La Iglesia que ama D. Carlos Osoro

septiembre 19, 2014

.

Mons. Carlos Osoro Sierra

Monseñor Carlos Osoro Sierra, Arzobispo electo de Madrid

.
SIC 17 septiembre, 2014 La Iglesia que ama D. Carlos Osoro

.
Por José Alberto Rugeles M.

La Iglesia de Madrid ha vivido con gozo y esperanza el nombramiento del nuevo Señor Arzobispo, Mons. Carlos Osoro Sierra.

Sus amigos –que no son pocos- de Cantabria, Orense, Asturias, Valencia, Madrid y los de allende los mares, también nos hemos alegrado al saber que ese hombre sencillo y piadoso, educado y culto, de firmes convicciones -que no le han impedido nunca tender puentes y ganar amigos-, que sabe llegar al mundo de la universidad y de la cultura, pero también al de los pobres y enfermos, al de los jóvenes y ancianos, se han alegrado –digo- al saber que D. Carlos va a suceder al Cardenal Rouco Varela, que tanto –es bueno también recordarlo- ha hecho en sus veinte años de episcopado, al servicio de la iglesia que peregrina en Madrid.

En estos días he vuelto a leer un libro que está en mi biblioteca y que revela bien el pensamiento del Arzobispo electo de Madrid: “A la Iglesia que yo amo”, del entonces sacerdote, Vicario general y rector del Seminario de Santander, D. Carlos Osoro Sierra.

Creo que no viene mal, que cite aquí unas breves pinceladas de esa obra tan agradable de ser leída y tan actual. Se nos revela en ella, un hombre amante de la Iglesia, que conoce sus problemas y dificultades, pero que no se amilana ante ellas sino que busca soluciones y ofrece salidas.

1. El poder viene de Dios, a quien debemos hacer presente

Dice Don Carlos que: “dejar entrar a Cristo en nuestras vidas significa aprender y saber lo que es criatura de Dios, lo que ha puesto en nosotros, lo que es su bondad, lo que de imagen de Dios tenemos y lo que implica vivir con los demás desde esta imagen.

Impresiona pensar que Cristo haya querido nuestra vida para hacerse presente en esta historia. Y maravilla porque una vez más comprobamos cómo el Señor quiere servirse de lo débil, de lo pequeño, de lo sencillo, de lo que no tiene valor, de lo insignificante, para mostrar que es Él quien tiene fuerza y poder”…

…“La responsabilidad que tenemos es hacer presente a Dios entre los hombres, realizarlo en el mundo concreto que nos toca vivir”.

2. Nadie en la Iglesia tiene el monopolio del Espíritu

Y para hacerlo a Dios presente entre los hombres el entonces Rector del Seminario Monte Corbán y ahora Arzobispo electo de Madrid recuerda que “El mundo de hoy necesita signos evidentes de la presencia de Dios entre los hombres y un signo que Dios ha querido poner es la Iglesia.

Nosotros somos parte de ella, pero urge que nos dejemos iluminar con la luz de la verdad. Para iluminar con esa luz es urgente que nos juntemos para recibir al Espíritu”…

…”Urge que en la Iglesia nos veamos como hermanos y descubramos que nadie puede decir Jesús es Señor, si no lo inspira el Espíritu; urge que caigamos en la cuenta de que nadie tiene el monopolio del Espíritu y que una condición esencial, según el Señor, para recibirlo es vivir junto a Él. Ir donde Él cada vez que tengamos sed, pues nos la quita con el Espíritu.

El Espíritu insinúa y da a su Iglesia diversidad de dones, carismas, ministerios para el servicio de la misma Iglesia, para que así ésta edifique el mundo como Dios quiere que sea”.

3. La alegría de evangelizar a los hombres de nuestro tiempo

Y ¿a quiénes se debe dirigir el evangelizador de nuestra época? Don Carlos Osoro lo tenía claro ya cuando publicó “A la Iglesia que amo”. Nos lo dice con estas palabras en el citado libro:

“Esta es nuestra alegría: manifestar a los hombres su nombre, es decir, la persona de Dios. Pero quiere que lo hagamos con los hombres que nos pone en nuestro camino; no con los que nosotros quisiéramos, sino con los que Él nos da en cada momento, lo mismo que Cristo hizo con los que se le dio.

Nuestra alegría estará en manifestar a Dios a los hombres de nuestro tiempo y con los que en concreto nos toca vivir y hacerlo desde la Iglesia concreta que tenemos. Guardarse para otra ocasión, para cuando los hombres piensen como yo, no entra en las actitudes de Jesucristo y, por tanto, no pueden ser incorporado a su programa”.

Tres ideas que revelan el pensamiento del nuevo Arzobispo de Madrid. Tres coordenadas de lo que puede ser su ministerio. Tres razones para admirarle más, quererle más y rezar más por su nueva tarea.

(José Alberto Rugeles M.)


El maná de cada día, 19.9.14

septiembre 19, 2014

Viernes de la 24ª semana del Tiempo Ordinario

.

 ¡Creemos en un Resucitado que ha vencido el mal y la muerte!

¡Creemos en un Resucitado que ha vencido el mal y la muerte!



PRIMERA LECTURA: 1 Corintios 15, 12-20

Hermanos: Si anunciamos que Cristo resucitó de entre los muertos, ¿cómo es que dice alguno de vosotros que lo muertos no resucitan?

Si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, nuestra predicación carece de sentido y vuestra fe lo mismo.

Además, como testigos de Dios, resultamos unos embusteros, porque en nuestro testimonio le atribuimos falsamente haber resucitado a Cristo, cosa que no ha hecho, si es verdad que los muertos no resucitan.

Porque, si los muertos no resucitan, tampoco Cristo resucitó; y, si Cristo no ha resucitado, vuestra fe no tiene sentido, seguís con vuestros pecados; y los que murieron con Cristo se han perdido.

Si nuestra esperanza en Cristo acaba con esta vida, somos los hombres más desgraciados.

¡Pero no! Cristo resucitó de entre los muertos: el primero de todos.


SALMO 16, 1. 6-7. 8 y 15

Al despertar me saciaré de tu semblante, Señor.

Señor, escucha mi apelación, atiende a mis clamores, presta oído a mi súplica, que en mis labios no hay engaño.

Yo te invoco porque tú me respondes, Dios mío; inclina el oído y escucha mis palabras. Muestra las maravillas de tu misericordia, tú que salvas de los adversarios a quien se refugia a tu derecha.

Guárdame como a las niñas de tus ojos, a la sombra de tus alas escóndeme. Pero yo con mi apelación vengo a tu presencia, y al despertar me saciaré de tu semblante.


Aclamación antes del Evangelio: Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y tierra, porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.


EVANGELIO: Lucas 8, 1-3

En aquel tiempo, Jesús iba caminando de ciudad en ciudad y de pueblo en pueblo, predicando el Evangelio del reino de Dios; lo acompañaban los Doce y algunas mujeres que él habla curado de malos espíritus y enfermedades: María la Magdalena, de la que habían salido siete demonios; Juana, mujer de Cusa, intendente de Herodes; Susana y otras muchas que le ayudaban con sus bienes.


.

EL TERCER DÍA RESUCITÓ SEGÚN LAS ESCRITURAS

Papa Francisco. Audiencia general del 3 de abril de 2013

En el Credo repetimos esta frase: “El tercer día resucitó según las Escrituras”. Es propiamente el evento que estamos celebrando: la Resurrección de Jesús, el centro del mensaje cristiano, que ha resonado desde el principio y ha sido transmitido a fin de que llegue hasta nosotros.

San Pablo escribe a los cristianos de Corinto: “Les transmití, en primer lugar, lo que a mi vez recibí: que Cristo murió por nuestros pecados, según las Escrituras; que fue sepultado, y que resucitó al tercer día, según las Escrituras; que se apareció a Cefas y luego a los Doce” (1 Cor. 15,3-5).

Esta breve confesión de fe proclama el misterio pascual mismo, con las primeras apariciones del Resucitado a Pedro y a los Doce: La muerte y la resurrección de Jesús son el corazón de nuestra esperanza.

Sin esta fe en la muerte y en la resurrección de Jesús, nuestra esperanza será débil, incluso no habrá ninguna esperanza, porque solo la muerte y resurrección de Jesús son el corazón de nuestra esperanza. El apóstol dice: “Si Cristo no resucitó, su fe es vana; permanecen aún en sus pecados” (v. 17).

Por desgracia, a menudo se ha tratado de ocultar la fe en la resurrección de Jesús, e incluso entre los propios creyentes se han deslizado dudas. Un poco esa fe de “agua de rosas”, como se dice, que no es la fe fuerte. Y esto debido a la superficialidad, a veces a la indiferencia, ocupados por miles de cosas que se consideran más importantes que la fe, o por una visión puramente horizontal de la vida.

Pero es la misma Resurrección la que nos abre a una mayor esperanza, porque abre nuestra vida y la vida del mundo al futuro eterno de Dios, a la felicidad plena, a la certeza de que el mal, el pecado, la muerte pueden ser vencidos. Y esto nos lleva a vivir con más confianza las realidades cotidianas, afrontarlas con valentía y con compromiso. La resurrección de Cristo ilumina con una luz nueva de estas realidades cotidianas. ¡La resurrección de Cristo es nuestra fuerza!

Pero, ¿cómo se ha transmitido la verdad de la fe en la resurrección de Cristo? Hay dos tipos de evidencias en el Nuevo Testamento: algunas tienen la forma de profesión de fe, es decir, fórmulas sintéticas que indican el centro de la fe; mientras que otras tienen la forma de un relato de la Resurrección y de los eventos relacionados a la misma.

La primera, la forma de la profesión de fe, por ejemplo, es aquella que acabamos de escuchar, o la de la Carta a los Romanos en la que san Pablo escribe: “Porque, si confiesas con tu boca que Jesús es el Señor y crees en tu corazón que Dios le resucitó de entre los muertos, serás salvo” (10,9). Desde el comienzo de la Iglesia es clara y firme la fe en el misterio de la muerte y resurrección de Jesús.

Hoy, sin embargo, quisiera centrarme en la segunda, en los testimonios en forma de un relato, que encontramos en los evangelios. En primer lugar observamos que los primeros testigos de este evento fueron mujeres. Al amanecer, van al sepulcro para ungir el cuerpo de Jesús, y encontraron al primer signo: el sepulcro vacío (cf. Mc. 16,1).

Esto es seguido por un encuentro con un mensajero de Dios que anuncia: Jesús de Nazaret, el crucificado, no está aquí, ha resucitado (cf. vv 5-6.). Las mujeres se sienten impulsadas por el amor y saben cómo acoger este anuncio con fe: creen, y de inmediato lo transmiten; no lo retienen para sí mismas, sino que lo transmiten. La alegría de saber que Jesús está vivo, la esperanza que llena su corazón, no se pueden contener.

Esto también debería suceder en nuestras vidas. ¡Sintamos la alegría de ser cristianos! ¡Creemos en un Resucitado que ha vencido el mal y la muerte! ¡Tengamos el valor de “salir” para llevar esta alegría y esta luz a todos los lugares de nuestra vida!

La resurrección de Cristo es nuestra mayor certeza; ¡es el tesoro más preciado! ¿Cómo no compartir con otros este tesoro, esta certeza? No es solo para nosotros, es para transmitirlo, para dárselo a los demás, compartirlo con los demás. Es nuestro propio testimonio.

Otro elemento. En las profesiones de fe del Nuevo Testamento, como testigos de la Resurrección se recuerda solo a los hombres, a los Apóstoles, pero no a las mujeres. Esto se debe a que, de acuerdo con la ley judía de la época, las mujeres y los niños no podían dar un testimonio fiable, creíble.

En los evangelios, sin embargo, las mujeres tienen un papel primordial, fundamental. Aquí podemos ver un elemento a favor de la historicidad de la resurrección: si se tratara de un hecho inventado, en el contexto de aquel tiempo, no hubiera estado ligado al testimonio de las mujeres.

Los evangelistas sin embargo, narran simplemente lo que sucedió: las mujeres son las primeras testigos.

Esto nos dice que Dios no escoge según los criterios humanos: los primeros testigos del nacimiento de Jesús son los pastores, gente sencilla y humilde; los primeros testigos de la resurrección son las mujeres.

Y esto es hermoso. ¡Y esto es un poco la misión de las madres, de las mujeres! Dar testimonio a sus hijos, a sus nietos, que Jesús está vivo, que es la vida, que resucitó.

¡Mamás y mujeres, adelante con este testimonio! Para Dios cuenta el corazón, el cuánto estamos abiertos a Él, si acaso somos como niños que se confían.

Pero esto también nos hace reflexionar sobre cómo las mujeres, en la Iglesia y en el camino de la fe, han tenido y tienen también hoy un rol especial en la apertura de las puertas al Señor, en el seguirlo y en el comunicar su Rostro, porque la mirada de la fe tiene siempre la necesidad de la mirada simple y profunda del amor.

A los Apóstoles y a los discípulos les resulta más difícil creer. A las mujeres no. Pedro corre a la tumba, pero se detiene ante la tumba vacía; Tomás debe tocar con sus manos las heridas del cuerpo de Jesús.

También en nuestro camino de fe es importante saber y sentir que Dios nos ama, no tener miedo de amarlo: la fe se confiesa con la boca y con el corazón, con la palabra y con el amor.

Después de las apariciones a las mujeres, les siguen otras: Jesús se hace presente de un modo nuevo: es el Crucificado, pero su cuerpo es glorioso; no ha vuelto a la vida terrenal, sino que lo hace en una condición nueva.

Al principio no lo reconocen, y solo a través de sus palabras y sus gestos sus ojos se abren: el encuentro con Cristo resucitado transforma, da nuevo vigor a la fe, un fundamento inquebrantable.

Incluso para nosotros, hay muchos indicios de que el Señor resucitado se da a conocer: la Sagrada Escritura, la Eucaristía y los demás sacramentos, la caridad, los gestos de amor que llevan un rayo del Resucitado.

Dejémonos iluminar por la Resurrección de Cristo, dejémonos transformar por su fuerza, para que también a través de nosotros en el mundo, los signos de la muerte den paso a los signos de la vida.

He visto que hay muchos jóvenes en la plaza. A vosotros os digo: llevad la certeza de que el Señor está vivo y camina con nosotros en la vida. ¡Esta es vuestra misión! Llevad adelante esta esperanza: este ancla que está en los cielos; mantened fuerte la cuerda, manteneos anclados y llevad la esperanza.

Vosotros, testigos de Jesús, dad testimonio de que Jesús está vivo y esto nos dará esperanza, dará esperanza a este mundo un poco envejecido por las guerras, por el mal, por el pecado. ¡Adelante, jóvenes!

www.mater-dei.es

(Los subrayados son míos)


.

SERVICIO DE ORACIÓN
O MINISTERIO DE INTERCESIÓN – 79

1. Macarena
2. Julián
3. Carmen
4. Rebeca
5. Chela
6. Ana M.
7. Ali y Cipri
8. Susana
9. Julia R.
10. Anita
11. Jaime
12. Jesús
13. Ángel
14. Marcela
15. Carlos
16. María del Valle y Luis
17. Gerardo

18. Edu, Mónica y Alba

19. + Rubén

20. + Julia A.

21. + Esteban

22. En favor de cuantos se encomienden a nuestras oraciones, por vivos y difuntos.


A %d blogueros les gusta esto: