Desgastar a Francisco

.

El Papa Francisco soporta el peso de la Iglesia “como siervo de los siervos de Dios”. Gastarse y desgastarse por Cristo. 

.

Desgastar a Francisco

Por Juan Vicente Boo

.

Una de las grandes sorpresas del comienzo del pontificado del Papa Francisco se produjo en Estados Unidos. Los primeros en reconocer públicamente su valía fueron medios económicos como The Wall Street Journal o biblias del capitalismo como Forbes y Fortune, que ese otoño le situaban ya como la cuarta o quinta persona más importante del mundo.

Francisco condenaba sin medias tintas los excesos del capitalismo especulativo, las guerras a beneficio de las grandes industrias militares, el destrozo de la atmósfera o el abandono de los pobres en las sociedades ricas.

Aun así, el Congreso de los Estados Unidos le invitó a tomar la palabra ante las dos cámaras reunidas en sesión conjunta según el formato de discursos del estado de la Unión, con los magistrados del Tribunal Supremo en la primera fila.

Los parlamentarios más poderosos del mundo, en su abrumadora mayoría anglosajones, aplaudieron una y otra vez en pie a un líder religioso católico y, para colmo, argentino.

Pero, en paralelo, las grandes compañías carboneras iniciaron las primeras campañas contra Francisco ya antes de la encíclica ecológica Laudato si, la más vigorosa defensa de la atmósfera común cuando los Estados no se atrevían a rescatarla con la energía necesaria.

Otros intereses económicos como las petroleras, los fondos de inversión especulativos y las industrias de armamento empezaron a considerar al Papa como un enemigo. Y a incluir su desgaste como parte de su actividad de márketing indirecto o de entrega de dinero a través de las clásicas cadenas de fundaciones, think tanks, lobbies que se autopresentan como grupos ciudadanos, portales digitales combativos muy bien financiados, etc.

Naturalmente, los ataques contra Francisco no consistían en contradecir su mensaje sino en desgastar al mensajero: sembrar dudas sobre su solidez doctrinal, divulgar sospechas de incoherencias en su conducta, multiplicar el eco mediático de quien tuviese algo que decir en contra del Papa, etc.

La insistencia de Francisco en la promoción de la paz justa, sus reservas frente a Trump, o su crítica al traslado de la embajada norteamericana de Tel Aviv a Jerusalén han ido tocando otros puntos sensibles.

Las críticas en medios de comunicación han aumentado, y los sectores hostiles levantan más la voz. Pero Francisco no se deja intimidar. Y la gran mayoría de los católicos, que le conocen ya muy bien, tampoco.

http://www.alfayomega.es/143491/desgastar-a-francisco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: