Oración de intercesión

.

El amor vence al juicio

Del Diálogo

de santa Catalina de Siena, virgen,

sobre la divina providencia

.

Con lazos de amor

Dulce Señor mío, vuelve generosamente tus ojos mise­ricordiosos hacia este tu pueblo, al mismo tiempo que ha­cia el cuerpo místico de tu Iglesia; porque será mucho ma­yor tu gloria si te apiadas de la inmensa multitud de tus criaturas, que si sólo te compadeces de mí, miserable, que tanto ofendí a tu Majestad. Y ¿cómo iba yo a poder conso­larme, viéndome disfrutar de la vida al mismo tiempo que tu pueblo se hallaba sumido en la muerte, y contemplando en tu amable Esposa las tinieblas de los pecados, provoca­das precisamente por mis defectos y los de tus restantes criaturas?

Quiero, por tanto, y te pido como gracia singular, que la inestimable caridad que te impulsó a crear al hombre a tu imagen y semejanza no se vuelva atrás ante esto. ¿Qué cosa, o quién, te ruego, fue el motivo de que establecieras al hombre en semejante dignidad? Ciertamente, nada que no fuera el amor inextinguible con el que contemplaste a tu criatura en ti mismo y te dejaste cautivar de amor por ella. Pero reconozco abiertamente que a causa de la culpa del pecado perdió con toda justicia la dignidad en que la habías puesto.

A pesar de lo cual, impulsado por este mismo amor, y con el deseo de reconciliarte de nuevo por gracia al género humano, nos entregaste la palabra de tu Hijo unigénito. Él fue efectivamente el mediador y reconciliador entre nosotros y tú, y nuestra justificación, al castigar y cargar sobre sí todas nuestras injusticias e iniquidades. Él lo hizo en virtud de la obediencia que tú, Padre eterno, le impu­siste, al decretar que asumiese nuestra humanidad. ¡In­menso abismo de caridad! ¿Puede haber un corazón tan duro que pueda mantenerse entero y no partirse al con­templar el descenso de la infinita sublimidad hasta lo más hondo de la vileza, como es la de la condición humana?

Nosotros somos tu imagen, y tú eres la nuestra, gracias a la unión que realizaste en el hombre, al ocultar tu eter­na deidad bajo la miserable nube e infecta masa de la car­ne de Adán. Y esto, ¿por qué? No por otra causa que por tu inefable amor. Por este inmenso amor es por el que su­plico humildemente a tu Majestad, con todas las fuerzas de mi alma, que te apiades con toda tu generosidad de tus miserables criaturas (Cap. 4, 13: edición latina, Ingolstadt 1583, ff. 19v-20).

.

2 Responses to Oración de intercesión

  1. Magda Sosa dice:

    Que bellisima oracion Padre, ella una de mis mas admiradas santas!

  2. ismaelojeda dice:

    Qué gusto saber de ti, Magda. Rezo por nuestra Venezuela y por tus intenciones. Saludos a los miembros de la fráter. Dios te bendiga. Un abrazo, p. Ismael

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: