Audiencia con la Congregación para la Evangelización de los Pueblos: El Papa pide un «estado permanente de misión»

diciembre 4, 2015

.

ss

El Papa Francisco propone a toda la Iglesia un estado permanente de misión: Missio ad gentes

.

Audiencia con la Congregación para la Evangelización de los Pueblos: El Papa pide un «estado permanente de misión»

Durante el encuentro Francisco ha pedido «que cada parroquia haga propio el estilo de la misión ad gentes»

El Papa Francisco ha recibido esta mañana en audiencia a los participantes en la asamblea plenaria de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos que han reflexionado sobre la «missio ad gentes» a la luz del Decreto Conciliar Ad gentes y de la encíclica de San Juan Pablo II Redemptoris missio.

El Santo Padre, tras saludar a las 160 personas presentes en la Sala Clementina, citó su viaje al África, donde constató tanto el dinamismo espiritual y pastoral de tantas Iglesias jóvenes como las graves dificultades en que vive buena parte de la población.

«He visto -dijo- que allí donde hay necesidad, casi siempre hay una presencia de la Iglesia dispuesta a curar las heridas de los más necesitados, en los que reconoce el cuerpo llagado y crucificado del Señor Jesús. ¡Cuántas obras de caridad, de promoción humana! ¡Cuántos buenos samaritanos anónimos trabajan todos los días en las misiones!».

Después subrayó que la Iglesia, evangelizadora por naturaleza, comienza siempre por evangelizarse a sí misma ya que «discípula del Señor Jesús, escucha su Palabra, de la que obtiene las razones de la esperanza que no defrauda, porque se funda en la gracia del Espíritu Santo. Sólo así es capaz de mantener su frescura y su impulso apostólico».

Como afirma el decreto conciliar «Ad Gentes»: «La Iglesia peregrinante es misionera por su naturaleza, puesto que toma su origen de la misión del Hijo y del Espíritu Santo, según el designio de Dios Padre». «Y la Iglesia -reiteró el Pontífice- está al servicio de la misión. No es la Iglesia la que hace la misión: es la misión la que hace a la Iglesia. Por lo tanto, la misión no es la herramienta, sino el punto de partida y el fin».

En los últimos meses, la Congregación ha llevado a cabo una encuesta sobre la vitalidad de las Iglesias jóvenes, para encontrar la manera de hacer más eficaz la labor de la misión ad gentes, teniendo también en cuenta la ambigüedad a la que a veces se enfrenta hoy la experiencia de fe.

«El mundo secular, aun cuando se muestra acogedor con los valores evangélicos del amor, de la justicia, de la paz y de la sobriedad -observó Francisco al respecto-, no muestra la misma apertura a la persona de Jesús: no cree que sea ni el Mesías ni el Hijo de Dios.

Todo lo más, lo considera un hombre iluminado. Separa, por lo tanto, el mensaje del mensajero, el don del Dador. En esta situación de separación, la missio ad gentes sirve como motor y horizonte de la fe…

La misión, de hecho, es una fuerza capaz de transformar la Iglesia en su interior, incluso antes que la vida de los pueblos y de las culturas. Por lo tanto, que cada parroquia haga propio el estilo de la misión ad gentes.

De ese modo, el Espíritu Santo transformará a los fieles habitudinarios en discípulos, a los discípulos desafectos en misioneros, sacándolos de los miedos y los cierres y proyectándolos en todas las direcciones, hasta el fin del mundo

El enfoque kerygmático de la fe, tan familiar entre las Iglesias jóvenes, debe encontrar también espacio entre las de antigua tradición».

El Papa recordó que ni Pablo ni Bernabé tenían detrás un dicasterio misionero y sin embargo, anunciaron la Palabra, crearon diferentes comunidades y derramaron su sangre por el Evangelio. «Con el tiempo aumentó la complejidad, y la necesidad de una unión especial entre las Iglesias de reciente fundación y la Iglesia universal.

Para ello, hace cuatro siglos, el Papa Gregorio XV instituyó la Congregación de Propaganda Fide, que a partir de 1967 tomó el nombre de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos», relató.

Es evidente que en esta etapa de la historia «no sirve una simple administración de la realidad existente. Constituyámonos en todas las regiones de la tierra en un estado permanente de misión.

Es un paradigma… ”Ir” es inherente al Bautismo, y sus límites son los del mundo. Por lo tanto seguid esforzándoos para que el espíritu de la misión ”ad gentes” anime el camino de la Iglesia, y para que sea siempre capaz de escuchar el grito de los pobres y los alejados, que sepa encontrar a todos y anunciar la alegría del Evangelio».

Francisco dio las gracias a la Congregación por su labor de animación y cooperación misionera, con la que recuerdan a todas las iglesias que «si se limitan al propio horizonte corren peligro de atrofia». «La Iglesia vive y crece “en salida”, tomando la iniciativa y haciéndose prójimo…

En los muchos caminos de la misión ad gentes se entrevé el amanecer de un nuevo día, como lo demuestra el hecho de que las Iglesias jóvenes saben dar y no sólo recibir». Prueba de ello es la disponibilidad de conceder sus sacerdotes a las iglesias hermanas de la misma nación, o del mismo continente, o para servir a las iglesias necesitadas en otras partes del mundo.

«La cooperación ya no es sólo a lo largo del eje norte-sur. También hay un movimiento inverso de devolución de los bienes recibidos de los primeros misioneros. Y todos ellos son signos de madurez».

El Papa terminó su discurso instando a todos a rezar y trabajar «para que la Iglesia se conforme cada vez más al modelo de los Hechos de los Apóstoles». «Inspirados por la fuerza del Evangelio y el Espíritu Santo -exclamó- salgamos de nuestros recintos, emigremos de territorios en los que a veces tenemos la tentación de encerrarnos» (instalarnos, enquistarnos).


Testimonio del anciano Eliecer: Vivió la coherencia de la fe hasta el martirio

diciembre 4, 2015

 

.

Doble vida

El Papa Francisco advierte del peligro de una doble vida en la práctica de la fe cristiana

.

El Papa Francisco te advierte, hermano, del peligro de llevar una doble vida

La mundanidad espiritual nos aleja de la vida, nos hace incohrerentes: Uno finge ser así, pero vive de otra manera. Eso es hipocresía. 

Hermano N. N., la importancia de salvaguardar nuestra identidad cristiana y no vivir una doble vida fue el tema central de la homilía de hoy del Papa Francisco durante la celebración de Santa Misa en Santa Marta.

El Santo Padre comenzó reflexionando sobre el anciano judío Eleazar quien prefirió ser martirizado en lugar de someterse a las leyes injustas que leemos en el segundo libro de Macabeos. A los 90 años de edad, Eleazar se negó a comer carne de cerdo y rechazó la oferta de sus amigos mundanos que ponía en riesgo su dignidad, eligiendo en cambio, sufrir la pena del martirio

La mundanidad carcome lentamente y destruye

La mundanidad espiritual nos aleja de la vida, nos hace incoherentes, uno finge ser así, pero vive de otra manera. Y la mundanidad es difícil conocerla desde el inicio porque es como la carcoma que lentamente destruye, degrada la tela y después esa tela se vuelve inservible y el hombre que se deja llevar adelante por la mundanidad pierde su identidad cristiana.

La carcoma de la mundanidad ha arruinado su identidad cristiana, es incapaz de coherencia. “Oh, yo soy tan católico, Padre, yo voy a Misa todos los domingos, tan católico”. Y después vas a trabajar, a realizar tu profesión: Pero si tú me compras esto, hacemos este tráfico de influencias y tú recibes el soborno.

Esto no es coherencia de vida, esto es mundanidad, para dar un ejemplo. La mundanidad te conduce a la doble vida, a la que aparece y a la que es verdadera, y te aleja de Dios y destruye tu identidad cristiana.

El Señor nos sostiene y nos libra de la mundanidad

Por esta razón, estimado hermano N. N.Jesús es tan fuerte cuando pide al Padre que salve a los discípulos del espíritu mundano, que destruye la identidad cristiana. Un ejemplo de bastión contra este espíritu es precisamente Eleazar, quien piensa en los jóvenes, que si él hubiese cedido al espíritu mundano, se habrían perdido ellos también por su culpa.

El espíritu cristiano, la identidad cristiana, jamás es egoísta, siempre trata de cuidar la propia coherencia, evitar el escándalo, cuidar a los demás, dar un buen ejemplo. “Pero no es fácil, Padre, vivir en este mundo, donde las tentaciones son tantas, y el truco de la doble vida nos tienta todos los días, no es fácil”.

Para nosotros, no sólo no es fácil, es imposible. Sólo Él es capaz de hacerlo. Y por esto hemos rezado en el Salmo: “El Señor me sostiene“. Nuestro apoyo contra la mundanidad que destruye nuestra identidad cristiana, que nos lleva a la doble vida, es el Señor.

En la Biblia encontraremos fuerza y apoyo

El Señor es el único que puede salvarnos, y nuestra oración humilde será: “Señor, soy pecador, verdaderamente, todos lo somos, pero te pido tu apoyo, dame tu apoyo para que, por una parte, no finja ser cristiano y, por otra, viva como un pagano, como mundano”

Si tú, estimado hermano N. N.tienes hoy un poco de tiempo, toma la Biblia, el segundo libro de los Macabeos, capítulo sexto, y lee esta historia de Eleazar. Te hará bien, te dará valor para ser ejemplo para todos y también te dará fuerza y apoyo para llevar adelante tu identidad cristiana, sin componendas, sin doble vida. Ánimo.

Papa Francisco
Homilía en Santa Marta, Ciudad del Vaticano, 17/11/2015

PildorasdeFe.net
Evangelizando el Continente digital


El maná de cada día, 4.12.15

diciembre 4, 2015

Viernes de la 1ª semana de Adviento

Sexto día de la novena a la Inmaculada Concepción

Sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos

Sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos

.
PRIMERA LECTURA: Isaías 29, 17-24

Así dice el Señor: «Pronto, muy pronto, el Líbano se convertirá en vergel, el vergel parecerá un bosque; aquel día, oirán los sordos las palabras del libro; sin tinieblas ni oscuridad verán los ojos de los ciegos.

Los oprimidos volverán a alegrarse con el Señor, y los más pobres gozarán con el Santo de Israel porque se acabó el opresor, terminó el cínico; y serán aniquilados los despiertos para el mal, los que van a coger a otro en el hablar y, con trampas, al que defiende en el tribunal, y por nada hunden al inocente.»

Así dice a la casa de Jacob el Señor, que rescató a Abrahán: «Ya no se avergonzará Jacob, ya no se sonrojará su cara, pues, cuando vea mis acciones en medio de él, santificará mi nombre, santificará al Santo de Jacob y temerá al Dios de Israel. Los que habían perdido la cabeza comprenderán, y los que protestaban aprenderán la enseñanza.»


SALMO 26, 1.4.13-14

El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?

Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor, contemplando su templo.

Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida. Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor.


Aclamación antes del Evangelio

Mirad, el Señor llega con poder e iluminará los ojos de sus siervos.


Evangelio: Mateo 9, 27-31

En aquel tiempo, dos ciegos seguían a Jesús, gritando: «Ten compasión de nosotros, hijo de David.»

Al llegar a la casa se le acercaron los ciegos, y Jesús les dijo: «¿Creéis que puedo hacerlo?»

Contestaron: «Sí, Señor.»

Entonces les tocó los ojos, diciendo: «Que os suceda conforme a vuestra fe.» Y se les abrieron los ojos.

Jesús les ordenó severamente: «¡Cuidado con que lo sepa alguien!» Pero ellos, al salir, hablaron de él por toda la comarca.
.
.

NOVENA A LA INMACULADA CONCEPCIÓN

milagrosa


DÍA SEXTO

Las bodas de Caná


Tres días después se celebraba una boda en Caná de Galilea y estaba allí la madre de Jesús. Fue invitado también a la boda Jesús con sus discípulos.

Y, como faltara vino, porque se había acabado el vino de la boda, le dice a Jesús su madre: “No tienen vino.”

Jesús le responde: “¿Qué tengo yo contigo, mujer? Todavía no ha llegado mi hora.” Dice su madre a los sirvientes: “Haced lo que él os diga.”

Había allí seis tinajas de piedra, puestas para las purificaciones de los judíos, de dos o tres medidas cada una. Les dice Jesús: “Llenad las tinajas de agua.” Y las llenaron hasta arriba. “Sacadlo ahora, les dice, y llevadlo al maestresala.”

Ellos lo llevaron. Cuando el maestresala probó el agua convertida en vino, como ignoraba de dónde era (los sirvientes, los que habían sacado el agua, sí que lo sabían), llama el maestresala al novio y le dice: “Todos sirven primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el inferior. Pero tú has guardado el vino bueno hasta ahora.”

Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. (Juan 2,1-11)

Oración

Bajo tu amparo nos acogemos, Santa Madre de Dios; no desprecies las plegarias que te dirigimos en nuestras necesidades; antes bien, líbranos siempre de todo peligro, ¡oh Virgen gloriosa y bendita!

Reflexión

La primera mención explícita de la Madre de Jesús en el Evangelio según San Juan es en una fiesta de bodas. María llegó a la celebración, que duraba una semana, antes que Jesús. Cuando llegó Jesús, María inmediatamente le hizo notar: No tienen vino. Ella quería que todos, particularmente los recién casados y sus familias y amigos, disfrutaran la celebración. Sin duda, María sintió la vergüenza que estaría pasando la joven pareja y tuvo la confianza de acercar su necesidad a Jesús.

Él actuó ante la intercesión de María: sí, ésta es una instancia poderosa de la mediación materna de María. Al cambiar el agua en vino, Jesús realizó el primer gran milagro de su ministerio público.

San Juan relata que Jesús actuó para dar testimonio de su divinidad ante los Apóstoles: Así, en Caná de Galilea, dio Jesús comienzo a sus señales. Y manifestó su gloria, y creyeron en él sus discípulos. Antes del milagro, los Apóstoles lo consideraban un rabino, una especie de profesor de la Torá. Al ver el agua convertirse en vino ante sus ojos, los Apóstoles experimentaron la gloria de Jesús como Mesías y Señor y empezaron a creer en él.

Por intercesión de María, se salvó la fe de los elegidos como los primeros sacerdotes de la Iglesia. Tan pronto como en ese momento, María comprendió que tenía derecho a acercar cada necesidad humana y espiritual ante la presencia de su Hijo. Tanto en Caná en aquel entonces como ahora en el Cielo, la Madre de Dios desea que su Hijo revele su poder como Mesías y Señor de toda la creación para salvar a los suyos.

El Catecismo de la Iglesia Católica asocia el primer milagro de Jesús con el Sacramento del Matrimonio: En el umbral de su vida pública, Jesús realiza su primer signo — a petición de su Madre — con ocasión de un banquete de boda (cf Jn 2,1-11). La Iglesia concede una gran importancia a la presencia de Jesús en las bodas de Caná. Ve en ella la confirmación de la bondad del matrimonio y el anuncio de que en adelante el matrimonio será un signo eficaz de la presencia de Cristo (Catecismo de la Iglesia Católica, 1613).

Desde el Cielo, María sigue llevando las necesidades humanas y espirituales de las familias a la órbita del poder mesiánico de Cristo.

Oración

María Madre, en Caná te mostraste como la madre de muchos hijos. Comprendiste el dolor que sintieron los pobres y recurriste a tu Hijo para pedirle ayuda. Llena del Espíritu de Dios, quisiste también que los Apóstoles de Jesús compartieran tu fe en él. Comprendiste que la falta de fe es la peor de las pobrezas que puede experimentar una persona. También sabías que sólo Dios puede dar el don de la fe.

Al acercar esas necesidades a Jesús en la oración, hubo abundante vino en la pequeña ciudad de Caná y el vino fuerte de la fe inundó los corazones de los Apóstoles.

María, todos tenemos necesidades, grandes y pequeñas. Todos estamos necesitados de recursos materiales y bienes espirituales. Te rogamos que acerques todas nuestras necesidades a Jesús. Nunca pides nada que pueda dañar a tus hijos. Jesús nunca te niega nada que le pidas.

Ruega especialmente por nuestras familias destruidas por la infidelidad de los esposos, la violencia doméstica, las faltas de amor de los padres y el dolor que causa la anticoncepción, la esterilización y el aborto.

Ayuda a todos a comprender que el Sacramento del Matrimonio fue instituido por tu Hijo para que marido y mujer, mediante su amor mutuo, encuentren la gracia de Jesús y eduquen a sus hijos para el reino.

Mira con bondad a todos esos hijos tuyos que sufren la pesada carga de su atracción a una persona de su mismo sexo. Ayúdalos a descubrir la libertad que brinda la castidad y su belleza.

María, pide por nuestras familias, para que vivan en armonía y con amor, como viviste tú con Jesús y José en tu hogar de Nazaret. María, te necesitamos como madre nuestra y madre de todas las familias. Amén.


V. Oh María, sin pecado concebida.
R. Ruega por nosotros que recurrimos a Ti.


.
.


A %d blogueros les gusta esto: