Maná y Vivencias Pascuales (23), 8.5.17

Lunes de la 4ª semana de Pascua

.

Yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen

Yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen

.

Antífona de entrada: Romanos 6, 9

Cristo, una vez resucitado de entre los muertos, ya no muere más; la muerte no tiene dominio sobre él. Aleluya.


ORACIÓN COLECTA

¡Oh Dios!, que por medio de la humillación de tu Hijo levantaste la humanidad caída; concede a tus fieles la verdadera alegría, para que quienes han sido librados de la esclavitud del pecado alcancen también la felicidad eterna. Por nuestro Señor Jesucristo.

PRIMERA LECTURA: Hechos 11, 1-18

En aquellos días, los apóstoles y los hermanos que vivían en Judea oyeron que también los no judíos habían aceptado la Palabra de Dios.

Cuando Pedro subió a Jerusalén los creyentes judíos comenzaron a discutir con él, y le dijeron: “Entraste en casa de algunos que no eran circuncisos y comiste con ellos”.

Entonces Pedro se puso a explicarles los hechos punto por punto, diciendo:

Estaba yo haciendo oración en la ciudad de Joppe cuando tuve un éxtasis: Vi una cosa parecida a un lienzo, amarrado por las cuatro puntas, que bajaba del cielo y que llegó hasta mí. Lo miré atentamente y vi en él cuadrúpedos de la tierra. Bestias del campo, reptiles y aves del cielo. Oí también una voz que me decía: “Pedro, levántate, mata y come”.

Yo contesté: “De ninguna manera, Señor, nunca he comido algo profano o impuro”. La voz me dijo por segunda vez: “Lo que Dios ha purificado, tú no lo llames impuro”. Esto se repitió tres veces y después fue levantado hacia el cielo.

En ese momento se presentaron en la casa en que estábamos tres hombres enviados desde Cesarea en mi búsqueda. El Espíritu me dijo que los siguiera sin vacilar. Me acompañaron estos seis hermanos y entramos a la casa de aquel hombre.

Él nos contó cómo había visto un ángel que se presentó en su casa y le dijo: “Manda a buscar a Joppe a Simón, llamado Pedro. Él te dará el mensaje por el que te salves tú y toda tu familia”.

Apenas había comenzado yo a hablar, cuando el Espíritu Santo bajó sobre ellos, como había bajado al principio sobre nosotros. Entonces me acordé de las palabras del Señor que dijo: “Juan bautizó con agua, pero ustedes serán bautizados en el Espíritu Santo”.

Si ellos creían en el Señor Jesucristo y Dios les comunicaba lo mismo que a nosotros, ¿quién era yo para oponerme a Dios?”.

Cuando oyeron esto se tranquilizaron y alabaron a Dios, diciendo: “También a los que no son judíos Dios les da parte en esta conversión que lleva a la vida”.

SALMO 41, 2-3. Sal 42, 3-4

Como busca la cierva corrientes de agua, así mi alma te busca a ti, Dios mío

Tiene sed de Dios, del Dios vivo: ¿Cuándo entraré a ver el rostro de Dios? Envía tu luz y tu verdad: Que ellas me guíen y me conduzcan hasta tu monte santo, hasta tu morada.

Que yo me acerque al altar de Dios, al Dios de mi alegría, que te dé gracias al son de la cítara, Dios, Dios mío.

Aclamación antes del Evangelio: Juan 10, 14

Yo soy el Buen Pastor: conozco mis ovejas y ellas me conocen


EVANGELIO: Juan 10, 1-10.- Yo soy la puerta de las ovejas

En aquel tiempo, dijo Jesús: “Quien no entra por la puerta al corral de las ovejas, sino por cualquier otra parte, es un ladrón y un salteador. Pero el pastor de las ovejas entra por la puerta. El cuidador le abre, y las ovejas escuchan su voz: llama por su nombre a cada una de sus ovejas y las saca fuera del corral.

Cuando ha sacado a todas las que son suyas, va caminando al frente de ellas, y lo siguen porque conocen su voz. A otro no lo seguirán: más bien huirán de él porque desconocen la voz del extraño”.

Jesús les puso esta comparación, pero ellos no entendieron lo que les hablaba. Jesús tomó entonces de nuevo la palabra: “En verdad les digo, yo soy la puerta para las ovejas. Todos los que se presentaron antes que yo son ladrones y malhechores; pero las ovejas no les hicieron caso.

Yo soy la puerta: el que entra por mí está a salvo, circula libremente y encuentra alimento. El ladrón entra solamente a robar, a matar y a destruir. Yo he venido para que tengan vida y la tengan abundante”.


Antífona de comunión: Juan 20,19

Jesus se presentó en medio de sus discípulos y les dijo: “La paz sea con ustedes”. Aleluya.


.

De las homilías de san Gregorio Magno, papa, sobre los evangelios

Cristo, el buen pastor

Yo soy el buen Pastor, que conozco a mis ovejas, es decir, las amo, y ellas me conocen a mí. Es como si dijese con toda claridad: «Los que me aman me obedecen» Pues el que no ama la verdad es que todavía no la conoce.

Ya que habéis oído, hermanos, cuál sea nuestro peligro, pensad también, por estas palabras del Señor, cuál es el vuestro. Ved si sois verdaderamente ovejas suyas, ved si de verdad lo conocéis, ved si percibís la luz de la verdad.

Me refiero a la percepción no por la fe, sino por el amor y por las obras. Pues el mismo evangelista Juan, de quien son estas palabras, afirma también: Quien dice: «Yo conozco a Dios», y no guarda sus mandamientos, es un mentiroso.

Por esto el Señor añade, en este mismo texto: Como el Padre me conoce a mí, yo conozco al Padre y doy mi vida por mis ovejas, lo que equivale a decir: «En esto consiste mi conocimiento del Padre y el conocimiento que el Padre tiene de mí, en que doy mi vida por mis ovejas; esto es, el amor que me hace morir por mis ovejas demuestra hasta qué punto amo al Padre».

Referente a sus ovejas, dice también: Mis ovejas oyen mi voz; yo las conozco y ellas me siguen, y yo les doy vida eterna.

Y un poco antes había dicho también acerca de ellas: El que entre por mí se salvará, disfrutará de libertad para entrar y salir, y encontrará pastos abundantes. Entrará, en efecto, al abrirse a la fe, saldrá al pasar de la fe a la visión y la contemplación, encontrará pastos en el banquete eterno.

Sus ovejas encontrarán pastos, porque todo aquel que lo sigue con un corazón sencillo es alimentado con un pasto siempre verde. ¿Y cuál es el pasto de estas ovejas, sino el gozo íntimo de un paraíso siempre lozano? El pasto de los elegidos es la presencia del rostro de Dios, que, al ser contemplado ya sin obstáculo alguno, sacia para siempre el espíritu con el alimento de vida.

Busquemos, pues, queridos hermanos, estos pastos, para alegrarnos en ellos junto con la multitud de los ciudadanos del cielo. La misma alegría de los que ya disfrutan de este gozo nos invita a ello. Por tanto, hermanos, despertemos nuestro espíritu, enardezcamos nuestra fe, inflamemos nuestro deseo de las cosas celestiales; amar así es ponernos ya en camino.

Que ninguna adversidad nos prive del gozo de esta fiesta interior, porque al que tiene la firme decisión de llegar a un lugar ningún obstáculo del camino puede frenarlo en su propósito.

Que tampoco nos dejemos seducir por la prosperidad, ya que sería un caminante insensato el que, contemplando la amenidad del paisaje, se olvidara del término de su camino (Homilía 14, 3-6: PL 76, 1129-1130).

.

Anuncios

2 Responses to Maná y Vivencias Pascuales (23), 8.5.17

  1. Wendy Delgado dice:

    Padre Ismael, creo que el Evangelio (según mi librito)es Jn 10, 11-18 Un afectuoso saludo. Siempre leo el Maná de cada día es muy completo. Gracias!

    Wendy

    Enviado desde mi iPhone

  2. ismaelojeda dice:

    Llevas razón, pues estamos en el ciclo A, y no hay que repetir el evangelio que ya ayer domingo se proclamó. Gracias por la observación. Suerte en tu formación en la fe. Un abrazo, p. Ismael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: