Amo a Jesús pero no estoy de acuerdo en seguir ninguna religión. ¿Te suena familiar?

septiembre 24, 2019

.

Muy difícil, si no imposible, amar a Dios sin ningún gesto externo. Prueba a amar a alguien sin demostrárselo nunca… Probablemente ese amor desaparecerá muy pronto, o nunca fue amor en realidad.

.

Amo a Jesús pero no estoy de acuerdo en seguir ninguna religión. ¿Te suena familiar?

Por Kenneth Pierce

.

«Amo a Jesús, pero estoy en desacuerdo con la religión». Lo he escuchado muchas veces. No solo de personas que consideran a Jesús como un gran personaje histórico, lleno de sabiduría y palabras profundas, sino incluso de aquellos que lo consideran Dios y lo aman.

Usualmente estas ideas van de la mano con otra idea muy frecuente en nuestro tiempo: no necesito a la Iglesia, y me basta con una relación directa con Jesús. ¿Tiene sentido?

Aunque no los veamos, hay dos principios de fondo bastante importantes en esta línea de pensamiento, muy presentes —es bueno saberlo— en el mundo del evangelismo norteamericano y que poco a poco se han filtrado entre los católicos.

El primero es el siguiente: el ser humano está tan herido por el pecado que no puede hacer nada bueno para salvarse. El segundo, muy relacionado al primero, es pensar que solo basta la fe y no son necesarias las obras.

Hay cierta coherencia en esa lógica, pues si estamos tan heridos por el pecado, entonces nada bueno podemos hacer, y todo acto externo no es más que algo superficial, sin ningún contenido posible. Ambas ideas están en el núcleo del pensamiento de Martín Lutero.

No hay duda de que estamos heridos por el pecado. Sabemos, sin embargo, que hay mucho de bueno en nosotros, y que podemos hacer cosas buenas si queremos, y que esas obras tienen tantísimo valor para Dios. Sabemos, también, que una fe que no se manifiesta en obras es una fe estérilinmadura o peor aun, inexistente.

Es duro decirlo, pero es verdad. Dios puede ofrecernos miles de regalos, pero no nos obliga a aceptarlos. Es un principio inherente al amor: debe ser libre y gratuito, aceptado libremente, sin ninguna condición.

«Amo a Jesús, pero no a la religión». Quizás lo pueda decir un ángel, un ser puramente espiritual. Pero no lo podemos decir los seres humanos, que tenemos un espíritu y también un cuerpo material, y por tanto, todo lo visible es importante.

Precisamente la religión tiene muchos componentes importantes, y por eso son necesarios para nosotros. De paso, Jesús usó un montón de signos externos en su vida. Usó barro para curar a un ciego, agua para el bautismo, pan y vino para la Eucaristía. El mismo se hizo hombre, y con esos signos nos dio a entender que lo material tiene un valor increíble.

Ciertamente hay religiosidad que puede estar vacía y sin sentido. Pero la religiosidad que propone Jesús no es esa. La de Jesús está llena de una piedad auténtica, de signos externos y, sobre todo, de un amor infinito que le da sentido a todo. Les comparto cuatro pensamientos muy sencillos sobre la religión.

1. Jesús criticó la religiosidad meramente externa

Sin duda sus palabras más duras, esas que a veces uno quiere sacar del Evangelio, las dirigió a los fariseos y escribas que habían caído en un cumplimiento externo de la ley, pero se habían olvidado por completo del espíritu que la nutría.

Eran, precisamente por eso, hipócritas. Esa religiosidad farisaica claramente no sirve, ni es religión auténtica. Por tanto si la religiosidad sin contenido te molesta, puedes estar tranquilo, porque a Jesús también.

2. Jesús era religioso

Resulta curioso pensarlo, pero de hecho Jesús era un fiel cumplidor de las prácticas religiosas del judaísmo. Era observante de la ley, como lo fueron también José y María. A diferencia de muchos de sus contemporáneos, sin embargo, no era solo un cumplidor externo, sino que llenaba sus prácticas religiosas de un profundo amor a Dios.

Entendía el sentido de lo que hacía, y lo hacía con respeto y piedad a Dios. No vino a abolir la ley, sino a darle plenitud. Los católicos a veces no tenemos la más mínima idea del sentido de lo que hacemos. No le echemos la culpa a Dios de nuestra ignorancia o falta de interés por nuestra fe.

3. ¿Podemos no ser religiosos?

Muy difícil, si no imposible, amar a Dios sin ningún gesto externo. Prueba a amar a alguien sin demostrárselo nunca… Probablemente ese amor desaparecerá muy pronto, o nunca fue amor en realidad.

No somos una abstracción o seres solo espirituales. Somos seres humanos, y como tales, necesitamos ver, sentir, tocar y expresarnos con todos nuestros sentidos. Lo más importante es lo interior, sin duda, pero eso interior se manifiesta a través de cosas externas.

4. Si amas a Jesús y lo conoces, vas a llegar a la Iglesia y a una religión auténtica

Un conocimiento honesto de la vida de Jesús, como se muestra en los Evangelios, nos podría llevar poco a poco a ver que Él quiso y fundó la Iglesia. No la quiso como algo meramente espiritual, sino con presbíteros y laicos, con elementos visibles como los sacramentos, con prácticas rituales que debían continuarse.

Como todo lo humano, supo del riesgo de que entre los cristianos también hubiese fariseos y escribas hipócritas, a los que tan duramente criticó. Pero vio también la grandeza de lo visible, y quiso que a través de eso visible encontrásemos, experimentásemos y manifestásemos su amor.

La fe es una gracia que transforma nuestras vidas y la forma en que vemos el mundo. Como gracia que es, es necesario pedírsela a Dios continuamente y trabajar con perseverancia sobre ella. La conferencia online «¿Cómo puedo crecer en mi fe?» puede ayudarte a encontrar las pautas para hacer más sólida tu fe.

Recuerda compartir este post con tus amigos, en especial con aquellos que se cobijan en el argumento que debatimos en este artículo. 😉

Amo a Jesús pero no estoy de acuerdo en seguir ninguna religión. ¿Te suena familiar?


El maná de cada día, 24.9.19

septiembre 24, 2019

Martes de la 25ª semana de Tiempo Ordinario

.

Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte

Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte



PRIMERA LECTURA: Esdras 6, 7-8. 12b. 14-20

En aquellos días, el rey Darío escribió a los gobernantes de Transeufratina:

«Permitid al gobernador y al senado de Judá que trabajen reconstruyendo el templo de Dios en su antiguo sitio. En cuanto al senado de Judá y a la construcción del templo de Dios, os ordeno que se paguen a esos hombres todos los gastos puntualmente y sin interrupción, utilizando los fondos reales de los impuestos de Transeufratina.
La orden es mía, y quiero que se cumpla a la letra. Darío.»

De este modo, el senado de Judá adelantó mucho la construcción, cumpliendo las instrucciones de los profetas Ageo y Zacarías, hijo de Idó, hasta que por fin la terminaron, conforme a lo mandado por el Dios de Israel y por Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia.

El templo se terminó el día tres del mes de Adar, el año sexto del reinado de Darío.

Los israelitas, sacerdotes, levitas y el resto de los deportados, celebraron con júbilo la dedicación del templo, ofreciendo con este motivo cien toros, doscientos carneros, cuatrocientos corderos y doce machos cabrios, uno por tribu, como sacrificio expiatorio por todo Israel.

El culto del templo de Jerusalén se lo encomendaron a los sacerdotes, por grupos, y a los levitas, por clases, como manda la ley de Moisés.

Los deportados celebraron la Pascua el día catorce del mes primero; como los levitas se habían purificado, junto con los sacerdotes, estaban puros e inmolaron la víctima pascual para todos los deportados, para los sacerdotes, sus hermanos, y para ellos mismos.

 

SALMO 121, 1-2. 3-4a. 4b-5

Vamos alegres a la casa del Señor.

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.

Jerusalén está fundada como ciudad bien compacta. Allá suben las tribus, las tribus del Señor,

Según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia, en el palacio de David.


Aclamación antes del Evangelio: Lc 11, 28

Dichosos los que escuchan la palabra de Dios y la cumplen.


EVANGELIO: Lucas 8, 19-21

En aquel tiempo, vinieron a ver a Jesús su madre y sus hermanos, pero con el gentío no lograban llegar hasta él.

Entonces le avisaron: «Tu madre y tus hermanos están fuera y quieren verte.»

Él les contestó: «Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.»


.

EL SILENCIO DE MARÍA

P. Francisco Fernández Carvajal

Silencio de María en los tres años de la vida pública de Jesús.

«La Anunciación representa el momento culminante de la fe de María a la espera de Cristo, pero es además el punto de partida de donde se inicia todo su camino hacia Dios, todo su camino de fe»8.

Esta fe fue creciendo de plenitud en plenitud, pues Nuestra Señora no lo comprendió todo al mismo tiempo en sus múltiples manifestaciones.

Quizá con el paso de los días sonreiría ante el recuerdo de su sorpresa al formular al ángel la pregunta sobre la guarda de su virginidad, o al interrogar a Jesús hallado en el Templo, como si no hubiera tenido sobradas razones para actuar así y no se debiera primero a su Padre… Podía extrañarse ahora de no haber comprendido entonces lo que ya se le manifestaba9.

El recogimiento de María –donde Ella penetra en los misterios divinos acerca de su Hijo– es paralelo al de su discreción, «pues es condición indispensable para que las cosas puedan guardarse en el interior, y ponderarlas luego en el corazón, que haya silencio.

El silencio es el clima que hace posible la profundidad del pensamiento. El mucho hablar disipa el corazón y este pierde cuanto de valioso guarda en su interior; es entonces como un frasco de esencia que, por estar destapado, pierde el perfume, quedando en él solo agua y apenas un tenue aroma que recuerda el precioso contenido que alguna vez tuvo»10.

La Virgen también guardó un discreto silencio durante los tres años de vida pública de Jesús. La marcha de su Hijo, el entusiasmo de las multitudes, los milagros, no cambiaron su actitud. Solo su corazón experimentó la ausencia de Jesús. Incluso cuando los Evangelistas hablan de las mujeres que acompañaban al Maestro y le servían con sus bienes11 nada dicen de María, que con toda probabilidad permaneció en Nazaret.

Parece normal que la Virgen se acercara en alguna ocasión para ver a su Hijo, oírle, hablar con Él… El Evangelio de la Misa12 narra una de estas ocasiones. Vino a verle su Madre y algunos parientes y, al llegar a la puerta de la casa, no pudieron entrar por el gran número de gente que se agolpaba alrededor de su Hijo.

Le avisaron a Jesús que su Madre estaba fuera y que deseaba verle. Entonces, según indica San Mateo, Jesús extendió la mano sobre los discípulos13; San Marcos14 señala que Jesús, mirando a los que estaban sentados a su alrededor, respondió: Mi madre y mis hermanos son aquellos que oyen la palabra de Dios y la cumplen.

La Virgen no se desconcertó por la respuesta. Ella comprendió que era la mejor alabanza que podía dirigirle su Hijo. Su vida de fe y de oración le llevó a entender que su Hijo se refería muy particularmente a Ella, pues nadie estuvo jamás más unido a Jesús que su Madre. Nadie cumplió con tanto amor la voluntad del Padre.

La Iglesia nos recuerda que la Santísima Virgen «acogió las palabras con las que el Hijo, exaltando el Reino por encima de las condiciones y lazos de la carne y de la sangre, proclamó bienaventurados a los que escuchan y guardan la palabra de Dios, como Ella lo hacía fielmente»15.

María es más amada por Jesús a causa de los lazos creados en ambos por la gracia que en razón de la generación natural, que hizo de Ella su Madre en el orden humano. María también guardó silencio en aquella ocasión, a nadie explicó que las palabras del Maestro estaban especialmente destinadas a Ella. Después, quizá a los pocos minutos, la Madre se encontró con su Hijo y le agradeció tan extraordinaria alabanza.

Jesús se dirige a nosotros de muchas maneras, pero solo entenderemos su lenguaje en un clima habitual de recogimiento, de guarda de los sentidos, de oración, de paciente espera.

Porque el cristiano, como el poeta, el escritor y el artista, ha de saber aquietar «la impaciencia y el temor al paso del tiempo. Aprender –con dolor, quizá– que solamente cuando la semilla escondida en tierra ha germinado y prendido y tiene numerosas raíces, entonces brota una pequeña planta. Y al oír que preguntan sonrientes: ¿y eso es todo?, hay que decir que sí, y estar convencido de que solo si está bien radicada, la planta irá creciendo, hasta que ya árbol muestre con sus ramas –según se creía en antiguas épocas– la extensión de su profundidad»16.

8 Juan Pablo II, Enc. Redemptoris Mater, 25-III-1987, 14. — 9 Cfr. J. Guitton, La Virgen María, Rialp, 2ª ed., Madrid 1964, p. 109. — 10 F. Suárez, o. c., pp. 200-201. — 11 Cfr. Lc 81 2-3. — 12 Lc 8, 19-21. — 13 Mt 12, 49. — 14 Mc 3, 34. — 15 Conc. Vat. II, Const. Lumen gentium, 58. — 16 F. Delclaux, El silencio creador, Rialp, Madrid 1969, p. 15.

Homilética.org


A %d blogueros les gusta esto: