Pekín lanza una advertencia inédita a Hong Kong y exige que ponga “orden”

julio 29, 2019

.

China es “un país”, pero tiene “dos sistemas”: uno pseudodemocrático, en Hong Kong, y otro autoritario, en China continental.

.

Pekín lanza una advertencia inédita a Hong Kong y exige que ponga “orden”

China afirma que las manifestaciones contra el Ejecutivo de Carrie Lam comprometen “gravemente” la prosperidad y estabilidad de la ciudad

Por Jaime Santirso

.

El Gobierno de Pekín ha lanzado este lunes una clara advertencia al reclamar que Hong Kong sancione a los manifestantes violentos y restablezca “el orden rápidamente”, tras un nuevo fin de semana de protestas en la antigua colonia británica y los choques con la policía.

En una inusual rueda de prensa, la Oficina para Asuntos de Hong Kong y de Macao, el órgano chino encargado de las relaciones con estos territorios, aseguró también que las protestas, que duran ya dos meses, han “comprometido gravemente” la prosperidad y la estabilidad. Se ha “excedido el límite de lo aceptable”, dijeron los portavoces.

La ciudad de Hong Kong está atrapada en una crisis para la que, de momento, no parece haber salida. Es el mayor conflicto desde que el Reino Unido devolviera la soberanía de la antigua colonia a China en 1997.

Tras las protestas del fin de semana, Pekín ha anunciado también una respuesta inédita: por primera vez, la Oficina para Asuntos de Hong Kong y Macao del Consejo de Estado, la más alta autoridad política para cuestiones relacionadas con ambos territorios, daba una rueda de prensa.

Las intervenciones de los portavoces no fueron novedosas, básicamente una reiteración del apoyo al Ejecutivo local, pero el contexto sí.

A medida que se profundiza en el bloqueo, la silueta de los oponentes se ilumina: de un lado, la mayoría del pueblo hongkonés; del otro, el Partido Comunista chino (PCCh). Los escenarios más drásticos van ganando en probabilidad.

En el corazón de Pekín, dos portavoces del Gobierno chino hablaron por primera vez de la situación de Hong Kong ante los medios de comunicación.

El primero, Yang Guang, arrancó con una breve recapitulación de la escalada de acontecimientos de los últimos dos meses, empezando por el origen del conflicto que ha llevado a las masivas manifestaciones: el proyecto de una nueva ley de extradición que permitiría la entrega a Pekín de ciudadanos hongkoneses.

Yang aseguró que “el Gobierno ha estado siguiendo de cerca” lo sucedido y ha llegado a la conclusión de que las protestas, que el domingo se saldaron con 16 heridos y 49 detenidos, han “excedido el límite de lo aceptable”.

La segunda representante, Xi Luying, afirmó que el Gobierno central “apoya completamente” el trabajo desempeñado por la jefa del Ejecutivo hongkonés, Carrie Lam, cuya dimisión piden los manifestantes.

La convocatoria de la rueda de prensa mostró que el Gobierno chino considera necesario dar un paso adelante, aunque se optara por el simbolismo del acontecimiento con los medios más que por el contenido.

La hipótesis más extrema que se barajaba como reacción de Pekín, tras anunciar que daría una respuesta a las últimas protestas, era la movilización de las fuerzas armadas, el Ejército Popular de Liberación (PLA), para aplacar la revuelta en las calles.

Esta posibilidad, recogida en el artículo 14 de la Ley Básica de Hong Kong, fue insinuada por un portavoz del Ministerio de Defensa la semana pasada, lo que devolvió al imaginario colectivo las escenas de las protestas de la plaza de Tiananmen de 1989 y su aplastamiento.

Aquella fue la última vez que el PCCh enfrentó un desafío social explícito, que solucionó empleando la fuerza: aunque nunca ha habido cifras oficiales, se estima que unas 1.000 personas perdieron la vida.

Esta medida, a la que la prensa hongkonesa se refiere como “la opción nuclear”, sería traumática, provocaría enormes presiones internacionales y se teme que podría acabar, como entonces, en un baño de sangre.

Preguntado al respecto, Yang fue parco: “Las disposiciones de la Ley Básica son muy claras, no tengo nada más que añadir”.

El portavoz sí se extendió a la hora de lanzar tres “sugerencias” para aliviar el descontento: llamó a todos los sectores de la población a “oponerse claramente a la violencia”, a “defender con decisión el imperio de la ley”, y aconsejó que el Gobierno local se centre en mejorar sus políticas sociales.

El portavoz manifestó también el compromiso del PCCh de “mantener el precepto de un país, dos sistemas, el mejor arreglo institucional para mantener la prosperidad y la estabilidad de Hong Kong”.

Hong Kong se rige por este enunciado desde 1997, cuando fue acordado durante la transferencia de soberanía para que la población de la antigua colonia pudiera mantener los derechos y libertades democráticas que había disfrutado como parte del Reino Unido.

China es “un país”, pero tiene “dos sistemas”: uno pseudodemocrático, en Hong Kong, y otro autoritario, en China continental. Esta cuestión es clave para el futuro de la isla: la legislación establece que en 2047 Hong Kong se integrará plenamente y no está claro qué pasará con este principio.

En los últimos años, Pekín ha acelerado su erosión del sistema, y probablemente no contaba con tanta resistencia tras la derrota de la revolución de los paraguas en 2014, que reclamaba más derechos democráticos. La ley de extradición, congelada por Lam ante las masivas protestas, era un paso más.

Con la rueda de prensa del lunes, se ha hecho evidente que la última palabra sobre las políticas de Hong Kong está en Pekín.

El cisma entre los hongkoneses y el Gobierno local apoyado por Pekín parece irremediable. Aunque en un primer momento Carrie Lam congeló la ley de extradición, a partir de entonces no ha dado su brazo a torcer, empleando todo tipo de trucos lingüísticos para evitar confirmar que ha sido retirada.

Esta era la reclamación principal de los manifestantes, así como una investigación independiente de los excesos policiales, amnistía para los detenidos y la dimisión de la propia Lam.

Con el tiempo sus demandas han ido expandiéndose hasta convertirse en una enmienda a la totalidad: en sus comunicaciones, los participantes en las protestas reclaman también el sufragio universal y medidas para mejorar el acceso a la vivienda.

La portavoz Xi Luying aseguró que el Ejecutivo central continuará apoyando a Carrie Lam para gobernar Hong Kong, y anotó como un punto positivo que “la Administración [local] reflexionó sobre sí misma” cuando paralizó la aprobación de la polémica ley.

De estas declaraciones se infiere que las protestas forzaron un cambio de política y que, por tanto, funcionan: una perspectiva peligrosa para Pekín.

https://elpais.com/internacional/2019/07/29/actualidad/1564400092_534970.html


El maná de cada día, 29.7.19

julio 29, 2019

Lunes de la 17ª semana del Tiempo Ordinario

Fermentar la masa

Fermentar la masa



PRIMERA LECTURA: Éxodo 32, 15-24. 30-34

En aquellos días, Moisés se volvió y bajó del monte con las dos tablas de la alianza en la mano. Las tablas estaban escritas por ambos lados; eran hechura de Dios, y la escritura era escritura de Dios, grabada en las tablas.

Al oír Josué el griterío del pueblo, dijo a Moisés: «Se oyen gritos de guerra en el campamento.»

Contestó él: «No es grito de victoria, no es grito de derrota, que son cantos lo que oigo.»

Al acercarse al campamento y ver el becerro y las danzas, Moisés, enfurecido, tiró las tablas y las rompió al pie del monte. Después agarró el becerro que habían hecho, lo quemó y lo trituró hasta hacerlo polvo, que echó en agua, haciéndoselo beber a los israelitas.

Moisés dijo a Aarón: «¿Qué te ha hecho este pueblo, para que nos acarreases tan enorme pecado?»

Contestó Aarón: «No se irrite mi señor. Sabes que este pueblo es perverso. Me dijeron: “Haznos un Dios que vaya delante de nosotros, pues a ese Moisés que nos sacó de Egipto no sabemos qué le ha pasado.” Yo les dije: “Quien tenga oro que se desprenda de él y me lo dé”; yo lo eché al fuego, y salió este becerro.»

Al día siguiente, Moisés dijo al pueblo: «Habéis cometido un pecado gravísimo; pero ahora subiré al Señor a expiar vuestro pecado.»

Volvió, pues, Moisés al Señor y le dijo: «Este pueblo ha cometido un pecado gravísimo, haciéndose dioses de oro. Pero ahora, o perdonas su pecado o me borras del libro de tu registro.»

El Señor respondió: «Al que haya pecado contra mí lo borraré del libro. Ahora ve y guía a tu pueblo al sitio que te dije; mi ángel irá delante de ti; y cuando llegue el día de la cuenta, les pediré cuentas de su pecado.»


SALMO 105,19-20.21-22.23

Dad gracias al Señor porque es bueno.

En Horeb se hicieron un becerro, adoraron un ídolo de fundición; cambiaron su gloria por la imagen de un toro que come hierba.

Se olvidaron de Dios, su salvador, que había hecho prodigios en Egipto, maravillas en el país de Cam, portentos junto al mar Rojo.

Dios hablaba ya de aniquilarlos; pero Moisés, su elegido, se puso en la brecha frente a él, para apartar su cólera del exterminio.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 8, 12b

Yo soy la luz del mundo -dice el Señor; el que me sigue tendrá la luz de la vida.


EVANGELIO: Mateo 13, 31-35

En aquel tiempo, Jesús propuso esta otra parábola a la gente: «El reino de los cielos se parece a un grano de mostaza que uno siembra en su huerta; aunque es la más pequeña de las semillas, cuando crece es más alta que las hortalizas; se hace un arbusto más alto que las hortalizas, y vienen los pájaros a anidar en sus ramas.»

Les dijo otra parábola: «El reino de los cielos se parece a la levadura; una mujer la amasa con tres medidas de harina, y basta para que todo fermente.»

Jesús expuso todo esto a la gente en parábolas y sin parábolas no les exponía nada. Así se cumplió el oráculo del profeta: «Abriré mi boca diciendo parábolas, anunciaré lo secreto desde la fundación del mundo.»
.

 

TRES MEDIDAS DE HARINA

De niño, cuando vivía con sus padres en Nazaret, el Señor disfrutaría mucho viendo a su madre preparar el pan. A veces, incluso, metería las manos en aquel montón de harina, intentando ayudar a su madre en la costosa tarea de preparar la masa. El secreto estaba en aquella minúscula y diminuta levadura que se escondía en el interior y que hacía que, al día siguiente, la mezcla fuera mayor.

Así era también ese Reino de Dios que el Señor intentaba explicar a las gentes, con la misma fuerza misteriosa y oculta de esa levadura que la mujer esconde en tres medidas de harina.

Tú y yo, a veces, nos sentimos más minúsculos y diminutos que esa levadura, incapaces de tener la misma fuerza que ella. Nos sobrepasan situaciones, problemas, preocupaciones, ambientes de pecado, ideologías torcidas y contrarias a Dios, y crece en nosotros, como enorme montón de harina, el desánimo, la desesperanza, el agobio, el miedo al qué dirán, la apatía.

A veces esas tres medidas de harina están en tu ambiente de trabajo, en tu familia, allí donde te topas con situaciones de obstinada incredulidad y de pertinaz alejamiento de Dios. Sin embargo, con ser grande, la fuerza de la levadura siempre será insignificante para explicar cómo es ese poder que esconde en sí el Reino de Dios.

No quieras fermentar por ti mismo toda esa masa de harina que te rodea. No quieras ser tú de esa falsa levadura que pretende cambiar las cosas y las personas sólo por el encanto personal de sus cualidades, habilidades, simpatía, inteligencia, argumentos.

¿Cómo pretendes tú despertar en otros el interrogante de Dios si andas por dentro como ese montón de harina que espera todavía a ser fermentado por la gracia y el poder de Dios?

No pretendas dar lo que no tienes y deja que la oración, el trato con Dios, la gracia de los sacramentos, vaya fermentando en ti para hacerte sabroso pan que sacie a tu alrededor tanta hambre de Dios.

Lañas diarias www.mater-dei.es


A %d blogueros les gusta esto: