«Ser prior de Yuso es un reto y también supone un estímulo para mí»

agosto 31, 2011

P. Pedro Merino

.

Fray Pedro Merino Camprovín

Prior del Monasterio de Yuso

San Millán de la Cogolla

.

Publicado en larioja.com

El agustino recoleto Pedro Merino Camprovín nació en Villar de Torre en 1938 y llega a Yuso tras regir la residencia universitaria de los recoletos en Salamanca.

– ¿Qué supone para un nacido en El Valle hacerse cargo de una casa como ésta?

– Para mí supone reencontrarme con las raíces. Llevo fuera aproximadamente cincuenta años. Me fui a Salamanca a estudiar teología en el 58 y he venido muchas veces en vacaciones ya que tengo hermanas en San Millán, en Berceo y en Villar de Torre. Y me acerco por gusto al monasterio para pasear con los frailes. Pero ahora tengo una misión concreta de trabajo, es otra responsabilidad.

– Conjugar lo religioso con lo turístico y lo simbólico, ¿es complejo?

– La vida es compleja y por tanto si aquí, en Yuso, hay vida, hay complejidad. Lo importante es empezar por lo primero y en una comunidad, para un prior, lo primero son sus hermanos. El prójimo más próximo son los religiosos con los cuales hemos de compartir la vida. Hay que repartir responsabilidades, hay que mantener un nivel de vida consagrada y desde ahí dar lo mejor de nuestra vida como respuesta a este mundo, que en parte es turístico, en parte cultural, en parte es institucional, pero siempre desde la comunidad. Y ellos están los primeros en la mirada del prior.

– ¿La vida religiosa de un convento como Yuso es diferente a la de una residencia universitaria?

– Esto supone un reto y un estímulo. Uno va activando respuestas y pone en marcha un mecanismo de compromiso de acuerdo a la situación. Yo vengo de un ambiente donde los jóvenes te ponen joven, donde te exigen imaginación permanente. Y ahora vengo a un contexto totalmente distinto donde los religiosos tienen otro tipo de necesidades humanas, eso es lo importante, ver siempre personas. Ellos esperan algo de ti y tú les tienes que dar respuestas a esas necesidades. Visto desde una realidad trascendente y espiritual, me parece que es muy fácil integrar las necesidades de los hermanos y dar lo mejor de mí.

– Este será su primer San Agustín como prior de Yuso.

– En esta fiesta la figura principal es San Agustín, el resto somos ‘invitados’, y sentirme invitado me complace y agrada. En esta ocasión de manera especial, porque significa una acogida paterna, una llamada al afecto, a la paz que nos da el sentirnos acogidos por alguien de esa talla y que conlleva una realidad que es el convivir y juntarnos con los religiosos que están de vacaciones o con nuestros familiares y amigos. Resulta para mí un día muy grato.


A %d blogueros les gusta esto: