Jor­na­da de los Po­bres: “Dios y el pró­ji­mo, los au­tén­ti­cos te­so­ros de la vida”

noviembre 25, 2018

.

Mi­re­mos qué hacemos: en­tre tan­tas co­sas, ¿ha­ce­mos algo gra­tui­to, al­gu­na cosa para los que no tie­nen cómo co­rres­pon­der? Esa será nues­tra mano ex­ten­di­da, nues­tra ver­da­de­ra ri­que­za en el cie­lo”.

.

Jor­na­da de los Po­bres: “Dios y el pró­ji­mo, los au­tén­ti­cos te­so­ros de la vida”

Por Renato Martínez

.

Ho­mi­lía del San­to Pa­dre en la Misa en oca­sión de la II Jor­na­da Mun­dial de los po­bres, ce­le­bra­da en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, este 18 de no­viem­bre, en la que in­vi­tó a ir: “Ha­cia Dios, re­zan­do, y ha­cia los ne­ce­si­ta­dos, aman­do. Son los au­tén­ti­cos te­so­ros de la vida: Dios y el pró­ji­mo”.

La in­jus­ti­cia es la raíz per­ver­sa de la po­bre­za. El gri­to de los po­bres es cada día más fuer­te pero tam­bién me­nos es­cu­cha­do, so­fo­ca­do por el es­truen­do de unos po­cos ri­cos, que son cada vez me­nos pero más ri­cos”, lo dijo el Papa Fran­cis­co en su ho­mi­lía en la San­ta Misa en oca­sión de la II Jor­na­da Mun­dial de los po­bres, ce­le­bra­da en la Ba­sí­li­ca de San Pe­dro, este 18 de no­viem­bre, día tam­bién en el que la Igle­sia ce­le­bra la De­di­ca­ción de las Ba­sí­li­cas de San Pe­dro y San Pa­blo.

Tres ac­cio­nes de Je­sús: “deja, alien­ta y ex­tien­de su mano”

Co­men­tan­do las lec­tu­ras bí­bli­cas del XX­XIII Do­min­go del Tiem­po Or­di­na­rio, el San­to Pa­dre dijo que, Je­sús rea­li­za tres ac­cio­nes en el Evan­ge­lio.

Je­sús va con­tra­co­rrien­te, deja el éxi­to, lue­go la tran­qui­li­dad

La pri­me­ra ac­ción, se­ña­ló el Pon­tí­fi­ce, Je­sús lo rea­li­za en pleno día, deja: deja a la mul­ti­tud en el mo­men­to del éxi­to, cuan­do lo acla­ma­ban por ha­ber mul­ti­pli­ca­do los pa­nes. “En todo –afir­mó el Papa– Je­sús va con­tra­co­rrien­te: pri­me­ro deja el éxi­to, lue­go la tran­qui­li­dad. Nos en­se­ña el va­lor de de­jar: de­jar el éxi­to que hin­cha el co­ra­zón y la tran­qui­li­dad que ador­me­ce el alma”.

Je­sús deja el éxi­to, sub­ra­yó el Papa Fran­cis­co para ir ha­cia Dios, re­zan­do, y ha­cia los ne­ce­si­ta­dos, aman­do. Son los au­tén­ti­cos te­so­ros de la vida: Dios y el pró­ji­mo. “Subir ha­cia Dios y ba­jar ha­cia los her­ma­nos, aquí está la ruta que Je­sús nos se­ña­la –pun­tua­li­zó el Pon­tí­fi­ce– Él nos apar­ta del re­crear­nos sin com­pli­ca­cio­nes en las có­mo­das lla­nu­ras de la vida, del ir ti­ran­do ocio­sa­men­te en me­dio de las pe­que­ñas sa­tis­fac­cio­nes co­ti­dia­nas.

Los dis­cí­pu­los de Je­sús no es­tán he­chos para la pre­de­ci­ble tran­qui­li­dad de una vida nor­mal. Al igual que su Se­ñor, vi­ven en ca­mino, li­ge­ros, pron­tos para de­jar la glo­ria del mo­men­to, vi­gi­lan­tes para no ape­gar­se a los bie­nes que pa­san. El cris­tiano sabe que su pa­tria está en otra par­te, sabe que ya aho­ra es con­ciu­da­dano de los san­tos, y miem­bro de la fa­mi­lia de Dios.

“Des­piér­ta­nos, Se­ñor, de la cal­ma ocio­sa, de la tran­qui­la quie­tud de nues­tros puer­tos se­gu­ros. Desáta­nos de los ama­rres de la au­to­rre­fe­ren­cia­li­dad que las­tran la vida; li­bé­ra­nos de la bús­que­da de nues­tros éxi­tos. En­sé­ña­nos a sa­ber de­jar, para orien­tar nues­tra vida en la mis­ma di­rec­ción que la tuya: ha­cia Dios y ha­cia el pró­ji­mo”

Je­sús hoy nos dice: «Ánimo, soy yo, no ten­gan mie­do»

La se­gun­da ac­ción, se­ña­ló el Papa Fran­cis­co, Je­sús la rea­li­za en ple­na no­che, alien­ta. El Maes­tro se di­ri­ge ha­cia los su­yos, in­mer­sos en la os­cu­ri­dad, ca­mi­nan­do «so­bre el mar». “Je­sús, en otras pa­la­bras, va ha­cia los su­yos pi­so­tean­do a los ma­lig­nos enemi­gos del hom­bre.

Aquí está el sig­ni­fi­ca­do de este signo –pre­ci­só el Pon­tí­fi­ce– no es una ma­ni­fes­ta­ción en la que se ce­le­bra el po­der, sino la re­ve­la­ción para no­so­tros de la cer­te­za tran­qui­li­za­do­ra de que Je­sús, solo Je­sús, ven­ce a nues­tros gran­des enemi­gos: el dia­blo, el pe­ca­do, la muer­te, el mie­do, la mun­da­ni­dad.

“La bar­ca de nues­tra vida a me­nu­do se ve za­ran­dea­da por las olas y sa­cu­di­da por el vien­to, y cuan­do las aguas es­tán en cal­ma, pron­to vuel­ven a agi­tar­se. En­ton­ces la em­pren­de­mos con las tor­men­tas del mo­men­to, que pa­re­cen ser nues­tros úni­cos pro­ble­mas.

Pero el pro­ble­ma no es la tor­men­ta del mo­men­to –se­ña­ló el San­to Pa­dre– sino cómo na­ve­gar en la vida. El se­cre­to de na­ve­gar bien está en in­vi­tar a Je­sús a bor­do. Hay que dar­le a Él el ti­món de la vida para que sea él quien lle­ve la ruta. Solo Él da vida en la muer­te, y es­pe­ran­za en el do­lor; solo Él sana el co­ra­zón con el per­dón, y li­bra del mie­do con la con­fian­za”.

“Hay una gran ne­ce­si­dad de per­so­nas que se­pan con­so­lar, pero no con pa­la­bras va­cías, sino con pa­la­bras de vida. En el nom­bre de Je­sús, se da un au­tén­ti­co con­sue­lo. Solo la pre­sen­cia de Je­sús de­vuel­ve las fuer­zas, no las pa­la­bras de áni­mo for­ma­les y obli­ga­das. Alién­ta­nos, Se­ñor: con­for­ta­dos por ti, con­for­ta­re­mos ver­da­de­ra­men­te a los de­más”

Je­sús ex­tien­de su mano para que nos sa­que del mal

La ter­ce­ra ac­ción, ex­pli­có el Papa Fran­cis­co, Je­sús la rea­li­za, en me­dio de la tor­men­ta, ex­tien­de su mano. Aga­rra a Pe­dro que, te­me­ro­so, du­da­ba y, hun­dién­do­se, gri­ta­ba: «Se­ñor, sál­va­me». “Po­de­mos po­ner­nos en la piel de Pe­dro –in­vi­tó el Papa– so­mos gen­te de poca fe y es­ta­mos aquí men­di­gan­do la sal­va­ción. So­mos po­bres de vida au­tén­ti­ca y ne­ce­si­ta­mos la mano ex­ten­di­da del Se­ñor, que nos sa­que del mal.

Este es el co­mien­zo de la fe: va­ciar­nos de la or­gu­llo­sa con­vic­ción de creer­nos bue­nos, ca­pa­ces, au­tó­no­mos y re­co­no­cer que ne­ce­si­ta­mos la sal­va­ción. La fe cre­ce en este cli­ma, un cli­ma al que nos adap­ta­mos es­tan­do con quie­nes no se suben al pe­des­tal, sino que tie­nen ne­ce­si­dad y pi­den ayu­da”.

Por esta ra­zón, ex­pli­có el San­to Pa­dre, vi­vir la fe en con­tac­to con los ne­ce­si­ta­dos es im­por­tan­te para to­dos no­so­tros. No es una op­ción so­cio­ló­gi­ca, no es la moda de un pon­ti­fi­ca­do, es una exi­gen­cia teo­ló­gi­ca. Es re­co­no­cer­se como men­di­gos de la sal­va­ción, her­ma­nos y her­ma­nas de to­dos, pero es­pe­cial­men­te de los po­bres, pre­di­lec­tos del Se­ñor.

“Pi­da­mos la gra­cia de es­cu­char el gri­to de los que vi­ven en aguas tur­bu­len­tas. El gri­to de los po­bres. El gri­to de los po­bres es cada día más fuer­te pero tam­bién me­nos es­cu­cha­do, so­fo­ca­do por el es­truen­do de unos po­cos ri­cos, que son cada vez me­nos pero más ri­cos”

Pi­da­mos la gra­cia de es­cu­char el gri­to de los po­bres

Je­sús es­cu­chó el gri­to de Pe­dro, con­clu­yó el Papa Fran­cis­co y a par­tir de ello, pi­da­mos la gra­cia de es­cu­char el gri­to de los que vi­ven en aguas tur­bu­len­tas.

“El gri­to de los po­bres: es el gri­to aho­ga­do de los ni­ños que no pue­den ve­nir a la luz, de los pe­que­ños que su­fren ham­bre, de chi­cos acos­tum­bra­dos al es­truen­do de las bom­bas en lu­gar del ale­gre al­bo­ro­to de los jue­gos.

Es el gri­to de los an­cia­nos des­car­ta­dos y aban­do­na­dos. Es el gri­to de quie­nes se en­fren­tan a las tor­men­tas de la vida sin una pre­sen­cia ami­ga. Es el gri­to de quie­nes de­ben huir, de­jan­do la casa y la tie­rra sin la cer­te­za de un lu­gar de lle­ga­da.

Es el gri­to de po­bla­cio­nes en­te­ras, pri­va­das tam­bién de los enor­mes re­cur­sos na­tu­ra­les de que dis­po­nen. Es el gri­to de tan­tos Lá­za­ros que llo­ran, mien­tras que unos po­cos epu­lo­nes ban­que­tean con lo que en jus­ti­cia co­rres­pon­de a to­dos. La in­jus­ti­cia es la raíz per­ver­sa de la po­bre­za.

El gri­to de los po­bres es cada día más fuer­te pero tam­bién me­nos es­cu­cha­do, so­fo­ca­do por el es­truen­do de unos po­cos ri­cos, que son cada vez me­nos pero más ri­cos”.

El cre­yen­te ex­tien­de su mano, como lo hace Je­sús con él

Fi­nal­men­te, el Papa Fran­cis­co dijo que, ante la dig­ni­dad hu­ma­na pi­so­tea­da, a me­nu­do uno per­ma­ne­ce con los bra­zos cru­za­dos o con los bra­zos caí­dos, im­po­ten­tes ante la fuer­za os­cu­ra del mal. Pero el cris­tiano no pue­de es­tar con los bra­zos cru­za­dos, in­di­fe­ren­te, o con los bra­zos caí­dos, fa­ta­lis­ta; no.

El cre­yen­te –pun­tua­li­zó el Papa– ex­tien­de su mano, como lo hace Je­sús con él. El gri­to de los po­bres es es­cu­cha­do por Dios, ¿pero, y no­so­tros? ¿Te­ne­mos ojos para ver, oí­dos para es­cu­char, ma­nos ex­ten­di­das para ayu­dar?

«Es el pro­pio Cris­to quien en los po­bres le­van­ta su voz para des­per­tar la ca­ri­dad de sus dis­cí­pu­los» (ibíd.). Nos pide que lo re­co­noz­ca­mos en el que tie­ne ham­bre y sed, en el ex­tran­je­ro y des­po­ja­do de su dig­ni­dad, en el en­fer­mo y el en­car­ce­la­do.

“El Se­ñor ex­tien­de su mano: es un ges­to gra­tui­to, no obli­ga­do. Así es como se hace. No es­ta­mos lla­ma­dos a ha­cer el bien solo a los que nos aman –con­clu­yó el San­to Pa­dre– co­rres­pon­der es nor­mal, pero Je­sús pide ir más le­jos, dar a los que no tie­nen cómo de­vol­ver, es de­cir, amar gra­tui­ta­men­te.

Mi­re­mos lo que su­ce­de en cada una de nues­tras jor­na­das: en­tre tan­tas co­sas, ¿ha­ce­mos algo gra­tui­to, al­gu­na cosa para los que no tie­nen cómo co­rres­pon­der? Esa será nues­tra mano ex­ten­di­da, nues­tra ver­da­de­ra ri­que­za en el cie­lo”.

“Ex­tien­de tu mano ha­cia no­so­tros, Se­ñor, y agá­rra­nos. Ayú­da­nos a amar como tú amas. En­sé­ña­nos a de­jar lo que pasa, a alen­tar al que te­ne­mos a nues­tro lado, a dar gra­tui­ta­men­te a quien está ne­ce­si­ta­do. Amén”

(Re­na­to Mar­ti­nez – Ciu­dad del Va­ti­cano, va­ti­can­news.va)

https://www.agenciasic.es/2018/11/19/jornada-de-los-pobres-dios-y-el-projimo-los-autenticos-tesoros-de-la-vida/?fbclid=IwAR3KvQO61EvBpXlAURJd91zrYLKLnE8r8euVZK6jpwJtDNkCO634ijwYmEw


Cuánto vale Alan García, por Federico Salazar

noviembre 25, 2018

.

“La cantidad de veces que pasó por investigaciones fiscales o congresales no da cuenta de su santidad; al contrario, apunta a la cantidad de ilícitos imputables”. (Foto: Archivo).

.

Cuánto vale Alan García, por Federico Salazar

“Un eventual asilo a Alan García lo libraría de tener que pararse delante de un juez. En otras palabras, el asilo lo sustraería de la justicia peruana”.
.

Alan García no es un perseguido político. Este argumento de su defensa es, sencillamente, indemostrable.

En la carta a la opinión pública que dirigió da cuenta de la buena cantidad de veces y las diversas instancias en que se consideró, de una u otra manera, su eventual responsabilidad delictiva. En todas, dice, salió invicto.

Lo que no dice Alan García es que en ninguno de esos casos estuvo delante de un juez. Tampoco llegó a estar delante de un juez después de su primer gobierno, en que se salvó de las acusaciones vía la prescripción.

La cantidad de veces que pasó por investigaciones fiscales o congresales no da cuenta de su santidad; al contrario, apunta a la cantidad de ilícitos imputables.

Al final de su carta, García dice que un presidente que ejecuta obras “no tiene ninguna culpabilidad por el delito de algún funcionario menor”.

El ex presidente sostiene, en su defensa, que tanto el corrupto presidente de Odebrecht como su corrupto representante en el Perú, Jorge Barata, han negado que hubieran hablado con él de algo ilícito.

Es interesante que lo excluyan ellos. También, que los tratos fueran a través de un funcionario menor, el ex viceministro Jorge Cuba, actualmente preso.

¿Cabe investigar una eventual relación del soborno recibido por Cuba con una autoridad de mayor rango? ¿Cabe investigar la relación de Cuba con García?

¿Podría haber autorizado Jorge Cuba una licitación para Odebrecht sin anuencia y participación de autoridades de mayor rango?

En los gobiernos de Alan García, funcionarios de “menor rango” participaron en ilícitos sin decir nunca quién era del de mayor rango. Agustín Mantilla, ex ministro, por ejemplo, nunca dio cuenta del destinatario de US$2,8 millones que tuvo en cuentas en bancos en el extranjero.

Tampoco Facundo Chinguel, ex presidente de la Comisión de Gracias Presidenciales, dio cuenta de superiores jerárquicos. La firma de Alan García está en 2.207 liberaciones de presos por narcotráfico y de 1.880 sentenciados por hurto y robo agravado. Sin embargo, según el proceso, todo fue hecho única y exclusivamente por Chinguel.

Son solo ejemplos de cómo y por qué el argumento del “funcionario menor” no sirve para aquietar sospechas. Para aquietar o confirmar sospechas debe hacerse una investigación, una acusación, y un juez debe considerar y resolver el caso.

Un eventual asilo a Alan García lo libraría de tener que pararse delante de un juez. En otras palabras, el asilo lo sustraería de la justicia peruana.

Dice el investigado que solicita el asilo porque se enteró de que pedirían prisión preventiva contra él. ¿Cómo se enteró? ¿Cuál es la prueba formal? ¿Los rumores? ¡Pero si García dice que no hay que hacer caso a los rumores!

Alan García dice que esos 36 meses de prisión preventiva -que asegura le darían- coinciden con el “calendario electoral”. En otras palabras, se trata de una persecución política porque otro candidato u otro grupo político quiere sacarlo de la carrera electoral.

Esto es un buen palabreo, pero nada más. ¿Acaso Alan García está despuntando en las encuestas? ¿Acaso electoralmente Alan García es una amenaza para alguien?

García sostiene que “se usa abusivamente de los procedimientos penales para humillar a los adversarios políticos”. ¿García es adversario político del fiscal? ¿Del juez?

Varios procesos acusatorios no han sido prolijos -Humala, Fujimori-. Un juez hizo ver por momentos su sala como paredón. A pesar de todo, este rigorismo no ha alterado la estructura institucional ni el derecho de defensa -los Humala salieron y Fujimori libró la detención preliminar-.

Uruguay podría dar un asilo sin expresión de causa. En la comunidad internacional, sin embargo, no se puede quebrar la unidad en la defensa de los estados de derecho y de la lucha contra la corrupción. ¿Vale, acaso, tanto Alan García en Uruguay?

No sabemos si Alan García es culpable o no. No hay forma de saberlo, por supuesto, si no se para delante de un juez. El Gobierno de Uruguay no debería impedir que impere en el Perú el Estado de derecho.

https://elcomercio.pe/opinion/columnistas/odebrecht-uruguay-vale-alan-garcia-federico-salazar-noticia-580961


A %d blogueros les gusta esto: