La Consolación

septiembre 4, 2010

.

Ntra. Sra. de la Consolación, Patrona de la Orden

.

SOLEMNIDAD DE LA VIRGEN

NUESTRA SEÑORA DE LA CONSOLACIÓN

.

Hoy celebra la familia agustiniana la solemnidad de la Virgen de la Consolación. Desde este sitio felicitamos a los religiosos agustinos recoletos de la Provincia Ntra. Sra. de la Consolación. Le pedimos a su Titular que proteja los ministerios que los hermanos atienden en España, Panamá, Guatemala y República Dominicana. Felicidades.

.

También felicitamos a las Monjas Agustinas Recoletas del convento Ntra. Sra. de la Consolación de Masii, Machakos-Wote de Makueni, Kenia, que hoy celebra su segundo aniversario de fundación y a la vez la fiesta de su Titular.

Recordamos que este convento ha costado y sigue costando muchos  sacrificios a los conventos de la Federación de Monjas Agustinas Recoletas de España. Pero, gracias a Dios, allá entran muchas jóvenes a la vida contemplativa y ello supone una gran esperanza para la Federación, para la Familia agustino-recoleta y para la Iglesia. En fin, que Dios sea bendito por lo que esta primera fundación de las Monjas Agustinas Recoletas en África pueda significar en el futuro.

.

En nuestra provincia San José nos unimos especialmente a las celebraciones de las comunidades religiosas y parroquiales de Chiclayo, en Perú; de Barquimeto y Maracaibo, en Venezuela; puestas bajo la protección de Nuestra Señora de la Consolación. Enhorabuena. Que el Señor siga estando grande con todos nosotros por intercesión de la Virgen de la Consolación.

.

Nuestra Señora, Madre de la Consolación, Patrona de la Orden

La Bienaventurada Virgen María es venerada como Madre de Consolación, porque a través de ella «Dios mandó al mundo al Consolador», Cristo Jesús. La participación en los dolores de la pasión de su Hijo y en las alegrías de su resurrección la ponen en condición de consolar a sus hijos en cualquier aflicción en que se encuentren. Después de la ascensión de Jesucristo, en unión con los Apóstoles imploró con ardor y esperó con confianza al Espíritu Consolador. Ahora, elevada al cielo, «brilla ante el pueblo peregrino de Dios como signo de segura esperanza y consolación» (LG 69).

Al menos desde el siglo XVII, «Madre de Consolación» o «Madre de la Correa» es el título principal con que la Orden agustiniana honra a la Virgen. En 1439 obtuvo la facultad de erigir para los laicos la «cofradía de la cintura». Una antigua leyenda, nacida en el seno de la Orden, narraba que la Virgen se había aparecido a santa Mónica, afligida por la suerte de Agustín, consolándola y dándole una correa, la misma con que después se habrían de ceñir Agustín y sus frailes. De ordinario, la iconografía representa a la Virgen y al Niño en el acto de entregar sendas correas, respectivamente, a santa Mónica y a san Agustín. En 1495 surgió en la iglesia agustiniana de Bolonia la cofradía de «Santa María de la Consolación». En 1575 ambas cofradías se fusionaron en una única archicofradía de la Correa, a la que los papas enriquecieron con abundancia de indulgencias. En los últimos calendarios litúrgicos aprobados se la declara Patrona de la Orden.

La protección de la Madre de la Consolación nos da serenidad y consuelo en las pruebas para que también nosotros podamos consolar a nuestros hermanos.

.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 3.514 seguidores