¿Qué influencia tiene Aparecida en el sínodo de la familia?

octubre 6, 2014

.

Comienzan las sesiones del Sínodo de la Familia

Comienzan las sesiones del Sínodo de la Familia

.
Primera jornada de los trabajos del Sínodo sobre la Familia: influencia de la Iglesia latinoamericana en Asamblea, doctrina vs pastoral, sufrimiento de los separados, Benedicto XVI no participará, entre otros temas

.

Este lunes ha sido presentado en el Vaticano el informe de la discusión en el aula (Relatio ante disceptationem) de la III Asamblea General Extraordinaria del Sínodo de los Obispos sobre la familia que concluirá el próximo 19 de octubre.

En el aula Juan Pablo II ha sido convocada una conferencia de presenta ante la presencia del cardenal André Vingt-Trois, arzobispo de Paris (Francia); el presidente delegato, el cardinal Péter Erdő, arzobispo de Esztergom-Budapest (Hungría); el relator general, monseñor Bruno Forte, arzobispo de Chieti-Vasto (Italia), secretario Especial; y monseñor Carlos Aguiar Retes, arzobispo de Tlalnepantla (México) y presidente del Consejo Episcopal Latinoamericano (C.E.L.A.M.).

La influencia de la Iglesia latinoamericana en el sínodo

Monseñor Aguiar Retes, que entonces fue vicepresidente de la V Conferencia Episcopal Latinoamericana, recuerda las diferencias de método entre lo ocurrido en Aparecida y el actual sínodo extraordinario sobre la familia. Asimismo, no niega que hayan elementos comunes.

En primer lugar, habló de las diferencias de reunir 22 conferencias latinoamericanas respecto a las 114 conferencias episcopales de todo el mundo.

“El idioma (19 conferencias episcopales hablan castellano), la historia, el modo de ser de las comunidades en nuestros países, el ritmo pastoral que llevamos como Iglesias y la frecuente relación que tenemos de servicios pastorales y de comunicación entre los obispos que llevamos hace más de 60 años, hacen que de inmediato una gran parte de los convocados a una conferencia ya estemos informados de lo que sucede en otros países de la región”, explicó.

En este sentido, añadió que esta situación facilita “avanzar en los problemas y en las conclusiones comunes” en la Iglesia Latinoamericana.

Obispos latinoamericanos comparten los problemas del continente

El sínodo y las asambleas de los obispos latinoamericanos buscan lo mismo: avanzar en soluciones pastorales con un “magisterio compartido” por varias conferencias (aprobado por el Papa), una reflexión entre obispos que luego concluye en un documento que también cuenta con la autorización del Papa.

En cambio, en el sínodo, la disertación final la tiene el Papa. La colegialidad es para discutir los temas que luego se convertirán en un documento pontificio. Un documento del magisterio de la Iglesia universal.

En el sínodo hay que trabajar en círculos lingüísticos -confirmó el cardenal mexicano-, lo cual no permite una mayor interacción entre diversos continentes y lenguas. Al mismo tiempo, admite, esto ayuda a que en la diversidad cultural, la Iglesia latinoamericana haga su aporte en la unidad y comunión con las otras Iglesias del mundo.

Monseñor Aguiar Retes recordó la reflexión sobre la familia hecha recientemente por el CELAM en Panamá como preámbulo al sínodo en el Vaticano. Así resumió los problemas más urgentes de la familia en América Latina: migración, desigualdad, ausencia de calidad en la educación, violencia domestica y el abandono de las mujeres que deben ser cabeza de hogar.

Pedagogía del camino sinodal

El presidente de la Conferencia Episcopal de Latinoamericana (CELAM), monseñor Carlos Aguiar Retes, subrayó que el sínodo aplica la enseñanza de la Evangelii Gaudium sobre el “constante discernimiento pastoral” de la Iglesia que ‘es un discernimiento de comunidad’ antes que individual.

“Cuando el Papa Francisco nos ha llamado a que renovemos nuestro modo de ser Iglesia, y pongamos atención al discernimiento pastoral, vemos que él como cabeza visible de la Iglesia está ejercitando lo mismo al habernos convocado a este sínodo dando orden a camino de consulta” y a la espera del próximo sínodo ordinario (2015).

Monseñor Aguiar Retes reflexionó sobre el discernimiento como una pedagogía que necesita de tiempo.

“Que recoja realmente las situaciones que vive el mundo, en este caso; la familia”. Evidenció el servicio que presta la Iglesia en la difusión de los valores y de la fe.

“Este es el proceso que estamos iniciando -explicó-, recogiendo todo el aporte de las conferencias episcopales y de los fieles y sus situaciones”: ponerlos en común para luego “tomar las decisiones” que se necesiten en un “tema tan importante” como la familia.

Cambio de metodología

El Papa Francisco ha querido algunos cambios en la metodología del sínodo, confirmó el cardenal Péter Erdo: el idioma oficial del sínodo ya no es el italiano sino el latín; los discursos de los 191 padres sinodales sobre la familia han sido dados a conocer antes a los presentes (Relatio ante disceptationem). La Relatio (informe) ayuda a los participantes a conocer antes las diversas posiciones sobre determinados temas que se discuten en el aula.

Al respecto, el relator general aclaró que los textos tendrán cambios considerando las improvisaciones y los cambios que hagan los relatores. “Nuestro trabajo será la de sintetizar la voz de la Iglesia Universal”, aseguró el relator general de la asamblea.

El Padre Federico Lombardi ha explicado que después de la presentación del método y de los temas de la primera Asamblea algunos cardenales tomaron la palabra durante la primera jornada para expresar sus impresiones del día. El cardenal Martínez Sistach, el cardenal Marx y el cardenal Marandiaga realizaron algunas ‘intervenciones libres’ apreciando el método y la importancia de algunos temas de fe.

Doctrina Vs. Pastoral

El cardenal Erdo no excluye que haya un intercambio entre doctrina y aspectos pastorales para resolver cuestiones espinosas sobre la familia. “La formula indicada en el sínodo es una formula pastoral”.Sin embargo, admitió que “los problemas pastorales involucran” también “problemas doctrinales”. “Nadie quiere excluir los aspectos doctrinales”.

“En la relación de esta mañana, he mencionado que para aceptar una nueva propuesta pastoral hay que entrar en el diálogo teológico”. Esto significa que se abordan “cuestiones sociológicas, pero también doctrinales”.

Estamos aprendiendo qué es la sinodalidad

Por su parte, monseñor Bruno Forte ha explicado que Pablo VI quería que el sínodo fuera un ‘camino común’ sobre la vida de la Iglesia.

El secretario especial del Sínodo aseguró que a “distancia de algunas décadas, esta sinodalidad la estamos aprendiendo”. Además citó las palabras del Papa Francisco durante la apertura de los trabajos: “El Papa Francisco está invitando a la sínodalidad (colegialidad), a la parrasía (franqueza) y a escuchar al otro con humildad”.

Sobre el cuestionario ha subrayado la participación de la Iglesia, en la discusión de la familia, expresada en la adhesión del 84% de las conferencias episcopales del mundo y que ha facilitado la difusión de los cuestionarios (38 preguntas sobre la familia) dirigidos a los fieles en las parroquias.

Reforma del Sínodo y misericordia hacia las familias que sufren

Monseñor Bruno Forte aseguró que “el sínodo” respecto a los precedentes parecía muy ‘rígido’, antes de las reformas hechas por el Papa Benedicto XVI (último sínodo 2005) que ha reducido el tiempo y ha dado mayor espacio a los trabajos de discusión. Esto ha permitido que hoy también haya libertad en la discusión y salir de la “rigidez” del pasado.

El secretario especial del sínodo también habló de las familias que sufren por divisiones, violencia o incomprensión. “La doctrina no tiene un valor abstracto. Como Juan XXIII decía, se trata de la salvación de almas”.

E insistió que en el centro de la discusión está la fe y la misericordia. Se necesita una “mirada de ternura hacia las personas”. Y citó el sufrimiento de las personas separadas. “Debemos mirar las personas con misericordia por sus sufrimientos”.

Benedicto XVI no participará en el Sínodo

Entretanto, el portavoz del Vaticano confirmó que el Papa emérito no participará en el Sínodo debido a la exigencia de un “programa intenso”. “Todos esperamos verlo en la beatificación (19 de octubre) de Pablo VI”, sostuvo Lombardi. El Papa emérito continuará llevando una “vida de oración y reservada” dentro de los muros del Vaticano.

http://www.aleteia.org/es/internacional/noticias/que-influencia-tiene-aparecida-en-el-sinodo-de-la-familia-celebrado-en-el-vaticano-5770926675197952?


El maná de cada día, 6.10.14

octubre 6, 2014

Lunes de la 27ª semana de Tiempo Ordinario

Témporas de Acción de Gracias y de Petición

.

Tú eres rey y soberano de todo. De ti viene la riqueza y la gloria

Tú eres rey y soberano de todo. De ti viene la riqueza y la gloria



Antífona de entrada: Ef 5, 19-20

Cantemos y salmodiemos para nuestro Dios; démosle gracias por todos sus beneficios en nombre de Jesucristo, nuestro Señor.


Oración colecta

Señor Dios, Padre lleno de amor, que diste a nuestros padres de Israel una tierra buena y fértil, para que en ella encontraran descanso y bienestar, y con el mismo amor nos das a nosotros fuerza para dominar la creación y sacar de ella nuestro progreso y nuestro sustento;

al darte gracias por todas tus maravillas, te pedimos que tu luz nos haga descubrir siempre que has sido tú, y no nuestro poder, quien nos ha dado fuerza para crear las riquezas de la tierra.

Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Deuteronomio 8, 7-18

Habló Moisés al pueblo, diciendo:

«Cuando el Señor, tu Dios, te introduzca en la tierra buena, tierra de torrentes, de fuentes y veneros que manan en el monte y la llanura, tierra de trigo y cebada, de viñas, higueras y granados, tierra de olivares y de miel, tierra en que no comerás tasado el pan, en que no carecerás de nada, tierra que lleva hierro en sus rocas, y de cuyos montes sacarás cobre, entonces comerás hasta hartarte, y bendecirás al Señor, tu Dios, por la tierra buena que te ha dado.

Pero cuidado, no te olvides del Señor, tu Dios, siendo infiel a los preceptos, mandatos y decretos que yo te mando hoy.

No sea que, cuando comas hasta hartarte, cuando te edifiques casas hermosas y las habites, cuando críen tus reses y ovejas, aumenten tu plata y tu oro, y abundes de todo, te vuelvas engreído y te olvides del Señor, tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua, que sacó agua para ti de una roca de pedernal; que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres, para afligirte y probarte, y para hacerte el bien al final.

Y no digas: “Por mi fuerza y el poder de mi brazo me he creado estas riquezas.”

Acuérdate del Señor, tu Dios: que es él quien te da la fuerza para crearte estas riquezas, y así mantiene la promesa que hizo a tus padres, como lo hace hoy.»


SALMO 1 Cro 29, 10. 11 abc. 11 d- l2a. 12bcd

Tú eres Señor del universo.

Bendito eres, Señor, Dios de nuestro padre Israel, por los siglos de los siglos.

Tuyos son, Señor, la grandeza y el poder, la gloria, el esplendor, la majestad, porque tuyo es cuanto hay en cielo y tierra.

Tú eres rey y soberano de todo. De ti viene la riqueza y la gloria.

Tú eres Señor del universo, en tu mano está el poder y la fuerza, tú engrandeces y confortas a todos.


SEGUNDA LECTURA: 2 Corintios 5, 17-21

Hermanos:

El que es de Cristo es una criatura nueva. Lo antiguo ha pasado, lo nuevo ha comenzado.

Todo esto viene de Dios, que por medio de Cristo nos reconcilió consigo y nos encargó el ministerio de la reconciliación.

Es decir, Dios mismo estaba en Cristo reconciliando al mundo consigo, sin pedirle cuentas de sus pecados, y a nosotros nos ha confiado la palabra de la reconciliación.

Por eso, nosotros actuamos como enviados de Cristo, y es corno si Dios mismo os exhortara por nuestro medio.

En nombre de Cristo os pedimos que os reconciliéis con Dios.

Al que no había pecado Dios lo hizo expiación por nuestro pecado, para que nosotros, unidos a él, recibamos la justificación de Dios.


Aclamación antes del Evangelio: Mc 1, 15

Está cerca el reino de Dios: convertíos y creed en el Evangelio.


EVANGELIO: Mateo 7, 7-11

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

«Pedid y se os dará, buscad y encontraréis, llamad y se os abrirá; porque quien pide recibe, quien busca encuentra y al que llama se le abre.

Si a alguno de vosotros le pide su hijo pan, ¿le va a dar una piedra?; y si le pide pescado, ¿le dará una serpiente? Pues si vosotros, que sois malos, sabéis dar cosas buenas a vuestros hijos, ¡cuánto más vuestro Padre del cielo dará cosas buenas a los que le piden!»


Antífona de comunión: Sal 64, 12. 6

Coronarás el año con tus bienes, Señor, y serás la esperanza del confín de la tierra.


.

TÉMPORAS DE ACCIÓN DE GRACIAS Y DE PETICIÓN

De la carta de san Clemente primero, papa, a los Corintios

Acción de gracias y petición del pueblo cristiano

En la oración y en las súplicas, pediremos al Artífice de todas las cosas que guarde, en todo el mundo, el núme­ro contado de sus elegidos, por medio de su Hijo amado, Jesucristo; en él nos llamó de las tinieblas a la luz, de la ignorancia al conocimiento de su gloria.

Nos llamaste para que nosotros esperáramos siempre, Señor, en tu nombre, pues él es el principio de toda cria­tura. Tú abriste los ojos de nuestro corazón, para que te conocieran a ti, el solo Altísimo en lo más alto de los cielos, el Santo que habita entre los santos. A ti, que abates la altivez de los soberbios, que deshaces los planes de las naciones, que levantas a los humildes y abates a los orgullosos; a ti, que enriqueces y empobreces; a ti, que das la muerte y devuelves la vida.

Tú eres el único bienhechor de los espíritus y Dios de toda carne, que penetras con tu mirada los abismos y escrutas las obras de los hombres; tú eres ayuda para los que están en peligro, salvador de los desesperados, cria­dor y guardián de todo espíritu.

Tú multiplicas los pueblos sobre la tierra y, de entre ellos, escoges a los que te aman, por Jesucristo, tu sier­vo amado, por quien nos enseñas, nos santificas y nos honras.

Te rogamos, Señor, que seas nuestra ayuda y nuestra protección: salva a los oprimidos, compadécete de los humildes, levanta a los caídos, muestra tu bondad a los necesitados, da la salud a los enfermos, concede la conver­sión a los que han abandonado a tu pueblo, da alimento a los hambrientos, liberta a los prisioneros, endereza a los que se doblan, afianza a los que desfallecen. Que todos los pueblos te reconozcan a ti, único Dios, y a Jesucristo, tu Hijo, y vean en nosotros tu pueblo y las ovejas de tu rebaño.

Por tus obras has manifestado el orden eterno del mun­do, Señor, creador del universo. Tú permaneces inmuta­ble a través de todas las generaciones: justo en tus juicios, admirable en tu fuerza y magnificencia, sabio en la crea­ción, providente en sustentar lo creado, bueno en tus dones visibles y fiel en los que confían en ti, el único misericordioso y compasivo.

Perdona nuestros pecados, nuestros errores, nuestras debilidades, nuestras negligencias. No tengas en cuenta los pecados de tus siervos y de tus siervas, antes purifícanos con el baño de tu verdad y endereza nuestros pasos por la senda de la santidad de corazón, a fin de que obre­mos siempre lo que es bueno y agradable ante tus ojos y ante los ojos de los que nos gobiernan.

Sí, oh Señor, haz brillar tu rostro sobre nosotros, concédenos todo bien en la paz, protégenos con tu mano poderosa, líbranos, con tu brazo excelso, de todo mal y de cuantos nos aborrecen sin motivo. Danos, Señor, la paz y la concordia, a nosotros y a cuantos habitan en la tierra, como la diste en otro tiempo a nuestros padres, cuando te invocaban piadosamente con confianza y rectitud de corazón (Caps. 50, 2-60, 4: Funk 1, 135-141).

.

Oración

Padre de bondad, que, con amor y sabiduría, quisiste someter la tierra al dominio del hombre, para que de ella sacara su sustento y en ella contemplara tu grandeza y tu providencia, te damos gracias por los dones que de ti hemos recibido y te pedimos nos concedas emplearlos en alabanza tuya y en bien de nuestros hermanos. Por nues­tro Señor Jesucristo.

.



.

SERVICIO DE ORACIÓN
O MINISTERIO DE INTERCESIÓN – 96

1. Macarena
2. Julián
3. Carmen
4. Rebeca
5. Chela
6. Ana M.
7. Ali y Cipri
8. Susana
9. Julia R.
10. Anita
11. Jaime
12. Jesús
13. Ángel
14. Marcela
15. Carlos
16. María del Valle y Luis
17. Gerardo

18. Edu, Mónica y Alba

19. + Rubén

20. + Julia A.

21. + Esteban

22. En favor de cuantos se encomienden a nuestras oraciones, por vivos y difuntos.


A %d blogueros les gusta esto: