Comunión para revitalizar la Orden y evangelizar el mundo

diciembre 4, 2017

.Reun

Reunión del Consejo general oar. con los Priores Provinciales en Monachil, Granada, nov. – dic. 2017

.

La importancia de la comunión en el nuevo proceso que emprenden los Agustinos Recoletos ha sido la principal conclusión del encuentro que mantuvieron el Prior General y su consejo con los ocho provinciales del 28 de noviembre al 1 de diciembre. La reunión ha impulsado la unión de provincias y evaluado el proyecto de vida y misión de la Orden

.

Ser creadores de comunión fue la llamada que le hizo el Papa Francisco a la Orden de Agustinos Recoletos en el pasado capítulo general de 2016. Un año después, la llamada del Santo Padre continúa siendo una de las principales guías a seguir por los superiores de la Orden.

La comunión como centro para la revitalización interna y evangelización del mundo ha sido la principal conclusión que ha sacado el Consejo General y los provinciales tras su reunión de cuatro días en Monachil (Granada, España).

Del 28 de noviembre al 1 de diciembre, el prior general y su consejo se reunieron con los ochos provinciales en un encuentro histórico: es la última reunión antes del proceso de unificación que llevarán a cabo las provincias en 2018. Para el próximo encuentro la estructura mundial de la Orden de Agustinos Recoletos habrá cambiado, pasando a tener cuatro provincias.

“Nuestro modo de proceder es la comunión”

El prior general, Miguel Miró, destacó al comienzo del encuentro en la jornada del martes la importancia de la comunión para revitalizar la Orden y su misión evangelizadora en el mundo de hoy. “Ni independencia ni centralización absoluta –dijo el general–, pero sí unidad en la diversidad, tener un proyecto común y avanzar en una misma dirección. Nuestro modo de proceder es la comunión. Esto requiere apertura, sinceridad, diálogo y escucha”.

“Si la reorganización de la Orden y de las provincias –agregó– no se coloca en la reforma de la Iglesia, se tiene el riesgo de ser un proceso autorreferencial y de subsistencia.

Pensemos en las palabras de Francisco: “Cuando la vida interior se clausura en los propios intereses, ya no hay espacio para los demás, ya no entran los pobres, ya no se escucha la voz de Dios, ya no se goza la dulce alegría de su amor, ya no palpita el entusiasmo por hacer el bien” (EG, 2).

El proceso de unificación continúa adelante

Por su parte, los ocho priores provinciales expusieron los avances del proceso de unión de las provincias y de la implementación del proyecto de vida y misión de la Orden con vistas a los capítulos provinciales, que se celebrarán todos en 2018.

En algunos casos el proceso de unificación está muy avanzado por la proximidad del capítulo provincial. La comisión de unificación de las provincias de San Nicolás de Tolentino y San Agustín ya ha establecido distintos equipos de trabajo para abordar los retos que traerá consigo la unión.

Las provincias de Ntra. Señora de la Candelaria y de la Consolación ya tienen el proceso encarrilado antes del capítulo de julio. Las provincias de Santo Tomás de Villanueva, Santa Rita y San José aún se reunirán varias veces más antes del capítulo provincial.

La provincia de San Ezequiel Moreno, la única que no sufrirá alteración en su actual modelo, presentó otro informe en el que expuso los avances en su proyecto de vida y misión, según las directrices que le marcó el capítulo general del pasado año.

Los avances en el trabajo de los secretariados y comisiones

Francisco Javier Monroy, Presidente del Secretariado general de Espiritualidad y formación, presentó el Itinerario formativo agustino recoleto como una pedagogía para encarnar el carisma, expuso las funciones de la escuela de formadores, el programa de integración comunitaria y pastoral y la preparación de un solo mes para toda la Orden de preparación para profesión solemne. Los CEAR y las Fraternidades completaron su información.

Raúl Buhay, Presidente del Secretariado general de Apostolado, expuso los puntos básicos del apostolado misional y ministerial y los sintetizó en un tríptico preparado por el Secretariado. Antonio Carrón explicó la Red EDUCAR que integra los centros educativos agustinianos y que facilita la identidad y la formación de los docentes.

Juan Pablo Martínez, Presidente del Secretariado de Vocaciones y Juventud, trató sobre la implementación del Itinerario vocacional agustino recoleto y manifestó la necesidad de fortalecer los equipos de animación vocacional locales y nacionales.

Propuso el modo de realizar la “Expedición vocacional” y explicó la preparación del encuentro internacional JAR y la participación en la JMJ de Panamá.

Antonio Carrón presentó los planes de la Comisión de Comunicaciones y Publicaciones, destacó la importancia de los medios de comunicación y explicó el rediseño de la web de la Orden. Se presentó a Carlos Santana, profesional de medios, quien ejercerá la labor de director de comunicación.

Antonio Carrón como presidente de la Comisión de Apostolado social inició la presentación de Arcores, la nueva red solidaria internacional agustino recoleta. Completaron su información Simón Puertas, presidente de Arcores España, y del profesional D. Javier Sánchez, que es director de Arcores. En la constitución de Arcores hay que destacar la colaboración del que fue presidente de Haren Alde el agustino recoleto Manuel Fernández y de Javier Ojeda, cmf, director de Haren Alde y promotor de la propuesta de Arcores.

Javier Tello, secretario general, presentó la base de datos de la Orden. Por su parte, el ecónomo general, José Ramón Pérez, y el procurador ante la Santa Sede, Gabriel Robles, informaron también de sus funciones e hicieron sus propuestas para facilitar la comunicación y la comunión de las provincias y la curia general.

http://www.agustinosrecoletos.com/comunion-revitalizar-orden-evangelizar-mundo/


El maná de cada día, 4.12.17

diciembre 4, 2017

Lunes de la 1ª semana de Adviento

.
Sexto día de la novena a la Inmaculada Concepción

sunshine_mountains-1528394

Venid, subamos al monte del Señor



Antífona de entrada: Jr 31, 10; Is 35, 4

Escuchad, pueblos, la palabra del Señor, anunciadla en los confines de la tierra: Mirad a nuestro Salvador que viene: no temáis.


Oración colecta

Concédenos, Señor Dios nuestro, permanecer alertas a la venida de tu Hijo, para que, cuando llegue y llame a la puerta, nos encuentre en vela y orando. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Isaías 2, 1-5

Visión de Isaías, hijo de Amós, acerca de Judá y de Jerusalén: Al final de los días estará firme el monte de la casa del Señor en la cima de los montes, encumbrado sobre las montañas. Hacia él confluirán los gentiles, caminarán pueblos numerosos.

Dirán: «Venid, subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob: él nos instruirá en sus caminos y marcharemos por sus sendas; porque de Sión saldrá la ley, de Jerusalén, la palabra del Señor.»

Será el árbitro de las naciones, el juez de pueblos numerosos. De las espadas forjarán arados, de las lanzas, podaderas. No alzará la espada pueblo contra pueblo, no se adiestrarán para la guerra. Casa de Jacob, ven, caminemos a la luz del Señor.


SALMO 121, 1-2.4-5.6-7.8-9

Vamos alegres a la casa del Señor.

¡Qué alegría cuando me dijeron: «Vamos a la casa del Señor»! Ya están pisando nuestros pies tus umbrales, Jerusalén.

Allá suben las tribus, las tribus del Señor, según la costumbre de Israel, a celebrar el nombre del Señor; en ella están los tribunales de justicia, en el palacio de David.

Desead la paz a Jerusalén: «Vivan seguros los que te aman, haya paz dentro de tus muros, seguridad en tus palacios.»

Por mis hermanos y compañeros, voy a decir: «La paz contigo.» Por la casa del Señor, nuestro Dios, te deseo todo bien.


Aclamación antes del Evangelio: Sal 79, 4

Ven a librarnos, Señor, Dios nuestro, que brille tu rostro y nos salve.


EVANGELIO: Mateo 8, 5-11

En aquel tiempo, al entrar Jesús en Cafarnaún, un centurión se le acercó rogándole: «Señor, tengo en casa un criado que está en cama paralítico y sufre mucho.»

Jesús le contestó: «Voy yo a curarlo.»

Pero el centurión le replicó: «Señor, no soy quién para que entres bajo mi techo. Basta que lo digas de palabra, y mi criado quedará sano. Porque yo también vivo bajo disciplina y tengo soldados a mis órdenes; y le digo a uno: “Ve”, y va; al otro: “Ven”, y viene; a mi criado: “Haz esto”, y lo hace.»

Al oírlo, Jesús quedó admirado y dijo a los que le seguían: «Os aseguro que en Israel no he encontrado en nadie tanta fe. Os digo que vendrán muchos de oriente y occidente y se sentarán con Abrahán, Isaac y Jacob en el reino de los cielos.»


Antífona de la comunión: Sal 106, 4-5; Is 38, 3

Ven, Señor; visítanos con tu paz, y nos alegraremos en tu presencia de todo corazón.
.
.
.

SOBRE EL TIEMPO DE ADVIENTO

De las cartas pastorales de San Carlos Borromeo, obispo

Ha llegado, amadísimos hermanos, aquel tiempo tan importante y solemne, que, como dice el Espíritu Santo, es tiempo favorable, día de la salvación, de la paz y de la reconciliación; el tiempo que tan ardientemente desearon los patriarcas y profetas y que fue objeto de tantos suspiros y anhelos; el tiempo que Simeón vio lleno de alegría, que la Iglesia celebra solemnemente y que también nosotros debemos vivir en todo momento con fervor, alabando y dando gracias al Padre eterno por la misericordia que en este misterio nos ha manifestado.

El Padre, por su inmenso amor hacia nosotros, pecadores, nos envió a su Hijo único, para librarnos de la tiranía y del poder del demonio, invitarnos al cielo e introducirnos en lo más profundo de los misterios de su reino, manifestarnos la verdad, enseñarnos la honestidad de costumbres, comunicarnos el germen de las virtudes, enriquecernos con los tesoros de su gracia y hacernos sus hijos adoptivos y herederos de la vida eterna.

La Iglesia celebra cada año el misterio de este amor tan grande hacia nosotros, exhortándonos a tenerlo siempre presente. A la vez nos enseña que la venida de Cristo no sólo aprovechó a los que vivían en el tiempo del Salvador, sino que su eficacia continúa, y aún hoy se nos comunica si queremos recibir, mediante la fe y los sacramentos, la gracia que él nos prometió, y si ordenamos nuestra conducta conforme a sus mandamientos.

La Iglesia desea vivamente hacernos comprender que así como Cristo vino una vez al mundo en la carne, de la misma manera está dispuesto a volver en cualquier momento, para habitar espiritualmente en nuestra alma con la abundancia de sus gracias, si nosotros, por nuestra parte, quitamos todo obstáculo.

Por eso, durante este tiempo, la Iglesia, como madre amantísima y celosísima de nuestra salvación, nos enseña, a través de himnos, cánticos y otras palabras del Espíritu Santo y de diversos ritos, a recibir convenientemente y con un corazón agradecido este beneficio tan grande, a enriquecernos con su fruto y a preparar nuestra alma para la venida de nuestro Señor Jesucristo con tanta solicitud como si hubiera él de venir nuevamente al mundo.

No de otra manera nos lo enseñaron con sus palabras y ejemplos los patriarcas del antiguo Testamento para que en ello los imitáramos.
.
.

NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

milagrosa


DÍA SEXTO

Las bodas de Caná


Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.

Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: “No tienen vino.”

Jesús le responde: “¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.” Dice su madre a los sirvientes: “Haced lo que él os diga.”

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: “Llenad las tinajas de agua.” Y las llenaron hasta arriba. “Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.”

Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: “Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.”

Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. (Juan 2,1-11)

Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las plegarias que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Reflexión

La primera mención explícita de la Madre de Jesús en el Evangelio según San Juan es en una fiesta de bodas. María llegó a la celebración, que duraba una semana, antes que Jesús. Cuando llegó Jesús, María inmediatamente le hizo notar: No tienen vino. Ella quería que todos, particularmente los recién casados y sus familias y amigos, disfrutaran la celebración. Sin duda, María sintió la vergüenza que estaría pasando la joven pareja y tuvo la confianza de acercar su necesidad a Jesús.

Él actuó ante la intercesión de María: sí, ésta es una instancia poderosa de la mediación materna de María. Al cambiar el agua en vino, Jesús realizó el primer gran milagro de su ministerio público.

San Juan relata que Jesús actuó para dar testimonio de su divinidad ante los Apóstoles: Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Antes del milagro, los Apóstoles lo consideraban un rabino, una especie de profesor de la Torá. Al ver el agua convertirse en vino ante sus ojos, los Apóstoles experimentaron la gloria de Jesús como Mesías y Señor y empezaron a creer en él.

Por intercesión de María, se salvó la fe de los elegidos como los primeros sacerdotes de la Iglesia. Tan pronto como en ese momento, María comprendió que tenía derecho a acercar cada necesidad humana y espiritual ante la presencia de su Hijo. Tanto en Caná en aquel entonces como ahora en el Cielo, la Madre de Dios desea que su Hijo revele su poder como Mesías y Señor de toda la creación para salvar a los suyos.

El Catecismo de la Iglesia Católica asocia el primer milagro de Jesús con el Sacramento del Matrimonio: En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer signo — a petición de su Madre — con ocasión de un banquete de boda (cf Jn 2,1-11). La Iglesia concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo (Catecismo de la Iglesia Católica, 1613).

Desde el Cielo, María sigue llevando las necesidades humanas y espirituales de las familias a la órbita del poder mesiánico de Cristo.

Oración

María Madre, en Caná te mostraste como la madre de muchos hijos. Comprendiste el dolor que sintieron los pobres y recurriste a tu Hijo para pedirle ayuda. Llena del Espíritu de Dios, quisiste también que los Apóstoles de Jesús compartieran tu fe en él. Comprendiste que la falta de fe es la peor de las pobrezas que puede experimentar una persona. También sabías que sólo Dios puede dar el don de la fe.

Al acercar esas necesidades a Jesús en la oración, hubo abundante vino en la pequeña ciudad de Caná y el vino fuerte de la fe inundó los corazones de los Apóstoles.

María, todos tenemos necesidades, grandes y pequeñas. Todos estamos necesitados de recursos materiales y bienes espirituales. Te rogamos que acerques todas nuestras necesidades a Jesús. Nunca pides nada que pueda dañar a tus hijos. Jesús nunca te niega nada que le pidas.

Ruega especialmente por nuestras familias destruidas por la infidelidad de los esposos, la violencia doméstica, las faltas de amor de los padres y el dolor que causa la anticoncepción, la esterilización y el aborto.

Ayuda a todos a comprender que el Sacramento del Matrimonio fue instituido por tu Hijo para que marido y mujer, mediante su amor mutuo, encuentren la gracia de Jesús y eduquen a sus hijos para el reino.

Mira con bondad a todos esos hijos tuyos que sufren la pesada carga de su atracción a una persona de su mismo sexo. Ayúdalos a descubrir la libertad que brinda la castidad y su belleza.

María, pide por nuestras familias, para que vivan en armonía y con amor, como viviste tú con Jesús y José en tu hogar de Nazaret. María, te necesitamos como madre nuestra y madre de todas las familias. Amén.


V. Oh María, sin pecado concebida.
R. Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.


.
.


A %d blogueros les gusta esto: