Sed del Dios vivo

septiembre 1, 2010

.

Fuentes de agua viva

.

De las instrucciones de san Columbano, abad

(Cf. Jeremías 2,1-13.20-25)

.

El que tenga sed que venga a mí y que beba

Amadísimos hermanos, escuchad nuestras palabras, pues vais a oír algo realmente necesario; y mitigad la sed de vuestra alma con el caudal de la fuente divina, de la que ahora pretendemos hablaros. Pero no la apaguéis del todo: bebed, pero no intentéis saciaros completamente. La fuente viva, la fuente de la vida nos invita ya a ir a él, diciéndonos: El que tenga sed que venga a mí y que beba.

Tratad de entender qué es lo que vais a beber. Que os lo diga Jeremías. Mejor dicho, que os lo diga el que es la misma fuente: Me abandonaron a mí, fuente de agua viva –oráculo del Señor–. Así, pues, nuestro Señor Jesucris­to en persona es la fuente de la vida. Por eso, nos invita a ir a él, que es la fuente, para beberlo. Lo bebe quien lo ama, lo bebe quien trata de saciarse de la palabra de Dios. El que tiene suficiente amor también tiene suficiente de­seo. Lo bebe quien se inflama en el amor de la sabiduría.

Observad de dónde brota esa fuente. Precisamente de donde nos viene el pan. Porque uno mismo es el pan y la fuente: el Hijo único, nuestro Dios y Señor Jesucristo, de quien siempre hemos de tener hambre. Aunque lo coma­mos por el amor, aunque lo vayamos devorando por el deseo, tenemos que seguir con ganas de él, como ham­brientos. Vayamos a él, como a fuente, y bebamos, tratan­do de excedernos siempre en el amor; bebamos llenos de deseo y gocemos de la suavidad de su dulzura.

Porque el Señor es bueno y suave; y, por más que lo bebamos y lo comamos, siempre seguiremos teniendo hambre y sed de él, porque esta nuestra comida y bebida no puede acabar nunca de comerse y beberse; aunque se coma, no se termina, aunque se beba, no se agota, porque este nuestro pan es eterno y esta nuestra fuente es peren­ne y esta nuestra fuente es dulce. Por eso, dice el profeta: Sedientos todos, acudid por agua. Porque esta fuente es para los que tienen sed, no para los que ya la han apaga­do. Y, por eso, llama a los que tienen sed, aquellos mismos que en otro lugar proclama dichosos, aquellos que nunca se sacian de beber, sino que, cuanto más beben, más sed tienen.

Con razón, pues, hermanos, hemos de anhelar, buscar y amar a aquel que es la Palabra de Dios en el cielo, la fuente de la sabiduría, en quien, como dice el Apóstol, están encerrados todos los tesoros del saber y el conocer, tesoros que Dios brinda a los que tienen sed.

Si tienes sed, bebe de la fuente de la vida, si tienes hambre, come el pan de la vida. Dichosos los que tienen hambre de este pan y sed de esta fuente; nunca dejan de comer y beber y siempre siguen deseando comer y beber. Tiene que ser muy apetecible lo que nunca se deja de comer y beber, siempre se apetece y se anhela, siempre gusta y siempre se desea; por eso, dice el rey profeta: Gustad y ved qué dulce, qué bueno es el Señor (Instrucción 13, sobre Cristo, fuente de vida, 1-2 : Opera, Dublín 1957, pp. 116-118).

.

PARA EJERCITARTE

Puedes recordar algún momento de tu vida en el que te hayas sentido especialmente consolado por el Señor. Podrías revivir esa experiencia en la presencia de Dios, sin prisas, con  mucho agradecimiento, dejándote alimentar por el Buen Pastor que te abreba en fuentes de agua viva.

A la vez, te dejarías también consolar por el Espíritu que te acoge tal como eres y tal como te sientes hoy, ahora. Él estaría  removiendo suavemente las ascuas de su amor dentro de tu corazón. Pídele, y también  agradécele pues ya lo estás experimentando, que te sientas gratificado, sanado y renovado desde lo más profundo de tu ser y de tu  sentir. Amén.

.

PARA ORAR

Jesús, en pie, gritaba: El que tenga sed, que venga a mí; el que cree en mí, que beba. De sus entrañas manarán torrentes de agua viva (Jn 7, 37.38).

.


A %d blogueros les gusta esto: