Domingo XVIII del Tiempo Ordinario

agosto 1, 2010

.

Y empezó a echar cálculos: ¿Qué haré?

Y empezó a echar cálculos: ¿Qué haré?

.

DOMINGO XVIII

DEL TIEMPO ORDINARIO

CICLO C

.

1º de agosto de 2010
.

.

.

¿QUÉ HARÉ?

He ahí la pregunta del millón. ¿Qué haré con tanta “cosecha” que el Señor me ha regalado sin merecerla, sin consultarme; sencillamante, porque le pareció bien.

¿Cuál es tu riqueza? La vida, la fe, la familia, las potencialidades mentales, psicológicas, emocionales, intelectuales, recursos espirituales y capacidades casi infinitas… El bien de la cultura, la educación, las relaciones sociales. Aparte, los bienes físicos, materiales y bienestar.

¿Qué haré? Reconocer que todo lo he recibido, que estoy en deuda con Dios, que mi mayor riqueza es ser amado por él, antes de poderme dar cuenta. Vivir agradecido a Dios y a los hermanos, sobre todo a los familiares. Usar y disfrutar de los bienes recibidos de manera responsable. Administrar todo según la mente de Dios. Soy administrador, no dueño. Por tanto, un día me pedirán cuentas de mi gestión.

¿Qué haré? Muchas personas, al menos por lo que se ve, se creen dueños de cuanto les depara la vida y no se reconocen deudores de nadie. Viven como si Dios no existiera y como si no tuviera nada que ver con ellos. Por lo general y de manera consecuente, también son desagradecidos y descastados con la propia familia. Por ese camino se privan de algo fundamental en la vida: ser agradecidos y vivir reconocidos.

Según el evangelio de hoy, esa actitud es “necedad” y fuente de la perdición del hombre.

¿Qué haré? Examinarme para ver si realmente quiero ser rico ante Dios. ¿Qué busco en la vida? ¿En qué gasto mi tiempo y mis fuerzas?

.

.

LECTURAS DE LA LITURGIA EUCARÍSTICA

.

Primera Lectura: Eclesiastés 1, 2; 2, 21-23

“¿Qué saca el hombre de todos los trabajos?”

¡Vanidad de vanidades, dice Qohelet; vanidad de vanidades, todo es vanidad! Hay quien trabaja con sabiduría, ciencia y acierto, y tiene que dejarle su porción a uno que no ha trabajado. También esto es vanidad y grave desgracia.

Entonces, ¿qué saca el hombre de todos los trabajos y preocupaciones que lo fatigan bajo el sol? De día su tarea es sufrir y penar, de noche no descansa su mente. También esto es vanidad.

.

Salmo Responsorial: 89

“Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.”

Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: “Retornad, hijos de Adán.” Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó; una vela nocturna. R.

Los siembras año por año, como hierba que se renueva: que florece y se renueva por la mañana, y por la tarde la siegan y se seca. R.

Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato. Vuélvete, Señor, ¿hasta cuándo? Ten compasión de tus siervo. R.

Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos. R.

.

Segunda Lectura: Colosenses 3, 1-5. 9-11

“Buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo”

Hermanos: Ya que habéis resucitado con Cristo, buscad los bienes de allá arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios; aspirad a los bienes de arriba, no a los de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está con Cristo escondida en Dios. Cuando aparezca Cristo, vida nuestra, entonces también vosotros apareceréis, juntamente con él, en gloria.

En consecuencia, dad muerte a todo lo terreno que hay en vosotros: la fornicación, la impureza, la pasión, la codicia y la avaricia, que es una idolatría. No sigáis engañándoos unos a otros.

Despojaos del hombre viejo, con sus obras, y revestíos del nuevo, que se va renovando como imagen de su Creador, hasta llegar a conocerlo.

En este orden nuevo no hay distinción entre judíos y gentiles, circuncisos e incircuncisos, bárbaros y escitas, esclavos y libres, porque Cristo es la síntesis de todo y está en todos.

.

Evangelio: Lucas 12, 13-21

“Lo que has acumulado, ¿de quién será?”

En aquel tiempo, dijo uno del público a Jesús: “Maestro, dile a mi hermano que reparta conmigo la herencia” Él le contestó: “Hombre, ¿quién me ha nombrado juez o árbitro entre vosotros?”

Y dijo a la gente: “Mirad: guardaos de toda clase de codicia. Pues, aunque uno ande sobrado, su vida no depende de sus bienes”

Y les propuso una parábola: “Un hombre rico tuvo una gran cosecha. Y empezó a echar cálculos: ¿Qué haré? No tengo donde almacenar la cosecha” Y se dijo: “Haré lo siguiente: derribaré los graneros y construiré otros más grandes, y almacenaré allí todo el grano y el resto de mi cosecha. Y entonces me diré a mí mismo: hombre, tienes bienes acumulados para muchos años; túmbate, come, bebe y date buena vida”

Pero Dios le dijo: “Necio, esta noche te van a exigir la vida. Lo que has acumulado, ¿de quién será?” Así será el que amasa riquezas para sí y no es rico ante Dios”

.

COMENTARIO AL EVANGELIO: El “dios” dinero

Por monseñor Jesús Sanz Montes, ofm

.

OVIEDO, viernes, 30 de julio de 2010 (ZENIT.org).- Publicamos el comentario al Evangelio del domingo XVIII del tiempo ordinario, 1º de agosto (Lucas 12,13-21), redactado por monseñor Jesús Sanz Montes, ofm, arzobispo de Oviedo, administrador apostólico de Huesca y de Jaca.

Alguien del público increpa a Jesús para que medie en una trifulca familiar a propósito de la herencia. Ese “poderoso caballero, don dinero”, cupido de la codicia, es tremendamente seductor, y en las jaulas de sus señuelos han ido cayendo los hombres de todos los tiempos.

Jesús quiere, más allá de la disputa puntual que aquel suceso le planteó, desenmascarar el torpe chantaje que siempre supone el dios dinero, el ídolo del tener, la falsa seguridad de acumular. La conseja de la parábola de este Evangelio: “túmbate, come, bebe y date buena vida”, la vemos corregida y aumentada, hoy igual que hace veinte siglos, por las consignas hedonistas, a las que nos empujan los adoradores de los nuevos becerros de oro: compre, consuma, cambie, aspire, goce, disfrute…

No es que Jesucristo y el cristianismo sean tristes y entristecedores, aguafiestas de la vida, pero ponen en guardia ante la propaganda fácil de una felicidad falsa. Se denuncia que poco a poco vayamos creyéndonos todos que el problema de nuestra felicidad depende de lo que tengo y acumulo. El problema viene cuando nos quitamos el disfraz del personaje y emerge la realidad de la persona, el drama viene cuando en el camerino de nuestra intimidad nos quitamos los maquillajes sociales y aparecen las arrugas de nuestra alma que habíamos camuflado bajo tantas apariencias.

Y cuando los profetas del consumo van llevando nuestra insatisfecha sociedad al jardín de las delicias de dios dinero; y cuando logrado el objetivo propuesto de adquirir o disfrutar de lo que se nos prometía lo último de lo último, seguimos masticando la tristeza y el hastío; y cuando en esta interminable espiral de ansiedad constatamos que nos falta demasiado para vivir felizmente; y cuando entrando al trapo del consumo, del dinero y del placer inhumano, lo que mayormente conseguimos es agobio, vanidad, enfrentamiento, ansiedad, injusticias, deshumanización… etc, entonces miramos los cristianos a Jesús, como aquellos otros hicieron hace dos mil años, y creemos que la única riqueza que no mancha, ni corrompe, ni ofende, ni destruye, es esa de la cual hablaba Él: “no amasar riquezas para sí, sino ser rico ante Dios”.

Entonces, a la luz de este Evangelio, comprendemos que efectivamente Jesús no es rival de lo bueno, ni de lo bello, ni de lo gozoso, pero sí es implacable contra todo intento deshumanizador que pretende comprar y vender la felicidad y la dicha, bajo una bondad, una belleza y una alegría que son falsas, sencillamente falsas.

.


A %d blogueros les gusta esto: