Maná y Vivencias Pascuales (19), 4.5.17

Jueves de la 3ª Semana de Pascua

.

Nadie viene a mí si el Padre no lo atrae. Quien crea en el que el Padre ha sellado tendrá vida eterna

Nadie viene a mí si el Padre no lo atrae. Quien crea en el que el Padre ha sellado tendrá vida eterna


TEXTO INSPIRADOR.-

Jesús dijo a los judíos: Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae. Está escrito en los profetas: Serán todos enseñados por Dios.

Así, todo hombre que escucha al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí. En verdad les digo: El que cree tiene vida eterna.

Apreciado hermano, estimada hermana, procura hacer tuya la siguiente oración durante esta jornada. Ella puede no sólo canalizar tus sentimientos religiosos, sino incluso provocarlos o hacerlos nacer y alimentarlos.

Tu vivencia pascual implica todo un proceso ascendente hasta que toda tu persona sea transformada, hasta que Cristo lo sea todo para ti gracias a la acción del Espíritu que se manifestará abiertamente en Pentecostés.

San Pablo te señaló la meta: “Ya no vivo yo, es Cristo quien vive en mí”. Amén.


ORACIÓN COLECTA.- Dios todopoderosos y eterno, que en estos días de Pascua nos has revelado más claramente tu amor y nos has permitido conocerlo con más profundidad; concede a quienes has librado de las tinieblas del error adherirse con firmeza a las enseñanzas de tu verdad. Por nuestro Señor.


Antífona de entrada: Exodo 15, 1-2

Cantaré a Yahvé que se hizo famoso, arrojando en el mar al caballo y su jinete.
¡Yahvé, mi fortaleza! A él le cantaré; él fue mi salvación; él es mi Dios, yo lo alabaré, el Dios de mis padres, lo ensalzaré.


PRIMERA LECTURA: Hechos 8, 26-40

En aquellos días, el ángel del Señor habló a Felipe diciendo:

Anda hacia el sur por el camino que baja de Jerusalén a Gaza, y que cruza el desierto. Se puso en camino y se encontró con un etíope, funcionario del palacio de Candace, reina de Etiopía, administrador de todos sus bienes.

Había venido a Jerusalén a rendir culto a Dios, y regresaba sentado en su coche, leyendo al profeta Isaías.

El Espíritu dijo a Felipe: Adelántate y únete a ese coche. Felipe corrió hasta él, lo oyó leer al profeta Isaías y le preguntó: “¿Entiendes lo que lees?”. El etíope contestó: “Si nadie me explica, ¿cómo voy a entender?”. E invitó a Felipe a subir y a sentarse junto a él.

El pasaje de la Escritura que iba leyendo era éste: “Como una oveja fue llevado al matadero; como un cordero mudo ante el que lo trasquila, así él no abrió su boca. Lo humillaron y le negaron todo derecho; ¿quién podrá hablar de su descendencia? Porque su vida fue arrancada de la tierra”.

El etíope preguntó a Felipe: “Dime, por favor, ¿a quién se refiere el profeta al decir esto? ¿A sí mismo o bien a otro?”. Felipe entonces, partiendo de este texto de la Escritura, se puso a anunciarle a Jesús.

Siguiendo el camino llegaron a un lugar donde había agua. El etíope dijo: “Aquí hay agua, ¿qué dificultad hay en que me bautice?”. Y dijo Felipe: “Si crees con todo tu corazón, se puede”.

Entonces el otro hizo parar su coche y bajaron ambos al agua. Felipe bautizó al funcionario. Cuando salieron del agua, el Espíritu del Señor arrebató a Felipe; el otro no lo vio más y siguió entonces su camino muy alegre.

Felipe se encontró en Azoto y se fue a evangelizar todas las ciudades hasta llegar a Cesarea.

COMENTARIO

Este relato nos recuerda el pasaje de los discípulos de Emaús. Ambos resumen la catequesis presacramental. Felipe acaba bautizando, Jesús acaba mostrándose en la eucaristía.

En ambos casos se parte de la inquietud de los personajes que buscan, que tienen algún conocimiento del antiguo testamento. Después, con la ayuda del evangelizador, llegan a conocer a Cristo, a creer en él, y consiguientemente reciben los sacramentos.

Así se incorporan a la Iglesia y viven con alegría la novedad cristiana.

Estos hechos de las primitivas comunidades cristianas nos estimulan a renovar nuestro deseo de estar en comunión con los hombres de nuestro tiempo para descubrir en ellos sus inquietudes y búsquedas de autenticidad y libertad.

Es la mejor manera de preparar la proclamación del kerigma. Un kerigma que tiene un contenido fundamental, siempre válido, pero que debe ser expuesto y proclamado a los hombres de hoy, que son distintos a los que se integraron a la primitiva comunidad.

Nos corresponde descubrir las necesidades del hombre para que el kerigma pueda ser acogido como mensaje de salvación.

En Pascua todos debemos ejercitarnos en anunciar a Cristo con más aplomo e imaginación, y proclamar su salvación con hechos y con palabras a favor de todos los hermanos que viven a nuestro alrededor. Sin excepción.

Con ellos debemos sintonizar. Por ellos debemos orar a Dios hasta que nos envíe el Espíritu, el “sello de Dios”, que nos guiará hacia los caminos por donde ellos transitan.

La caridad pastoral nos impulsará a subir a sus carrozas para anunciarles a Cristo y celebrar la salvación. Que así sea.

Salmo 65, 8-9. 16-17. 20

Tu salvación, Señor, es para todos. Aleluya.

Bendigan, naciones, a nuestro Dios, que se escuchen sus voces que lo alaban, pues él es quien da a nuestra alma la vida e impide que tropiecen nuestros pies.

Vengan a oírme, fieles del Señor, y lo que hizo por mí les contaré. Mi boca le gritaba, mi lengua lo alababa.

¡Bendito sea Dios, que no puso mis súplicas aparte ni me negó su amor!


Aclamación: Juan 6, 51

Yo soy el pan vivo bajado del cielo, el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y la daré para la vida del mundo.


EVANGELIO: Juan 6, 44-51

En aquel tiempo dijo Jesús a los judíos: Nadie puede venir a mí, si el Padre que me ha enviado no lo atrae; y yo lo resucitaré el último día. Está escrito en los profetas: Serán todos enseñados por Dios.

Así, todo hombre que escucha al Padre y recibe su enseñanza, viene a mí. Es que nadie ha visto al Padre fuera del que ha venido de Dios: éste ha visto al Padre. En verdad les digo: El que cree tiene vida eterna.

Yo soy el pan de vida. Vuestros antepasados, que comieron el maná en el desierto, murieron. Aquí tienen el pan que bajó del cielo para que lo coman y ya no mueran. Yo soy el pan vivo bajado del cielo, el que coma de este pan vivirá para siempre. El pan que yo daré es mi carne, y la daré para la vida del mundo”.


Antífona de comunión: 2 Corintios 5, 15

El murió por todos, a fin de que los que viven no vivan ya para sí mismos, sino para él, que por ellos murió y resucitó.



LA DIGNIDAD DEL HOMBRE

RADICA EN LA CAPACIDAD PARA ENTRAR EN COMUNIÓN

CON DIOS TRINIDAD, UNO Y TRINO A LA VEZ

En el capítulo sexto de Juan que se proclama estos días en la misa, Jesús nos habla constantemente del Padre que lo ha enviado para darnos a conocer los designios de salvación. De una y otra manera, Jesús pretende suscitar en nosotros la fe. Apela a los milagros que hace y que lo acreditan como el enviado por el Padre.

Jesús es el único que ha bajado del cielo y que lo conoce. De lo que ha visto, da testimonio. La fe, por tanto, es el primer paso del hombre para entrar en comunión con Dios, a través de Jesús, Mesías e Hijo de Dios.

Hoy día, la renovación que nos pide la Iglesia en la nueva evangelización no es de retoques, sino de fundamento. Se nos pide volver a las fuentes, para reapropiarnos de nuestros orígenes, de la vida de Dios que se nos dio en el Bautismo. Fuimos bautizados en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.

Por tanto la santísima Trinidad habita en nosotros, fuimos introducidos en la vida de la Trinidad: somos hijos de Dios Padre, hijos y coherederos con Cristo, hermanos suyos, y templos del Espíritu.

En esta vocación radica nuestra dignidad como hombres: somos llamados a entrar en comunión con Dios, uno y trino. Fuimos amados por nosotros mismos, no en función de nada ni de nadie.

Por eso somos personas y tenemos derechos. “La razón más alta de la dignidad humana consiste en la vocación del hombre a la unión con Dios” (GS 19; Cf. Catecismo de la Iglesia Católica, 355-59).

“Toda la Iglesia aparece como un pueblo reunido en virtud de la unidad del Padre, y del Hijo y del Espíritu Santo” (LG 4). “Tengan los fieles acceso al Padre por medio de Cristo en un mismo Espíritu” (Ef 2, 18).

El hombre no nace acabado, no se vale por sí mismo. Necesita que alguien lo afirme, lo valore y lo empuje hacia su meta. De lo contrario, crece sin ilusión, inadaptado socialmente, con baja autoestima.

El hombre es afirmado de manera fundamental y suficiente por Dios mismo, que lo ama por sí mismo, y lo constituye en persona, sujeto de derechos.

Después de Dios, los padres humanos son sacramento del amor divino, constituyéndose en el canal más directo y valioso por el que llega a nosotros el infinito amor de Dios, uno y trino.

Los padres carnales nos proporcionan la experiencia fundamental y fundante de ser amados y estar llamados a amar.

Por ellos recibimos lo mejor o lo peor. Si hemos costado mucho a nuestros padres, valemos mucho. Hasta cierto punto, somos en la vida lo que hemos recibido, sobre todo de nuestros padres. Las otras realidades son adherencias más o menos importantes, pero lo decisivo son los padres, y son insustituibles.

Los padres empujan a los hijos a ser, a desarrollarse, a triunfar en la vida, a superarse. Ellos también pronuncian nuestro nombre, como nuestro Padre Dios. Valga la aplicación del pensamiento agustiniano a esta realidad: Amor meus, pondus meum. “El amor es mi peso, mi valía, mi precio”; es decir, el amor que recibo, y también el que doy a discreción.

Somos o valemos por el amor que hemos recibido, pero también por el amor que damos. Por eso, habrá que preguntarse, primero por aquellos que nos han afirmado, y segundo, por aquellos a quienes yo estoy afirmando actualmente.

El ser y sentirse amados produce en nosotros seguridad, serenidad, autoaprecio, optimismo, salud psíquica y física, creatividad; y en general, crea el ambiente propicio para el pleno desarrollo de la personalidad y la condición para desarrollar todas nuestras potencialidades. El temor, el rigidismo encoge, congela, paraliza nuestras posibilidades.

En el tiempo pascual se nos propone vivir la fe más a flor de piel: Fiarse más de Dios, y abandonarse a la acción del Espíritu para hacer efectiva la victoria de Cristo sobre todo mal, comenzando por nosotros mismos.

De ahí que sea conveniente ejercitarse también en cuanto favorece la capacidad de comunicación en las relaciones interpersonales: amar a Dios y a los hombres, y dejarse amar de Dios y de los hombres.

Pues al fin y al cabo, las mismas leyes rigen el encuentro entre los hombres y el encuentro del hombre con Dios.

Por eso, estimado amigo, te propongo algunos ejercicios o dinámicas de crecimiento afectivo y sanación interior.

Recuerda, por ejemplo, las experiencias valiosas de tu vida donde te hayas sentido más afirmado y amado por Dios. Revívelas nuevamente, y agradécelas. Trata de sentir y experimentar el amor fundante de Dios, de Dios Padre sobre todo.

Puedes recordar también los momentos y experiencias en que has sido afirmado con mayor fuerza por parte de tus padres, hermanos, maestros, profesores, amigos.

Revívelo todo con fuerza, con emoción, siéntelo de nuevo, retroaliméntate afectivamente, pues la trama viscosa de la vida y el pecado, poco a poco y de manera imperceptible, nos van desarraigando del humus vital del amor y de la ternura. Y agradécelo, a Dios y a los hermanos.

Podrías también preguntarte: ¿A quién estoy yo afirmando actualmente?

Porque tengo que dar vida, tengo que desarrollar mis talentos, alcanzando nuevas metas y experimentando la plena satisfacción. Hay más alegría en dar que en recibir. Dar desde Dios y con Dios, dar por Dios y en Dios: imitando a Dios, incluso siendo Dios mismo, por su iniciativa y gracia preveniente.

Algunas personas tienen especiales dificultades para sentirse amadas, son recelosas y con facilidad rehúyen las relaciones humanas más profundas o comprometedoras, sienten temor, indignidad, inseguridad, no se fían. Puede haber al fondo de todo esto una experiencia dolorosa, un desengaño, que afectará por igual a la relación con los demás y con Dios: dificultad para sentirse amado, valorado.

¿Cómo facilitar la percepción de sentirse amados? ¿Se puede aprender, se puede disponer uno interiormente para experimentar el amor y la benevolencia de los demás y de Dios?

Algo se puede hacer. En primer lugar, colaborar y dejarse llevar para involucrarse en el mundo de los demás. No puede ser que todos los demás estén equivocados, y solamente uno mismo esté en lo cierto. Debería uno desconfiar de las propias seguridades.

En segundo lugar, la persona trataría de ver buena voluntad e intención en los demás; intentaría mirarlos con cierta benevolencia e indulgencia, y dejarse amar por ellos. Para ellos debe de ser importante lograr encontrarse conmigo. Además no creo que sea con mala intención.

Entonces, yo trato de permitírselo, quiero dejarme llevar, quiero que ellos se sientan bien. No me resisto a ser amado por ellos; pongo algo de mi parte. Porque si uno no quiere ser amado, nunca se sentirá amado.

Un paso más en esta apertura a la confianza en Dios y en los hermanos consistirá en reconocer que probablemente yo he sufrido experiencias negativas que otros quizás no han padecido.

Es probable que el que está enfermo sea yo, que yo tenga lentes oscuros y por eso es que veo distorsionada la realidad que otros disfrutan con alegría y espontaneidad.

Otro medio: tener paciencia con uno mismo, y no querer solucionarlo todo de repente. Dejar pasar el tiempo. Una actitud buena será contentarse con poco, no ser muy exigente con los demás, saber valorar, saber agradecer, no dar cabida a sentimientos turbios y a sospechas.

Estos ejercicios y consideraciones pueden ayudar a reforzar las verdaderas relaciones interpersonales aumentando la seguridad en sí mismo y la confianza en los demás.

Si esos recursos los aplicamos a la experiencia religiosa nos permitirían descubrir el infinito amor del Padre que desea que todos se salven y que nos atrae a Cristo.

Admiraríamos la fidelidad de Jesús a esa voluntad salvífica del Padre y su solidaridad con nosotros para llevarnos al Padre y manifestarnos todo su amor: Con vosotros no tengo secretos, y así mi alegría es completa, nos dice Jesús.

Además, experimentaríamos la acción suave, y fuerte a la vez, del Espíritu que ilumina nuestra mente y mueve nuestros sentimientos para descubrir el amor del Padre y del Hijo hacia nosotros y hacernos partícipes de la vida divina en el seno de la Trinidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: