La respuesta de los obispos de Estados Unidos ante la masacre de Las Vegas: 59 muertos y 515 heridos

.

Los obispos de Estados Unidos han pedido oraciones y “cuidar a los que sufren”

.

La respuesta de los obispos de Estados Unidos ante la masacre de Las Vegas: 59 muertos y 515 heridos

Por Jaime Septién

.

Estados Unidos se encuentra en estado de shock, 24 horas después del ataque de Las Vegas. El número de fallecidos se elevó a 59 y los heridos, varios de ellos de extrema gravedad, llegan a poco más de 515.

Los obispos del país del norte, comenzando por el cardenal y arzobispo de Galveston-Houston, Daniel N. Di Nardo, presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB), han pedido oraciones y “cuidar a los que sufren”.

En un comunicado de prensa, el cardenal Di Nardo dijo que los estadounidenses se habían despertado (por la mañana del lunes) enterándose “de otra noche llena de terror indescriptible”, por el ataque masivo más letal en la historia de Estados Unidos.

“Mi corazón y mis oraciones, así como las de mis hermanos obispos y de todos los miembros de la Iglesia, se dirigen a las víctimas de esta tragedia y a la ciudad de Las Vegas”, expresó Di Nardo, quien resaltó que “la oscuridad jamás vencerá a la luz”.

No obstante, las investigaciones siguen en curso, los móviles por los que Stephen Craig Paddock, de 64 años, disparó ráfagas de ametralladora a 22,000 personas que participaban en un festival de música country al aire libre, siguen siendo desconocidas.

Nadie, ni entre sus vecinos en Orlando, Florida, ni entre los de la comunidad de Mesquite, a 80 millas al noroeste de Las Vegas, ni siquiera entre los miembros de su familia, parece reconocer en este asesino solitario al hombre cuya vida de jugador de alto riesgo era ampliamente conocida en los casinos del país.

El obispo de Las Vegas, Joseph A. Pepe, convocó a la celebración de un servicio de oración interreligiosa que se llevó a cabo el lunes por la noche en la Catedral de los Ángeles de la Guarda, en donde invitó a todos a unirse para pedir el fin de la violencia cotidiana.

Los obispos católicos y otros líderes católicos de todo el país emitieron declaraciones expresando su tristeza ante los terribles acontecimientos en Las Vegas. El cardenal Blase J. Cupich de Chicago reafirmó el compromiso de la Iglesia católica y urgió a cambiar la cultura “que ha permitido que tales eventos se conviertan en un lugar común”.

Como gran cantidad de estadounidenses, el cardenal Cupich pidió “leyes de control de armas más fuertes y sensatas” y un mayor acceso de la población a los servicios de salud mental.

El respeto a la vida

Por su parte, el presidente de la Universidad de Notre Dame, John I. Jenkins, dijo: “Oramos para que llegue un día en que la violencia insensata que ha azotado a la nación durante tanto tiempo, termine para siempre”.

“La violencia nos horroriza una vez más como nación y nos llena de tristeza. Todos nosotros, gente de fe, así como aquellos sin ninguna afiliación religiosa particular, estamos aturdidos por la pérdida de vidas de manera trágica, insensata e incomprensible en Las Vegas “, dijo el arzobispo de Atlanta, Wilton D. Gregory.

Mientras que el obispo de Pittsburgh, David A. Zubik, fue contundente: “Jesús está llorando con nosotros y por nosotros”.

Zubik tocó, también, el tema central de la discusión que habrá de sobrevenir al tiroteo: “Es tiempo para nosotros, como nación, de exigir al menos tantos requisitos de aquellos que compran armas como de quienes solicitan una licencia de conducir: la seguridad pública siempre debe ser lo primero”.

Zubik pidió a los legisladores que hagan “mucho más difícil” a personas con características criminales o terroristas comprar un arma. Es la única forma, dijo, “de construir una sociedad en la que el derecho a la vida sea el estándar contra el cual se miden todos los demás derechos”.

Un informe de la policía de Las Vegas indicó que en la casa-habitación del asesino serial –quien se hospedaba desde el pasado 28 de septiembre en el hotel Mandalay Bay Resortel– se encontraron 18 armas, explosivos y cientos de cartuchos útiles, lo cual indica que Paddock tenía potencial para haber asesinado a muchas más personas. El hotel donde se hospedaba posee 3,000 habitaciones. El asesino pudo seguir de no haber sido detectado por las fuerzas del orden a través del detector de humo de la habitación.

Finalmente, el obispo Edward C. Malesic, de Greensburg, Pensilvania, señaló la “trágica ironía” de que los disparos en masa habían tenido lugar en Respect Life Sunday (el Domingo del Respeto a la Vida), al comienzo de la semana dedicada a este fin por la Iglesia católica de Estados Unidos.

Con información de la USCCB y de CNS

https://es.aleteia.org/

 

One Response to La respuesta de los obispos de Estados Unidos ante la masacre de Las Vegas: 59 muertos y 515 heridos

  1. […] cancionero católico – Carta del Ministro General OFM – Los obispos de Estados Unidos han pedido oraciones y “cuidar a los que sufren” – Religión confidencial – Agenzia Fides – #MCMC – Resiliencia y […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: