Miles de muertos por pseudoterapias New Age: un problema de salud pública… y sentido de la vida

febrero 1, 2019

.

No podemos olvidar el carácter claramente sectario de muchas de estas pseudoterapias, que hacen vivir al enfermo –convertido ahora en adepto– en una realidad paralela totalmente irreal.

.

Miles de muertos por pseudoterapias New Age: un problema de salud pública… y sentido de la vida

Portaluz. Luis Santamaría del Río

.

Los titulares no se hicieron esperar en España, luego que la Asociación para Proteger al Enfermo de Terapias Pseudocientíficas (APETP) publicase su Primer informe sobre fallecidos a causa de pseudoterapias en España, elaborado por Fernando Cervera, José Manuel Gómez y Fernando Frías (puede descargarse aquí).

La APETP está integrada por diversas personas, tanto afectados y víctimas como científicos y profesionales del ámbito de la salud que pretenden “luchar contra la desinformación y las estafas sanitarias que forman las terapias alternativas, complementarias o, directamente, pseudoterapias con el objetivo de proteger al paciente de ellas”, señalan en la presentación del referido informe.

Cifras que impresionan

En muchos países, la confianza de un porcentaje nada desdeñable de la población hacia las terapias naturales, complementarias o alternativas –según la nomenclatura que se use en cada caso– hace posible que su incidencia en la sociedad sea cada vez mayor, posibilitando así que haya muchos enfermos y familias afectados, refieren desde APETP.

Hasta ahora, los escépticos y críticos con las pseudoterapias habían recogido y difundido casos sueltos publicados por los medios de comunicación: personas que, habiendo abandonado su tratamiento médico, siguiendo los consejos de un gurú o un curandero, en algunas ocasiones ha provocado su muerte.

Una población especialmente vulnerable en este sentido es la infantil, y se conocen muchos casos que tienen como víctimas principales a los niños.

Pero los expertos denuncian que “no se trata de casos aislados”. Haciendo una trasposición de estudios, estadísticas y encuestas a la realidad española, desde la APETP se calcula que entre 550 y 800 enfermos de cáncer pueden morir cada año por utilizar una pseudoterapia como tratamiento principal, abandonando la medicina convencional.

Si a esto unimos la estimación de otras personas que pueden morir por daños directos de las pseudoterapias, podríamos hablar de entre 1.210 y 1.460 muertes al año en España.

Aunque ha habido una respuesta muy violenta contra este cálculo, que algunos estiman exagerado –sobre todo los defensores de las pseudoterapias y sus “profesionales”–, lo cierto es que no extraña cuando, como señalan los autores del informe, “como mínimo dos millones de españoles han confiado erróneamente su suerte a una pretendida terapia alternativa que, sin embargo, carece de probabilidades de éxito”, de acuerdo con estadísticas oficiales del Gobierno.

Una estafa integral

Los autores del informe de la APETP afirman que “más allá del evidente daño económico que tiene comprar terapias ineficaces –que además suelen ser más caras que la medicina real–, […] esa supuesta inocuidad no es cierta”.

Y no sólo porque el paciente puede llegar a morir cuando su problema de salud podría tener una solución accesible, sino porque también se dan otro tipo de daños: familiares, sociales, psicológicos y espirituales.

Podemos partir del daño físico, para observar consecuencias negativas de las pseudoterapias en las personas cuando no las llevan a la muerte.

Desde la APETP señalan que puede producirse “por un abandono de tratamiento, por un retraso en el tratamiento y la consecuente pérdida de oportunidad terapéutica, o por daños directos ocasionados al paciente por los efectos adversos de estas pseudoterapias o por su interacción con la terapia farmacológica que estén recibiendo”.

Otro elemento a tener en cuenta es “la creación de falsas esperanzas”, ya que los enfermos están en situaciones a veces desesperadas, y siempre con sufrimiento, ya que hay dolencias crónicas, degenerativas o terminales que les hacen buscar cualquier recurso, llegando a confiar en farsantes e iluminados.

Pseudoterapias… ¿o verdaderas sectas?

Junto a esto, no podemos olvidar el carácter claramente sectario de muchas de estas pseudoterapias, que hacen vivir al enfermo –convertido ahora en adepto– en una realidad paralela totalmente irreal, aislándolo de sus redes sociales principales (familia y amigos, sobre todo) y haciéndolo dependiente de un líder o un grupo concreto.

Un ejemplo claro de este sectarismo es la Bioneuroemoción, una peligrosa pseudoterapia creada por el psicólogo español Enric Corbera, que bebe de fuentes New Age como el libro Un Curso de Milagros (canalizado por una mujer que dijo recibir mensajes de Jesús) o la descodificación biológica.

Entre sus prácticas, incluye la “cuarentena”, que lleva al paciente a aislarse de su familia, allanando así el camino para la manipulación psicológica. Ya se conocen casos de muertes provocadas por abandonar los tratamientos y seguir a Corbera, como el de la española Maribel Candelas.

El dictamen de un experto

En el año 2009, mucho antes de que se extendiera esta gran preocupación actual por las pseudoterapias, el psicólogo uruguayo Álvaro Farías, integrante de la Red Iberoamericana de Estudio de las Sectas (RIES) y autor del libro Sectas y manipulación mental, estudió de forma exhaustiva este fenómeno enmarcándolo en la denominada Nueva Era (New Age).

En un artículo que recoge el portal Oropel, Farías señalaba ya hace una década que, para entender el auge de estas propuestas terapéuticas alternativas, hay que tener en cuenta que “la New Age hunde sus raíces en el intento de encontrar puntos de contacto entre ciencia y religión, entre la razón y la magia, entre Oriente y Occidente”.

En este marco se habla de la inminencia de una Nueva Era (la de Acuario), de una concepción impersonal, difusa y energética de Dios (que ahora pasa a ser “lo divino” compartido por todos los seres), de la práctica del channeling (contacto espiritual con seres sobrenaturales o extraterrestres) …

Y así, como afirmaba este psicólogo, “el mayor problema con todo esto es la utilización perversa de estas creencias y técnicas”, que no serían asumidas en libertad por la persona, sino como resultado de un proceso de manipulación psicológica.

Según Álvaro Farías, “en este tipo de ‘terapias’, los límites terapéuticos se diluyen y los pacientes terminan por transformarse en verdaderos creyentes o adeptos, se establece una co-dependencia donde el ‘terapeuta’ y sus pacientes transforman la experiencia terapéutica en un sistema cerrado donde predomina la perversión”, dándose unas relaciones totalmente sectarias.

El lado espiritual

No podemos olvidar las consecuencias espirituales que tienen las pseudoterapias. Si el ámbito de la búsqueda de sentido, una faceta fundamental del ser humano, está en el origen de su éxito y de su capacidad de atracción –como uno de los factores–, también este ámbito se ve gravemente afectado por la práctica de estas técnicas.

Ya la Santa Sede advirtió sobre ello en 2003, en su informe pastoral sobre la Nueva Era (Jesucristo, portador del agua de la vida), donde se afirma que “la sanidad holística se centra en el importante papel que desempeña la mente en la curación física”, y por eso en las pseudoterapias New Age “se dice que la fuente de la sanación está dentro de nosotros mismos, que la podemos alcanzar cuando estamos en contacto con nuestra energía interior o con la energía cósmica”.

¿Qué consecuencias pueden tener el aprendizaje y la realización de estas pseudoterapias? Por un lado, la apertura de la persona a la acción extraordinaria del demonio, ya que se han adoptado posturas que caen directamente en la práctica de la magia y la adivinación, por mucha ornamentación y terminología científica o psicológica que lleven.

La experiencia contrastada de muchos exorcistas muestra esta realidad, sobre todo en pseudoterapias tan extendidas como el reiki.

Por otro lado –y éste es el efecto espiritual más importante–, las pseudoterapias, como todas las corrientes de la Nueva Era y los diversos métodos del potencial humano, llevan al hombre a considerarse divino por naturaleza, sin necesidad de Dios ni de su perdón o su salvación, cerrando su camino al encuentro con Él.

Un endiosamiento que no sólo le puede llevar a la muerte física, sino también a la muerte eterna.
.
https://www.portaluz.org/miles-de-muertos-por-pseudoterapias-new-age-un-problema-de-salud-3195.htm?fbclid=IwAR3b8pbEgEwdNReEjxiGsJ8qSv_abfjRk9NGKp3hs7zEW8WAJx9-ztG6lpo

 


Liderar con humildad: 12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco

febrero 1, 2019

.

Intento discernir los principios de liderazgo que subyacen en la prédica o en el accionar del Papa Francisco.

.

Liderar con humildad: 12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco

Vistas por un judío

Por Jaime Septién

.

Con la celebración de los cuatro años de haber sido elegido Papa, el mundo editorial ha vuelto a poner en circulación algunos textos que hablan de Francisco, de sus fuentes de inspiración, los problemas que ha enfrentado en la renovación de la curia romana o de las finanzas vaticanas, etcétera.

Pero muy pocos han sido tan singulares como el que hizo en 2014 Jeffrey A. Kermes, un experto en cuestiones de liderazgo.

Kermes es hijo del Holocausto, aunque haya nacido en Chicago. Su madre y su padre se conocieron en Estados Unidos, pero ambos -de ascendencia judía- venían huyendo de Hitler. Su campo de trabajo ha sido la investigación de la forma como los líderes de las grandes corporaciones industriales, comerciales y de servicios, así como líderes políticos o militares, ejercen su influencia.

Nada más alejado de un Papa de la Iglesia católica. Pero Francisco lo ha cambiado todo. Inclusive la visión de liderazgo de un ensayista judío acostumbrado a hurgar en el interior de las empresas y dar consejos a sus dueños sobre cómo conducirlas mejor.

Kermes ha tenido que estudiar el catolicismo, se ha acercado a la Iglesia y ha transformado – mediante el reconocimiento de la humildad de Bergoglio- su noción de liderazgo.

“Mi visión de Francisco difiere de, por ejemplo, la de un miembro practicante de la Iglesia Católica, dice el autor, o la de un teólogo; lo miro a través de un lente secular, y es a través de este lente que puedo discernir los principios de liderazgo que subyacen en la prédica o el accionar de este Papa”.

Y a partir de ahí ha escrito un libro interesantísimo: Liderar con humildad. 12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco.

He aquí la lista de las lecciones que bien puede servir para un padre o una madre de familia, para una empresaria o un empresario, para una maestra, un sacerdote…

1. Liderar con humildad. La clave está en la idea de que si se tiene una posición predominante sobre otros, no se debe usar ésta para aplastarlos. Antes bien, para acompañar a los demás en su tarea vital. El diálogo es la puerta de entrada para mostrar lo que el otro significa para mí.

2. Huele como tu rebaño. Es conocida la frase del Papa sobre los pastores “con olor a oveja”. Pero eso no es tan solo para los sacerdotes. Principalmente es para los líderes. Más allá de una actitud cosmética o de “relaciones públicas”, el oler como el rebaño es sinónimo del amor al propio rebaño.

3. ¿Quién soy yo para juzgar? Quizá esta sea la frase del Papa Francisco más conocida en el mundo: “Si alguien es gay y busca a Dios y es de buena voluntad… ¿quién soy yo para juzgar?” Esta noción da pauta a una de las formas más sutiles y efectivas de liderazgo, pues el líder no juzga, evalúa.

4. No cambies, reinventa. Muchos se han ido con la idea de que el Papa Francisco “lo está cambiando todo” dentro de la Iglesia. De hecho, no ha cambiado nada: ha reinventado la manera de vivir el catolicismo. Desde el Cónclave que finalmente lo elegiría Papa hasta hoy su método es el mismo: la misericordia.

5. Que la inclusión sea tu prioridad absoluta. Una de las formas de liderazgo menos estudiadas es, justamente, la de Francisco: incluir a todos, a los de adentro y a los de afuera de la Iglesia, a “justos” y a pecadores. ¿Cómo? Pidiendo a todos que recen por él. Y si no saben rezar, “cuando menos que le echen buena onda”.

6. Evita la insularidad. El primero de los gestos del Papa fue irse a vivir fuera de los departamentos papales, fuera de una isla. Necesita el contacto con la gente, si no, enfermaría (y el psiquiatra, dijo, “costaría mucha plata”). Ningún liderazgo se puede ejercer desde una isla.

7. Prefiere el pragmatismo a la ideología. En varias ocasiones, Francisco ha dado una llave para abrir la puerta de la conducción de seres humanos: la realidad está por encima de la idea. Cuando actuamos de manera contraria, incluso en la misión católica, colocamos los caballos detrás de la carreta.

8. Utiliza su enfoque en la toma de decisiones. Aquí es donde Krames se rinde ante Francisco. Les dice a los líderes que usen “el enfoque” del Papa para tomar decisiones en sus empresas (casas, trabajos, escuelas). ¿Cuál es? Consultar a otros, discernir, tomarse el tiempo, rechazar “el hígado”.

9. Dirige tu organización como si fuera un hospital de campaña. El Papa lo ha dicho: la Iglesia es un hospital de campaña. Primero cura las heridas sin preguntar. Después acompaña. Finalmente confía en la libertad de cada quien. Las heridas se curan con amor. Y el amor no hace preguntas.

10. Vive en la frontera. La frontera no es un lugar físico, no es una línea o un muro. Es una manera de ser testigos. La combinación -dice Krames- de una actitud mental positiva y abierta junto con el coraje y la audacia de salir de la zona de confort. La frontera es todo aquello “que no gira a tu alrededor”.

11. Enfrenta la adversidad cara a cara. El Papa Francisco es un convencido de que si se ha cometido un error, lo peor que se puede hacer es ocultarlo. El líder puede equivocarse. El hombre es pecador. El líder debe reconocer su equivocación (por el bien de su grupo) como el pecador su falta (por el bien de su alma).

12. Préstales atención a los no-clientes. Una de las grandes conquistas de Bergoglio ha sido, justamente, la de atender incluso a quienes son contrarios al catolicismo. Su cercanía con protestantes, luteranos, anglicanos, musulmanes, judíos…, es una enseñanza fascinante para todos. Porque si amamos solo a quien nos ama…

12 lecciones de liderazgo del Papa Francisco


El maná de cada día, 1.2.19

febrero 1, 2019

Viernes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

.

La semilla germina y crece

La semilla germina y crece por sí msma, esté el sembrador dormido o despierto

.

PRIMERA LECTURA: Hebreos 10, 32-39

Recordad aquellos días primeros, cuando, recién iluminados, soportasteis múltiples combates y sufrimientos: ya sea cuando os exponían públicamente a insultos y tormentos, ya cuando os hacíais solidarios de los que así eran tratados. Pues compartisteis el sufrimiento de los encarcelados, aceptasteis con alegría que os confiscaran los bienes, sabiendo que teníais bienes mejores, y permanentes.

No renunciéis, pues, a vuestra valentía, que tendrá una gran recompensa. Os falta constancia para cumplir la voluntad de Dios y alcanzar la promesa. «Un poquito de tiempo todavía, y el que viene llegará sin retraso; mi justo vivirá de fe, pero, si se arredra, le retiraré mi favor.»

Pero nosotros no somos gente que se arredra para su perdición, sino hombres de fe para salvar el alma.


SALMO 36, 3-4.5-6.23-24.39-40

El Señor es quien salva a los justos.

Confía en el Señor y haz el bien, habita tu tierra y practica la lealtad; sea el Señor tu delicia, y él te dará lo que pide tu corazón.

Encomienda tu camino al Señor, confía en él, y él actuará: hará tu justicia como el amanecer, tu derecho como el mediodía.

El Señor asegura los pasos del hombre, se complace en sus caminos; si tropieza, no caerá, porque el Señor lo tiene de la mano.

El Señor es quien salva a los justos, él es su alcázar en el peligro; el Señor los protege y los libra, los libra de los malvados y los salva porque se acogen a él.


Aclamación: Mateo 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.


EVANGELIO: Marcos 4, 26-34

En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente: «El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra. Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»

Dijo también: «¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»

Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

.


El Papa en Sta. Marta: ‘Recordar el primer encuentro con Jesús’

En la homilía de este viernes el Santo Padre indica que la memoria y la esperanza son necesarias para no ser tibio.

Ciudad del Vaticano, 30 de enero de 2015 (Zenit.org)

Un cristiano tiene que custodiar la “memoria” de su primer encuentro con Cristo y la “esperanza” en Él. Esto lo llevará a actuar en la vida con el “coraje” de la fe. Este fue el pensamiento central del papa Francisco en su homilía de este viernes en la misa que celebró en la capilla de la residencia Santa Marta.

El Papa toma la idea de la frase inicial de la carta a los Hebreos, en el que el autor invita a todos a evocar “la memoria de aquellos primeros días,” cuando recibieron “la luz de Cristo.”

En particular, “el día del encuentro con Jesús” no tiene que ser nunca olvidado, porque es el día de “una gran alegría”. Y además de la memoria, tampoco hay que perder “el coraje de los primeros tiempos” y “entusiasmo”, la “franqueza” que nacen del recuerdo del primer amor:

“La memoria es muy importante para recordar la gracia recibida, porque si expulsamos este entusiasmo que viene del recuerdo del primer amor, los cristianos nos exponemos a un peligro muy grande: la tibieza”.

“Los cristianos “tibios”, están ahí, sí, son cristianos, pero perdieron la memoria del primer amor. Y si perdieron el entusiasmo, también perdieron la paciencia para “tolerar” las dificultades de la vida con el espíritu del amor de Jesús”.

Las dos imágenes de los cristianos tibios, indica Francisco, son la evocada por Pedro: “Perro que vuelve a su vómito”; y otra de Jesús: las personas que deciden seguir el Evangelio, expulsaron al demonio, pero cuando éste regresa le abren la puerta. Así el diablo “toma posesión de la casa”, inicialmente limpia y hermosa”.

“El cristiano -prosiguió el Papa- tiene estos dos parámetros: la memoria y la esperanza. La memoria para no perder la experiencia del primer amor tan hermoso, y que da esperanza”.

Y si bien, recuerda el Santo Padre, “muchas veces la esperanza no queda clara, va adelante porque sabe que la esperanza en Jesús no desilusiona”.

Estos dos parámetros justamente son el marco “para que la pequeña semilla de mostaza crezca y dé su fruto”.

Y concluyó pidiendo oraciones por estos cristianos que “fracasaron en este camino hacia Jesús”, porque “perdieron la memoria del primer amor y no tienen esperanza”. Y rezar “para cuidar este regalo, el don de la salvación”.

(Texto de la Radio Vaticano traducido y adaptado por ZENIT).


A %d blogueros les gusta esto: