«Emigraré a Canadá porque Hong Kong perderá libertad y será como China»

agosto 18, 2019

.

A pesar de vivir en una de las sociedades más desarrolladas del planeta, asegura una joven que también emigrará porque «Hong Kong no será libre bajo China».

.

«Emigraré a Canadá porque Hong Kong perderá libertad y será como China»

Aumenta la emigración por miedo al régimen de Pekín en medio de las protestas contra su creciente autoritarismo

Por Pablo M. Díez, enviado especial

.

Antes de la devolución de Hong Kong a China por parte del Reino Unido, hubo un éxodo masivo por los miedos que despertaba el régimen del Partido Comunista en esta ciudad, probablemente la más capitalista del mundo.

Por las facilidades que daba su Gobierno y la ventaja de compartir el inglés, esta emigración en masa se dirigió a Canadá, donde se calcula que se asentaron más de 300.000 hongkoneses entre 1980 y 1997, el año del traspaso.

Uno de ellos fue Matthew L., quien entonces tenía unos 40 años y trabajaba como representante de una empresa de maquinaria industrial. Junto a su mujer, sus dos hijos y su suegra, se mudó a Vancouver, una agradable ciudad en la costa del Pacífico con un alto nivel de vida donde reside una abundante comunidad tanto hongkonesa como de China continental.

Pero la aburrida tranquilidad de Vancouver y la implantación del modelo «Un país, dos sistemas», que respetaba el capitalismo y las mayores libertades de Hong Kong, convencieron pronto a Matthew L. para emprender el camino de regreso.

Con su experiencia profesional y su dominio del mandarín, cantonés e inglés, podía ganarse la vida mucho mejor trabajando para el gigantesco mercado chino, cuya apertura ofrecía infinitas posibilidades.

Demostrando el carácter previsor de los hongkoneses, su suegra se quedó en Vancouver, disfrutando de su jubilación y con un pasaporte canadiense por si acaso la familia tenía que volver en el futuro.

Tras vender maquinaria pesada en las faraónicas infraestructuras que empezaban a cambiar el país, como la presa de las Tres Gargantas, Matthew L. pasó a ser contable de uno de los muchos fondos de inversión que operan en Hong Kong.

Como capital financiera de Asia, la antigua colonia británica es el destino para la mayoría de las grandes fortunas que se han amasado en China gracias a su frenético crecimiento de las últimas décadas. Con una veintena de clientes, Matthew L. gestiona una cartera de unos 50 millones de dólares (45 millones de euros) que le permite una vida cómoda.

Pero ha decidido emigrar de nuevo a Canadá por miedo a la ley de extradición a China, que ha sido suspendida pero no retirada.

La familia se separa

En su caso, le impulsan motivos ideológicos y también legales. «Todo el mundo sabe que los negocios en China se han hecho al amparo de la corrupción reinante y ahora hay cada vez más controles», explica a ABC en un restaurante cantonés en torno a una mesa del delicioso «dim sum».

«Si mis clientes caen en una purga anticorrupción porque no están en la rama correcta del régimen, a mí podrían perseguirme legalmente en caso de que Hong Kong tuviera un acuerdo de extradición con China», razona sus temores para oponerse al controvertido proyecto de ley.

Pase lo que pase de aquí a 2047, cuando en teoría expira el principio de «Un país, dos sistemas», Matthew L. ya ha tomado su decisión porque no se fía del Partido Comunista. «Emigraré a Canadá porque Hong Kong perderá libertad y será como China, que quiere asimilarnos y convertirnos en una ciudad más», asegura con resignación.

Con una edad próxima a la jubilación, ya es demasiado mayor para acogerse al cupo de emigrantes por motivos profesionales. Pero confía en que pueda hacerlo su hijo, que tiene unos 35 años y dirige una empresa de ventas por internet, y así tire de él por reagrupación familiar junto a la suegra que vive en Vancouver.

«Mi esposa quiere emigrar, pero mi hija, que es maestra, prefiere quedarse. A mí me dará mucha pena porque la familia se separará y perderé a mis amigos de aquí», se lamenta por una decisión que cambiará sus vidas para siempre.

Tras la devolución a China, muchos hongkoneses que habían emigrado regresaron a la ciudad por sus mayores oportunidades laborales y con el seguro de tener un pasaporte de otro país.

A tenor del periódico «South China Morning Post», se calcula que hay 300.000 residentes con pasaporte canadiense en Hong Kong, pero las autoridades solo contabilizan 16.500 porque no reconocen la doble nacionalidad.

Pérdida de libertades

Rompiendo la tendencia de los años anteriores, el flujo volvió a cambiar de sentido entre 2011 y 2016, cuando 8.000 emigrantes hongkoneses de ida y vuelta se marcharon otra vez a Canadá.

Además de buscar una mayor calidad de vida y huir de la carestía de la vivienda en esta superpoblada ciudad, entre sus motivos destacan el miedo a la inestabilidad política y la pérdida de libertades bajo el régimen chino.

Esa preocupación incluye el temor a una «educación patriótica» como la que ha vuelto a recomendar Pekín para acabar con las protestas de los jóvenes, que tienen revolucionada a la ciudad desde hace más de dos meses y derivan cada fin de semana en una «guerrilla urbana» contra la Policía.

«Ahora somos libres y no queremos una censura como la que hay en China ni que nos laven el cerebro con la propaganda», argumenta en medio de una barricada Stephanie, una estudiante de 16 años que forma parte de esa «generación rebelde» que ha crecido en esta ciudad hasta ahora tan pragmática y enfocada a los negocios.

A pesar de vivir en una de las sociedades más desarrolladas del planeta, asegura que también emigrará porque «Hong Kong no será libre bajo China».


Pekín lanza una advertencia inédita a Hong Kong y exige que ponga “orden”

julio 29, 2019

.

China es “un país”, pero tiene “dos sistemas”: uno pseudodemocrático, en Hong Kong, y otro autoritario, en China continental.

.

Pekín lanza una advertencia inédita a Hong Kong y exige que ponga “orden”

China afirma que las manifestaciones contra el Ejecutivo de Carrie Lam comprometen “gravemente” la prosperidad y estabilidad de la ciudad

Por Jaime Santirso

.

El Gobierno de Pekín ha lanzado este lunes una clara advertencia al reclamar que Hong Kong sancione a los manifestantes violentos y restablezca “el orden rápidamente”, tras un nuevo fin de semana de protestas en la antigua colonia británica y los choques con la policía.

En una inusual rueda de prensa, la Oficina para Asuntos de Hong Kong y de Macao, el órgano chino encargado de las relaciones con estos territorios, aseguró también que las protestas, que duran ya dos meses, han “comprometido gravemente” la prosperidad y la estabilidad. Se ha “excedido el límite de lo aceptable”, dijeron los portavoces.

La ciudad de Hong Kong está atrapada en una crisis para la que, de momento, no parece haber salida. Es el mayor conflicto desde que el Reino Unido devolviera la soberanía de la antigua colonia a China en 1997.

Tras las protestas del fin de semana, Pekín ha anunciado también una respuesta inédita: por primera vez, la Oficina para Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado, la más alta autoridad política para cuestiones relacionadas con ambos territorios, daba una rueda de prensa.

Las intervenciones de los portavoces no fueron novedosas, básicamente una reiteración del apoyo al Ejecutivo local, pero el contexto sí.

A medida que se profundiza en el bloqueo, la silueta de los oponentes se ilumina: de un lado, la mayoría del pueblo hongkonés; del otro, el Partido Comunista chino (PCCh). Los escenarios más drásticos van ganando en probabilidad.

En el corazón de Pekín, dos portavoces del Gobierno chino hablaron por primera vez de la situación de Hong Kong ante los medios de comunicación.

El primero, Yang Guang, arrancó con una breve recapitulación de la escalada de acontecimientos de los últimos dos meses, empezando por el origen del conflicto que ha llevado a las masivas manifestaciones: el proyecto de una nueva ley de extradición que permitiría la entrega a Pekín de ciudadanos hongkoneses.

Yang aseguró que “el Gobierno ha estado siguiendo de cerca” lo sucedido y ha llegado a la conclusión de que las protestas, que el domingo se saldaron con 16 heridos y 49 detenidos, han “excedido el límite de lo aceptable”.

La segunda representante, Xi Luying, afirmó que el Gobierno central “apoya completamente” el trabajo desempeñado por la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, cuya dimisión piden los manifestantes.

La convocatoria de la rueda de prensa mostró que el Gobierno chino considera necesario dar un paso adelante, aunque se optara por el simbolismo del acontecimiento con los medios más que por el contenido.

La hipótesis más extrema que se barajaba como reacción de Pekín, tras anunciar que daría una respuesta a las últimas protestas, era la movilización de las fuerzas armadas, el Ejército Popular de Liberación (PLA), para aplacar la revuelta en las calles.

Esta posibilidad, recogida en el artículo 14 de la Ley Básica de Hong Kong, fue insinuada por un portavoz del Ministerio de Defensa la semana pasada, lo que devolvió al imaginario colectivo las escenas de las protestas de la plaza de Tiananmen de 1989 y su aplastamiento.

Aquella fue la última vez que el PCCh enfrentó un desafío social explícito, que solucionó empleando la fuerza: aunque nunca ha habido cifras oficiales, se estima que unas 1.000 personas perdieron la vida.

Esta medida, a la que la prensa hongkonesa se refiere como “la opción nuclear”, sería traumática, provocaría enormes presiones internacionales y se teme que podría acabar, como entonces, en un baño de sangre.

Preguntado al respecto, Yang fue parco: “Las disposiciones de la Ley Básica son muy claras, no tengo nada más que añadir”.

El portavoz sí se extendió a la hora de lanzar tres “sugerencias” para aliviar el descontento: llamó a todos los sectores de la población a “oponerse claramente a la violencia”, a “defender con decisión el imperio de la ley”, y aconsejó que el Gobierno local se centre en mejorar sus políticas sociales.

El portavoz manifestó también el compromiso del PCCh de “mantener el precepto de un país, dos sistemas, el mejor arreglo institucional para mantener la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”.

Hong Kong se rige por este enunciado desde 1997, cuando fue acordado durante la transferencia de soberanía para que la población de la antigua colonia pudiera mantener los derechos y libertades democráticas que había disfrutado como parte del Reino Unido.

China es “un país”, pero tiene “dos sistemas”: uno pseudodemocrático, en Hong Kong, y otro autoritario, en China continental. Esta cuestión es clave para el futuro de la isla: la legislación establece que en 2047 Hong Kong se integrará plenamente y no está claro qué pasará con este principio.

En los últimos años, Pekín ha acelerado su erosión del sistema, y probablemente no contaba con tanta resistencia tras la derrota de la revolución de los paraguas en 2014, que reclamaba más derechos democráticos. La ley de extradición, congelada por Lam ante las masivas protestas, era un paso más.

Con la rueda de prensa del lunes, se ha hecho evidente que la última palabra sobre las políticas de Hong Kong está en Pekín.

El cisma entre los hongkoneses y el Gobierno local apoyado por Pekín parece irremediable. Aunque en un primer momento Carrie Lam congeló la ley de extradición, a partir de entonces no ha dado su brazo a torcer, empleando todo tipo de trucos lingüísticos para evitar confirmar que ha sido retirada.

Esta era la reclamación principal de los manifestantes, así como una investigación independiente de los excesos policiales, amnistía para los detenidos y la dimisión de la propia Lam.

Con el tiempo sus demandas han ido expandiéndose hasta convertirse en una enmienda a la totalidad: en sus comunicaciones, los participantes en las protestas reclaman también el sufragio universal y medidas para mejorar el acceso a la vivienda.

La portavoz Xi Luying aseguró que el Ejecutivo central continuará apoyando a Carrie Lam para gobernar Hong Kong, y anotó como un punto positivo que “la Administración [local] reflexionó sobre sí misma” cuando paralizó la aprobación de la polémica ley.

De estas declaraciones se infiere que las protestas forzaron un cambio de política y que, por tanto, funcionan: una perspectiva peligrosa para Pekín.

https://elpais.com/internacional/2019/07/29/actualidad/1564400092_534970.html


¿Por qué las redes sociales intentan silenciar la fe? 5 puntos a reflexionar

julio 19, 2019

.

Comunicación por las redes sociales

.

¿Por qué las redes sociales intentan silenciar la fe? 5 puntos a reflexionar

.

¿Se trata de una paranoia o en verdad las redes sociales no favorecen los contenidos conservadores? No es una pregunta inocua.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos, organizó a inicios de julio en la Casa Blanca una reunión o «cumbre» para denunciar la «deshonestidad» de las redes sociales, que según él son culpables de complot con la izquierda.

Una de las invitadas que dio su testimonio fue Lila Rose que habló de las prácticas discriminatorias de Twitter, Pinterest y Youtube.

«Un gran tema hoy en la White House Social Media Summit será la tremenda deshonestidad, parcialidad, discriminación (…) que practican algunas compañías», escribió Trump en su cuenta de Twitter. También ha insinuado que las compañías podrían estar actuando de forma ilegal y que deberían ser demandadas por las autoridades reguladoras de Estados Unidos.

1. No estamos locos, hay más ejemplos

Dejando a un lado lo controversial de la figura del presidente Trump, veamos que esta afirmación no contiene algo realmente nuevo, se han registrado «sucesos» de este tipo en redes sociales en varias ocasiones.

En abril del 2018 el CEO y fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, compareció ante el Senado de Estados Unidos y se disculpó por el «error» de bloquear contenido católico. La noticia completa la puedes leer aquí.

Las cosas se siguen complicando. Zuckerberg, confirmó públicamente que Facebook prohibió las publicidades pro-vida durante el referéndum sobre el aborto en Irlanda en 2018, una votación que llevó a la legalización del aborto en el país tradicionalmente católico. La noticia también la puedes leer en este enlace.

Esta vez el turno le llegó al YouTuber Matt Fradd quien había sido invitado por un grupo de empleados de Google Inc para dar una charla sobre las ventajas de luchar contra la pornografía, charla sin contenido religioso. «Talks at Google» es un espacio que permite que sus empleados propongan estas conferencias a sus compañeros.

La charla se canceló a última hora, según cuenta Matt en un video. Al llegar le comunicaron que no se podría realizar el evento porque un grupo de empleados se había quejado. En el comunicado oficial se hacía referencia a una conversación en Twitter de un año atrás, que según algunos habría sido hiriente con la comunidad LGTBI, violando así los lineamientos generales de Google.

En este artículo no pretendemos levantar el dedo y acusar a las grandes empresas de tecnología simplemente o a los incidentes en redes sociales, se trata de reflexionar y aprender a discernir lo que se encuentra detrás de acciones como estas y buscar no victimizarnos sino por el contrario, tener en claro lo que necesita una sociedad para poder apuntar a la búsqueda del bien, de la verdad y del verdadero sentido de la libertad.

2. Libertad de expresión

Poder expresar lo que uno piensa es fundamental en las sociedades. La libertad de expresión se reconoce como un derecho humano en virtud del artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos. La libertad de expresión comprende la libertad de buscar, recibir y difundir informaciones e ideas sin consideración de fronteras y por cualquier medio de transmisión.

Para poder vivir esta libertad es importante que todos juguemos con las mismas reglas. Los católicos no queremos buscar prerrogativas, pero sí queremos pedir que los medios de comunicación y las redes sociales sean neutrales para poder exponer las ideas con tranquilidad y que la luz de Cristo llegue realmente a muchas personas.

Vale la pena que estemos atentos a cómo sigue desarrollándose este tema, no solo para nosotros sino para todos sin sesgo.

3. Tolerancia

Tal como Matt Fradd, lo explica, hoy en día existe una gran confusión cuando se habla de tolerancia. Se confunde tolerancia con aceptación. Tolerar significa respetar las opiniones de los demás, aunque estas no coincidan con las propias.

El tolerar incluye no estar de acuerdo y respetar esta forma de pensar distinta. Hoy en día por pensar distinto, en automático uno se convierte en intolerante. Más aún si este pensamiento choca con las afirmaciones de la ideología de género o del pensamiento relativo.

4. Las reglas para el bien común

Una sociedad necesita reglas y normas de comportamiento para poder convivir en armonía. Históricamente estas normas tienen que ver con el respeto y la búsqueda del bien común. Salvaguardar el cuidado de sus habitantes y garantizar su libre desarrollo.

Para esto es necesario respetar las individualidades, el libre pensamiento y la libertad de culto. Todo esto dentro de un contexto que no atente contra los demás.

Hoy pareciera que, al confundir tolerancia con aceptación, cualquier comentario puede ser sacado de contexto y señalado de ir en contra de la libertad o considerarlo una ofensa.

No estar de acuerdo no puede ser considerado una ofensa, ni por pensar distinto han de prohibirse u ocultarse este tipo de opiniones. Las reglas para el bien común necesitan ser claras y no escudarse en ambigüedades o falsas afirmaciones.

5. Religión, libertad de pensamiento y felicidad

El año pasado fue especialmente relevante la charla que les dirigió Bishop Barron en el mismo espacio que este año le negaron a Matt Fradd. El tema fue «Religión y la apertura de pensamiento» (Religion and the opening up of the mind).

En esta charla el arzobispo Barron deja claro que el dinamismo natural de la mente humana es saber y querer saber cada vez más. La mente mientras más sabe, más quiere saber. Afirmación de relevante importancia en particular para las personas de las empresas high tech como Google.

*Puedes activar los subtítulos en español en la parte inferior derecha

Esta hambre insaciable de conocimiento se manifiesta en el éxito tan enorme que los motores de búsqueda han alcanzado. Es por esto la importancia de permitir el conocimiento, un conocimiento ordenado, sin sesgos o censuras por tal vez ser considerado hoy en día como políticamente incorrecto. Si quitas oportunidad al conocimiento de la verdad, quitas libertad.

En una extraordinaria disertación y una serie de premisas lógicas y verdaderas, el Arzobispo Barron concluye que detrás de esta hambre de conocimiento lo que el ser humano busca es la felicidad. Felicidad que muchas veces se confunde y se piensa que podría encontrarse en la riqueza, el prestigio, el poder o el placer.

Sin embargo, luego de haber alcanzado todos los anteriores, este anhelo, esta hambre voraz por más, es un deseo de infinito que ningún bien de este mundo puede calmar u ofrecer. Un deseo que solo puede ser saciado por alguien que no es de este mundo, Dios.

Al negar o prohibir la expresión de la doctrina católica, de pensamientos conservadores, del desarrollo de la filosofía, se corta la libertad de esta búsqueda del ser humano. Más bien se lo manipula, para conseguir intereses solo de algunos. Vale la pena poner atención a este asunto.

Artículo elaborado por el Padre Juan Carlos Vásconez.

¿Por qué las redes sociales intentan silenciar la fe? 5 puntos a reflexionar


Bruce Lee y Lennon, símbolos de la revuelta de Hong Kong

julio 15, 2019

.

Un ‘muro de Lennon’, composiciones de fotografías, pegatinas y dibujos donde los protestantes cuelgan mensajes con el ideario de la revuelta popular hongkonés. REUTERS

.

Bruce Lee y Lennon, símbolos de la revuelta de Hong Kong

Decenas de miles de personas vuelven a marchar en la ex colonia británica, que asiste a la aparición de un incipiente nacionalismo que se aleja de Pekín.

Por Javier Espinosa, enviado especial. El Mundo.

.

La suerte del que fuera el último domicilio de Bruce Lee en el barrio de Kowloon Tong podría parecer un mero asunto inmobiliario pero para algunos residentes de Hong Kong posee una significación especial.

No sólo por el hecho de que la figura del popular maestro de artes marciales se haya convertido en un distintivo de la identidad de la metrópoli sino por el hecho de que sus propietarios piensan derruir el habitáculo para convertirlo en una escuela de chino mandarín, el idioma rival del cantonés que utilizan los locales.

De lo que fue conocido como el “Nido de la grulla” -donde el famoso actor y deportista vivió con su familia los dos últimos años de su vida hasta que falleció en 1973-, ya sólo quedan una estructura parcialmente derruida, rodeada de andamios.

Su suerte acumula también un cierto paralelismo con la pugna casi imposible de los opositores hongkoneses que se resisten a ser absorbidos por Pekín en 2047.

Cuando los dueños del chalet intentaron venderlo en 2008, los seguidores del fallecido artista consiguieron paralizar la iniciativa. Esta vez no lo han logrado.

“Bruce Lee encarnó el espíritu de Hong Kong. Es una pena que nuestra ciudad no conserve su antigua residencia”, afirmó Wong Yiu-Keung, presidente del club de seguidores de Bruce Lee, que llevaba años intentando transformar el habitáculo en un museo dedicado a la memoria de su ídolo.

“Para nosotros esa casa tenía mucho significado. No debían destruirla”, le secundó Edward, un chaval de 16 años, asiduo de las movilizaciones que sacuden a la ciudad china desde principios de junio.

La reivindicación de la figura de Bruce Lee constituye un elemento más de la creciente reafirmación de un nacionalismo hongkonés -“localismo”, lo llaman aquí- que pretende marcar una clara diferencia con los territorios directamente administrados por Pekín.

Esta ideología recibió un notable impulso al socaire de la Revuelta de los Paraguas de 2014 y ahora durante la algarada que sacude a la metrópoli, que hoy asistió a una nueva marcha de protesta que reunió a decenas de miles de personas.

La concentración se realizó a escasa distancia del Museo del Patrimonio de Hong Kong, que dedica una amplia exhibición a la persona de Bruce Lee, al que la ciudad considera su “hijo número uno”.

¿Un colegio de mandarín? No sé si es una coincidencia, pero China (el territorio continental) no cesa de avanzar paso a paso para destruir la identidad de Hong Kong, la autonomía política y nuestra cultura”, aseguró Luo (así se identificó), presente en la protesta.

Las protestas de este fin de semana se trasladaron precisamente a los distritos más cercanos a la línea divisoria con el territorio que controla directamente la administración de Pekín, donde se reproducen desde hace años los altercados entre hongkoneses y transeúntes de las ciudades chinas vecinas.

Según datos oficiales, más de 23,6 millones de ciudadanos de la china continental visitaron Hong Kong en los primeros cinco meses del presente año, un incremento del 17,5% respecto al 2018 y una cifra que supone tres veces la población del pequeño enclave, que no cesa de quejarse de los inconvenientes que genera este aluvión de viajeros.

“Es que nosotros no somos chinos, somos hongkoneses. Hay muchas diferencias culturales, sociales y políticas. No quiero que mis hijos vivan bajo la dictadura del partido comunista”, argumentó Quentin, de 27 años, un joven que hacía ondear la bandera de la era colonial británica, otro de los signos que han elegido los “localistas” que reniegan de sus raíces, durante la manifestación dominical.

La aparición entre el sector más joven de la población hongkonesa de estos chavales que abogan por la autodeterminación de la plaza financiera constituye un ingente desafío y una auténtica línea roja para el gobierno del presidente Xi Jinping.

Los localistas se han distinguido además por participar en numerosos altercados con las fuerzas de seguridad locales, incluidos los violentos enfrentamientos que se registraron en el barrio de Mong Kok en 2016.

Dos de sus dirigentes –Ray Wong y Alan Li, fundadores del partido independentista “Indígenas”-, se exiliaron en Alemania el pasado mes de mayo antes de ser juzgados precisamente por su participación en esos incidentes.

“Si Pekín no cambia su política este problema seguirá creciendo. La mayoría de los hongkoneses siguen siendo pragmáticos, no creen que un Hong Kong independiente sea viable, pero los jóvenes ya no se siente chinos. Están absolutamente desencantados”, aseveró el legislador del grupo democrático, Lam Cheuk-ting.

El desapego hacia los referentes de la china comunista y la falta de un liderazgo claro, ha propiciado que el movimiento nacionalista decida aferrarse a símbolos propios. Bruce Lee es uno de ellos.

De hecho, los chavales más activos han elegido una de sus frases preferidas –“sé como el agua”, solía decir- como lema y táctica de sus sucesivas acciones de acoso a la policía.

Los “mártires” –personas que se suicidaron aludiendo a las reivindicaciones políticas de los opositores- y el cantante John Lennon también forman parte de esta iconografía.

Desde hace días, los denominados “muros de Lennon” que recogen los mensajes y el ideario de esta revuelta popular se han multiplicado en toda la ciudad.

En algunas estaciones de metro como la de Tai Po estas composiciones de fotografías, pegatinas y dibujos se extienden durante decenas de metros.

Algunas de las frases adosadas a los muros no esconden el ideario de los autores: “Hong Kong no es china”, afirma una de ellas. “Libertad para Hong Kong”, añade otra cercana. “Donde hay represión, hay resistencia”, se lee en una tercera pegatina.

https://www.elmundo.es/internacional/2019/07/14/5d2b199321efa0ac218b46c6.html


Para los jóvenes de Hong Kong, protestar es ‘una cuestión de vida o muerte’

junio 30, 2019

.

Estudiantes participando en una huelga en el Parque Tamar en Hong Kong el 17 de junio Credit Lam Yik Fei para The New York Times

.

Para los jóvenes de Hong Kong, protestar es ‘una cuestión de vida o muerte’

Por Mike Ives y Katherine Li,

Read in English

HONG KONG — Están al frente en todas las manifestaciones, son jóvenes vestidos con camisetas negras y agitando los puños mientras marchan por las asfixiantes calles de Hong Kong. Se organizan a través de grupos que utilizan mensajes cifrados y, en los mítines, reparten cascos y gafas de seguridad. Cuando la policía les lanzaba gas lacrimógeno, iban tras los recipientes que despedían humo y los sofocaban con agua.

Los jóvenes de Hong Kong están al frente de las protestas de este mes que han conducido a la ciudad a una crisis política, entre ellas un enorme mitin el 16 de junio que tal vez fue el más grande de la historia hongkonesa.

Los organizadores afirman que participaron cerca de dos millones de los siete millones de habitantes del territorio para exigirle al gobierno que retire la legislación propuesta que permitiría las extradiciones a la China continental.

Para los muchos estudiantes de bachillerato y universidad que inundaron las calles, el problema es mucho mayor que solo la extradición. A su modo de ver, están peleando una “batalla final” para obtener cierta autonomía del gobierno chino.

“La ley de extradición es un peligro para nuestra vida”, señaló Zack Ho, un estudiante de bachillerato de 17 años que ayudó a organizar un boicot a las clases. “Cuando se apruebe, nuestro Estado de derecho quedará dañado de manera irreparable”.

Son una generación que no recuerda cómo era la vida bajo el gobierno británico, pero que ha crecido en una época de temores crecientes acerca de la forma en que la injerencia del gobernante Partido Comunista de China —y una afluencia de gente de la China continental— está transformando a Hong Kong y lo que ellos creen que su ciudad tiene de especial.

Dichos temores se derivan de la destitución de legisladores de oposición, de la desaparición de varias personas de Hong Kong que estaban en custodia en China y de la competencia cada vez mayor para obtener empleo y vivienda en una ciudad de creciente desigualdad.

Muchos manifestantes jóvenes ven el proyecto de ley de extradición como perjudicial para la independencia legal del territorio; desde su punto de vista, el último vestigio de separación de la influencia de Pekín que actualmente tienen.

El activismo de la juventud de Hong Kong había menguado en los últimos años después de que fracasaron las protestas que exigían una participación directa en la elección del jefe ejecutivo del territorio.

Los líderes más prominentes de lo que se llegó a conocer como la Revolución de los Paraguas, o la Primavera Asiática, fueron encarcelados y sus legiones de jóvenes partidarios se quedaron tremendamente desencantados.

Sin embargo, la legislación de extradición impulsada por la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, ha inyectado nueva energía a la gente.

Los residentes expresan su inquietud de que Pekín emplee los nuevos poderes de extradición para ir tras disidentes y otras personas que se oponen a los funcionarios del Partido Comunista en la zona continental.

Los jóvenes que impulsaron la Revolución de los Paraguas luchaban por el sufragio universal, comentó Leung Yiu-ting, presidente de la unión estudiantil de la Education University de Hong Kong. Pero la lucha con respecto a la extradición, añadió, es “una cuestión de vida o muerte”.

No ha surgido nadie como rostro visible del actual movimiento juvenil, como lo hizo hace cinco años Joshua Wong, que entonces tenía 17 años, durante las protestas de la Revolución de los Paraguas. (Wong fue liberado de la cárcel el pasado 17 de junio, después de cumplir uno de los dos meses de su sentencia).

Al menos en parte, eso se debe al temor. “¿Quién va a estar tan dispuesto, abiertamente, a pasar seis años en prisión como trofeo por las protestas?”, comentó Claudia Mo, una legisladora de Hong Kong que está a favor de la democracia, en referencia a una sentencia dictada en 2018 a Edward Leung, un activista local, por su participación en una confrontación entre los manifestantes y la policía en 2016.

En cambio, los organizadores han trabajado tras bambalinas difundiendo mensajes acerca de las manifestaciones y de otras acciones de desobediencia civil a través de las redes sociales, de boca en boca y de aplicaciones de mensajería segura como Telegram.

Uno de los resultados fue que estudiantes de bachillerato y de universidad llegaron en grandes grupos a una marcha mayormente pacífica el 9 de junio y también tomaron una avenida el 12 de junio afuera del Consejo Legislativo. Estudiantes de Medicina y otros voluntarios brindaron primeros auxilios sin cobrar por el material de curación en casas de campaña improvisadas.

“Están poniendo en peligro nuestro futuro, ¿y para qué?”, señaló Terrence Leung, un estudiante universitario recién graduado, que como muchos otros se manifestó el 12 de junio con una camiseta negra y un cubrebocas, al referirse a los legisladores partidarios de Pekín que defendieron el proyecto de ley de extradición.

No obstante, en ambas protestas, algunos de los jóvenes manifestantes retaron a las autoridades mediante el uso de la fuerza. Intentaron tomar la zona que está afuera del Consejo Legislativo —o, en el caso del 12 de junio, trataron de irrumpir en el complejo— y empujaron las vallas metálicas y arrojaron palos, ladrillos y botellas a los policías antimotines.

La policía respondió con gas pimienta y macanas. El miércoles, la policía también lanzó 150 recipientes de gas lacrimógeno y, por primera vez en décadas, disparó balas de goma. Los videos de policías golpeando a los manifestantes y lanzando descargas de gas lacrimógeno que ahuyentaron a miles provocó amplio repudio en toda la ciudad.

La ira de la población se acrecentó cuando Lam comparó su respuesta hacia la oposición con la de una madre hacia un hijo voluntarioso.

La policía dio a conocer el 17 de junio que habían arrestado a 32 personas desde el suceso del 12 de junio, incluyendo a cinco personas acusadas de provocar disturbios.

“El temor asalta nuestros corazones”, comentó Leung, el presidente de la unión estudiantil, en referencia a la posibilidad de ser enjuiciado.

https://www.nytimes.com/es/2019/06/20/protestas-hong-kong-extradicion/


¿Por qué el Papa eligió el día de San José para iniciar su pontificado hace seis años?

marzo 14, 2019

.

¿Por qué el Papa eligió el día de San José para iniciar su pontificado hace cinco años?

.

¿Por qué el Papa eligió el día de San José para iniciar su pontificado hace cinco años?

.

El Papa Francisco inició su pontificado en la Solemnidad de San José hace seis años. Conozca las razones por las que el Pontífice eligió esta fecha, su estrecha relación con el Santo Custodio y cómo en este tiempo ha extendido su devoción.

El martes 19 de marzo de 2013 la Plaza San Pedro en Roma aclamaba al Papa al inicio de su pontificado. En aquella ocasión dijo: “doy gracias al Señor por poder celebrar esta Santa Misa de comienzo del ministerio petrino en la Solemnidad de San José, esposo de la Virgen María y patrono de la Iglesia universal: es una coincidencia muy rica de significado”.

“También el Papa, para ejercer el poder, debe entrar cada vez más en ese servicio que tiene su culmen luminoso en la cruz; debe poner sus ojos en el servicio humilde, concreto, rico de fe, de San José y, como él, abrir los brazos para custodiar a todo el Pueblo de Dios y acoger con afecto y ternura a toda la humanidad”, destacó.

Meses después, el Papa Francisco, a través de un decreto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, decidió realizar una pequeña modificación en las oraciones de la Misa para alentar la devoción a San José.

Concretamente, con esta modificación, el Santo Custodio es mencionado en las Plegarias Eucarísticas II, III y IV de la tercera edición típica del Misal Romano, colocándose después del nombre de la Virgen María.

Posteriormente, en una ceremonia en la que estuvo acompañado de Benedicto XVI, el Papa Francisco consagró el Estado de la Ciudad del Vaticano a San José y a San Miguel Arcángel.

El miércoles 19 de marzo de 2014 se volvió a referir a San José diciendo que “es el modelo del educador y del papá, del padre. Así que encomiendo a su protección a todos los padres, los sacerdotes -que son padres, ¡eh!- y los que tienen un papel educativo en la Iglesia y en la sociedad”.

Durante su viaje a Filipinas a inicios de 2015, el Pontífice hizo una reflexión sobre las tres lecciones que da San José a las familias del mundo entero: son el descansar en el Señor en la oración, crecer con Jesús y Santa María y ser una voz profética en la sociedad.

Allí develó uno de sus secretos mejor guardados.

“Yo quiero mucho a San José porque es un hombre fuerte de silencio. En mi escritorio tengo una imagen de San José durmiendo y durmiendo cuida a la Iglesia. Sí, lo puede hacer, lo sabemos”, indicó el Santo Padre.

“Cuando tengo un problema, una dificultad escribo un papelito y lo pongo debajo de San José para que lo sueñe. Esto significa para que rece por este problema”, añadió.

En el vuelo de regreso de Estrasburgo, Francia, al Vaticano, tras su visita al Parlamento europeo y al Consejo de Europa, el Pontífice dijo: “cada vez que le he pedido algo a San José, me lo ha concedido”.

En el 2016 la Conferencia Episcopal Argentina emitió un comunicado en el que recordaron “con alegría la emoción de aquella tarde” en la que el Papa Francisco fue electo como sumo Pontífice.

Los obispos destacaron las palabras del Santo Padre que “nos iluminan y exigen ser ‘Iglesia en salida’”. Además, explicaron que sus viajes han servido “de consuelo a muchos pueblos que sufren pobreza y violencia”.

Finalmente agradecieron Dios por el don del Papa Francisco y alentaron a las comunidades a rezar por él “para que prosiga su servicio a la comunión de la Iglesia y como artífice de Paz y Justicia entre los pueblos”.

https://www.aciprensa.com/noticias/por-que-el-papa-francisco-eligio-el-dia-de-san-jose-para-iniciar-su-pontificado-hace-dos-anos-51917


El maná de cada día, 3.3.19

marzo 2, 2019

Domingo VIII del Tiempo Ordinario, Ciclo C

.

1195705883_f

De lo que rebosa el corazón habla la boca



Antífona de entrada: Sal 17, 19-20

El Señor fue mi apoyo: me sacó a un lugar espacioso, me libró, porque me amaba.


Oración colecta

Concédenos, Señor, que el mundo progrese según tu designio de paz para nosotros, y que tu Iglesia se alegre en su confiada entrega. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Eclesiástico 27, 4-7

Cuando se agita la criba, quedan los desechos; así, cuando la persona habla, se descubren sus defectos.

El horno prueba las vasijas del alfarero, y la persona es probada en su conversación.

El fruto revela el cultivo del árbol, así la palabra revela el corazón de la persona.

No elogies a nadie antes de oírlo hablar, porque ahí es donde se prueba una persona.

SALMO 91, 2-3. 13-14. 15-16

Es bueno darte gracias, Señor.

Es bueno dar gracias al Señor y tocar para tu nombre, oh Altísimo; proclamar por la mañana tu misericordia y de noche tu fidelidad.

El justo crecerá como una palmera, se alzará como un cedro del Líbano: plantado en la casa del Señor, crecerá en los atrios de nuestro Dios.

En la vejez seguirá dando fruto y estará lozano y frondoso, para proclamar que el Señor es justo, mi Roca, en quien no existe la maldad.


SEGUNDA LECTURA: 1 Corintios 15, 54-58

Hermanos:

Cuando esto corruptible se vista de incorrupción, y esto mortal se vista de inmortalidad, entonces se cumplirá la palabra que está escrita: «La muerte ha sido absorbida en la victoria. ¿Dónde está, muerte, tu victoria? ¿Dónde está, muerte, tu aguijón?».

El aguijón de la muerte es el pecado, y la fuerza del pecado, la ley.

¡Gracias a Dios, que nos da la victoria por medio de nuestro Señor Jesucristo!

De modo que, hermanos míos queridos, manteneos firmes e inconmovibles. Entregaos siempre sin reservas a la obra del Señor, convencidos de que vuestro esfuerzo no será vano en el Señor.


ALELUYA: Flp. 2, 15d-16a

Brilláis como lumbreras del mundo, manteniendo firme la palabra de la vida.



EVANGELIO: Lucas 6, 39-45

En aquel tiempo, dijo Jesús a los discípulos una parábola:

«¿Acaso puede un ciego guiar a otro ciego? ¿No caerán los dos en el hoyo? No está el discípulo sobre su maestro, si bien, cuando termine su aprendizaje, será como su maestro.

¿Por qué te fijas en la mota que tiene tu hermano en el ojo y no reparas en la viga que llevas en el tuyo? ¿Cómo puedes decirle a tu hermano: “Hermano, déjame que te saque la mota del ojo”, sin fijarte en la viga que llevas en el tuyo? ¡Hipócrita! Sácate primero la viga de tu ojo, y entonces verás claro para sacar la mota del ojo de tu hermano.

Pues no hay árbol bueno que dé fruto malo, ni árbol malo que dé fruto bueno; por ello, cada árbol se conoce por su fruto; porque no se recogen higos de las zarzas, ni se vendimian racimos de los espinos.

El hombre bueno, de la bondad que atesora en su corazón saca el bien, y el que es malo, de la maldad saca el mal; porque de lo que rebosa el corazón habla la boca».


Antífona de comunión: Sal 12, 6

Cantaré al Señor por el bien que me ha hecho, cantaré al nombre del Dios Altísimo.


A %d blogueros les gusta esto: