El maná de cada día, 23.6.20

junio 23, 2020

Martes de la 12ª semana del Tiempo Ordinario

N.Sr.Jesucristo.1
¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida!

 

.
PRIMERA LECTURA: 2 Reyes 19, 9b-11.14-21.31-35a.36

En aquellos días, Senaquerib, rey de Asiria, envió mensajeros a Ezequías, para decirle:

«Decid a Ezequias, rey de Judá: “Que no te engañe tu Dios en quien confías, pensando que Jerusalén no caerá en manos del rey de Asiria. Tú mismo has oído hablar cómo han tratado los reyes de Asiria a todos los países, exterminándolos, ¿y tú te vas a librar?”»

Ezequías tomó la carta de mano de los mensajeros y la leyó; después subió al templo, la desplegó ante el Señor y oró:

«Señor, Dios de Israel, sentado sobre querubines; tú solo eres el Dios de todos los reinos del mundo. Tú hiciste el cielo y la tierra. Inclina tu oído, Señor, y escucha; abre tus ojos, Señor, y mira. Escucha el mensaje que ha enviado Senaquerib para ultrajar al Dios vivo. Es verdad, Señor: los reyes de Asiria han asolado todos los países y su territorio, han quemado todos sus dioses, porque no son dioses, sino hechura de manos humanas, leño y piedra, y los han destruido. Ahora, Señor, Dios nuestro, sálvanos de su mano, para que sepan todos los reinos del mundo que tú solo, Señor, eres Dios.»

Isaías, hijo de Amós, mandó a decir a Ezequías:

«Así dice el Señor, Dios de Israel: “He oído lo que me pides acerca de Senaquerib, rey de Asiria. Ésta es la palabra que el Señor pronuncia contra él: Te desprecia y se burla de ti la doncella, la ciudad de Sión; menea la cabeza a tu espalda la ciudad de Jerusalén. Pues de Jerusalén saldrá un resto, del monte Sión los supervivientes. ¡El celo del Señor lo cumplirá! Por eso, así dice el Señor acerca del rey de Asiria: No entrará en esta ciudad, no disparará contra ella su flecha, no se acercará con escudo ni levantará contra ella un talud; por el camino por donde vino se volverá, pero no entrará en esta ciudad –oráculo del Señor–. Yo escucharé a esta ciudad para salvarla, por mi honor y el de David, mi siervo.»

Aquella misma noche salió el ángel del Señor e hirió en el campamento asirio a ciento ochenta y cinco mil hombres. Senaquerib, rey de Asiria, levantó el campamento, se volvió a Nínive y se quedó allí.

SALMO 47, 2-3a.3b-4.10-11

Dios ha fundado su ciudad para siempre.

Grande es el Señor y muy digno de alabanza en la ciudad de nuestro Dios. Su monte santo, altura hermosa, alegría de toda la tierra.

El monte Sión, vértice del cielo, ciudad del gran rey. Entre sus palacios, Dios descuella como un alcázar.

Oh Dios, meditamos tu misericordia en medio de tu templo: como tu renombre, oh Dios, tu alabanza llega al confín de la tierra; tu diestra está llena de justicia.

ALELUYA: Jn 8, 12b

Yo soy la luz del mundo, dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida.

EVANGELIO: Mateo 7,6.12-14

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«No deis lo santo a los perros, ni les echéis vuestras perlas a los cerdos; las pisotearán y luego se volverán para destrozaros.

Tratad a los demás como queréis que ellos os traten; en esto consiste la Ley y los profetas.

Entrad por la puerta estrecha. Ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos.»


Cae fray Junípero: el odio a lo hispano arrecia en Estados Unidos

junio 22, 2020

.

La estatua de Fray Junípero, derribada – Joe Rivano Barras.

.

Cae fray Junípero: el odio a lo hispano arrecia en Estados Unidos

El fundador las misiones californianas, vandalizado en el parque Golden Gate de San Francisco. Se teme que el siguiente objetivo sea el mural de Colón en el Capitolio o la estatua de Isabel la Católica. La fiebre iconoclasta confunde con medido interés el esclavismo anglo con legado español

Por David Alandete, corresponsal en Washington

.

En un lugar central bajo la imponente cúpula del Capitolio de Washington, en el corazón físico y simbólico del poder legislativo de la primera gran democracia moderna, se halla un valioso lienzo pintado en 1836 que ahora está en la mira de la masa enardecida que ya ha echado a rodar una decena de estatuas de Cristóbal Colón, Isabel la Católica, Juan de Oñate y hasta fray Junípero Serra.

El lienzo en cuestión, obra del maestro neoclásico John Vanderlyn muestra a Colón y los miembros de su tripulación poniendo pie en la isla que sería bautizada como San Salvador, el 12 de octubre de 1492. Al fondo, la Santa María y el pendón real de Castilla.

Los poderosos demócratas de California, que controlan la Cámara Baja o de Representantes, han puesto sus miras en este lienzo, después de haber logrado la retirada de una estatua de mármol del propio Colón y la reina Isabel que llevaba en el Capitolio de Sacramento desde 1883.

La gran protesta racial tras la muerte bajo custodia policial del afroamericano George Floyd, al que un agente le hincó la rodilla en el cuello durante casi nueve minutos, dio paso a un gran movimiento para tirar estatuas de generales y políticos confederados, aquellos que en 1861 se levantaron en armas contra el Gobierno de los Estados Unidos para defender la esclavitud.

Pronto, la furia contra las esculturas encontró un nuevo objetivo: Colón y el legado español en Norteamérica. El sábado, amaneció derribada la escultura en bronce en un parque de San Francisco de Fray Junípero Serra, el franciscano español que abrió nueve misiones en California.

Cambio demográfico

«No me sorprendería que ese lienzo de Colón en el Capitolio sea el siguiente objetivo», afirma Hugo Cerón-Anaya, profesor de Sociología y Antropología en la universidad de Leigh, que ha analizado profundamente la cultura hispana en EE.UU.

Él cree que estos ataques a las estatuas no tienen nada que ver con el legado español en sí mismo, sino con la insatisfacción de las minorías raciales con su situación económica y los abusos policiales.

«Estamos viendo una transformación demográfica tras la cual en el 2047 la población blanca va a volverse la minoría, a pesar de ser el principal grupo étnico. Todos los demás grupos étnicos juntos se volverán mayoría. Este cambio demográfico es también un cambio generacional. Y estas nuevas generaciones y esas minorías no protestan contra el legado iberoamericano o España, protestan contra lo que perciben como símbolos de la blancura o de ser blanco», añade.

Con la retirada de la estatua de la reina Isabel y Colón del Capitolio de Sacramento, esa batalla ha pasado de las calles, donde se derriban estatuas por la fuerza, a las instituciones, donde se quitan por ley.

De hecho, la demócrata más poderosa de la nación, la diputada de California y presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, ya ha ordenado quitar del Capitolio los retratos de cuatro predecesores suyos porque sirvieron a la Confederación rebelde y esclavista: Robert Hunter, de Virginia; Howell Cobb y Charles Crisp, de Georgia, y James Orr, de Carolina del Sur.

Cierto es que Pelosi debe obrar con cautela: ella misma es italoamericana, y en EE.UU. ha sido esa comunidad la que ha abanderado la defensa de Colón, dado que el navegante nació en Génova.

Si a Colón lo defienden los italianos, fray Junípero Serra no tiene de momento quien lo defienda en EE.UU. El derribo de su estatua en un parque de San Francisco es prueba de ello.

El papa Francisco ya evitó ‹in extremis› en 2015 que retiraran una estatua del franciscano que llevaba en el Capitolio de Washington desde 1931, al rezar ante ella durante su visita a la capital estadounidense en 2015.

Fueron de nuevo los demócratas de California quienes habían presentado una moción para sustituir la estatua del religioso español por la de Sally Ride, la primer mujer astronauta de EE.UU. en volar al espacio. Esa moción fracasó por la visita del pontífice.

Visita a las misiones

También tuvo que ver en la salvación de la escultura que el Rey Felipe, recientemente coronado, fuera al Capitolio en persona durante su visita oficial en 2015, durante la cual tuvo el gesto, además, de acercarse a tomarse una fotografía con el retrato del español Bernardo de Gálvez que recientemente había sido colgado en una de las salas del Senado por iniciativa de Teresa Valcarce.

En una anterior visita en 2013, cuando aún era Príncipe, Felipe VI, acompañado por el entonces presidente de Baleares, José Ramón Bauzá, rindió homenaje a Junípero en una visita a una de las misiones que fundó, en Monterrey.

«Hay sin duda un esfuerzo para atacar el legado de Fray Junípero Serra, que no es nuevo», afirma Roger Niello, que fue diputado republicano en California entre 2004 y 2010 y ha defendido la necesidad de respetar todo el legado histórico de ese estado.

«El legado español en California es muy importante, aun cuando se pueden tener en cuenta las cosas malas que se hicieron en las misiones en aquella época. Pero no podemos dejar que esos errores borren el resto de contribuciones buenas de los españoles en este estado», añade.

Según dijo ayer The Hispanic Council, una organización independiente que tiene como misión difundir la herencia cultural hispana de EE.UU., «este franciscano español, lejos de ser un genocida o un racista, representó a lo largo de su vida todo lo contrario».

Añade el ‹think tank› en un comunicado que «este nuevo ataque a su figura carece de rigor histórico. Es también un ataque al legado hispano de EE.UU. y de California, que se debe cuidar y respetar, como el propio Junípero enseñó en su tiempo de dedicación y servicio a la población nativa».

El lunes, en la ciudad de Albuquerque, en Nuevo México, un grupo de manifestantes derribó una estatua de Juan de Oñate, un conquistador español que también tiene su propia escultura ante el aeropuerto de El Paso, ciudad fronteriza con México, que él mismo fundó. Esta última escultura amaneció el 12 de octubre con una pintada que decía, en español: «Tu Dios no es mi dios».

Protestó la cónsul honoraria de España en El Paso, Martha Vera, quien dijo que las pintadas suponían «una profanación de la historia». «Si Juan de Oñate no hubiera venido hasta aquí, no habría hispanos, ni católicos aquí. Quién sabe si El Paso existiría».

Cierto es que a Oñate los historiadores le atribuyen una masacre de al menos 800 integrantes del poblado nativo de los Acoma, pero ¿qué hizo Miguel de Cervantes, el autor de El Quijote? Un busto suyo, donado por el escultor uruguayo José Jacinto Mora a la ciudad San Francisco en 1916 fue pintado el viernes con la palabra «bastardo», sus ojos rociados de spray rojo.

Preguntada por estas agresiones, incluidas la del escritor español más universal, la embajada española en Washington dijo ayer:

«Lamentamos profundamente el derribo de la estatua de Fray Junípero Serra en San Francisco y queremos recordar hoy su gran labor en favor de las comunidades indígenas. Lamentamos asimismo los daños causados al busto de Miguel de Cervantes, él mismo esclavo durante cinco años en Argel, y cuya obra es un canto a la libertad y a la igualdad. Seguiremos defendiendo nuestro legado, prioridad de nuestra política exterior en Estados Unidos, continuando e intensificando nuestra labor didáctica para que se conozca mejor la realidad de nuestra historia compartida; también mediante cartas y contactos con autoridades federales, estatales y locales para mostrar nuestra gran preocupación ante estos ataques y para pedir que se proteja la memoria de nuestra rica historia común, tal y como estamos haciendo en estos momentos. Todo ello siempre desde el respeto a los profundos debates que se están produciendo actualmente».

Estatua de Colón

Cierto es que este revisionismo artístico ha ido echando raíces en años recientes. En 2018, el gobierno local de Los Ángeles autorizó que se quitara una estatua de Colón de un parque. Al año siguiente, la universidad católica de Notre Dame aceptó tapar unos ricos murales del siglo XIX de su rectorado porque mostraban la vida del navegante.

Después, un concejal demócrata de Washington, capital de la nación, Kenyan R. McDuffie, propuso borrar el nombre de Columbus Circle, donde hay también una estatua de Colón, a unos metros del Capitolio. Si lo lograra, el siguiente objetivo sería el nombre oficial de la capital: Distrito de Columbia, en honor también del virrey de la Corona de Castilla.

Ante la sede histórica de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cerca de la Casa Blanca, hay también una estatua de la reina Isabel de Castilla, esculpida en bronce por José Luis Sánchez y donada por el Gobierno español en 1966.

Durante los primeros días de protestas raciales y saqueos en Washington hace tres semanas su pedestal de mármol apareció también pintado con el nombre de George Floyd, el hombre afroamericano que falleció bajo custodia policial en Mineápolis el 25 de junio. La OEA, donde España es país observador, la limpió en cuestión de horas.

En la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha sido crítico con la iniciativa contra los monumentos confederados, llegando a decir que «quien no recuerda la historia puede repetirla».

De momento, y aunque ABC ha preguntado a sus portavoces, la presidencia no se manifiesta sobre el ataque al legado español y a la figura de Colón, más allá de algunos mensajes críticos de otros usuarios de Twitter que el presidente ha compartido.


El maná de cada día, 21.6.20

junio 20, 2020

Domingo XII del Tiempo Ordinario, Ciclo A

.

Gorriones
Ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre


Antífona de Entrada: Sal 27, 8-9

El Señor es fuerza para su pueblo, apoyo y salvación para su Ungido. Salva a tu pueblo, Señor, y bendice tu heredad, sé su pastor por siempre.

Oración colecta

Concédenos tener siempre, Señor, respeto y amor a tu santo nombre, porque jamás dejas de dirigir a quienes estableces en el sólido fundamento de tu amor. Por nuestro Señor Jesucristo.

PRIMERA LECTURA: Jeremías 20, 10-13

Dijo Jeremías: «Oía el cuchicheo de la gente: “Pavor en torno; delatadlo, vamos a delatarlo.”

Mis amigos acechaban mi traspié. “A ver si se deja seducir, y lo abatiremos, lo cogeremos y nos vengaremos de él.”

Pero el Señor está conmigo, como fuerte soldado; mis enemigos tropezarán y no podrán conmigo. Se avergonzarán de su fracaso con sonrojo eterno que no se olvidará.

Señor de los ejércitos, que examinas al justo y sondeas lo íntimo del corazón, que yo vea la venganza que tomas de ellos, porque a ti encomendé mi causa.

Cantad al Señor, alabad al Señor, que libró la vida del pobre de manos de los impíos.»


SALMO 68, 8-10.14.17.33-35

Que me escuche tu gran bondad, Señor.

Por ti he aguantado afrentas, la vergüenza cubrió mi rostro. Soy un extraño para mis hermanos, un extranjero para los hijos de mi madre; porque me devora el celo de tu templo, y las afrentas con que te afrentan caen sobre mí.

Pero mi oración se dirige a ti, Dios mío, el día de tu favor; que me escuche tu gran bondad, que tu fidelidad me ayude. Respóndeme, Señor, con la bondad de tu gracia; por tu gran compasión, vuélvete hacia mí.

Miradlo, los humildes, y alegraos, buscad al Señor, y revivirá vuestro corazón. Que el Señor escucha a sus pobres, no desprecia a sus cautivos. Alábenlo el cielo y la tierra, las aguas y cuanto bulle en ellas.

SEGUNDA LECTURA: Romanos 5, 12-15

Lo mismo que por un hombre entró el pecado en el mundo, y por el pecado la muerte, y así la muerte pasó a todos los hombres, porque todos pecaron.

Porque, aunque antes de la Ley había pecado en el mundo, el pecado no se imputaba porque no había Ley.

A pesar de eso, la muerte reinó desde Adán hasta Moisés, incluso sobre los que no habían pecado con una transgresión como la de Adán, que era figura del que había de venir.

Sin embargo, no hay proporción entre el delito y el don: si por la transgresión de uno murieron todos, mucho más, la gracia otorgada por Dios, el don de la gracia que correspondía a un solo hombre, Jesucristo, sobró para la multitud.

ALELUYA: Jn 15, 26-27

El Espíritu de la verdad dará testimonio de mí, dice el Señor; y vosotros daréis testimonio.

EVANGELIO: Mateo 10, 26-33

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus apóstoles:

«No tengáis miedo a los hombres, porque nada hay cubierto que no llegue a descubrirse; nada hay escondido que no llegue a saberse.

Lo que os digo de noche decidlo en pleno día, y lo que escuchéis al oído pregonadlo desde la azotea.

No tengáis miedo a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma. No, temed al que puede destruir con el fuego alma y cuerpo.

¿No se venden un par de gorriones por unos cuartos? Y, sin embargo, ni uno solo cae al suelo sin que lo disponga vuestro Padre. Pues vosotros hasta los cabellos de la cabeza tenéis contados. Por eso, no tengáis miedo; no hay comparación entre vosotros y los gorriones.

Si uno se pone de mi parte ante los hombres, yo también me pondré de su parte ante mi Padre del cielo. Y si uno me niega ante los hombres, yo también lo negaré ante mi Padre del cielo.»

Antífona de la comunión: Sal 144, 15

Los ojos de todos te están aguardando, Señor; tú les das la comida a su tiempo.

.

¡TENED TEMOR, PERO NO TENGÁIS MIEDO!
P. Raniero Cantalamessa, ofmcap

El Evangelio de este domingo ofrece varias sugerencias, pero todas se pueden resumir en esta frase aparentemente contradictoria: “¡Tened temor, pero no tengáis miedo!”. Jesús dice: “No temáis a los que matan el cuerpo, pero no pueden matar el alma; temed más bien a aquel que puede llevar a la perdición alma y cuerpo en la gehenna”.

No debemos tener temor ni miedo de los hombres; de Dios debemos tener temor, pero no miedo. Por tanto hay una diferencia entre miedo y temor; tratemos de comprender por qué y en qué consiste.

El miedo es una manifestación de nuestro instinto fundamental de conservación. Es la reacción a una amenaza para nuestra vida, la respuesta a un verdadero o presunto peligro: desde el peligro más grande, que es el de la muerte, a los peligros particulares que amenazan la tranquilidad o la incolumidad física, o nuestro mundo afectivo.

Según se trate de peligros reales o imaginarios, se habla de miedos justificados y de miedos injustificados o patológicos. Como las enfermedades, los miedos pueden ser agudos o crónicos.

Los miedos agudos han sido determinados por una situación de peligro extraordinario. Si estoy a punto de ser atropellado por un coche, o comienzo a sentir que la tierra tiembla bajo mis pies a causa de un terremoto, entonces estoy ante miedos agudos. Estos sustos surgen improvisadamente, sin avisar, y así desaparecen al terminar el peligro, dejando quizá un mal recuerdo.

Los miedos crónicos son los que conviven con nosotros, se convierten en parte de nuestro ser, e incluso acabamos encariñándonos de ellos. Los llamamos complejos o fobias: claustrofobia, agorafobia, etc.

El evangelio nos ayuda a liberarnos de todos estos miedos, revelando el carácter relativo, no absoluto, de los peligros que los provocan. Hay algo de nosotros que nadie ni nada en el mundo puede quitarnos o dañar: para los creyentes se trata del alma inmortal, para todos el testimonio de la propia conciencia.

Algo muy diferente del miedo es el temor de Dios. El temor de Dios se aprende: “Venid, hijos, escuchadme: os instruiré en el temor del Señor” (Salmo 33,12); por el contrario, el miedo, no tiene necesidad de ser aprendido en el colegio; la naturaleza se encarga de infundirnos miedo.

El mismo sentido del temor de Dios es diferente al miedo. Es un elemento de fe: nace de la conciencia de quién es Dios. Es el mismo sentimiento que se apodera de nosotros ante un espectáculo grandioso y solemne de la naturaleza. Es el sentimiento de sentirnos pequeños ante algo que es inmensamente más grande que nosotros; es sorpresa, maravilla, mezcladas con admiración.

Ante el milagro del paralítico que se alza en pie y camina, puede leerse en el evangelio, “El asombro se apoderó de todos, y glorificaban a Dios. Y llenos de temor, decían: ‘hoy hemos visto cosas increíbles'” (Lucas 5, 26). El temor, en este caso, es otro nombre de la maravilla, de la alabanza.

Este tipo de temor es compañero y aliado del amor: es el miedo de disgustar al amado que se puede ver en todo verdadero enamorado, también en la experiencia humana. Con frecuencia es llamado “principio de la sabiduría”, pues lleva a tomar decisiones justas en la vida. ¡Es nada más y nada menos que uno de los siete dones del Espíritu Santo (cf. Isaías 11, 2)!

Como siempre, el evangelio no sólo ilumina nuestra fe, sino que nos ayuda además a comprender nuestra realidad cotidiana. Nuestra época ha sido definida como una época de angustia (W. H. Auden).

El ansia, hija del miedo, se ha convertido en la enfermedad del siglo y es, dicen, una de las causas principales de la multiplicación de los infartos. ¿Cómo explicar este hecho si hoy tenemos muchas más seguridades económicas, seguros de vida, medios para afrontar las enfermedades y atrasar la muerte?

El motivo es que ha disminuido, o totalmente desaparecido, en nuestra sociedad el santo temor de Dios. “¡Ya no hay temor de Dios!”, repetimos a veces como una expresión chistosa, pero que contiene una trágica verdad.

¡Cuanto más disminuye el temor de Dios, más crece el miedo de los hombres! Es fácil comprender el motivo. Al olvidar a Dios, ponemos toda nuestra confianza en las cosas de aquí abajo, es decir, en esas cosas que según Cristo, el ladrón puede robar y la polilla carcomer (Cf. Lucas 12, 33).

Cosas aleatorias que nos pueden faltar en cualquier momento, que el tiempo (¡la polilla!) carcome inexorablemente. Cosas que todos queremos y que por este motivo desencadenan competición y rivalidad, (el famoso “deseo mimético” del que habla René Girard), cosas que hay que defender con los dientes y a veces con las armas en la mano.

La caída del temor de Dios, en vez de liberarnos de los miedos, nos ha impregnado de ellos. Basta ver lo que sucede en la relación entre los padres y los hijos en nuestra sociedad. ¡Los padres han abandonado el temor de Dios y los hijos han abandonado el temor de los padres!

El temor de Dios tiene su reflejo y su equivalente en la tierra en el temor reverencial de los hijos por los padres. La Biblia asocia continuamente estos dos elementos. Pero el hecho de no tener temor alguno o respeto por los padres, ¿hace que sean más libres o seguros de sí los muchachos de hoy? Sabemos que no es así.

El camino para salir de la crisis es redescubrir la necesidad y la belleza del santo temor de Dios. Jesús nos explica precisamente en el evangelio que la confianza en Dios es una compañera inseparable del temor.

“¿No se venden dos pajarillos por un as? Pues bien, ni uno de ellos caerá en tierra sin el consentimiento de vuestro Padre. En cuanto a vosotros, hasta los cabellos de vuestra cabeza están todos contados. No temáis, pues; vosotros valéis más que muchos pajarillos”.

Dios no quiere provocarnos temor sino confianza. Justamente lo contrario de aquel emperador que decía: “Oderint dum metuant” (¡que me odien con tal de que me teman!).

Es lo que deberían hacer también los padres terrenos: no infundir temor, sino confianza. De este modo se alimenta el respeto, la admiración, la confianza, todo lo que implica el nombre de “sano temor”.

http://www.homiletica.org


El maná de cada día, 13.6.20

junio 13, 2020

Sábado de la 10ª semana del Tiempo Ordinario

San Antonio de Padua, Doctor de la Iglesia

.

passioncaviezel0222_big
A vosotros os basta decir “sí”, o “no”.
.


PRIMERA LECTURA: 1 Reyes 19, 19-21

En aquellos días, Elías se marchó del monte y encontró a Eliseo, hijo de Safat, arando con doce yuntas en fila, él con la última. Elías pasó a su lado y le echó encima el manto.

Entonces Eliseo, dejando los bueyes, corrió tras Elías y le pidió: «Déjame decir adiós a mis padres; luego vuelvo y te sigo.»

Elías le dijo: «Ve y vuelve; ¿quién te lo impide?»

Eliseo dio la vuelta, cogió la yunta de bueyes y los ofreció en sacrificio; hizo fuego con los aperos, asó la carne y ofreció de comer a su gente; luego se levantó, marchó tras Elías y se puso a su servicio.

SALMO 15,1-2a.5.7-8.9-10

Tú, Señor, eres el lote de mi heredad.

Protégeme, Dios mío, que me refugio en ti; yo digo al Señor: «Tú eres mi bien.» El Señor es el lote de mi heredad y mi copa; mi suerte está en tu mano.

Bendeciré al Señor, que me aconseja, hasta de noche me instruye internamente. Tengo siempre presente al Señor, con él a mi derecha no vacilaré.

Por eso se me alegra el corazón, se gozan mis entrañas, y mi carne descansa serena. Porque no me entregarás a la muerte, ni dejarás a tu fiel conocer la corrupción.

Aclamación antes del Evangelio: Sal 118, 36a. 29b

Inclina mi corazón a tus preceptos, Señor, y dame la gracia de tu voluntad.

EVANGELIO: Mateo 5, 33-37

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo a los antiguos: “No jurarás en falso” y “Cumplirás tus votos al Señor”.

Pues yo os digo que no juréis en absoluto: ni por el cielo, que es el trono de Dios; ni por la tierra, que es estrado de sus pies; ni por Jerusalén, que es la ciudad del Gran Rey. Ni jures por tu cabeza, pues no puedes volver blanco o negro un solo pelo.

A vosotros os basta decir “sí”, o “no”. Lo que pasa de ahí viene del Maligno.»

.

EL VALOR DE LA PALABRA EMPEÑADA
P. Francisco Fernández Carvajal

El Señor realza el valor de la palabra dada. Si no existe la necesidad de un juramento, nuestra palabra debe bastar.

En tiempos de Jesús, la práctica del juramento había caído en el abuso por su frecuencia, por la ligereza con que se hacía, y por la casuística que se había originado para legitimar su incumplimiento.

Jesús sale al paso de esta costumbre y con la fórmula “pero yo os digo”, que emplea con frecuencia para señalar la autoridad divina de sus palabras, prohíbe poner a Dios por testigo, no sólo de cosas falsas, sino también de aquellos asuntos en los que la palabra del hombre debe bastar.

Así lo recoge San Mateo en el Evangelio de la Misa (Mt 5, 33-37): A vosotros os debe bastar decir sí o no.

El Señor quiere realzar y devolver su valor y fuerza a la palabra del hombre de bien que se siente comprometido por lo que dice.

Jurar, es decir, poner a Dios por testigo de algo que se asegura o se promete, es lícito, y en ocasiones necesario, cuando se hace con las debidas condiciones y circunstancias. Es entonces un acto de la virtud de la religión y redunda en honor del nombre de Dios.

El Profeta Jeremías ya había señalado que el juramento grato a Dios debía ser realizado en verdad, en juicio y en justicia (Jer 4, 2); es decir, la afirmación ha de ser verdadera, formulada con prudencia -ni ligera ni temerariamente- y referida a una cosa o necesidad justa y buena.

Si no lo exige la necesidad, nuestra palabra de cristianos y de hombres honrados debe bastar, porque nos han de conocer como personas que buscan en todo la verdad y que dan un gran valor a la palabra empeñada, en lo que se fundamenta toda lealtad y toda fidelidad: a Cristo, a nuestros compromisos libremente adquiridos, a la familia, a los amigos, a la empresa en la que trabajamos.

En las situaciones normales de la vida corriente, bastará nuestra palabra para dar toda la consistencia necesaria a lo que afirmamos o prometemos; pero la fuerza de la palabra empeñada ha de ganarse día a día, siendo veraces en lo pequeño, rectificando con valentía cuando nos hemos equivocado, cumpliendo nuestros compromisos.

¿Nos conocen así en el lugar donde trabajamos, en la familia, aquellos que nos tratan? ¿Saben que procuramos no mentir jamás, ni siquiera por diversión, o por conseguir un bien, o por evitar un mal mayor?

http://www.homiletica.org

.

13 de Junio

San Antonio de Padua, presbítero y doctor de la Iglesia

San Antonio de Padua
San Antonio de Padua

Nació en Lisboa a finales del siglo XII. Primero formó parte de los canónigos regulares de san Agustín, y, poco después de su ordenación sacerdotal, ingresó en la Orden de los Frailes Menores­, con la intención de dedicarse a propagar la fe cristiana en África.

Sin embargo, fue en Francia y en Italia donde ejerció con ­gran provecho sus dotes de predicador, convirtiendo a muchos herejes. Fue el primero que enseñó teología en su Orden. E­scribió varios sermones llenos de doctrina y de unción. Murió en Padua el año 1231.

.

La palabra tiene fuerza
cuando va acompañada de las obras

De los sermones de san Antonio de Padua, presbítero

El que está lleno del Espíritu Santo habla diversas lenguas. Estas diversas lenguas son los diversos testimo­nios que da de Cristo, como por ejemplo la humildad, la pobreza, la paciencia y la obediencia, que son las palabras con que hablamos cuando los demás pueden verlas reflejadas ­en nuestra conducta.

La palabra tiene fuerza cuando va acompañada de las obras. Cesen, por favor, las palabras y sean las obras quienes hablen.

Estamos repletos de palabras, pero vacíos de obras, y, por esto, el Señor nos maldice como maldijo aquella higuera en la que no halló fruto, sino hojas tan sólo.

«La norma del predicador –dice san Gregorio– es poner por obra lo que predica». En vano se esfuerza en propagar la doctrina cristiana el que la contradice con sus obras.

Pero los apóstoles hablaban según el Espíritu les sugería. ¡Dichoso el que habla según le sugiere el Espíritu Santo y no según su propio sentir! Porque hay algunos que hablan movidos por su propio espíritu, roban las palabras de los demás y las proponen como suyas, atribuyéndoselas a sí mismos.

De estos tales y de otros semejantes dice el Señor por boca de Jeremías: Aquí estoy yo contra los profetas que se roban mis palabras uno a otro. Aquí estoy yo contra los profetas –oráculo del Señor– que manejan la lengua para echar oráculos. Aquí estoy yo contra los profetas de sueños falsos –oráculo del Señor–, que los cuentan para extraviar a mi pueblo, con sus embustes jactancias. Yo no los mandé ni los envié, por eso, son inútiles a mi pueblo –oráculo del Señor–.

Hablemos, pues, según nos sugiera el Espíritu Santo, pidiéndole con humildad y devoción que infunda en nosotros su gracia, para que completemos el significado quincuagenario del día de Pentecostés, mediante el perfeccionamiento de nuestros cinco sentidos y la observancia de los diez mandamientos, y para que nos llenemos de la ráfaga de viento de la contrición, de manera que, encendidos e iluminados por los sagrados esplendores, podamos llegar a la contemplación del Dios uno y trino.

Oración

Dios todopoderoso y eterno, tú que has dado a tu pueblo en la persona de san Antonio de Padua un predicador insigne y un intercesor poderoso, concédenos seguir fielmente los principios de la vida cristiana, para que merezcamos tenerte como protector en todas las adversidades. Por nuestro Señor Jesucristo.


El maná de cada día, 12.6.20

junio 12, 2020

Viernes de la 10ª semana del Tiempo Ordinario

Familia Agustiniana, León y Salamanca: San Juan de Sahagún, OSA.

.

Bibia y manos
Bibia y manos: Tu rostro buscaré, Señor; no me escondas tu rostro.


PRIMERA LECTURA: 1 Reyes 19, 9a. 11-16

En aquellos días, Elías llegó hasta Horeb, el monte de Dios, se introdujo en la cueva y pasó la noche. Le llegó la palabra del Señor, y le dijo: «Sal y permanece de pie en el monte ante el Señor».

Entonces pasó el Señor y hubo un huracán tan violento que hendía las montañas y quebraba las rocas ante el Señor, aunque en el huracán no estaba el Señor.

Después del huracán, un terremoto, pero en el terremoto no estaba el Señor.

Después del terremoto fuego, pero en el fuego tampoco estaba el Señor.

Después del fuego el susurro de una brisa suave. Al oírlo Elías, cubrió su rostro con el manto, salió y se mantuvo en pie a la entrada de la cueva.

Le llegó una voz que le dijo: «¿Qué haces aquí, Elías?», y él respondió: «Ardo en celo por el Señor, Dios del universo, porque los hijos de Israel han abandonado tu alianza, derribado tus altares y pasado a espada a tus profetas; quedo yo solo y buscan mi vida para arrebatármela».

Le dijo el Señor: «Vuelve a tu camino en dirección al desierto de Damasco. Cuando llegues, unge rey de Siria a Jazael, rey de Israel a Jehú, hijo de Nimsí, y profeta sucesor tuyo a Eliseo, hijo de Safat, de Abel Mejolá».

SALMO: 26, 7-8ab. 8c-9abcd. 13-14 (R.: 8c)

Tu rostro buscaré, Señor.

Escúchame, Señor, que te llamo; ten piedad, respóndeme. Oigo en mi corazón: «Buscad mi rostro».

Tu rostro buscaré, Señor, no me escondas tu rostro. No rechaces con ira a tu siervo, que tú eres mi auxilio; no me deseches.

Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor.

ALELUYA: Flp 2, 15d. 16A

Brilláis como lumbreras del mundo, manteniendo firme la palabra de la vida.

EVANGELIO: Mateo 5, 27-32

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos: «Habéis oído que se dijo: “No cometerás adulterio”. Pero yo os digo: todo el que mira a una mujer deseándola, ya ha cometido adulterio con ella en su corazón.

Si tu ojo derecho te induce a pecar, sácatelo y tíralo. Más te vale perder un miembro que ser echado entero en la “gehenna”.

Si tu mano derecha te induce a pecar, córtatela y tírala, porque más te vale perder un miembro que ir a parar entero a la “gehenna”.

Se dijo: “El que repudie a su mujer, que le dé acta de repudio”. Pero yo os digo que si uno repudia a su mujer —no hablo de unión ilegítima— la induce a cometer adulterio, y el que se casa con la repudiada comete adulterio».


El maná de cada día, 2.6.20

junio 2, 2020

Martes de la 9ª semana del Tiempo Ordinario

.

monedacesar
«Lo que es del César pagádselo al César, y lo que es de Dios, a Dios.»


PRIMERA LECTURA: 2 Pedro 3, 12-15a.17-18

Esperad y apresurad la venida del Señor, cuando desaparecerán los cielos, consumidos por el fuego, y se derretirán los elementos. Pero nosotros, confiados en la promesa del Señor, esperamos un cielo nuevo y una tierra nueva en que habite la justicia.

Por tanto, queridos hermanos, mientras esperáis estos acontecimientos, procurad que Dios os encuentre en paz con él, inmaculados e irreprochables. Considerad que la paciencia de Dios es nuestra salvación.

Así, pues, queridos hermanos, vosotros estáis prevenidos; estad en guardia para que no os arrastre el error de esos hombres sin principios, y perdáis pie. Creced en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo, a quien sea la gloria ahora y hasta el día eterno. Amén.

SALMO 89

Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación.

Antes que naciesen los montes o fuera engendrado el orbe de la tierra, desde siempre y por siempre tú eres Dios.

Tú reduces el hombre a polvo, diciendo: «Retornad, hijos de Adán.» Mil años en tu presencia son un ayer, que pasó; una vela nocturna.

Aunque uno viva setenta años, y el más robusto hasta ochenta, la mayor parte son fatiga inútil, porque pasan aprisa y vuelan.

Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Que tus siervos vean tu acción, y sus hijos tu gloria.

ALELUYA: Ef 1, 17-18

El Padre de nuestro Señor Jesucristo ilumine los ojos de nuestro corazón, para que comprendamos cuál es la esperanza a la que nos llama.

EVANGELIO: Marcos 12, 13-17

En aquel tiempo, enviaron a Jesús unos fariseos y partidarios de Herodes, para cazarlo con una pregunta. Se acercaron y le dijeron: «Maestro, sabemos que eres sincero y que no te importa de nadie; porque no te fijas en lo que la gente sea, sino que enseñas el camino de Dios sinceramente. ¿Es lícito pagar impuesto al César o no? ¿Pagamos o no pagamos?»

Jesús, viendo su hipocresía, les replicó: «¿Por qué intentáis cogerme? Traedme un denario, que lo vea.» Se lo trajeron. Y él les preguntó: «¿De quién es esta cara y esta inscripción?»
Le contestaron: «Del César.»

Les replicó: «Lo que es del César pagádselo al César, y lo que es de Dios, a Dios.»

Se quedaron admirados.


“Donde hay rigidez no hay Espíritu Santo”

mayo 17, 2020

.

El Papa Francisco pronuncia la homilía en Santa Marta

.

“Donde hay rigidez no hay Espíritu Santo”

.

(zenit – 15 mayo 2020).- El Papa Francisco presidió la Misa en la Casa Santa Marta de hoy, 15 de mayo de 2020, viernes de la quinta semana de Pascua. En la introducción de la misma dirigió sus pensamientos a las familias, informa Vatican News.

“Hoy es el Día Mundial de la Familia: oremos por las familias para que el Espíritu del Señor, el espíritu de amor, respeto y libertad, crezca en las familias”, dijo el Papa.

Después, en su homilía, el Santo Padre reflexionó sobre el pasaje de los Hechos de los Apóstoles (Hechos 15:22-31) en el que Pablo y Bernabé son enviados a los paganos convertidos de Antioquía, escandalizados y perturbados por los discursos de algunos que no tenían ningún cargo.

Tiempos de agitación

Los apóstoles traen una carta que anima y alegra a los nuevos discípulos, explicándoles cómo no están obligados a la circuncisión según la Ley de Moisés, como exigían algunos fariseos convertidos en cristianos.

“En el Libro de los Hechos de los Apóstoles vemos que, en la Iglesia, al principio, hubo tiempos de paz”, explica Francisco, pero “también hubo tiempos de persecución” y “tiempos de agitación”.

Y este es el tema de la primera lectura de hoy, “un tiempo de agitación”, indicó. Los cristianos que venían del paganismo “habían creído en Jesucristo y recibido el bautismo, y eran felices: habían recibido el Espíritu Santo. Del paganismo al cristianismo, sin ninguna etapa intermedia”.

¿Cristianos de segunda clase?

No obstante, prosiguió el Papa, había cristianos “judaizantes” que “argumentaban que esto no podía hacerse”. Si uno era pagano, primero “debía convertirse en judío, un buen judío, y luego en cristiano”.

Los cristianos convertidos del paganismo, contó, no entendieron esto: “¿Pero cómo, somos cristianos de segunda clase? ¿No se puede pasar del paganismo directamente al cristianismo?”. Y se cuestionaron si la Resurrección de Cristo había conducido o no a la antigua ley a una mayor plenitud. Estaban preocupados, desconcertados, hubo mucha discusión entre ellos.

Los “judaizantes”, apuntó el Pontífice apoyaron su tesis “con argumentos pastorales, teológicos, incluso algunos morales” y “esto cuestionaba la libertad del Espíritu Santo, incluso la gratuidad de la Resurrección de Cristo y de la gracia”.

“Eran metódicos. Y también rígidos”, y Jesús ya había reprochado a estos doctores de la Ley por hacer a los prosélitos peores que ellos. “Estas personas que eran ideológicas”, más que dogmáticas, describió, habían “reducido la Ley, el dogma a una ideología”, a “una religión de prescripciones, y con ello quitaron la libertad del Espíritu”.

La rigidez no es del buen Espíritu

Según ellos, “la perfección del camino para seguir a Jesús era la rigidez”. “Estos doctores manipularon las conciencias de los fieles, las convirtieron en rígidas o se fueron”, dijo el Obispo de Roma.

Así, Francisco reiteró: “La rigidez no es del buen Espíritu, porque pone en tela de juicio la gratuidad de la redención, la gratuidad de la resurrección de Cristo” y “durante la historia de la Iglesia, esto se ha repetido. Pensemos en los pelagianos”, “rígidos famosos”.

“Y aun en nuestros tiempos hemos visto algunas organizaciones apostólicas que parecían muy bien organizadas, que funcionaban bien… pero todas rígidas, todas iguales entre sí, y entonces nos enteramos de la corrupción que había dentro, incluso en los fundadores”, remarcó.

“Donde hay rigidez no hay Espíritu de Dios, porque el Espíritu de Dios es libertad”, insistió. Y esta gente se llevó “la libertad del Espíritu de Dios y la gratuidad de la Redención”. Pero “la justificación es gratuita. La muerte y la resurrección de Cristo es gratuita. No se paga, no se compra: es un don”, subrayó el Santo Padre.

Concilio

En esta situación, relató, los apóstoles se reunieron en el concilio y al final escribieron una carta que comenzaba así: “Parecía bien, de hecho, al Espíritu Santo y a nosotros no imponeros ninguna otra obligación”, y “pusieron estas obligaciones más morales, de sentido común: no confundir el cristianismo con el paganismo”.

De este modo, “al final, cuando estos cristianos turbados, reunidos en asamblea, recibieron la carta” se “alegraron por el aliento que les daba. De la tristeza a la alegría. El espíritu de la rigidez siempre te lleva al turbamiento: ‘¿Pero he hecho esto bien? ¿No lo hice bien? El escrúpulo’».

Gratuidad evangélica

En cambio, aclaró el Papa Francisco, el espíritu de libertad evangélica lleva al gozo, “porque eso es precisamente lo que Jesús hizo con su Resurrección: el gozo”. La relación con Dios no lleva a decir: ‘Yo hago esto y tú me das esto’, una ‘relación comercial’: ¡no!. Es gratis, así como la relación de Jesús con los discípulos es gratuita: ‘Sois mis amigos’. No los llamo sirvientes, los llamo amigos. No me has elegido a mí: yo te he elegido a ti: esto es la gratuidad”.

Finalmente,  de acuerdo al medio vaticano, pidió al Señor “que nos ayude a discernir los frutos de la gratuidad evangélica de los frutos de la rigidez no evangélica, y que nos libere de toda perturbación de los que ponen la fe, la vida de fe bajo prescripciones casuísticas, prescripciones que no tienen sentido. Me refiero a estas prescripciones que no tienen sentido, no a los mandamientos. Que nos libere de este espíritu de rigidez que te quita la libertad”.

Santa Marta: El Papa ora para que “el espíritu de amor” crezca en las familias

 


El escepticismo creciente – ONU

mayo 14, 2020

.

UN Photo/Kim Haughton

.

El escepticismo creciente, ONU

Inocencio F. Arias – 14/05/2020

Diplomático y ex representante permanente de España ante las Naciones Unidas

.

La ONU, inventada para aportar soluciones a los problemas mundiales especialmente a los de paz y seguridad, viene dando una de cal y otra de arena desde su fundación. No ha llenado, en definitiva, las expectativas para las que surgió y esto, más que por intrínseca incompetencia, viene por el egoísmo y la división de los estados que la componen.

No va a haber muchas celebraciones para conmemorar el 75 aniversario de las Naciones Unidas. En estas fechas ya había arrancado la Conferencia de San Francisco en la que nacieron.

Vio finalmente la luz el día de san Juan, el 24 de junio de 1945, un poco con fórceps porque los cinco vencedores de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña… tuvieron que emplear la amenaza para imponer algo horripilante: que ellos dominarían la nueva organización.

No habrá festejos. De un lado, porque el horno de la pandemia no está para bollos de ceremonias. Por no hablar del aspecto logístico y de seguridad de cualquier reunión en estas fechas.

De otro, porque la ONU atraviesa una de sus intermitentes crisis de desprestigio y el manejo de la pandemia por la OMS, dependiente de Naciones Unidas, ha tenido lunares graves.

Es cierto, aunque el Gobierno de España se hizo el sueco permitiendo las manifestaciones feministas de marzo, que la OMS había advertido en enero de la existencia del virus, pero se cree que fue excesivamente complaciente aceptando explicaciones fulleras de China que minimizaban la gravedad del problema.

Una vez más, los organismos adscritos a la ONU se pliegan ante las peticiones de los grandes y China es un grande grandísimo, el emergente gran rival de Estados Unidos.

La ONU, inventada para aportar soluciones a los problemas mundiales, especialmente a los de paz y seguridad, viene dando una de cal y otra de arena desde su fundación.

No ha llenado, en definitiva, las expectativas para las que surgió y esto, más que por intrínseca incompetencia –ha demostrado su eficacia en terrenos como protección de la infancia o refugiados…–, viene por el egoísmo y la división de los estados que la componen, especialmente de las cinco potencias que poseen el veto.

Es dudoso que el trauma mundial que vivimos ahora, que prueba fehacientemente que no se puede vivir aislado al enseñar claramente que el mundo es una aldea, vaya a hacer cambiar sustancialmente esa conducta egoísta. Tenemos mil ejemplos que lo prueban. El mundo ha vivido varias crisis de seguridad, guerras…

Se ha reiterado ad nauseam que el ingente dinero dedicado a armamento debería emplearse en el bienestar diario de los seres humanos.

Bien. ¿Quienes son los países del mundo que gastan más en armas o los que más exportan? Los cinco grandes que deberían velar porque eso no fuera así: Estados Unidos, Rusia, Gran Bretaña, China y Francia.

Hace días el Consejo de Seguridad de la ONU quiso celebrar una sesión telemática para discutir la imposición de una tregua obligatoria de un mes en todos los conflictos armados que azotan el mundo.

Surgió el de Siria –más de 400.000 muertos y cinco millones de desplazados–, en el que la ONU es inoperante por el veto de Rusia a que actúe.

Moscú puso dificultades a la creación de pasillos humanitarios, Washington intentó colar que se investigara si China había mentido en el coronavirus y que se pusiera en solfa a la OMS. La ONU, una vez más, quedó trabada.

Trump es un chivo expiatorio, pero las medidas egoístas adoptadas por él en la pandemia (cierre de fronteras, supresión de vuelos…) han sido rápidamente seguidas por los que lo critican.

En la profunda crisis que siguió a la Segunda Guerra Mundial Europa se puso de pie porque llegó el Plan Marshall, ayuda que vino de Estados Unidos y no de la ONU.

Ahora tenemos en Washington un presidente individualista y aislacionista poco proclive a repetir el gesto de Truman y que considera a bastantes naciones europeas, incluida la nuestra, como gorrones. Queda el hada madrina europea para devolvernos la confianza. Su papel será clave, aunque tampoco debamos esperar milagros.

La Unión está profundamente dividida desde hace más de una década prácticamente sobre cualquier tema: los refugiados, la profundización de las instituciones comunitarias, la defensa, la cooperación contra el terrorismo, la actitud ante Putin o Trump y, por supuesto, la cuestión sanitaria, que se enfoca de forma variopinta hasta en la distancia entre personas durante la epidemia, dos metros en Italia, uno y medio en Alemania, uno en Francia.

El escepticismo sobre Europa se ha disparado en Italia, algo en Hungría, en Polonia. Alemania, que tiene la llave de cualquier rescate, también muestra un cierto cansancio hacia los países del sur. Su Tribunal Supremo ya ha dado un aviso.

Un amigo centroeuropeo me comenta que varios países del norte encuentran irritante que España, por ejemplo, tenga más del doble de cargos políticos que Alemania y seamos, con otros del sur, reiteradamente campeones del gasto alegre y del déficit.

Los embustes de Sánchez también empiezan a ser notados. La sensata Merkel, a la que echaremos de menos, ha dicho que vivimos ahora sobre una capa de hielo muy fina.

En estos momentos en que aumenta la desconfianza sobre el globalismo, en que las llamadas solidarias del Papa Francisco no obtienen el eco necesario, en que surgen malévolos interrogantes sobre la capacidad de las democracias para combatir la pandemia –China dixit–, la convicción de la justeza del Estado de derecho y de que la Europa democrática es importante para superar la crisis son cruciales.

Y surgen dos preguntas: ¿Creerá Europa en el propósito de la enmienda de nuestro Gobierno y que no despilfarrará la eventual ayuda que nos concedan?

¿Será Europa capaz de montar una política sanitaria común para luchar contra cualquier futura epidemia, proteger a los trabajadores de vanguardia, sanitarios, policías…, garantizar las cadenas de aprovisionamiento?

Tengo dudas sobre ambas.

Inocencio F. Arias
Diplomático y ex representante permanente de España ante las Naciones Unidas

Fecha de Publicación: 14 de Mayo de 2020
https://alfayomega.es/204562/el-escepticismo-creciente

China debe responder… pero no así.

mayo 8, 2020

.

La Luz vino al mundo para dar testimonio de la Verdad. Y enseñó: “La verdad los hará libres”.
.

.

China debe responder… pero no así.

El miedo de Pekín a que se conozca la verdad del Covid-19 es una burla al sufrimiento de media humanidad.

Francisco de Andrés. Actualizado

.

El horror a la transparencia del régimen comunista chino –con el pretexto que sea– puede tener efectos catastróficos, porque impide que la investigación de la cura y de la vacuna para el Covid-19 avancen al ritmo que exige la salud de toda la población mundial.

No son los políticos sino los virólogos los que coinciden en que conocer el origen del coronavirus es capital para poder prevenir en el futuro otra pandemia similar.

Negar la mayor o, lo que es lo mismo, tratar de callar que el primer foco de infección se localizó en China es ponerse por montera meses de sufrimiento en todo el planeta.

Por eso, la decisión de los representantes diplomáticos europeos en Pekín de denunciar la censura de un artículo es un paso en la buena dirección. Europa no debe amedrentarse ante las amenazas veladas de Pekín, y hace bien en presionar –como lo hace EE.UU.– en favor de que investigadores independientes entren en Wuhan.

Afortunadamente, no se ha repetido en esta ocasión el papelón de la representación diplomática de la UE, que hace una semana se plegó a las amenazas chinas, y autocensuró un documento comunitario en el que se denunciaba la propaganda del régimen de Pekín, para ocultar su responsabilidad en el origen de la pandemia.

Tal como denunciaron entonces los dos principales diarios norteamericanos –el New York Times y el Washington Post, nada sospechos de ser pro-Trump–, la decisión de censurar el documento para evitar la ira china partió del propio Alto Representante diplomático de la UE, Josep Borrell.

Su autoproclamada política del «pragmatismo» es en realidad sectaria, como demuestran sus mensajes de simpatía hacia el régimen de Putin, el cubano o el venezolano. Si Maduro no quiere irse, ha venido a decir Borrell, convivamos con él, «no repitamos el error de las sanciones a Cuba».

El problema de ese «realismo» diplomático con sistemas matones como el chino que llevan hasta la autocensura es que siempre –es matemático– hacen sentirse más fuerte al que intimida.

Francisco de AndrésFrancisco de Andrés – RedactorFrancisco de Andrés

Trump congela la financiación a la OMS por su gestión del coronavirus

abril 16, 2020

.

El presidente Donald Trump congela la financiación a la OMS

.

Trump congela la financiación a la OMS por su gestión del coronavirus

La organización «no cumplió en sus obligaciones básicas» y «no fue capaz de obtener y compartir información sobre la epidemia a tiempo y con transparencia», según ha manifestado el presidente de EE.UU.

Por Javier Ansorena, corresponsal en Nueva York. Actualizado 15, abril, 2020

.

Donald Trump ha confeccionado una lista amplia de cabezas de turco en el impacto de la epidemia de coronavirus en EE.UU., el país más afectado con más de 600.000 contagios y casi 26.000 muertos.

El presidente de EE.UU., al que se le acusa de una reacción tardía frente a la expansión de la epidemia, ha responsabilizado a China, al Gobierno de Barack Obama o a los gobernadores de los estados del país.

En los últimos días, ha centrado las culpas en la Organización Mundial de la Salud (OMS). Este martes, anunció que EE.UU. suspende la financiación a la organización internacional por su gestión de la pandemia.

La OMS, en su opinión, «no cumplió en sus obligaciones básicas» y «no fue capaz de obtener y compartir información sobre la epidemia a tiempo y con transparencia».

Trump cumplió así con la amenaza de la semana pasada, en la que advirtió con el congelamiento de fondos, y calificó a la OMS de «chino-céntrica».

Ahora, dijo, la financiación estará sujeta a una revisión de la actuación de la OMS que se ejecutará entre los próximos 60 y 90 días.

El año pasado, las contribuciones de EE.UU. supusieron una quinta parte de los 4.400 millones de dólares del presupuesto de la OMS.

Buena parte de la defensa de Trump sobre su gestión de la epidemia tiene que ver con la prohibición de viajes desde China que decretó el 31 de enero.

El presidente de EE.UU. acusó a la OMS de haberse posicionado contra las decisiones de cerrar fronteras y que su medida salvó «miles y miles de vidas», mientras que la postura de la organización internacional multiplicó «por veinte» los casos en el mundo.

También denunció a la OMS por confiar en la información proporcionada por China, a quien se ha acusado de falsear y ocultar datos sobre el brote en Wuhan y la expansión por el resto del país.

«La OMS fracasó a la hora de investigar informaciones creíbles de fuentes en Wuhan que contradecían directamente a las autoridades chinas», dijo Trump.

La OMS «aceptó voluntariamente lo que decía China» y «defendió sus acciones, incluso alabando a lo que calificó como transparencia».

Pero el propio Trump, en un mensaje de Twitter del 24 de enero, cuando la epidemia asolaba China y EE.UU. ya había registrado un caso, aseguró que el gigante asiático estaba trabajando «muy duro para contener el coronavirus» y que EE.UU. «aprecia enormemente sus esfuerzos y su transparencia».

La presidenta de la Asociación Médica de EE.UU., Patrice Harris, aseguró que cortar la financiación a la OMS «en lugar de centrarse en las soluciones, es una decisión peligrosa en un momento precario».


A %d blogueros les gusta esto: