El maná de cada día, 6.1.16

Miércoles después de Epifanía

.

nav

El Padre envió a su Hijo para ser Salvador del mundo



Antífona de entrada: Isaías 9, 2

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierras de sombras y una luz les brilló.


Oración colecta

Señor, luz radiante de todas las naciones, concede a los pueblos de la tierra gozar de una paz estable, e ilumina nuestros corazones con aquella luz esplendida que condujo a nuestros padres al conocimiento de tu Hijo. Él, que vive y reina contigo.


PRIMERA LECTURA: 1 Juan 4, 11-18

Queridos hermanos, si Dios nos amó de esta manera, también nosotros debemos amarnos unos a otros.

A Dios nadie lo ha visto nunca. Si nos amamos unos a otros, Dios permanece en nosotros y su amor ha llegado en nosotros a su plenitud.
En esto conocemos que permanecemos en él, y él en nosotros: en que nos ha dado de su Espíritu. Y nosotros hemos visto y damos testimonio de que el Padre envió a su Hijo para ser Salvador del mundo.

Quien confiese que Jesús es el Hijo de Dios, Dios permanece en él, y él en Dios.

Y nosotros hemos conocido el amor que Dios nos tiene y hemos creído en él.

Dios es amor, y quien permanece en el amor permanece en Dios, y Dios en él.

En esto ha llegado el amor a su plenitud con nosotros: en que tengamos confianza en el día del juicio, pues como él es, así somos nosotros en este mundo.

No hay temor en el amor, sino que el amor perfecto expulsa el temor, porque el temor mira el castigo; quien teme no ha llegado a la plenitud en el amor.


SALMO 71, 1-2. 10-11. 12-13

Se postrarán ante ti, Señor, todos los pueblos de la tierra.

Dios mío, confía tu juicio al rey, tu justicia al hijo de reyes, para que rija a tu pueblo con justicia, a tus humildes con rectitud.

Que los reyes de Tarsis y de las islas le paguen tributo. Que los reyes de Saba y de Arabia le ofrezcan sus dones; que se postren ante él todos los reyes, y que todos los pueblos le sirvan.

Él librará al pobre que clamaba, al afligido que no tenía protector; él se apiadará del pobre y del indigente, y salvará la vida de los pobres.


ALELUYA: 1 Timoteo 3, 1. 6

Gloria a ti, Cristo, proclamado a las naciones; Gloria a ti, Cristo, creído en el mundo.


EVANGELIO: Marcos 6, 45-52

Después que se saciaron los cinco mil hombres, Jesús en seguida apremió a los discípulos a que subieran a la barca y se le adelantaran hacia la orilla de Betsaida, mientras él despedía a la gente. Y después de despedirse de ellos, se retiró al monte a orar.

Llegada la noche, la barca estaba en mitad del lago, y Jesús, solo, en tierra.

Viendo el trabajo con que remaban, porque tenían viento contrario, a eso de la madrugada, va hacia ellos andando sobre el lago, e hizo ademán de pasar de largo.

Ellos, viéndolo andar sobre el lago, pensaron que era un fantasma y dieron un grito, porque al verlo se habían sobresaltado.

Pero él les dirige en seguida la palabra y les dice: «Ánimo, soy yo, no tengáis miedo.»

Entró en la barca con ellos, y amainó el viento.

Ellos estaban en el colmo del estupor, pues no habían comprendido lo de los panes, porque eran torpes para entender.


Antífona de comunión: 1 Juan 1, 2

La vida, que estaba con el Padre, se hizo visible y se nos manifestó.


.

¿QUÉ ES PERDER EL TIEMPO?

El tiempo tiene mucho que ver con el alma y con nuestros estados de ánimo. Es una realidad tan fugaz y engañosa que existe sólo mientras se va pasando. Se desvanece, inaferrable, con la misma facilidad con que se deshace la espuma cuando la cogemos entre los dedos de la mano.

El tiempo es ese talento único e irrepetible que Dios nos ha dado para invertir con él en el gran negocio que debería ocupar toda nuestra vida: nuestra salvación. Perdemos el tiempo cuando no lo ocupamos en amar a Dios. No se trata de llenarlo de cosas, de actividades, de preocupaciones y afanes, aunque tampoco se trata de renunciar al quehacer fatigoso de nuestro día a día.

El secreto de un buen empleo del tiempo está en saber impregnar todas esas cosas de amor a Dios, tan hacendoso como Marta y tan contemplativo como María. Aprovechar el tiempo no significa hacer grandes cosas sino amar mucho a Dios en las cosas porque, cuando se trata de amar, no existen medidas humanas.

Ganamos el tiempo cuando se lo dedicamos a El, allí donde El nos ha puesto, para amarle de la forma que El quiere y en las cosas y actividades que El quiere.

Cuántos tiempos vacíos de Dios que han quedado perdidos, como talentos enterrados en la tierra de nuestros agobios y afanes, y que no hemos sabido convertir en eternidad. Cuánto tiempo perdido sólo por el afán desmedido de aprovecharlo para nuestros egoísmos, comodidades, omisiones, intereses particulares y conveniencias.

Cuánto tiempo lleno de estériles activismos y prisas, sólo por la ambición de querer dominar con autosuficiencia cada uno de los momentos de nuestra existencia.

¿Crees, acaso, que Cristo perdió el tiempo durante aquellos ocultos años de Nazareth que ocuparon la mayor parte de su vida en la tierra y en los que aparentemente se dedicó a “no hacer nada”? Y, sin embargo, la obra de la redención que El cumplió en la cruz no se entiende sin esos largos años de vida oculta y de aparente ineficacia, dedicándose a tareas humanamente insignificantes y hasta absurdas.

Disfrutarás de tu tiempo y de las cosas con las que llenas tu tiempo si sabes disfrutar de Dios y llenar de El ese pequeño día a día en el que te juegas tu salvación.

www.mater-dei.es

Anuncios

One Response to El maná de cada día, 6.1.16

  1. Anónimo dice:

    1. SABER DISFRUTAR DE DIOS…Es la consigna de hoy…ESTO es lo que esperamos para nuestra existencia después de la muerte….
    2.- NO SÓLO después de la muerte…
    3.- Disfrutar de Dios aquí y ahora es el amar al prójimo en verdad y realidad…Si este prójimo me es antipático por razón valedera o por sinrazón….Sera meritorio mi disfrute…
    4.- ¿Cuál es el mérito de amar al que me ama..? El mérito es desear actívamente TODO BIEN a quien no me cae bien e incluso es mi declarado enemigo..
    asobenes(arroba)yahoo.es catequista/mensajero
    Tlfs.- 271 0292 y 988 765 015

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: