El terremoto de Filipinas afectó a las comunidades oar

octubre 23, 2013

.

Templo de Toloc quedó así después del terremoto

Así quedó la iglesia de Loboc después del terremoto

Valiosas joyas del patrimonio recoleto han quedado destruidas por el terremoto

El terremoto del pasado día 15 no sólo sacudió el centro de Filipinas; también ha hecho estremecer la sensibilidad de los agustinos recoletos que, a la pérdida de vidas y al sufrimiento de muchas personas, tienen que añadir un grave quebranto en su patrimonio monumental.

Algunas de las iglesias construidas por sus antiguos misioneros han quedado reducidas a ruinas.

2013-10-17 OAR
 .

El día 15 de octubre, a las 8,12 horas de la mañana, se hizo sentir en la zona central de Filipinas un fortísimo terremoto que alcanzó los 7,2 grados en la escala Richter. A decir de los técnicos, su fuerza equivaldría a 32 bombas atómicas como la de Hiroshima.

El epicentro se ubicó a 33 kilómetros por debajo de la población de Carmen, en plena zona turística de las Chocolate Hills, en el centro de la isla de Bohol. Las víctimas superan el centenar y los efectos han sido devastadores tanto en infraestructuras como en edificios y bienes. Se calcula en 400.000 las familias afectadas sólo en la isla de Bohol.

Desde el primer momento, la Orden de Agustinos Recoletos ha sentido la desgracia como propia. El prior general, Miguel Miró, se ha dirigido al superior provincial de Filipinas manifestándole su solidaridad y poniendo a su disposición los recursos de la Orden.

El mismo provincial de Filipinas, Lauro Lárlar, ha convocado a todas sus comunidades, fieles y personas afines a rezar por las víctimas y aportar su colaboración en ayuda de los damnificados; y ha encomendado a la Comisión de Asuntos Sociales y Ecológicos la organización de los auxilios.

Iglesias recoletas destruidas 

Tras unas primeras horas de alarma y confusión, la Sociedad Nacional para la Conservación del Patrimonio de Filipinas (HCS) publicaba una nota en la que especificaba los lugares que más habían sufrido:

“El terremoto, decía, ha destruido hitos importantes de nuestro patrimonio tanto en Bohol como en Cebú, y ha destruido totalmente o dañado gravemente las iglesias de Baclayón, Dauis, Dimiao, Loay, Loboc, Loón y Maribojoc, en Bohol, todas ellas catalogados como Tesoros Culturales o Hitos Históricos de la Nación”.

Es de destacar que todas las iglesias mencionadas en la nota de la HCS fueron construidas o completadas por los agustinos recoletos, cuya historia conoció en esta isla de Bohol una época dorada que va de 1768 a 1885, alargándose incluso hasta 1936.

Se entiende así que los representantes de los agustinos recoletos, en sus varios comunicados, hayan puesto de manifiesto su conciencia de que “la gente y los lugares afectados por esta calamidad están muy próximos al corazón de los recoletos del pasado y del presente”.

Loón, Baclayón, Loboc, Maribojoc 

Con razón han sido incluidos estos templos en las listas de los tesoros culturales de Filipinas.

Todos ellos son edificios amplios e imponentes, hechos de piedra coral; iglesias fortaleza, con campanarios exentos igualmente fortificados que servían de atalayas para vigilar los mares, atentos a las incursiones de los piratas musulmanes.

El mejor ejemplo de ello era la iglesia de Loón, considerada “la obra cumbre de la arquitectura recoleta”. Situada en lo alto de un promontorio, formaba parte de todo un complejo defensivo del que sólo nos han llegado los 212 escalones de piedra de siete metros de ancho.

Lo mismo que los otros templos y obras del pasado, el templo de Loón es fruto de la colaboración entusiasta de toda la población, dirigida por su párroco, fray José García, que pudo realizar su proyecto en tan sólo siete años (1855-1862).

Lo que era una espléndida arquitectura de 67 x 28 x 11 metros, con una fachada de gran elegancia, dos campanarios, bóvedas bellamente decoradas, varios retablos y el órgano de tubos más grande de la isla, no es ahora más que un montón de piedras.

En Baclayón el terremoto no ha sido tan demoledor. La que, por haber sido construida en 1727, se considera iglesia más antigua de la isla, sigue en pie. Pero sí se han derrumbado los principales elementos añadidos por los recoletos en el último tercio del siglo XIX: el pórtico y la torre.

Esta última lucía orgullosa, sobre sus muros ciclópeos, el escudo de la Orden y la estrella de san Nicolás de Tolentino; ahora todo yace por los suelos.

Otro tanto ocurre con la iglesia de Lóboc, en la que también se han derrumbado la torre y el pórtico recoletos. E, igual que Loón, son un montón de ruinas lo que eran airosos templos de Dauis (1879), Dimiao (1800), Loay (1838) y Maribojoc (1852), todos ellos en la costa sudoccidental de la isla.

Y habría que añadir que, junto con las iglesias, han sufrido también desperfectos o han quedado arruinadas muchas obras civiles como carreteras, puentes, cementerios, ayuntamientos… con que los agustinos recoletos de antaño dotaron a todas estas poblaciones.

Hace 23 años, en 1990, hubo otro terremoto que asoló el sur de Bohol. Las iglesias de varios pueblos como Jagna, Duero o Guindulman sufrieron también serios desperfectos.

La naturaleza se ceba en la obra patrimonial de los agustinos recoletos, aunque éstos tienen bien claro que lo importante son las personas. Para ellas se hicieron todos estos templos e instalaciones, y en favor de ellas quieren volcarse también los agustinos recoletos del presente.

– See more at: http://www.agustinosrecoletos.com/news/view/4-noticias-actualidad/4454-valiosas-joyas-del-patrimonio-recoleto-han-quedado-destruidas-por-el-terremoto#sthash.sOcEwB5v.dpuf


El maná de cada día, 23.10.13

octubre 23, 2013

Miércoles de la 29ª semana del Tiempo Ordinario

.

Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose correctamente

Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose correctamente



PRIMERA LECTURA: Romanos 6, 12-18

Que el pecado no siga dominando vuestro cuerpo mortal, ni seáis súbditos de los deseos del cuerpo.

No pongáis vuestros miembros al servicio del pecado, como instrumentos para la injusticia; ofreceos a Dios como hombres que de la muerte han vuelto a la vida, y poned a su servicio vuestros miembros, como instrumentos para la justicia.

Porque el pecado no os dominará: ya no estáis bajo la Ley, sino bajo la gracia.

Pues, ¿qué? ¿Pecaremos porque no estamos bajo la Ley, sino bajo la gracia? ¡De ningún modo! ¿No sabéis que, al ofreceros a alguno como esclavos para obedecerle, os hacéis esclavos de aquel a quien obedecéis: bien del pecado, para la muerte, bien de la obediencia, para la justicia?

Pero, gracias a Dios, vosotros, que erais esclavos del pecado, habéis obedecido de corazón a aquel modelo de doctrina al que fuisteis entregados y, liberados del pecado, os habéis hecho esclavos de la justicia.


SALMO 123, 1-3.4-6.7-8

Nuestro auxilio es el nombre del Señor.

Si el Señor no hubiera estado de nuestra parte –que lo diga Israel–, si el Señor no hubiera estado de nuestra parte,cuando nos asaltaban los hombres, nos habrían tragado vivos: tanto ardía su ira contra nosotros.

Nos habrían arrollado las aguas, llegándonos el torrente hasta el cuello; nos habrían llegado hasta el cuello las aguas espumantes. Bendito el Señor, que no nos entregó en presa a sus dientes.

Hemos salvado la vida, como un pájaro de la trampa del cazador; la trampa se rompió, y escapamos. Nuestro auxilio es el nombre del Señor, que hizo el cielo y la tierra.


Aclamación antes del Evangelio: Mt 24, 42a. 44

Estad en vela y preparados, porque a la hora que menos pensáis viene el Hijo del hombre.


EVANGELIO: Lucas 12, 39-48

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Comprended que si supiera el dueño de casa a qué hora viene el ladrón, no le dejaría abrir un boquete.

Lo mismo vosotros, estad preparados, porque a la hora que menos penséis viene el Hijo del hombre.»

Pedro le preguntó: «Señor, ¿has dicho esa parábola por nosotros o por todos?» El Señor le respondió: «¿Quién es el administrador fiel y solícito a quien el amo ha puesto al frente de su servidumbre para que les reparta la ración a sus horas?

Dichoso el criado a quien su amo, al llegar, lo encuentre portándose así. Os aseguro que lo pondrá al frente de todos sus bienes.

Pero si el empleado piensa: “Mi amo tarda en llegar”, y empieza a pegarles a los mozos y a las muchachas, a comer y beber y emborracharse, llegará el amo de ese criado el día y a la hora que menos lo espera y lo despedirá, condenándolo a la pena de los que no son fieles.

El criado que sabe lo que su amo quiere y no está dispuesto a ponerlo por obra recibirá muchos azotes; el que no lo sabe, pero hace algo digno de castigo, recibirá pocos. Al que mucho se le dio, mucho se le exigirá; al que mucho se le confió, más se le exigirá.»
.
.

.
EJERCITAR LA VOLUNTAD

Hay dos tentaciones fáciles que acechan continuamente tu vida cristiana: el intelectualismo, o el afán de convertir tu religión en un sistema de ideas o creencias, y el sentimentalismo, o el empeño por reducir tu religión a mero sentimiento.

El primero te lleva a creer sólo lo que entiendes; el segundo, te lleva a creer sólo lo que sientes. Ni uno ni otro transforman la vida sino que llevan a un cristianismo acomodaticio y abúlico, que no está dispuesto a entregar la vida a Dios y a los demás. Tienes que saber dar el paso de las ideas y de los sentimientos a la vida concreta. Y para eso has de ejercitar tu voluntad.

La fuerza de voluntad, cuando se aísla de las ideas y de los sentimientos, se convierte en un duro y estéril voluntarismo que no lleva a Dios y que ahoga la vida espiritual. Si, en cambio, se pone al servicio de la sana razón y se alía con el corazón se convierte en poderoso motor capaz de dar a tu vida cristiana la solidez y el armazón de unos buenos cimientos.

No empieces tu jornada sin renovar los propósitos que hiciste en el examen de conciencia del día anterior. No dejes pasar tantas y tantas ocasiones que te piden ese pequeño –y a la vez grande– acto de ejercicio de tu voluntad, y más cuanto está en juego la gloria de Dios y el bien de tantas almas.

Tienes que querer, poner todo de tu parte, si no quieres que la gracia de Dios en ti quede inutilizada y baldía. Piensa hasta qué punto la voluntad es importante en la propia santificación, que la santidad se reduce a hacer la voluntad de Dios, a querer lo que Él quiere, y eso es lo que más eleva al hombre por encima de todas las demás cosas.

Lañas diarias http://www.mater-dei.es


A %d blogueros les gusta esto: