Papa Francisco quiere una Iglesia de puertas abiertas

.

  La Iglesia es santa y permanece abierta a todos


La Iglesia es santa y permanece abierta a todos

.

 Audiencia general del 2 de octubre:

La Iglesia es santa; y está abierta a todos. 

Papa Francisco quiere una Iglesia de puertas abiertas, al hilo de su catequesis en la audiencia general de este miércoles 2 de octubre de 2013:

Ante cientos de miles de fieles y peregrinos presentes en la Plaza de San Pedro, el Papa Francisco celebra la audiencia general. La catequesis de este miércoles lleva por título “La Iglesia es santa”: el Obispo de Roma nos recuerda que en el “Credo”, después de profesar que la Iglesia es “una”, también decimos que es “santa”.

Pero ¿cómo es posible afirmar que la Iglesia es santa si a lo largo de su historia ha tenido tantos momentos de oscuridad?

¿Cómo puede ser santa si está compuesta de hombres pecadores?, pregunta Francisco, afirmando luego que la Iglesia es santa porque Dios es Santo, es fiel y no la abandona nunca al poder de la muerte y del mal; es santa porque Jesucristo, el Santo de Dios, se ha unido a ella indisolublemente; es santa porque el Espíritu Santo la purifica, la transforma, la renueva constantemente; es santa, no por nuestros méritos, sino porque Dios la hace santa.

En su catequesis del día el Papa también nos recuerda que en la Iglesia, el Dios que encontramos no es un juez despiadado, sino como el Padre de la parábola evangélica.

“Puedes ser como el hijo que ha abandonado la casa, que ha tocado el fondo de la lejanía de Dios. Cuando tienes la fuerza de decir: quiero regresar a casa, encontrarás la puerta abierta, Dios te sale al encuentro porque te espera siempre, te abraza, te besa y te hace fiesta”.

El Pontífice nos recuerda una vez más que el Señor “nos quiere parte de una Iglesia que sabe abrir los brazos para acoger a todos, que no es la casa de pocos, sino la casa de todos, donde todos pueden ser renovados, transformados, santificados por su amor, los más fuertes y los más débiles, los pecadores, los indiferentes, aquellos que se sienten desalentados y perdidos” (RC-RV).

Resumen de la catequesis y saludo del Papa en castellano:

Queridos hermanos y hermanas: En el «Credo», después de profesar que la Iglesia es «una», también decimos que es «santa». ¿Cómo es posible afirmar que la Iglesia es santa si a lo largo de su historia ha tenido tantos momentos de oscuridad? ¿Cómo puede ser santa si está compuesta de hombres pecadores?

La Iglesia es santa porque Dios es Santo, es fiel y no la abandona nunca al poder de la muerte y del mal; es santa porque Jesucristo, el Santo de Dios, se ha unido a ella indisolublemente; es santa porque el Espíritu Santo la purifica, la transforma y la renueva constantemente; es santa, no por nuestros méritos, sino porque Dios la hace santa.

No tengamos miedo a ser santos. Todos estamos llamados a la santidad, que no consiste en hacer cosas extraordinarias, sino en dejar que Dios obre en nuestras vidas con su Espíritu, en confiar en su acción que nos lleva a vivir en la caridad, a realizar todo con alegría y humildad, para mayor gloria de Dios y bien del prójimo.

Saludo a los peregrinos de lengua española, en particular a los grupos provenientes de España, Argentina, México, Panamá, Colombia y los demás países latinoamericanos.

Invito a todos a no olvidar la vocación a la santidad. No se dejen robar la esperanza. Ustedes pueden llegar a ser santos. Vayamos todos por este camino. Vivamos con alegría nuestra fe, dejémonos amar por el Señor. Muchas gracias.

http://www.revistaecclesia.com/papa-francisco-quiere-una-iglesia-de-puertas-abiertas/


About these ads

Una respuesta a Papa Francisco quiere una Iglesia de puertas abiertas

  1. FRANCISCO JOSÉ AUDIJE PACHECO dice:

    La Iglesia solo puede ser santa cuando camina hacia Dios. Caminar en clave cristiana, es saber ser autocríticos, es poder descubrir las heridas que nos producen nuestros pecados, para aplicarles la medicina del Evangelio, es dejarse seducir por la Palabra de Dios, para poder arrepentirnos de todo lo que hacemos al margen de ella, y hacer el firme propósito de cambiar de vida, de escapar del vicio terrenal, del egoísmo, de la insolidaridad, de la cortedad de miras, que nos encierra en nosotros mismos, y nos impide ser tolerantes y acogedores con los pobres y pecadores. Solo una Iglesia que no se esconde, que no intenta ocultar sus faltas, que no se engaña a sí misma en el regodeo de sus propios elogios, que entona conscientemente el “por mi culpa, por mi culpa, por mi gran culpa”; solo esta Iglesia puede ser santa. Los demás argumentos teológicos que podamos utilizar para justificar la santidad de la Iglesia, no los entiende la gente sencilla, al contrario, cansan y huelen a excusa para no cumplir nuestro verdadero deber cristiano.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.373 seguidores

A %d blogueros les gusta esto: