Tras los bastidores de “La casita sobre la roca” con Producciones Valiván

agosto 10, 2012

.

Valeria e Iván, con sus hijos Jaime, José, María Valeria y María

UN POCO DE HISTORIA
(www.valivan.com)

No es fácil precisar cuándo comienza Valiván. Es necesario retroceder a la infancia de Iván y Valeria. Sin conocerse aún, cada uno, en sus respectivos hogares, ya jugaba con títeres. Valeria y su hermana Alina, muñecos en mano, pasaban horas inventando cuentos encantados.

Su primer teatrillo lo hizo su padre y su primer y más entusiasta público fue su madre, que miraba divertida las escenas desde que se descorrían las cortinillas. La infancia de Valeria transcurrió entre excelentes lecturas que proporcionaban los padres, en una época en la que la televisión no era omnipresente como hoy. Iván, por su parte, disponía de un gran sótano, que arreglaba como sala de espectáculos para recibir a los niños del barrio.

Tras cobrar una entrada simbólica consistente en canicas o chucherías, las luces se apagaban y el espectáculo comenzaba. Las carcajadas del abuelo, director de teatro aficionado, eran su mejor premio.

Pasaron los años, Valeria e Iván se hicieron grandes y los títeres dejaron paso a cosas más serias, como el estudio del diseño industrial. Sus vidas se encontraron en la universidad y afloró poco a poco la vocación dormida, hasta que el anhelo de recorrer pueblos de plaza en plaza, muñecos y escenografías a cuestas, fue tan fuerte, que hizo imposible dedicarse a otra cosa.

El corazón gritaba: “Dios os pide que seáis fieles a aquello para lo que os pensó”. Se resistían: “Señor, es un trabajo inseguro, no tiene valoración social, ¿cómo mantendremos a los hijos?” Pensamientos y temores humanos, por cierto, pues para Dios nada es imposible.

Mientras el mundo muestra la puerta ancha: dinero, prestigio, comodidad; el Señor indica la otra puerta: estrecha, pero deliciosamente realizadora. Venció el Señor y se lanzaron: ya casados, hicieron una consagración a la Virgen: “Mater, te consagramos nuestras vidas y nuestro trabajo profesional, no nos dejes trabajar en nada que no sea evangelizador”.

No sabían bien lo que pedían: al otro día les despidieron del canal de televisión en el que trabajaban exitosamente, en un programa nada evangelizador. Desde entonces, toda su vida ha sido llevada, paso a paso, por un sabio plan muy evidente:

“Un plan que no siempre obedecemos, pues somos instrumentos libres. Si dejamos hacer, las cosas van bien, si olvidamos las promesas, las cosas se tuercen, pero el Señor siempre da otra oportunidad demostrando su gran misericordia. En EWTN hemos encontrado la comprensión y afinidad que no hubiéramos encontrado en ningún otro medio. El Señor no conduce al abismo, sino a la vida. Nuestra fe no es triste y represora, sino alegre y esperanzada. Lo que expresamos no es otra cosa que lo que vivimos”.

Pero lo más sorprendente de esta historia, es que los hijos, sin ser coartados en su libertad, han ido sumándose al proyecto, enriqueciéndolo con sus talentos propios. Hay músicos, actores, ilustradores, animadores, guionistas, etc.  “Si esto no es una respuesta del Señor a nuestra consagración, no sabemos qué puede serlo”.  La familia Olguín Mesina, pertenece al Movimiento Apostólico de Schoenstatt.

ENTREVISTA A LA FAMILIA OLGUÍN MESINA
(http://www.infocatolica.com)

La familia chilena Olguín Mesina (Valiván) creó la popular serie infantil de televisión “La Casita sobre la Roca” (EWTN) bajo la inspiración de la cultura medieval. “Quisimos dar a conocer a los niños la figura de un religioso joven, creativo y paternal”. Valeria e Iván, con sus hijos María Valeria, José, María y Jaime, aportan a cada nivel de producción sus talentos y su experiencia en “Barrio Sésamo” (donde crearon guiones, música y claymation).

Además, hacen giras escolares, presentando tres parábolas con títeres de tamaño natural, incluyendo la rana Leopoldo. Hace 26 años llegaron a España, desde donde conceden esta entrevista.


– ¿Cómo les ha influído el Movimiento Apostólico de Schoenstatt al que pertenecen?

– El trabajo de hacer consciente el “ideal personal” que Dios ha dado a cada uno nos hizo descubrir también un “ideal de familia”, que se ha ido concretando en este proyecto de trabajo en común en pro de la evangelización. Todo ello ha sido posible al alero del Santuario de Schoenstatt que regala a esta época unas gracias especiales: acogimiento, transformación interior y envío apostólico.

La Virgen, en su papel de corredentora, nos llama a colaborar con su Hijo. “Nada sin ti, nada sin nosotros” le decimos y trabajamos en una unión que quiere ser total entre lo natural y lo sobrenatural, entre naturaleza y Gracia.

– ¿Cómo decidieron los nombres de los personajes?

– La rana Leopoldo surgió de un proyecto de funciones junto al templo de la Sagrada Familia, Barcelona, para el centenario de Gaudí. Como Gaudí sacaba los modelos para sus esculturas de animales, inventamos que Gaudí había hecho un “casting”.

Una de las gárgolas del templo representa a una rana. José la diseñó y le sacó mucho partido. El personaje fue tan bien acogido por el público infantil, que decidimos incluirlo en el proyecto del monje.

Renata es el nombre de una prima de los chicos, muy dulce. Timoteo fue diseñado y manipulado por Valeria. La abreviación Tim, nos pareció apropiada para un personaje tan breve. Fray Juan toma su nombre del discípulo predilecto que acogió a María. El pelícano Rodolfo salió también del proyecto de Gaudí y es el lazo entre la ermita donde viven los personajes y el mundo exterior. Rodolfo es el nombre de un amigo nuestro muy divertido.


– ¿Qué dificultades han enfrentado en la creación y producción del programa?

– Las dificultades han sido especialmente de medios materiales, aunque estamos conscientes del gran esfuerzo que ha hecho EWTN por sacar el programa adelante. Pero hemos sido muy ambiciosos y a veces apuntamos por encima de nuestras posibilidades. Además, todo proyecto evangelizador tiene que contar con la insidiosa oposición del enemigo, que a veces causa verdaderos estropicios y contratiempos.

Por eso, es muy importante la oración. Es una batalla espiritual. Digamos que es una constante lucha con los impedimentos externos y también con los que surgen de las propias imperfecciones, en un proyecto que tiene una complejidad superior a la que pueden asumir nuestras fuerzas y que no permite muchos fallos.
.

– ¿Cuánto tiempo se tarda en producir cada episodio?

– Demasiado tiempo para lo que consume la programación de cualquier cadena y para nuestra necesidad de ingresos, pero somos muy pocos y en lugar de hacer varias cosas a la vez, debemos hacer una después de la otra, con lo que los plazos se prolongan indefinidamente.

Sabemos que esto se resolvería aumentando el personal en varias veces el actual, pero eso requiere de mucha inversión y nuestra lenta manera de producir no es muy rentable. Por lo tanto, es un círculo vicioso que esperamos romper poco a poco, con esfuerzo y la ayuda de Dios.


– ¿Cómo desarrollan cada tema?

– Cuando hemos decidido los temas y éstos han sido aprobados por EWTN, pedimos el asesoramiento teológico de algunos sacerdotes que son autoridad en la materia. Después hacemos “lluvia de ideas” y vemos algunas líneas de guión posibles, el guionista se encierra a escribirlas y las sometemos a un primer examen entre nosotros.

A veces hay apasionadas discusiones respecto de los guiones, pero por el camino, el guión va enriqueciéndose con el aporte de todos, incluso en el rodaje. Ha habido casos en los que el guión, a punto de rodarse, ha sido reescrito casi por completo.

Las diferencias surgen al tratar de armonizar los distintos objetivos del programa, sobre los que cada cual tiene una acentuación diferente. Tratamos de que la parábola a tratar se concrete en una historia sencilla, muy parecida a la que a cualquier niño podría ocurrirle en su vida cotidiana. A veces los guiones más sencillos son los que tienen detrás un mayor trabajo.


– ¿Siguen siempre el mismo procedimiento para crear cada episodio?

– Tratándose de un trabajo artístico las cosas son bastante impredecibles, aunque intentamos seguir un método sistemático: Idea, guión, story board, utilería, rodaje, postproducción, etc. A veces, en el caso de las canciones, se hace primero la letra y luego la música. Otras veces el músico (Jaime), no se siente motivado por la letra y propone primero una música a la que hay que adecuar los versos.

Es un diálogo creativo muy enriquecedor. Cada episodio tiene sus diferencias y su complejidad propias. No quisiéramos nunca llegar a hacer programas como “churros”, la tele-audiencia católica se merece mucho más, por lo sagrado de los contenidos que intentamos transmitir.


– ¿Qué ventajas y desventajas han tenido trabajando en familia?

– Las ventajas son evidentes, porque pocos equipos humanos pueden funcionar con un grado tan grande de sintonía espiritual y psicológica. Se hace todo en una relación muy íntima y en base a un patrimonio común de experiencias y aprendizajes que se ha cultivado desde la infancia de los hijos. Por eso cada miembro es doblemente precioso e imprescindible en la empresa.

Las dificultades vienen en la forma de funcionar, que depende más del compromiso personal de cada uno y de la madurez en las actitudes, que de motivaciones como sueldo, ascenso, o temor a ser despedido, por ejemplo. Se dan mil oportunidades y se busca a la oveja descarriada con ternura.

Esta nueva forma de empresa no tiene por única finalidad la rentabilidad sino el despliegue de todas las potencialidades del trabajador y su dignificación como persona creativa, participativa y responsable.

Proponemos una empresa donde la autoridad no se ejerza como un privilegio sino como un servicio, y donde las diferentes generaciones se complementen desde su singularidad más propia. En fin, una empresa donde se funcione por magnanimidad y no por egoísmo.


– ¿Tienen un episodio favorito?

– Hay uno que nos gusta por el ambiente intimista que logramos reproducir en el plató, simulando un día de tormenta con rayos y truenos y todos los personajes asustados en torno al protector Fray Juan.

No sabíamos cómo reproducir los rayos y unos días antes del rodaje, un amigo me llamó para decirme que le habían regalado unos “trastos” electrónicos que no sabía para qué eran. Fui a verlos y no podía creer lo que estaba viendo: eran unos flashes profesionales, carísimos, que sirvieron a las mil maravillas para el efecto que buscábamos. ¡Y gratis! La Providencia Divina una vez más nos había sacado del apuro.


– ¿Qué les inspira?

– Una vez estábamos pensando en el guión para la parábola del Fariseo y el Publicano. José e Iván pensaban en la manera de expresar visualmente la justificación del Publicano. Pasaba el rato y no se les ocurría nada. Decidieron rezar al Espíritu Santo. Repitieron una jaculatoria varias veces y de pronto, los dos a la vez tuvieron la misma idea y la expresaron con entusiasmo y al unísono: “¡¿Y qué tal una luz desde el cielo?!” La sorpresa de ambos fue mayúscula.


– ¿Qué mensaje les gustaría que se llevaran los que ven sus programas?

– Se podría resumir en: Dios es Padre, Dios es bueno y nos ama, y que en el colmo de ese amor, nos ha enviado a su hijo Jesús, que murió por nuestros pecados. También quisiéramos dejarles claro algunos mensajes como: la fe católica es alegre y liberadora. La familia debería ser un espejo del amor de Dios a cada uno.


– ¿Qué les parece la programación infantil en general?

– Generalmente, el incentivo principal que tienen las productoras al desarrollar un proyecto, es el económico, no el educativo ni el moral. Si se hacen programas infantiles es casi siempre porque la población infantil es un mercado potencial importante y muy rentable. Los límites que se pongan a la calidad ética de los contenidos, son solo los que convengan a la rentabilidad y los que las autoridades –bastante laxas- determinen.

Por otra parte, los padres no están muy alertas a esta situación y confían demasiado en los criterios de los medios. El resultado de esto es bastante desalentador: los niños están indefensos delante de una pantalla que emite con demasiada frecuencia contenidos valóricos negativos. Aunque a veces tenemos la agradable sorpresa de encontrar algunas producciones con muchos valores. No todo es malo.


– ¿Qué opinan de la programación católica de televisión de hoy en día?

– Lo mejor es la buena voluntad de muchas personas que han tomado conciencia de la importancia de los medios y quieren hacer cosas a costa de su tiempo libre. Lo peor, es que haya tan pocas personas dispuestas a dar algo más que su tiempo libre.

Se tiene miedo a buscar “el Reino de Dios y su justicia”, y que el resto no venga por añadidura. Y así, damos al trabajo evangelizador nuestras horas más cansadas. Así las cosas, nos preguntamos si podremos alguna vez igualar la calidad técnica de los medios comerciales. Y es que con demasiada frecuencia queremos servir a dos señores. Si nos arriesgamos a servir solo al verdadero ¿podrá Él dejarnos en la estacada? Ciertamente que no.


– ¿Qué se podría mejorar?

– Habría que mejorar la unidad de los comunicadores católicos. Si aunamos fuerzas, podremos elevar la calidad de las producciones. Y hay que intentar comunicar desde el corazón. Tenemos un mensaje demasiado intelectualista y abstracto, demasiado verbal y poco visual.

“Una imagen vale más que mil palabras”, dijo Einsestein, y utilizó con mucha eficacia este principio. Con la imagen también se puede mentir impunemente.

Los católicos hemos de ponerla al servicio de la verdad. También hay que mejorar la capacitación de los artistas católicos, a veces tenemos poco respeto por la excelencia. A Dios hay que ofrecerle lo mejor.


– ¿A qué se debe el éxito de “La casita sobre la Roca”?

– En primer lugar, al autor: Jesús, pues está basado en sus parábolas. Solo secundariamente se debe a que hemos puesto al servicio de la evangelización toda la experiencia ganada en trabajos televisivos.

En un momento dado hicimos la opción de no continuar con la vía comercial y hacer algo que realmente valiera la pena (“¿de qué te sirve ganar el mundo si…?”). Claro que si no hubiéramos contado con la benevolencia, la paciencia y la misericordia de Dios, esto no hubiera llegado a ninguna parte.


– ¿Qué planes tienen para el futuro?

– No hacemos planes a largo plazo porque queremos dejarnos llevar por el Señor hacia donde quiera llevarnos. Así siempre tenemos la seguridad de acertar. Nosotros tenemos algunos anhelos y sueños, pero son sólo una parte de las voces con las que Dios nos habla. Otra parte importante son las circunstancias.

Por el momento, solo queremos seguir con la serie y luego ya veremos. Algunos de nuestros hijos aún estudian arte y se preparan para servir mejor al Señor, entre eso y la serie, tenemos completa nuestra capacidad de proyectar.


– ¿Les gustaría añadir algo?

– Sí, agradecer la oportunidad de expresarnos y dar a conocer nuestro trabajo. Deseamos insistir en que nos consideramos solo instrumentos de un proyecto que es ante todo iniciativa del Señor. Nuestra respuesta a ese proyecto, no siempre fiel, es la parte menor.


– Muchísimas gracias por su tiempo y por su gran labor de evangelización.

La familia Olguín Mesina nos recuerda la necesidad de usar con generosidad los talentos y el tiempo que Dios nos ha concedido sin seguir el ejemplo de aquellos de quienes dijo el Señor “han echado de lo que les sobra” (Mc. 12, 44). Que el Seños nos ayude a ser como la viuda y ofrecer todo lo mejor por la gloria de Dios.

www.infocatolica.com 10/11/2009

Más información en www.valivan.com


El maná de cada día, 10.8.12

agosto 10, 2012

Viernes de la 18ª semana de Tiempo Ordinario

San Lorenzo, diácono y mártir

.

Hoy, comenzamos la Novena a San Ezequiel Moreno, agustino recoleto, cuya fiesta se celebra el 19 de éste. La encuentras al final de esta entrada o artículo. Además de unirnos a todos los devotos de San Ezequiel, le confiamos a Dios por su intercesión todas las peticiones de salud y gracias que recibimos en este blog, con mucha frecuencia. Dios se glorifique en esta novena. San Ezequiel, ruega por nosotros. 

.

San Lorenzo, diácono y mártir de Roma

.

PRIMERA LECTURA: 2 Corintios 9, 6-10

Hermanos: El que siembra tacañamente, tacañamente cosechará; el que siembra generosamente, generosamente cosechará. Cada uno dé como haya decidido su conciencia: no a disgusto ni por compromiso; porque al que da de buena gana lo ama Dios.

Tiene Dios poder para colmaros de toda clase de favores, de modo que, teniendo siempre lo suficiente, os sobre para obras buenas. Como dice la Escritura: «Reparte limosna a los pobres, su justicia es constante, sin falta.»

El que proporciona semilla para sembrar y pan para comer os proporcionará y aumentará la semilla, y multiplicará la cosecha de vuestra justicia.


SALMO  111, 1-2. 5-6. 7-8. 9

Dichoso el que se apiada y presta.

Dichoso quien teme al Señor y ama de corazón sus mandatos. Su linaje será poderoso en la tierra, la descendencia del justo será bendita.

Dichoso el que se apiada y presta, y administra rectamente sus asuntos. El justo jamás vacilará, su recuerdo será perpetuo.

No temerá las malas noticias, su corazón está firme en el Señor. Su corazón está seguro, sin temor, hasta que vea derrotados a sus enemigos.

Reparte limosna a los pobres; su caridad es constante, sin falta, y alzará la frente con dignidad.


EVANGELIO: Juan 12, 24-26

En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:

-«Os aseguro que si el grano de trigo no cae en tierra y muere, queda infecundo; pero si muere, da mucho fruto. El que se ama a sí mismo se pierde, y el que se aborrece a sí mismo en este mundo se guardará para la vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde esté yo, allí también estará mi servidor; a quien me sirva, el Padre lo premiará.»


SAN LORENZO, DIÁCONO Y MÁRTIR

Era diácono de la Iglesia de Roma y murió mártir en la persecución de Valeriano, cuatro días después de Sixto II, papa, y sus compañeros, los cuatro diáconos romanos. Su sepulcro se halla junto a la vía Tiburtina, en el campo Verano; Constantino Magno erigió una basílica en aquel lugar. Su culto se había difundido en la Iglesia ya en el siglo IV.


ADMINISTRÓ LA SANGRE SAGRADA DE CRISTO

De los sermones de san Agustín, obispo
(Sermón 304, 1-4: PL 38, 1395-1397)

La Iglesia de Roma nos invita hoy a celebrar el triunfo de san Lorenzo, que superó las amenazas y seducciones del mundo, venciendo así la persecución diabólica. Él, como ya se os ha explicado más de una vez, era diácono de aquella Iglesia. En ella administró la sangre sagrada de Cristo, en ella, también, derramó su propia sangre por el nombre de Cristo.

El apóstol san Juan expuso claramente el significado de la Cena del Señor, con aquellas palabras: Como Cristo dio su vida por nosotros, también nosotros debemos dar nuestra vida por los hermanos. Así lo entendió san Lorenzo; así lo entendió y así lo practicó; lo mismo que había tomado de la mesa del Señor, eso mismo preparó. Amó a Cristo durante su vida, lo imitó en su muerte.

También nosotros, hermanos, si amamos de verdad a Cristo, debemos imitarlo. La mejor prueba que podemos dar de nuestro amor es imitar su ejemplo, porque Cristo padeció por nosotros, dejándonos un ejemplo para que sigamos sus huellas. Según estas palabras de san Pedro, parece como si Cristo sólo hubiera padecido por los que siguen sus huellas, y que la pasión de Cristo sólo aprovechara a los que siguen sus huellas.

Lo han imitado los santos mártires hasta el derramamiento de su sangre, hasta la semejanza con su pasión; lo han imitado los mártires, pero no sólo ellos. El puente no se ha derrumbado después de haber pasado ellos; la fuente no se ha secado después de haber bebido ellos.

Tenedlo presente, hermanos: en el huerto del Señor no sólo hay las rosas de los mártires, sino también los lirios de las vírgenes y las yedras de los casados, así como las violetas de las viudas. Ningún hombre, cualquiera que sea su género de vida, ha de desesperar de su vocación: Cristo ha sufrido por todos. Con toda verdad está escrito de él que quiere que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad.

Entendamos, pues, de qué modo el cristiano ha de seguir a Cristo, además del derramamiento de sangre, además del martirio. El Apóstol, refiriéndose a Cristo, dice: A pesar de su condición divina, no hizo alarde de su categoría de Dios. ¡Qué gran majestad! Al contrario, se despo­jó de su rango y tomó la condición de esclavo, pasando por uno de tantos. ¡Qué gran humildad!

Cristo se rebajó: esto es, cristiano, lo que debes tú procurar. Cristo se sometió: ¿cómo vas tú a enorgullecerte? Finalmente, después de haber pasado por semejante humillación y haber vencido la muerte, Cristo subió al cielo: ­sigámoslo.

Oigamos lo que dice el Apóstol: Ya que habéis resucitado con Cristo, aspirad a los bienes de arriba, donde está Cristo, sentado a la derecha de Dios.

Oración

Señor Dios nuestro, encendido en tu amor, san Lorenzo se mantuvo fiel a tu servicio y alcanzó la gloria en el martirio; concédenos, por su intercesión, amar lo que él amó y practicar sinceramente lo que nos enseñó. Por nuestro Señor Jesucristo.


San Ezequiel Moreno, agustino recoleto


NOVENA A SAN EZEQUIEL MORENO

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Aquí me tienes, Dios mío y Padre mío, en tu presencia. Humildemente te pido perdón de todas mis culpas y la gracia de perseverar en tu santo servicio hasta la muerte. Deseo durante estos nueve días recordar las virtudes de san Ezequiel Moreno para renovar mi fe y mi entrega a ti, mi Señor.

Por intercesión de san Ezequiel, te ruego escuches mis ruegos y me concedas la gracia especial que te pido en esta novena. Finalmente, te encomiendo a todos los enfermos, en particular a los terminales y a los que sufren de cáncer. Por Jesucristo nuestro Señor.- Amén.

DÍA 1º.- San Ezequiel nació en un hogar pobre muy cristiano. La formación y ejemplo que recibió en la familia suscitaron la vocación religiosa y misionera y orientaron toda su vida hacia el servicio a los hombres y la santidad. (Pausa de reflexión y oración)

En este día te pedimos, Dios nuestro, padre de toda familia en el cielo y en la tierra, por la santificación de los hogares, por la formación cristiana de la juventud y por las vocaciones a la vida religiosa y sacerdotal. Por Jesucristo Nuestro Señor.- Amén.

(Pídase la gracia especial que se desee alcanzar en la novena)

Padrenuestro, Avemaría y Gloria.

San Ezequiel Moreno, ruega por nosotros.

ORACIÓN FINAL PARA TODOS LOS DÍAS

Padre nuestro: la oración confiada y la certeza de la intercesión de san Ezequiel son para mí un remanso de paz y de consuelo en mis penas y trabajos. Haz que sus ejemplos me estimulen siempre hacia el bien y que no me falte nunca su protección bondadosa. Te lo pido por Jesucristo Nuestro Señor.- Amén.


A %d blogueros les gusta esto: