Maná y Vivencias Pascuales (18), 18.4.18

abril 18, 2018

Miércoles de la 3ª semana de Pascua

.

Todo lo que me da el Padre vendrá a mí y al que venga a mí no lo echaré fuera, dice el Señor

Todo lo que me da el Padre vendrá a mí y al que venga a mí no lo echaré fuera, dice el Señor

.

TEXTO ILUMINADOR.- “La voluntad de mi Padre es que todo hombre que ve al Hijo y cree en él tenga la vida eterna: y yo lo resucitaré en el último día”.

El don de la fe Dios lo ofrece a todo hombre de buena voluntad. Pero todos y cada uno debemos disponernos para acogerlo, cada día.

Pide al Señor que te conceda “ir” a Jesús, “venir” a él, “creer” en él. Confiesa a Jesús como a tu Señor y Salvador: ¿Adónde iríamos, Señor, fuera de ti? Sólo tú tienes palabras de vida eterna. Amén.

La oración colecta expresa la espiritualidad de la jornada en forma de petición y agradecimiento. Reza varias veces al día, si puedes, la siguiente oración, agradeciendo y pidiendo la fe, como el don primordial.

Antífona de entrada: Salmo 70, 8.23

Mi boca está llena de tu alabanza y canta tu gloria el día entero. Y te celebrarán mis labios, mi alma que redimiste.

ORACIÓN COLECTA.- Ven, Señor, en ayuda de tu familia, y a cuantos hemos recibido el don de la fe concédenos tener parte en la herencia eterna de tu Hijo resucitado. Él, que vive y reina contigo.

.
PRIMERA LECTURA: Hechos 8, 1b-8

Aquel día se desencadenó una gran persecución contra la Iglesia de Jerusalén. Todos, excepto los apóstoles, se dispersaron por las regiones de Judea y Samaria. Unos hombres piadosos enterraron a Esteban e hicieron por él gran duelo.

Mientras tanto, Saulo hacía destrozos en la Iglesia, entraba en las casas, llevaba a la fuerza hombres y mujeres y los metía en la cárcel.

Al mismo tiempo, los que se habían dispersado iban de un lugar a otro anunciando la Palabra. Felipe por su cuenta fue a una ciudad de Samaria, donde empezó a predicar a Cristo.

Toda la gente se interesó por la predicación de Felipe. Iban a oírlo y a ver los prodigios que realizaba: pues de muchos endemoniados salían los espíritus malos dando gritos, y numerosos paralíticos y cojos quedaron sanos, de tal modo que hubo una gran alegría en aquella ciudad.

.

Comentario.-Esta tercera y violenta persecución desatada contra la Iglesia podría parecernos el principio del fin. Sin embargo, contribuyó al crecimiento de la Iglesia. Según los planes de Dios fue ocasión para que muchos escucharan la Palabra y creyeran en Cristo.

La historia de la Iglesia nos enseña que Dios escribe recto con líneas torcidas. Todo contribuye para bien.

Debemos aprender a tener suma confianza en toda circunstancia, por adversa que se presente. El Evangelio nos exhorta: Buscad primero el Reino de Dios y todo lo demás se os dará por añadidura.

En Pascua se hace más palpable la victoria de Cristo. No tengáis miedo, nos dice, yo he vencido al mundo. Y también: yo estoy con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo. Lo que importa, pues, es que Cristo sea anunciado.

SALMO 65, 1-3a.4-5.6-7a

Aclamen al Señor en todo el mundo, canten salmos a su glorioso nombre, ríndanle honores con sus alabanzas. Digan: “Qué formidable eres, oh Dios”. Todos los habitantes de la tierra se inclinan ante ti, y te cantan, y cantan a tu nombre.

Vengan a ver las obras del Señor, que a los hombres espanta con lo que hace: Dejó seco el fondo del mar rojo, por el río pasaron caminando; por lo tanto, alegrémonos en él. Con su poder domina para siempre.

Aclamación antes del Evangelio: Juan 6, 40

La voluntad de mi Padre es que todo hombre que ve al Hijo y cree en él tenga la vida eterna: y yo lo resucitaré en el último día”.

.

EVANGELIO: Juan 6, 35-40

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: Yo soy el Pan de Vida. El que viene a mí nunca tendrá hambre, el que cree en mí nunca tendrá sed. Sin embargo, como ya lo he dicho, ustedes se niegan a creer, aun después de haber visto.

Todo lo que el Padre me ha dado vendrá a mí, y yo no rechazaré al que venga a mí, porque yo he bajado del cielo, no para hacer mi propia voluntad, sino la voluntad del que me ha enviado.

Y la voluntad del que me ha enviado es que yo no pierda nada de lo que él me ha dado, sino que lo resucite en el último día. La voluntad de mi Padre es que todo hombre que ve al Hijo y cree en él tenga la vida eterna: y yo lo resucitaré en el último día.

.

Comentario.-En la primera parte del discurso de Cafarnaún, Jesús afirma que él es el Pan de vida para todos los hombres. De esta forma pide la fe de los discípulos en él, como Mesías e Hijo de Dios, enviado por el Padre. Inmediatamente después nos hablará del Pan eucarístico que él nos dará.

Primero, es preciso creer en Jesús, venir a él, aceptar su testimonio, admirar sus signos; y después comerlo como pan que alimenta y robustece. En la Eucaristía encontramos ambas mesas: la de la Palabra y la de la Eucaristía, tan estrechamente unidas entre sí que forman un único acto de culto, según el Concilio Vaticano II (SC 7).

Hermano, hermana, la Pascua es un tiempo ideal para profundizar en la comprensión de la celebración eucarística y para extraer de la Eucaristía las inmensas riquezas que contiene de cara a la propia edificación y a la de toda la comunidad.

Ojalá el Señor te conceda vivir mejor la Eucaristía en esta Pascua. Todo esfuerzo que hagas para conseguir ese objetivo estará bien empleado.

Por si te sirve, te reseño un folleto del Autor publicado en Caracas por la editorial Hijas de San Pablo, año 2005: Para vivir la Eucaristía y participar en ella paso a paso. Guía práctica.

.

A LA LUZ DE LA PALABRA QUE DIOS ME REGALA HOY


POR LA MAÑANA.- Puedes preguntarte:

1) ¿Cuál podría ser el plan de Dios sobre mi vida en este nuevo día, que no es uno más, sino único para Dios en su amor que es siempre nuevo?

2) ¿Qué podría mejorar en mi relación con Dios durante el día de hoy? ¿Cómo quiero vivir hoy la Eucaristía o hacer mi oración personal, encuentro con Dios y con los hermanos?

3) ¿A quién podría estar lastimando en este día, a quién le podría estar haciendo sufrir? ¿A quién puedo, de hecho, estar defraudando, apenando, comenzando por la propia familia, y por la comunidad parroquial?

4) ¿A quién podría ayudar en este día? ¿Cómo voy a transmitir el amor de Dios en este día, con qué personas me voy a ver? ¿Quién puede estar esperando algo de mí? Si Jesús estuviera en mi lugar, ¿qué puedo suponer que diría o haría?

5) ¿Cómo me debe cambiar hoy la Resurrección del Señor, y su actualización sacramental realizada en la Eucaristía, sea diaria o dominical? ¿Qué fruto espiritual derivado de la misa dominical podría cultivar hoy: sinceridad, petición de perdón, afabilidad, alegría, alabanza y bendición?


POR LA NOCHE.- Puedes preguntarte:

1) ¿Cómo he respondido al plan de Dios sobre este día ya pasado? ¿En qué he cumplido y en qué he fallado?

2) ¿Cómo le ofrezco a Dios lo bueno, y le pido perdón de lo deficiente?

3) ¿Cómo le agradezco a Dios su paciencia conmigo, y cómo renuevo mi confianza en Dios que siempre me espera y me da nuevas oportunidades? Le doy gracias por lo bueno, y le ofrezco lo malo para que Jesús supla mis deficiencias: él dio gloria perfecta a Dios Padre por mí y en mi lugar. Me alegro en Jesús, mi hermano mayor, mi Redentor.

4) ¿Cómo rezar debidamente la oración del anciano Simeón, antes de acostarse: “Ahora, Señor, según tu palabra puedes dejar a tu siervo irse en paz, porque mis ojos han visto a tu Salvador…” Que siempre alcancemos esa paz antes de descansar para poder decir con el salmista: En paz me acuesto y en seguida me duermo porque tú estás conmigo, tú solo me haces vivir tranquilo.


Anuncios

Maná y Vivencias Pascuales (16), 16.4.18

abril 16, 2018

Lunes de la 3ª semana de Pascua

.

Esto es lo que el Padre espera de vosotros: que creáis al que él ha enviado

Esto es lo que el Padre espera de vosotros: que creáis al que él ha enviado


TEXTO ILUMINADOR.-

Ellos le preguntaron: “¿Qué tenemos que hacer, y cuáles son las obras que Dios nos encomienda?” Jesús respondió: “La obra que Dios les pide es creer al Enviado de Dios”.

Para llegar a la fe hay que ir más allá de las acciones que se ven, del alimento que se saborea, de las palabras que escuchamos. En fin, más allá de lo que vivimos y sentimos a diario… Todo el evangelio hay que verlo como un “signo” de Dios, una “teofanía” que necesita de nuestra fe y apuesta.

Todo cuanto sucede y observamos en nuestro alrededor hay que sentirlo y descubrirlo como “señal” de Dios. Algunos que comieron el pan multiplicado por Jesús no “vieron” la señal de Dios, el signo de Dios. No dieron el paso. Me buscan, les dijo Jesús, porque han comido el pan como un alimento más: no han descubierto en ese gesto la “mano” de Dios. 

Muchas veces nos contentamos con los milagros del Señor, y no con el Señor de los milagros.

La experiencia de la fe se capta con todas las facultades de la personas, desde los sentidos más externos o superificiales hasta las capas más íntimas e insondables del alma, del espíritu humano.

A cuenta del paso del Mar Rojo, el libro del Éxodo describe así la experiencia religiosa y liberadora del pueblo judío: Israel miró a los egipcios muertos en la orilla, vio la mano poderosa de Yahvé, y creyó en él y en Moisés su enviado; dio el salto de la fe; y entonces entonó un canto de alabanza a Dios su salvador.

Por tanto, hay que despertar en nosotros la capacidad de admiración para descubrir, para “ver” y sentir los gestos amorosos de Dios en todo cuanto vivimos: oímos, vemos y hacemos. Es el proceso de la fe que desemboca en el reconocimiento de Dios, como el mejor amigo del hombre; en la alabanza al Señor nuestro salvador.

Hermano, hermana: todo, absolutamente todo debería ser un mensaje de Dios para ti. A ver si hoy consigues que todo, o algo siquiera que era para ti obvio, anodino, te hable de Dios. Nada es casualidad. No hay fatalismo. Todo tiene en Dios su explicación para cuantos ama el Señor y para cuantos se dejan enseñar por Dios.

Que hoy, hermano, todo redunde en bendición para ti. Dios es capaz de hacértelo sentir. Es la prueba de la resurrección del Señor en ti. Que el Señor te bendiga durante todo este día y por todo cuanto suceda en esta jornada. Has nacido de lo alto; busca, por tanto, las cosas de arriba. Amén.

Antífona de entrada

Ha resucitado el Buen Pastor, que dio la vida por sus ovejas y que se dignó morir por su grey. Aleluya.

ORACIÓN COLECTA.- Oh Dios, que muestras la luz de tu verdad a los que andan extraviados, para que puedan volver al buen camino, concede a todos los cristianos rechazar lo que es indigno de este nombre, y cumplir cuanto en él se significa. Por nuestro Señor Jesucristo.

PRIMERA LECTURA: Hechos 6, 8-15

En aquellos días, Esteban, lleno de gracia y fortaleza, realizaba grandes prodigios y señales milagrosas en el pueblo.

Algunos que pertenecían a la sinagoga llamada de los Libertos, cirenenses y alejandrinos, y otros de Cilicia y Asia acudieron para rebatir a Esteban, pero no pudieron hacer frente a la sabiduría y al Espíritu que hablaba por él.

Entonces sobornaron a unos hombres que dijeran: “Nosotros lo hemos oído hablar contra Moisés y contra Dios”.

Así excitaron al pueblo, a los Ancianos y a los maestros de la Ley; vinieron de repente, lo arrestaron y lo llevaron al Sanedrín.

Allí presentaron testigos falsos que declararon: “Este hombre siempre habla en contra de nuestro Lugar Santo y contra la Ley. Le oímos decir que Jesús Nazareno destruirá este Lugar y cambiará las costumbres que nos dejó Moisés”.

Todos los que estaban sentados en el Sanedrín, cuando miraron a Esteba, vieron su rostro como el de un ángel.

SALMO: 118, 23-24. 26-27. 29-30.- Dichoso el que camina con vida intachable

Aunque los poderosos se reúnan en contra mía, tu servidor sigue meditando tus leyes. Tus prescripciones son mis delicias, y tus mandamientos mis consejeros.

Te manifesté mis propósitos y me oíste: muéstrame tus deseos. Instrúyeme sobre tus mandamientos, y yo meditaré tus maravillas.

Apártame del camino extraviado y concédeme la gracia de seguir tu ley. Yo he elegido el camino verdadero, y tengo tu Ley presente ante mis ojos.

Aclamación antes del Evangelio: Mateo 4, 4b

Pero Jesús respondió: “Dice la Escritura que el hombre no vive solamente de pan, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios”.

EVANGELIO: Juan 6, 22-29

Al día siguiente, la gente que se había quedado al otro lado del lago, notó que allí no había habido más que una lancha y que Jesús no había embarcado con sus discípulos, sino que sus discípulos se habían marchado solos.

Entretanto, unas lanchas de Tiberíades llegaron cerca del sitio donde habían comido el pan, sobre el que el Señor pronunció la acción de gracias. Cuando la gente vio que ni Jesús ni sus discípulos estaban allí, se embarcaron y fueron a Cafarnaún en busca de Jesús.

Al encontrarlo en la otra orilla del lago le preguntaron: Maestro, ¿cuándo has venido aquí?.

Jesús les contestó: Os lo aseguro: me buscáis, no porque habéis visto signos, sino porque comisteis pan hasta saciaros. Trabajad no por el alimento que perece, sino por el alimento que perdura, el que os dará el Hijo del hombre; pues a éste lo ha sellado el Padre, Dios.

Ellos le preguntaron: “¿Qué tenemos que hacer, y cuáles son las obras que Dios nos encomienda?” Jesús respondió: “La obra que Dios les pide es creer al Enviado de Dios”.

Antífona de comunión: Juan 14,27

Les dejo la paz, les doy mi paz. La paz que yo les doy no es como la que da el mundo. Que no haya en ustedes ni angustia ni miedo.


.

Del comentario de san Cirilo de Alejandría, obispo, sobre el evangelio de san Juan

Cristo es el vínculo del universo

Todos los que participamos de la sangre sagrada de Cristo alcanzamos la unión corporal con él, como atestigua San Pablo, cuando dice, refiriéndose al misterio del amor misericordioso del Señor:

no había sido manifestado a los hombres en otros tiempos, como ha sido revelado ahora por el Espíritu a sus santos apóstoles y profetas, que también los gentiles son coherederos, miembros del mismo cuerpo y partícipes de la promesa en Jesucristo.

Si, pues, todos nosotros formamos un mismo cuerpo en Cristo, y no sólo unos con otros, sino también en relación con aquel que se halla en nosotros gracias a su carne, ¿cómo nos mostramos abiertamente todos nosotros esa unidad entre nosotros y en Cristo? Pues Cristo, que es Dios y hombre a la vez, es el vínculo de la unidad.

Y, si seguimos por el camino de la unión espiritual habremos de decir que todos nosotros, una vez recibido el único y mismo Espíritu, a saber, el Espíritu Santo nos fundimos entre nosotros y con Dios.

Pues aunque seamos muchos por separado, y Cristo haga que el Espíritu del Padre y suyo habite en cada uno de nosotros, ese Espíritu único e indivisible, reduce por sí mismo a la unidad a quienes son distintos entre sí en cuanto subsisten en su respectiva singularidad, y hace que todos aparezcan como una sola cosa en sí mismo.

Y así como la virtud de la santa humanidad de Cristo hace que formen un mismo cuerpo todos aquellos en quienes ella se encuentra, pienso que de la misma manera el Espíritu de Dios que habita en todos, único e indivisible, los reduce a todos a la unidad espiritual.

Por esto nos exhorta también San Pablo: sobrellevaos mutuamente con amor, esforzaos en mantener la unidad del Espíritu, con el vínculo de la paz. Un solo cuerpo y un solo Espíritu, como una sola es la esperanza de la vocación a la que habéis sido convocados. Un Señor, una fe, un bautismo. Un Dios, Padre de todos, que lo trasciende todo, y lo penetra todo, y lo invade todo.

Pues siendo uno solo el Espíritu que habita en nosotros, Dios será en nosotros el único Padre de todos por medio de su Hijo, con lo que reducirá a una unidad mutua y consigo a cuantos participan del Espíritu. Ya desde ahora se manifiesta de alguna manera el hecho de que estemos unidos por participación del Espíritu Santo.

Pues si abandonamos la vida puramente natural y nos atenemos a las leyes espirituales, ¿no es evidente que hemos abandonado en cierta manera nuestra vida anterior, que hemos adquirido una configuración especial y en cierto modo nos hemos transformado en otra naturaleza mediante la unión del Espíritu Santo con nosotros, y que ya no nos tenemos simplemente por hombres, sino como hijos de Dios y hombres celestiales, puesto que hemos llegado a ser participantes de la naturaleza divina?

De manera que todos nosotros ya no somos más que una sola cosa en el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo: una sola cosa por identidad de condición, por la asimilación que obra en el amor, por comunión de la santa humanidad de Cristo y por participación del único y Santo Espíritu (Libro 11, cap. 11: PG 74, 559–562).


El Papa critica la hipocresía del mundo que grita “libertad” pero cada vez es más esclavo

abril 13, 2018

.

El Papa pronuncia la homilía en Santa Marta hoy: Critica la hipocresía del mundo que grita “libertad” pero cada vez es más esclavo

.

El Papa critica la hipocresía del mundo que grita “libertad” pero cada vez es más esclavo

.

El Papa ha criticado que el mundo se encuentra sumido en la esclavitud a pesar de gritar constantemente a favor de la libertad.

En la homilía que pronunció en la Misa en la Casa Santa Marta, habló de tres tipos de libertad. “¿Somos libres de pensar con mente fría en dar espacio a Dios en nuestra vida como hizo Gamaliel?, ¿somos libres de seguir a Jesús con alegría también en el sufrimiento como Pedro y Juan?, ¿somos libres de las pasiones, de las ambiciones, de la moda?”, preguntó.

“O ¿somos como el mundo, que grita “¡libertad!” pero después sigue siendo esclavo?”, añadió.

Francisco comentó el Evangelio del día sobre la multiplicación de los panes y los peces, y aprovechó para recordar que Jesús ha dado a todos el don de la libertad “con su obra redentora”.

“El hombre libre no tiene miedo del tiempo: dejar hacer a Dios. Da espacio, para que Dios actúe en el tiempo. El hombre libre es paciente”, dijo hablando de la figura de Gamaliel.

“También Pilato pensaba bien, con la mente fría” y se da cuenta de que Jesús era inocente, pero “no fue capaz de resolver el problema, porque no era libre, quería hacer carrera” y “le faltaba el coraje de la libertad porque era esclavo del carrerismo, de la ambición, de su éxito”.

El Papa puso otro ejemplo de libertad fijándose en Pedro y Juan, “que habían sanado al paralítico y ahora estaban en el Sanedrín”. “Se tienen que ir fuera alegres de haber sido juzgados dignos de sufrir ultrajes en nombre de Jesús”.

“Esta es la alegría de imitar a Jesús. Es otra libertad: más grande, más larga, más cristiana”. Los dos estaban contentos “porque habían sufrido en nombre de Jesús”, comentó.

“Eran libres en el sufrimiento para seguir a Jesús” y así, afirmó Francisco, debe ser la actitud del cristiano: “Señor, tú me has dado tanto, has sufrido por mí. ¿Qué puedo hacer yo por ti? Toma, Señor, mi vida, mi mente, mi corazón, es todo tuyo”.

“Esta es la libertad de un enamorado de Jesucristo. Sellado por el Espíritu Santo, con la fe en Jesucristo. Tú has hecho esto por mí, yo hago esto por ti. También hoy hay muchos que están en la cárcel, cristianos, torturados, que llevan adelante esta libertad: la de confesar a Jesús”.

El tercer ejemplo que ofreció fue el de “Jesús mismo” que multiplica los panes y los peces pero se ve obligado a alejarse de nuevo de la multitud porque lo querían hacer rey. “Se alejó del triunfalismo. No se dejó engañar por este triunfalismo. Era libre”.

Como en el desierto cuando rechazó las tentaciones, “porque era libre, y su libertad era seguir la voluntad del Padre. Y terminar en la cruz. Es el ejemplo de libertad más grande: Jesús”, añadió.

El Pontífice invitó a pensar “en mi libertad, nuestra libertad”. “¿Soy esclavo de mis pasiones, de mis ambiciones, de tantas cosas, de las riquezas, de la moda?”.

“Parece una broma, pero cuánta gente es esclava de la moda. Pensemos en nuestra libertad, en este mundo que es un poco esquizofrénico. Grita “¡libertad, libertad, libertad!”, pero cada vez es más esclavo, esclavo, esclavo”.

https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-critica-la-hipocresia-del-mundo-que-grita-libertad-pero-cada-vez-es-mas-esclavo-65066


«Francisco podría ser la última llamada para salvar a la humanidad»

marzo 22, 2018

.

El Papa Francisco saluda al autor de Dios es joven, el periodista y escritor Thomas Leoncini, mientras este le obsequia el libro

.

«Francisco podría ser la última llamada para salvar a la humanidad»

El autor de Dios es joven, el periodista y escritor Thomas Leoncini, explica las razones de la fascinación de los jóvenes por Francisco

Por Ricardo Benjumea

.

El entusiasmo de los jóvenes por el Papa no es solo una moda. Hay algo más en este fenómeno, cree el periodista y escritor Thomas Leoncini, que acaba de publicar el libro-entrevista con el Papa Dios es joven, editado en España por Planeta.

Leoncini, autor de apenas 33 años con el que, en el momento de su muerte, trabajaba en un libro conjunto el filósofo Zygmunt Bauman, asegura a Alfa y Omega que ese entusiasmo por Francisco es compartido por chicos y chicas «tanto de fuera como de dentro de la Iglesia», que «aman especialmente al Papa porque ven en él al mayor revolucionario de nuestro tiempo; ven a un hombre auténtico que no hace proselitismo, a una persona real que dice lo que piensa y piensa lo que dice, y todo esto infunde en ellos esperanza».

Influye mucho, a su juicio, el tipo de liderazgo de Francisco. «Así como el hijo de Dios ha usado todo su poder para ponerse al servicio de los más débiles, también lo hace el Papa, lo que obviamente despierta un inmenso asombro en todo el mundo porque estamos acostumbrados a líderes que ejercen el poder de una manera completamente diferente, primero para ellos y para sus comunidades, y si acaso después, en algunos casos, para los demás», asegura.

«Francisco ha roto con ese paradigma y como dijo el intelectual más grande del mundo, Zygmunt Bauman, representa para nosotros toda la “luz al final del túnel”».

Una luz que, tal vez, «podría ser la última llamada para salvar a la humanidad de un abismo de ira y maldad que se está globalizando cada vez más», advierte Leoncini, quien parafraseando al Pontífice, afirma que «somos parte de un mundo en medio de una guerra civil global».

En esa situación de violencia, caos e incertidumbre, emerge la figura de Francisco, al que miramos «como a un arcoíris después de años de tormenta».

http://www.alfayomega.es/145591/francisco-podria-ser-la-ultima-llamada-para-salvar-a-la-humanidad

 


Raniero Cantalamessa: “Francisco es un hombre libre y, por eso, es terrible”

marzo 21, 2018

.

El Señor Cardenal Carlos Osoro y el P. Raniero Cantalamessa

.

Raniero Cantalamessa: “Francisco es un hombre libre y, por eso, es terrible”

“Cuando no hablamos con amor, las palabras se transforman en piedras que hieren”

El predicador del Papa llama a “devolver a la predicación su puesto noble en la Iglesia”

Por José M. Vidal

.

Es el Gran Predicador, el predicador por antonomasia de la Iglesia católica y, por lo tanto, del Papa Francisco y de sus dos predecesores. El padre Raniero Cantalamessa lleva en el puesto de predicador de la Casa Pontificia nada menos que 39 años. Algo tendrá el agua, cuando es bendecida por los últimos tres Papas. Y, de hecho, ayer lo demostró en el salón de actos del seminario de Madrid.

Máxima expectación por escuchar al predicador por antonomasia. El enorme salón de actos del seminario de Madrid, a rebosar. Estaba llena incluso la tribuna. El fraile capuchino, muy querido y muy conocido, intervino en la jornada académica ‘El Espíritu Santo, alma de la Misión’, organizada por la Cátedra de Misionología de la Facultad de Teología San Dámaso (UESD) y por el Instituto Superior de Ciencias Religiosas.

Invitado especial, para conmemorar el X aniversario de la Cátedra de Misionología, en una celebración, presidida por el cardenal Osoro y en la que, junto al padre Cantalamessa, intervinieron, desde la mesa presidencial, el rector de la UESD, Javier Prades, y el director de las OMP y de la citada cátedra, Anastasio Gil.

Tras el saludo de bienvenida del rector Prades, intervino el director de las OMP, para presentar al conferenciante. “La presencia del padre Raniero no sólo es un privilegio, sino un regalo de Dios”. Porque es un hombre “ungido”. De hecho, “nació en 1934, pero, como ven ustedes, no aparenta su edad”, bromeó Anastasio Gil.

Recordó que, además de predicador de la Casa Pontificia, es un gran teólogo y un excelente comunicador, que mantuvo un programa de televisión sobre el Evangelio del domingo durante más de dos décadas. ¿Su secreto? “Que atiende a una pequeña comunidad de monjas de clausura”. Quizás, por eso y “aunque sea una herejía, creo que el Espíritu Santo habla a través de su voz”.

Con su larga barba cana y su voz redonda y susurrante, Cantalamessa atrae. Además, acostumbrado como está a hablar en público, sabe qué entonación dar a sus palabras en cada momento, amén de gesticular (sobre todo, con la mano derecha) continua y adecuadamente, como buen italiano. Más de tres cuartos de hora de conferencia, que la gente escuchó con silencio religioso y con sensación de saber a poco.

El predicador comenzó su disertación, metiéndose al público en el bolsillo con una broma un tanto pía: “¿Quieren saber por qué llevo 39 años de predicador del Papa? Porque los tres Papas son santos y sabios y pensaron que éste es el lugar en el que menos daño puedo hacer a la Iglesia”.

Metido en harina, Cantalamessa comenzó su disertación, subrayando la importancia del medio, para transmitir la Buena Noticia de Jesús. Porque, como decía McLuhan, “el medio es el mensaje” y “el medio primordial en la transmisión de la Palabra de Dios es la voz, la encargada de transmitir el soplo del Espíritu”.

¿Cómo hacer presente al Espíritu Santo en la evangelización?, se preguntó el conferenciante. Y respondió con dos salidas: la oración y la rectitud de intención. Para que baje el soplo del Espíritu, “la oración es primordial e infalible”. Tanto la personal como la comunitaria, que también se necesita. Porque “el Espíritu Santo prefiere una comunidad que ora con sus diferentes carismas”.

Esta actitud orante puede toparse con dos peligros: “La inercia, pereza o falta de celo apostólico y el activismo febril y vacío”. Para evitar este último peligro, Cantalamessa asegura que hay que tener siempre muy presente que “después de haber rezado, se hacen las mismas cosas en menos de la mitad del tiempo”.

Y comparó el activismo con los bomberos que acuden raudos a apagar un incendio y, cuando llegan, se dan cuenta de que sus tanques de agua están vacíos.

Desde este clima de oración, “la evangelización necesita auténtico espíritu profético, que es el único que puede sacudir al mundo de hoy”. Porque “el alma de la Evangelización es la profecía y, de la oración, se saca el espíritu profético”, al “ponerse de rodillas y preguntar a Dios qué es lo que quiere decir”. Y Dios siempre responde, aunque sólo sea con “una pequeña luz” que ilumina al predicador.

Además de la oración, la evangelización exige rectitud de intención, porque “una acción vale para Dios lo que vale la intención del que la hace”. Y es que “el porqué se predica es casi tan importante como el qué se predica”. Y, a veces, “hay evangelizadores que evangelizan por vanidad o por pura vanagloria”. Y el propio Cantalamessa reconoció que, también él, se ve sometido, a veces, a esa tentación.

Esta pureza de intenciones se plasma en dos direcciones: En la humildad y en el amor. Para escenificar la humildad contrapuso a los constructores de la Torre de Babel (un gran templo), que buscaban su propia gloria, con el nacimiento de la Iglesia en Pentecostés, con unos discípulos que sólo buscaban proclamar las maravillas del Señor.

A su juicio, la humildad conduce a la libertad y a la capacidad profética. Y puso como ejemplo de ello a Francisco. “Francisco es un hombre libre y, por eso, es terrible. Es un hombre que tiene la libertad del Espíritu”.

A la humildad hay que sumarle el amor en la predicación, que, a veces, puede estar contaminada por la falta de amor, porque “se puede anunciar la Buena Nueva por proselitismo o por acelerar la Historia”. A su juicio, “el alma del Evangelio es el amor y el Evangelio del amor sólo se puede anunciar por amor y, cuando no hablamos con amor, las palabras se transforman en piedras que hieren”.

Además, se nota inmediatamente al predicador que ama, porque “sólo se habla con entusiasmo de lo que se está enamorado” y, de ahí que, según Cantalamessa, “para ser evangelizadores hay que ser profetas y poetas”. Y citó a Kierkegaard y su parábola del Gran Héroe. “Para hablar del Héroe Jesús se necesitan predicadores enamorados, poetas y genios de la admiración, que hablen con el corazón”, explicó.

Tras la teoría, Cantalamessa hizo un ejercicio (del que suelen escapar los grandes teóricos) de concreción de su mensaje. En varias direcciones y con autocrítica. Primero, reconoció que los católicos estamos acostumbrados a los grupos-estufas y a pescar en pecera. “Los católicos estamos más preparados para apacentar a las ovejas del redil que para salir a pescar a los alejados”, dijo.

También reconoció que, a diferencia de las Iglesia protestantes, donde “la predicación lo es todo”, en la católica “no se reserva a los mejores para la predicación”. Y ésa es, a su juicio, una debilidad actual de la Iglesia. “Tenemos que devolver su puesto noble en la Iglesia al oficio de la predicación”. Como pedían ya grandes teólogos como De Lubac o Von Balthasar o los Santos Padres, como Agustín o Basilio.

Por eso, Cantalamessa pidió que los teólogos y los clérigos mejor formados no se encierren en sus gabinetes, sino que salgan a los púlpitos modernos a predicar. “Necesitamos una teología menos elitista, menos escolástica, menos académica y más espiritual”.

Y para concluir más en lo concreto su intervención, el Padre Raniero pidió la unción del Espíritu para todos los presentes. Porque aseguró que, si se pide con fe, el Espíritu responde. Y contó un caso personal suyo.

Una vez que, cansado y agotado, tenía que dar una conferencia internacional en Jerusalén y en inglés. Llegó al salón de actos tan deshecho que pensó que no sería capaz de pronunciar una sola palabra en inglés. Allí mismo, ante el auditorio expectante, oró un momento al Padre celestial, le pidió su unción y, al instante, desapareció el cansancio y volvió a recordar todo lo que sabe de inglés.

“Pido esta tarde que el Señor encuentre la manera de que regresemos a nuestras casas con la unción del Espíritu. Amén”. A mi lado unas monjas ‘Hijas del amor misericordioso’ parecían arrobadas. Y la ovación para Cantalamessa fluyó atronadora.

En la sesión de preguntas, le plantearon la cuestión del Maligno y de su presencia en la sociedad actual. Y Cantalamessa no se arrugó ni ante este tema políticamente incorrecto. “El Maligno actúa habitualmente a través de la posesión, pero también a través de sus aliados. Su principal aliado es ‘el espíritu del aire’, es decir, el espíritu del mundo, lo políticamente correcto, lo que todo el mundo hace y dice”.

Este ‘espíritu del aire’ “pasa a través de los medios de comunicación” y, por eso, “la gente se avergüenza de actuar en contra de lo que hacen todos. Por ejemplo, la vergüenza para no ir a la iglesia o “la actitud ante la sexualidad, que transforma el amor en simple posesión”.

http://www.periodistadigital.com/religion/espana/2018/03/21/raniero-cantalamessa-francisco-es-un-hombre-libre-iglesia-religion-dios-jesus-papa-madrid-misiones-santo.shtml?utm_source=dlvr.it&utm_medium=twitter


Papa Francisco: Un hombre que paga por sexo es un criminal y tortura a la mujer

marzo 20, 2018

.

El Papa Francisco durante el diálogo con los jóvenes venidos a Roma de todo el mundo, para preparar el Sínodo

.

Papa Francisco: Un hombre que paga por sexo es un criminal y tortura a la mujer

.

El Papa Francisco advirtió hoy que la trata de personas es un “problema grave”, y señaló que si un joven tiene la “costumbre” de pagar por sexo es “un criminal” y tortura a la mujer.

“Si un joven tiene esta costumbre, es un criminal. Quien hace esto es un criminal. Esto no es hacer el amor, esto es torturar a una mujer”, dijo.

El Santo Padre hizo esta afirmación en sus respuestas a algunas preguntas de los jóvenes que participan, desde este lunes 19 de marzo, en la reunión pre-sinodal del Sínodo de los Obispos sobre los jóvenes que se celebrará en el próximo mes de octubre.

En un diálogo abierto y cercano, el Santo Padre contestó a las inquietudes que le presentaron diferentes jóvenes, y que versaron sobre la lacra de la trata de personas, el discernimiento vocacional, la educación, el sacerdocio y la vida consagrada

Víctimas de la trata

La primera pregunta se la planteó una mujer nigeriana víctima de la trata de personas y de la explotación sexual. Francisco mostró su horror por esta realidad, por esta “esclavitud de hoy”.

Contó cómo en una visita a una casa de acogida de mujeres que habían sido liberadas le narraban cómo eran sometidas a torturas, amenazas y violencia si intentaban resistirse. Muchas vienen de África o de Europa del Este engañadas con una falsa oferta de empleo.

Además, reflejó su escándalo por el hecho de que muchas de las personas que explotan a estas mujeres o acuden como “clientes”, son personas bautizadas. “Creo que aquí en Italia, el 90% de los ‘clientes’ son bautizados, son católicos. Y pienso en el asco que deben sentir estas mujeres cuando estos hombres les hacen hacer cualquier cosa”.

El Papa fue muy claro y aseguró que la esclavitud sexual “es un crimen contra la humanidad, un delito contra la humanidad, y nace de una mentalidad enferma”…

Discernimiento

En respuesta a otra pregunta de un joven estudiante francés no bautizado que aseguró encontrarse en un momento de discernimiento para descubrir su vocación en la vida, el Santo Padre aseguró que con solo plantearse la pregunta ya había dado un gran paso.

Francisco aseguró que “todos nosotros tenemos necesidad de discernimiento”. En este sentido, lamentó que “muchas comunidades eclesiales no saben hacerlo, y falta esa capacidad de discernimiento”.

“En la vida, siempre hace falta, en primer lugar, tener la valentía de hablar las cosas que tienes. Pero no todas las cosas se pueden hablar con todo el mundo, busca a alguien con quien tengas confianza. Alguien que no se asuste de nada, que sepa escuchar, y que tenga el don del Señor de decir la palabra justa en el momento justo, y deja que él sea interpelado por tu inquietud, y déjate interpelar por él”.

Subrayó la importancia del discernimiento, porque “cuando un joven no encuentra ese camino de discernimiento, no sólo vocacional, sino de cualquier aspecto, se cerrará mal, y eso provocará un tumor en el alma. Un peso que te quita la libertad. Es importante abrirlo todo. No maquillar el sentimiento, no mimetizar el sentimiento”.

Y añadió que “el proceso de discernimiento dura toda la vida. Deja sacar fuera el sentimiento, no anestesiarlo, no disminuirlo”.

Educación

La tercera pregunta la realizó una joven profesora argentina miembro de Scholas Occurrentes, que lamentó que en ocasiones se educa en verdades construidas desde la razón que debilitan el sentido de trascendencia.

El Santo Padre reconoció esa realidad y habló de “estructuras escolares donde se crece mucho en conocimientos, pero donde se pierde la capacidad de asombrarse, la capacidad de estupor”.

Aseguró que este problema “es una herencia educativa del iluminismo, que hoy se la critica mucho. De hecho, la experiencia de Scholas llegó a revertir esta tendencia en muchos lugares”.

Frente a ese modelo de escuela herencia del iluminismo, el Papa propuso tres pautas. “En primer lugar, aprender a pensar bien, no solo aprender cosas, sino buscar con el pensamiento, hacer el lenguaje del corazón”.

“En segundo lugar, el lenguaje del corazón, aprender a sentir bien. Ahí está el problema del bullying, que es un problema de no saber sentir bien. Educar el sentimiento, y esto no es tan común en las escuelas herederas del iluminismo. En tercer lugar, el lenguaje de las manos, hacer, ser artesanos y creadores”.

Preparación para el sacerdocio

La cuarta pregunta al Papa la formuló un joven seminarista ucraniano. En su respuesta, Francisco afirmó que el sacerdote debe ser testigo de Cristo, porque “el sacerdote que no es testigo de Cristo, hace mucho mal. Se equivoca, desorienta a la gente…, hace mal”.

En este sentido, subrayó la importancia de que el sacerdote dé testimonio en una comunidad que también dé testimonio, porque “de lo contrario, el sacerdote estará afectivamente solo en una comunidad que no lo acompaña, que sólo lo quiere como sacerdote funcional”.

En la última pregunta, formulada por una religiosa de origen chino, el Pontífice explicó que “la verdadera formación religiosa en la vida consagrada debe tener cuatro pilares: formación en la vida espiritual, formación en la vida intelectual, formación en la vida comunitaria y formación en la vida apostólica”.

Y afirmó que “esto también es válido para los laicos. Es importante educar en toda la potencialidad sin anular, sin sobre-proteger, porque uno se convierte en inmaduro psicológicamente ”.

También te puede interesar: 

Comienza la reunión pre-sinodal con un discurso de en el que pide a los jóvenes que ayuden a rejuvenecer el rostro de la @Pontifex_es http://bit.ly/2FMHjOh 

https://www.aciprensa.com/noticias/papa-francisco-la-explotacion-sexual-es-un-crimen-contra-la-humanidad-91635

El Papa inaugura el Pre-sínodo de los jóvenes: Aquí, la vergüenza se deja fuera de la puerta

marzo 19, 2018

.

El Papa inaugura el Pre-sínodo de los jóvenes: Aquí, la vergüenza se deja fuera de la puerta

.

El Papa inaugura el Pre-sínodo de los jóvenes: Aquí, la vergüenza se deja fuera de la puerta

Francisco tuvo palabras de cariño hacia los jóvenes del mundo congregados en Roma para participar en la XV Asamblea General Ordinaria del Sinodo de los Obispos (19-24 de marzo 2018)

Por Ary Waldir Ramos Díaz

.

El papa Francisco inauguró este lunes 19 de marzo en la mañana el pre-sínodo dedicado a los jóvenes en la sede del Pontificio Consejo Internacional Maria Mater Ecclesiae en Roma y que concluirá el 24 de marzo.

Instó a los jóvenes a sacar todo lo que hay en el corazón: “Hablar con valentía […] ’Que tengo vergüenza ¡No! Aquí, la vergüenza se deja fuera de la puerta. Se habla con valentía. Lo que siento lo digo. Y si alguien se siente ofendido, pido perdón y sigo adelante (risas). ¡Pero, ustedes saben hablar así!”. 

Les invitó a “escuchar con humildad; si habla aquel que no me gusta debo escucharlo mucho más. Cada uno  tiene el derecho de ser escuchado, como cada uno tiene el derecho de hablar. Gracias por aceptar la invitación de haber venido hasta aquí, algunos de ustedes hicieron un largo viaje”, expresó Francisco.

Sobre la variedad de voces presentes en la Asamblea, insistió: “Ustedes no son todos cristianos, ni católicos, ni siquiera todos son creyentes. Pero, seguramente están animados por el deseo de dar lo mejor de ustedes. Y no tengo duda de esto”.

El Papa subrayó que este encuentro no es de “jueces” cristianos para indicar que los jóvenes con su frescura y su dinamismo deben ser francos al decir lo que sienten y para dar un aporte indispensable. 

Trescientos, 300, jóvenes llegados de los cinco continentes se encuentran reunidos en la ciudad eterna para ofrecer su voz, sus criticas a la Iglesia sobre la fe, el discernimiento vocacional.

Monseñor Lorenzo Baldissieri, Secretario General del Sínodo de los Obispos reafirmó el agradecimiento al Pontífice por querer escuchar a los jóvenes antes del Sínodo de octubre. Rememoró que con la contribución de los jóvenes se redactará un documento que servirá a los ‘padres sinodales’.

Esta mañana, el Papa entró en la sala en medio de aplausos y sonrisas. Los jóvenes de distintos credos y culturas fueron calurosos con el Pontífice, quien al inicio les invitó a rezar “cada uno en su propia religión”.

Al inicio de los trabajos, un grupo de jóvenes del movimiento de los Focolares prepararon una oración, casi un clamor juvenil que evocó la presencia de Dios en la vida de todos los días.

Hubo un mensaje personalizado bajo la silla para cada participante, incluido para ‘Su Santidad Francisco’: Era una tarjeta: “Dios te ama inmensamente”.

Asimismo, 15.000 jóvenes se conectaron en diferido y replicarán la señal a otros más. El Papa los saludó así: “Los 15.340, esperamos que mañana sean más”. Igualmente destacó el esfuerzo de seguir la Asamblea incluso de noche debido a los horarios de sus países.

Monseñor Lorenzo Baldissieri reiteró las palabras del Papa sobre los objetivos de la convocatoria  de la XV Asamblea General Ordinaria del Sinodo de los Obispos (19-24 de marzo 2018): “La Iglesia quiere escuchar la voz, la sensibilidad, de la fe y también las dudas de los jóvenes y de las críticas de los jóvenes”.

Jóvenes, enséñennos a llorar 

“Nosotros los adultos, tantas veces, hemos olvidado la capacidad de llorar. Estamos acostumbrados a decir: ‘El mundo es así, que se las arreglen’. Por eso, yo exhorto, por favor, sean valientes estos días: Di todo lo que tengas en la boca”, expresó Francisco.

Dejarse interpelar por los jóvenes 

“Frecuentemente se habla de los jóvenes, sin dejarse interpelar por ellos. Cuando alguien quiere hacer una campaña elogia a los jóvenes, pero no permite a los jóvenes que le interpelen. Elogiar es una manera de contentar a la gente. Pero no, la gente no es tonta, la gente entiende… Elogia al tonto y lo verás trabajar’, se dice en español”, expresó Francisco entre aplausos. “Ustedes no son tontos”.

No Informes, mejor rostros 

El Papa indicó que ningún informe sobre los problemas juveniles sustituye el confronto cara a cara. “La juventud no existe. Existen los jóvenes, rostros, historias, ilusiones”.  Francisco fue crítico sobre las abstracciones que provienen de los datos estadísticos e indicó la importancia de dialogar con ellos.

No distancias de seguridad

Entretanto, lamentó que a veces se piense a los jóvenes para poner una distancia de seguridad entre ellos y los adultos para evitar las provocaciones. “No es suficiente intercambiar algún mensajito (en redes sociales) y alguna foto simpática… No van tomados en serio”.

Idolatría de la juventud sin escucha

El Obispo de Roma lamentó la idolatría de la juventud para que no pase jamás, pero sin escuchar a la juventud, “excluyendo tantos jóvenes de ser protagonistas”. Gente que esconde su edad y que llamó: “la filosofía del maquillaje”.

Jóvenes mendigando oportunidades

Igualmente denunció que los jóvenes hoy en varios contextos deban mendigar una oportunidad de empleo que siendo mal pagado no les garantice una vida mejor. Citó los datos del desempleo en Italia 35% desocupación juvenil y 45% en varias zonas de Europa.

“Es curioso que las estadísticas de suicidio juvenil sean maquilladas”, así lamentó que por la falta de sentido en sus vidas, haya jóvenes que se suicidan o son seducidos y reclutados por grupos como el ISIS o terroristas que les prometen ser útiles a una causa; “un sentido de vida, y un sueldo mensual”.

Jóvenes profetas 

El Papa indicó que Dios en la Biblia ha querido hablar al mundo a través de los jóvenes y citó a los personajes Samuel, David y a Daniel. “Tengo confianza que en estos días, (Dios) hablará a través de ustedes”. “Si faltan ustedes, nos falta a nosotros (adultos) una parte del acceso a Dios”. Además, evocó el pacto generacional. “Los jóvenes son profetas”, solo a pacto que sueñen con los ancianos.

El corazón de la Iglesia es joven

El Sucesor de Pedro aseguró que el corazón de la Iglesia es joven porque sigue la renovación constante del Evangelio y los jóvenes pueden colaborar en “esta fecundidad” y dar “vida” también en este camino sinodal. “Necesitamos  apropiarnos de nuevo del entusiasmo” y “nuevos horizontes”, aunque con “el riesgo”.   “Una institución que no asume riesgos se queda infantil”.

El Papa inaugura el Pre-sínodo de los jóvenes: Aquí, la vergüenza se deja fuera de la puerta