó que el Papa Francisco “tiene una repercusión él mismo, sus mensajes. Una repercusión mediática que creo que es importante e inusitada”.

“Creo que la coherencia y la autenticidad del Papa son dos elementos que a nosotros nos han hecho cambiar el tipo de comunicación”, expresó.

Asimismo destacó la importancia del impulso de los latinos y el idioma español en este pontificado, ya que esta es la lengua materna del Santo Padre y porque hay una gran cantidad de fieles provenientes de países de habla hispana.

“Nosotros tratamos de traducir la idea central del pontificado que es la relación entre las personas, más allá de los aspectos eclesiales, los aspectos pastorales”.

Se necesita un periodismo especializado

Por otro lado, los tres expositores manifestaron en común la necesidad de un periodismo especializado en temas religiosos.

Bermúdez destacó que los medios seculares cubren pobremente la información religiosa, “la mayoría de las veces no por mala intención sino por incapacidad”.

En ese sentido Silvina Pérez destacó que “se intenta interpretar las palabras del Papa Francisco, contextualizarlas, desplegarlas, matizarlas o redondearlas; en esto hay algún tipo de dificultad. Es cierto que no existe un periodismo religioso en las redacciones de los medios seculares. Pero es cierto que el Papa existe y está presente”.

Por su parte, el director de la revista española Vida Nueva afirmó que este periodismo especializado se debe conseguir con “la formación de profesionales y ganándonos respeto y credibilidad”.

Puede ver el conversatorio completo AQUÍ.

 


mayo 27, 2017

.

Jóvenes conectados, pero poco o nada comunicados

.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA 51 JORNADA MUNDIAL
DE LAS COMUNICACIONES SOCIAL
ES

«No temas, que yo estoy contigo» (Is 43, 5)
Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos

.

Gracias al desarrollo tecnológico, el acceso a los medios de comunicación es tal que muchísimos individuos tienen la posibilidad de compartir inmediatamente noticias y de difundirlas de manera capilar. Estas noticias pueden ser bonitas o feas, verdaderas o falsas. Nuestros padres en la fe ya hablaban de la mente humana como de una piedra de molino que, movida por el agua, no se puede detener.

Sin embargo, quien se encarga del molino tiene la posibilidad de decidir si moler trigo o cizaña. La mente del hombre está siempre en acción y no puede dejar de «moler» lo que recibe, pero está en nosotros decidir qué material le ofrecemos. (cf. Casiano el Romano, Carta a Leoncio Igumeno).

Me gustaría con este mensaje llegar y animar a todos los que, tanto en el ámbito profesional como en el de las relaciones personales, «muelen» cada día mucha información para ofrecer un pan tierno y bueno a todos los que se alimentan de los frutos de su comunicación. Quisiera exhortar a todos a una comunicación constructiva que, rechazando los prejuicios contra los demás, fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza.

Creo que es necesario romper el círculo vicioso de la angustia y frenar la espiral del miedo, fruto de esa costumbre de centrarse en las «malas noticias» (guerras, terrorismo, escándalos y cualquier tipo de frustración en el acontecer humano). Ciertamente, no se trata de favorecer una desinformación en la que se ignore el drama del sufrimiento, ni de caer en un optimismo ingenuo que no se deja afectar por el escándalo del mal.

Quisiera, por el contrario, que todos tratemos de superar ese sentimiento de disgusto y de resignación que con frecuencia se apodera de nosotros, arrojándonos en la apatía, generando miedos o dándonos la impresión de que no se puede frenar el mal. Además, en un sistema comunicativo donde reina la lógica según la cual para que una noticia sea buena ha de causar un impacto, y donde fácilmente se hace espectáculo del drama del dolor y del misterio del mal, se puede caer en la tentación de adormecer la propia conciencia o de caer en la desesperación.

Por lo tanto, quisiera contribuir a la búsqueda de un estilo comunicativo abierto y creativo, que no dé todo el protagonismo al mal, sino que trate de mostrar las posibles soluciones, favoreciendo una actitud activa y responsable en las personas a las cuales va dirigida la noticia. Invito a todos a ofrecer a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo narraciones marcadas por la lógica de la «buena noticia».

La buena noticia

La vida del hombre no es sólo una crónica aséptica de acontecimientos, sino que es historia, una historia que espera ser narrada mediante la elección de una clave interpretativa que sepa seleccionar y recoger los datos más importantes. La realidad, en sí misma, no tiene un significado unívoco. Todo depende de la mirada con la cual es percibida, del «cristal» con el que decidimos mirarla: cambiando las lentes, también la realidad se nos presenta distinta.  Entonces, ¿qué hacer para leer la realidad con «las lentes» adecuadas?

Para los cristianos, las lentes que nos permiten descifrar la realidad no pueden ser otras que las de la buena noticia, partiendo de la «Buena Nueva» por excelencia: el «Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios» (Mc 1, 1). Con estas palabras comienza el evangelista Marcos su narración, anunciando la «buena noticia» que se refiere a Jesús, pero más que una información sobre Jesús, se trata de la buena noticia que es Jesús mismo.

En efecto, leyendo las páginas del Evangelio se descubre que el título de la obra corresponde a su contenido y, sobre todo, que ese contenido es la persona misma de Jesús.

Esta buena noticia, que es Jesús mismo, no es buena porque esté exenta de sufrimiento, sino porque contempla el sufrimiento en una perspectiva más amplia, como parte integrante de su amor por el Padre y por la humanidad. En Cristo, Dios se ha hecho solidario con cualquier situación humana, revelándonos que no estamos solos, porque tenemos un Padre que nunca olvida a sus hijos. 

«No temas, que yo estoy contigo» (Is 43, 5): es la palabra consoladora de un Dios que se implica desde siempre en la historia de su pueblo. Con esta promesa: «estoy contigo», Dios asume, en su Hijo amado, toda nuestra debilidad hasta morir como nosotros.

En Él también las tinieblas y la muerte se hacen lugar de comunión con la Luz y la Vida. Precisamente aquí, en el lugar donde la vida experimenta la amargura del fracaso, nace una esperanza al alcance de todos. Se trata de una esperanza que no defrauda ―porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (cf. Rm 5, 5)― y que hace que la vida nueva brote como la planta que crece de la semilla enterrada.

Bajo esta luz, cada nuevo drama que sucede en la historia del mundo se convierte también en el escenario para una posible buena noticia, desde el momento en que el amor logra encontrar siempre el camino de la proximidad y suscita corazones capaces de conmoverse, rostros capaces de no desmoronarse, manos listas para construir.

La confianza en la semilla del Reino

Para iniciar a sus discípulos y a la multitud en esta mentalidad evangélica, y entregarles «las gafas» adecuadas con las que acercarse a la lógica del amor que muere y resucita, Jesús recurría a las parábolas, en las que el Reino de Dios se compara, a menudo, con la semilla que desata su fuerza vital justo cuando muere en la tierra (cf. Mc 4, 1-34).

Recurrir a imágenes y metáforas para comunicar la humilde potencia del Reino, no es un manera de restarle importancia y urgencia, sino una forma misericordiosa para dejar a quien escucha el «espacio» de libertad para acogerla y referirla incluso a sí mismo.

Además, es el camino privilegiado para expresar la inmensa dignidad del misterio pascual, dejando que sean las imágenes ―más que los conceptos― las que comuniquen la paradójica belleza de la vida nueva en Cristo, donde las hostilidades y la cruz no impiden, sino que cumplen la salvación de Dios, donde la debilidad es más fuerte que toda potencia humana, donde el fracaso puede ser el preludio del cumplimiento más grande de todas las cosas en el amor.

En efecto, así es como madura y se profundiza la esperanza del Reino de Dios: «Como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece» (Mc 4, 26-27).

El Reino de Dios está ya entre nosotros, como una semilla oculta a una mirada superficial y cuyo crecimiento tiene lugar en el silencio. Quien tiene los ojos límpidos por la gracia del Espíritu Santo lo ve brotar y no deja que la cizaña, que siempre está presente, le robe la alegría del Reino.

Los horizontes del Espíritu   

La esperanza fundada sobre la buena noticia que es Jesús nos hace elevar la mirada y nos impulsa a contemplarlo en el marco litúrgico de la fiesta de la Ascensión. Aunque parece que el Señor se aleja de nosotros, en realidad, se ensanchan los horizontes de la esperanza. En efecto, en Cristo, que eleva nuestra humanidad hasta el Cielo, cada hombre y cada mujer puede tener la plena libertad de «entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús, por este camino nuevo y vivo, inaugurado por él para nosotros, a través del velo, es decir, de su propia carne» (Hb 10, 19-20).

Por medio de «la fuerza del Espíritu Santo» podemos ser «testigos» y comunicadores de una humanidad nueva, redimida, «hasta los confines de la tierra» (cf. Hb 1, 7-8).

La confianza en la semilla del Reino de Dios y en la lógica de la Pascua configura también nuestra manera de comunicar. Esa confianza nos hace capaces de trabajar ―en las múltiples formas en que se lleva a cabo hoy la comunicación― con la convicción de que es posible descubrir e iluminar la buena noticia presente en la realidad de cada historia y en el rostro de cada persona.

Quien se deja guiar con fe por el Espíritu Santo es capaz de discernir en cada acontecimiento lo que ocurre entre Dios y la humanidad, reconociendo cómo él mismo, en el escenario dramático de este mundo, está tejiendo la trama de una historia de salvación. El hilo con el que se teje esta historia sacra es la esperanza y su tejedor no es otro que el Espíritu Consolador.

La esperanza es la más humilde de las virtudes, porque permanece escondida en los pliegues de la vida, pero es similar a la levadura que hace fermentar toda la masa. Nosotros la alimentamos leyendo de nuevo la Buena Nueva, ese Evangelio que ha sido muchas veces «reeditado» en las vidas de los santos, hombres y mujeres convertidos en iconos del amor de Dios.

También hoy el Espíritu siembra en nosotros el deseo del Reino, a través de muchos «canales» vivientes, a través de las personas que se dejan conducir por la Buena Nueva en medio del drama de la historia, y son como faros en la oscuridad de este mundo, que iluminan el camino y abren nuevos senderos de confianza y esperanza.

Vaticano, 24 de enero de 2017

Francisco


Maná y Vivencias Pascuales (43), 28.5.17

mayo 27, 2017

Domingo VII de Pascua, Ciclo A

La Ascensión del Señor, Solemnidad



Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales


DECENARIO DEL ESPÍRITU SANTO

CUARTO DÍA
.


Sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo

Sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo


Textos bíblico-litúrgicos.- Entrada: Hch 1,11; 1era lectura: Hch 1, 1-11; Salmo: 46, 2-3.6-9; 2da. Lectura: Ef 1, 17-23; Aleluya: Mt 28, 19-20; Evangelio Mt 28, 16-20; Comunión: Mt 28, 20.


ENTRADA: Hch 1, 11.- Galileos, ¿qué hacen ahí plantados mirando al cielo? El mismo Jesús que les ha dejado para subir al cielo volverá como le han visto marcharse. Aleluya.

.

TEXTO ILUMINADOR

Dios, rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, estando nosotros muertos por los pecados, nos ha hecho vivir con Cristo -por pura gracia estáis salvados-, nos ha resucitado con Cristo Jesús y nos ha sentado en el cielo con él (Ef 2, 4-6).


ORACIÓN COLECTA

Concédenos, Dios todopoderoso, exultar de gozo y darte gracias en esta liturgia de alabanza, porque la ascensión de Jesucristo, tu Hijo, es ya nuestra victoria, y donde nos ha precedido él, que es nuestra cabeza, esperamos llegar también nosotros como miembros de su cuerpo. Por nuestro Señor Jesucristo.


ORACIÓN DESPUÉS DE LA COMUNIÓN

Dios todopoderoso y eterno, que, mientras vivimos aún en la tierra, nos das ya parte en los bienes del cielo; haz que deseemos vivamente estar junto a Cristo, en quien nuestra naturaleza humana ha sido tan extraordinariamente enaltecida que participa de tu misma gloria. Por Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Hch 1, 1-11

En mi primer libro, querido Teófilo, escribí de todo lo que Jesús fue haciendo y enseñando hasta el día en que dio instrucciones a los apóstoles, que había escogido, movido por el Espíritu Santo, y ascendió al cielo.

Se les presentó después de su pasión, dándoles numerosas pruebas de que estaba vivo y, apareciéndose durante cuarenta días, les habló del Reino de Dios.

Una vez que comían juntos les recomendó: No se alejen de Jerusalén; aguarden que se cumpla la promesa de mi Padre, de la que ya les he hablado. Juan bautizó con agua; pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo dentro de pocos días.

Los que estaban presentes le preguntaron: Señor, ¿es ahora cuando vas a restablecer la soberanía de Israel? Jesús contestó: No les corresponde a ustedes conocer los tiempos y las fechas que el Padre ha establecido con su autoridad.

Cuando el Espíritu Santo descienda sobre ustedes, recibirán fuerza para ser mis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaría y hasta los confines del mundo.

Dicho esto, lo vieron levantarse hasta que una nube lo ocultó de su vista.

Mientras miraban fijos al cielo viéndole irse, se les presentaron dos hombres vestidos de blanco que les dijeron: Galileos, ¿qué hacen ahí mirando al cielo? El mismo Jesús que les ha dejado para subir al cielo, volverá como le han visto marcharse.


SALMO 46, 2-3.6-9

Pueblos todos, aplaudan, aclamen a Dios con gritos de alegría porque el Señor es sublime y terrible, emperador de toda la tierra.

Dios asciende entre aclamaciones, el Señor al sonido de trompetas; toquen para Dios, toquen para nuestro Rey, toquen.

Porque Dios es el rey de toda la tierra; toquen con maestría. Dios reina sobre las naciones, Dios se sienta en su santo trono.


SEGUNDA LECTURA: Ef 1, 17-23

Queridos hermanos:

Que el Dios de Cristo Jesús nuestro Señor, el Padre de la gloria, les dé espíritu de sabiduría y revelación para conocerlo.

Ilumine los ojos de su corazón, para que comprendan cuál es la esperanza a la que los llama, cuál la riqueza de gloria que da en herencia a los santos y cuál la extraordinaria grandeza de su poder para nosotros, los que creemos, según la eficacia de su fuerza poderosa, que desplegó en Cristo resucitándolo de entre los muertos y sentándolo a su derecha en el cielo; por encima de todo principado, potestad, fuerza y dominación, y por encima de todo nombre conocido, no sólo en este mundo, sino en el futuro.

Y todo lo puso bajo sus pies, y lo dio a la Iglesia, como Cabeza sobre todo. Ella es su cuerpo, y el que llena todo en toda forma despliega en ella su plenitud.


ACLAMACIÓN: Mt 28, 19-20.- Vayan y hagan discípulos de todos los pueblos, dice el Señor. Y sepan que yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo. Aleluya.


EVANGELIO: Mt 28, 16-20

En aquel tiempo, los once discípulos se fueron a Galilea y subieron al monte en el que Jesús los había citado. Al ver a Jesús, se postraron, aunque algunos titubeaban.

Entonces, Jesús se acercó a ellos y les dijo: “Me ha sido dado todo poder en el cielo y en la tierra.

Vayan, pues, y enseñen a todas las naciones, bautizándolas en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo, y enseñándolas a cumplir todo cuanto yo les he mandado; y sepan que yo estaré con ustedes todos los días, hasta el fin del mundo”.


COMUNIÓN: Mt 28, 20.- Yo estoy con ustedes todos los días hasta el fin del mundo. Aleluya.


.

DECENARIO AL ESPÍRITU SANTO


ORACIÓN PREPARATORIA

Oh Dios que, por el misterio de Pentecostés, santificas a tu Iglesia, extendida por todas las naciones, derrama los dones de tu Espíritu sobre todos los confines de la tierra y no dejes de realizar hoy, en el corazón de tus fieles, aquellas mismas maravillas que obraste en los comienzos de la predicación evangélica.- Por Jesucristo nuestro Señor.


DÍA CUARTO

Ser sensibles a lo que el Espíritu divino promueve a nuestro alrededor y en nosotros mismos: a los carismas que distribuye, a los movimientos e instituciones que suscita, a los efectos y decisiones que hace nacer en nuestro corazón.

El Espíritu Santo realiza en el mundo las obras de Dios. Es, como dice el himno litúrgico, dador de las gracias, luz de los corazones, dulce huésped del alma, descanso en el trabajo, consuelo en el llanto.

Sin su ayuda nada hay en el hombre que sea inocente y valioso, porque es él quien lava lo manchado, quien cura lo enfermo, quien enciende lo que está frío, quien endereza lo extraviado o torcido, quien conduce a los hombres hacia el puerto de la salvación y del gozo eterno.

Señor Jesús, que, elevado en la cruz, hiciste que manaran torrentes de agua viva de tu costado, envíanos tu Espíritu Santo, fuente de vida.


ORACIÓN FINAL

Ven Espíritu Santo, llena nuestros corazones y enciéndelos con el fuego de tu amor. Envía tu Espíritu y serán creados; y renovarás la faz de la tierra.

Quema, Señor, con el fuego del Espíritu Santo nuestras entrañas y nuestro corazón, para que te sirvamos con cuerpo limpio y con un corazón puro te agrademos.

Te pedimos, Señor, que inspires nuestras acciones, las prevengas y las acompañes con tu auxilio, para que todos nuestros deseos, pensamientos y trabajos comiencen siempre en ti, como en su fuente, y tiendan siempre a ti, como a su fin.

Por Jesucristo nuestro Señor.- Amén.


.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
PARA LA 51 JORNADA MUNDIAL
DE LAS COMUNICACIONES SOCIAL
ES

 

«No temas, que yo estoy contigo» (Is 43,5)
Comunicar esperanza y confianza en nuestros tiempos

 

Gracias al desarrollo tecnológico, el acceso a los medios de comunicación es tal que muchísimos individuos tienen la posibilidad de compartir inmediatamente noticias y de difundirlas de manera capilar. Estas noticias pueden ser bonitas o feas, verdaderas o falsas. Nuestros padres en la fe ya hablaban de la mente humana como de una piedra de molino que, movida por el agua, no se puede detener. Sin embargo, quien se encarga del molino tiene la posibilidad de decidir si moler trigo o cizaña. La mente del hombre está siempre en acción y no puede dejar de «moler» lo que recibe, pero está en nosotros decidir qué material le ofrecemos. (cf. Casiano el Romano, Carta a Leoncio Igumeno).

Me gustaría con este mensaje llegar y animar a todos los que, tanto en el ámbito profesional como en el de las relaciones personales, «muelen» cada día mucha información para ofrecer un pan tierno y bueno a todos los que se alimentan de los frutos de su comunicación. Quisiera exhortar a todos a una comunicación constructiva que, rechazando los prejuicios contra los demás, fomente una cultura del encuentro que ayude a mirar la realidad con auténtica confianza.

Creo que es necesario romper el círculo vicioso de la angustia y frenar la espiral del miedo, fruto de esa costumbre de centrarse en las «malas noticias» (guerras, terrorismo, escándalos y cualquier tipo de frustración en el acontecer humano). Ciertamente, no se trata de favorecer una desinformación en la que se ignore el drama del sufrimiento, ni de caer en un optimismo ingenuo que no se deja afectar por el escándalo del mal.

Quisiera, por el contrario, que todos tratemos de superar ese sentimiento de disgusto y de resignación que con frecuencia se apodera de nosotros, arrojándonos en la apatía, generando miedos o dándonos la impresión de que no se puede frenar el mal. Además, en un sistema comunicativo donde reina la lógica según la cual para que una noticia sea buena ha de causar un impacto, y donde fácilmente se hace espectáculo del drama del dolor y del misterio del mal, se puede caer en la tentación de adormecer la propia conciencia o de caer en la desesperación.

Por lo tanto, quisiera contribuir a la búsqueda de un estilo comunicativo abierto y creativo, que no dé todo el protagonismo al mal, sino que trate de mostrar las posibles soluciones, favoreciendo una actitud activa y responsable en las personas a las cuales va dirigida la noticia. Invito a todos a ofrecer a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo narraciones marcadas por la lógica de la «buena noticia».

La buena noticia

La vida del hombre no es sólo una crónica aséptica de acontecimientos, sino que es historia, una historia que espera ser narrada mediante la elección de una clave interpretativa que sepa seleccionar y recoger los datos más importantes. La realidad, en sí misma, no tiene un significado unívoco. Todo depende de la mirada con la cual es percibida, del «cristal» con el que decidimos mirarla: cambiando las lentes, también la realidad se nos presenta distinta.  Entonces, ¿qué hacer para leer la realidad con «las lentes» adecuadas?

Para los cristianos, las lentes que nos permiten descifrar la realidad no pueden ser otras que las de la buena noticia, partiendo de la «Buena Nueva» por excelencia: el «Evangelio de Jesucristo, Hijo de Dios» (Mc 1,1). Con estas palabras comienza el evangelista Marcos su narración, anunciando la «buena noticia» que se refiere a Jesús, pero más que una información sobre Jesús, se trata de la buena noticia que es Jesús mismo. En efecto, leyendo las páginas del Evangelio se descubre que el título de la obra corresponde a su contenido y, sobre todo, que ese contenido es la persona misma de Jesús.

Esta buena noticia, que es Jesús mismo, no es buena porque esté exenta de sufrimiento, sino porque contempla el sufrimiento en una perspectiva más amplia, como parte integrante de su amor por el Padre y por la humanidad. En Cristo, Dios se ha hecho solidario con cualquier situación humana, revelándonos que no estamos solos, porque tenemos un Padre que nunca olvida a sus hijos. «No temas, que yo estoy contigo» (Is 43,5): es la palabra consoladora de un Dios que se implica desde siempre en la historia de su pueblo. Con esta promesa: «estoy contigo», Dios asume, en su Hijo amado, toda nuestra debilidad hasta morir como nosotros.

En Él también las tinieblas y la muerte se hacen lugar de comunión con la Luz y la Vida. Precisamente aquí, en el lugar donde la vida experimenta la amargura del fracaso, nace una esperanza al alcance de todos. Se trata de una esperanza que no defrauda ―porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones (cf. Rm 5,5)― y que hace que la vida nueva brote como la planta que crece de la semilla enterrada.

Bajo esta luz, cada nuevo drama que sucede en la historia del mundo se convierte también en el escenario para una posible buena noticia, desde el momento en que el amor logra encontrar siempre el camino de la proximidad y suscita corazones capaces de conmoverse, rostros capaces de no desmoronarse, manos listas para construir.

La confianza en la semilla del Reino

Para iniciar a sus discípulos y a la multitud en esta mentalidad evangélica, y entregarles «las gafas» adecuadas con las que acercarse a la lógica del amor que muere y resucita, Jesús recurría a las parábolas, en las que el Reino de Dios se compara, a menudo, con la semilla que desata su fuerza vital justo cuando muere en la tierra (cf. Mc 4,1-34). Recurrir a imágenes y metáforas para comunicar la humilde potencia del Reino, no es un manera de restarle importancia y urgencia, sino una forma misericordiosa para dejar a quien escucha el «espacio» de libertad para acogerla y referirla incluso a sí mismo.

Además, es el camino privilegiado para expresar la inmensa dignidad del misterio pascual, dejando que sean las imágenes ―más que los conceptos― las que comuniquen la paradójica belleza de la vida nueva en Cristo, donde las hostilidades y la cruz no impiden, sino que cumplen la salvación de Dios, donde la debilidad es más fuerte que toda potencia humana, donde el fracaso puede ser el preludio del cumplimiento más grande de todas las cosas en el amor. En efecto, así es como madura y se profundiza la esperanza del Reino de Dios: «Como un hombre que echa el grano en la tierra; duerma o se levante, de noche o de día, el grano brota y crece» (Mc 4,26-27).

El Reino de Dios está ya entre nosotros, como una semilla oculta a una mirada superficial y cuyo crecimiento tiene lugar en el silencio. Quien tiene los ojos límpidos por la gracia del Espíritu Santo lo ve brotar y no deja que la cizaña, que siempre está presente, le robe la alegría del Reino.

Los horizontes del Espíritu   

La esperanza fundada sobre la buena noticia que es Jesús nos hace elevar la mirada y nos impulsa a contemplarlo en el marco litúrgico de la fiesta de la Ascensión. Aunque parece que el Señor se aleja de nosotros, en realidad, se ensanchan los horizontes de la esperanza. En efecto, en Cristo, que eleva nuestra humanidad hasta el Cielo, cada hombre y cada mujer puede tener la plena libertad de «entrar en el santuario en virtud de la sangre de Jesús, por este camino nuevo y vivo, inaugurado por él para nosotros, a través del velo, es decir, de su propia carne» (Hb 10,19-20). Por medio de «la fuerza del Espíritu Santo» podemos ser «testigos» y comunicadores de una humanidad nueva, redimida, «hasta los confines de la tierra» (cf. Hb 1,7-8).

La confianza en la semilla del Reino de Dios y en la lógica de la Pascua configura también nuestra manera de comunicar. Esa confianza nos hace capaces de trabajar ―en las múltiples formas en que se lleva a cabo hoy la comunicación― con la convicción de que es posible descubrir e iluminar la buena noticia presente en la realidad de cada historia y en el rostro de cada persona.

Quien se deja guiar con fe por el Espíritu Santo es capaz de discernir en cada acontecimiento lo que ocurre entre Dios y la humanidad, reconociendo cómo él mismo, en el escenario dramático de este mundo, está tejiendo la trama de una historia de salvación. El hilo con el que se teje esta historia sacra es la esperanza y su tejedor no es otro que el Espíritu Consolador. La esperanza es la más humilde de las virtudes, porque permanece escondida en los pliegues de la vida, pero es similar a la levadura que hace fermentar toda la masa. Nosotros la alimentamos leyendo de nuevo la Buena Nueva, ese Evangelio que ha sido muchas veces «reeditado» en las vidas de los santos, hombres y mujeres convertidos en iconos del amor de Dios.

También hoy el Espíritu siembra en nosotros el deseo del Reino, a través de muchos «canales» vivientes, a través de las personas que se dejan conducir por la Buena Nueva en medio del drama de la historia, y son como faros en la oscuridad de este mundo, que iluminan el camino y abren nuevos senderos de confianza y esperanza.

Vaticano, 24 de enero de 2017

Francisco

 


Católicos hacen balance de los primeros 100 días de Trump en el gobierno de Estados Unidos

mayo 1, 2017

.

Donald

.

Católicos hacen balance de los primeros 100 días de Trump en el gobierno de Estados Unidos

Por Matt Hadro

.

WASHINGTON D.C., 30 Abr. 17 / 03:04 pm (ACI).- Líderes católicos han encontrado razones tanto para elogiar como para preocuparse tras los primeros 100 días de la presidencia de Donald Trump en Estados Unidos.

“Los católicos tienen razones para el optimismo. Pero así como los primeros 100 días, el camino adelante permanece difícil”, dijo Brial Burch, Presidente de CatholicVote.org en el balance realizado por la organización tras los primeros 100 días de la presidencia de Trump.

Tras una reñida elección frente a Hillary Clinton, Donald Trump, del Partido Republicano, fue elegido Presidente de Estados Unidos el 8 de noviembre de 2016 y asumió el cargo el 20 de enero de 2017.

Sobre el aborto

Líderes provida han encontrado mucho a favor en el gobierno de Trump, hasta el momento.

“El Presidente Donald Trump y el Vicepresidente Mike Pence han cambiado el juego para el movimiento provida”, dijo Marjorie Dannenfelser, Presidenta de Susan B- Anthony List. “No solo ha habido muchas victorias provida dentro de los primeros 100 días de su gobierno, sino que estamos confiados que el progreso provida continuará. Esta es una nueva era”.

Apenas una semana después de que Trump asumiera el cargo, Pence dio un discurso en la Marcha por la Vida en Washington D.C. Fue la primera vez en la historia que un Vicepresidente en funciones lo hiciera.

En esa ocasión, Pence aseguró que “la vida está ganando en Estados Unidos”, y alentó al movimiento provida a “ser conocido por el amor, no la ira”, así como “por la compasión, no por la confrontación”.

El 23 de enero, Trump reinstauró la Política de Ciudad de México, una normativa que prohíbe que fondos tributarios de Estados Unidos financien a organizaciones no gubernamentales que promuevan o realicen abortos fuera del país.

En abril, el gobierno de Estados Unidos retiró el financiamiento al Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), por sus vínculos con las políticas de control natal en China, que incluye esterilizaciones y abortos forzados.

Poco después, el gobierno firmó una resolución aprobada por el Congreso que anuló una norma de la administración de Barack Obama, que los providas habían calificado un “regalo de despedida para Planned Parenthood”.

Con la nueva resolución, los estados del país pueden nuevamente bloquear financiamiento a Planned Parenthood y otros grupos abortistas.

Diversos líderes provida han destacado además los nombramientos provida del gobierno de Trump para distintas áreas, particularmente el del juez Neil Gorsuch para la Corte Suprema de Estados Unidos.

De acuerdo a CatholicVote.org, en el área de temas relativos a la “santidad de la vida”, el gobierno de Trump tiene una nota “A”.

Sobre libertad religiosa

Se espera que el nombramiento de Gorsuch para la Corte Suprema impacte positivamente en casos relativos a la libertad religiosa.

Otro significativo avance fue que el gobierno de Trump abandonara la lucha legal sobre el “mandato transgénero” del gobierno de Obama. Esa política había obligado a las escuelas a dejar que los estudiantes usen el baño de acuerdo a la identidad de género que asuman y no su sexo de nacimiento.

Sin embargo, recientemente las decisiones del gobierno han sido ambiguas sobre libertad religiosa, de acuerdo a los activistas, pues Trump no ha emitido una esperada orden ejecutiva defendiendo la libertad religiosa y los derechos de conciencia.

CatholcVote.org dio a Trump una “C-“ sobre temas de libertad religiosa.

Sobre refugiados e inmigración

Al inicio de sus primeros 100 días en el gobierno, Trump emitió una orden ejecutiva para detener la admisión de refugiados en Estados Unidos durante cuatro meses, y suspender indefinidamente la admisión de refugiados sirios. La orden también detuvo la admisión de visas para la mayoría de personas de siete países: Irak, Siria, Irán, Sudán, Libia, Somalia y Yemen.

La ejecución de la orden fue finalmente frenada por la Corte del Noveno Circuito de Estados Unidos. Una orden ejecutiva corregida que fue publicada posteriormente dejó fuera de la prohibición indefinida a los refugiados sirios, y quitó a Irak de la lista de países desde los que la mayoría de nacionales serían bloqueados de entrar a Estados Unidos.

El nuevo documento aún suspendía la admisión de refugiados durante cuatro meses y limitaba el ingreso total para el año fiscal 2017 a 50 mil refugiados como máximo.

El Presidente del Comité de Migración de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Mons. Joe Vasquez, expresó su profunda preocupación por el documento revisado y dijo que el programa de admisión de refugiados ya es seguro.

Catholic Relief Services, organización caritativa de la Iglesia en Estados Unidos, dijo que dado que el desplazamiento forzado a nivel mundial está en sus niveles más altos jamás registrados, Estados Unidos no debe cerrar su programa de admisión de refugiados. La orden fue finalmente detenida por jueces federales en Hawaii y Maryland.

Trump también firmó una orden ejecutiva en enero que bloquearía financiamiento federal para “ciudades santuario”, como se conoce a las ciudades que públicamente no cumplen las leyes federales de deportación de inmigrantes indocumentados.

Sobre cuidado de la salud

Otra importante prioridad de los primeros 100 días de Trump era el cuidado de la salud. Un proyecto de ley para reemplazar la Ley de Asistencia Asequible, que incluía el aborto dentro de sus planes de financiamiento, fue presentada en marzo.

Sin embargo, esta propuesta recibió varias críticas referentes a falta de cobertura para los ancianos, enfermos crónicos y los pobres.

La propuesta legislativa no llegó a ser votada, pero ha sido enmendada, con inclusiones como el cuidado de maternidad y hospitalización, y ha sido presentada a consideración de la Cámara de Representantes.

El Presidente del Comité de Justicia Nacional de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos, Mons. Frank Dewane, criticó recientemente el proyecto de ley corregido y dijo que los congresistas no deben votar por él.

Sobre política exterior

En el campo de la política exterior, Trump ordenó un ataque con misiles a inicios de abril sobre una base aérea de Siria, en respuesta a un ataque con armas químicas en la localidad de Idlib, que mató a cerca de 100 personas y hospitalizó a cientos.

Estados Unidos aseguró que las fuerzas del presidente sirio Bashar al-Assad fueron responsables de los ataques químicos, por lo que un portaviones estadounidense en el Mediterráneo lanzó misiles crucero Tomahawk contra la base aérea siria.

El teólogo moral Joseph Capizzi, de la Universidad Católica de América, dijo a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI–, que la respuesta fue “razonable” y que era necesario sostener acuerdos internacionales contra el uso de armas químicas.

Por su parte, el Dr. Tom Farr, de la Universidad de Georgetown, dijo que “los disparos estuvieron completamente justificados, tanto como formas de castigar actos malos que tuvieron lugar –especialmente, pero no solo, la lenta tortura y ejecución de bebés con gas sarín– y como una forma de disuadir al régimen de otros actos malvados como este”.

Mientras tanto, clérigos sirios lamentaron el ataque, diciendo que se debió realizar primero una investigación para probar quiénes fueron los perpetradores del ataque químico. El Arzobispo Católico Melquita de Aleppo (Siria), Jean- Clément Jeanbart, dijo a CNA que esperaba que Estados Unidos “hubiera hecho algo para la paz y la reconciliación y la solución política” en Siria.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.


El Papa a medios: La buena información puede derribar muros del miedo y la indiferencia

abril 10, 2017

.

El Papa Francisco se dirige a los profesionales de los medios de comunicación

.

El Papa a medios: La buena información puede derribar los muros del miedo y de la indiferencia

Por Miguel Pérez Pichel

.

VATICANO, 07 Abr. 17 / 09:07 am (ACI).- El Papa Francisco hizo un llamado a los medios de comunicación a que actúen con responsabilidad cuando difundan sus noticias, ya que la buena información puede derribar los muros del miedo y la indiferencia.

En la entrevista concedida a la revista italiana “Libertà Civili”, el Pontífice lamentó que “con frecuencia son los mismos medios de comunicación los que emplean estereotipos negativos para hablar de los migrantes y refugiados. Basta con pensar en el uso incorrecto que, con frecuencia, hacen de los términos con los que se refieren a los migrantes y refugiados”.

“Cuántas veces oímos hablar de ‘clandestinos’ como sinónimo de migrante. Esto no es correcto, es una información que parte de una base equivocada y que empuja a la opinión pública a elaborar un juicio negativo”.

El Santo Padre pidió a los medios que informen con veracidad, pues “la buena información puede derribar los muros del miedo y de la indiferencia”.

“El otro, el diferente, asusta cuando no se conoce”. En cambio, “si se explica y se lleva la verdad a la casa de la gente por medio de imágenes e historias en las que se presenten los aspectos más humanos y más positivos, entonces el conocimiento está más allá del estereotipo y el encuentro se convierte en una realidad. Cuando desaparece el miedo, entonces las puertas se abren y la acogida se hace de forma espontánea”.

En este sentido, explicó que “los medios de comunicación deberían sentirse empujados al deber de explicar los diferentes aspectos de la migración, favoreciendo el que la opinión pública también conozca las causas de este fenómeno”.

“La violación de los derechos humanos, los violentos conflictos, los desórdenes sociales, la ausencia de bienes de primera necesidad, las catástrofes naturales y las causadas por el hombre: todo esto debe ser contado claramente y permitir, de esa manera, el conocimiento justo del fenómeno migratorio y, como consecuencia, la justa aproximación”.

Por el contrario, Francisco mostró su contrariedad por “el sensacionalismo hacia el que gran parte de los medios de comunicación apuntan hoy”.

Ese sensacionalismo se sustenta en el hecho de que “genere más interés un suceso de crónica negra que una noticia positiva. Y así, resulta más rentable hablar de algunos casos de delincuencia que tienen por protagonista a un migrante, en lugar de contar los muchos casos de integración promovidos por los propios migrantes”.

Francisco recordó las palabras que dirigió a los líderes europeos reunidos en Roma con ocasión del aniversario de la firma del Tratado de Roma.

“Como dije a los Jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea con aquella ocasión, la apertura al mundo exige la capacidad de diálogo como forma de encuentro a todos los niveles, comenzando por el encuentro entre Estados miembros y entre las instituciones y los ciudadanos, y terminando con el encuentro con los muchos inmigrantes que llegan a las costas de la Unión”.

Por último el Santo Padre reclamó una mayor humanidad en la forma de tratar el tema de la inmigración: “No se puede limitar a gestionar la grave crisis migratoria de estos años como si fuese un problema numérico, económico o de seguridad”.

“La cuestión migratoria plantea una pregunta muy profunda que es, ante todo, cultural”, concluyó.