¿De qué manera “Dios llama”?

.

Dios llama

Dios llama a cada uno por su nombre. Para él, somos únicos

.

¿De qué manera “Dios llama”?

Por Martín Gelabert Ballester, OP

.

Cuando alguien se decide a entrar en un noviciado o en un seminario es frecuente decir que “Dios le ha llamado para ser religioso o para ser sacerdote”. Por este motivo se suele hablar de “vocaciones” a la vida religiosa o a la vida sacerdotal. Vocación precisamente significa llamada.

Hablando de llamadas el Papa Francisco ha recordado que el matrimonio también es una vocación, una llamada de Dios. Eso sin olvidar que hay otro tipo de estados de vida o de misiones apostólicas que también pueden calificarse de vocaciones y atribuirse a una llamada de Dios: ser misionero laico, ser catequista, quedarse soltero, mantenerse viudo, dedicarse a obras de caridad.

Son muchas las posibles tareas y maneras de vivir que pueden ser llamadas de Dios.  Surge entonces la pregunta de cómo llama Dios, de qué modo, cómo saber si a mí, en concreto, me llama para ser religioso o para vivir matrimonialmente, para irme a países lejanos a anunciar el Evangelio o para quedarme en mi lugar de nacimiento realizando obras de caridad.

Evidentemente, Dios no llama por teléfono. Quizás alguno pueda decir que “ha sentido una inspiración” y que, por ese motivo, pide entrar en un noviciado o decide casarse. Pero las inspiraciones vienen en función de las experiencias, vivencias o circunstancias con las que uno se encuentra. Eso significa que Dios llama a través de los acontecimientos, a veces extraordinarios, pero normalmente, sencillos y ordinarios.

Lo que Dios quiere para todos y cada uno es que seamos felices. Eso que Dios quiere es lo que todos buscamos. Para ser feliz, cada uno busca aquellos modos de vivir que más pueden ayudarle a sentirse bien o que mejor encajan con su carácter, con sus posibilidades, con sus deseos.

Ese buscar cuál es el lugar en el que me encuentro bien, el creyente puede interpretarlo como llamada de Dios. Dios llama a través de los acontecimientos leídos desde la fe.

La cuestión para el creyente es: ¿dónde voy a sentirme más a gusto, más realizado? Y también: ¿dónde voy a servir mejor? Pues no se puede ser feliz sin pensar en la felicidad de los demás. De ahí que la pregunta por la propia felicidad coincide con otra pregunta: ¿dónde y de qué modo mi vida puede ser más evangélica, más entregada al amor?

Es claro que quien no tiene fe, no reconoce ninguna llamada de Dios. Digo “no reconoce”, porque la llamada de Dios resuena en el corazón de cada ser humano, aunque no lo sepa, cada vez que su conciencia le dice: haz el bien, evita el mal. Y para hacer  el bien y evitar el mal, hay que escoger los caminos más adecuados en función de las propias posibilidades.

http://nihilobstat.dominicos.org/articulos/de-que-manera-dios-llama/

Anuncios

2 respuestas a ¿De qué manera “Dios llama”?

  1. […] La cuestión para el creyente es: ¿dónde voy a sentirme más a gusto, más realizado? Y también: … […]

  2. ismaelojeda dice:

    La propia realización es un elemento importante, pero no único. En fe creemos que no puede estar en contradicción con el bien de la Iglesia, del Pueblo de Dios, y con la gloria de Dios. Deben coincidir: objetivamente, no hay problema, en teoría; en la práctica, sí puede haber fricciones y un reajuste progresivo. A veces, el vocacionado mira mucho su propio mundo. También es preciso preguntarse por la Gloria de Dios: ¿Dónde voy a dar más gloria a Dios? Ante lo pasajero de este mundo, y lo absoluto del Amor de Dios y de la vida eterna, ¿qué sería lo mejor que yo podría sentir y realizar? Es una cuestión de amor, de correspondencia. Si Dios ha hecho tanto por nosotros, y por mí, ¿qué podría yo responderle, con libertad claro, con generosidad, con alegría, poniendo toda la carne en el asador, en total honestidad y transparencia? En fin, merece la pena darle vueltas al discernimiento de la propia vocación y ayudar a los demás en esa tarea fundamental. La cultura y la teología vocacional busca acompañar a cada uno a encontrar su puesto en la Iglesia y a vivirlo con pasión. Un abrazo, y que Dios te bendiga, p. Ismael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: