Papa Francisco en Santa Marta: ¿Eres capaz de gritar por un gol y no de cantar alabanzas al Señor?

enero 28, 2014

.

El Santo Padre invita a romper con formalismos y dejar que surja la oración de alabanza que nos hace fecundos.

.

¡La oración de alabanza es una oración cristiana para todos nosotros!

¡La oración de alabanza es una oración cristiana para todos nosotros! La que más agrada a Dios

.
Ciudad del Vaticano, 28 de enero de 2014 (Zenit.org)

El Santo Padre en la misa de Santa Marta de hoy martes ha hablado sobre la fecundidad de la oración de alabanza. Al comentar la danza alegre de David al Señor de la que habla la primera lectura, ha subrayado que si nos cerramos en la formalidad, nuestra oración se convierte en fría y estéril.

El papa Francisco ha hablado en su homilía sobre David que “danzaba con todas las fuerzas delante del Señor” y sobre esta imagen alegre de la que se habla en el Segundo Libro de Samuel. Todo el Pueblo de Dios estaba en fiesta porque el Arca de la Alianza volvía a casa.

La oración de alabanza de David, ha explicado, “le llevó a salir de cualquier compostura y a bailar delante del Señor” con “todas las fuerzas”. ¡Esto era precisamente la oración de alabanza! -ha exclamado el Papa-. Además, ha indicado que leyendo este pasaje, “he pensado enseguida” en Sara, después de haber dado a luz a Isaac. “¡El Señor me ha hecho bailar de alegría!”, dijo la anciana.

Por esto, Francisco ha señalado que “para nosotros es fácil de entender la oración para pedir algo al Señor, también para dar gracias al Señor” o la “oración de adoración”. Pero la oración de alabanza “la dejamos de lado, no nos viene espontánea”, ha precisado.

Y de este modo lo ha explicado: “‘¡Pero, padre, esto es para los de la Renovación Carismática, no para todos los cristianos!’ No, ¡la oración de alabanza es una oración cristiana para todos nosotros! En la misa, todos los días, cuando cantamos el Santo… Esta es una oración de alabanza: alabamos a Dios por su grandeza, ¡porque es grande!

Y le decimos cosas bonitas, porque a nosotros nos gusta que sea así. ‘Pero, padre, yo no soy capaz… Yo debo…’ ¿Pero eres capaz de gritar cuando tu equipo marca un gol y no eres capaz de cantar alabanzas al Señor? ¿De salir un poco de tu compostura para cantar esto? ¡Alabar a Dios es totalmente gratuito! No pedimos, no damos las gracias: ¡alabamos!”

Debemos rezar “con todo el corazón”. Ha continuado matizando que “es un acto de justicia, ¡porque Él es grande! ¡Es nuestro Dios!” David, ha recordado el Santo Padre, “era muy feliz, porque volvía con el Arca, volvía con el Señor: también su cuerpo rezaba con esa danza”.

Francisco ha continuado lanzando “una buena pregunta que podemos hacernos hoy: ‘Pero ¿cómo va mi oración de alabanza? ¿Sé alabar al Señor? ¿Sé alabar al Señor, o cuando rezo el Gloria o rezo el Sanctus lo hago solamente con la boca y no con todo el corazón?’

¿Qué me dice David, danzando aquí? Y Sara ¿bailando de alegría? Cuando David entra en la ciudad comienza otra cosa: ¡una fiesta!”

Oración de alabanza cantando y alzando las manos

Oración de alabanza cantando y alzando las manos

“La alegría de la alabanza -ha explicado- nos lleva a la alegría de la fiesta. La fiesta de la familia”. De este modo el Papa ha recordado que cuando David entra en el palacio, la hija del rey Saúl, Mikal, le reprende y le pregunta si no le da vergüenza haber bailado de esa forma delante de todos, él que es el rey. Mikal, “despreció a David”.

De este modo, Francisco ha proseguido: “Yo me pregunto ¿cuántas veces nosotros despreciamos en nuestro corazón a personas buenas, gente buena que alaba al Señor como le viene, así espontáneamente, porque no son cultos, no siguen las actitudes formales? ¡Pero, desprecio! ¡Y dice la Biblia que Mikal quedó estéril durante toda la vida por esto!

¿Qué quiere decir la Palabra de Dios aquí? ¡Que la alegría, que la oración de alabanza nos hace fecundos! Sara bailaba en el momento grande de su fecundidad, a los noventa años! La fecundidad que nos da la alabanza al Señor, la gratuidad de alabar al Señor.

Ese hombre o esa mujer que alaba al Señor, que reza alabando al Señor, que cuando reza el Gloria se alegra de decirlo, cuando canta el Sanctus en la misa se alegra de cantarlo, es un hombre o una mujer fecunda”.

El Pontífice, para finalizar, ha advertido que “aquellos que se cierran en la formalidad de una oración fría, medida, quizá terminan como Mikal: en la esterilidad de su formalidad”.

Por ello, el Papa ha invitado a imaginar a David que danza “con todas las fuerzas delante del Señor y pensemos qué bello es hacer la oración de alabanza”.

Oración y canto de las alabanzas al Señor

Oración y canto de las alabanzas al Señor

Además, ha afirmado que nos hará bien repetir las palabras del Salmo 23 que hemos rezado hoy: “Puertas, levanten sus dinteles, levántense, puertas eternas, para que entre el Rey de la gloria! ¿Y quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor, el fuerte, el poderoso, el Señor poderoso en los combates!”


El maná de cada dia, 28.1.14

enero 28, 2014

.
Martes de la 3ª semana del Tiempo Ordinario

.

Cumplir la voluntad de Dios para ser verdaderos hermanos de Jesús

.
PRIMERA LECTURA: 2 Samuel 6, 12b-15.17-19

En aquellos días, fue David y llevó el arca de Dios desde la casa de Obededom a la Ciudad de David, haciendo fiesta. Cuando los portadores del arca del Señor avanzaron seis pasos, sacrificó un toro y un ternero cebado. E iba danzando ante el Señor con todo entusiasmo, vestido sólo con un roquete de lino.

Así iban llevando David y los israelitas el arca del Señor entre vítores y al sonido de las trompetas. Metieron el arca del Señor y la instalaron en su sitio, en el centro de la tienda que David le había preparado.

David ofreció holocaustos y sacrificios de comunión al Señor y, cuando terminó de ofrecerlos, bendijo al pueblo en el nombre del Señor de los ejércitos; luego repartió a todos, hombres y mujeres de la multitud israelita, un bollo de pan, una tajada de carne y un pastel de uvas pasas a cada uno. Después se marcharon todos, cada cual a su casa.


SALMO 23, 7.8.9.10

¿Quién es ese Rey de la gloria? Es el Señor en persona.

¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria.

¿Quién es ese Rey de la gloria? El Señor, héroe valeroso; el Señor, héroe de la guerra.

¡Portones!, alzad los dinteles, que se alcen las antiguas compuertas: va a entrar el Rey de la gloria.

¿Quién es ese Rey de la gloria? El Señor, Dios de los ejércitos. Él es el Rey de la gloria.


Aclamación antes del Evangelio: Mt 11, 25

Bendito seas, Padre, Señor de cielo y la tierra, porque has revelado los secretos del reino a la gente sencilla.


EVANGELIO: Marcos 3, 31-35

En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar.

La gente que tenía sentada alrededor le dijo: «Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan.»

Les contestó: «¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?»

Y, paseando la mirada por el corro, dijo: «Éstos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.»

.


LA VOLUNTAD DE DIOS

Si aprendiéramos a centrar nuestra vida espiritual en el único deseo de hacer la voluntad de Dios, y no la nuestra, habría más santos en la Iglesia.

El mayor y único deseo de Cristo, el centro de su vida, su mayor aspiración, el sentido de todo, fue siempre cumplir la voluntad de su Padre.

Una forma sencilla y asequible de hacer la voluntad de Dios, sin salir de tu día a día, es el cumplimiento de los deberes propios de tu estado, de tu profesión, de tu vida cristiana y de tu relación con Dios.

Lo que Dios quiere de ti te lo hace ver y te lo pide en el lugar y circunstancias en las que te ha puesto, con esas personas concretas y no otras, en esas responsabilidades que debes desempeñar por trabajo, vocación o estado de vida.

También es cierta y segura la voluntad de Dios en lo que te sobreviene sin esperarlo ni imaginarlo: un fracaso, una enfermedad, un inoportuno atasco, un esguince de tobillo o el premio de una lotería.

Son esos “pequeños milagros” que a veces nos sorprenden como guiños de Dios, esas carambolas de la providencia de las que alcanzamos a conocer sólo la superficie, sin atisbar toda la misteriosa profundidad de bienes y de gracia que conllevan.

Dios te habla con voz firme y segura cuando las circunstancias te sobrepasan y no está en tu mano gobernarlas ni entenderlas.

Por eso, lo absurdo, lo inútil, lo que no entiendes, es de una extraordinaria fecundidad espiritual, si sabes vivirlo abandonado en la aceptación oscura y difícil de una voluntad, la de Dios, que no coincide con la tuya.

Tu oración diaria, la dirección espiritual, la Palabra de Dios, los sacramentos, son también medios para ir atisbando esa voluntad de Dios sobre tu vida.

Aprende a simplificar tu vida espiritual apuntando, sin rodeos, a la voluntad de Dios, entregándole una y otra vez la tuya.

Lañas diarias www.mater-dei.es


A %d blogueros les gusta esto: