Presentada aleteia.org, una red de redes católicas

noviembre 30, 2012

Lanzamiento oficial el 31.10.11

Para ‘buscadores de la verdad’

.

Por H. Sergio Mora

ROMA, jueves 20 septiembre 2012 (ZENIT.org).- De los siete mil millones de personas que hay en el mundo, dos mil millones se encuentran conectadas con internet, de ellos, 750 millones están bautizadas. En el motor de búsqueda Google, la palabra Dios da un resultado de 25 millones de entradas; sobre Jesús son 25 millones y el término Iglesia, registra 37 millones.

Para dar respuestas profundas sobre estos temas, ha sido creada en internet la red Aleteia.org, destinada a compartir temáticas y dialogar sobre asuntos de fe, vida y sociedad, destinadas a todos aquellos “buscadores de la verdad”.

Lo indicó hoy en esta ciudad Jesús Colina, fundador de Aleteia y exdirector de Zenit.org, durante la presentación de la iniciativa que se realizó en la sede de la librería Rusia Ecuménica.

Colina indicó que cuando se buscan las respuestas sobre Dios, Jesús, etc, en internet los primeros sitios que indican los motores de búsqueda, como Google, suelen ser los de credos cristianos no católicos. Para responder a ese desafío haciendo escuchar la voz de los católicos, se ha pensado en organizar una red, una propuesta: “unámonos en una misma red”.

Aleteia es promovida por la Fundación para la Evangelización a través de los Medios, creada para unir esfuerzos y dar una respuesta al llamamiento de Benedicto XVI a una nueva evangelización.

“Más de mil entre instituciones y televisiones ya han adherido a Aleteia -dijo Colina- entre ellas Catholic.net, la televisión francesa KTO, la oficina de prensa del Opus Dei, Radio Notre Dame de París y su red, y tantos otros medios”.

Aleteia no es un órgano institucional sino una red. No es un Facebook ni un Twiter católico, sino que allí se comparten los contenidos sobre cuestiones de fe publicados en los sitios web, que por supuesto podrán también estar en las redes sociales.

Los formatos son cuatro: preguntas y respuestas, video, librería on line, y noticias producidas por dicha red. “Queremos ser un megáfono, no queremos algo cerrado sino abierto, allí donde está la gente”, indicó.

Davide Le Jaune, director técnico ejecutivo de Aleteia, explicó que “en las redes sociales habrá un logo con el pez, y apretando dicho botón se podrá conectar un artículo del sitio a unas 60 redes sociales, además del artículo se podrá ir al sitio web desde donde fue tomado”. Añadió que “el trabajo en conjunto hará crecer el tráfico de usuarios, lo que en internet es fundamental para dar visibilidad a los contenidos”.

Es posible ponerse en contacto también con los autores que crean los contenidos y los comentarios irán a los otros medios de la red, lo que supone un sistema innovador.

Hay un equipo editorial que trabajará en seis idiomas con la tarea de ver que los contenidos respeten la visión católica, pues esta es la línea editorial; siempre respetando las diversas sensibilidades existentes en la Iglesia, y con la colaboración de personas de gran espesor cultural.

Andrea Salvati, que proviene de la parte marketing de Google recordó que en internet es posible conocer particulares exactos sobre una red o página web, como cuántas veces fue clicado un artículo o visto un video.

Salvati atribuyó la falta de resonancia de algunos sitios católicos al poco tráfico que tienen, lo que no los sitúa en los primeros sitios de los motores de búsqueda. Y añadió que el flujo de datos no es indiferente cuando se habla de un producto en internet.

Se irá desde el aumento del tráfico, que se traduce en estar en los primeros puestos de los buscadores de noticias, a la publicidad y a la venta de algunos productos, sin excluir las donaciones y AdEthic será el network de publicidad que trabajará para Aleteia.

Participaron también en la presentación Oliver Bonassies, Bruno Riviere de Precourt, miembros del comité de control y el sacerdote Paolo Padrini, miembro del consejo de administración. Este último indicó que los útiles de la publicidad serán usados en obras de beneficencia.


El maná de cada día, 30.11.12

noviembre 30, 2012

San Andrés, por El Greco

.
SAN ANDRÉS, APÓSTOL

.
PRIMERA LECTURA:
Romanos 10, 9-18

Si tus labios profesan que Jesús es el Señor, y tu corazón cree que Dios lo resucitó de entre los muertos, te salvarás. Por la fe del corazón llegamos a la justificación, y por la profesión de los labios, a la salvación. Dice la Escritura: «Nadie que cree en él quedará defraudado.»

Porque no hay distinción entre judío y griego; ya que uno mismo es el Señor de todos, generoso con todos los que lo invocan. Pues «todo el que invoca el nombre del Señor se salvará.» Ahora bien, ¿cómo van a invocarlo, si no creen en él?; ¿cómo van a creer, si no oyen hablar de él?; y ¿cómo van a oír sin alguien que proclame?; y ¿cómo van a proclamar si no los envían? Lo dice la Escritura: «¡Qué hermosos los pies de los que anuncian el Evangelio!»

Pero no todos han prestado oído al Evangelio; como dice Isaías: «Señor, ¿quién ha dado fe a nuestro mensaje?» Así pues, la fe nace del mensaje, y el mensaje consiste en hablar de Cristo. Pero yo pregunto: «¿Es que no lo han oído?» Todo lo contrario: «A toda la tierra alcanza su pregón, y hasta los límites del orbe su lenguaje.»
.
.
SALMO 18, 2-3.4-5

A toda la tierra alcanza su pregón.

El cielo proclama la gloria de Dios, el firmamento pregona la obra de sus manos: el día al día le pasa el mensaje, la noche a la noche se lo susurra.

Sin que hablen, sin que pronuncien, sin que resuene su voz, a toda la tierra alcanza su pregón y hasta los límites del orbe su lenguaje.
.
.
ALELUYA: Mateo 4, 19

Venid y seguidme -dice el Señor- y os haré pescadores de hombres.


EVANGELIO: Mateo 4, 18-22

En aquel tiempo, pasando Jesús junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores. Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.»

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron. Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre. Jesús los llamó también. Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.
.
.

SAN ANDRÉS, APÓSTOL

Andrés, natural de Betsaida, primero fue discípulo de Juan Bautista, más tarde siguió a Cristo y le presentó también a su hermano Pedro.

Junto con Felipe, introdujo en presencia de Cristo a unos gentiles, y también fue él quién hizo saber a Jesús -cuando la multiplicación de los panes- que había un muchacho que tenía unos panes y unos peces.

Según la tradición, después de Pentecostés predicó el Evangelio en muchas regiones y fue crucificado en Acaya.

HEMOS ENCONTRADO AL MESÍAS

De las homilías de san Juan Crisóstomo, obispo,
sobre el evangelio de san Juan

Andrés, después de permanecer con Jesús y de aprender de él muchas cosas, no escondió el tesoro para sí solo, sino que corrió presuroso en busca de su hermano, para hacerle partícipe de su descubrimiento. Fíjate en lo que dice a su hermano: Hemos encontrado al Mesías, que significa Cristo. ¿Ves de qué manera manifiesta todo lo que había aprendido en tan breve espacio de tiempo?

Pues, por una parte, manifiesta el poder del Maestro, que les ha convencido de esto mismo, y, por otra, el interés y la aplicación de los discípulos, quienes ya desde el principio se preocupaban de estas cosas.

Son las palabras de un alma que desea ardientemente la venida del Señor, que espera al que vendrá del cielo, que exulta de gozo cuando se ha manifestado y que se apresura a comunicar a los demás tan excelsa noticia.

Comunicarse mutuamente las cosas espirituales es señal de amor fraterno, de entrañable parentesco y de sincero afecto.

Pero advierte también, y ya desde el principio, la actitud dócil y sencilla de Pedro. Acude sin tardanza: Y lo llevó a Jesús,afirma el evangelio. Pero que nadie lo acuse de ligereza por aceptar el anuncio sin una detenida consideración. Lo más probable es que su hermano le contase más cosas detalladamente, pues los evangelistas resumen muchas veces los hechos, por razones de brevedad.

Además, no afirma que Pedro creyera al momento, sinoque lo llevó a Jesús, ya él se lo confió, para que del mismo Jesús aprendiera todas las cosas. Pues había también otro discípulo que tenía los mismos sentimientos.

Si Juan Bautista, cuando afirma: Éste es el Cordero, y: Bautiza con Espíritu Santo, deja que sea Cristo mismo quien exponga con mayor claridad estas verdades, mucho más hizo Andrés, quien, no juzgándose capaz para explicarlo todo, condujo a su hermano a la misma fuente de la luz, tan contento y presuroso, que su hermano no dudó ni un instante en acudir a ella (Homilía 19, 1: PG 59, 120-121).


Oración

Protégenos, Señor, con la constante intercesión del apóstol san Andrés, a quien escogiste para ser predicador y pastor de tu Iglesia. Por nuestro Señor Jesucristo.

.

Por Jesús de las Heras Muela

El 14 de junio de 2006 el Papa Benedicto XVI, en sus catequesis de los miércoles, dentro del ciclo que dedicó a los Doce Apóstoles, glosó la figura de San Andrés, a quien definió como “el primer llamado”, refiriéndose también a la gran devoción que le profesa la Iglesia bizantina, que le honra con este nombre.

A este efecto, recordó que, en 1964, el Papa Pablo VI devolvió una reliquia de San Pedro a la Iglesia oriental, concretamente al metropolita ortodoxo de la ciudad de Patras, en Grecia, donde, según la tradición, San Andrés fue crucificado de los pies a la cabeza, en forma de X (equis).

Decálogo de rasgos de San Andrés según Benedicto XVI

1.- El primer rasgo que Benedicto XVI ponía de relieve de San Andrés era su mismo nombre. Se trata de un nombre no hebreo, sino griego, lo cual es un signo indicativo de una cierta apertura cultural de su familia.

2.- Un segundo rasgo es su preeminencia al ser citado por los evangelistas y el prestigio de que gozó entre las primerísimas comunidades cristianas.

3.- Este prestigio llevará a la tradición a considerar a San Andrés como el fundador del patriarcado de Constantinopla, tras haber evangelizado entre los griegos.

4.- Benedicto XVI subraya de San Andrés su condición de discípulo de San Juan Bautista, lo cual demuestra que buscaba, que compartía la esperanza de Israel, que quería conocer más de cerca la palabra del Señor y su presencia mesiánica y salvífica. Era, pues, un hombre religioso, un hombre de fe auténtica.

5.- San Andrés, según testimonian los Evangelios, no sólo conoció y siguió de cerca al Señor, sino que disfrutó de su intimidad y amistad más estrecha.

6.- La sexta nota característica es su misma condición apostólica y testimonial: él es quien presenta a Jesús a su hermano Pedro, entonces Simón. 

7.- San Andrés estaba atento a Jesús y atento a los demás: él fue, en la escena de la multiplicación de los panes y de los peces, alertó al Señor de la presencia de un muchacho que tenía cinco panes de cebada y dos peces.

8.- Esta misma atención le llevaba al realismo como consta en el citado pasaje evangélico: “Pero, ¿qué es esto para toda esta gente?”, exclamó con realismo y lógica humana.

9.- Andrés estaba abierto de corazón a las enseñanzas del Señor y le preguntaba y le cuestionaba como cuando al ver los muros que sostenían el templo (MC. 13,1-4), Jesús afirmó que de ellos no quedaría piedra sobre piedra, y le interpeló al Señor que cuándo habría de suceder esto y cuál era su significado.

10.- Poco antes de la Pasión, en Jerusalén, Andrés media ante unos griegos, quizás prosélitos o temerosos de Dios. Jesús entonces responde enigmáticamente: “Ha llegado la hora de que sea glorificado el Hijo del hombre; en verdad, en verdad, os digo: si el grano de trigo no cae en tierra y muerte, queda infecundo, pero si muere da mucho fruto”. Andrés media, Andrés escucha y Andrés sirve la Palabra de Dios, que, con la frase recién citada, profetiza la muerte del Señor como semilla de vida eterna y de unión de todos los pueblos.

Por todo y de todo ello, se derivan las palabras finales de la catequesis del Papa Benedicto XVI sobre San Andrés y que sintetizan lo que nosotros hemos presentado en forma de decálogo. Dicen así: “Que el apóstol Andrés nos enseñe a seguir a Jesús con prontitud, a hablar con entusiasmo de Él a todos aquellos con los que nos encontremos, y, sobre todo, a cultivar con Él una relación de auténtica familiaridad, conscientes de que sólo en Él podemos encontrar el sentido último de nuestra vida y de nuestra muerte”

http://www.revistaecclesia.com/el-decalogo-de-san-andres-segun-el-papa-benedicto-xvi-la-fiesta-del-apostol-san-andres-es-el-30-de-septiembre/?utm_source=wysija&utm_medium=email&utm_campaign=ecclesia

.


A %d blogueros les gusta esto: