Programa radial “Diálogos de Fe”. Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani, 4.6.16

.

Card. Juan Luis Cipriani

Card. Juan Luis Cipriani

.

Programa radial “Diálogos de Fe”. Sr. Card. Juan Luis Cipriani

Sábado 4 de junio de 2016

 

La devoción a los Sagrados Corazones de Jesús y María

Armando Canchanya (AC): ¿Cómo están amigos? Muy buenos días. Aquí estamos con el Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani, arzobispo de Lima. 

Cardenal Juan Luis Cipriani (CJLC): Muy buenos días, Armando, muy buenos días a todos. Realmente estamos viviendo el clima maravilloso de dos grandes fiestas litúrgicas.

Ayer celebramos la fiesta litúrgica del Sacratísimo Corazón de Jesús, todo el Amor de Jesús. Hoy, celebramos el Inmaculado Corazón de María. Una Madre tierna y buena. Esos dos corazones nos llevan a hacernos la gran pregunta: ¿Qué tienes en tu corazón?, ¿qué amas?,  ¿qué odias?, ¿qué te mueve para actuar?. ¿Por qué esa cólera? o ¿por qué ese lenguaje? o ¿por qué esa situación de resentimiento o de violencia? El corazón define la identidad de la persona: “donde está tu tesoro está tu corazón”.

Sobre el derecho a opinar

CJLC.- Pienso que es un buen momento también para, de manera sencilla, hacer unas reflexiones, que no están dentro del campo político porque ya el proceso electoral prácticamente está culminado y como ha sido notorio no he hecho ningún comentario en todo este largo periodo. Pero creo que  a la luz de ese principio de la Iglesia de amar al prójimo, de respetar las honras, del derecho a la verdad, el Perú se merece una pequeña reflexión.

Puedo decir que en el tiempo que he podido vivir pasados procesos electorales, este es de los procesos más sucios y de más enfrentamiento y confrontación. Por ello, tenemos que tener presente la necesidad de construir una cultura política, para que podamos reflexionar en estos días, gane quien gane.

Todos tenemos derecho a opinar

CJLC.- Primero: es una verdad elemental que todos tenemos derecho a opinar, todos: el alcalde, el jugador de fútbol, el político el periodista, el cardenal, la ama de casa, el campesino, el rondero, etc. Todos tenemos derecho a opinar. Unos opinamos en la puerta de la casa mientras recogemos el periódico de un vendedor y otros pueden opinar en un medio de comunicación que llega a miles o cientos de miles, o en un blog, en redes sociales… O sea, que primer paso de una cultura política es el derecho a opinar.

Se opina buscando la verdad

CJLC.- En segundo lugar, ese derecho a opinar compromete a nuestra conciencia; cada uno debe ejercer su opinión procurando que responda a la verdad de los hechos; porque si no digo la verdad puedo maltratar al pueblo porque lo engaño, o puedo maltratar a esa persona a la que insulto o mancho su honra. Quien así actúa se maltrata a sí mismo primero. El primero que se maltrata es el propio mentiroso. Entonces vamos concluyendo con este segundo principio: hay derecho a  opinar y hay deber de opinar con la verdad.

Debatir no es atacar

CJLC.- En tercer lugar la cultura política me dice: es lícito y bueno apoyar y difundir tus ideas. ¿Qué es lo que tú quieres ofrecer a este país? Uno puede ofrecer mejorar la educación; ofrecer mejorar la seguridad; ofrecer planes para mejorar la economía, etc.  Y las  difunde y las contrasta con otras. Pero la recta cultura política no me dice: difunde un ataque contra otras propuestas. Debo respetar las otras propuestas y para eso se organizan unos debates que, dentro de todo, pienso que ayudaron mucho a potenciar la cultura política. Sin embargo, hemos visto, que se acabó el debate público y bien organizado por los organismo electorales y otras entidades, y empezó otro debate que ya no parecía tan democrático porque, de alguna manera, empieza a verse un intento de imponer un pensamiento único a través de la gran mayoría de los medios de comunicación.

La intolerancia del pensamiento único

CJLC.- O sea, se orienta todo a pretender hacernos respetar sólo una opinión, a favor de un lado y en contra del otro. Hay que darnos cuenta y repetir que todos tenemos derecho a estar bien informados, todos. ¿Qué cosa hemos visto en esta ocasión? Yo he visto como una especie de obsesión por imponer un pensamiento único. Es decir, un grupo de personas que le dice a todo el Perú lo que está bien, lo que está mal, dónde está la corrupción, quiénes son los corruptos. O sea, una especie de moralizadores que atacan a todo el resto que se oponga a ese pensamiento único. Entonces pienso que eso ya empieza a ser poco democrático.

Porque surge una corriente de este pensamiento único con un rebote muy grande en redes y parece y se observa una cierta concertación de medios. Se observa, yo no afirmo que la haya. Pero, lo escuchas en la mayoría de emisoras de radio en sus programas de opinión, noticieros, etc., en los diarios, en sus columnistas y titulares, etc.   Y piensas: todos los entrevistados y todos los temas tienen una cierta similitud. ¿Por qué no presentan… y podemos así escuchar otras alternativas y otros pensamientos?

La mentira va contra la libertad

CJLC.- Yo soy amante, fuertemente, de la libertad de expresión. Soy apasionado, me rebelo contra todo lo que pueda ser manipulación o amañamiento. Pero no estoy de acuerdo en que, en nombre de una llamada moralización y de una serie de intervenciones “nominalistas” muy bonitas en las que se menciona la palabra democracia, la palabra tolerancia, la palabra inclusión, etc., nos estén metiendo en un corral con los ojos cerrados para que pensemos todos igual, ¡no! No es cultura política sino manipulación política.

Hablamos mucho y podemos pensar igual del daño que hace la corrupción, pero no olvidemos la categoría moral del corrupto: la peor mentira es la que contiene algo de verdad. Esa expresión genera mucha corrupción y está amparada muchas veces por el insulto y la descalificación.

Entonces vemos que, cuando hay debates abiertos, con cambio de ideas, observamos en las caras y gestos de las dos personas, en las preguntas y en las respuestas mucha información y la gente saca sus consecuencias. Pero si después, como era lógico esperar, surge otro debate anónimo, casi clandestino, con sospechas, noticias sin confirmar, redes que arden organizadamente, de blogs orientados ideológicamente, muchas mentiras, encuestas falsas y verdaderas, corrientes de opinión que van moldeando el pensamiento único; entonces pienso que el elector, especialmente el de la calle y menos recursos, merece más respeto y sentirse informado abiertamente

Encuestas a plazo inmediato

CJLC.- Por eso, pienso -es una reflexión de cultura política-, que sería bueno que en el futuro se levante el secreto de las encuestas de los últimos días como ahora. Que sean conocidas por todos, pero, ¿por qué por un grupo de privilegiados?. ¿Porque tienen un poquito más de dinero o son operadores de redes y blogs? Entonces éstos privilegiados están mejor informados. Y  se encargan de rebotar a través de las redes, empiezan a aparecer todo tipo de encuestas falsas y verdaderas. ¿Esto es honesto y ético?, ¡no! Que se haga como en muchos países del mundo que se admiten las encuestas en un plazo inmediato. Yo creo que es lo más sano que puede haber porque el elector tiene el mismo derecho, no algunos sino todos, de estar bien informados.

Acortar la espera de la segunda vuelta evitará mentiras, insultos y agresiones

CJLC.- Y pienso igualmente -es una reflexión de cultura política-, que cuando hay una elección en segunda vuelta como la que hemos tenido, ¿por qué esperar 60 días para prácticamente empezar otra elección? Si ya ha habido una elección en la que ha vivido una campaña de años. Todos saben, todos se preparan, buscan sus cuadros, sus planes de gobierno, etc. y se cumple la primera vuelta. Cuando no se logra elegir al presidente porque le faltó la mayoría, se va a un balotaje a corto plazo. Unos 15 ó 20 días, pero no parece prudente, como ahora, volver a empezar de cero una nueva campaña que genera una nueva estrategia y empiezan las bromas de pelona para arriba y pelona para abajo. Hemos observado que en dos meses, -entre la primera y segunda vuelta- se ha hecho un reacomodo en el cual ya no hay propuestas de ideas, sino destrucción de ideas y personas.

¿Qué me lleva a hablar hoy de este tema?  Ver que en redes haya una fotografía del Santo Padre como si estuviera dando una declaración contra una candidata. ¡Absolutamente falso! Pero hasta ahí hemos llegado, por estar jugando con fuego. Entonces tenemos obligación de hacer respetar lo que para nosotros es muy importante: la figura del Papa. No podemos pensar que los peruanos somos tontos.

Quiero también hacer una reflexión de otras circunstancias que hemos leído o visto en estos días, y me pregunto: ¿Cómo puede ser que, por casualidad, una investigación que puede estar realizándose desde hace años, nunca se informa bien, ahora aparece de manera sorpresiva relacionada con un personaje de la DEA? ¡Sorpresivamente aparece una conversación de un señor sea o no verdad! Pero, ¿es casual que salga en los medios ahora? ¿O que en estos días inmediatos a la votación, ha habido una requisa en la cárcel de Montesinos, el hombre más delincuente, sin vergüenza y diabólico que hemos tenido? ¿Qué se supone?  ¿Que en estas 24 horas han descubierto un celular en la requisa? No somos tontos, pues.

Yo creo que como cultura política esto que ha ocurrido tiene que llevarnos a recordar a la gente: votemos en libertad, sin miedo. Basta de miedos para ingenuos y para tontos. Cada uno tiene su opinión, que la manifieste y que sea lo que Dios quiera.

Cardenal Juan Luis Cipriani en RPP: Diálogos de fe.

Cardenal Juan Luis Cipriani en RPP: Diálogos de fe.

.

Ganar para trabajar por el bien de todos

AC: Seguimos aquí en RPP. Estamos hablando con el Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani. Les estaba comentando cómo eran sus impresiones, de cómo ve la campaña electoral, y ya es momento de que todos tomemos una decisión. Ya escuchamos a los candidatos, ahora la gente tiene que meditar y tomar sus decisiones.

CJLC.- Escuchar a los candidatos sí. Lo que no podemos hacer es quedar aturdidos de todo ese ruido de mitad verdad mitad mentira.  No se puede manipular de esa manera a la gente sencilla. Hay que decir la verdad: Aquí leo unas palabras muy bonitas de un cardenal de Roma, el cardenal Müller, un cardenal alemán, que estuvo aquí y que la Universidad Católica le dio un premio. Es el encargado de la Doctrina de la Fe, en la Iglesia Católica.  Dice lo siguiente:

“Pertenece a la cultura política la posibilidad de discutir sobre las diversas opciones en un clima de mutuo respeto. Es legítimo que un político gane las elecciones pero no para suprimir a los contrarios, sino para trabajar por el bien de todos, para construir así una sociedad más justa. Es legítimo que la oposición política continúe manifestando su disenso, pero siempre con los instrumentos legítimos del estado de derecho y ofreciendo su leal colaboración al que gobierna”.

Unas palabras muy armónicas y equilibradas. Por esto insisto que da la impresión que hay un grupo de gente pensante y exclusivo del pensamiento único, que son los que van a decidir quién es corrupto y quién no lo es. Se preguntan entre ellos en las redes y muchos medios de comunicación: “¿fulano es corrupto”? y contestan desde su “centro de inteligencia del pensamiento único” que lo ha determinado: ¡Sí es corrupto! Y qué te parece, siguen preguntando: “Menganito es demócrata”? ¡¡Sí un gran demócrata!! Porque ellos determinan quién es demócrata, quién es corrupta y de la misma manera sobre cualquier tema u opinión. Y así van tomando determinaciones inapelables, y sale en las redes, en los diarios, en entrevistas, en mesas de opinión, de manera contudente: ríndete o te cortamos la cabeza.

Opinar no es descalificar

CJLC.- Yo llevo muchos años sintiendo el golpe de ese pensamiento único y no lo acepto ni me da miedo, no negocio, hablo con la verdad por un amor al Perú muy grande en nombre de la libertad justamente de la gente más pobre, en nombre de la justicia, en nombre de la no corrupción, en nombre de los muertos y heridos de la época del terrorismo, en nombre de los derechos humanos. Sí, tengo derecho a hablar de los derechos humanos. ¿Quién va a ser el dueño que me impide no poder hablar y defender los derechos humanos, la justicia, la democracia? Por qué voy a aceptar que un grupo de personas, revestidos de intelectuales escriban en los diarios,  editoriales, exclusivos de ese “club del pensamiento único”. Dirán que yo soy el intemperante. Buscarán por ahí un aliado, para que diga: esas son sus opiniones personales.

Son personales, son mías y no me aparto de la doctrina social de la Iglesia, no he mencionado hasta este momento ninguna opción preferencial por algún candidato, pero sí he defendido la verdad y la justicia en nombre de muchísima gente sencilla que siente ese fastidio por una especie de aplanadora que en estos tres cuatro días quiere hacer tabla rasa de todo. Señores, ¿acaso sólo ustedes poseen la verdad? ¿Acaso ustedes son los únicos que tienen derecho de expresarse?

Recordemos que todos tienen el derecho a expresarse. Lo que estoy explicando es cómo la opinión de unos no debe descalificar la de los otros, que piensan diferente. Que no estoy descalificando a los demás y exijo y deseo  que respeten mi actuación en defensa de los derechos humanos. Afirmo que soy un demócrata que quiero un Perú libre sin corrupción y con crecimiento para los más pobres. ¿Acaso hay algunos grupos que son dueños de expresarse y actuar en estos temas? Si queremos un Perú reconciliado, ¿no todos debemos tener el derecho de intervenir con nuestras opiniones?

Recientemente el alcalde de Lima se reunió con una candidata y prácticamente se promovió, por el pensamiento único, una protesta en todos los medios. ¿No se puede reunir con nadie porque está en funciones? ¿No hemos visto a los ministros, al Presidente de la Répública, a la primera dama haciendo comentarios sobre la actuación de los candidatos? ¿No están ellos en ejercicio? No seamos entonces tan puritanos de pretender que para unos está la ley del embudo: Los caminos más angostos para unos, los más anchos para otros. Yo creo que se trata principalmente de velar para que el pueblo, el elector, esté bien informado, no asustado. No hay una hecatombe. Vamos a tener una elección para servir al Perú. Yo tenía la necesidad de expresarme.

Ha estado ausente de los debates la familia, el matrimonio entre un hombre y una mujer, el derecho a la vida; lo han comentado de pasadita, ¿por qué?, porque han escondido a la gente que, en cuanto salga el resultado de la elección, volverán a agitar las banderas otra vez. Entonces, ¿dónde está esa libertad de elección, si uno va escondiendo algunas ideas, sacando otras, levantando de pronto un insulto, etc.?

Votar en libertad, sin dejarse presionar

CJLC.- Yo conozco a los dos candidatos bien, y soy amigo de los dos, y le pido a Dios para que, salga quien salga elegido, Dios los ayude, y veo que detrás de  –más en uno, que de la otra– ha habido una campaña muy sucia. No son ellos, y creo que los dos son personas correctas, nobles, con gran amor a su país y no tengo la menor duda.

Pero creo que ese: “todo vale”, que se ha impuesto estos últimos días, no es correcto. Eso atenta contra la libertad, eso atenta contra la democracia, eso atenta contra los derechos humanos, eso no ayuda a la libertad del Perú.  Y vemos personas  y grupos de “iluminados” que desde el inicio de la segunda vuelta simplemente se han lanzado al insulto y descalificación masiva.

Yo le pido a Dios, más que nunca, que bendiga a nuestro país que es el Perú. Mañana no estaré yo, ni estará ninguno de ellos, pero estarán ustedes, hermanos, familia… Vota en libertad por quien te da la gana sin ningún temor, no se vota en contra de, se vota a favor de. Yo quiero esta alternativa y estas personas. Cuando hay tanto odio y tanto rechazo, no se puede hablar de tolerancia ni de democracia. El estado de derecho exige ese respeto por opiniones diferentes. Que Dios los bendiga y que mañana tengamos una fiesta electoral, salga quien salga.

Sr. Cardenal Juan Luis Cipriani Thorne, arzobispo de Lima

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: