América se consolida como la región más afectada por el coronavirus

mayo 16, 2020

.

Una mujer llora la muerte de un familiar por coronavirus, en la ciudad de Manaos (Brasil) – EFE

.

América se consolida como la región más afectada por el coronavirus

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el continente americano alberga 1,81 millones de casos, ligeramente por encima de Europa

Adrián Espallargas, Ciudad de México, 16 mayo 2020

.

América es ya la región del mundo con más contagiados por el nuevo coronavirus. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el continente americano alberga 1,81 millones de casos, una cifra ligeramente superior a los cerca de 1,8 millones que hay en Europa.

En total, el mundo suma más de 4,24 millones de infectados y 294.046 fallecidos por Covid-19, de acuerdo con los últimos datos de la OMS que fueron publicados el jueves. Más actualizada es la cifra que ofrecía ayer el Instituto Johns Hopkins, que situaba los fallecidos en 304.631.

Las cifras consolidan a América como el epicentro de la pandemia, al situarse también muy por encima de otras partes del globo como Oriente Medio, el Sureste asiático o África, donde hay entre 50.000 y 300.000 casos por región.

Estados Unidos se mantiene como el país con el mayor número de contagiados, 1,3 millones, y más de 82.000 muertos a causa del virus.

En Iberoamérica, Brasil es el país con mayor número de contagios, superando los 206.000, con más de 14.000 fallecidos.

Un momento dramático para el país que vio ayer cómo dimitía, en menos de un mes, su segundo ministro de Sanidad. Nelson Teich renunciaba, tras varios enfrentamientos con el presidente Jair Bolsonaro, que defiende el uso de cloroquina en la atención de pacientes, informa Verónica Goyzueta.

Le sigue Perú, con un total de 80.604 infectados y 2.267 fallecidos. El país lleva 60 días en estado de emergencia y aislamiento social; sin embargo, el número de nuevos casos diarios ha superado los 3.000 durante casi todo mayo.

En tercer lugar se sitúa México, con unos 42.000 contagiados y 4.400 fallecidos. El país mesoamericano lleva desde el 30 de marzo en situación de emergencia y entró esta semana en el pico previsto de la pandemia.

No obstante, el presidente mexicano Andrés Manuel López Obrador anunció esta semana un plan de vuelta a la normalidad que arranca el lunes 18 de mayo.

Entonces, 269 municipios que no registran casos de coronavirus podrán empezar a levantar las restricciones. El plan de reapertura consta de tres fases y se aplicará de forma gradual y territorial.

Chile, que ocupa la decimonovena posición mundial, es el cuarto país con más contagios en Iberoamérica. El país andino ha identificado alrededor de 39.500 casos, mientras que la cifra de fallecidos es de 394. La tasa de mortalidad es del 1%, la menor de la región.

En un intento de frenar la expansión de la enfermedad, el gobierno inició el viernes una cuarentena total en Santiago debido al colapso que sufre su infraestructura hospitalaria.

En la capital y sus alrededores viven ocho millones de los 18 millones que habitan en el país. La cuarentena será por una semana, aunque es probable que el gobierno la alargue.

Con 30.502 infectados y 2.338 muertos por Covid-19, Ecuador se ubica como el quinto país del continente con peores cifras. El gobierno de Lenin Moreno declaró la emergencia sanitaria el 12 de marzo y, a partir de esa fecha, se tomaron unas medidas de prevención que han ralentizado el ritmo de la economía.

También se llegó a un acuerdo con los acreedores del país para diferir el pago de los intereses de su deuda externa y, así, contar con más recursos para la emergencia.

Estos días, el congreso ecuatoriano debate una polémica ley introducida por Moreno para implementar una serie de programas de reactivación económica.

Inicialmente, la medida incluía nuevos impuestos para recaudar 1.300 millones de dólares, pero esta propuesta fue retirada esta semana por el presidente debido a la falta de apoyo parlamentario. Ecuador prevé que reabrirá sus aeropuertos a vuelos internacionales a partir del 1 de junio.

https://www.abc.es/internacional/abci-america-consolida-como-region-mas-afectada-coronavirus-202005160130_noticia.html


Xi Jinping, culpable

marzo 24, 2020

.

El presidente de China, Xi Jinping

.

Xi Jinping, culpable

«Es hora de denunciar la peligrosidad de Xi Jinping. Como idiotas útiles, no solo lo enriquecemos, sino que, peor aún, renunciamos a todos nuestros valores humanitarios, democráticos y espirituales»

Guy Sorman. Articulista de Opinión. Actualizado:

 

Considero al presidente de China culpable de ser el origen de la epidemia mundial del virus de Wuhan, el cual ha causado miles de muertes en todo el mundo y una recesión económica que asolará nuestro planeta durante varios años.

En principio, los tribunales internacionales, como el de La Haya, juzgan solo los crímenes de guerra en el sentido estricto del término. Pero la epidemia mundial contra un adversario esquivo es una forma de guerra de naturaleza bacteriológica.

El tribunal que debería acusar a Xi Jinping podría añadir a su expediente el genocidio que se está perpetrando actualmente contra los uigures. Mi acusación está bien fundada y bien documentada.

A principios de diciembre del año pasado, un joven médico de un hospital de Wuhan descubrió el primer caso de una infección por un coronavirus hasta entonces desconocido. Enseguida estableció la relación con una epidemia previa, surgida en el mismo lugar y en las mismas circunstancias: el SARS, una neumonía viral.

Este médico, Li Wenliang, de 37 años, que murió en febrero después de haber tratado a sus pacientes, comunicó de inmediato su diagnóstico a sus colegas, por medio de un sitio web interno del hospital. ¿Qué creen que pasó? Li fue convocado a un consejo disciplinario del Partido Comunista local y tuvo que arrepentirse y confesar por escrito que había difundido rumores perjudiciales para la gloria del Partido.

Un mes después, un mes demasiado tarde, el partido reconoció la naturaleza explosiva de la epidemia. Esta, que podría haberse limitado a Wuhan, se extendió por toda China y luego por todo el mundo.

¿De qué es culpable Xi Jinping? Aunque no ha inventado la ideología de la mentira, que es la verdadera Constitución de China, la ha reforzado considerablemente desde su llegada al poder. Por lo tanto, debemos considerar que, como en cualquier régimen totalitario, los burócratas del partido, doblegados por el miedo y la ambición, son solo actores serviles.

Al igual que en Nuremberg, en 1945, que definió la jurisprudencia de los crímenes contra la humanidad, los ejecutores son despreciables sin ser los verdaderos culpables. En un régimen tan centralizado como China, solo hay un culpable innegable: el presidente.

Convenzámonos de que Xi Jinping es plenamente consciente de su responsabilidad, ya que ha lanzado una doble ofensiva de propaganda dirigida al pueblo chino y a la comunidad internacional.

Se trata, en primer lugar, de persuadir a los chinos de que el pueblo, guiado por el partido, está a punto de lograr una gran victoria contra la epidemia y de que esta lucha victoriosa es un modelo para el resto del mundo.

Transformar las derrotas en victorias es una característica de los regímenes totalitarios. La opinión pública china está amordazada; no sabemos qué sienten los chinos, pero lo sospechamos gracias a las filtraciones en las redes sociales: desprecio, odio, abatimiento frente a la dictadura de Xi Jinping.

La ofensiva diplomática es aún más atrevida; insinúa que el virus no es de origen chino, sino que fue implantado en Wuhan por el Ejército de una potencia extranjera, Estados Unidos. En ello reconocemos, una vez más, una técnica probada de los regímenes totalitarios: una gran mentira deja más huellas que una pequeña calumnia.

¿Deberíamos contentarnos en Occidente con este análisis y seguir siendo espectadores de esta tragedia? No tenemos los medios para llevar a Xi Jinping ante un tribunal internacional, pero ¿no deberíamos sacarlo a colación? Muchos chinos, las primeras víctimas de esta epidemia, nos lo agradecerían.

¿No deberíamos revisar por completo, por lo que respecta a los gobiernos, las empresas, las organizaciones no gubernamentales, las iglesias, los medios de comunicación y los turistas, nuestras relaciones con la dictadura de Pekín?

La recesión económica demuestra que nuestra dependencia de los proveedores chinos era un riesgo mal calculado; ha llegado el momento de redistribuir de otra manera el circuito de nuestros suministros en el mapa del mundo. Es aterrador descubrir que la mayoría de nuestros medicamentos se fabrican en China.

Más allá de este cambio de estrategia económica, que exige una nueva globalización que China ya no controlaría, es hora de denunciar la peligrosidad de Xi Jinping. Como idiotas útiles, no solo lo enriquecemos, sino que, peor aún, renunciamos a todos nuestros valores humanitarios, democráticos y espirituales.

Algunos creen que esta renuncia es una forma de respeto hacia la civilización china, pero es falso. Los chinos saben qué es la democracia; el ganador del premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo murió para defenderla. Los chinos saben qué es Dios: varios millones son cristianos o musulmanes y el resto es secretamente fiel a las antiguas religiones de China, el budismo y el taoísmo.

Por último, atrevámonos a decirlo y actuemos en consecuencia: nos aterra la idea de que el Vaticano reconozca al régimen de Pekín. Sería un pacto con el diablo.

Entendamos y digamos de una vez por todas que Xi Jinping es nuestro principal adversario militar que actúa por medio del espionaje, de la conquista progresiva del mar de China y de la manipulación del régimen títere de Corea del Norte.

Ha llegado el momento de decirle a Xi Jinping: «Basta ya». Nos aplaudirán cientos de millones de chinos y los propios colegas de Xi Jinping en el Comité Central del Partido que desearían deshacerse de él.

https://www.abc.es/opinion/abci-sorman-jinping-culpable-202003222341_noticia.html?fbclid=IwAR3WkPzJeRyV43TEKzK96GiNLS7OwT7CGbLnbjNyK-f33Pc1sfQShTW7EjU#vca=rrss-inducido&vmc=abc-es&vso=fb&vli=noticia-opinion

 


Radio María, un éxito sin precedentes en España: salva vidas, logra conversiones y se codea con las grandes emisoras

enero 14, 2020

.

Radio María está de celebración con su 20 aniversario en España

.

Radio María, un éxito sin precedentes en España: salva vidas, logra conversiones y se codea con las grandes emisoras

Por Cari Filii

Radio María ha cumplido 20 años en España y es un fenómeno digno de estudio cómo se ha convertido en una de las radios españolas más escuchadas, compitiendo de tú a tú con las generalistas, y a la vez vivir única y exclusivamente de los donativos que ofrecen sus oyentes, sin nada de publicidad.

Y además donde muchas otras emisoras no logran llegar allí está esta emisora que está bajo la protección de la Virgen.

Pero si hay una característica que define a Radio María es su capacidad para cambiar vidas y llevar esperanza a cientos de miles de personas en España.

Luis Fernando de Prada, sacerdote y director de Radio María España, recuerda en un reportaje que publica Revista Misión “el caso de una chica casada y con dos hijas que había tenido cierta educación cristiana pero que se había alejado de la Iglesia. En un momento en que la vida le sabía a poco, descubrió Radio María y empezó a oírla. Un día, de repente, escuchó: ‘Cristo ha muerto por ti’. Y en ese momento le tocó el corazón hasta el punto de que se fue a confesar y ha vuelto a la Iglesia”.

Este es uno de los numerosos casos de vuelta a la fe o de conversión que ha propiciado Radio María en estas dos décadas. Pero incluso con más fuerza ha servido de consuelo y compañía para personas solas, enfermas o incluso encarceladas.  Hasta ha llegado a evitar suicidios o parar abortos.

Inmaculada, de 51 años, estaba desesperada hasta tal punto que estaba decidida a acabar con su vida. Un día, por casualidad, sintonizó Radio María: “Escuché algo que había olvidado: ‘Dios te ama’. Empecé a llorar desesperadamente. Vosotros me salvasteis del suicidio, gracias a vuestra ayuda mis hijos siguen teniendo madre”, escribía en el testimonio que envió a la emisora.

Una radio en crecimiento

Ernesto también la conoció por azar. Su dial cayó en ella mientras rezaban el rosario. Era el año 2007 y aquello le pareció como de los 60, pero se convirtió en oyente habitual.

En 2010 la vida le pegó un revés: la llegada de la crisis, la pérdida del trabajo y un divorcio con un niño pequeño de por medio. “Fueron momentos difíciles y Radio María me ayudó mucho a entender la vida en conexión con la fe”, explica.

Son solo dos de los miles de testimonios que les han llegado en dos décadas de existencia.

Era enero de 1999 cuando desde unos pequeños locales de la parroquia de Santa María de la Dehesa de Madrid comenzaron las emisiones de Radio María en España.

Una de aquellas voluntarias, y que todavía hoy lo sigue siendo, era Toñi Rodríguez. “Fueron unos comienzos muy difíciles, porque no teníamos nada. Y yo lo mismo locutaba que hacía el control de sonido, cogía la escoba o abría cartas de oyentes”, recuerda.

Además, explica que “a la hora de hablar, no hablaba yo, sino Ella, que estaba detrás, empujándome. Si hace 20 años me hubieran dicho que iba a tener la difusión por toda España y por el mundo que tiene hoy, hubiera pensado que era una locura”.

Por su parte, Yolanda Gómez, directora de informativos evoca aquellos inicios y asegura que para ella ha sido “un privilegio ver cómo ha ido creciendo esta radio que tanto bien hace. Es cosa de la Virgen, porque nosotros hacemos un poquito, pero cuando sale todo en antena a través de las ondas es Ella la que transforma los corazones”.

Hasta 170 programas

Actualmente, Radio María en España puede sobrevivir sin publicidad gracias a sus donantes y aún así recaudar fondos para que esta radio siga extendiéndose por el mundo.

En poco tiempo por fin se cumplirá el sueño de que Radio María pueda empezar a emitir desde Nazaret, al lado de la casa de la Virgen y del lugar en el que creció Jesús. Tras recaudar miles de euros para tal fin las obras ya comenzaron y en breve el mensaje de María también se podrá escuchar desde su hogar.

En España, Radio María tiene 170 programas. Desde la emisión de la misa o el rezo del Rosario y de la Liturgia de las Horas a programas dedicados a familias, niños, enfermos, música o la vida consagrada.  Y todo ello, gracias en su mayor parte a voluntarios.


Osoro se desmarca de la cúpula de la CEE y anima al nuevo Gobierno a “alcanzar acuerdos” por un “proyecto común”

enero 7, 2020

.

Cardenal Osoro, Arzobispo de Madrid

.

Osoro se desmarca de la cúpula de la CEE y anima al nuevo Gobierno a “alcanzar acuerdos” por un “proyecto común”

“Con las reglas de juego que todos nos hemos dado, alcancemos acuerdos y trabajemos por este proyecto común que es España”, sostiene el arzobispo de Madrid

La CEE enviará en las próximas horas su felicitación oficial a Pedro Sánchez, después de no haberlo hecho tras las elecciones de 10-N

.

Arranca la legislatura. Ya tenemos Gobierno. Frente a la “inquietud” ante la “situación crítica” que podría llegar a España ante la posibilidad de un Gobierno PSOE-Unidas Podemos, manifestada por la cúpula episcopal justo antes de la sesión de investidura de Pedro Sánchez, el cardenal de Madrid, Carlos Osoro, ha lanzado una llamada al diálogo y a “trabajar por este proyecto común que es España”.

Así, Osoro se ha desmarcado de Ricardo Blázquez y Antonio Cañizares, presidente y vicepresidente, respectivamente, de la Conferencia Episcopal, y ha publicado un tweet justo después de la elección de Sánchez como presidente del Gobierno, en el que anima a que “no nos dejemos arrastrar por la polarización”.

“Con las reglas de juego que todos nos hemos dado, alcancemos acuerdos y trabajemos por este proyecto común que es España”, añade Osoro, en una postura muy diferente a la del cardenal Cañizares, quien este fin de semana enviaba una carta a todos los católicos en la que les invitaba a que “en todas las iglesias se ore por España, que se eleven oraciones especiales por España, que en todas las Misas se ore por España, en los conventos de vida contemplativa se ore intensamente por España”.

La petición de diálogo de Osoro, considerado junto al cardenal Omella como uno de los hombres del Papa Francisco en España, contrasta con la del presidente de la CEE, Ricardo Blázquez, quien en una reciente entrevista manifestaba su “inquietud” ante el pacto PSOE-Unidas Podemos, y anunciaba que los obispos estarían “muy alerta” de sus consecuencias, y es la primera reacción de un líder eclesiástico católico tras el respaldo del Congreso.

Se da la circunstancia de que la Conferencia Episcopal española aún no ha felicitado al líder del PSOE, como era norma habitual tras haber ganado las elecciones el pasado 10-N. En noviembre, el secretario general de la CEE, Luis Argüello, argumentaba que “estamos en un periodo de casi cuatro elecciones seguidas”, por lo que “la felicitación tiene sentido cuando se haya logrado ya conseguir un Gobierno”.

Algo que acaba de producirse. Fuentes consultadas apuntan a que, siguiendo la lógica, el cardenal Blázquez enviará una carta de felicitación al presidente reelecto.

https://www.religiondigital.org/espana/Osoro-desmarca-CEE-Gobierno-alcanzar-polarizacion-psoe-podemos-sanchez-cee-blazquez-canizares_0_2193080692.html?utm_source=dlvr.it&utm_medium=facebook

Carlos Osoro Sierra

@cardenalosoro

No nos dejemos arrastrar por la polarización. Con las reglas de juego que todos nos hemos dado, alcancemos acuerdos y trabajemos por este proyecto común que es España.

68 personas están hablando de esto

 


Lo que nunca imaginó el presidente.

enero 4, 2020

.

La Junta Electoral Central decidió inhabilitar, y destituir automáticamente, a Joaquim Torra como diputado y presidente de la Generalitat catalana.

.

Lo que nunca imaginó el presidente

Tras hacer todo tipo de concesiones a populistas, independentistas y regionalistas de todo pelaje, la JEC pone en jaque a Pedro Sánchez

Todo cambió ayer por la tarde en cuestión de minutos. Incluso las probabilidades de que la investidura de Pedro Sánchez  llegue a prosperar tras la decisión de la Junta Electoral Central de inhabilitar, y destituir automáticamente, a Joaquim Torra como diputado y presidente de la Generalitat catalana.

Es posible que tanto el PSOE y ERC manejaran este escenario durante sus negociaciones para lograr la abstención de los independentistas en la investidura, y que sopesaran con desdén que todo quedaría en una decisión administrativa recurrible que dilataría los tiempos y no alteraría el cuaderno de bitácora de ambos partidos, camino de una «mesa bilateral» cuyos acuerdos serán sometidos a una consulta solo en Cataluña.

Sin embargo, el error de cálculo para ambos partidos puede ser letal. Desde anoche, Torra vuelve a emerger en el ideario separatista como una víctima de un sistema judicial y administrativo represor, y no como un presidente de la Generalitat que se vanaglorió ante los jueces de desobedecer decisiones judiciales firmes. Incluso, como un dirigente que a la pregunta de si temía la acción judicial replicó recordando que la noche anterior había cenado alubias con butifarra.

Necesariamente, el separatismo está interpretando la decisión de la Junta Electoral Central como una agresión, y como una aplicación subalterna del artículo 155 de la Constitución, más aún después de que Oriol Junqueras también fuese inhabilitado y haya perdido su derecho a tomar posesión como eurodiputado, y por ende a gozar de inmunidad hasta que el Parlamento Europeo decida lo contrario.

La de ayer fue una mala tarde para el secesionismo catalán gracias a un recurso del PP al que se sumaron después Ciudadanos y Vox.

Lo determinante será conocer en las próximas horas cómo afectarán estas decisiones a la investidura de Pedro Sánchez después de que hubiese cerrado un acuerdo definitivo para la abstención de ERC.

Primero, porque la reacción del separatismo en las calles en Cataluña es tan imprevisible como la capacidad que aún tiene Torra, y solo Torra, de adelantar las elecciones en Cataluña antes de ser formalmente inhabilitado.

Segundo, por el temor de los dirigentes de ERC a aparecer como unos «traidores» a la causa del independentismo por haber pactado con un PSOE incapaz siquiera de «manejar» a una Junta Electoral Central.

Y tercero, porque aun en el supuesto de que ERC decida mantener su aval a la investidura de Sánchez, éste presidirá el Gobierno más debilitado de la democracia. De hecho, la dirección federal del PSOE admitió ayer que ni siquiera tiene un compromiso firme de ERC para avalar los presupuestos generales del Estado.

Ayer por la mañana, el problema de Sánchez no era la investidura, sino la gobernabilidad. Hoy, puede llegar a serlo incluso la investidura.

Disyuntiva

La disyuntiva ahora se presenta severa para ERC. Su defensa de Torra es fingida porque las relaciones entre el PdeCat y Esquerra están manifiestamente rotas. Sin embargo, no puede aparecer ante el separatismo como un partido cómplice del PSOE mientras el Estado decide fulminar a Torra.

En Cataluña, eso tiene una explicación complicada y los riesgos que asumirá el partido de Oriol Junqueras si el martes avala la investidura de Sánchez son serios, especialmente si Torra decidiese abocar a Cataluña a un nuevo proceso electoral.

En su fuero interno, ERC celebra la destitución de Torra porque representa una derrota de la estrategia de Carles Puigdemont, y un aval a la teoría «posibilista» que mantiene provisionalmente ERC para obtener réditos de la debilidad de Pedro Sánchez y para ganar tiempo mientras amplía la base social independentista.

Sin embargo, públicamente Esquerra tiene que simular sentirse ofendido, y lo hará con aspavientos en las próximas horas. Por eso solo los movimientos telúricos e impulsivos en el secesionismo pueden forzar a Oriol Junqueras a rectificar su orden de investir a Sánchez.

En este escenario convulso e incierto, cobra relevancia lo ocurrido en los bloques ideológicos representados en las instituciones. La Junta Electoral se dividió ayer. Siete miembros avalados en su día por el PP y Ciudadanos votaron contra Torra y Junqueras, y otros seis, propuestos por el PSOE y Podemos, lo hicieron a favor.

No es extraño, ni a estas alturas puede resultar escandaloso. Ni siquiera para las mentalidades más ingenuas que pensaron que el Estado no volvería a plantar cara a una rebelión.

Pero en la legalidad residen los mecanismos de defensa del Estado y de las mayorías legítimamente conformadas frente a quien se jacta de su desobediencia a las leyes, aunque sea precisamente eso lo que Sánchez se ha comprometido a revertir con ERC en el Congreso y con Podemos en La Moncloa.

Anoche ERC convocó una reunión extraordinaria de su Ejecutiva aunque en el deseo de sus dirigentes no esté precisamente ninguna otra idea que tomar a Sánchez como rehén de sus exigencias y expectativas. Será difícil que ERC rectifique porque su pretensión será atraer al PSOE para utilizarlo como ariete frente a los partidos del centro y la derecha.

Sin embargo, aunque la investidura siga en manos de ERC, cualquier decisión sobre Cataluña sigue en manos de Torra. Y eso, anoche, le cambió la expresión del rostro a ERC. Con certeza, Sánchez no comparte las decisiones de la Junta Electoral Central. Pero ejercer como comparsa de ERC no le aventura una legislatura sencilla.


¡Viva la reacción! Amando de Miguel

diciembre 30, 2019

.

El progresismo que hoy domina solo podrá ser vencido mediante una activísima reacción moral de las fuerzas sociales y políticas.

.

.

¡Viva la reacción!

Por Amando de Miguel

.

Tiene tanto predicamento el progresismo imperante en España que oponerse a él aparece como una maniobra indigna, condenable, en definitiva, facha. El progresismo es el resultado de una auténtica y decidida revolución, o involución, en las costumbres y en las leyes.

Se muestra como la culminación de un secular movimiento que prima el hedonismo, el rechazo de principios morales y religiosos, el triunfo de lo mediocre y vulgar, la indigencia intelectual.

En definitiva, el progresismo es una de las fuerzas más dañinas de nuestro tiempo. Solo que sabe disfrazarse con piel de cordero para parecer solidario o benéfico. Es la caricatura del progreso.

Es tal la hegemonía progresista en España que logra contagiar también a las fuerzas que podrían pasar por tradicionales, conservadoras o de derechas. Por ejemplo, un partido tan oligárquico y retrógrado como el Partido Nacionalista Vasco se muestra muy satisfecho de aliarse con la izquierda progresista.

El Partido Popular y Ciudadanos podrán considerarse a sí mismos como de centro-derecha, pero tragan con la ideología de género, se entiende el femenino, el feminismo exaltado, la legalización del aborto, la infausta ley de memoria histórica y tantas otras posiciones ideológicas del progresismo imperante.

En resumidas cuentas, el sedicente centro-derecha vive acomplejado.

El progresismo que hoy domina solo podrá ser vencido mediante una activísima reacción moral de las fuerzas sociales y políticas. Tiene mala prensa eso de la reacción, lo que demuestra precisamente el predominio de la izquierda progresista.

Es lástima que en la esfera de la actividad pública no se haya sabido sacar partido de los sentidos positivos que dan las distintas ciencias a la voz reacción.

Véanse estas definiciones: “Acción o cambio producido en un ser vivo como respuesta a un estímulo”; “alteración producida en el organismo por un medicamento o vacuna”; “recuperación de la vitalidad normal después de una bajada”; “acción recíproca de dos o más sustancias químicas que dan lugar a transformaciones en ella”.

En la política española la única fuerza con capacidad de reacción, sin complejos, es la minoritaria Vox. Por ejemplo, es la única capaz de enfrentarse al discurso dominante sobre la violencia de género, se entiende, la que se ejerce contra las mujeres y con prescindencia de las otras formas de fuerza ilegítima.
.
Ese confuso sintagma no es más que una tapadera para conceder subvenciones y preeminencia a los grupúsculos feministas. De tal forma que oficialmente se consigue el oscurecimiento de la violencia que puedan ejercer las mujeres contra los varones, los niños, los ancianos.
.
Por eso Vox reivindica el planteamiento más generoso de la violencia intrafamiliar, aunque sería mejor llamarla violencia doméstica.
.
No siempre llega al extremo del homicidio; basta con que unos estorben sistemáticamente la vida de los otros dentro de la esfera doméstica, incluyendo la venganza contra los exes, las personas divorciadas. Es una situación muy corriente, aunque de ella no se tenga constancia estadística.

En el rincón de la intelectualidad en lengua española, tan exiguo, destaca la suprema lucidez del colombiano Nicolás Gómez Dávila, Colacho, todo un clásico.

Así plantea la cuestión sin pelos en la lengua: “El hombre inteligente llega pronto a conclusiones reaccionarias. Hoy, sin embargo, el consenso universal de los tontos le acobarda. Cuando le interroga el público, niega ser galileo”.

Y así define al reaccionario, que buena falta nos haría en España: “El reaccionario no es un señor nostálgico, sino un insobornable juez”. Sigue con la metáfora de la judicatura, tan cara a la cultura hispánica: “Los reaccionarios resultamos tediosos adelantando ante un tribunal de indiferentes la rehabilitación de los asesinados”.

Por ejemplo, en España, las víctimas de Paracuellos al comienzo de la guerra civil. No se trata de que los reaccionarios sean el envés de la izquierda, porque, sigue Colacho, “la izquierda y la derecha tienen firmado, contra el reaccionario, un pacto secreto de agresión perpetua”.

Asombra que un pensamiento tan lúcido no haya influido más en España. No puede hacerlo, pues la hegemonía progresista resulta apabullante, descorazonadora.


Mensaje del papa Francisco para la III Jornada Mundial de los pobres

noviembre 16, 2019

.

En el corazón del Pueblo de Dios late esta fuerza salvífica, que no excluye a nadie y a todos congrega en una verdadera peregrinación de conversión para reconocer y amar a los pobres.

.

MENSAJE DEL SANTO PADRE FRANCISCO
III JORNADA MUNDIAL DE LOS POBRES

Domingo XXXIII del Tiempo Ordinario, 17 de noviembre de 2019

La esperanza de los pobres nunca se frustrará

1. «La esperanza de los pobres nunca se frustrará» (Sal 9,19). Las palabras del salmo se presentan con una actualidad increíble. Ellas expresan una verdad profunda que la fe logra imprimir sobre todo en el corazón de los más pobres: devolver la esperanza perdida a causa de la injusticia, el sufrimiento y la precariedad de la vida.

El salmista describe la condición del pobre y la arrogancia del que lo oprime (cf. 10,1-10); invoca el juicio de Dios para que se restablezca la justicia y se supere la iniquidad (cf. 10,14-15).

Es como si en sus palabras volviese de nuevo la pregunta que se ha repetido a lo largo de los siglos hasta nuestros días: ¿cómo puede Dios tolerar esta disparidad? ¿Cómo puede permitir que el pobre sea humillado, sin intervenir para ayudarlo? ¿Por qué permite que quien oprime tenga una vida feliz mientras su comportamiento debería ser condenado precisamente ante el sufrimiento del pobre?

Este salmo se compuso en un momento de gran desarrollo económico que, como suele suceder, también produjo fuertes desequilibrios sociales. La inequidad generó un numeroso grupo de indigentes, cuya condición parecía aún más dramática cuando se comparaba con la riqueza alcanzada por unos pocos privilegiados. El autor sagrado, observando esta situación, dibuja un cuadro lleno de realismo y verdad.

Era una época en la que la gente arrogante y sin ningún sentido de Dios perseguía a los pobres para apoderarse incluso de lo poco que tenían y reducirlos a la esclavitud.

Hoy no es muy diferente. La crisis económica no ha impedido a muchos grupos de personas un enriquecimiento que con frecuencia aparece aún más anómalo si vemos en las calles de nuestras ciudades el ingente número de pobres que carecen de lo necesario y que en ocasiones son además maltratados y explotados.

Vuelven a la mente las palabras del Apocalipsis: «Tú dices: “soy rico, me he enriquecido; y no tengo necesidad de nada”; y no sabes que tú eres desgraciado, digno de lástima, ciego y desnudo» (Ap 3,17).

Pasan los siglos, pero la condición de ricos y pobres se mantiene inalterada, como si la experiencia de la historia no nos hubiera enseñado nada. Las palabras del salmo, por lo tanto, no se refieren al pasado, sino a nuestro presente, expuesto al juicio de Dios.

2. También hoy debemos nombrar las numerosas formas de nuevas esclavitudes a las que están sometidos millones de hombres, mujeres, jóvenes y niños.

Todos los días nos encontramos con familias que se ven obligadas a abandonar su tierra para buscar formas de subsistencia en otros lugares; huérfanos que han perdido a sus padres o que han sido separados violentamente de ellos a causa de una brutal explotación; jóvenes en busca de una realización profesional a los que se les impide el acceso al trabajo a causa de políticas económicas miopes; víctimas de tantas formas de violencia, desde la prostitución hasta las drogas, y humilladas en lo más profundo de su ser.

¿Cómo olvidar, además, a los millones de inmigrantes víctimas de tantos intereses ocultos, tan a menudo instrumentalizados con fines políticos, a los que se les niega la solidaridad y la igualdad? ¿Y qué decir de las numerosas personas marginadas y sin hogar que deambulan por las calles de nuestras ciudades?

Con frecuencia vemos a los pobres en los vertederos recogiendo el producto del descarte y de lo superfluo, para encontrar algo que comer o con qué vestirse. Convertidos ellos mismos en parte de un vertedero humano son tratados como desperdicios, sin que exista ningún sentimiento de culpa por parte de aquellos que son cómplices en este escándalo.

Considerados generalmente como parásitos de la sociedad, a los pobres no se les perdona ni siquiera su pobreza. Se está siempre alerta para juzgarlos. No pueden permitirse ser tímidos o desanimarse; son vistos como una amenaza o gente incapaz, sólo porque son pobres.

Para aumentar el drama, no se les permite ver el final del túnel de la miseria. Se ha llegado hasta el punto de teorizar y realizar una arquitectura hostil para deshacerse de su presencia, incluso en las calles, últimos lugares de acogida. Deambulan de una parte a otra de la ciudad, esperando conseguir un trabajo, una casa, un poco de afecto…

Cualquier posibilidad que se les ofrezca se convierte en un rayo de luz; sin embargo, incluso donde debería existir al menos la justicia, a menudo se comprueba el ensañamiento en su contra mediante la violencia de la arbitrariedad.

Se ven obligados a trabajar horas interminables bajo el sol abrasador para cosechar los frutos de la estación, pero se les recompensa con una paga irrisoria; no tienen seguridad en el trabajo ni condiciones humanas que les permitan sentirse iguales a los demás. Para ellos no existe el subsidio de desempleo, indemnizaciones, ni siquiera la posibilidad de enfermarse.

El salmista describe con crudo realismo la actitud de los ricos que despojan a los pobres: «Están al acecho del pobre para robarle, arrastrándolo a sus redes» (cf. Sal 10,9).

Es como si para ellos se tratara de una jornada de caza, en la que los pobres son acorralados, capturados y hechos esclavos. En una condición como esta, el corazón de muchos se cierra y se afianza el deseo de volverse invisibles.

Así, vemos a menudo a una multitud de pobres tratados con retórica y soportados con fastidio. Ellos se vuelven como transparentes y sus voces ya no tienen fuerza ni consistencia en la sociedad. Hombres y mujeres cada vez más extraños entre nuestras casas y marginados en nuestros barrios.

3. El contexto que el salmo describe se tiñe de tristeza por la injusticia, el sufrimiento y la amargura que afecta a los pobres. A pesar de ello, se ofrece una hermosa definición del pobre. Él es aquel que «confía en el Señor» (cf. v. 11), porque tiene la certeza de que nunca será abandonado.

El pobre, en la Escritura, es el hombre de la confianza. El autor sagrado brinda también el motivo de esta confianza: él “conoce a su Señor” (cf. ibíd.), y en el lenguaje bíblico este “conocer” indica una relación personal de afecto y amor.

Estamos ante una descripción realmente impresionante que nunca nos hubiéramos imaginado. Sin embargo, esto no hace sino manifestar la grandeza de Dios cuando se encuentra con un pobre. Su fuerza creadora supera toda expectativa humana y se hace realidad en el “recuerdo” que él tiene de esa persona concreta (cf. v. 13).

Es precisamente esta confianza en el Señor, esta certeza de no ser abandonado, la que invita a la esperanza. El pobre sabe que Dios no puede abandonarlo; por eso vive siempre en la presencia de ese Dios que lo recuerda. Su ayuda va más allá de la condición actual de sufrimiento para trazar un camino de liberación que transforma el corazón, porque lo sostiene en lo más profundo.

4. La descripción de la acción de Dios en favor de los pobres es un estribillo permanente en la Sagrada Escritura. Él es aquel que “escucha”, “interviene”, “protege”, “defiende”, “redime”, “salva”… En definitiva, el pobre nunca encontrará a Dios indiferente o silencioso ante su oración. Dios es aquel que hace justicia y no olvida (cf. Sal 40,18; 70,6); de hecho, es para él un refugio y no deja de acudir en su ayuda (cf. Sal 10,14).

Se pueden alzar muchos muros y bloquear las puertas de entrada con la ilusión de sentirse seguros con las propias riquezas en detrimento de los que se quedan afuera. No será así para siempre. El “día del Señor”, tal como es descrito por los profetas (cf. Am5,18; Is 2-5; Jl 1-3), destruirá las barreras construidas entre los países y sustituirá la arrogancia de unos pocos por la solidaridad de muchos.

La condición de marginación en la que se ven inmersas millones de personas no podrá durar mucho tiempo. Su grito aumenta y alcanza a toda la tierra. Como escribió D. Primo Mazzolari: «El pobre es una protesta continua contra nuestras injusticias; el pobre es un polvorín. Si le das fuego, el mundo estallará».

5. No hay forma de eludir la llamada apremiante que la Sagrada Escritura confía a los pobres. Dondequiera que se mire, la Palabra de Dios indica que los pobres son aquellos que no disponen de lo necesario para vivir porque dependen de los demás. Ellos son el oprimido, el humilde, el que está postrado en tierra.

Aun así, ante esta multitud innumerable de indigentes, Jesús no tuvo miedo de identificarse con cada uno de ellos: «Cada vez que lo hicisteis con uno de estos, mis hermanos más pequeños, conmigo lo hicisteis» (Mt 25,40).

Huir de esta identificación equivale a falsificar el Evangelio y atenuar la revelación. El Dios que Jesús quiso revelar es éste: un Padre generoso, misericordioso, inagotable en su bondad y gracia, que ofrece esperanza sobre todo a los que están desilusionados y privados de futuro.

¿Cómo no destacar que las bienaventuranzas, con las que Jesús inauguró la predicación del Reino de Dios, se abren con esta expresión: «Bienaventurados los pobres» (Lc 6,20)?

El sentido de este anuncio paradójico es que el Reino de Dios pertenece precisamente a los pobres, porque están en condiciones de recibirlo. ¡Cuántas personas pobres encontramos cada día! A veces parece que el paso del tiempo y las conquistas de la civilización aumentan su número en vez de disminuirlo.

Pasan los siglos, y la bienaventuranza evangélica parece cada vez más paradójica; los pobres son cada vez más pobres, y hoy día lo son aún más.

Pero Jesús, que ha inaugurado su Reino poniendo en el centro a los pobres, quiere decirnos precisamente esto: Él ha inaugurado, pero nos ha confiado a nosotros, sus discípulos, la tarea de llevarlo adelante, asumiendo la responsabilidad de dar esperanza a los pobres.

Es necesario, sobre todo en una época como la nuestra, reavivar la esperanza y restaurar la confianza. Es un programa que la comunidad cristiana no puede subestimar. De esto depende que sea creíble nuestro anuncio y el testimonio de los cristianos.

6. La Iglesia, estando cercana a los pobres, se reconoce como un pueblo extendido entre tantas naciones cuya vocación es la de no permitir que nadie se sienta extraño o excluido, porque implica a todos en un camino común de salvación.

La condición de los pobres obliga a no distanciarse de ninguna manera del Cuerpo del Señor que sufre en ellos. Más bien, estamos llamados a tocar su carne para comprometernos en primera persona en un servicio que constituye auténtica evangelización.

La promoción de los pobres, también en lo social, no es un compromiso externo al anuncio del Evangelio, por el contrario, pone de manifiesto el realismo de la fe cristiana y su validez histórica.

El amor que da vida a la fe en Jesús no permite que sus discípulos se encierren en un individualismo asfixiante, soterrado en segmentos de intimidad espiritual, sin ninguna influencia en la vida social (cf. Exhort. ap. Evangelii gaudium, 183).

Hace poco hemos llorado la muerte de un gran apóstol de los pobres, Jean Vanier, quien con su dedicación logró abrir nuevos caminos a la labor de promoción de las personas marginadas. Jean Vanier recibió de Dios el don de dedicar toda su vida a los hermanos y hermanas con discapacidades graves, a quienes la sociedad a menudo tiende a excluir.

Fue un “santo de la puerta de al lado” de la nuestra; con su entusiasmo supo congregar en torno suyo a muchos jóvenes, hombres y mujeres, que con su compromiso cotidiano dieron amor y devolvieron la sonrisa a muchas personas débiles y frágiles, ofreciéndoles una verdadera “arca” de salvación contra la marginación y la soledad.

Este testimonio suyo ha cambiado la vida de muchas personas y ha ayudado al mundo a mirar con otros ojos a las personas más débiles y frágiles. El grito de los pobres ha sido escuchado y ha producido una esperanza inquebrantable, generando signos visibles y tangibles de un amor concreto que también hoy podemos reconocer.

7. «La opción por los últimos, por aquellos que la sociedad descarta y desecha» (ibíd., 195) es una opción prioritaria que los discípulos de Cristo están llamados a realizar para no traicionar la credibilidad de la Iglesia y dar esperanza efectiva a tantas personas indefensas.

En ellas, la caridad cristiana encuentra su verificación, porque quien se compadece de sus sufrimientos con el amor de Cristo recibe fuerza y confiere vigor al anuncio del Evangelio.

El compromiso de los cristianos, con ocasión de esta Jornada Mundial y sobre todo en la vida ordinaria de cada día, no consiste sólo en iniciativas de asistencia que, si bien son encomiables y necesarias, deben tender a incrementar en cada uno la plena atención que le es debida a cada persona que se encuentra en dificultad.

«Esta atención amante es el inicio de una verdadera preocupación» (ibíd., 199) por los pobres en la búsqueda de su verdadero bien.

No es fácil ser testigos de la esperanza cristiana en el contexto de una cultura consumista y de descarte, orientada a acrecentar el bienestar superficial y efímero. Es necesario un cambio de mentalidad para redescubrir lo esencial y darle cuerpo y efectividad al anuncio del Reino de Dios.

La esperanza se comunica también a través de la consolación, que se realiza acompañando a los pobres no por un momento, cargado de entusiasmo, sino con un compromiso que se prolonga en el tiempo. Los pobres obtienen una esperanza verdadera no cuando nos ven complacidos por haberles dado un poco de nuestro tiempo, sino cuando reconocen en nuestro sacrificio un acto de amor gratuito que no busca recompensa.

8. A los numerosos voluntarios, que muchas veces tienen el mérito de ser los primeros en haber intuido la importancia de esta preocupación por los pobres, les pido que crezcan en su dedicación.

Queridos hermanos y hermanas: Os exhorto a descubrir en cada pobre que encontráis lo que él realmente necesita; a no deteneros ante la primera necesidad material, sino a ir más allá para descubrir la bondad escondida en sus corazones, prestando atención a su cultura y a sus maneras de expresarse, y así poder entablar un verdadero diálogo fraterno.

Dejemos de lado las divisiones que provienen de visiones ideológicas o políticas, fijemos la mirada en lo esencial, que no requiere muchas palabras sino una mirada de amor y una mano tendida. No olvidéis nunca que «la peor discriminación que sufren los pobres es la falta de atención espiritual» (ibíd., 200).

Antes que nada, los pobres tienen necesidad de Dios, de su amor hecho visible gracias a personas santas que viven junto a ellos, las que en la sencillez de su vida expresan y ponen de manifiesto la fuerza del amor cristiano. Dios se vale de muchos caminos y de instrumentos infinitos para llegar al corazón de las personas.

Por supuesto, los pobres se acercan a nosotros también porque les distribuimos comida, pero lo que realmente necesitan va más allá del plato caliente o del bocadillo que les ofrecemos. Los pobres necesitan nuestras manos para reincorporarse, nuestros corazones para sentir de nuevo el calor del afecto, nuestra presencia para superar la soledad. Sencillamente, ellos necesitan amor.

9. A veces se requiere poco para devolver la esperanza: basta con detenerse, sonreír, escuchar. Por un día dejemos de lado las estadísticas; los pobres no son números a los que se pueda recurrir para alardear con obras y proyectos.

Los pobres son personas a las que hay que ir a encontrar: son jóvenes y ancianos solos a los que se puede invitar a entrar en casa para compartir una comida; hombres, mujeres y niños que esperan una palabra amistosa. Los pobres nos salvan porque nos permiten encontrar el rostro de Jesucristo.

A los ojos del mundo, no parece razonable pensar que la pobreza y la indigencia puedan tener una fuerza salvífica; sin embargo, es lo que enseña el Apóstol cuando dice: «No hay en ella muchos sabios en lo humano, ni muchos poderosos, ni muchos aristócratas; sino que, lo necio del mundo lo ha escogido Dios para humillar a los sabios, y lo débil del mundo lo ha escogido Dios para humillar lo poderoso. Aún más, ha escogido la gente baja del mundo, lo despreciable, lo que no cuenta, para anular a lo que cuenta, de modo que nadie pueda gloriarse en presencia del Señor» (1 Co 1,26-29).

Con los ojos humanos no se logra ver esta fuerza salvífica; con los ojos de la fe, en cambio, se la puede ver en acción y experimentarla en primera persona. En el corazón del Pueblo de Dios que camina late esta fuerza salvífica, que no excluye a nadie y a todos congrega en una verdadera peregrinación de conversión para reconocer y amar a los pobres.

10. El Señor no abandona al que lo busca y a cuantos lo invocan; «no olvida el grito de los pobres» (Sal 9,13), porque sus oídos están atentos a su voz. La esperanza del pobre desafía las diversas situaciones de muerte, porque él se sabe amado particularmente por Dios, y así logra vencer el sufrimiento y la exclusión.

Su condición de pobreza no le quita la dignidad que ha recibido del Creador; vive con la certeza de que Dios mismo se la restituirá plenamente, pues él no es indiferente a la suerte de sus hijos más débiles, al contrario, se da cuenta de sus afanes y dolores y los toma en sus manos, y a ellos les concede fuerza y valor (cf. Sal10,14).

La esperanza del pobre se consolida con la certeza de ser acogido por el Señor, de encontrar en él la verdadera justicia, de ser fortalecido en su corazón para seguir amando (cf. Sal 10,17).

La condición que se pone a los discípulos del Señor Jesús, para ser evangelizadores coherentes, es sembrar signos tangibles de esperanza.

A todas las comunidades cristianas y a cuantos sienten la necesidad de llevar esperanza y consuelo a los pobres, pido que se comprometan para que esta Jornada Mundial pueda reforzar en muchos la voluntad de colaborar activamente para que nadie se sienta privado de cercanía y solidaridad.

Que nos acompañen las palabras del profeta que anuncia un futuro distinto: «A vosotros, los que teméis mi nombre, os iluminará un sol de justicia y hallaréis salud a su sombra» (Mal 3,20).

Vaticano, 13 de junio de 2019
Memoria litúrgica de san Antonio de Padua

Francisco

https://www.conferenciaepiscopal.es/mensaje-del-papa-francisco-para-la-iii-jornada-mundial-de-los-pobres-2019/


A %d blogueros les gusta esto: