El Estado Islámico: ¿Una mutación de al-Qaeda?

septiembre 15, 2014

.

Milicianos del Estado Islámico

Milicianos del Estado Islámico

.

Análisis de la situación en Siria, Irak y la estabilidad de la paz mundial

.
La proclamación del Califato Islámico en 2014 ha supuesto una amenaza para la estabilidad de Siria e Irak y para la paz mundial.

Su brutalidad terrorista ha llevado incluso al rechazo de al-Qaeda, con la que trata de competir por la hegemonía del islamismo radical. Un hecho que se constata en la intensa labor de propaganda, en el intento de extender su influencia a otras zonas como India.

Estados Unidos intenta liderar una respuesta a esta fuerza emergente para atajar el drama humanitario, el riesgo de extensión del conflicto y la amenaza al orden internacional.

El Papa Francisco he ejercido un liderazgo moral constante en favor de la paz, los derechos de los perseguidos y el reforzamiento del diálogo interreligioso.

1. Reacciones ante la barbarie

Ante la amenaza para la paz, la Iglesia Católica ha impulsado numerosas iniciativas. El Pontifico Consejo para el Diálogo Interreligioso ha condenado de forma taxativa las “prácticas indignas” del EI que conculcan de manera atroz los derechos fundamentales.

Entre ellas, la decapitación, crucifixiones, conversiones forzosas, ejecuciones públicas, exilio, destrucción de lugares de culto… Incidió en un aspecto esencial: “ninguna causa puede justificar tal barbarie y ciertamente no una religión”.

Asimismo, exhortó a los líderes musulmanes para que adopten una posición “clara y valiente” de rechazo a esta violencia injustificable y opuesta a los principios que sostienen el verdadero diálogo interreligioso. Herramienta de paz muy útil, cuyos fundamentos nacen del Concilio Vaticano II.

Por su parte, Estados Unidos desarrolla una estrategia en varios frentes. Desde el 7 de agosto, con ataques aéreos contra posiciones del EI, para aliviar la presión sobre los grupos hostigados, especialmente cristianos y yazidis.

Asimismo, se ha enviado ayuda humanitaria y se discute el suministro de armas y recursos para la autonomía kurda. En la reunión de la OTAN en Gales, esta cuestión ha ocupado una parte esencial de la agenda.

Igualmente, el secretario de Estado J. Kerry ha realizado una gira (Arabia Saudí, Jordania e Irak) tratando de implicar a las potencias árabes en una coalición anti EI.

Para prevenir el reclutamiento de yihadistas entre musulmanes occidentales, el Centro para la Estrategia de Comunicaciones Contraterroristas del Departamento de Estado ha editado un vídeo titulado “Welcome to the ‘IslamicState’ land” (Bienvenidos a la tierra del Estado Islámico).

Contiene imágenes muy explícitas, destinadas a contrarrestar el atractivo movilizador que el discurso radical pueda despertar en jóvenes idealistas. De hecho, comienza con una invitación irónica: “corre, no andes hacia el ISIS”.

Según datos del Ministerio del Interior español, se ha identificado a 51 activistas de nacionalidad española movilizados. Existe conciencia en Europa del riesgo que supone la vuelta de estos terroristas de los frentes de combate en Oriente Próximo y el Sahel. La amenaza potencial que conlleva que se produzcan atentados en sus países de origen.

Estos grupúsculos incluso han llegado a difundir vídeos y fotomontajes con banderas del EI en lugares emblemáticos de la España musulmana. Con ello persiguen un doble objetivo: manifestar su adhesión al EI e incluir en su estrategia la antigua reivindicación de al-Ándalus.
2. Frustración de la primavera árabe

El 11-S comenzó un ciclo de la historia cuyo final aún se desconoce. Frente al optimismo de 1989, se abría un escenario de nuevos conflictos e incertidumbres. Este modelo de terrorismo suponía un grave desafío al modelo de vida occidental, hegemonizado por la superpotencia norteamericana.

Algo que se tradujo en la ocupación de Afganistán e Irak (2001-2003) con decisivas consecuencias estratégicas y una violencia estructural en ambos países. La administración Obama se propuso superar este ciclo intervencionista para alcanzar la estabilidad en la zona.

En ese contexto surgió a finales de 2010 la denominada primavera árabe.

En 2011, estas revueltas fueron recibidas con un ánimo esperanzado. Parecían la antesala de una oleada democratizadora que iba a superar las limitaciones de unos regímenes autoritarios y corruptos.

Cerca de cuatro años después, la esperanza se ha visto frustrada. A pesar de mejoras en países como Túnez, puede citarse el rebrote de la violencia en Libia, la involución democrática en Egipto y especialmente la enquistada guerra civil siria.

Se trata de un conflicto de gran complejidad, en el que hubo un riesgo de intervención estadounidense en verano de 2013 debido a la utilización de armamento químico. La oposición está fragmentada en distintos grupos étnicos, religiosos y políticos y viene soportando una feroz represión del régimen de al-Assad con consecuencias humanitarias terribles. Sobre todo para las minorías cristianas.

La comparación de la primavera árabe con la caída del Muro es válida en cuanto a que ambos son coyunturas de cambio que destruyen un orden establecido. Aunque son distintas en lo que se refiere a la construcción de una alternativa.

Para Europa oriental, la meta fue la integración en la UE y la adopción de su modelo. En el mundo árabe islámico, la alternativa a los regímenes dictatoriales poscoloniales no ha sido tan evidente.

Libia puede considerarse un ejemplo significativo. La debilidad del Estado, la movilización de grupos armados en torno a fidelidades tribales y el auge de grupos radicales muestra la enorme dificultad de implantar un régimen verdaderamente representativo.

Estos problemas constituyen un eje fundamental de los desafíos de seguridad mundial. Un orden internacional cuestionado por la irrupción de nuevas potencias como China y el órdago ruso en Ucrania en 2014.

3. EI: hacia la yihad global

La contaminación de la guerra civil siria a Irak (2014) y la proclamación del autodenominado Califato o Estado Islámico es un fenómeno de gran importancia. De forma obvia, por la terrible extensión de la violencia al martirizado pueblo iraquí. Aunque también por razones estratégicas.

En su composición e ideología, el EI proviene de al-Qaeda, pero es algo nuevo y diferente. Más que una amenaza a la integridad y viabilidad de Siria e Irak como Estados, se trata de una mutación del propósito original que inspiró a Bin Laden.

En su discurso profundamente radical y en sus prácticas de un sadismo inhumano, evidencia una radicalidad revolucionaria. Una voluntad expresada a través del terror, especialmente orientada hacia las minorías y los disidentes. El deseo de superar planteamientos que en al-Qaeda eran parciales o utópicos.

El concepto de “califato” posee una gran potencia histórica, religiosa y simbólica. En el inconsciente colectivo musulmán remite a una autoridad política y espiritual completa, legítima y autorizada que se enraíza en las fuentes de la Revelación. No se trata de un mero ejercicio de yihadismo, es un desafío completo al orden mundial, a los regímenes árabes e incluso a su matriz: al-Qaeda.

Este internacionalismo islamista radical se forjó en la guerra antisoviética de Afganistán (1979-89) y se fue curtiendo en otros conflictos como el de Bosnia. Se creó una red jerarquizada pero difusa de organizaciones con intereses locales. El discurso general siempre fue un rechazo frontal del “imperialismo” estadounidense.

Esta federación promovió una yihad global con métodos terroristas, destinados a socavar el orden internacional. Sobre todo para cortocircuitar el apoyo a regímenes como el saudí.

Al Qaeda era una amenaza conocida por los expertos en seguridad que se reactivó en distintos escenarios como Somalia (1993), los atentados en las embajadas americanas en África oriental (1998) y el ataque al USS Cole (2000).

El 11S modificó sustancialmente la calificación de esta amenaza. Pasó a convertirse en una cuestión central de la agenda mundial y a alimentar sus principales conflictos. En la larga y violenta ocupación estadounidense de Irak tuvo un papel notable. De hecho, en el origen del ISIS se halla esta guerrilla terrorista permanente contra el gobierno de Bagdad.

A comienzos de 2014, el ISIS y al-Qaeda rompieron sus relaciones. A pesar de compartir el antiamericanismo y el anti Chiísmo, los métodos del EI resultan de una brutalidad extrema, incluso para al-Qaeda.
Su proyecto es un gran califato que ocuparía las actuales naciones de Siria, Irak, Líbano, Palestina, Israel, Jordania y Kuwait. Este imperialismo islámico tendría un gran refuerzo económico, al controlar enormes reservas de gas y petróleo.

En Irak han aprovechado el creciente descontento de la minoría sunní para favorecer el reclutamiento. El 8 de septiembre se ha formado un nuevo gobierno, encabezado por al-Abadi, con el propósito de superar las fracturas de la gestión del al-Maliki.

El EI cuenta con un equipamiento militar sofisticado, recursos económicos gracias a la extorsión, los combustibles, la electricidad y el acceso al agua.

Aunque hay otros grupos opositores sunníes cercanos al antiguo régimen Baaz de Sadam Husein, como el JRTN (JayshRijal al-Tariqa al-Naqshbandia), se han convertido en una amenaza grave a la estabilidad iraquí. No tanto por una cuestión numérica frente al ejército regular y a los guerrilleros kurdos (peshmergas), sino por una actitud belicosa y una mejor organización.

Poseen mayor convencimiento, equipamiento y un porcentaje de deserción mínimo. El envío de 500 guardias revolucionarios iraníes simboliza la gravedad del problema y la paradójica interacción en las relaciones entre Irán y Estados Unidos. Enemigos declarados desde 1979 y aliados circunstanciales e incómodos en el avispero iraquí.

Este contingente (QudsForce) es un cuerpo de élite, entrenado para operaciones especiales, disciplinado, motivado y eficiente. El gobierno de Teherán ha negado este envío, aunque es evidente su implicación para evitar la implantación de un régimen anti chií en sus fronteras.

De este panorama se deduce la gran dificultad de combatir este radicalismo. De su presencia desestabilizadora en múltiples conflictos de Asia y África.
De forma novedosa, ha surgido la competencia entre al-Qaeda y el EI por el encuadramiento de organizaciones filiales, particularmente en el caso de la decisiva minoría musulmana en India.

Según esto ¿hay que elevar la alarma que se había moderado tras la desaparición de Bin Laden?

http://www.aleteia.org/es/sociedad/noticias/el-estado-islamico-una-mutacion-de-al-qaeda-5849998398849024?
REFERENCIAS:

1. AryWaldir Ramos Díaz: ¿Dónde están los líderes religiosos musulmanes ante los crímenes contra los cristianos en Irak?, 12-VIII-2014, Aleteia.org: http://www.aleteia.org/es/internacional/articulo/donde-estan-los-lideres-religiosos-musulmanes-ante-los-crimenes-contra-los-cristianos-en-irak-5857136542220288

2. THE CENTER FOR STRATEGIC COUNTERTERRORISM COMMUNICATIONS: “Welcome to the ‘Islamic State’ land”, en: http://www.state.gov/r/cscc/ y http://www.youtube.com/watch?v=-wmdEFvsY0E

3.CORPAS, M.A.: “Siria en guerra: ¿desafío al orden mundial?”, Aleteia.org, 14-IX-2013 http://www.aleteia.org/es/politica/articulo/siria-en-guerra-desafio-al-orden-mundial-5896517651005440

4. BEAUCHAMP, Z.: “17 things about ISIS and Iraq you need to know”, 2-IX-2014, en: http://www.vox.com/cards/things-about-isis-you-need-to-know/other-factions-isis-jrtn


El maná de cada día, 15.9.14

septiembre 15, 2014

Nuestra Señora, la Virgen de los Dolores

.

Junto a la cruz estaba su madre

Junto a la cruz estaba su madre



Antífona de entrada: Lc 2,34-35

Simeón dijo a María: Mira, éste está puesto para que muchos en Israel caigan y se levanten; será como una bandera discutida: así quedará clara la actitud de muchos corazones. Y a ti una espada te traspasará el alma.


Oración colecta

Señor, tú que has querido que la Madre compartiera los dolores de tu Hijo al pie de la cruz; haz que la Iglesia, asociándose con María a la pasión de Cristo, merezca participar de su resurrección. Por nuestro Señor Jesucristo.


PRIMERA LECTURA: Hebreos 5, 7-9

Cristo, en los días de su vida mortal, a gritos y con lágrimas, presentó oraciones y súplicas al que podía salvarlo de la muerte, cuando en su angustia fue escuchado.

Él, a pesar de ser Hijo, aprendió, sufriendo, a obedecer. Y, llevado a la consumación, se ha convertido para todos los que le obedecen en autor de salvación eterna.


SALMO 30, 2-3a.3b-4.5-6.15-16.20

Sálvame, Señor, por tu misericordia.

A ti, Señor, me acojo: no quede yo nunca defraudado; tú, que eres justo, ponme a salvo, inclina tu oído hacia mí.

Ven aprisa a librarme, sé la roca de mi refugio, un baluarte donde me salve, tú que eres mi roca y mi baluarte; por tu nombre dirígeme y guíame.

Sácame de la red que me han tendido, porque tú eres mi amparo. A tus manos encomiendo mi espíritu: tú, el Dios leal, me librarás.

Pero yo confío en ti, Señor, te digo: «Tú eres mi Dios.» En tu mano están mis azares: líbrame de los enemigos que me persiguen.

Qué bondad tan grande, Señor, reservas para tus fieles, y concedes a los que a ti se acogen a la vista de todos.


SECUENCIA

La Madre piadosa estaba
junto a la cruz, y lloraba
mientras el Hijo pendía;

cuya alma triste y llorosa,
traspasada y dolorosa,
fiero cuchillo tenía.

¡Oh cuán triste y afligida
estaba la Madre herida,
de tantos tormentos llena!

Cuando triste contemplaba
y dolorosa miraba
del Hijo amado la pena.

¿Y cuál hombre no llorara
si a la Madre contemplara
de Cristo en tanto dolor?

¿Y quién no se entristeciera,
Madre piadosa, si os viera
sujeta a tanto rigor?

Por los pecados del mundo,
vio a Jesús en tan profundo
tormento la dulce Madre.

Vio morir al Hijo amado
que rindió desamparado
el espíritu a su Padre.

¡Oh dulce fuente de amor!,
hazme sentir tu dolor
para que llore contigo.

Y que, por mi Cristo amado,
mi corazón abrasado
más viva en él que conmigo.

Y, porque a amarle me anime,
en mi corazón imprime
las llagas que tuvo en sí.

Y de tu Hijo, Señora,
divide conmigo ahora
las que padeció por mí.

Hazme contigo llorar
y de veras lastimar
de sus penas mientras vivo;

porque acompañar deseo
en la cruz, donde le veo,
tu corazón compasivo.

¡Virgen de vírgenes santas!
Llore yo con ansias tantas
que el llanto tan dulce me sea;

porque su pasión y muerte
tenga en mi alma, de suerte
que siempre sus penas vea.

Haz que su cruz me enamore
y que en ella viva y more
de mi fe y amor indicio;

porque me inflame y encienda,
y contigo me defienda
en el día del juicio.

Haz que me ampare la muerte
de Cristo, cuando en tan fuerte
trance vida y alma estén;

porque, cuando quede en calma
el cuerpo, vaya mi alma
a su eterna gloria.


Aclamación antes del Evangelio

Feliz la Virgen María, que, sin morir, mereció la palma del martirio junto a la cruz del Señor.


EVANGELIO: Juan 19, 25-27

En aquel tiempo, junto a la cruz de Jesús estaban su madre, la hermana de su madre, María, la de Cleofás, y María, la Magdalena.

Jesús, al ver a su madre y cerca al discípulo que tanto quería, dijo a su madre: «Mujer, ahí tienes a tu hijo.»

Luego, dijo al discípulo: «Ahí tienes a tu madre.»

Y desde aquella hora, el discípulo la recibió en su casa.


Antífona de comunión: 1P 4,13

Estad alegres cuando compartís los padecimientos de Cristo, para que cuando se manifieste su gloria reboséis de gozo.


.

LA MADRE ESTABA JUNTO A LA CRUZ

De los sermones de san Bernardo, abad

El martirio de la Virgen queda atestiguado por la profecía de Simeón y por la misma historia de la pasión del Señor. Éste –dice el santo anciano, refiriéndose al niño Jesús– está puesto como una bandera discutida; y a ti –añade, dirigiéndose a María– una espada te traspasará el alma.

En verdad, Madre santa, una espada traspasó tu alma. Por lo demás, esta espada no hubiera penetrado en la carne de tu Hijo sin atravesar tu alma.

En efecto, después que aquel Jesús –que es de todos, pero que es tuyo de un modo especialísimo– hubo expirado, la cruel espada que abrió su costado, sin perdonarlo aun después de muerto, cuando ya no podía hacerle mal alguno, no llegó a tocar su alma, pero sí atravesó la tuya.

Porque el alma de Jesús ya no estaba allí, en cambio la tuya no podía ser arrancada de aquel lugar.

Por tanto, la punzada del dolor atravesó tu alma, y, por esto, con toda razón, te llamamos más que mártir, ya que tus sentimientos de compasión superaron las sensaciones del dolor corporal.

¿Por ventura no fueron peores que una espada aquellas palabras que atravesaron verdaderamente tu alma y penetraron hasta la separación del alma y del espíritu: Mujer, ahí tienes a tu hijo? ¡Vaya cambio!

Se te entrega a Juan en sustitución de Jesús, al siervo en sustitución del Señor, al discípulo en lugar del Maestro, al hijo de Zebedeo en lugar del Hijo de Dios, a un simple hombre en sustitución del Dios verdadero.

¿Cómo no habían de atravesar tu alma, tan sensible, estas palabras, cuando aun nuestro pecho, duro como la piedra o el hierro, se parte con sólo recordarlas?

No os admiréis, hermanos, de que María sea llamada mártir en el alma. Que se admire el que no recuerde haber oído cómo Pablo pone entre las peores culpas de los gentiles el carecer de piedad. Nada más lejos de las en­trañas de María, y nada más lejos debe estar de sus humil­des servidores.

Pero quizá alguien dirá: «¿Es que María no sabía que su Hijo había de morir?» Sí, y con toda certeza. «¿Es que no sabía que había de resucitar al cabo de muy poco tiempo?» Sí, y con toda seguridad. «¿Y, a pesar de ello, sufría por el Crucificado?» Sí, y con toda vehemencia.

Y si no, ¿qué clase de hombre eres tú, hermano, o de dónde te viene esta sabiduría, que te extrañas más de la compasión de María que de la pasión del Hijo de María? Este murió en su cuerpo, ¿y ella no pudo morir en su co­razón?

Aquélla fue una muerte motivada por un amor su­perior al que pueda tener cualquier otro hombre; ésta otra tuvo por motivo un amor que, después de aquél, no tiene semejante.


.

SERVICIO DE ORACIÓN
O MINISTERIO DE INTERCESIÓN – 75

1. Macarena
2. Julián
3. Carmen
4. Rebeca
5. Chela
6. Ana M.
7. Ali y Cipri
8. Susana
9. Julia R.
10. Anita
11. Jaime
12. Jesús
13. Ángel
14. Marcela
15. Carlos
16. María del Valle y Luis
17. Gerardo

18. Edu, Mónica y Alba

19. + Rubén

20. + Julia A.

21. + Esteban

22. En favor de cuantos se encomienden a nuestras oraciones, por vivos y difuntos.


A %d blogueros les gusta esto: