El maná de cada día, 31.10.14

Viernes de la 30ª semana del Tiempo Ordinario

.

El Señor es piadoso y clemente

El Señor es piadoso y clemente


PRIMERA LECTURA: Filipenses 1, 1-11

Pablo y Timoteo, siervos de Cristo Jesús, a todos los santos que residen en Filipos, con sus obispos y diáconos. Os deseamos la gracia y la paz de Dios, nuestro Padre, y del Señor Jesucristo.

Doy gracias a mi Dios cada vez que os menciono; siempre que rezo por todos vosotros, lo hago con gran alegría. Porque habéis sido oradores míos en la obra del Evangelio, desde el primer día hasta hoy.

Ésta es mi convicción: que el que ha inaugurado entre vosotros una empresa buena la llevará adelante hasta el día de Cristo Jesús. Esto que siento por vosotros está plenamente justificado: os llevo dentro, porque, tanto en la prisión como en mi defensa y prueba del Evangelio, todos compartís la gracia que me ha tocado.

Testigo me es Dios de lo entrañablemente que os echo de menos, en Cristo Jesús. Y ésta es mi oración: que vuestro amor siga creciendo más y más en penetración y en sensibilidad para apreciar los valores. Así llegaréis al día de Cristo limpios e irreprochables, cargados de frutos de justicia, por medio de Cristo Jesús, a gloria y alabanza de Dios.


SALMO 110,1-2. 3-4. 5-6

Grandes son las obras del Señor.

Doy gracias al Señor de todo corazón, en compañía de los rectos, en la asamblea. Grandes son las obras del Señor, dignas de estudio para los que las aman.

Esplendor y belleza son su obra, su generosidad dura por siempre; ha hecho maravillas memorables, el Señor es piadoso y clemente.

Él da alimento a sus fieles, recordando siempre su alianza; mostró a su pueblo la fuerza de su obra, dándoles la heredad de los gentiles.


Aclamación antes del Evangelio: Jn 10, 27

Mis ovejas escuchan mi voz, dice el Señor; y yo las conozco y ellas me siguen.


EVANGELIO: Lucas 14, 1-6

Un sábado, entró Jesús en casa de uno de los principales fariseos para comer, y ellos le estaban espiando.

Se encontró delante un hombre enfermo de hidropesía y, dirigiéndose a los maestros de la Ley y fariseos, preguntó: «¿Es lícito curar los sábados, o no?»

Ellos se quedaron callados.

Jesús, tocando al enfermo, lo curó y lo despidió.

Y a ellos les dijo: «Si a uno de vosotros se le cae al pozo el hijo o el buey, ¿no lo saca en seguida, aunque sea sábado?»

Y se quedaron sin respuesta.


.

Actuación clara de Jesús

P. Francisco Fernández Carvajal

Era costumbre entre los judíos convidar a comer a quien había disertado aquel día en la sinagoga. Un sábado fue invitado Jesús a casa de uno de los principales fariseos de la ciudad1. Y le estaban espiando, le acechaban a ver en qué podían sorprenderlo.

A pesar de esta situación tan poco grata, el Señor –comenta San Cirilo– «aceptaba sus convites para ser útil con sus palabras y milagros a los que asistían a ellos»2.

El Maestro no desaprovecha ninguna ocasión para redimir a las almas, y los banquetes eran una buena oportunidad para hablar del Reino de los Cielos.

En este día, cuando ya estaban sentados a la mesa, se puso delante de Él un hombre hidrópico; este hombre aprovecha probablemente una costumbre que permitía entrar a todos en la casa donde se daba un agasajo. El enfermo no dice nada, no pide nada, simplemente está delante del Médico divino.

«Esta bien podría ser nuestra postura, nuestra actitud interior: ponernos así ante Jesús. Ponernos así, con nuestra hidropesía, con nuestra miseria personal, con nuestros pecados… Ante Dios, ante la mirada compasiva de Dios. Podemos tener la absoluta seguridad de que Él nos tomará de la mano y nos curará»3.

Jesús, al ver al enfermo ante Él, se llena de misericordia, y le cura, a pesar de los que estaban al acecho para ver si sanaba en sábado. Actúa con claridad y no se deja llevar por respetos humanos, por lo que murmuraron aquellos que se consideraban a sí mismos como maestros e intérpretes de la Ley.

Después, el Señor les hace ver que la misericordia no quebranta el sábado, y les pone un ejemplo lleno de sentido común: ¿quién de vosotros, si se le cae al pozo un burro o un buey, no lo saca enseguida en día de sábado? Y no pudieron responderle a esto, porque todos se darían buena prisa en salvarlo.

Nuestra actitud al vivir la fe cristiana en un ambiente en el que existan recelos, falsos escándalos o simples incomprensiones por ignorancia, sin mala fe, ha de ser la misma de Jesús. Nunca debemos ser oportunistas; nuestra actitud debe ser clara, consecuente con la fe que profesamos.

Muchas veces esa actuación decidida, sin tapujos ni miedos, será de una gran eficacia apostólica. Por el contrario, «asusta el daño que podemos producir, si nos dejamos arrastrar por el miedo o la vergüenza de mostrarnos como cristianos en la vida ordinaria»4.

No dejemos de manifestarnos cristianos, con sencillez y naturalidad, cuando la situación lo requiera. Nunca nos arrepentiremos de ese comportamiento consecuente con nuestro ser más íntimo. Y el Señor se llenará de gozo al mirarnos.


.
SERVICIO DE ORACIÓN
O MINISTERIO DE INTERCESIÓN – 119

1. Macarena
2. Julián
3. Carmen
4. Rebeca
5. Chela
6. Ana M.
7. Ali y Cipri
8. Susana
9. Julia R.
10. Anita
11. Jaime
12. Jesús
13. Ángel
14. Marcela
15. Carlos
16. María del Valle y Luis
17. Gerardo

18. Edu, Mónica y Alba

19. Dorian Jesús

20. + Rubén

21. + Julia A.

22. + Esteban

23. En favor de cuantos se encomienden a nuestras oraciones, por vivos y difuntos.

.

4 Responses to El maná de cada día, 31.10.14

  1. FRANCISCO JOSÉ AUDIJE PACHECO dice:

    Solo el conoce los sentimientos nobles y la frustración que se deriva de no poderlos materializar por estar encarcelado, puede comprender la hondura de lo que expresan las Sagradas Lecturas del día. San Pablo nos habla hoy desde la cárcel, y habla como ser humano y como siervo del Espíritu Santo, lo que le convierte esto último en ser sobrenatural. No puede evitar la nostalgia de los recuerdos gozosos, cuando estaba en compañía de los amigos, y veía que su esfuerzo daba frutos de santidad en los pueblos que visitaba. Está alegre porque ha servido al Señor, y, sirviéndole, otros también le han servido. Es consciente del bien que ha hecho en nombre del Señor, de todas las almas que ha salvado. Y todo esto, a pesar de la cruda realidad presente. Está preso en un calabozo sin luz, encadenado para mayor seguridad. Solo alguna rata le visita de vez en cuando. Y sabe que va a ser ajusticiado por ser un enviado del Señor. Pero conserva una serenidad y una satisfacción, aun en estas circunstancias, que no provienen de él, que provienen del Santo Espíritu de Dios. Esto es lo que le hace sobrenatural, la alegría en medio de la miseria. Para los hombres de Occidente, que, por lo general, viven en la opulencia y en una aparente libertad, esto es incomprensible. ¿Qué sentido tiene padecer, cuando tienes al alcance de la mano todos los placeres de la vida?. ¿Por qué venderse a Cristo, un ser que promete un Cielo sin garantías, cuando podemos disfrutar feacientemente de los placeres del mundo, casi sin esfuerzo, sin necesidad de sufrir ni de ser perseguido?. Esto es lo que no entiende el hombre de nuestro tiempo, porque es un hombre que se ha vendido al egoísmo, que ha perdido la capacidad de ponerse en la piel del que sufre. Por tanto, nunca gozará del placer de hacer el bien, porque para ello, hay que olvidarse de uno mismo, para pensar en el prójimo. Y solo se puede pensar en el prójimo, cuando nos vendemos a Dios, cuando adquirimos la capacidad de dar la vida por los demás, no solo por darla, sino porque amamos al prójimo, aunque no sea nada nuestro, pero le amamos porque es hijo de Dios y hermano nuestro en Cristo.

  2. Deborah dice:

    Pido oracion por la salud mental de mis hijos Gabriel y Ailin , Dios sana esos recuerdos dolorosos de la separacion , laculpa de pensar que ellos fueron los causantes y dales confiansa que aprendan amarse para que puedan transmitir ese amor , amen

  3. ismaelojeda dice:

    Bien, Déborah, por tu oración a favor de tus hijos. La oración de la madre tiene mucho poder ante Dios porque de él lo ha recibido para formarlos, acompañarlos, sanarlos y transmitirles la sabiduría que va adquiriendo con el paso del tiempo. Ánimo, pues. Un abrazo y hasta pronto, p. Ismael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: