El Papa Francisco explica estas tres actitudes ante la vocación de seguir a Jesús

junio 30, 2019

.

El Papa Francisco en el rezo del Ángelus. Foto: Vatican Media / ACI. La vocación: itinerancia, disponibilidad y decisión. 

.

El Papa Francisco explica estas 3 actitudes ante la vocación de seguir a Jesús

Por Mercedes de la Torre, ACI Prensa

El Papa Francisco explicó este domingo 30 de junio la actitud de tres personajes diferentes ante la vocación del seguimiento de Jesús narrados en el Evangelio de San Lucas.

Antes del rezo del Ángelus de este domingo, el Santo Padre reflexionó en el Evangelio del día en el que San Lucas describe el último viaje de Jesús hacia Jerusalén, narración que concluye el capítulo 19.

“Es un largo camino no solo geográfico y espacial, sino espiritual y teológico hacia el cumplimiento de la misión del Mesías. La decisión de Jesús es radical y total, y quienes lo siguen están llamados a medirse con ella”, señaló el Papa.

En esta línea, el Pontífice destacó que el evangelista presenta a tres personajes, “tres casos de vocación, podríamos decir, que traen a la luz lo que es necesario para quien quiere seguir a Jesús hasta el fondo, totalmente”.

En primer lugar, el Santo Padre recordó al primer personaje que le promete: ‘Te seguiré a donde tú vayas’. “¡Generoso! Pero Jesús responde que el Hijo del hombre… ‘no tiene donde apoyar la cabeza’. La pobreza absoluta de Jesús. Jesús, de hecho, ha dejado la casa paterna y ha renunciado a toda seguridad para anunciar el Reino de Dios a las ovejas perdidas de su pueblo”.

“Así Jesús nos ha indicado, a sus discípulos, que nuestra misión en el mundo no puede ser estática, sino itinerante”, afirmó el Papa, quien añadió que “el cristiano es un itinerante.

La Iglesia por su naturaleza está en movimiento, no está sedentaria y tranquila en el propio recinto. Está abierta a los más extensos horizontes, enviada -¡La Iglesia es enviada!- a llevar el Evangelio por las calles y a alcanzar las periferias humanas y existenciales”, afirmó.

Después, el Santo Padre describió que el segundo personaje que Jesús encuentra recibe directamente de Él la llamada, pero responde: ‘Señor, permíteme ir antes a enterrar a mi padre’.

“Es una solicitud legítima, fundada en el mandamiento de honrar al padre y a la madre. Sin embargo, Jesús replica: ‘Deja que los muertos entierren a sus muertos’. Con estas palabras, provocadoras, Él busca afirmar el primado del seguimiento y del anuncio del Reino de Dios, incluso sobre las realidades más importantes, como la familia”.

En esta línea, el Papa destacó que “la urgencia de comunicar el Evangelio, que rompe la cadena de la muerte e inaugura la vida eterna, no admite demoras, sino que requiere disponibilidad y disponibilidad (total, absoluta). Por lo tanto, la Iglesia es itinerante, y aquí la Iglesia es decisiva, actúa rápidamente, al momento, sin esperar”.

Por último, el Papa Francisco señaló que el tercer personaje también quiere seguir a Jesús, pero con una condición: lo hará después de despedirse de sus familiares.

Y al respecto, esto dice el Maestro: ‘Nadie que ponga su mano en el arado y luego se dé vuelta es adecuado para el reino de Dios’, y agregó que “el seguimiento de Jesús excluye los arrepentimientos y las miradas hacia atrás, sino que requiere la virtud de la decisión”.

“La Iglesia, para seguir a Jesús, es itinerante, actúa de inmediato, rápida y decididamente. El valor de estas condiciones establecidas por Jesús (itinerancia, disponibilidad y decisión) no se coloca en una serie de ‘noes’ refiriéndose a cosas buenas e importantes en la vida.

El acento, más bien, debe colocarse en el objetivo principal: ¡Transformarse en un discípulo de Cristo! Una decisión libre y consciente, hecha de amor, para corresponder a la inestimable gracia de Dios, y no hecha como una forma de promocionarse”, expresó el Papa.

Sin embargo, el Pontífice reconoció que es triste cuando hay algunos que “piensan que están siguiendo a Jesús para promocionarse, es decir, para hacer una carrera, para sentirse importantes o para adquirir un lugar de prestigio” (en la sociedad o en la Iglesia).

“Jesús nos quiere apasionados por Él y el Evangelio. Una pasión del corazón que se traduce en gestos concretos de disponibilidad, de cercanía a los hermanos más necesitados, de acogida y de cuidado. Así como Él mismo vivió”, dijo el Papa.

De este modo, el Santo Padre rezó: “¡Que la Virgen María, icono de la Iglesia en camino, nos ayude a seguir con alegría al Señor Jesús y a anunciar a los hermanos, con renovado amor, la Buena Noticia de la Salvación!”.

https://www.aciprensa.com/noticias/el-papa-francisco-explica-estas-3-actitudes-ante-la-vocacion-de-seguir-a-jesus-22210?fbclid=IwAR04bvI7uOikqJ3gaHpZ2Oi3zL_wxr2r0RmVsgpqYaNKRezI-5DEEkv9BH0


Para los jóvenes de Hong Kong, protestar es ‘una cuestión de vida o muerte’

junio 30, 2019

.

Estudiantes participando en una huelga en el Parque Tamar en Hong Kong el 17 de junio Credit Lam Yik Fei para The New York Times

.

Para los jóvenes de Hong Kong, protestar es ‘una cuestión de vida o muerte’

Por Mike Ives y Katherine Li,

Read in English

HONG KONG — Están al frente en todas las manifestaciones, son jóvenes vestidos con camisetas negras y agitando los puños mientras marchan por las asfixiantes calles de Hong Kong. Se organizan a través de grupos que utilizan mensajes cifrados y, en los mítines, reparten cascos y gafas de seguridad. Cuando la policía les lanzaba gas lacrimógeno, iban tras los recipientes que despedían humo y los sofocaban con agua.

Los jóvenes de Hong Kong están al frente de las protestas de este mes que han conducido a la ciudad a una crisis política, entre ellas un enorme mitin el 16 de junio que tal vez fue el más grande de la historia hongkonesa.

Los organizadores afirman que participaron cerca de dos millones de los siete millones de habitantes del territorio para exigirle al gobierno que retire la legislación propuesta que permitiría las extradiciones a la China continental.

Para los muchos estudiantes de bachillerato y universidad que inundaron las calles, el problema es mucho mayor que solo la extradición. A su modo de ver, están peleando una “batalla final” para obtener cierta autonomía del gobierno chino.

“La ley de extradición es un peligro para nuestra vida”, señaló Zack Ho, un estudiante de bachillerato de 17 años que ayudó a organizar un boicot a las clases. “Cuando se apruebe, nuestro Estado de derecho quedará dañado de manera irreparable”.

Son una generación que no recuerda cómo era la vida bajo el gobierno británico, pero que ha crecido en una época de temores crecientes acerca de la forma en que la injerencia del gobernante Partido Comunista de China —y una afluencia de gente de la China continental— está transformando a Hong Kong y lo que ellos creen que su ciudad tiene de especial.

Dichos temores se derivan de la destitución de legisladores de oposición, de la desaparición de varias personas de Hong Kong que estaban en custodia en China y de la competencia cada vez mayor para obtener empleo y vivienda en una ciudad de creciente desigualdad.

Muchos manifestantes jóvenes ven el proyecto de ley de extradición como perjudicial para la independencia legal del territorio; desde su punto de vista, el último vestigio de separación de la influencia de Pekín que actualmente tienen.

El activismo de la juventud de Hong Kong había menguado en los últimos años después de que fracasaron las protestas que exigían una participación directa en la elección del jefe ejecutivo del territorio.

Los líderes más prominentes de lo que se llegó a conocer como la Revolución de los Paraguas, o la Primavera Asiática, fueron encarcelados y sus legiones de jóvenes partidarios se quedaron tremendamente desencantados.

Sin embargo, la legislación de extradición impulsada por la jefa del Ejecutivo de Hong Kong, Carrie Lam, ha inyectado nueva energía a la gente.

Los residentes expresan su inquietud de que Pekín emplee los nuevos poderes de extradición para ir tras disidentes y otras personas que se oponen a los funcionarios del Partido Comunista en la zona continental.

Los jóvenes que impulsaron la Revolución de los Paraguas luchaban por el sufragio universal, comentó Leung Yiu-ting, presidente de la unión estudiantil de la Education University de Hong Kong. Pero la lucha con respecto a la extradición, añadió, es “una cuestión de vida o muerte”.

No ha surgido nadie como rostro visible del actual movimiento juvenil, como lo hizo hace cinco años Joshua Wong, que entonces tenía 17 años, durante las protestas de la Revolución de los Paraguas. (Wong fue liberado de la cárcel el pasado 17 de junio, después de cumplir uno de los dos meses de su sentencia).

Al menos en parte, eso se debe al temor. “¿Quién va a estar tan dispuesto, abiertamente, a pasar seis años en prisión como trofeo por las protestas?”, comentó Claudia Mo, una legisladora de Hong Kong que está a favor de la democracia, en referencia a una sentencia dictada en 2018 a Edward Leung, un activista local, por su participación en una confrontación entre los manifestantes y la policía en 2016.

En cambio, los organizadores han trabajado tras bambalinas difundiendo mensajes acerca de las manifestaciones y de otras acciones de desobediencia civil a través de las redes sociales, de boca en boca y de aplicaciones de mensajería segura como Telegram.

Uno de los resultados fue que estudiantes de bachillerato y de universidad llegaron en grandes grupos a una marcha mayormente pacífica el 9 de junio y también tomaron una avenida el 12 de junio afuera del Consejo Legislativo. Estudiantes de Medicina y otros voluntarios brindaron primeros auxilios sin cobrar por el material de curación en casas de campaña improvisadas.

“Están poniendo en peligro nuestro futuro, ¿y para qué?”, señaló Terrence Leung, un estudiante universitario recién graduado, que como muchos otros se manifestó el 12 de junio con una camiseta negra y un cubrebocas, al referirse a los legisladores partidarios de Pekín que defendieron el proyecto de ley de extradición.

No obstante, en ambas protestas, algunos de los jóvenes manifestantes retaron a las autoridades mediante el uso de la fuerza. Intentaron tomar la zona que está afuera del Consejo Legislativo —o, en el caso del 12 de junio, trataron de irrumpir en el complejo— y empujaron las vallas metálicas y arrojaron palos, ladrillos y botellas a los policías antimotines.

La policía respondió con gas pimienta y macanas. El miércoles, la policía también lanzó 150 recipientes de gas lacrimógeno y, por primera vez en décadas, disparó balas de goma. Los videos de policías golpeando a los manifestantes y lanzando descargas de gas lacrimógeno que ahuyentaron a miles provocó amplio repudio en toda la ciudad.

La ira de la población se acrecentó cuando Lam comparó su respuesta hacia la oposición con la de una madre hacia un hijo voluntarioso.

La policía dio a conocer el 17 de junio que habían arrestado a 32 personas desde el suceso del 12 de junio, incluyendo a cinco personas acusadas de provocar disturbios.

“El temor asalta nuestros corazones”, comentó Leung, el presidente de la unión estudiantil, en referencia a la posibilidad de ser enjuiciado.

https://www.nytimes.com/es/2019/06/20/protestas-hong-kong-extradicion/


A %d blogueros les gusta esto: