El maná de cada día, 1.12.19

noviembre 30, 2019

Domingo I de Adviento, comienzo del Ciclo A

 
Tercer día de la novena a la Inmaculada Concepción
.
Al final de la entrada, una nota sobre la Corona de Adviento, orígenes, simbolismo y oraciones para cada domingo.

.

074-FIRST SUNDAY OF ADVENT

Corona de Adviento. Primer domingo: ¡Estad en vela!

.

Antífona de entrada: Sal 24,1-3.

A ti, Señor, levanto mi alma: Dios mío, en ti confío; no quede yo defraudado; que no triunfen de mí mis enemigos, pues los que esperan en ti no quedan defraudados.


Oración Colecta

Dios todopoderoso, aviva en tus fieles, al comenzar el Adviento, el deseo de salir al encuentro de Cristo, acompañados por las buenas obras, para que, colocados un día a su derecha, merezcan poseer el reino eterno. Por nuestros Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Isaías 2, 1-5

Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén:

Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor, en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos. Dirán: venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob.

Él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén la palabra del Señor. Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados; de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra.

Casa de Jacob, ven; caminemos a la luz del Señor.


SALMO: 121

Qué alegría cuando me dijeron: “¡Vamos a la casa del Señor!”.

Qué alegría cuando me dijeron: “¡Vamos a la casa del Señor!”. Ya están pisando nuestros pies tus umbrales Jerusalén.

Allá suben las tribus, las tribus del Señor. Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor. En ella están los tribunales de justicia en el palacio de David.

Desead la paz a Jerusalén: vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios.

Por mis hermanos y compañeros voy a decir: “la paz contigo”. Por la casa del Señor nuestro Dios, te deseo todo bien.


SEGUNDA LECTURA: Romanos 13, 11-14

Hermanos:

Daos cuenta del momento en que vivís; ya es hora de espabilarse, porque ahora nuestra salvación está más cerca que cuando empezamos a creer. La noche está avanzada, el día se echa encima; dejemos las actividades de las tinieblas y pertrechémonos con las armas de la luz.

Conduzcámonos como en pleno día, con dignidad. Nada de comilonas ni borracheras, nada de lujuria ni desenfreno, nada de riñas ni pendencias. Vestíos del Señor Jesucristo y que el cuidado de nuestro cuerpo no fomente los malos deseos.


Aclamación antes del Evangelio: Sal 84,8

Muéstranos, Señor, tu misericordia y danos tu salvación.


EVANGELIO: Mateo 24, 37-44

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. Antes del diluvio, la gente comía y bebía y se casaba, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre:

Dos hombres estarán en el campo: a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo: a una se la llevarán y a otra la dejarán.

Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor.

Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejarla abrir un boquete en su casa.

Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.»


Antífona de comunión: Sal 84, 13

El Señor nos dará sus bienes y nuestra tierra dará su fruto.
.

LECTIO DIVINA, DOMINGO 1º de ADVIENTO, CICLO A

Antes de abrir tu Biblia, abre tu corazón a la acción del Espíritu Santo

Paso 1. Disponerse: Antes de comenzar la lectura párate un rato, para ablandar tu corazón. Dale tiempo al Espíritu a fin de que te prepare para acoger la Palabra.

Mt 24, 37-44

Cuando venga el Hijo del hombre, pasará como en tiempo de Noé. En los días antes del diluvio, la gente comía y bebía, se casaban los hombres y las mujeres tomaban esposo, hasta el día en que Noé entró en el arca; y cuando menos lo esperaban llegó el diluvio y se los llevó a todos; lo mismo sucederá cuando venga el Hijo del hombre: dos hombres estarán en el campo, a uno se lo llevarán y a otro lo dejarán; dos mujeres estarán moliendo, a una se la llevarán y a otra la dejarán. Por tanto, estad en vela, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor. Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora de la noche viene el ladrón, estaría en vela y no dejaría que abrieran un boquete en su casa. Por eso, estad también vosotros preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.

Paso 2. Leer: Busca comprender lo que dicen las palabras humanas del texto. En ellas encontrarás Palabra de Dios. Fíjate en estas tres expresiones: preparados, estar en vela, vendrá…

Paso 3. Escuchar:
¿Cómo te suena eso de estar en vela y alerta? ¿Entiendes lo del ladrón? ¿Qué te dice lo de preparar la venida del Señor?

Paso 4. Orar: ¿Cómo te deja el corazón esta lectura? ¿Qué te sale decir al Señor? Háblale desde la verdad que está pasando en tu vida.

Paso 5. Vivir: ¿Cuándo te vas a enterar de todo lo que necesitas a Jesús? No es una doctrina, es un amigo que no te falla. Entrégale tu corazón, llena tu vida con Él.

http://semillas-edit.es/
.

¡VELAD!

P. Raniero Cantalamessa, ofmcap

Empieza [el domingo] el primer año del ciclo litúrgico trienal, llamado año A. En él nos acompaña el Evangelio de Mateo. Algunas características de este Evangelio son: la amplitud con la que se refieren las enseñanzas de Jesús (los famosos sermones, como el de la montaña), la atención a la relación Ley-Evangelio (el Evangelio es la «nueva Ley»).

Se le considera como el Evangelio más «eclesiástico» por el relato del primado a Pedro y por el uso del término «Ecclesia», Iglesia, que no se encuentra en los otros tres Evangelios.

La palabra que destaca sobre todas, en el Evangelio de este primer domingo de Adviento, es: «Velad, pues, porque no sabéis qué día vendrá vuestro Señor… Estad preparados, porque en el momento que menos penséis, vendrá el Hijo del hombre».

Se pregunta uno a veces por qué Dios nos esconde algo tan importante como es la hora de su venida, que para cada uno de nosotros, considerado singularmente, coincide con la hora de la muerte. La respuesta tradicional es: «Para que estuviéramos alerta, sabiendo cada uno que ello puede suceder en sus días» (San Efrén el Sirio).

Pero el motivo principal es que Dios nos conoce; sabe qué terrible angustia habría sido para nosotros conocer con antelación la hora exacta y asistir a su lenta e inexorable aproximación. Es lo que más atemoriza de ciertas enfermedades.

Son más numerosos hoy los que mueren de afecciones imprevistas de corazón que los que mueren de «penosas enfermedades». Si embargo dan más miedo estas últimas porque nos parece que privan de esa incertidumbre que nos permite esperar.

La incertidumbre de la hora no debe llevarnos a vivir despreocupados, sino como personas vigilantes. El año litúrgico está en sus comienzos, mientras que el año civil llega a su fin. Una ocasión óptima para hacer hueco a una reflexión sabia sobre el sentido de nuestra existencia.

La misma naturaleza en otoño nos invita a reflexionar sobre el tiempo que pasa. Lo que decía el poeta Giuseppe Ungaretti de los soldados en la trinchera del Carso, durante la primera guerra mundial, vale para todos los hombres:

«Se está / como en otoño / en los árboles / las hojas». Esto es, a punto de caer, de un momento a otro. «El tiempo pasa y el hombre no se da cuenta», decía Dante.

Un antiguo filósofo expresó esta experiencia fundamental con una frase que se ha hecho célebre: «panta rei», o sea, todo pasa. Ocurre en la vida como en la pantalla televisiva: los programas se suceden rápidamente y cada uno anula el precedente. La pantalla sigue siendo la misma, pero las imágenes cambian. Es igual con nosotros: el mundo permanece, pero nosotros nos vamos uno tras otro.

De todos los nombres, los rostros, las noticias que llenan los periódicos y los telediarios del día –de mí de ti, de todos nosotros–, ¿qué permanecerá de aquí a algún año o década? Nada de nada. El hombre no es más que «un trazo que crea la ola en la arena del mar y que borra la ola siguiente».

Veamos qué tiene que decirnos la fe a propósito de este dato de hecho de que todo pasa. «El mundo pasa, pero quien cumple la voluntad de Dios permanece para siempre» (1 Jn 2, 17).

Así que existe alguien que no pasa, Dios, y existe un modo de que nosotros no pasemos del todo: hacer la voluntad de Dios, o sea, creer, adherirnos a Dios.

En esta vida somos como personas en una balsa que lleva un río en crecida a mar abierto, sin retorno. En cierto momento, la balsa pasa cerca de la orilla. El náufrago dice: «¡Ahora o nunca!», y salta a tierra firme. ¡Qué suspiro de alivio cuando siente la roca bajo sus pies! Es la sensación que experimenta frecuentemente quien llega a la fe.

Podríamos recordar, como conclusión de esta reflexión, las palabras que santa Teresa de Ávila dejó como una especie de testamento espiritual: «Nada te turbe, nada te espante. Todo se pasa. Sólo Dios basta».

Homilética.org

.

NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

milagrosa

.
.

DÍA TERCERO

La Anunciación


Dijo María: “He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra.” (Lc 1,38)

Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las plegarias que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Reflexión

Los teólogos sostienen que seguramente María sería una adolescente cuando el Ángel Gabriel le transmitió el anuncio de salvación de parte de Dios. Ese día, Dios reveló a María su vocación y el papel que jugaría en la salvación del mundo. Le reveló que él tenía un Hijo que vendría al mundo para salvar a todos los hombres del pecado, la muerte y el dominio de Satanás.

Dios le pidió a María, la nueva Eva, que fuera la madre virgen de su Hijo eterno. Su plan dependía del “Sí” de María. Dios quería abrir las compuertas de la misericordia a la humanidad a través del consentimiento de María para ser la Madre virgen de Dios hecho hombre. Dios, que no necesita a nadie para hacer lo que se propone, quiso enviarnos a su Hijo a través del asentimiento de fe de María.

María ofició ante Dios de representante del Pueblo de Israel, y más aún, de todo el género humano. En ese momento, todo dependió de su fiat, de su hágase en mí según tu palabra. En el Concilio Vaticano II, la Iglesia enfatizó la idea de la participación activa de María en la redención del mundo. Los Padres conciliares recordaron las palabras de San Ireneo de Lyón, obispo del siglo II.

Así María, hija de Adán, al aceptar el mensaje divino, se convirtió en Madre de Jesús, y al abrazar de todo corazón y sin entorpecimiento de pecado alguno la voluntad salvífica de Dios, se consagró totalmente como esclava del Señor a la persona y a la obra de su Hijo, sirviendo con diligencia al misterio de la redención con El y bajo El, con la gracia de Dios omnipotente.

Con razón, pues, piensan los Santos Padres que María no fue un instrumento puramente pasivo en las manos de Dios, sino que cooperó a la salvación de los hombres con fe y obediencia libres. Como dice San Ireneo, “obedeciendo, se convirtió en causa de salvación para sí misma y para todo el género humano.” Por eso no pocos Padres antiguos afirman gustosamente con él en su predicación que “el nudo de la desobediencia de Eva fue desatado por la obediencia de María; que lo atado por la virgen Eva con su incredulidad, fue desatado por la virgen María mediante su fe;” y comparándola con Eva, llaman a María «Madre de los vivientes,” afirmando aún con mayor frecuencia que “la muerte vino por Eva, la vida por María” (Lumen Gentium, 56).

A través del poder del Altísimo que la cubrió con su sombra, María abrazó a Cristo, primero con su mente por la fe, luego con su corazón por medio de la esperanza y la caridad, y finalmente con su cuerpo mediante el milagro que sólo Dios podía realizar. Ella consintió con todo su ser su maternidad virginal con la plena conciencia de que su hijo se llamaría Jesús, porque él salvará a su pueblo de sus pecados (Mateo 1,21). Con su fiat, María nos dio a Jesús, por lo cual en los planes de Dios, es la humana causa de nuestra salvación. Todo lo bueno en nuestras vidas, lo debemos a María, la Causa de nuestra alegría.


Oración

Dios, Padre Todopoderoso, cuando María se entregó a tu Palabra, concibió a Cristo primero en su mente por la fe, después en su corazón por la esperanza y el amor, y finalmente en su cuerpo por obra de tu Espíritu Santo. Gracias a su deseo de ser la madre de tu Hijo, María abrió para todos los hombres las compuertas de tu amor misericordioso. Que ella ayude a todos los hombres a vivir en fe, esperanza y caridad, obedeciendo tu santa voluntad. Que ella nos recuerde siempre que lo que Tú quieres es dar la salvación a nuestros hermanos por medio de nuestra fe y buenas obras. Ayúdanos a aceptar plenamente nuestra responsabilidad en la lucha contra la cultura de la muerte y la promoción de la cultura de la vida en nuestra sociedad. Te lo pedimos por Cristo, Nuestro Señor. Amén.


V. Oh María, sin pecado concebida.
R. Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.

 

.

.

Adviento, desear a Dios

Adviento, desear a Dios

.

La corona o guirnalda de Adviento es el primer anuncio de Navidad. El Adviento inicia el 1 de diciembre

La palabra ADVIENTO es de origen latín y quiere decir VENIDA. Es el tiempo en que los cristianos nos preparamos para la venida de Jesucristo. El tiempo de Adviento abarca cuatro semanas antes de Navidad.

Origen: La corona de Adviento encuentra sus raíces en las costumbres pre-cristianas de los germanos (Alemania).

Nueva realidad: Los cristianos supieron apreciar la enseñanza de Jesús: Juan 8,12: «Yo soy la luz del mundo; el que me siga no caminará en la oscuridad, sino que tendrá la luz de la vida.». La luz que prendemos en la oscuridad del invierno nos recuerda a Cristo que vence la oscuridad. Nosotros, unidos a Jesús, también somos luz: Mateo 5,14 «Vosotros sois la luz del mundo. No puede ocultarse una ciudad situada en la cima de un monte.”

En el siglo XVI católicos y protestantes alemanes utilizaban este símbolo para celebrar el Adviento : Aquellas costumbres primitivas contenían una semilla de verdad que ahora podía expresar la verdad suprema: Jesús es la luz que ha venido, que está con nosotros y que vendrá con gloria. Las velas anticipan la venida de la luz en la Navidad: Jesucristo.

La corona de Adviento se hace con follaje verde sobre el que se insertan cuatro velas. Tres velas son color violeta, una es rosa. El primer domingo de Adviento encendemos la primera vela y cada domingo de Adviento encendemos una vela más hasta llegar a la Navidad. La vela rosa corresponde al tercer domingo y representa el gozo. Mientras se encienden las velas se hace una oración, utilizando algún pasaje de la Biblia y se entonan cantos.

Esto lo hacemos en las misas de Adviento y también es recomendable hacerlo en casa, por ejemplo antes o después de la cena. Si no hay velas de esos colores aun se puede hacer la corona ya que lo más importante es el significado: la luz que aumenta con la proximidad del nacimiento de Jesús quien es la Luz del Mundo. La corona se puede llevar a la iglesia para ser bendecida por el sacerdote.

La corona de Adviento encierra varios simbolismos:

La forma circular: El círculo no tiene principio ni fin. Es señal del amor de Dios que es eterno, sin principio y sin fin, y también de nuestro amor a Dios y al prójimo que nunca debe de terminar.

Las ramas verdes: Verde es el color de esperanza y vida. Dios quiere que esperemos su gracia, el perdón de los pecados y la gloria eterna al final de nuestras vidas. El anhelo más importante en nuestras vidas debe ser llegar a una unión más estrecha con Dios, nuestro Padre.

Las cuatro velas: Nos hacen pensar en la obscuridad provocada por el pecado que ciega al hombre y lo aleja de Dios. Después de la primera caída del hombre, Dios fue dando poco a poco una esperanza de salvación que iluminó todo el universo como las velas la corona. Así como las tinieblas se disipan con cada vela que encendemos, los siglos se fueron iluminando con la cada vez más cercana llegada de Cristo a nuestro mundo. Son cuatro velas las que se ponen en la corona y se prenden de una en una, durante los cuatro domingos de Adviento al hacer la oración en familia.

Las manzanas rojas que adornan la corona: Representan los frutos del jardín del Edén con Adán y Eva que trajeron el pecado al mundo pero recibieron también la promesa del Salvador Universal.

El listón rojo: Representa nuestro amor a Dios y el amor de Dios que nos envuelve.

.

Corona de Adviento: Origen, simbolismo y oraciones.

Corona de Adviento: Origen, simbolismo y oraciones

.

BENDICIÓN DE LA CORONA DE ADVIENTO

En algunas parroquias o colegios se hace la bendición de las Coronas de Adviento. Si no se puede asistir a estas celebraciones, se puede hacer la bendición en familia con la siguiente oración:

Señor Dios, bendice con tu poder nuestra corona de Adviento

para que, al encenderla, despierte en nosotros

el deseo de esperar la venida de Cristo practicando las buenas obras,

y para que así, cuando Él llegue, seamos admitidos al Reino de los Cielos.

Te lo pedimos por Cristo nuestro Señor.

Todos: Amén.

La bendición de Dios, Padre, Hijo y Espíritu Santo descienda sobre esta Corona y sobre todos los que con ella queremos preparar la venida de Jesús.

.

PROPONEMOS ESTE ESQUEMA SENCILLO

PARA ORAR AL ENCENDER LA VELA DE ADVIENTO

 

PRIMER DOMINGO – LLAMADA A LA VIGILANCIA

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: Encendemos, Señor, esta luz, como aquel que enciende su lámpara para salir, en la noche, al encuentro del amigo que ya viene. En esta primer semana de Adviento queremos levantarnos para esperarte preparados, para recibirte con alegría. Muchas sombras nos envuelven. Muchos halagos nos adormecen.

Queremos estar despiertos y vigilantes, porque tú traes la luz más clara, la paz más profunda y la alegría más verdadera. ¡Ven, Señor Jesús! ¡Ven, Señor Jesús!

SEGUNDO DOMINGO

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: Los profetas mantenían encendida la esperanza de Israel. Nosotros, como un símbolo, encendemos estas dos velas. El viejo tronco está rebrotando se estremece porque Dios se ha sembrado en nuestra carne…

Que cada uno de nosotros, Señor, te abra su vida para que brotes, para que florezcas, para que nazcas y mantengas en nuestro corazón encendida la esperanza. ¡Ven pronto, Señor! ¡Ven, Salvador!

TERCER DOMINGO

ENCENDIDO DE LA VELA. Oración.

Guía: En las tinieblas se encendió una luz, en el desierto clamó una voz. Se anuncia la buena noticia: ¡El Señor va a llegar! ¡Preparen sus caminos, porque ya se acerca! Adornen su alma como una novia se engalana el día de su boda. ¡Ya llega el mensajero!. Juan Bautista no es la luz, sino el que nos anuncia la luz.

Cuando encendemos estas tres velas cada uno de nosotros quiere ser antorcha tuya para que brilles, llama para que calientes. ¡Ven, Señor, a salvarnos, envuélvenos en tu luz, caliéntanos en tu amor!

CUARTO DOMINGO

SE ENCIENDEN LAS CUATRO VELAS

Humildad y gloria

El Nacimiento de Jesús

Guía: Lectura del Evangelio según San Lucas (2:6-7)

“Y sucedió que, mientras ellos estaban allí, se le cumplieron

los días del alumbramiento, y dio a luz a su hijo primogénito,

le envolvió en pañales y le acostó en un pesebre, porque no tenían sitio en el alojamiento.”

“Palabra de Dios”

Todos: “Te alabamos Señor”.


El maná de cada día, 30.11.19

noviembre 30, 2019

San Andrés, apóstol

Segundo día de la novena a la Inmaculada Concepción
.

san-andres

San Andrés, por El Greco



Antífona de entrada: Mt 4, 18-19

El Señor, junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Pedro y Andrés, y los llamó: Veníos conmigo y los haré pescadores de hombres.


Oración colecta

Protégenos, Señor, con la constante intercesión del apóstol san Andrés a quien escogiste para ser predicador y pastor de tu Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Romanos 10, 9-18

Si tus labios profesan que Jesús es el Señor, y tu corazón cree que Dios lo resucitó de entre los muertos, te salvarás. Por la fe del corazón llegamos a la justificación, y por la profesión de los labios, a la salvación. Dice la Escritura: «Nadie que cree en él quedará defraudado.»

Porque no hay distinción entre judío y griego; ya que uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan. Pues «todo el que invoca el nombre del Señor se salvará.»

Ahora bien, ¿cómo van a invocarlo, si no creen en él?; ¿cómo van a creer, si no oyen hablar de él?; y ¿cómo van a oír sin alguien que proclame?; y ¿cómo van a proclamar si no los envían? Lo dice la Escritura: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian el Evangelio!»

Pero no todos han prestado oído al Evangelio; como dice Isaías: «Señor, ¿quién ha dado fe a nuestro mensaje?» Así pues, la fe nace del mensaje, y el mensaje consiste en hablar de Cristo.

Pero yo pregunto: «¿Es que no lo han oído?» Todo lo contrario: «A toda la tierra alcanza su pregón, y hasta los límites del orbe su lenguaje.»


SALMO 18, 2-3.4-5

A toda la tierra alcanza su pregón.

El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra.

Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje.


Aclamación antes del Evangelio: Mt 4, 19

Venid y seguidme -dice el Señor- y os haré pescadores de hombres.


EVANGELIO: Mateo 4, 18-22

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.»

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.


Antífona de comunión: Jn 1, 41-42

Dijo Andrés a su hermano Simón: Hemos encontrado al Mesías (que significa Cristo). Y lo llevó a Jesús.
.

San Andrés,  Apóstol

Andrés, nacido en Betsaida, fue primeramente discípulo de Juan Bautista, siguió después a Cristo y le presentó también a su hermano Pedro. Él y Felipe son los que llevaron ante Jesús a unos griegos, y el propio Andrés fue el que hizo saber a Cristo que había un muchacho que tenía unos panes y unos peces. Según la tradición, después de Pentecostés predicó el Evangelio en muchas regiones y fue crucificado en Acaya.

 

HEMOS ENCONTRADO AL MESÍAS

De las homilías de san Juan Crisóstomo, obispo,
sobre el evangelio de san Juan

Andrés, después de permanecer con Jesús y de aprender de él muchas cosas, no escondió el tesoro para sí solo, sino que corrió presuroso en busca de su hermano, para hacerle partícipe de su descubrimiento. Fíjate en lo que dice a su hermano: Hemos encontrado al Mesías, que significa Cristo. ¿Ves de qué manera manifiesta todo lo que había aprendido en tan breve espacio de tiempo?

Pues, por una parte, manifiesta el poder del Maestro, que les ha convencido de esto mismo, y, por otra, el interés y la aplicación de los discípulos, quienes ya desde el principio se preocupaban de estas cosas.

Son las palabras de un alma que desea ardientemente la venida del Señor, que espera al que vendrá del cielo, que exulta de gozo cuando se ha manifestado y que se apresura a comunicar a los demás tan excelsa noticia.

Comunicarse mutuamente las cosas espirituales es señal de amor fraterno, de entrañable parentesco y de sincero afecto.

Pero advierte también, y ya desde el principio, la actitud dócil y sencilla de Pedro. Acude sin tardanza: Y lo llevó a Jesús, afirma el evangelio. Pero que nadie lo acuse de ligereza por aceptar el anuncio sin una detenida consideración. Lo más probable es que su hermano le contase más cosas detalladamente, pues los evangelistas resumen muchas veces los hechos, por razones de brevedad.

Además, no afirma que Pedro creyera al momento, sino que lo llevó a Jesús, y a él se lo confió, para que del mismo Jesús aprendiera todas las cosas. Pues había también otro discípulo que tenía los mismos sentimientos.

Si Juan Bautista, cuando afirma: Éste es el Cordero, y: Bautiza con Espíritu Santo, deja que sea Cristo mismo quien exponga con mayor claridad estas verdades, mucho más hizo Andrés, quien, no juzgándose capaz para explicarlo todo, condujo a su hermano a la misma fuente de la luz, tan contento y presuroso, que su hermano no dudó ni un instante en acudir a ella.
.
.
.

NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

milagrosa

.
DÍA SEGUNDO

El deseo de virginidad de María


María respondió al ángel: ¿Cómo será esto, puesto que no conozco varón? (Lucas 1, 34)


Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las plegarias que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!


Reflexión

Mucho antes de que el Ángel Gabriel diera a María el mensaje de que Dios la había elegido para ser la madre de su Hijo, ella había decidido entregarse entera y exclusivamente a través del don de la virginidad perpetua. María sabía que Dios había establecido una Alianza –un lazo familiar- con el Pueblo de Israel en el Monte Sinaí. El Señor se había mantenido fiel a las promesas de la Alianza, pero Israel había violado esa fidelidad. Con sus repetidas desobediencias a los Mandamientos de Dios, Israel demostró ser una esposa adúltera. María, consciente de la historia de su pueblo y dolida por las infidelidades narradas por los Profetas, anhelaba vivir amando a Dios como su esposa fiel para reparar los pecados de su pueblo.

A continuación, la descripción del Papa Juan Pablo II del deseo de María de permanecer virgen toda su vida:

Ella misma deseaba encarnar en sí la imagen de la esposa completamente fiel y plenamente entregada al Espíritu divino y, por eso, se convierte en el comienzo del nuevo Israel, es decir, del pueblo querido por el Dios de la alianza en su corazón de esposo. María no usa, ni en el diálogo ni en el cántico, términos de la analogía nupcial, pero hace mucho más: confirma y consolida una consagración que ya está viviendo y que resulta su condición habitual de vida. En efecto, replica al Ángel de la anunciación: «No conozco varón» (Lc 1, 34). Es como si dijera: soy virgen consagrada a Dios y no quiero abandonar a este Esposo, porque creo que no lo quiere él, tan celoso de Israel, tan severo con quien lo ha traicionado, tan insistente en su misericordiosa llamada a la reconciliación. María es consciente de la infidelidad de su pueblo y quiere ser una esposa fiel al Esposo divino, tan amado.

Dios envió al Ángel Gabriel a la ciudad de Nazaret a decirle a María que había aceptado su deseo de pertenecerle exclusivamente a él y que, de hecho, él había puesto en ella ese deseo. El deseo de María de permanecer virgen era, en realidad, una respuesta al amor fiel de Dios hacia ella. El Ángel le anuncia a María que ella concebiría al hijo de Dios en su virginidad a través del poder del Espíritu Santo que vendría sobre ella y la cubriría con su sombra. Ella se convierte entonces en virgen, esposa y madre simultáneamente. La elección libre de María de permanecer virgen fue lo que posibilitó su pertenencia completa a Cristo como su madre y a cada uno de nosotros como nuestra madre amorosa. La Santísima Virgen María fue testigo de que el precioso valor de la virginidad existe siempre en orden al amor esponsal y la maternidad.


Oración

Dios Todopoderoso y Eterno, María se entregó a Ti sin reserva a través del don de su virginidad. Así como amó a Jesús con todo el corazón, sigue amando y sirviendo a todos sus hijos en la tierra. Por medio de su ejemplo, infunde en todos los miembros de tu Iglesia un aprecio más profundo del valor de la virginidad. Ayúdanos a comprender que la virginidad es el regalo perfecto que los esposos se entregan el uno al otro el día de su boda. Inspira a muchos jóvenes para que abracen una vida consagrada célibe o virgen en el sacerdocio o la vida religiosa. Enséñanos el significado de las palabras de tu Hijo: Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Dios (Mt 5, 8). Te lo pedimos por Cristo, Nuestro Señor. Amén.

V. Oh María, sin pecado concebida.
R. Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.


El maná de cada día, 29.11.19

noviembre 29, 2019

Viernes de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

Primer día de la novena a la Inmaculada Concepción
.

.

20100306104003-higuera-brotes

Cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.



PRIMERA LECTURA: Daniel 7, 2-14

Yo, Daniel, tuve una visión nocturna: los cuatro vientos del cielo agitaban el océano. Cuatro fieras gigantescas salieron del mar, las cuatro distintas.

La primera era como un león con alas de águila; mientras yo miraba, le arrancaron las alas, la alzaron del suelo, la pusieron de pie como un hombre y le dieron mente humana.

La segunda era como un oso medio erguido, con tres costillas en la boca, entre los dientes. Le dijeron: «¡Arriba! Come carne en abundancia.»

Después vi otra fiera como un leopardo, con cuatro alas de ave en el lomo y cuatro cabezas. Y le dieron el poder.

Después tuve otra visión nocturna: una cuarta fiera, terrible, espantosa, fortísima; tenía grandes dientes de hierro, con los que comía y descuartizaba, y las sobras las pateaba con las pezuñas. Era diversa de las fieras anteriores, porque tenía diez cuernos.

Miré atentamente los cuernos y vi que entre ellos salía otro cuerno pequeño; para hacerle sitio, arrancaron tres de los cuernos precedentes. Aquel cuerno tenía ojos humanos y una boca que profería insolencias.

Durante la visión, vi que colocaban unos tronos, y un anciano se sentó; su vestido era blanco como nieve, su cabellera como lana limpísima; su trono, llamas de fuego; sus ruedas, llamaradas. Un río impetuoso de fuego brotaba delante de él. Miles y miles le servían, millones estaban a sus órdenes.

Comenzó la sesión y se abrieron los libros. Yo seguía mirando, atraído por las insolencias que profería aquel cuerno; hasta que mataron a la fiera, la descuartizaron y la echaron al fuego. A las otras fieras les quitaron el poder, dejándolas vivas una temporada.

Mientras miraba, en la visión nocturna vi venir en las nubes del cielo como un hijo de hombre, que se acercó al anciano y se presentó ante él. Le dieron poder real y dominio; todos los pueblos, naciones y lenguas lo respetarán. Su dominio es eterno y no pasa, su reino no tendrá fin.


SALMO: Dn 3, 75.76.77.78.79.80.81

Ensalzadlo con himnos por los siglos.

Montes y cumbres, bendecid al Señor.

Cuanto germina en la tierra, bendiga al Señor.

Manantiales, bendecid al Señor.

Mares y ríos, bendecid al Señor.

Cetáceos y peces, bendecid al Señor.

Aves del cielo, bendecid al Señor.

Fieras y ganados, bendecid al Señor.


Aclamación antes del Evangelio: Lc 21, 28

Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.



EVANGELIO: Lucas 21, 29-33

En aquel tiempo, expuso Jesús una parábola a sus discípulos:

«Fijaos en la higuera o en cualquier árbol: cuando echan brotes, os basta verlos para saber que el verano está cerca. Pues, cuando veáis que suceden estas cosas, sabed que está cerca el reino de Dios.

Os aseguro que antes que pase esta generación todo eso se cumplirá. El cielo y la tierra pasarán, mis palabras no pasarán.»
.

PENSAMIENTO LIBRE

Papa Francisco en Casa Santa Marta
Viernes 29 de noviembre de 2013

Una invitación a «pensar en cristiano», porque «un cristiano no piensa sólo con la cabeza, piensa también con el corazón y con el espíritu que tiene dentro», dirigió el Papa Francisco el viernes 29 de noviembre. Una invitación especialmente actual en un contexto social donde —destacó el Pontífice— se insinúa cada vez más «un pensamiento débil, un pensamiento uniforme, un pensamiento pret-à-porter».

El Papa centró su reflexión en el pasaje evangélico de Lucas (21, 29-33) propuesto durante la liturgia, donde el Señor «con ejemplos sencillos enseña a los discípulos a comprender lo que sucede». En este caso, Jesús invita a observar «la planta de higo y todos los árboles», porque cuando brotan se comprende que el verano está cerca.

En otros contextos el Señor usa ejemplos análogos para reprender a los fariseos que no quieren comprender «los signos de los tiempos»; quienes no ven «el paso de Dios en la historia», en la historia del pueblo de Israel, en la historia del corazón del hombre, «en la historia de la humanidad».

La enseñanza, según el Santo Padre, es que «Jesús con palabras sencillas alienta a pensar para comprender». Y es una invitación a pensar «no sólo con la cabeza», sino también «con el corazón, con el espíritu», con todo nosotros mismos. Es esto, precisamente, “pensar en cristiano”, para poder «comprender los signos de los tiempos». Y a quienes no comprenden, como sucede en el caso de los discípulos de Emaús, Cristo les define «necios y tardos de corazón».

Porque —explicó— quien «no comprende las cosas de Dios es una persona así», necia y dura de entendimiento, mientras que «el Señor quiere que comprendamos lo que sucede en nuestro corazón, en nuestra vida, en el mundo, en la historia»; y entendamos «el significado de lo que sucede ahora». En efecto, en las respuestas a estas preguntas es donde podemos individuar «los signos de los tiempos».

Sin embargo, no siempre las cosas suceden así. Hay un enemigo al acecho. Es «el espíritu del mundo», que —recordó el Papa— «nos hace otras propuestas». Porque «no nos quiere como pueblo, nos quiere masa. Sin pensamiento y sin libertad». El espíritu del mundo, en esencia, nos empuja a lo largo de «un camino de uniformidad, pero sin ese espíritu que forma el cuerpo de un pueblo», tratándonos «como si no tuviésemos la capacidad de pensar, como personas sin libertad».

Al respecto el Papa Francisco clarificó expresamente los mecanismos de persuasión oculta: existe un determinado modo de pensar que debe ser impuesto, «se hace publicidad de este pensamiento» y «se debe pensar» de ese modo. Es «el pensamiento uniforme, el pensamiento homogéneo, el pensamiento débil»; lamentablemente, un pensamiento «muy difundido», comentó el Obispo de Roma.

En la práctica «el espíritu del mundo no quiere que nos preguntemos delante de Dios: ¿por qué sucede esto?». Y para distraernos de las preguntas esenciales, «nos propone un pensamiento pret-à-porter, según nuestros gustos: yo pienso como me gusta». Este modo de pensar «es correcto» para el espíritu del mundo; mientras que lo que él «no quiere es lo que nos pide Jesús: el pensamiento libre, el pensamiento de un hombre y de una mujer que son parte del pueblo de Dios». Por lo demás, «la salvación ha sido precisamente ésta: hacernos pueblo, pueblo de Dios. Tener libertad». Porque «Jesús nos pide que pensemos libremente, pensar para comprender lo que sucede».

Cierto, advirtió el Papa Francisco, «solos no podemos» hacer todo: «necesitamos la ayuda del Señor, necesitamos al Espíritu Santo para comprender los signos de los tiempos». En efecto, es precisamente el Espíritu quien nos dona «la inteligencia para comprender». Se trata de un regalo personal realizado a cada hombre, gracias al cual «yo debo comprender por qué me sucede esto a mí» y «cuál es el camino que el Señor quiere» para mi vida.

De aquí la exhortación conclusiva a «pedir al Señor Jesús la gracia que nos envíe su espíritu de inteligencia», para que «no tengamos un pensamiento débil, un pensamiento uniforme, un pensamiento según nuestros gustos», para tener, en cambio, «sólo un pensamiento según Dios». Y «con este pensamiento —de mente, de corazón y de alma— que es don del Espíritu», buscar comprender «qué significan las cosas, comprender bien los signos de los tiempos».

http://www.vatican.va


.
.

NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

milagrosa

.
DÍA PRIMERO

La Inmaculada Concepción de la Madre de Dios


¡Toda hermosa eres, amada mía, no hay tacha en ti! (Cantar de los Cantares 4, 7)


Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las plegarias que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!


Reflexión

Ya que Dios crea un alma inmortal a través de la unión conyugal del hombre y la mujer, la concepción de toda persona humana es sagrada. Dios llama a la existencia a la persona con su amor, incluso si la concepción se da por un acto de lujuria o violencia.

Cuando la Virgen María fue concebida en el seno de su madre, Dios creó su alma inmortal y la llenó de su vida divina. En la Inmaculada Concepción, Dios redimió en forma especialísima a María preservándola del Pecado Original en previsión de los méritos de Cristo, el Salvador.

Desde el primer instante de su vida, María era de una hermosura plena, llena de gracia (Lc 1, 28), sin ningún rastro de egoísmo ni inclinación al pecado y con una libertad sin igual para amar a Dios y a todos los demás.

En la concepción de María, Dios la dotó de las armas para destruir el reino de Satanás (Gen 3, 15). La caridad de Cristo llenó a María desde el primer instante de su existencia, dentro del vientre de su madre.

Con estas palabras proclamó el Papa Pío IX el Dogma de la Inmaculada Concepción: Declaramos, pronunciamos y definimos que la doctrina que sostiene que la Santísima Virgen María, desde el primer instante de su concepción, por singular gracia y privilegio de Dios Todopoderoso, en previsión de los méritos de Jesucristo, Salvador del género humano, fue preservada de toda mancha del pecado original, es doctrina revelada por Dios y por consiguiente debe ser creída firme y constantemente por todos los fieles.

La buena noticia de la Inmaculada Concepción es que hay más amor en el alma inmaculada de María que mal en el mundo. En su Inmaculada Concepción, Dios dotó a María de la capacidad para dar su sí libremente a su plan de salvación en Cristo y para ayudarnos a nosotros, sus hijos, a decir también que .


Oración

Dios, Padre Todopoderoso, en el momento de nuestra concepción llamaste a cada uno de nosotros a la existencia con tu amor. Amaste a María asombrosamente en su Inmaculada Concepción, preservándola de heredar el pecado de Adán por los méritos anticipados del Salvador. La preparaste en su concepción para ser la Madre y compañera de tu Hijo y nuestra madre amorosa.

Concede a toda persona una reverencia cada vez más honda hacia tu presencia y acción creadora en la concepción humana.

Ayuda a todos a reconocer el mal que hay en el aborto y la anticoncepción, y todos los pecados que ofenden a nuestro Dios Creador.

Que en el abrazo maternal de María, cada cristiano promueva el respeto y la veneración a la vida humana en todas sus etapas.

Te lo pedimos por Jesucristo, Nuestro Señor. Amén.


V. Oh María, sin pecado concebida
R. Ruega por nosotros que recurrimos a ti.


EE.UU. denuncia que Venezuela y Cuba alientan la protesta en Iberoamérica

noviembre 28, 2019

.

Representantes de Juan Guaidó con Elliot Abrams, el pasado junio.

.

EE.UU. denuncia que Venezuela y Cuba alientan la protesta en Iberoamérica

El embajador Abrams asegura que hay pruebas de que Maduro se beneficia al desestabilizar la región

Por David Alandete; WASHINGTON, actualizado 28.11.2019

.

«Comienzan a abundar las pruebas de que hay un esfuerzo por parte de los regímenes en Cuba y Venezuela para exacerbar los problemas que está padeciendo Sudamérica».

Con esas palabras ha condenado este miércoles el representante especial de Estados Unidos para la crisis en Venezuela, el embajador Elliott Abrams, la creciente injerencia del chavismo y la dictadura cubana en las protestas que han desestabilizado Ecuador, Chile y Colombia y la crisis abierta por el intento de fraude electoral de Evo Morales en Bolivia.

«Está claro, es algo que es público, que Cuba y Venezuela han hecho muchas manifestaciones y muchos mensajes en redes sociales en un esfuerzo por exacerbar las protestas que se han producido en el mes pasado en Sudamérica, y es patente porque hay muchos hechos que lo demuestran, como la expulsión de venezolanos tras las protestas en Colombia o la detención de cubanos con cientos de miles de dólares en metálico en Bolivia», añadió Abrams en una rueda de prensa en Washington.

Los opositores al régimen de Nicolás Maduro denunciaron el lunes que este mes se produjo en la base militar de Fuerte Tiuna en Caracas una reunión con altos mandos del chavismo y representantes de grupos paramilitares y políticos de América Latina para coordinar planes con el objetivo de «causar desestabilización en la región», según un informe elaborado por los opositores con fuentes de la inteligencia venezolana al que tuvo acceso ABC.

Tras las protestas en Colombia, ocurridas después de esa reunión y en las que fallecieron tres personas, el gobierno de Iván Duque tomó la decisión de expulsar a unos 60 venezolanos acusados de participar en actos vandálicos. Hay refugiados en Colombia medio millón de venezolanos, exiliados por la grave crisis humanitaria que padece el país.

Según añade Abrams, sobre Colombia, «hay que fijarse en las declaraciones públicas de Cuba y Venezuela en las pasadas semanas que básicamente han tratado de promover una mayor desestabilización en todos los sitios, creo que está claro que les beneficia, que lo promueven y que siguen hablando públicamente de ello».

El secretario general de la OEA, Luis Almagro, relacionó las protestas contra gobiernos elegidos democráticamente en Iberoamérica con las llamadas «brisas bolivarianas». «Las corrientes de desestabilización de los sistemas políticos del continente tienen su origen en la estrategia de las dictaduras bolivariana y cubana, que buscan nuevamente reposicionarse, no a través de un proceso de reinstitucionalización y redemocratización, sino a través de su vieja metodología de exportar polarización y malas prácticas», según Almagro.

https://www.abc.es/internacional/abci-eeuu-denuncia-venezuela-y-cuba-alientan-protesta-iberoamerica-201911271946_noticia.html


El maná de cada día, 28.11.19

noviembre 28, 2019

Jueves de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

.

_MG_0049

Bendiga la tierra al Señor. Todo ser que alienta alabe al Señor.



PRIMERA LECTURA: Daniel 6, 12-28

En aquellos días, unos hombres espiaron a Daniel y lo sorprendieron orando y suplicando a su Dios.

Entonces fueron a decirle al rey: «Majestad, ¿no has firmado tú un decreto que prohíbe hacer oración, durante treinta días, a cualquier dios o cualquier hombre fuera de ti, bajo pena de ser arrojado al foso de los leones?»

El rey contestó: «El decreto está en vigor, como ley irrevocable de medos y persas.»

Ellos le replicaron: «Pues Daniel, uno de los deportados de Judea, no te obedece a ti, majestad, ni al decreto que has firmado, sino que tres veces al día hace oración a su Dios.»

Al oírlo, el rey, todo sofocado, se puso a pensar la manera de salvar a Daniel, y hasta la puesta del sol hizo lo imposible por librarlo.

Pero aquellos hombres le urgían, diciéndole: «Majestad, sabes que, según la ley de medos y persas, un decreto o edicto real es válido e irrevocable.»

Entonces el rey mandó traer a Daniel y echarlo al foso de los leones.

El rey dijo a Daniel: «¡Que te salve ese Dios a quien tú veneras tan fielmente!»

Trajeron una piedra, taparon con ella la boca del foso, y el rey la selló con su sello y con el de sus nobles, para que nadie pudiese modificar la sentencia dada contra Daniel. Luego el rey volvió a palacio, pasó la noche en ayunas, sin mujeres y sin poder dormir. Madrugó y fue corriendo al foso de los leones.

Se acercó al foso y gritó afligido: «¡Daniel, siervo del Dios vivo! ¿Ha podido salvarte de los leones ese Dios a quien veneras tan fielmente?»

Daniel le contestó: «¡Viva siempre el rey! Mi Dios envió su ángel a cerrar las fauces de los leones, y no me han hecho nada, porque ante él soy inocente, como tampoco he hecho nada contra ti.»

El rey se alegró mucho y mandó que sacaran a Daniel del foso. Al sacarlo, no tenía ni un rasguño, porque había confiado en su Dios. Luego mandó el rey traer a los que habían calumniado a Daniel y arrojarlos al foso de los leones con sus hijos y esposas. No habían llegado al suelo, y ya los leones los habían atrapado y despedazado.

Entonces el rey Darío escribió a todos los pueblos, naciones y lenguas de la tierra: «¡Paz y bienestar! Ordeno y mando que en mi imperio todos respeten y teman al Dios de Daniel. Él es el Dios vivo que permanece siempre. Su reino no será destruido, su imperio dura hasta el fin. Él salva y libra, hace signos y prodigios en el cielo y en la tierra. Él salvó a Daniel de los leones.»


SALMO: Dn 3, 68.69.70.71.72.73.74

Ensalzadlo con himnos por los siglos.

Rocíos y nevadas, bendecid al Señor.

Témpanos y hielos, bendecid al Señor.

Escarchas y nieves, bendecid al Señor.

Noche y día, bendecid al Señor.

Luz y tinieblas, bendecid al Señor.

Rayos y nubes, bendecid al Señor.

Bendiga la tierra al Señor.


Aclamación antes del Evangelio: Lc 21, 28

Levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.


EVANGELIO: Lucas 21, 20-28

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Cuando veáis a Jerusalén sitiada por ejércitos, sabed que está cerca su destrucción. Entonces, los que estén en Judea, que huyan a la sierra; los que estén en la ciudad, que se alejen; los que estén en el campo, que no entren en la ciudad; porque serán días de venganza en que se cumplirá todo lo que está escrito.

¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Porque habrá angustia tremenda en esta tierra y un castigo para este pueblo. Caerán a filo de espada, los llevarán cautivos a todas las naciones, Jerusalén será pisoteada por los gentiles, hasta que a los gentiles les llegue su hora.

Habrá signos en el sol y la luna y las estrellas, y en la tierra angustia de las gentes, enloquecidas por el estruendo del mar y el oleaje.

Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad ante lo que se le viene encima al mundo, pues los astros se tambalearán. Entonces verán al Hijo del hombre venir en una nube, con gran poder y majestad. Cuando empiece a suceder esto, levantaos, alzad la cabeza: se acerca vuestra liberación.»


.

JESÚS VIENE A VISITARNOS EN LA COMUNIÓN

P. Francisco Fernández Carvajal

El Evangelio de la Misa1 nos recuerda la venida gloriosa de Cristo al fin de los tiempos: Los hombres quedarán sin aliento por el miedo y la ansiedad, ante lo que se le viene encima al mundo, pues las potencias del cielo temblarán. Entonces verán al Hijo del Hombre venir en una nube, con gran poder y gloria.

Ahora, en la Comunión, llega el mismo Hijo del Hombre a nuestro corazón para fortalecernos y llenarnos de paz. Viene como el Amigo tanto tiempo esperado. Y hemos de recibirlo como lo hicieron sus más íntimos: con la atención de María de Betania, con la alegría con que le acogió Zaqueo en su casa…

«Parece que esto es lo correcto: si se recibe en casa a un amigo, a un invitado, se le atiende, es decir, se le da conversación, se le acompaña. No se le deja en la sala de visitas o en cualquier otro lugar de la casa, con el periódico, para que entretenga la espera hasta que nos venga bien atenderle. Sin duda sería de muy mala educación.

Y si la persona que nos visitara fuera de tan gran categoría, que el solo hecho de venir a nuestra casa supusiera un honor muy por encima de nuestra condición y merecimientos, entonces la desatención no sería ya falta de educación, sino grosería incalificable»2.

Hemos de tratar bien a Jesús, que tanto desea visitarnos en nuestra pobre casa. «Y no suele Su Majestad pagar mal la posada, si se le hace buen hospedaje»3.

Es una buena ocasión de unirnos a toda la Creación para alabar y dar gracias al Creador que, humilde, se queda sacramentalmente en nuestro corazón durante esos minutos.

La Iglesia, siempre Madre buena, nos ha aconsejado a sus hijos esas oraciones que han alimentado la piedad de tantos cristianos para ayudarnos, especialmente cuando nos sintamos pobres de palabras para dirigirnos a Jesús: el Himno Adoro te devote, el Trium puerorum, la Oración a Jesús Crucificado, las Invocaciones al Santísimo Redentor…

Si al comulgar procuramos tener a mano algún devocionario –cuando sea posible– o algún Misal de los fieles, dispondremos de una buena ayuda para aprovechar ese tiempo que tanto va a influir luego a lo largo de todo el día. Muchas veces, la jornada depende de esos minutos junto a Jesús Sacramentado.

No dejemos de poner todos lo medios a nuestro alcance para mejorar nuestras disposiciones antes y después de haber comulgado. Cualquier esfuerzo que pongamos es siempre largamente recompensado. «Cuando recibas al Señor en la Eucaristía, agradécele con todas las veras de tu alma esa bondad de estar contigo.

—¿No te has detenido a considerar que pasaron siglos y siglos, para que viniera el Mesías? Los patriarcas y los profetas pidiendo, con todo el pueblo de Israel: ¡que la tierra tiene sed, Señor, de que vengas!

—Ojalá sea así tu espera de amor»4.

1 Lc 21, 20-28. — 2 F. Suárez, o. c., p. 274. — 3 Santa Teresa, Camino de perfección, 39. — 4 San Josemaría Escrivá, Forja, n. 991.

Homilética.org


Rueda de prensa del Papa: Óbolo, pollos hormonados y armas nucleares

noviembre 27, 2019

.

Rueda de prensa del Papa Francisco sobre la pena de muerte, el uso de las armas atómicas, el caso del Óbolo de San Pedro y las protestas en América Latina.

.

Rueda de prensa del Papa: Óbolo, pollos hormonados y armas nucleares

«Países europeos que hablan de paz y viven de las armas. Eso se llama hipocresía».

 | 

Publicamos a continuación la transcripción de la rueda de prensa del Papa cortesía de Aciprensa.

En el vuelo de regreso a Roma, luego de su viaje apostólico a Tailandia y Japón, el Papa Francisco concedió una rueda de prensa en la que abordó la pena de muerte, el uso de las armas atómicas, así como el caso del Óbolo de San Pedro y las protestas en América Latina.

A continuación el texto completo de la rueda de prensa concedida por el Santo Padre:

Papa Francisco: Ha sido un viaje intenso y también con un cambio de categoría porque una cosa era Tailandia y otra cosa fue el Japón, y no se pueden valorar las cosas con las mismas categorías. Las realidades se valoran según las categorías que vienen de las mismas realidades y son dos realidades totalmente distintas.

Por esto se requiere el doble de trabajo y gracias a ustedes por esto. Y también las jornadas muy intensas. Creo que el trabajo ha sido fuerte. Agradezco. Me he sentido cercano a ustedes en este trabajo. Gracias

Matteo Bruni: Entonces, apoyándonos, escuchando las preguntas, será una ocasión también para contar con más profundidad estos días.

P. Yamamoto, Makato (Catholic Shimbun – Japón): Buenas noches, Santo Padre. Le agradecemos de corazón haber venido al Japón desde tan lejos. Soy sacerdote diocesano de Fukuoka, un lugar muy cercano a Nagasaki e Hiroshima. Santo Padre, ¿cómo se ha sentido cuando estaba en Nagasaki e Hiroshima? Quisiera preguntar una cosa: ¿La sociedad y la Iglesia occidental tienen algo que aprender de la sociedad y la Iglesia oriental?

Papa Francisco: Comienzo por la última. Es una cosa que me ha iluminado mucho, un dicho: lux ex oriente, ex occidente luxus. La luz viene de oriente; y el lujo y el consumismo, vienen de occidente.

Es esta sabiduría oriental que no es solo sabiduría de conocimiento, sino sabiduría de los tiempos, sabiduría de contemplación, que a la sociedad occidental demasiado a prisa siempre, la ayuda mucho: aprender un poco de contemplación, de detenerse, de mirar también poéticamente las cosas. Sabe, pensando en esto –y esta es una opinión personal– pero creo que a occidente le falta un poco más de poesía.

Hay cosas poéticas bellísimas, pero el oriente va más allá, el oriente es capaz de mirar las cosas con ojos que van más allá. No quisiera usar la palabra trascendente porque algunas religiones orientales no tienen mucha trascendencia, pero tienen una visión más allá del límite de la inmanencia, sin decir trascendencia. Más allá.

Por eso uso poesía, que es gratuidad, es buscar también la propia perfección en el ayuno, en las penitencias y también en la lectura de la sabiduría de los sabios orientales. Creo que a nosotros los occidentales detenernos un poco es dar tiempo a la sabiduría y nos hará bien. Esta cultura de la prisa o la cultura del detenerse un poco, detente. No sé si sirve esto para iluminar la diferencia, pero es eso lo que necesitaríamos.

La primera: Nagasaki e Hiroshima, ambas han sufrido la bomba atómica y esto las asemeja, pero hay una diferencia. En Nagasaki no solo la bomba atómica sino también los cristianos. Nagasaki tiene raíces cristianas, un cristianismo antiguo, la persecución de los cristianos era en todo el Japón pero en Nagasaki fue muy fuerte.

El secretario de la Nunciatura me ha regalado un facsímil en madera donde está el “wanted” (se busca) de la época: ‘se buscan cristianos y si encuentras uno, denúncialo y tendrás mucho. Si encuentras un sacerdote, denúncialo y tendrás mucho’. Una cosa al ir al museo que lo toca a uno es esto: fueron siglos de persecución.

Este es un fenómeno cristiano que relativiza, en el buen sentido de la palabra, la bomba atómica, porque son dos cosas: si uno va solo a Nagasaki dice ‘si uno es cristiano, la bomba atómica’ y se queda allí. Si va a Hiroshima es solo la bomba atómica, porque no hay una ciudad cristiana como Nagasaki. Por esto he querido ir a las dos. En ambas está el desastre atómico.

Hiroshima fue una verdadera catequesis humana sobre la crueldad: la crueldad. Y no he podido ver el museo de Hiroshima, no hubo tiempo, porque fue un mal día ese, pero dicen que es terrible, terrible. Y también las cartas de los jefes de estado, de los generales, que explicaban cómo se pudo hacer un desastre tan grande. Para mí fue una experiencia más tocante que la de Nagasaki.

Nagasaki, la del martirio. He visto el museo del martirio, pero la de Hiroshima muy tocante. Allí he recordado que el uso de las armas nucleares es inmoral. Esto debe ir al Catecismo de la Iglesia Católica. Y no solo el uso sino la posesión porque un incidente de la posesión o la locura de cualquier gobernante (Nos mandan a descansar pero termino).

La locura de uno puede destruir a la humanidad. Pensemos en aquel dicho de Einstein: la cuarta guerra mundial se hará con bastones y con piedras. ¿Está dada la respuesta?

Kawarada, Shinichi (The Asahi Shimbun): Quisiera hacer una pregunta sobre las armas nucleares. Usted ha indicado justamente que una paz duradera no es realizable sin desarme. El Japón es un país que goza de la protección militar de los Estados Unidos y también es un productor de energía nuclear, algo que comporta un grave riesgo para el ambiente y para la humanidad, como quedó trágicamente demostrado por el incidente de Fukushima. ¿Cómo puede contribuir el Japón a la realización de la paz mundial? ¿Se deberían cerrar las centrales nucleares? Gracias.

Papa Francisco: Vuelvo sobre la posesión, de las industrias nucleares, ¿no? Siempre puede darse un incidente y ustedes lo han experimentado también con el ‘triple desastre’, que ha destruido mucho. Lo nuclear es el límite. Las armas las dejamos porque es destrucción, pero el uso está muy al límite porque todavía no hemos podido lograr llegar a la seguridad total.

Tú puedes decirme: sí, también con la electricidad se puede hacer un desastre por una inseguridad, pero es un pequeño desastre. Un desastre nuclear de una central nuclear será un desastre grande. Y todavía no ha sido elaborada la seguridad. Yo, pero esta es una opinión personal, no usaría la energía nuclear hasta que no exista una total seguridad para su uso, pero no soy experto en esto y digo una idea: algunos dicen que está más allá la custodia de lo creado y destruirá, que la energía nuclear debe detenerse. Está en discusión.

Yo me detengo en la seguridad: no hay seguridad para garantizar que no haya un desastre. Sí, uno en el mundo en diez años, pero también luego sobre lo creado, el desastre de la potencia nuclear sobre lo creado y también sobre la persona. También hubo el desastre nuclear en Ucrania, de muchos años.

Distingo de la guerra, de las armas, pero aquí digo que debemos hacer investigaciones sobre la seguridad, ya sea el desastre, ya sea sobre el ambiente y sobre el ambiente creo que hemos ido más allá del límite. En la agricultura los pesticidas, en la crianza de pollos. Los médicos dicen a las madres que no les den de comer a los niños pollos de crianza porque son engordados con hormonas y eso les hará daño a la salud. Muchas enfermedades raras que hay hoy por el uso no bueno para el ambiente, son enfermedades raras. La custodia del ambiente es una cosa que… o hoy o nunca. Volviendo a la energía nuclear en conclusión: seguridad y custodia del ambiente.

Elisabetta Zunica (47 Kyodo News – Japón): Buenos días Santo Padre. Hakamada Awao es un hombre japonés condenado a muerte y ahora está a la espera de la revisión de su proceso. Estuvo presente en la Misa en el Tokyo Dome pero no tuvo modo de hablar con usted. ¿Nos podría confirmar si estaba en el programa o no un breve encuentro con usted?, porque el tema de la pena de muerte en Japón es muy discutido. Hace más de un mes antes de la modificación sobre este tema se exigió la condena de 13 detenidos. Sobre este tema no hay una referencia en sus discursos de esta visita: ¿No se ha querido pronunciar en esta ocasión o ha podido conversar con el primer ministro?

Papa Francisco: Sobre ese caso de la pena de muerte no sabía de esa persona. Sobre el primer ministro: he hablado en general de muchos problemas, de condenas, de procesos eternos que no terminan nunca, sea con la muerte o sin muerte, pero he hablado del problema general, que también se da en otros países: las cárceles sobrepobladas de gente que espera con una prisión preventiva sin la presunción de inocencia, espera allí y espera.

Hace quince días intervine en un congreso internacional de derecho penal y he hablado seriamente del tema de las cárceles, de la precaución y luego la pena de muerte, que claramente se ha dicho que no es moral y no se puede dar. Creo que esto va unido a una conciencia que se desarrollada cada vez más. Por ejemplo, algunos países no osan la abolición por problemas políticos pero hacen la suspensión. Es un modo de declarar, sin declarar la cadena perpetua, por ejemplo.

Pero el problema de la condena siempre debe ser para la reinserción. Una condena sin ventanas de horizonte no es humana. También el condenado a cadena perpetua debe pensar cómo puede reinsertarse, dentro o fuera, pero siempre el horizonte, la reinserción. Usted me dirá: pero hay condenados locos, que tienen un problema de enfermedad, de locura, incorregibles genéticamente, digamos así, pero busquemos el modo que al menos produzca, que les dé espacio, que los haga sentirse personas.

Hoy en muchas partes del mundo las cárceles están sobrepobladas. Son un depósito de carne humana que en vez de crecer con salud muchas veces se corrompe de eso. Debemos luchar contra la pena de muerte lentamente, lentamente. Hay casos que me dan alegría porque hay estados o países que dicen nos detenemos. He hablado con el gobernador de un estado el año pasado y él antes de dejar su puesto la puso en suspensión, casi definitiva. Son pasos de consciencia humana. En vez de eso otros países no han logrado todavía incorporarlo en la línea de la humanidad. No sé si… gracias.

Guenois, Jean-Marie (Le Figaro – Francia): Usted dijo que la verdadera paz solo puede ser una paz desarmada, pero ¿qué sucede con la legítima defensa cuando un país es atacado por otro? En ese caso, ¿existe la posibilidad de una guerra justa? Se ha hablado de una encíclica sobre la no violencia, ¿está todavía en proyecto esa encíclica?

Papa Francisco: Sí, el proyecto está, pero la hará el próximo Papa porque apenas tengo tiempo. Hay proyectos que están en el cajón, ese sobre la paz, por ejemplo. Está ahí, madurando, pero cuando llegue el momento lo haré.

No obstante, hablo bastante. Por ejemplo, el problema del bullismo con los chicos de la escuela: ¡Es un problema de violencia! Precisamente hablé a los jóvenes japoneses sobre este asunto. Es un problema que estamos tratando de ayudar a resolver con diversos programas educativos. Es un problema de violencia, y los problemas de violencia se deben afrontar.

Sin embargo, una encíclica sobre la violencia todavía no siento que está madura, ciertamente debo rezar mucho y buscar el camino.

Sobre la paz y las armas está ese dicho romano: ‘Si vis pacem para bellum’. Y ahí todavía no estamos maduros. Las organizaciones internacionales no se arriesgan, las Naciones Unidas no se arriesgan. Hacen muchas cosas, muchas mediaciones valiosas. Países como Noruega, por ejemplo, siempre dispuesto a mediar y a encontrar una salida para evitar la guerra.

Eso se está haciendo y a mí me agrada, pero es poco. Todavía se debe hacer más. Piense, sin ofender, en el Consejo de Seguridad: hay un problema con las armas, están todos de acuerdo para resolver ese problema para evitar un incidente bélico, todos votan que sí, uno con derecho a veto dice ‘no’ y todo se para.

He escuchado (no sé juzgar) que quizás las Naciones Unidas deberían dar un paso adelante renunciando en el Consejo de Seguridad al derecho a veto de algunas naciones. No soy un técnico en esto, pero lo he escuchado como una posibilidad. No sé qué decir, pero estaría bien que todos tuviesen el mismo derecho.

Pero en el equilibrio mundial hay asuntos que en este momento no se pueden juzgar. No obstante, todo lo que se haga para detener la producción de armas y detener las guerras y avanzar hacia la negociación, también con la ayuda de facilitadores e intermediadores, se debe hacer siempre, siempre. Y ofrecer resultados.

Algunos dicen poco, pero comencemos con poco y luego avancemos. El resultado de la negociación es resolver problemas. Por ejemplo, el caso de Ucrania y Rusia, no se habla de armas, pero ha habido una negociación para el intercambio de prisioneros. Eso es positivo: siempre es un paso para la paz.

Ahora hay un intercambio para pensar la planificación de un régimen de gobierno en Donbass y están discutiendo. Hace poco ha sucedido una cosa bella y fea. La fea es, debo decirlo, la hipocresía armamentística: países cristianos, o al menos de cultura cristiana, países europeos que hablan de paz y viven de las armas. Eso se llama hipocresía.

Es una parábola evangélica, Jesús la decía muchas veces en el capítulo 23 de Mateo. Acabar con esa hipocresía implica que una nación tenga la valentía de decir: ‘Yo no puedo hablar de paz porque mi economía gana mucho con la fabricación de armas’. Son cosas que, sin insultar ni ensuciar a esos países, sino hablando como hermanos.

La fraternidad humana. Detengámonos porque la cosa es fea. En un puerto, ahora no recuerdo bien, llegó un barco lleno de armas que debía traspasar las armas a un barco mayor con destino a Yemen (todos sabemos lo que sucede en Yemen. Los trabajadores del puerto dijeron ‘no’. Fueron valientes aquellos trabajadores. El barco regresó a su casa. Es un caso, pero nos muestra cómo se debe actuar en esto. Y la paz hoy es muy débil, muy débil. Pero no nos desanimemos.

Guenois, Jean-Marie: ¿Y la legítima defensa con las armas?

Papa Francisco: La hipótesis de la legítima defensa siempre permanece. También es una hipótesis que se contempla en la teología moral, pero como último recurso, último recurso con las armas. La legítima defensa con la diplomacia, con la mediación… Último recurso: legítima defensa, pero subrayando lo de último recurso. Estamos avanzando en un progreso ético y me gusta poner en cuestión todas estas cosas. Quiere decir que la humanidad avanza en el bien, no sólo en el mal.

Caricato, Cristiana (TV2000 – Italia): La gente lee que la Santa Sede adquirió inmuebles por cientos de millones de euros en el corazón de Londres y se queda un poco desconcertada por el uso que se da a las finanzas vaticanas, en particular cuando se implica al Óbolo de San Pedro. ¿Usted conocía estas operaciones? ¿Es correcto el uso que se está haciendo del Óbolo de San Pedro? Usted con frecuencia ha dicho que no se debe hacer dinero con el dinero, con frecuencia ha denunciado el uso indiscriminado de las finanzas, y en cambio luego vemos estas operaciones que también implican a la Santa Sede. Esto escandaliza. ¿Cómo ve usted este asunto?

Papa Francisco: Gracias. Primero, de la buena administración normal sale la suma del Óbolo, ¿y qué hago?, ¿la meto en el cajón? No, esa es una mala administración. Trato de hacer una inversión y cuando necesito dar, cuando se evalúan las necesidades de un año, ese capital no se devalúa, se mantiene o crece un poco. Esa es una buena administración. La administración del cajón es mala. Se debe buscar una buena administración o una buena inversión. ¿Claro?

También una inversión… Entre nosotros se dice ‘una inversión de viudas’, como hacen las viudas, dos o tres, cinco allá, si cae uno hay otro… Que no se arruinan, siempre a lo seguro y dentro de la moral.

Si haces una inversión con el Óbolo de San Pedro en una fábrica de armamento, el Óbolo entonces no es Óbolo. Si haces una inversión durante años sin tocar el capital, entonces no funciona. El Óbolo se debe gastar en un año o año y medio, hasta que llegue otra colecta que se hace mundialmente y esa es una buena administración, sobre seguro, y sí, se puede también comprar una propiedad, alquilarla, y luego venderla, pero sobre seguro, con todas las seguridades por el bien de la gente del Óbolo. Luego pasó aquello que pasó, un escándalo y han hecho cosas que no parecían limpias.

Pero la denuncia no vino de fuera. Aquella reforma de la metodología económica que ya había iniciado Benedicto XVI y fue el Revisor de Cuentas interno quien dijo: ‘Aquí hay algo feo, aquí hay algo que no funciona’. Y vino junto a mí y le dije: ‘¿Está usted seguro?’. ‘Sí. ¿Qué debo hacer?’. ‘Está la justicia vaticana, vaya donde ellos y haga la denuncia al Promotor de Justicia’.

Y en eso quedé contento porque se ve que la administración vaticana tiene recursos para aclarar las cosas feas que suceden dentro, como en este caso, que si no es el caso del inmueble de Londres, porque todavía esto no está claro, pero ahí había casos de corrupción.

El promotor ha estudiado el asunto, ha hecho consultas y ha visto que había un desequilibrio en el balance, y luego me pidió permiso para hacer las indagaciones. Y le dije: ‘¿Está claro eso?’. ‘Sí, hay una presunta corrupción en estos casos, debo hacer averiguaciones’. Y le he firmado las autorizaciones. Fue una investigación en cinco oficinas y, a día de hoy, si bien hay presunción de inocencia, hay capitales que no han sido bien administrados, también con corrupción.

Creo que en menos de un mes iniciaremos los interrogatorios de las cinco personas que han sido bloqueadas porque había indicios de corrupción. Usted podrá decirme, ‘¿entonces estos cinco son corruptos?’. No, la presunción de inocencia es una garantía para todos, un derecho humano, pero hay corrupción y se ve. Con la investigación se verá si son culpables o no.

Es una cosa fea y no es bonito que sucedan estas cosas en el Vaticano. Pero ha salido a la luz por medio de mecanismos internos que comienzan a funcionar cuando el Papa Benedicto los puso en marcha. Por esto, yo doy gracias a Dios, no de que salga la corrupción, sino de que el sistema de control del Vaticano funcione bien.

Pullella, Philip (Reuters): En las últimas semanas han surgido preocupaciones por lo que está sucediendo con las finanzas del Vaticano. Según algunos, hay una guerra interna sobre quién debe controlar el dinero. La mayor parte de los miembros del consejo de administración del AIF ha dimitido. El grupo Egmont suspendió al Vaticano de las comunicaciones seguras después de la redada del 1 de octubre. El director del AIF está todavía suspendido y aún no hay un revisor general. ¿Qué puede usted hacer o decir para garantizar a la comunidad internacional financiera y a los fieles en general que están llamados a contribuir al Óbolo de San Pedro de que el Vaticano no volverá a ser considerado un país que no es de fiar y que las reformas no se detendrán y que no se regresará a los hábitos del pasado?

Papa Francisco: El Vaticano ha dado pasos adelante en su administración. Por ejemplo, el IOR hoy tiene la aceptación de todos los bancos y puede actuar como la banca italiana, normal, cosa que hace un año no podía.

Hay progresos. Luego, el grupo Egmont: es algo no oficial, internacional, es un grupo que pertenece al AIF. El control internacional no depende del grupo Egmont. El grupo Egmont es un grupo privado que tiene su peso. Es un grupo privado. Moneyval hará la inspección. La ha programado para los primeros meses del próximo año y la hará. El director del AIF ha sido suspendido porque había sospecha de mala administración.

El presidente del AIF hizo fuerza con el grupo Egmont para retomar la documentación. Y eso la justicia no puede hacerlo. Ante esto, yo hice las consultas ante la magistratura, a un magistrado italiano de nivel: ‘¿Qué debo hacer?’. La justicia, ante una acusación de corrupción, es soberana en un país, es soberana, nadie puede inmiscuirse ahí, nadie puede decirle al grupo Egmont: ‘Vuestros papeles está aquí’. No, deben ser estudiados los papeles de aquello que parece una mala administración en el sentido de un mal control.

Fue la AIF la que, parece, no controló los delitos de los demás. Su deber era controlar. Espero que se pruebe que no es así, porque todavía hay presunción de inocencia. Pero por el momento, el magistrado es soberano porque debe estudiar cómo ha ido, porque al contrario un país tendría una administración superior que lideraría la soberanía del país.

El mandato del presidente del AIF concluía el 19. Lo llamé algunos días antes y él no se dio cuenta de que lo estaba llamando, y anuncié el 19 dejaba el puesto. Ya he encontrado al sucesor, un magistrado de altísimo nivel jurídico, económico, nacional e internacional, y a mi regreso tomará cargo del AIF y continuará así.

Habría sido un contrasentido que la Autoridad de control fuese soberana por encima del Estado. Es una cosa difícil de entender. Pero aquello que ha perturbado un poco es el grupo Egmont. Es privado. Ayuda mucho, pero no es la autoridad de control de Moneyval. Moneyval estudiará los números, los procedimientos, cómo ha actuado el promotor de justicia, estudiará como juez y los jueces han determinado el asunto.

Sé que en estos días comenzará, o ya ha comenzado, el interrogatorio de cinco que han sido suspendidos. No es fácil, pero no debemos ser ingenuos, no debemos ser esclavos. Alguno me ha dicho que con esto hemos tocado al grupo Egmont, la gente se asusta, hacemos un poco de terrorismo… Dejémoslo de parte.

Nosotros vamos adelante con la ley, con Moneyval, con el nuevo presidente del AIF. Y el director ha sido suspendido, quizás fuese inocente. Yo lo quisiera así porque es bueno que si una persona es inocente y no es culpable. Pero se ha hecho un poco de ruido con este grupo que no quería que se tocasen los papeles que pertenecían al grupo.

Pullella, Philip: ¿La gente puede estar tranquila? ¿Qué le puede decir a la gente?

Papa Francisco: Es la primera vez que en el Vaticano el caso se descubre desde dentro, no desde fuera. Desde fuera, muchas veces. Pero en esto el Papa Benedicto fue sabio, comenzó un proceso que ha madurado y ahora las instituciones…, está funcionando el revisor. De verdad, no quiero ofender al grupo Egmont, que hace mucho bien y ayuda, pero en este caso la soberanía pertenece al Estado, también la justicia es más soberana que el poder ejecutivo. No es fácil comprenderlo, pero os pido que comprendáis esta dificultad.

Juchem, Roland (CIC, Alemania)Santo Padre, en el vuelo de Bangkok a Tokio envió un telegrama a Carrie Lam (jefa ejecutiva) de Hong Kong. ¿Qué piensa de la situación ahí, con las manifestaciones y después de las elecciones municipales? ¿Y cuándo podemos acompañarlo a Pekín?

Papa Francisco: Los telegramas se mandan a todos los jefes de Estado, es una cosa automática, son hechos de saludo, y también un modo cortés de pedir permiso para sobrevolar su territorio. Esto no tiene un significado ni de condena ni de apoyo, es una cosa mecánica que todos los aviones hacen cuando técnicamente entran. Avisan: ‘Estamos entrando’, y nosotros lo hacemos con cortesía, saludamos. Esto no tiene algún valor en el sentido que usted pregunta, solo un valor de cortesía.

Sobre lo otro que me dice, qué cosa pienso. Pero no es solo Hong Kong, piensa en Chile, piensa en Francia, la democrática Francia, un año de chalecos amarillos, piensa en Nicaragua, piensa en los demás países latinoamericanos, Brasil, que tiene problemas y también cualquier país europeo. Es una cosa general.

¿Qué hace la Santa Sede con esto? Llama al diálogo, a la paz. Pero no es solo Hong Kong. Son varias cosas que tienen problemas que yo en este momento no soy capaz de valorar. Respeto la paz y pido la paz para todos estos países que tienen problemas. Problemas también hay en España, problemas así. Conviene relativizar las cosas y llamar al diálogo, a la paz, para que se resuelvan los problemas.

Juchem, Roland: ¿Y Pekín…?

Papa Francisco: Me gustaría ir Pekín, amo a China.

Alazraki, Valentina (Televisa – México): Papa Francisco, América Latina está en llamas. Hemos visto, después de Venezuela, en Chile las imágenes que no pensábamos de revivir después de Pinochet. Hemos visto la situación en Bolivia, Nicaragua, otros países. Violencia en las calles, muertos, heridos, iglesias también violadas. ¿Cuál es su análisis de lo que está sucediendo en estos países? La Iglesia, y usted personalmente como Papa latinoamericano, ¿puede hacer algo?, ¿está haciendo algo?

Papa Francisco: Alguien me ha dicho esto, pero se debe hacer un análisis: “La situación hoy en América Latina se asemeja a la de 1974-1980”. Chile, Argentina, Uruguay, Brasil, Paraguay con (Alfredo) Stroessner, creo que Bolivia también. Tenían la Operación Cóndor. En aquel momento se llamaba, pero una situación así en llamas. Pero no sé si es un problema que se asemeja al otro. De verdad en este momento no soy capaz de hacer un análisis total de esto. Es verdad que hay declaraciones no precisamente de paz.

Lo de Chile me asusta, porque Chile sale de un problema de abusos que nos ha hecho sufrir tanto. Y ahora regresa a un problema de este tipo que no comprendemos bien. Pero está en llamas, como usted dice. Y se debe buscar el diálogo y también el análisis. Todavía no he encontrado un análisis bien hecho sobre la situación en América Latina. Y también los gobiernos débiles, muy débiles, que no llegan a poner orden y paz. Y por esto ocurre esta situación.

Alazraki, Valentina: Evo Morales ha pedido su mediación, por ejemplo. Cosas concretas.

Papa Francisco: Sí, cosas concretas. Venezuela pidió la mediación y la Santa Sede ha estado siempre dispuesta. Hay una buena relación, nosotros estamos ahí presentes para ayudar cuando es necesario. Bolivia ha hecho algo de este tipo, aún no sé bien a través de cuál medio, pero también ha hecho un pedido a las Naciones Unidas que ha enviado sus delegados, también algunos países de la Unión Europea.

Chile no lo sé si ha hecho algún pedido de mediación internacional. Brasil ciertamente no, pero también ahí hay problemas. Cosa un poco extraña. No quisiera decir una palabra de más, porque no estoy en capacidad porque no he estudiado bien, porque sinceramente no comprendo bien el problema.

Pero aprovecho su pregunta. Han hablado poco de Tailandia y Tailandia es otra cosa, diferente de Japón, es otra cultura. Diferente. Una cultura de la trascendencia y también de belleza, diferente a la belleza de Japón. Una cultura, tanta pobreza y tanta riqueza espiritual.

Pero también hay un problema que lastima el corazón y que nos hace pensar en Grecia y los demás. Usted es una maestra en este problema de la explotación. Lo ha estudiado bien y su libro ha hecho tanto bien. En Tailandia, algunas cosas de Tailandia son duras, son difíciles por esto.

Pero está la Tailandia del sur, y está también la bella Tailandia del norte, donde no he podido ir, la Tailandia tribal, como existe la India del noreste tribal que tiene otra cultura. He recibido unas veinte personas de esa zona que son los primeros bautizados, que vinieron a Roma.

Una cultura diferente, esa cultura tribal que en India se conoce bien, pero en Tailandia todavía no se conoce bien, ¿no?, al norte. Hemos visto que Bangkok es una ciudad modernísima. Es una ciudad fuerte, grande, pero tiene problemas diferentes a los problemas de Japón, y tiene riquezas diferentes a las riquezas de Japón.

Pero los problemas de la explotación he querido subrayarlo. Y le agradezco a usted y su libro. Y también quisiera agradecer el libro verde de Franca. ¿Dónde está Giansoldati? Ah, está ahí. Dos mujeres que vienen en el vuelo que han hecho un libro, cada una, que tocan los problemas de hoy. El problema ecológico, el problema de la destrucción de la madre tierra, del ambiente. Y el problema de la explotación humana que usted ha tocado.

Se ve que las mujeres trabajan más que los hombres y son capaces. Gracias. Gracias a ambas por esta contribución, gracias. Y todavía llevo en el corazón la camisa de Rocío. No la olvido. Y a todos ustedes gracias. Gracias por hacer las preguntas directas, gracias. Esto hace bien, siempre hace bien. Recen por mí. Buen almuerzo. Gracias.

https://infovaticana.com/2019/11/26/rueda-de-prensa-del-papa-obolo-armas-nucleares-y-china/


El maná de cada día, 27.11.19

noviembre 27, 2019

Miércoles de la 34ª semana del Tiempo Ordinario

.

Jesús de Nazaret

Yo os daré palabras y sabiduría

.

.

PRIMERA LECTURA: Daniel 5, 1-6.13-14.16-17.23-28

En aquellos días, el rey Baltasar ofreció un banquete a mil nobles del reino, y se puso a beber delante de todos.

Después de probar el vino, mandó traer los vasos de oro y plata que su padre, Nabucodonosor, había cogido en el templo de Jerusalén, para que bebieran en ellos el rey y los nobles, sus mujeres y concubinas.

Cuando trajeron los vasos de oro que habían cogido en el templo de Jerusalén, brindaron con ellos el rey y sus nobles, sus mujeres y concubinas. Apurando el vino, alababan a los dioses de oro y plata, de bronce y hierro, de piedra y madera.

De repente, aparecieron unos dedos de mano humana escribiendo sobre el revoco del muro del palacio, frente al candelabro, y el rey veía cómo escribían los dedos. Entonces su rostro palideció, la mente se le turbó, le faltaron las fuerzas, las rodillas le entrechocaban.

Trajeron a Daniel ante el rey, y éste le preguntó: «¿Eres tú, Daniel, uno de los judíos desterrados que trajo de Judea el rey, mi padre? Me han dicho que posees espíritu de profecía, inteligencia, prudencia y un saber extraordinario.

Me han dicho que tú puedes interpretar sueños y resolver problemas; pues bien, si logras leer lo escrito y explicarme su sentido, te vestirás de púrpura, llevarás un collar de oro y ocuparás el tercer puesto en mi reino.»

Entonces Daniel habló así al rey: «Quédate con tus dones y da a otro tus regalos. Yo leeré al rey lo escrito y le explicaré su sentido.

Te has rebelado contra el Señor del cielo, has hecho traer los vasos de su templo, para brindar con ellos en compañía de tus nobles, tus mujeres y concubinas.

Habéis alabado a dioses de oro y plata, de bronce y hierro, de piedra y madera, que ni ven, ni oyen, ni entienden; mientras que al Dios dueño de vuestra vida y vuestras empresas no lo has honrado.

Por eso Dios ha enviado esa mano para escribir ese texto. Lo que está escrito es: “Contado, Pesado, Dividido.”

La interpretación es ésta: “Contado”: Dios ha contado los días de tu reinado y les ha señalado el límite; “Pesado”: te ha pesado en la balanza y te falta peso; “Dividido”: tu reino se ha dividido y se lo entregan a medos y persas.»


SALMO: Dn 3, 62.63.64.65.66.67

Ensalzadlo con himnos por los siglos.

Sol y luna, bendecid al Señor.

Astros del cielo, bendecid al Señor.

Lluvia y rocío, bendecid al Señor.

Vientos todos, bendecid al Señor.

Fuego y calor, bendecid al Señor.

Fríos y heladas, bendecid al Señor.


Aclamación antes del Evangelio: Ap 2, 10c

Sé fiel hasta la muerte -dice el Señor-, y te daré la corona de la vida.


EVANGELIO: Lucas 21, 12-19

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Os echarán mano, os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a la cárcel, y os harán comparecer ante reyes y gobernadores, por causa mía. Así tendréis ocasión de dar testimonio.

Haced propósito de no preparar vuestra defensa, porque yo os daré palabras y sabiduría a las que no podrá hacer frente ni contradecir ningún adversario vuestro.

Y hasta vuestros padres, y parientes, y hermanos, y amigos os traicionarán, y matarán a algunos de vosotros, y todos os odiarán por causa mía. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá; con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas.»

.

SÉ OPTIMISTA

Mientras exista el pecado, siempre encontrarás a tu alrededor motivos de queja y de lamentación. Hay un optimismo meramente humano ante las cosas, acontecimientos y personas que, confundido con la buena educación, termina por no infundir esperanza en el ánimo de los que sufren.

Esa esperanza meramente humana tarde o temprano se deshoja, como todo lo humano, ahogada por el cansancio ante el mal y la injusticia. Tu fe debe hacerte vivir ese otro optimismo humano que nace de la esperanza sobrenatural y que no tiene nada de iluso o irreal.

Esa actitud optimista y positiva ante la vida, aun en medio de sufrimientos y pruebas, nace de tu confianza ciega en la providencia de Dios y se convierte en un inagotable manantial de fuerza y de firmeza para sobrellevar las contrariedades de la vida con ánimo sobrenatural.

Sé optimista al juzgar y valorar personas y acontecimientos, contagia a tu alrededor una visión positiva de las cosas, no te dejes vencer por el desánimo cuando el mal, la injusticia, la mediocridad o el pecado parezcan campar a sus anchas en el ambiente que te rodea.

Piensa en la fuerza de la Cruz, con la que Cristo ya ha vencido toda muerte y todo mal. Asómate, como los niños, por encima de la tapia de este pequeño mundo que te ha tocado vivir, y descubrirás la inmensidad de una eternidad que late viva en cada acontecimiento de tu vida y de tu historia.

Que nada, ni siquiera tu estado de ánimo, logre ensombrecer y arrugar tu semblante sereno y suavemente alegre con el que el amor de Dios, a través de ti, sonríe a los hombres.

Lañas diarias www.mater-dei.es


.


A %d blogueros les gusta esto: