¿Se equivocó de puerta?

febrero 15, 2012

.
El aborto no es un mal aislado, sino un signo de una sociedad enferma: las clínicas abortistas no tienen problema alguno para publicitarse, mientras son censurados anuncios publicitarios que ‘osan’ recordar a los padres su derecho a decidir la educación religiosa de sus hijos.

.
José Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián

.
El mes de enero finalizaba con una de esas noticias que está a medio camino entre lo anecdótico, lo dramático y lo emotivo: Me refiero al hallazgo, por parte de un indigente, de un bebé abandonado dentro de una bolsa, en la Iglesia de los Padres Carmelitas de San Sebastián.

Inmediatamente era detenida la madre de la criatura, una mujer inmigrante, quien declaró que se había visto obligada a abandonar a su hijo por falta de recursos.

Personalmente, me llamó la atención que aquella noticia corriese como la pólvora por la ciudad y el resto de la provincia; y por un momento tuve la sensación de que se hablaba de ella con la misma admiración y extrañeza como cuando salta la noticia en el barrio de un premiado por la lotería. Recuerdo haber escuchado en aquellos días a muchas personas exclamaciones de este tenor: “¡Ya me lo podían dar a mí!”.

Pues bien, no es mi intención ‘aguar la fiesta’, pero pienso que el hecho de que aquel suceso haya ‘pasado de largo’, sin una reflexión crítica sobre los valores contradictorios de nuestra cultura, es un síntoma más de la dictadura del relativismo que padecemos, que nos prohíbe salirnos de la ‘partitura’ de lo políticamente correcto.

A escasos metros de la puerta de esa Iglesia y en la misma acera, existe otra puerta muy distinta. Es la puerta de una clínica abortista, en cuyo escaparate se publicita el aborto, como si de una ortodoncia se tratase. Paradójicamente, si aquella joven madre hubiese elegido esta ‘otra puerta’, no habría sido noticia, ni habría sido detenida, ni tendría que afrontar ahora la previsible pena de dieciocho meses a tres años de cárcel, por abandono de un menor… ¿El mundo al revés? ¡Lo cierto es que la vida ha triunfado sobre la muerte en este caso! Ese niño vive, y será acogido por unos padres que le amarán como a uno más de sus hijos.

¿Cómo es posible que tantos entre nosotros suspiren por conseguir una adopción en el extranjero, y al mismo tiempo sacrifiquemos la vida de miles y miles de inocentes? ¿No será que el materialismo y la secularización han reducido la vida a un mero objeto de deseo?

El episodio del niño abandonado a la puerta de una iglesia nos ha traído a la memoria aquel pasaje bíblico que narra la disputa entre dos mujeres, y el grito que una de ellas dirigió al rey Salomón: “Por favor, mi señor, ¡que le entreguen el niño a esa mujer, pero que no lo maten!” (cf. 1 Reyes 3, 16-28). Mientras que la primera mujer estaba cegada por la lógica posesiva y destructiva, la verdadera madre priorizó la vida y el bien de su hijo por encima de todo.

El feminismo que reivindica el aborto como instrumento de emancipación de la mujer vive de espaldas a la realidad. Lo cierto es que el aborto eleva exponencialmente las probabilidades de quebrantar la salud psíquica de las mujeres (cf. British Journal of Psychiatry, diciembre de 2008). Y por si hubiere alguna duda, el aborto se ha convertido en una criba selectiva del sexo; de forma que hay países como China, en los que nacen 119 niños por cada 100 niñas. ¡El aborto se ha traducido en un suicido demográfico, psicológico y moral de la mujer!

Por ello, y sin perder el tiempo en lamentaciones, en San Sebastián continúa trabajando un grupo “rescate” de niños con riesgo de ser abortados, bajo la coordinación de la Fundación “Red Madre” (Tfno. 902 188 988). Su método consiste en ofrecer alternativas: acompañamiento a las embarazadas en riesgo, pisos de acogida, asistencia médica y jurídica, etc. He aquí los verdaderos y auténticos ‘progresistas’: los que luchan por la vida de los inocentes injustamente condenados, y por sus madres.

Pero el aborto no es un mal aislado, sino un signo de una sociedad enferma. Y ‘para muestra un botón’: Las clínicas abortistas no tienen problema alguno para publicitarse, mientras que son censurados unos anuncios publicitarios que ‘osan’ recordar a los padres el derecho que tienen a decidir sobre la educación religiosa de sus hijos. Uno no puede por menos de dar la razón a Chesterton: “Quitad lo sobrenatural y no encontraréis lo natural, sino lo antinatural”.

Finalmente, y en coherencia con nuestra apuesta por la vida, aprovecho esta ocasión para anunciar públicamente un acto oracional ‘por la paz y la reconciliación de nuestro pueblo’. Lo realizaremos simultáneamente las diócesis de Bilbao, Vitoria y San Sebastián; y en nuestro caso, se llevará a cabo en la Parroquia IESU, en Riberas de Loiola de San Sebastián, el sábado día 25 de febrero, a las 12:00 del mediodía. El lema elegido es significativo: “¡Busca la paz y corre tras ella!”-“Zorionekoak bakegileak!”.

http://www.forumlibertas.com/


El maná de cada día, 15.2.12

febrero 15, 2012

.
Miércoles de la 6ª Semana del Tiempo Ordinario

.

La felicidad está en la práctica del amor perfecto

.

Primera lectura: Santiago 1, 19-27

Tened esto presente, mis queridos hermanos: sed todos prontos para escuchar, lentos para hablar y lentos para la ira. Porque la ira del hombre no produce la justicia que Dios quiere.

Por lo tanto, eliminad toda suciedad y esa maldad que os sobra y aceptad dócilmente la Palabra que ha sido plantada y es capaz de salvaros. Llevadla a la práctica y no os limitéis a escucharla, engañándoos a vosotros mismos, pues quien escucha la Palabra y no la pone en práctica, se parece a aquel que se miraba la cara en el espejo, y apenas se miraba, daba media vuelta y se olvidaba de cómo era. Pero el que se concentra en la ley perfecta, la de la libertad, y es constante, no para oír y olvidarse, sino para ponerla por obra, éste encontrará la felicidad en practicarla.

Hay quien se cree religioso y no tiene a raya su lengua; pero se engaña, su religión no tiene contenido. La religión pura e intachable a los ojos de Dios Padre es ésta: visitar huérfanos y viudas en sus tribulaciones y no mancharse las manos con este mundo.
.
.
Salmo 14, 2-3ab.3cd-4ab

¿Quién puede habitar en tu monte santo, Señor?

El que procede honradamente y practica la justicia, el que tiene intenciones leales y no calumnia con su lengua. 

El que no hace mal a su prójimo ni difama al vecino, el que considera despreciable al impío y honra a los que temen al Señor.

El que no presta dinero a usura ni acepta soborno contra el inocente. El que así obra nunca fallará.
.
.
Evangelio: Marcos 8, 22-26

En aquel tiempo, Jesús y los discípulos llegaron a Betsaida. Le trajeron un ciego pidiéndole que lo tocase.

Él lo sacó de la aldea, llevándolo de la mano, le untó saliva en los ojos, le impuso las manos y le preguntó: «¿Ves algo?»
Empezó a distinguir y dijo: «Veo hombres, me parecen árboles, pero andan.»

Le puso otra vez las manos en los ojos; el hombre miró; estaba curado, y veía todo con claridad.
Jesús lo mandó a casa diciéndole: «No se lo digas a nadie en el pueblo.»

.

 

************************************

************

 

El Papa: El Amor de Dios permite vencer el mal y pruebas de la enfermedad

.

VATICANO, 05 Feb. 12 (ACI/EWTN Noticias) .- El Papa Benedicto XVI señaló en el rezo del ángelus de este domingo que la fe en el amor de Dios permite superar las pruebas que la enfermedad pone a las personas; incluso aquellas que parecen insuperables.

En una blanca Plaza de San Pedro a causa de la intensa nevada y en el marco de la Jornada Mundial del Enfermo que se celebra el próximo 11 de febrero, Fiesta de la Virgen de Lourdes, el Santo Padre señaló que la enfermedad “es siempre una prueba que puede hacerse larga y difícil”.

El Papa indicó que “cuando la sanación no llega y los sufrimientos se prolongan, estamos como abatidos, aislados y entonces nuestra existencia se deprime y se deshumaniza”. Es entonces que “la Palabra de Dios nos enseña que existe una actitud decisiva y de fondo con la cual afrontar la enfermedad y es aquella de la fe”.

“Pero ¿fe en qué cosa? En el amor de Dios. He aquí la verdadera respuesta que supera radicalmente el mal. Como Jesús que ha afrontado al Maligno con la fuerza del amor que le venía del Padre, así podemos afrontar y vencer las pruebas de la enfermedad teniendo nuestro corazón inmerso en el amor de Dios”.

Además, “Jesús lo repite siempre a las personas que alivia: Tu fe te ha salvado. Incluso ante la muerte, la fe hace posible aquello que humanamente no lo es”, dijo.

En referencia al Evangelio de hoy en el que Jesús cura a enfermos, el Papa Benedicto XVI exhortó a hacer “también nosotros como la gente de los tiempos de Jesús”, y “espiritualmente presentémosle a Él a todos los enfermos, confiados en que Él quiere y puede sanarlos”.

Tras recordar las palabras de Jesús “no son los sanos los que tienen necesidad del médico, sino los enfermos”, en relación también a los pecadores, el Papa dijo que la enfermedad es una condición típicamente humana, “en la que experimentamos que no somos autosuficientes, sino que tenemos necesidad de los demás”.

En ese sentido, dijo, “¡la enfermedad puede ser un momento saludable en el cual se puede experimentar la atención de los demás y brindar atención a los demás!”.

El Pontífice dijo además que “las enfermedades son el signo de la acción del mal en el mundo y el hombre, mientras que la sanación demuestra que el Reino de Dios está cerca. Jesucristo ha venido a derrotar el mal de la raíz y las curaciones son el anuncio previo de su victoria, su Muerte y Resurrección”.

El Papa recordó el ejemplo de la joven Beata Chiara “Luce” (luz) Badano, quien falleció a los 18 años tras sufrir cáncer a los huesos. En su camino, dijo el Santo Padre, asombraba por su “luz y confianza” a quienes la visitaban.

“En la enfermedad, todos tenemos necesidad de calor humano y para confortar a una persona enferma, más que las palabras, cuenta la cercanía sincera”, agregó.

En su saludo en español el Papa dijo que Jesús “une estrechamente su predicación y cuidado por los enfermos a una intensa oración y de este modo el Maestro se prolonga también hoy en la vida y misión de la Iglesia”.

“Que la Virgen María asista a cada uno de sus hijos para saber conjugar siempre la actividad apostólica y misionera con una ferviente plegaria a Dios”, añadió.


A %d blogueros les gusta esto: