Los “ojos de la guerra” frente a los horrores del Estado Islámico

noviembre 10, 2014

.

Combatientes yahadistas

Combatientes yihadistas del Estado Islámico desfilan en la ciudad de Raqqa

.

El periodista de guerra Gian Micalessin cuenta qué ha visto en los territorios controlados por milicianos del Califato y analiza la actitud de Europa respecto a las persecuciones de los cristianos

Por Federico Cenci

ROMA, 06 de noviembre de 2014 (Zenit.org) – Ha viajado a lo largo y ancho del planeta, ha atravesado diversos escenarios bélicos y ha colaborado con algunas de las publicaciones internacionales más importantes.

Durante más de treinta años situado en la primera línea del periodismo de guerra, Gian Micalessin ha regresado hace pocos días de su último viaje, único occidental que ha puesto los pies en algunos pueblos sirios asediados por el Estado Islámico.

Delante de sus ojos tiene presentes todavía los cúmulos de escombros dejados por los milicianos del Califato y los rostros que sufren de los cristianos y de los kurdos perseguidos. Realidad ignorada durante demasiado tiempo por la principal prensa europea, engañada por el canto de las sirenas de las llamadas “primaveras árabes”.

Del análisis de estas ilusiones nace la siguiente entrevista concedida a ZENIT.

Son muchos los escenarios de guerra actualmente. ¿Qué le ha empujado a volver precisamente a Siria el mes pasado?
— Gian Micalessin: Me parecía justo y significativo porque Europa durante años se ha olvidado de que en Siria, sobre el camino de Damasco, comenzó la tradición cristiana. Ha olvidado que los cristianos allí tienen una comunidad antiquísima. Ha olvidado todo esto para ponerse del lado de quien defendía presuntos ideales de libertad y democracia.

Europa ha acunado el nacimiento de un Islam democrático pero que nunca ha nacido, es decir, lo que vemos bajo nuestros ojos es sin embargo un Islam de los horrores que se ha desarrollado lentamente dando vida a ese monstruoso Califato islámico llamado Isis.

¿Qué percepción tienen la autoridades religiosas en Siria sobre la actitud europea sobre lo que está sucediendo en Oriente Medio?

— Gian Micalessin: Es muy parecida a la mía. Durante tres años Europa no ha querido entender y tampoco mirar lo que estaba sucediendo en Siria, a pesar de que las autoridades eclesiásticas sirias repetían desde hacía tiempo que esos mismos cristianos que durante las primeras manifestaciones estaban contra el régimen de Assad, se dieron cuenta enseguida que estaba germinando un movimiento armado en el que confluían movimientos extremistas y yihadistas de todo el mundo.

Por tanto, los cristianos habían advertido a Europa, explicando que era preferible estar de parte de un régimen que había garantizado la convivencia entre las distintas comunidades en vez de apoyar a estos asesinos.

La idea de los cristianos sirios es que frente a estas alarmas, Europa ha estado ciega y sorda. Solamente ahora, finalmente, está abriendo los ojos y se está dando cuenta de lo que realmente sucede.

Por ejemplo, ¿qué sucede en la ciudad de Qamishli?

— Gian Micalessin: Qamishli es la parte más interesante de mi viaje, también porque es un poco otra Kobane (la ciudad kurda en la frontera turca asediada por Isis, ndr), donde además de la presencia de los kurdos hay también cristianos. Está a 90 kilómetros de la frontera con Irak y se encuentra en la frontera con Turquía, pero está cerrada.

Los cristianos están así prácticamente asediados por Isis, que siembra el terror en todos los pueblos cercanos, tanto entre los cristianos y los kurdos como los sunitas que no aceptan su control.

Por tanto, los cristianos están en fuga, en los últimos dos años de 40 mil sobre 120 mil habitantes, la población se ha reducido a 20 mil. Por eso se asiste a un éxodo continuo, con calles constantemente llenas de coches que huyen de este infierno.

Qamishli es un poco como un espejo de toda Siria, ya que también aquí, donde en un tiempo los cristianos y los kurdos eran contrarios al régimen de Assad, se encuentran hoy combatiendo de la parte del régimen en vez de aceptar el horror de Isis.

¿También los cristianos usan las armas?

— Gian Micalessin: Exacto. Los cristianos han fundado una milicia de auto-defensa con el elocuente nombre de Suttori, que significa precisamente en la antigua lengua siria “protección”.

Éstos defienden a las personas pero también los lugares sagrados del cristianismo, son unos 400 y tienen un centro de adiestramiento en elbarrio sirio de Qamishli.

Aleppo, tercera ciudad cristiana del mundo árabe después de El Cairo y Beirut, ¿en qué condiciones se encuentra hoy?

— Gian Micalessin: En Aleppo la situación es hoy relativamente mejor, pero es necesario tener en consideración lo que ha sucedido en esta ciudad en los últimos tres años, especialmente en el último.

Ha sido aislada y cerrada en un asedio que se reducía cada vez más por parte de los grupos yihadistas, después en la primavera pasada el asedio fue roto por las tropas del gobierno que consiguió abrir un camino que consintió de nuevo las comunicaciones.

El centro histórico de Aleppo permaneció bajo asedio: quien se acuerde de la Aleppo de los tesoros artísticos deberá olvidarla porque ya no existe, así como quien se acuerde de los barrios cristianos debe imaginar hoy un montón de ruinas.

Por ejemplo el barrio de Midan, corazón comercial de la comunidad armenia, es una zona reducida a escombros por los continuos asaltos de los yihadistas.

Por tanto, también en Aleppo los cristianos viven la tragedia del éxodo, la comunidad se ha reducido en un 40 por ciento y el temor es que continuará reduciéndose.

¿Qué han conseguido los ataques americanos contra Isis?

— Gian Micalessin: El único éxito es el conseguido en torno a Kobane, pero que tiene un valor sustancialmente simbólico porque esta ciudad, estando ya vacía, no tiene ningún peso estratégico. Solamente aquí los ataques han conseguido parar el asedio yihadista. Por ejemplo en Qamishli –donde Isis es rampante– no he visto ni un bombardeo aéreo americano.

No está clara la actitud de un miembro de la OTAN como Turquía respecto a Isis

— Gian Micalessin: La actitud, por así decir, ambigua de Turquía es una constante desde el inicio de este conflicto. No olvidemos que los grupos yihadistas –incluido Isis– han encontrado hospitalidad y acogida en el territorio turco.

Es desde las fronteras turcas que, como demuestran los documentos que me han mostrado militares kurdos, gran parte de los combatientes extranjeros pasan para unirse a las filas de Isis. Evidentemente es lo que ha sucedido en Kobane, donde el ejército turco se ha quedado mirando mientras la ciudad era asediada por Isis.

Los mismos periódicos turcos, además, reportan casos de hospitales turcos que han acogido y cuidado milicianos de Isis. En resumen, la de Turquía es una actitud que va más allá de la ambigüedad.

En tres años de conflicto cree que haya cambiado la actitud de los mayores medios de comunicación occidentales respecto a lo que está sucediendo en esta área?

— Gian Micalessin: Inevitablemente ha cambiado. Hace tres años los medios occidentales cerraban los ojos y creían en un conflicto en el que el único malo era el régimen de Assad, incluso confundió las masacres llevadas a cabo por los rebeldes con las matanzas realizadas por el gobierno. La idea de los rebeldes democráticos resultó ser una ilusión.

La realidad es la de una operación que salió de Egipto y realizada por los Hermanos Musulmanes -con el apoyo de países como Qatar y Turquía- para derrocar al régimen de Assad y reemplazarlo con uno apoyado por los Hermanos Musulmanes. De democrático había poco.

¿Cuáles son los escenarios futuros?

— Gian Micalessin: Los escenarios futuros son extremadamente grises porque existen distintas tonalidades de yihadismo, pero ninguna es moderada: se va desde el yihadismo respaldado por Arabia Saudita e implementado por el Isis a un régimen como el de Siria que para poder resistir se ha tenido que aliar cada vez más con Irán asumiendo una posición extremista.

El final de la guerra y una Siria pacífica e interconfesional es un escenario lejano.


El maná de cada día, 10.11.14

noviembre 10, 2014

Lunes de la 32ª semana del Tiempo Ordinario

.

Piedra de molino

Piedra de molino



PRIMERA LECTURA: Tito 1, 1-9

Pablo, siervo de Dios y apóstol de Jesucristo, para promover la fe de los elegidos de Dios, y el conocimiento de la verdad, según la piedad apoyada en la esperanza de la vida eterna.

Dios, que no miente, había prometido esa vida desde tiempos inmemoriales; al llegar el momento, la ha manifestado abiertamente con la predicación que se me ha confiado, según lo dispuso Dios, nuestro salvador.

Querido Tito, verdadero hijo mío en la fe que compartimos; te deseo la gracia y la paz de Dios Padre y de Cristo Jesús, salvador nuestro. Mi intención al dejarte en Creta era que pusieras en regla lo que faltaba y establecieses presbíteros en cada ciudad, siguiendo las instrucciones que te di.

El candidato, que sea un hombre sin tacha, fiel a su única mujer, con hijos creyentes, que no sean indóciles ni acusados de mala conducta. Porque el obispo, siendo administrador de Dios, tiene que ser intachable, no arrogante ni colérico, no dado al vino ni pendenciero, ni tampoco ávido de ganancias.

Al contrario, ha de ser hospitalario, amigo de lo bueno, prudente, justo, fiel, dueño de sí. Debe mostrar adhesión a la doctrina cierta, para ser capaz de predicar una enseñanza sana y de rebatir a los adversarios.


SALMO 23, 1-2.3-4ab.5-6

Éste es el grupo que viene a tu presencia, Señor.

Del Señor es la tierra y cuanto la llena, el orbe y todos sus habitantes: él la fundó sobre los mares, él la afianzó sobre los ríos.

¿Quién puede subir al monte del Señor? ¿Quién puede estar en el recinto sacro? El hombre de manos inocentes y puro corazón, que no confía en los ídolos.

Ése recibirá la bendición del Señor, le hará justicia el Dios de salvación. Éste es el grupo que busca al Señor, que viene a tu presencia, Dios de Jacob.


Aclamación antes del Evangelio: Filipenses 2, 15d.16a

Brilláis como lumbreras del mundo, mostrando una razón para vivir.


EVANGELIO: Lucas 17, 1-6

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: «Es inevitable que sucedan escándalos; pero ¡ay del que los provoca!

Al que escandaliza a uno de estos pequeños, más le valdría que le encajaran en el cuello una piedra de molino y lo arrojasen al mar.

Tened cuidado. Si tu hermano te ofende, repréndelo; si se arrepiente, perdónalo; si te ofende siete veces en un día, y siete veces vuelve a decirte: “Lo siento”, lo perdonarás.»

Los apóstoles le pidieron al Señor: «Auméntanos la fe.»

El Señor contestó: «Si tuvierais fe como un granito de mostaza, diríais a esa morera: “Arráncate de raíz y plántate en el mar.” Y os obedecería.»


.

Busque cada uno no sólo su propio interés,
sino también el de la comunidad

San Clemente I (Corintios 46, 2 –47,4; 48, 1-6)

Escrito está: Juntaos con los santos, porque los que se juntan con ellos se santificarán. Y otra vez, en otro lugar, dice: Con el hombre inocente serás inocente; con el ele­gido serás elegido, y con el perverso te pervertirás. Jun­témonos, pues, con los inocentes y justos, porque ellos son elegidos de Dios.

¿A qué vienen entre vosotros con­tiendas y riñas, banderías, escisiones y guerras. ¿O es que no tenemos un solo Dios y un solo Cristo y un solo Espíritu de gracia que fue derramado sobre nosotros? ¿No es uno solo nuestro llamamiento en Cristo? ¿A qué fin desgarramos y despedazamos los miembros de Cristo y nos sublevamos contra nuestro propio cuerpo, llegando a tal punto de insensatez que nos olvidamos de que somos los unos miembros de los otros?

Acordaos de las palabras de Jesús, nuestro Señor. Él dijo, en efecto: ¡Ay de aquel hombre! Más le valiera no haber nacido, que escandalizar a uno solo de mis escogidos. Mejor le fuera que le colgaran una piedra de molino al cuello y lo hundieran en el mar, que no extraviar a uno solo de mis escogidos.

Vuestra escisión extravió a mu­chos, desalentó a muchos, hizo dudar a muchos, nos su­mió en la tristeza a todos nosotros. Y, sin embargo, vues­tra sedición es contumaz.

Tomad en vuestra mano la carta del bienaventurado Pablo, apóstol. ¿Cómo os escribió en los comienzos del Evangelio? A la verdad, divinamente inspirado, os escri­bió acerca de sí mismo, de Cefas y de Apolo, como quiera que ya desde entonces fomentabais las parcialidades. Mas aquella parcialidad fue menos culpable que la actual, pues al cabo os inclinabais a apóstoles acreditados por Dios y a un hombre acreditado por éstos.

Arranquemos, pues, con rapidez ese escándalo y postrémonos ante el Señor, suplicándole con lágrimas sea pro­picio con nosotros, nos reconcilie consigo y nos restablezca en el sagrado y puro comportamiento de nuestra fraternidad.

Porque ésta es la puerta de la justicia, abierta para la vida, conforme está escrito: Abridme las puertas de la justicia, y entraré para dar gracias al Señor. Ésta puerta del Señor: los justos entrarán por ella. Ahora siendo muchas las puertas que están abiertas, ésta es la puerta de la justicia, a saber: la que se abre en Cristo.

Bienaventurados todos los que por ella entraren y enderezaren sus pasos en santidad y justicia, cumpliendo todas las cosas sin perturbación.

Enhorabuena que uno tenga carisma de fe, que otro sea poderoso en explicar los cono­cimientos, otro sabio en el discernimiento de discursos, otro casto en su conducta.

El hecho es que cuanto mayor parezca uno ser, tanto más debe humillarse y buscar no sólo su propio interés, sino también el de la comunidad.



.
SERVICIO DE ORACIÓN
O MINISTERIO DE INTERCESIÓN – 125

1. Macarena
2. Julián
3. Carmen
4. Rebeca
5. Chela
6. Ana M.
7. Ali y Cipri
8. Susana
9. Julia R.
10. Anita
11. Jaime
12. Jesús
13. Ángel
14. Marcela
15. Carlos
16. María del Valle y Luis
17. Gerardo (hijo; cambio de actitudes; conversión…)

18. Edu, Mónica y Alba

19. Dorian Jesús

20. Samuel y Manuel

21. Mónica

22. + Rubén

23. + Julia A.

24. + Esteban

25. En favor de cuantos se encomienden a nuestras oraciones, por vivos y difuntos.

.


A %d blogueros les gusta esto: