San Millán recupera su esplendor

enero 24, 2011

Monasterio de San Millán de la Cogolla

.

Después de tres años de oscuridad, el martes llega la nueva luz al templo de San Millán de la Cogolla

.

Tomado de larioja.com

.

«Lunes, a 28 de junio de 1540 seyendo pontifice Paulo tercio e reynando en España el emperador Carlos e su madre doña Juana e seyendo Abbad de Sant Millan Fray Pedro de Arenzana, el dicho día se acabó la iglesia nueva e se puso la postrimera piedra en la capilla segunda de sobre el coro de la nao mayor, la qual piedra puso el dicho abad con sus manos e la bendixo con mucha solemnidad».

Así nos relata el teniente de cura Fray Pedro Martínez en el libro de bautizados la colocación de la última piedra de la iglesia que los mismos benedictinos comenzaron 36 años antes. La solemnidad que celebrarán los agustinos recoletos el próximo martes, 25 de enero, será menos ceremoniosa pero no menos emotiva, ya que han sido tres duros años de trabajos los que tienen como resultado la rehabilitación del viejo templo del emilianense monasterio de Yuso.

Como en su tiempo los benedictinos contaron con la ayuda de los monarcas y acaudalados señores feudales, ahora los “reyes” de las subvenciones son los políticos y las fundaciones de bancos y cajas.

Yuso, gracias al esfuerzo de la Fundación San Millán de la Cogolla, consiguió aunar los esfuerzos del Gobierno de La Rioja y la Fundación Caja Madrid, que aportaron 2 millones de euros cada uno para comenzar el 12 de noviembre del 2007 los trabajos imprescindibles para detener el deterioro que lentamente corroía, literalmente en el caso de la piedra de las columnas del templo, una de las joyas monásticas riojanas y universales.

Se picaron los paramentos, se levantaron las losas de piedra del suelo y se hicieron catas arqueológicas para encontrar, y posteriormente tapar con polémica incluida, el majestuoso templo románico que, en palabras de los arqueólogos encargados de las catas, «pudo ser de las más grandes iglesias románicas de España», comparable en belleza con San Martín de Frómista o la catedral de Jaca.

Principales reformas

Se pintaron los techos deteriorados por las humedades; se cambió la iluminación de retablos y el sistema eléctrico del templo; se restauraron los bienes muebles, colocándolos en su enclave original –como era el caso de las figuras-relicario que peregrinaron por diversas estancias del monasterio hasta su retorno junto al tabernáculo de la iglesia–, se eliminaron las añadiduras, algunas de infausto recuerdo, que dañaban e inclusive aceleraban la degradación de la piedra; la parte musical también tuvo su espacio en la rehabilitación integral del templo con la limpieza del órgano barroco de estilo español, con una impresionante trompetería, que resonará seguramente en la ceremonia de reapertura del templo el próximo martes 25 de enero.

Durante estos tres años las obras han estado parcialmente abiertas para que los visitantes del monasterio pudiesen ver, a menor escala que en la catedral vitoriana, cómo se desarrollaban los trabajos de rehabilitación. Los escolares han podido aprender cómo se edificaban las iglesias y cuáles eran las técnicas constructivas de los maestros canteros para los arcos y columnas. En total han sido más de 3.600 alumnos los que han pasado por las aulas didácticas, que han fomentado entre los estudiantes riojanos la sensibilización por el patrimonio y la conservación y restauración de las obras arquitectónicas, artísticas y naturales en San Millán de la Cogolla.

Últimos talleres

Los talleres impartidos por la Fundación Caja Madrid acogerán el martes desde las 11 de la mañana a los últimos alumnos, que serán los 17 estudiantes del colegio público Padre Joaquín Peña, perteneciente al CRA Entrevalles, y que por vivir en San Millán de la Cogolla y Berceo están siempre presentes como parte de su educación, acompañados por sus profesores, en los actos significativos que ocurren en el monasterio de Yuso.

Han sido más de 16 millones de euros los invertidos en San Millán desde que en 1997 se elaborase el Plan Director del monasterio de Yuso, y que con la restauración del viejo refectorio monástico marcará el punto final de los trabajos señalados en el proyecto de restauración integral del ‘Escorial riojano’. Si bien quedarán pendientes de restauración la torre y el lucernario del templo, que aunque en un principio estaban contemplados en la rehabilitación integral de la iglesia han tenido que posponerse ante las diversas variaciones y modificaciones que el proyecto original sufrió por la ampliación del estudio arqueológico en la iglesia monástica.

Con la reapertura de la iglesia se recupera, y pocas veces se ha significado este detalle, principalmente la parroquia del pueblo de San Millán de la Cogolla, que durante estos años ha utilizado una pequeña ermita, demasiado pequeña para actos multitudinarios, viviendo un ‘exilio forzoso’ con la esperanza de utilizar la iglesia que los vio nacer, vivir y morir a ellos y sus seres queridos dando sentido de continuidad al deseo primario de los benedictinos, creando una iglesia para gloria de Dios y muestra a los hombres de la belleza divina.

Junto al culto se recupera también uno de los espacios vitales en la visita al monasterio de Yuso, ya que desde el claustro procesional se accede al templo por la puerta plateresca como inigualable marco de una vista catedralicia de una iglesia abacial construida con tres naves de igual altura y unas impresionantes columnas exentas que no soportaron las inundaciones acaecidas en julio de 1595.

La iglesia que ahora veremos fue reconstruida en su muro noroeste por los arquitectos Juan Pérez de Solarte y Pedro de la Torre, que rebajaron los arcos laterales, creando las capillas actuales.

Dentro de la iglesia podremos ver en su máxima belleza las pinturas que el monje benedictino Juan Rizzi, hijo del boloñés Antonio Rizzi –que pintó para Felipe II en la obra del Escorial–, y que muestra las enormes influencias de la escuela toledana y el manierismo heredado por su maestro Mayno, discípulo del Greco.

La batalla de Hacinas y la ayuda de san Millán al conde castellano Fernán González disputan el espacio a la advocación mariana de la Asunción, donde dicen las viejas leyendas se puede encontrar al pintor autorretratado junto a su gran amigo y mecenas el abad emilianense Fray Ambrosio Gómez, que lo convenció para venir hasta Yuso para pintar los 23 lienzos que se conservan actualmente en San Millán, más algunos otros que se perdieron por el paso del tiempo, algunos de grandioso tamaño, en los apenas tres años que vivió en la abadía riojana.

Una de las joyas recuperadas en la reciente obra es la capilla de san Agustín y sus hermosas pinturas murales realizadas en temple y óleo, que se encontraban oscurecidas desde hace siglos por el humo de las velas, y dañadas por las filtraciones provenientes de los tejados.

El coro de nogal, la puerta del trascoro y su óculo atravesado por el sol del equinoccio como ejemplo de la correcta alineación del templo, el plateresco arco escarzano y su atrevida bóveda del coro alto o el hermoso púlpito atribuido a la escuela del mismísimo Berruguete adornan la iglesia.

Todo ello engrandecerá la visita de una de las joyas que el turismo riojano recupera para la temporada más dura en años, marcada por la crisis económica, y que se iniciará en abril con la Semana Santa.


Domingo III del Tiempo Ordinario

enero 23, 2011

.

 

Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres

.

PRIMERA LECTURA: Isaías 8, 23b-9, 3.

En otro tiempo el Señor humilló el país de Zabulón y el país de Neftalí; ahora ensalzará el camino del mar, al otro lado del Jordán, la Galilea de los gentiles.

El pueblo que caminaba en tinieblas vio una luz grande; habitaban tierra de sombras, y una luz les brilló.

Acreciste la alegría, aumentaste el gozo; se gozan en tu presencia, como gozan al segar, como se alegran al repartirse el botín.

Porque la vara del opresor, y el yugo de su carga, el bastón de su hombro, los quebrantaste como el día de Madián.

.

SALMO 26

El Señor es mi luz y mi salvación.

El Señor es mi luz y mi salvación, ¿a quién temeré? El Señor es la defensa de mi vida, ¿quién me hará temblar?

Una cosa pido al Señor, eso buscaré: habitar en la casa del Señor por los días de mi vida; gozar de la dulzura del Señor, contemplando su templo.

Espero gozar de la dicha del Señor en el país de la vida.  Espera en el Señor, sé valiente, ten ánimo, espera en el Señor.

.

SEGUNDA LECTURA: 1 Corintios 1, 10-13. 17

Os ruego, hermanos, en nombre de nuestro Señor Jesucristo: poneos de acuerdo y no andéis divididos. Estad bien unidos con un mismo pensar y sentir.

Hermanos, me he enterado por los de Cloe que hay discordias entre vosotros.  Y por eso os hablo así, porque andáis divididos, diciendo: «Yo soy de Pablo, yo soy de Apolo, yo soy de Pedro, yo soy de Cristo.»

¿Está dividido Cristo? ¿Ha muerto Pablo en la cruz por vosotros? ¿Habéis sido bautizados en nombre de Pablo?

Porque no me envió Cristo a bautizar, sino a anunciar el Evangelio, y no con sabiduría de palabras, para no hacer ineficaz la cruz de Cristo.

.

EVANGELIO: Mateo 4, 12-23

Al enterarse Jesús de que habían arrestado a Juan, se retiró a Galilea.  Dejando Nazaret, se estableció en Cafarnaún, junto al lago, en el territorio de Zabulón y Neftalí.  Así se cumplió lo que había dicho el profeta Isaías: «País de Zabulón y país de Neftalí, camino del mar, al otro lado del Jordán, Galilea de los gentiles.

El pueblo que habitaba en tinieblas vio una luz grande; a los que habitaban en tierra y sombras de muerte, una luz les brilló.»

Entonces comenzó Jesús a predicar diciendo: «Convertíos, porque está cerca el reino de los cielos.»

Pasando junto al lago de Galilea, vio a dos hermanos, a Simón, al que llaman Pedro, y a Andrés, su hermano, que estaban echando el copo en el lago, pues eran pescadores.

Les dijo: «Venid y seguidme, y os haré pescadores de hombres.»

Inmediatamente dejaron las redes y lo siguieron.

Y, pasando adelante, vio a otros dos hermanos, a Santiago, hijo de Zebedeo, y a Juan, que estaban en la barca repasando las redes con Zebedeo, su padre.  Jesús los llamó también.

Inmediatamente dejaron la barca y a su padre y lo siguieron.

Recorría toda Galilea, enseñando en las sinagogas y proclamando el Evangelio del reino, curando las enfermedades y dolencias del pueblo.

.

.

CRISTO ESTÁ PRESENTE EN SU IGLESIA

.

De la Constitución Sacrosanctum Concilium, sobre la sagrada liturgia, del Concilio Vaticano II

Cristo está siempre presente en su Iglesia, sobre todo en la acción litúrgica. Está presente en el sacrificio de la misa, tanto en la persona del ministro, ofreciéndose aho­ra por ministerio de los sacerdotes el mismo que enton­ces se ofreció en la cruz, como, sobre todo, bajo las espe­cies eucarísticas. Está presente con su fuerza en los sa­cramentos, de modo que, cuando alguien bautiza, es Cris­to quien bautiza. Está presente en su palabra, pues, cuan­do se lee en la Iglesia la sagrada Escritura, es él quien ha­bla. Está presente, por último, cuando la Iglesia suplica y canta salmos, pues él mismo prometió: Donde dos o tres están reunidos en mi nombre, allí estoy yo en medio de ellos.

En verdad, en esta obra tan grande, por la que Dios es perfectamente glorificado y los hombres santificados, Cristo asocia siempre consigo a su amadísima esposa, la Iglesia, que invoca a su Señor y por él tributa culto al P eterno.

Con razón, pues, se considera a la liturgia como el ejer­cicio del sacerdocio de Jesucristo. En ella, los signos sen­sibles significan y realizan, cada uno a su manera, la santificación del hombre; y así el cuerpo místico de Je­sucristo, es decir, la cabeza y sus miembros, ejerce el culto público íntegro.

En consecuencia, toda celebración litúrgica, por ser obra de Cristo sacerdote y de su cuerpo, que es la Iglesia, es la acción sagrada por excelencia, cuya eficacia no es igualada, con el mismo título y en el mismo grado, por ninguna otra acción de la Iglesia.

En la liturgia terrena participamos, pregustándola, de aquella liturgia celestial que se celebra en la ciu­dad santa de Jerusalén, hacia la cual nos dirigimos como peregrinos, y donde Cristo, ministro del santuario y de la tienda verdadera, está sentado a la derecha de Dios; con todos los coros celestiales, cantamos en la liturgia el himno de la gloria del Señor; veneramos la memoria de los santos, esperando ser admitidos en su asamblea; aguardamos un Salvador: el Señor Jesucristo hasta que aparezca él, vida nuestra; entonces también nosotros apareceremos, juntamente con él, en gloria.

La Iglesia, por una tradición apostólica que se remonta al mismo día de la resurrección de Cristo, celebra el miste­rio pascual cada ocho días, en el día que es llamado con razón día del Señor o domingo. En este día, los fieles de­ben reunirse a fin de que, escuchando la palabra de Dios y participando en la eucaristía, celebren el memorial de la pasión, resurrección y gloria del Señor Jesús, y den gra­cias a Dios, que, por la resurrección de Jesucristo de entre los muertos, nos ha hecho nacer de nuevo para una espe­ranza viva. Por esto, el domingo es la fiesta primordial, que debe inculcarse a la piedad de los fieles, de modo que sea también día de alegría y de liberación del trabajo. No deben anteponérsele otras solemnidades, a no ser que sean realmente de suma importancia, puesto que el do­mingo es el fundamento y el núcleo de todo el año li­túrgico (Nums. 7-8. 106).

.


Santidad del matrimonio y de la familia

enero 22, 2011

.

Familia cristiana, iglesia doméstica.

.

De la Constitución pastoral Gaudium et spes,

sobre la Iglesia en el mundo actual, del Concilio Vaticano II

.

El hombre y la mujer, que por el pacto conyugal ya no son dos, sino una sola carne, con la íntima unión de perso­nas y de obras se ofrecen mutuamente ayuda y servicio, experimentando así y logrando, más plenamente cada día, el sentido de su propia unidad.

Esta íntima unión, por ser una donación mutua de dos personas, y el mismo bien de los hijos exigen la plena fidelidad de los esposos y urgen su indisoluble unidad.

Cristo, el Señor, bendijo abundantemente este amor mul­tiforme que brota del divino manantial del amor de Dios y que se constituye según el modelo de su unión con la Iglesia.

Pues, así como Dios en otro tiempo buscó a su pueblo con un pacto de amor y de fidelidad, así ahora el Salvador de los hombres y Esposo de la Iglesia sale al encuentro de los esposos cristianos por el sacramento del matrimonio. Permanece, además, con ellos para que, así como él amó a su Iglesia y se entregó por ella, del mismo modo, los es­posos, por la mutua entrega, se amen mutuamente con perpetua fidelidad.

El auténtico amor conyugal es asumido por el amor di­vino y se rige y enriquece por la obra redentora de Cristo y por la acción salvífica de la Iglesia, para que los esposos sean eficazmente conducidos hacia Dios y se vean ayuda­dos y confortados en su sublime papel de padre y madre.

Por eso, los esposos cristianos son robustecidos y como consagrados para los deberes y dignidad de su estado, gracias a este sacramento particular; en virtud del cual, cumpliendo su deber conyugal y familiar, imbuidos por el espíritu de Cristo, con el que toda su vida queda impreg­nada de fe, esperanza y caridad, se van acercando cada vez más hacia su propia perfección y mutua santificación, y así contribuyen conjuntamente a la glorificación de Dios.

De ahí que, cuando los padres preceden con su ejemplo y oración familiar, los hijos, e incluso cuantos conviven en la misma familia, encuentran más fácilmente el cami­no de la bondad, de la salvación y de la santidad. Los es­posos, adornados de la dignidad y del deber de la pater­nidad y maternidad, habrán de cumplir entonces con dili­gencia su deber de educadores, sobre todo en el campo religioso, deber que les incumbe a ellos principalmente.

Los hijos, como miembros vivos de la familia, contribu­yen a su manera a la santificación de sus padres, pues, con el sentimiento de su gratitud, con su amor filial y con su confianza, corresponderán a los beneficios recibidos de sus padres y, como buenos hijos, los asistirán en las adver­sidades y en la soledad de la vejez (Num. 48).

.


Agenda escolar de la Unión Europea omite Navidad y otras fechas cristianas

enero 21, 2011

.

¿Por error? ¿Por qué?


SE PRETENDE TAPAR EL SOL

CON EL DEDO

.

La Comisión Europea ha lanzado una agenda escolar para el año 2011-2012 en la que omite todas las fiestas cristianas, incluso Navidad, pero sí incluye fechas importantes del calendario judío y musulmán.

La Unión Europea (UE) ha impreso tres millones de ejemplares de esta agenda que se distribuye gratuitamente a los maestros para que ellos luego la repartan entre sus alumnos. Para obtenerla basta con solicitarla.

Al respecto la política francesa, ex ministra y consultora del Pontificio Consejo para la Familia, Christine Boutin, señaló este 11 de enero que la agenda simplemente descarta el cristianismo, “la religión practicada o reconocida como la formadora del ensamblaje cultural de nuestro ‘viejo’ continente“.

Para la también presidenta del Partido Cristiano-Demócrata (PCD) en Francia, el cristianismo “simplemente ha desaparecido de las arcas de la tecnocracia de Bruselas (sede de la UE) para caer en los limbos de la ignorancia colectiva“.

Boutin denuncia además que esta agenda propone “celebrar el Baisakhi-Day de los sikh, el Yom Kippour judío, el Janmâshtami hindú, el Aïd-el-Kébir musulmán, pero no la Navidad“.

Sobre este “inaceptable olvido” el PCD ha lanzado una petición a la UE para que la agenda, en su versión actual, no sea distribuida; y que la versión que se entregue a los niños y jóvenes mencione explícitamente las fechas cristianas.

Este grupo explica que “el papel de la religión cristiana en la formación de Europa es un hecho histórico innegable” que la UE no puede obviar pues eso sería “pretende instruir a los jóvenes negando una religión que ha contribuido mucho a su construcción y unidad”.

En la petición también señalan que “la religión cristiana es la primera de las religiones en Europa. Es impensable por ello que sea negada pues reviste una importancia muy grande en la vida de todos”.

Para unirse a esta solicitud (en francés e inglés) puede ingresar a: http://www.agendaeurope.fr/

.


Exdirectora de clínica de abortos narra su conversión al catolicismo y causa pro-vida

enero 20, 2011

.

La autora en la portada del libro

.

WASHINGTON D.C., 17 Ene. 11 (ACI)

“UnPlanned” (No planificado) es el libro en el que la activista Abby Johnson detalla cómo dejó su trabajo de directora de una clínica de abortos de la cadena Planned Parenthood (PP) para convertirse en defensora de la vida y abrazar la fe católica.

Johnson se convirtió en figura pública en noviembre de 2009 cuando un juez desechó una demanda de Planned Parenthood que pretendía silenciarla. La prensa estadounidense divulgó su sorprendente cambio y hoy su testimonio le permite salvar vidas de no nacidos en todo el país.

A pesar de los problemas legales y ataques personales de sus exempleadores, Johnson narra su historia completa en el libro publicado por Ignatius Press y de venta en librerías locales desde el 11 de enero.

En el volumen, explica por qué dejó la industria del aborto para formar parte del movimiento pro-vida, rechazar incluso la anticoncepción y abrazar la fe católica.

Johnson comenzó como voluntaria en PP y llegó a dirigir la clínica de abortos Bryan/College Station, Texas (Estados Unidos).

Ella misma se sometió a dos abortos y sufría en silencio mientras sus empleadores le exigían alcanzar cuotas de abortos en la clínica y aceptaba sin cuestionamientos la ideología de PP sobre el falso “derecho al aborto”.

Lo que suscitó su conversión fue la experiencia de ver en un monitor de ultrasonido cómo abortaron a un no nacido de 13 semanas.

Le pidieron que asistiera un aborto debido a escasez de personal en septiembre de 2009. Esos minutos cambiaron su vida para siempre. Ella pensaba que el bebé era incapaz de sentir algo con tan pocas semanas de concebido pero vio cómo se retorcía y huía del tubo que lo aspiraba.

“Luego se desplomó y comenzó a desaparecer dentro de la cánula ante mis ojos”, recuerda Johnson y agrega que lo último que vio fue “cómo su pequeña espina dorsal, perfectamente formada era succionada por el tubo, y luego ya no estaba ahí”.

En una entrevista con ACI Prensa el 11 de enero, Johnson señaló que dejó su trabajo y se unió al movimiento pro-vida para ayudar a las mujeres a entender la verdad sobre el aborto y no para convertirse en una figura pública. Fue PP y no la Coalición por la Vida, movimiento que la acogió, la que la llevó a publicar su historia.

La trasnacional abortista abrió una batalla legal contra Johnson para que no hablara de su antiguo trabajo y fue la organización anti-vida la que llevó su caso a la prensa.

“Esto no es lo que planeé para mi vida. Pero Dios lo preparó para mí y sería incorrecto alejarse de algo que Él ha querido para mi vida”, sostiene Johnson y asegura que junto a su esposo han crecido en su fe durante todo este año y se preparan para entrar en la Iglesia Católica.

Uno de los últimos obstáculos que encontró en el curso de su conversión al catolicismo, fue aceptar la enseñanza de la Iglesia sobre el control de la natalidad, pero estudiar con “mente abierta” la “Teología del Cuerpo” de Juan Pablo II y otras fuentes de enseñanza de la Iglesia, junto a una experiencia personal mientras rezaba en una iglesia, la hizo comprender la plenitud de la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad

.


El desafío del cristianismo en España

enero 19, 2011

.

Por monseñor Fernando Sebastián

.

MADRID, 15 de enero de 2011 (ZENIT.org).- Publicamos un pasaje del libro “Evangelizar” de monseñor Fernando Sebastián, arzobispo emérito de Pamplona y Tudela, publicado por Ediciones Encuentro, sobre el desafío que atraviesa el cristianismo en España.

España está a punto de romper la continuidad de su tradición espiritual cristiana y católica, para instalarse en un contexto cultural nuevo, ateo, materialista y nihilista. No es cuestión de promover la guerra entre creyentes y no creyentes, ni se trata de estimular la resistencia numantina. El Evangelio de Jesús es capaz de vivir en todas las situaciones imaginables y puede sobrevivir a todas las agresiones, y de vencer convenciendo a sus mismos agresores.

El Evangelio de Jesús sigue siendo la única levadura capaz de transformar la masa inerte de nuestro viejo mundo egoísta y resignado a morir, la única luz capaz de iluminar nuestras tinieblas y alumbrarnos nuevos caminos de esperanza y de alegría.

No podemos decir ya que la sociedad española es una sociedad católica. Hay muchos bautizados que no piensan ni viven de acuerdo con su Bautismo. Otros muchos han abandonado explícitamente la fe bautismal. Otros rechazan elementos de la doctrina católica, ya sean dogmáticos o morales. En algunas ciudades, es frecuente encontrar familias que no bautizan a sus hijos…

Está claro que no podremos cambiar las cosas de la noche a la mañana, pero, con la ayuda de Dios y nuestra colaboración entusiasta, sí podemos cambiar la tendencia y comenzar una nueva era que llegue a su esplendor cuando Dios quiera. La urgencia resulta más apremiante si tenemos en cuenta que lo que ahora ocurre en Occidente es muy probable que pase en pocos años a otros continentes menos afectados hoy por el secularismo. No nos engañemos, nadie se librará de pasar la crisis de la confrontación con la modernidad laicista.

No hemos logrado despertar en nuestras Iglesias un movimiento auténticamente evangelizador. Lo que sí se percibe es una reacción al proceso secularizador y descristianizador, de tipo restauracionista y formalista que, si en algunas cosas puede estar justificada, no coincide con lo que tiene que ser el núcleo ni la inspiración de una época evangelizadora, orientada a romper el cerco cultural del cristianismo y a abrir nuevos espacios a la fe. Restaurar los usos externos de los años pasados no es lo mismo que recuperar la fuerza espiritual y la eficacia transformadora de las convicciones religiosas de los primeros cristianos.

Tengo la impresión de que no se quiere reconocer esta situación de descristianización generalizada. Es preciso fortalecer la fe de los cristianos. Tenemos que aprender a vivir todos como miembros de una Iglesia verdaderamente evangelizadora y misionera. No podemos aceptar como normal la situación actual en la que tantos cristianos desertan de la Iglesia, en la que las generaciones jóvenes crecen en un mundo prácticamente ateo, sin una relación vital con la persona de Jesucristo ni con el Dios de la salvación. Todos los demás problemas que podamos señalar, por importantes que nos parezcan, son secundarios en relación con esta tarea primordial de la evangelización.

Tenemos que ver cómo podemos llevar el Evangelio de Jesús a los ateos, a los indiferentes, a los agnósticos, pero también a los protestantes, a los musulmanes, a los budistas, a los animistas que viven con nosotros.

La presentación del Evangelio de Jesús tiene que producir en los oyentes una verdadera crisis de conversión. Crisis que es juicio sobre la vida anterior, esa vida normal que malgastamos dejándonos absorber y dominar por las cosas y los afanes de este mundo. Son pocas las actividades pastorales que buscan realmente esta conversión. Nos olvidamos de que la vida cristiana comienza con la conversión personal, o bien damos por supuesto que esta conversión quedó hecha anteriormente. Tenemos que comenzar de nuevo.

.


Juan Pablo II, patrono de la JMJ Madrid 2011

enero 18, 2011

.

.

Madrid, 14 de enero de 2011.–  Juan Pablo II, bajo cuyo pontificado se comenzaron las Jornadas Mundiales de la Juventud, ha sido nombrado patrono de la JMJ Madrid11, tras el anuncio de su beatificación esta mañana, prevista para el próximo 1 de mayo.

El cardenal Rylko, presidente del Consejo Pontificio para los Laicos, ‘ministerio’ vaticano encargado de las Jornadas Mundiales, ha hecho público esta noticia ante los más de 200 delegados de todo el mundo reunidos en Madrid para preparar la próxima Jornada.

Rylko ha recordado cómo Karol Woytila se consideraba “amigo de los jóvenes” y ha mostrado una gran alegría “por poder comunicar la noticia durante esta reunión de delegados”. Los asistentes recibieron en pie con emoción y un largo aplauso este anuncio.

Monseñor César Franco, coordinador general de Madrid11 y obispo auxiliar de Madrid, ha anunciado a continuación que el anterior Papa será nombrado patrono de la JMJ. De esta manera el próximo beato se suma a la lista de los grandes santos españoles intercesores de esta edición: san Isidro Labrador, santa María de la Cabeza, santa Teresa de Jesús, san Ignacio de Loyola, san Francisco Javier, san Juan de la Cruz, san Juan de Ávila, santa Rosa de Lima y san Rafael Arnáiz.

Desde siempre Juan Pablo II ha mostrado su predilección por los jóvenes. En 1985, año en el que tuvo lugar la primera JMJ afirmó: “Toda la Iglesia ha de sentirse cada vez más comprometida a nivel mundial, a favor de la juventud, de sus ansias y afanes, de sus aperturas y esperanzas, para corresponder a sus expectativas, comunicando la certeza que es Cristo”.

.

Tomado de la web oficial de la JMJ Madrid11.

.

.



A %d blogueros les gusta esto: